Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Estudio de muertes relacionadas con la influenza en niños muestra que incluso los niños sanos corren riesgo

12 de febrero del 2018 - Un estudio de  los CDC publicado hoy en Pediatrics revela cuán vulnerables se encuentran los niños en los EE. UU. ante la influenza cada año. El estudio titulado "Muertes pediátricas asociadas a la influenza en los Estados Unidos, 2010-2016" analizó los casos de muertes relacionadas con la influenza en niños menores de 18 que fueron reportados en el transcurso de seis temporadas de influenza desde octubre del 2010 hasta septiembre del 2016. Los resultados revelaron que la mitad de las muertes relacionadas con la influenza ocurrió en niños sanos, el 22% de los cuales fueron vacunados. Esto corresponde a una actualización del documento de Wong , et al del 2013 publicado en Pediatrics en 2013 que mostró resultados similares sobre los riesgos generales de la influenza en niños. Sin embargo, una diferencia que cabe destacar fue el aumento de muertes relacionadas con la influenza entre niños sanos. Previamente, menos del 40% de los niños que fallecieron no tenía afecciones médicas de alto riesgo subyacentes.

Estos hallazgos también muestran que solo se realizó el tratamiento con antivirales en la mitad de todos los casos de muertes pediátricas. Los CDC recomiendan que se inicie el tratamiento con medicamentos antivirales contra la influenza lo antes posible cuando se sospecha que niños pequeños y niños con afecciones de alto riesgo tienen influenza.

Durante el 2010-2016, los niños pequeños seguían siendo los que más riesgo de muerte corrían a causa de la influenza. Los hallazgos revelan que la cobertura de vacunación era baja entre estos niños. Esto apoya la recomendación de los CDC respecto de que todos los niños de 6 meses de edad o más deberían recibir la vacuna contra la influenza todos los años. Las mujeres embarazadas y los cuidadores de bebés también deberían  vacunarse para ayudar a proteger a los más pequeños.

Este estudio destaca la rapidez con la que la influenza puede resultar una amenaza para los niños. Alrededor de dos tercios de los niños murió dentro de los siete días desde que empezaron a desarrollarse los síntomas. Más de un tercio murió en su casa o en una sala de emergencia antes de ingresar al hospital. De hecho, los niños sin otras afecciones médicas que pudieran predisponerlos a presentar complicaciones graves a causa de la influenza tenían más probabilidades de morir antes de ingresar al hospital. Este es un recordatorio de que los padres deben buscar atención médica de inmediato para los niños pequeños y niños con síntomas y alto riesgo de sufrir complicaciones a causa de la influenza.

Durante las seis temporadas, los índices de mortalidad fueron más altos entre niños pequeños que entre los de 2 años. Los  niños nativos de Hawái o de las islas del Pacífico y los indios americanos o nativos de Alaska también corrían alto riesgo.

El mayor número de muertes de niños consideradas en el estudio ocurrió durante la temporada 2012-13 mientras que la menor cantidad de muertes se dio durante la temporada 2011-12. Los virus de la influenza A estuvieron asociados a la mayoría de las muertes de niños (65%), mientras que a los virus de la influenza B se les atribuyó el 33% de las muertes.

Las coinfecciones bacterianas fueron más comunes entre niños sanos que entre niños con una afección médica de alto riesgo. Se reportaron complicaciones clínicas en el 75% de los niños, de las que la neumonía (41%) y la sepsis (31%) fueron unas de las más comunes.

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

ARRIBA