Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Estudio revela que la vacuna contra la influenza reduce a la mitad el riesgo que corren las embarazadas de contraer la enfermedad

El primer estudio en usar resultados de influenza confirmados en laboratorio entre embarazadas revela que la vacuna contra la influenza reduce de manera significativa el riesgo de contraer enfermedades relacionadas con la influenza

Un estudio recientemente publicado en el diario Enfermedades infecciosas (CID, siglas en inglés) presenta información nueva acerca de los beneficios que tiene la vacuna contra la influenza para las embarazadas y demuestra que la vacunación disminuye a la mitad (de 2010 a 2012) el riesgo de que contraigan la enfermedad. Esta información llega justo en el momento en que el país está experimentando un rápido aumento en la actividad de la influenza estacional, con predominio de la influenza A H1N1. El virus H1N1 apareció en 2009 y provocó una pandemia que afectó principalmente a las embarazadas, quienes eran cuatro veces más probables de ser hospitalizadas a causa de la influenza que las mujeres que no estaban embarazadas. Los CDC ya han recibido informes esta temporada de embarazadas que han sido hospitalizadas y, en algunos casos incluso han muerto, por complicaciones a causa de la influenza.

Los CDC recomiendan la vacuna inyectable contra la influenza como una prioridad para las embarazadas puesto que tanto los estudios como los antecedentes demuestran que este grupo corre alto riesgo de ser hospitalizado o morir por cuestiones relacionadas con la influenza en comparación con mujeres que no están embarazadas. Durante la pandemia de H1N1 2009, las futuras mamás parecían correr un riesgo incluso mucho más alto que lo habitual.

Vacunarse contra la influenza es la mejor manera de prevenir la infección. El estudio del CID apoya esta recomendación señalando que la vacuna contra la influenza funciona casi tan bien en las embarazadas como en otros adultos jóvenes sanos y que puede reducir a la mitad el riesgo que corren las embarazadas de contraer enfermedades respiratorias relacionadas con la enfermedad. El estudio recientemente publicado demostró que los cálculos de efectividad de la vacuna contra la influenza entre embarazadas eran similares a los obtenidos entre adultos jóvenes en otros estudios, que fueron de 44% a 51%, de 2010 a 2012.

En este momento, la actividad de la influenza es generalizada en la mayor parte del país y es probable que continúe al menos durante las próximas semanas. No es demasiado tarde para que las embarazadas se vacunen y todavía se beneficien de la protección que puede brindar la vacuna. La vacunación no solo protege a la mujer embarazada de la influenza y sus complicaciones sino que también se ha demostrado que brinda cierta inmunidad al niño recién nacido durante los primeros seis meses de vida.*

Las tasas de vacunación contra la influenza entre las embarazadas se han mantenido casi siempre en alrededor del 40% en las últimas temporadas de influenza, después de un aumento en la cobertura posterior a la pandemia de 2009. A principios de noviembre del 2013, la cobertura de vacunación contra la influenza entre las embarazadas era del 40.7%, lo cual es similar a la cobertura de vacunación a principios de la temporada 2012-2013 (42.9%).

Los CDC instan a las embarazadas a que se vacunen y también le piden a sus cuidadores que apoyen de manera activa la vacunación contra la influenza entre sus pacientes. Según las investigaciones, el hecho de que el proveedor de atención médicarecomiende la vacuna contra la influenza es un factor importante al momento en que una mujer debe decidir si vacunarse o no. Los proveedores de atención médica deberían seguir alentando a las embarazadas a que se vacunen para protegerse ellas y sus bebés.

También es importante que las embarazadas y sus proveedores tengan en cuenta que la vacuna contra la influenza no es perfecta y que algunas personas vacunadas pueden contraer la enfermedad de todos modos. Por lo tanto, los médicos y el público en general deben saber que los medicamentos antivirales contra la influenza pueden usarse como un segundo método de defensa contra la enfermedad; las embarazadas deberían ser tratadas según los criterios del médico sin esperar las pruebas de confirmación.

Métodos de estudio

Si bien la efectividad de la vacuna contra la influenza (VE, siglas en inglés) ha sido puesta a prueba en estudios de embarazadas con riesgo de contraer enfermedades similares a la influenza, este es el primer estudio en usar diagnósticos de influenza confirmada en laboratorio como resultado. Las muestras respiratorias se recogieron usando exudados nasales y se analizaron mediante una prueba de laboratorio llamada RT-PCR. Los estudios anteriores sobre la efectividad de la vacuna contra la influenza en embarazadas utilizaban resultados de enfermedad respiratoria no específica para evaluar la efectividad de la vacuna.

Para calcular la efectividad de la vacuna contra la influenza, los investigadores incluyeron en sus estudios a embarazadas vacunadas y no vacunadas con enfermedad respiratoria grave (ARI, siglas en inglés) cuyo diagnóstico de influenza se confirmó en laboratorio (es decir, casos de influenza) y aquellas embarazadas con ARI cuyas pruebas dieron negativo para la influenza (controles negativos para de influenza). Se cree que el diseño de este estudio que involucra controles negativos para la influenza minimiza la posible tendencia con respecto a los cálculos de VE que se manifiesta en el comportamiento de una persona en ir en busca de cuidados de salud. Las mujeres incluidas en el estudio habían asistido al menos a una consulta prenatal en los lugares en donde se realizó el estudio. Como parte de un análisis secundario, los investigadores también tuvieron en cuenta a las embarazadas que no presentaban enfermedad respiratoria (coincidía con los controles negativos para la influenza) dentro del marco de los cálculos sobre la efectividad de la vacuna.

Los modelos de efectividad de la vacuna se ajustaron según la edad, la raza, la etnia (hispanos o no hispanos) y las afecciones médicas de alto riesgo del paciente, el lugar donde se realizó el estudio, la temporada de influenza y los días transcurridos entre el comienzo de la enfermedad y la toma de pruebas. Los cálculos de la efectividad de la vacuna contra la influenza durante el periodo del estudio fueron del 44% en comparación con las mujeres con ARI cuyas pruebas dieron negativo para la influenza y del 53% con respecto a las embarazadas que no presentaban ninguna enfermedad respiratoria. Los resultados se asemejan a los cálculos de VE de las mismas temporadas que tenían en cuenta a la población en general, lo que indica que la vacuna contra la influenza fue tan efectiva para las embarazadas como lo fue para los demás adultos.

Los análisis adicionales de los datos sobre la efectividad de la vacuna expuestos en el estudio y recopilados durante el transcurso de dos temporadas de influenza demostraron que el efecto de la vacunación durante la temporada de influenza mientras la mujer está embarazada puede haber tenido algún tipo de relación con la vacunación de la temporada anterior. Resulta interesante el hecho de que las mujeres que recibieron la vacuna contra la influenza en una u otra temporada de influenza o en ambas, redujeron de manera similar las probabilidades de contraer la enfermedad.

Para obtener más información acerca del embarazo y la influenza, visite Las embarazadas y la influenza.

El estudio está disponible en línea en la publicación anticipada de Enfermedades infecciosas.

*Los bebés menores de 6 meses son demasiado pequeños para ser vacunados contra la influenza. Para proteger a un niño menor de 6 meses de contraer la influenza, la madre debe recibir la vacuna inyectable durante el embarazo. Una medida adicional que se recomienda para proteger al bebé de la influenza es la vacunación de todos sus cuidadores y contactos cercanos (padres, hermanos, abuelos y niñeras inclusive).

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

ARRIBA