Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

CDC: Se extiende la actividad de la influenza; gravedad similar a las temporadas de H3N2 anteriores

Este sitio web está archivado para fines históricos y ya no se le realizan mantenimiento ni actualizaciones.

Los CDC recomiendan la vacunación y el tratamiento rápido con medicamentos antivirales en personas que corren alto riesgo de contraer influenza

5 de enero del 2015 - La influenza continúa extendiendo su alcance esta temporada en los Estados Unidos, según se informa en el último informe FluView de los CDC, donde se indica que 43 estados se ven afectados por un alto nivel de actividad de la influenza o actividad generalizada más que nada por la circulación de la variante de los virus H3N2. Actualmente, las consultas a médicos por enfermedades similares a la influenza (ILI) casi que igualan el punto más alto de la temporada 2012-2013, la última vez que predominaron los virus H3N2. Las tasas de hospitalización relativamente más altas a causa de la influenza que se han observado hasta el momento en esta temporada son similares a las registradas durante algunas de las temporadas anteriores en que predominaron los virus H3N2. Los CDC continúan fomentando la vacunación contra la influenza y el tratamiento inmediato con medicamentos antivirales en personas que corren alto riesgo de desarrollar complicaciones graves a causa de esta enfermedad, incluidas las personas mayores de 65 años, los niños menores de 5 años (y en especial los niños menores de 2 años), las embarazadas y las personas con ciertas afecciones.

Las consultas por ILI durante la semana que finalizó el 27 de diciembre del 2014 representaron el 5.9% de todas las consultas clínicas; y además habían mostrado cifras elevadas durante 6 semanas consecutivas. En las últimas 13 temporadas, las ILI se han mantenido elevadas entre las semanas 1 y 19, con un promedio de 13 semanas.

Además, en la semana 52, la tasa general de hospitalización relacionada con la influenza fue de 12.6 por cada 100 000 personas, lo cual se compara a la tasa general de hospitalización de 13.3 por cada 100 000 personas que se observó durante la misma semana en la temporada 2012-2013 pero supera a la tasa de 8.9 por cada 100 000 personas registrada durante la semana 52 en la temporada 2013-2014, en la que predominó el virus H1N1. Casi siempre se registran tasas de hospitalización más altas entre las personas mayores de 65 años. Durante la semana 52 de esta temporada, la tasa de hospitalización entre personas mayores de 65 años fue de 51.8 por cada 100 000 personas. Durante la semana 52 de la temporada 2012-2013, la tasa de hospitalización entre personas mayores de 65 años fue de 52.8 por cada 100 000 personas. Durante la temporada 2013-2014, fue de 16.4 por cada 100 000 personas. Como las tasas de hospitalización son acumulativas, es probable que las tasas de esta temporada sigan aumentando. La tasa de hospitalización a finales de la temporada fue de 183.2 por cada 100 000 personas entre personas mayores de 65 años durante 2012-2013.

Además, esta semana se han informado otras 6 muertes de niños asociadas a la influenza, con lo cual el número total de muertes de niños a causa de la influenza informadas esta temporada asciende a 21. A excepción de los casos de pandemia, la cantidad de muertes de niños asociadas a la influenza han variado de 37 a 171 desde la temporada 2004-2005, cuando las muertes de niños por la influenza comenzaron a informarse en todo el país.

Otro indicador que se utilizó para hacer un seguimiento de las muertes asociadas a la influenza es el Sistema de Comunicación de Mortalidad de 122 Ciudades - Este sistema hace un seguimiento de la cantidad total de certificados de defunción que se procesaron en 122 ciudades representativas, y además determina cuántas de esas muertes fueron a causa de la neumonía o la influenza. La semana pasada, los casos de neumonía e influenza se encontraban en el "nivel de epidemia" (6.8%), lo que significa que hubo más muertes que las esperadas; pero esta semana, los casos de neumonía e influenza estuvieron nuevamente por debajo del nivel de epidemia. Por lo general, las temporadas de influenza siguen un patrón en el que aumentan las enfermedades similares a la influenza, seguidas por un incremento en las hospitalizaciones, que a su vez están seguidas por un aumento en la cantidad de muertes que se informan. Es probable que los casos de neumonía e influenza experimenten un nuevo aumento antes de que finalice la temporada. Durante la temporada 2012-2013, los casos de neumonía e influenza alcanzaron su punto máximo del 9.9 por ciento. Este número marcó la tasa más alta de casos de neumonía e influenza registrada en casi una década pero podía compararse con los porcentajes registrados en temporadas de mayor gravedad anteriores, incluida la temporada 2003-2004 en la que los casos de neumonía e influenza alcanzaron el 10.4 por ciento.

Los virus H3N2 siguen predominando esta temporada en los Estados Unidos; representan más del 95 por ciento de todos los casos de influenza que la OMS y los laboratorios que colaboran con el sistema de vigilancia de virus entéricos (NREVSS) informaron a los CDC. En el pasado, las temporadas en que predominaron los virus H3N2 se han relacionado con enfermedades más graves y una tasa de mortalidad más alta, en especial entre personas mayores y niños pequeños, en comparación con las temporadas en que predominaron los virus de la influenza B o H1N1. Por ejemplo, entre 1976 y 2007, los CDC calcularon que un promedio de 28 909 personas murieron a causa de la influenza durante las temporadas de H3N2, en comparación con 10 648 personas durante los años en que no predominaron los virus H3N2. Los cálculos aproximados sobre la cantidad de muertes a causa de la influenza entre las personas mayores de 18 años no están disponibles para esta temporada. Solo las muertes de niños a causa de la influenza se informan a nivel nacional. Los CDC utilizan la modelación para calcular la cantidad total de muertes que ocurren cada temporada pero esta información no estará disponible hasta que haya finalizado la temporada.

La mayoría de los virus H3N2 en circulación son "variantes" o diferentes del virus H3N2 de la vacuna; lo que sugiere que la efectividad de la vacuna para proteger contra esos virus puede verse reducida. Hay dos factores que desempeñan una función importante en determinar la probabilidad de que la vacuna proteja a una persona de la influenza: 1) las características de la persona que se va a vacunar (como su edad y estado de salud) y 2) la similitud o "coincidencia" entre los virus de la influenza que contiene la vacuna y aquellos que circulan en la comunidad.

Los CDC realizan estudios durante el transcurso de cada temporada de influenza para ayudar a determinar cuán bien funcionan las vacunas. Estos estudios se denominan estudios de "eficacia de la vacuna" o estudios "EV", para abreviar. Los últimos estudios realizados por los investigadores de los CDC y otros expertos indican que la vacuna contra la influenza reduce el riesgo de consultas al médico por la influenza en alrededor del 60%, entre la población en general cuando los virus de la vacuna son similares a los que circulan en la comunidad. Si los virus que contiene la vacuna son diferentes de los que circulan en la comunidad, la eficacia de la vacuna puede verse disminuida. Por ejemplo, durante la temporada de influenza 2007-2008 circularon las variantes del virus H3N2. Los cálculos de EV en relación a los virus H3N2 durante esa temporada dieron un eficacia de la vacuna del 43%. Los CDC anticipan que publicarán los cálculos de la eficacia de las vacunas correspondientes a la temporada actual entre mediados y fines de enero.

Los CDC continúan recomendando la vacunación contra la influenza incluso cuando hay variantes del virus en circulación puesto que la vacuna aún puede prevenir la infección y también las complicaciones graves por la enfermedad. Cualquier persona que todavía no se haya vacunado esta temporada, debería hacerlo ahora. Se incluye a las personas que quizás ya recibieron la vacuna esta temporada dado que las vacunas contra la influenza protegen contra tres o cuatro virus diferentes y es posible que circulen otros virus hacia fines de la temporada. Es bastante común que haya dos olas de actividad de la influenza en una misma temporada, la segunda ola a menudo es causada por un virus de la influenza B. El buscador de vacunas contra la influenza puede ser útil para localizar la vacuna.

Hasta el 5 de diciembre del 2014, se distribuyeron alrededor de 145.4 millones de dosis de la vacuna contra la influenza estacional. A principios de noviembre, solo el 40% de las personas en los EE. UU. informó que se había vacunado contra la influenza esta temporada. Se espera que los cálculos finales sobre el acceso a la vacuna para esta temporada estén disponibles en otoño de 2015.

Los CDC también recomiendan los medicamentos antivirales contra la influenza para tratar la enfermedad en personas que están muy enfermas de influenza o en personas con influenza que corren alto riesgo de desarrollar complicaciones graves por la enfermedad. Los medicamentos antivirales contra la influenza constituyen el segundo método de defensa contra la enfermedad. Estos medicamentos recetados funcionan mejor si comienzan a tomarse después de que aparecen los síntomas (dentro de los 2 días); sin embargo, las personas con afecciones de alto riesgo incluso pueden beneficiarse si el tratamiento antiviral se inicia después de los primeros dos días de la enfermedad. Las personas con alto riesgo de contraer influenza deberían consultar con su médico si presentan síntomas similares a la influenza. Si bien los médicos pueden recetar medicamentos antivirales a pacientes que no corren alto riesgo de contraer la influenza, todos los pacientes de alto riesgo con influenza presunta deberían recibir medicamentos antivirales. Actualmente hay tres medicamentos antivirales contra la influenza aprobados y recomendados para usar esta temporada: oseltamivir (cuyo nombre comercial es Tamiflu®), zanamivir (cuyo nombre comercial es​​​​​​​ Relenza®) y peramivir (Rapivab®), este último es una fórmula intravenosa aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para usar esta temporada en personas mayores de 18 años.

Hay posibilidades de que todo el país continúe experimentando actividad de la influenza durante algunas semanas más a medida que la enfermedad se disemina por otros estados en los que todavía no se registró una importante actividad. La actividad ha presentado altos niveles en los estados del sur durante seis semanas hasta la fecha. Recientemente en la región del oeste medio, se observaron aumentos en la actividad. La mayor parte de la región noreste y oeste del país aún tiene que experimentar el mayor impacto de la temporada de influenza.

Porcentaje de consultas por enfermedades similares a la influenza (ILI) divulgado por la Red de Vigilancia de Enfermedades Similares a la Influenza en Pacientes Ambulatorios de EE. UU. (ILINet), resumen nacional semanal, temporada 2014-15 y ciertas temporadas anteriores

Este gráfico compara los datos sobre las enfermedades similares a la influenza (ILI) recopilados por la Red de Vigilancia de Enfermedades Similares a la Influenza en Pacientes Ambulatorios de EE. UU. (ILINet) por semana en siete temporadas de influenza diferentes (2003-2004, 2007-2008, 2009-2010 , 2011-2012, 2012-2013, 2013-2014 y la temporada actual, 2014-2015). El gráfico ilustra el hecho de que la actividad de ILI en la temporada actual (2014-2015) es muy similar a la actividad de ILI durante la temporada de influenza 2012-2013. Según lo informado, los virus H3N2 fueron los virus de la influenza que predominaron durante las temporadas 2003-2004, 2007-2008, 2011-2012 y 2012-2013, y actualmente son los virus de la influenza que predominan hasta ahora en esta temporada.

La temporada 2003-2004 presentó la curva más elevada de ILI (tan alta como en una pandemia). Si bien la temporada 2007-2008 tiene una trayectoria de ILI similar a la temporada 2012-2013 y a la actual, ese año la temporada de influenza comenzó mucho después.

ILI se define como fiebre (100 ⁰F o más) y tos o dolor de garganta sin una causa conocida aparte de la influenza. (El nivel de referencia nacional actual del 2% se calculó para la temporada 2014-2015 y no debería utilizarse para temporadas de influenza anteriores).

 Arriba

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

ARRIBA