Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Menos de la mitad de los estadounidenses dicen que se vacunaron contra la influenza esta temporada

La actividad de la influenza aún es baja; los CDC instan a continuar con las iniciativas de vacunación

Los cálculos más recientes sobre el impacto de la vacunación anual contra la influenza y la carga que la enfermedad representa en los Estados Unidos están disponibles aquí. Tenga en cuenta que lo cálculos que figuran en esta página pueden haber sido actualizados posteriormente.

10 de diciembre del 2015 - Como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) celebra la 10.ª Semana Nacional de la Vacunación contra la Influenza (NIVW), la agencia publicó hoy varios informes sobre la influenza, incluidos cálculos de cobertura de la vacuna y una actualización sobre la actividad de la influenza durante esta temporada. Solo el 39% de los estadounidenses manifestó haberse vacunado contra la influenza esta temporada antes del 5 de noviembre del 2015; no obstante, la temporada de influenza recién está comenzando, asi que ahora es un buen momento para vacunarse. Asimismo, los CDC divulgaron las estimaciones finales sobre los inconvenientes de la influenza y las complicaciones que evitó la vacunación la temporada pasada. La Semana Nacional de la Vacunación contra la Influenza es una celebración a nivel nacional diseñada para apoyar la vacunación continua contra la influenza durante y después de las fiestas.

Las bajas estimaciones provisionales de la cobertura de vacunación contra la influenza publicadas hoy son similares a las que se dieron el año pasado en esta misma época e indican que, en general, tres de cinco personas en los EE. UU. dijeron no haberse vacunado hasta principios de noviembre. Las estimaciones sobre la vacunación varían según la edad. Hay más probabilidades de que las personas mayores (65 años en adelante) y los niños pequeños (6 meses a 4 años) se hayan vacunado, con índices de vacunación del 4% y el 60% respectivamente. La menor probabilidad de vacunación la tienen los niños más grandes (13 a 17 años), con índices de vacunación del 27%. De manera similar, solo el 34 por ciento de los adultos de 18 a 64 años manifestó haberse vacunado. La cobertura de vacunación estimada entre las embarazadas (40%) también se asemeja al índice registrado la temporada pasada en esta misma época.

La falta de vacunación hace que las personas estén en una situación de vulnerabilidad y contraigan la influenza y la contagien a otras personas, incluidas las personas con alto riesgo de presentar influenza grave como las embarazadas, las personas mayores y las personas con ciertas afecciones de salud crónicas como asma o diabetes.

El índice general de vacunación entre los proveedores de atención médica fue del 67%, que también es similar a las estimaciones de la temporada pasada. Entre los proveedores de atención médica, los altos índices de vacunación persisten entre los médicos (88%), los enfermeros practicantes/asistentes médicos (82%), el personal de enfermería (77%), los farmacéuticos (77%) y otros miembros del personal de atención médica (77%). La cobertura de vacunación contra la influenza siguió siendo la más baja entre los asistentes o auxiliares (55%) y el personal administrativo o de apoyo no clínico (63%). Por lugar de trabajo, la cobertura de vacunación más elevada se registró entre el personal de atención médica que trabaja en hospitales (84%) y la más baja entre el HCP que trabaja en centros de cuidado a largo plazo (52%). La mayoría (74%) de los asistentes y auxiliares encuestados trabaja en centros de cuidado a largo plazo, por ende son menos propensos a requerir u ofrecer la vacunación a los empleados que cualquier otro entorno de atención médica. Los CDC recomiendan que todos los trabajadores de la salud se vacunen para protegerse ellos mismos y proteger a sus pacientes de la influenza. Las cifras que se mencionan arriba resaltan la importancia de las iniciativas continuas para aumentar la cobertura de vacunación, en particular en los centros de cuidado a largo plazo.

Las estimaciones sobre la cobertura de vacunación contra la influenza anteriores han demostrado que la cantidad de personas que se vacuna disminuye después de noviembre aunque la actividad de la influenza a menudo alcanza su punto máximo en febrero y la mayor circulación de virus de la influenza puede registrarse a finales de mayo. Las iniciativas continuas son necesarias para aumentar la vacunación, incluso durante y después de las fiestas, para que sea mayor la cantidad de personas protegidas contra la influenza. Hasta ahora en esta temporada ha habido muy poca actividad de la influenza pero se espera que aumente en las próximas semanas. Eso quiere decir que la vacunación todavía sigue siendo una excelente idea. Los datos indican que hay muchas más probabilidades de que las personas se vacunen si su proveedor de servicios de salud se lo recomienda, por eso es importante que los médicos y otros profesionales de la salud sigan recomendando ofreciendo las vacunas a sus pacientes.

Vacunas actualizadas para la temporada 2015-2016

Si bien la vacuna contra la influenza de la temporada pasada no funcionó tan bien como lo hace habitualmente debido a la aparición y preponderancia de virus de la influenza H3N2 derivados, las vacunas de esta temporada han sido actualizadas para que tengan una mejor correspondencia con los virus en circulación. Los CDC recomiendan que todas las personas de 6 meses en adelante se vacunen anualmente contra la influenza, con pocas excepciones. Aunque los virus de la influenza son capaces de cambiar rápidamente, los análisis de laboratorio de los virus de la influenza en circulación más recientes indican que la mayoría de estos virus siguen siendo similares a los virus de la vacuna contra la influenza 2015-2016. La similitud entre los virus de la vacuna y los virus en circulación es uno de los factores que pueden influir en la efectividad de la vacuna.

La influenza es impredecible y cambia todas las temporadas. Hasta ahora en esta temporada, mientras la actividad sigue siendo baja, los virus H3N2 han sido los más comunes pero también se han detectado algunos virus de la influenza H1N1 y de la influenza B. La temporada pasada, los virus H3N2 derivados ocasionaron una menor efectividad de la vacuna (EV), un 23% en total. El impacto de esta menor EV se refleja en las estimaciones que publicaron hoy por Internet los CDC sobre la cantidad de enfermedades, consultas al médico y hospitalizaciones relacionadas con la influenza durante la temporada 2014-2015. Según los CDC, la temporada pasada hubo 40 millones de enfermedades, 19 millones de consultas al médico y 970 000 hospitalizaciones asociadas a la influenza. Sin embargo, a pesar de que la vacuna no fue tan efectiva como en la temporada pasada, el informe indica que la vacunación contra la influenza aún así previno 1.9 millón de enfermedades, 966 000 consultas al médico y casi 67 000 hospitalizaciones relacionadas con la influenza. Esto representa una disminución del 6.5% en la carga de la enfermedad. Anteriormente, cuando se registró una mejor efectividad de la vacuna, esto se tradujo en reducciones en la carga de la enfermedad en alrededor de un 20%.

Algo para resaltar de la temporada pasada es la estimación en materia de hospitalizaciones asociadas a la influenza (970,000), que es la más alta de lo que alguna vez derivó en una sola temporada de influenza. Si bien las hospitalizaciones asociadas a la influenza varían de una temporada a la otra, la tasa de hospitalizaciones de la temporada pasada entre las personas mayores de 65 fue la más alta nunca antes registrada en la Red de Vigilancia de Hospitalizaciones por Influenza (FluSurv-NET), que comenzó a recopilar este tipo de información hace una década. Esa tasa fue de 321 por cada 100,000; casi el doble de la tasa "alta" que se registró anteriormente, 183 por cada 100 000 personas. La elevada tasa de hospitalización entre las personas mayores fue el detonante de la gran cantidad de hospitalizaciones que se estimó que hubo durante la temporada pasada, momento en que las personas mayores de 65 representaron el 78% de todas las hospitalizaciones.

Estimaciones sobre las hospitalizaciones asociadas a la influenza

Estas estimaciones sobre la carga de la influenza y las complicaciones que previno la vacunación derivan de un modelo que se publicó por primera vez en PlosOne en 2013 , el cual usa datos específicos de cada temporada sobre la cobertura de vacunación, la efectividad de la vacuna y las tasas ajustadas de hospitalización de FluSurv-NET para calcular la carga total de la enfermedad y las complicaciones que previno la vacunación contra la influenza. Cuando este modelo se aplica de manera retroactiva a las temporadas 2010-2011 a 2012-2013, se estima que las hospitalizaciones relacionadas con la influenza variaron entre 121 000 y 611,000. La estimación de la última temporada (970,000) representaría un nuevo límite superior del rango.

Los CDC habían desarrollado un modelo que usaba un método diferente para estimar la cantidad de hospitalizaciones asociadas a la influenza durante la década de 1990; con este modelo de descubrió que las hospitalizaciones variaron entre 158 000 (durante la temporada 1990-1991) y 431 000 (durante la temporada 1997-1998), con un promedio citado con frecuencia de más de 200 000 hospitalizaciones al año. Algunas de las diferencias entre las estimaciones más recientes y las estimaciones de la década de 1990 podrían derivar de una creciente población estadounidense con los mayores aumentos registrados en los grupos de mayor edad. Una población de edad avanzada significa que hay más personas vulnerables a presentar complicaciones graves por la influenza estacional. Los CDC siguen con la tarea de redefinir y validar el modelo más nuevo.

Carga de la influenza en las personas mayores

Otros datos recopilados durante la temporada 2014-2015, incluidas las enfermedades similares a la influenza informadas, la cantidad de casos de influenza confirmados en laboratorio y las muertes a causa de la enfermedad, confirman que las personas mayores de 65 años conllevan una mayor carga de la influenza que lo habitual en comparación con la temporada anterior, a pesar de que tenían las tasas de vacunación más altas (estimación al final de la temporada 2014-2015) del 65%). La carga de la enfermedad sobre las personas mayores de 65 subraya no solo la importancia de la vacunación para las personas en ese grupo etario sino también la necesidad de contar con mejores vacunas. Si la efectividad de la vacuna de la temporada pasada había sido similar a lo que se observó anteriormente con respecto a los virus H3N2 (36%), se podría decir que se evitaron 7.4 millones de casos de influenza, 3.6 millones de consultas al médico y alrededor de 200 000 hospitalizaciones, tres veces más que las cifras estimadas de enfermedades, consultas al médico y hospitalizaciones evitadas gracias a la EV real de la temporada pasada. La mayoría de los beneficios observados podrían haberse registrado entre las personas mayores.

Las estimaciones de la temporada 2014-2015 también resaltan los beneficios no observados de la vacunación en las poblaciones no vacunadas o infravacunadas. Las personas de 18 a 64 años representan más de la mitad de la población estadounidense pero tienen lis índices de vacunación más bajos (33% durante la temporada 2014-2015). En total, la temporada pasada hubo aproximadamente 22 millones de casos de influenza, casi 9 millones de consultas al médico y alrededor de 175 000 hospitalizaciones asociadas a la influenza. Incluso con la menor efectividad de la vacuna durante la temporada pasada, los índices de vacunación más altos en ese grupo etario (como en otros grupos) podrían haber prevenido más casos de influenza y resultados graves.

La NIVW fue establecida por los CDC y sus socios en 2005 con el objetivo de resaltar la importancia de la vacunación continua contra la influenza durante toda la temporada.

Más información

Para obtener más información sobre las estimaciones en lo que respecta a la carga y las complicaciones evitadas, consulte el Informe en línea de los CDC: Estimación de enfermedades y hospitalizaciones a causa de la influenza que previno la vacunación - Estados Unidos, temporada de influenza 2014-15

Para obtener más información sobre la cobertura de vacunación en la temporada 2015-2016, consulte FluVaxView.

Beneficios de la vacunación contra la influenza

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

ARRIBA