Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Un nuevo estudio destaca los factores de riesgo para infecciones en seres humanos con influenza aviar H7N9

Un nuevo estudio realizado por expertos de los CDC y CDC de China ha identificado factores de riesgo específicos y riesgos de exposición para infecciones humanas con el virus de influenza aviar A (H7N9) Hallazgos clave demostraron que la exposición a aves de corral en mercados de aves vivas fue la fuente principal de infecciones de H7N9 entre la gente en China. El simple hecho de estar en un lugar en donde hubiera aves tuvo una relación importante con el aumento del riesgo de infección de H7N9. Muchos de los casos fueron individuos expuestos que estuvieron expuestos solo una vez a un mercado en el periodo en el que probablemente contrajeron la infección. Sin embargo, criar aves de corral en casa y el consumo de las mismas no estuvo relacionado con el aumento del riesgo de la enfermedad del H7N9. Las afecciones médicas subyacentes que estuvieron bastante relacionadas con infecciones de H7N9 en China incluyeron obesidad, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y estar bajo tratamiento con medicamentos inmunosupresores.

Este estudio se realizó de abril a junio de 2013 en ocho provincias chinas con un diseño de caso-control. Los investigadores analizaron datos de 89 pacientes con infección confirmada por laboratorio de H7N9 y 339 controles. Los controles fueron gente en China a quienes se coincidió con los casos por edad, sexo y vecindario.

Se usaron entrevistas y encuestas para recopilar los datos. La información recopilada sobre factores de organismos hospedadores incluyeron demografía, historia clínica, comportamientos de salud, interacciones con aves criadas domésticamente en patios y consumo de aves en el mes natural previo al inicio de los síntomas. La información recopilada también incluyó exposición a aves de corral en los 10 días previos al inicio de la enfermedad. Se preguntó a los participantes sobre comportamientos durante su contacto con las aves de corral, tales como portar equipo protector y lavado de manos.

Si bien el contacto con aves de corral aumentó el riesgo de infección de H7N9, el sacrificar o procesar aves de corral (lo cual indica contacto con órganos internos o sangre) no presentó un riesgo mayor que el de un contacto menos intenso. Se relacionó al lavado de manos con una reducción en el riesgo de contraer infección de H7N9. Entre aquellos que estuvieron en contacto directo con aves de corral, los controles lavaron sus manos con mayor frecuencia que los casos. Poseer aves como mascotas tampoco se relacionó con un mayor riesgo de infección de H7N9; tampoco lo fue el contacto con aves de corral en otros ambientes fuera de los mercados de aves vivas, tales como granjas o lagos con aves acuáticas.

Las infecciones humanas con el virus H7N9 se identificaron por vez primera en China en primavera de 2013. Los expertos piensan que la mayor parte de estas enfermedades tuvo como causa la exposición a aves de corral infectadas o ambientes contaminados, pues se han encontrado virus H7N9 en aves de corral en China. Mientras que algunos casos humanos de infección de H7N9 se han relacionado con una enfermedad leve, la mayoría sufrió alguna enfermedad respiratoria grave, y cerca de un tercio falleció como consecuencia. No se encontró evidencia de contagio sostenido de persona a persona del virus H7N9, aunque algunas pruebas indican propagación limitada de persona a persona en circunstancias poco comunes. Este virus H7N9 no ha sido detectado en personas ni aves en los Estados Unidos.

El artículo está disponible en el sitio web de Enfermedades infecciosas en http://cid.oxfordjournals.org/content/early/2014/06/13/cid.ciu423.abstract. Si desea más información sobre el virus H7N9, vea Virus A (H7N9) de la influenza aviar.

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

ARRIBA