Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Nuevo estudio de observación de los CDC: el efecto de la vacunación contra la influenza en los resultados de nacimiento

Un nuevo estudio de observación de los CDC, que se publicó esta semana en el diario Clinical Infectious Diseases, reveló que las mujeres que se vacunaron contra la influenza durante el embarazo tenían alrededor de un 20 % menos riesgo de dar a luz a un bebé prematuro en épocas de intensa actividad de la influenza, con lo cual se previno hasta 1 de cada 5 nacimientos prematuros. El estudio, que se realizó entre mujeres embarazadas de la República Democrática Popular de Laos (Lao PDR, por sus siglas en inglés), también dio a conocer que por cada semana de protección contra la influenza después de la vacunación, las mujeres tenían otro 4 % menos riesgo de dar a luz antes de término.

Desde hace tiempo se asocia la infección por el virus de la influenza en las mujeres embarazadas a mayores riesgos de resultados de nacimiento graves, tanto durante la temporada de influenza como durante pandemias de influenza, como también a un mayor riesgo de partos prematuros y muerte del neonato. Los estudios han demostrado que cuando las mujeres embarazadas se colocan la vacuna contra la influenza estacional, no solo reducen la incidencia de la enfermedad sino que también exponen a sus bebés a un menor riesgo de contraerla durante sus primeros 6 meses de vida. Este estudió se planteó con la finalidad de conocer si la vacunación contra la influenza entre las mujeres embarazadas también podría tener un efecto indirecto sobre los resultados de nacimiento. Debido a la carga de mortalidad global y el costo asociado a los bebés que presentan resultados de nacimiento poco satisfactorios, el efecto protector de la vacuna tiene repercusiones importantes. Si bien los programas de vacunación nacionales han aumentado en algunas partes del mundo, pocos países en el sudeste asiático recomiendan la vacuna contra la influenza a las mujeres embarazadas.

Entre abril del 2014 y febrero del 2015, los investigadores inscribieron 5 103 mujeres en tres hospitales de Laos, al momento del parto o del aborto espontáneo, y recopilaron datos clínicos y demográficos sobre la madre y el niño. De estas mujeres, el 43 % se había vacunado contra la influenza. Los expedientes médicos y los registros de vacunación no se actualizan con regularidad en los centros de atención médica de Laos. No obstante, se les entrega a las mujeres embarazadas un cuardenillo donde tienen que tomar nota sobre la consulta prenatal y se les aconseja traerlo a todas las consultas prenatales y al momento del parto. Además, se entregaron tarjetas de vacunación a todas las mujeres embarazadas que participaron en una campaña de vacunación contra la influenza estacional, que se realizó entre el 20 de marzo y el 30 de junio del 2014. Los investigadores consideraron "vacunadas" a las mujeres que entregaron documentación de vacunación al menos 14 días antes del parto.

Los científicos compararon tres resultados de nacimiento en los grupos de mujeres vacunadas y no vacunadas: pequeño para la edad gestacional (SGA, por sus siglas en inglés), peso promedio al nacer y nacimiento prematuro (definido como el nacimiento antes de cumplidas las 37 semanas). Entre los nacimientos de bebés vivos (4,854), la vacunación no manifestó ningún efecto sobre el SGA ni sobre el peso promedio al nacer; sin embargo, los resultados demostraron que las mujeres embarazadas tenían menos probabilidades, que las mujeres no vacunadas, de tener un parto prematuro durante los periodos de intensa actividad de la influenza. Como la infección por el virus de la influenza provoca inflamación, una causa conocida de los nacimientos prematuros, es lógico que la vacuna contra la influenza pueda ayudar a prevenir los partos prematuros.

Estos resultados son otra prueba indirecta de la seguridad de las vacunas contra la influenza durante el embarazo (ya que no hubo un riesgo elevado de resultados de nacimiento graves respecto a las vacunas) y demuestran que la vacuna contra la influenza puede tener un efecto protector sobre los nacimientos prematuros. Los CDC y el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización recomiendan a las mujeres embarazadas que se coloquen la vacuna inyectable contra la influenza todos los años.

Lea el informe completo del estudio en el diario Clinical Infectious Diseases.

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

ARRIBA