Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

La temporada de influenza 2014-2015 llega a su fin

Este sitio web está archivado para fines históricos y ya no se le realizan mantenimiento ni actualizaciones.

27 de abril de 2015 - La actividad de la influenza continúa disminuyendo, según el último informe FluView, que señala que, en los Estados Unidos, las enfermedades similares a la influenza (ILI, por sus siglas en inglés) han caído por debajo de los valores iniciales por segunda semana consecutiva desde mediados de noviembre. Asimismo están disminuyendo otros indicadores clave, lo cual indica que la temporada de influenza 2014-15 está llegando a su fin. El informe FluView del 24 de abril de 2015 describe la actividad de la influenza registrada entre el 12 y el 18 de abril de 2015.

En la temporada 2014-2015, la actividad de la influenza comenzó más temprano y tuvo una duración relativamente prolongada. Las enfermedades similares a la influenza (ILI) superaron los valores iniciales durante la semana que finalizó el 22 de noviembre y mantuvieron un nivel alto durante 20 semanas consecutivas, lo cual hizo que esta temporada fuera un poco más larga que lo habitual. En las últimas 13 temporadas, las enfermedades similares a la influenza se mantuvieron en los valores iniciales o los superaron durante 13 semanas en promedio, con un intervalo de 1 a 19 semanas. La curva de ILI correspondiente a esta temporada es más parecida a la de la temporada 2012-2013, en la que la actividad de las ILI se mantuvo por encima de los valores iniciales durante 19 semanas.

Esta temporada fue grave principalmente para las personas mayores de 65 años. Si bien las tasas de hospitalización casi siempre son las más altas entre las personas mayores de 65 años, esta temporada los CDC registraron los índices más altos entre este grupo etario desde que se comenzó a utilizar este tipo de registro en 2005. Las personas mayores de 65 años representaron más del 60 por ciento de todos los casos de hospitalización informados; y, entre el 28 de septiembre y el 18 de abril, alrededor del 313.8 de cada 100 000 personas dentro de este grupo etario fueron hospitalizadas a causa de la influenza. La siguiente tasa de hospitalización más alta dentro de este grupo etario (182.3 de cada 100 000 personas) se registró durante la temporada 2012-2013.

La tasa de hospitalización extremadamente alta entre los adultos mayores elevó la tasa general de hospitalizaciones correspondiente a todos los grupos etarios en los EE. UU. a 63.6 por cada 100 000 personas. Las tasas de hospitalización de otros grupos etarios fueron similares o inferiores a lo que se registró anteriormente. Por ejemplo, normalmente el siguiente grupo etario más afectado por las enfermedades graves que resultan en hospitalización son los niños de 0 a 4 años. Si bien los niños dentro de ese grupo etario representan la segunda tasa de hospitalización más alta de esta temporada, este índice (hasta la semana que finalizó el 18 de abril [55.4 por cada 100 000 personas]) es inferior al que se observó durante la misma semana de la temporada 2012-2013 (65.9 por cada 100 000 personas).

Los virus de la influenza A (H3N2) predominaron durante gran parte de la temporada; sin embargo, el país experimentó una segunda ola de actividad de la influenza B desde principios de marzo. Las segundas olas de actividad de la influenza B son comunes. Por lo general, en las temporadas en las que predominan los virus de la influenza A (H3N2) se registran las tasas de hospitalización más altas y la mayor cantidad de muertes, principalmente entre los adultos mayores y los niños. La temporada 2012-2013 fue la última temporada en que predominaron los virus H3N2.

La tasa de mortalidad asociada a la influenza que se registró esta temporada estuvo dentro de los límites esperados para una temporada en la que predominó el virus H3N2. Los CDC monitorean las muertes relacionadas con la influenza a través del Sistema de Comunicación de Mortalidad de 122 Ciudades, el cual brinda la cantidad total de certificados de defunción que se emitieron y la cantidad total de esos certificados en los que la neumonía o la influenza fue la causa subyacente de muerte o que la propiciaron en 122 ciudades estadounidenses. Los diagnósticos de neumonía e influenza (N e I) primero aumentaron por encima del nivel de epidemia la semana del 3 de enero del 2015 y alcanzaron el punto máximo, 9.3%, la semana que finalizó el 17 de enero del 2015. Esto es comparable con los porcentajes registrados en las temporadas de influenza de mayor gravedad anteriores, incluidas las temporadas 2003-04 y 2012-13 en las que los casos de neumonía e influenza alcanzaron el 10.4% y el 9.9%, respectivamente.

Ocurre lo mismo con la muerte de niños. La semana pasada, los CDC informaron tres muertes de niños más, lo que hace un total de 128 muertes en la temporada 2014-15. Como los casos de muerte de niños a causa de la influenza se convirtieron en un dato de declaración obligatoria en 2004, el número total de muertes de niños asociadas a la influenza varió de 37 a 171 por temporada; sin incluir la pandemia de 2009 en la que se informaron 358 muertes de niños a los CDC entre el 15 de abril de 2009 y el 2 de octubre de 2010. Durante la temporada 2012-2013 se informaron 171 muertes de niños asociadas a la influenza. Es probable que el número de muertes de niños ascienda un poco más esta temporada; pues los informes de muertes de niños pueden tener cierta demora. Las muertes de niños son el único resultado de declaración obligatoria a nivel nacional de la influenza estacional.

Una característica notable de la temporada de influenza 2014-15 es que la caracterización antigénica y genética de las muestras respiratorias con resultado positivo para la influenza enviadas a los CDC indicó que la mayoría de los virus de la influenza A (H3N2) en circulación eran diferentes o "derivaban" del virus H3N2 de la vacuna. Es probable que el predominio de los virus derivados de la influenza A (H3N2) haya resultado en la menor efectividad de la vacuna (EV) observada esta temporada contra los virus H3N2.

Los cálculos provisorios indicaron que la vacuna contra la influenza 2014-15 redujo un 2% la probabilidad de consultar al médico a causa de los virus de la influenza A (H3N2). Sin embargo, la EV contra los virus de la influenza B, los cuales se correspondieron en gran medida con los virus de la vacuna, fue del 45% en términos generales. El 18% de EV observado contra los virus H3N2 es relativamente bajo mientras que el 2% de EV contra los virus de la influenza B es similar a la EV que se observa cuando hay una buena coincidencia entre los virus de la vacuna y los virus en circulación. Cuando se combinaron las estimaciones sobre la efectividad de la vacuna contra todos los virus de la influenza, la estimación general de la EV fue del 19%. Esto quiere decir que la vacuna contra la influenza redujo en un 19% el riesgo que corre una persona de tener que buscar atención médica en un consultorio a causa de la influenza. Los cálculos finales se publicarán cuando finalice la temporada.

Los resultados sobre la efectividad de la vacuna de esta temporada resaltan la importancia de contar con vacunas contra la influenza que tengan una buena correspondencia con los virus en circulación y, además, cuán desafiante puede ser lograrlo ante un virus que está en constante cambio. La decepcionante efectividad de la vacuna de esta temporada también destaca la importancia de los esfuerzos continuos por mejorar la tecnología que se utiliza para la fabricación de la vacuna contra la influenza.

Ante la efectividad reducida de la vacuna de esta temporada, los CDC pusieron más énfasis en otras armas disponibles en el arsenal contra la influenza: medidas de prevención diarias y el uso adecuado de los agentes antivirales contra la influenza.

El informe FluView de la semana pasada indicó que la actividad de las ILI en todas las regiones del país está por debajo de los valores iniciales regionales. Sin embargo, es importante recordar que los virus de la influenza se detectan todo el año, incluso en niveles inferiores durante los meses de primavera y verano en los EE. UU. Los CDC siguen recomendando que todos los pacientes hospitalizados y ambulatorios con alto riesgo de presentar complicaciones graves por la influenza sean tratados lo más pronto posible con medicamentos antivirales si se sospecha que pueden tener influenza.

Se recomiendan tres agentes antivirales contra la influenza aprobados por la FDA para usar en los Estados Unidos durante la temporada de influenza 2014-2015: oseltamivir, zanamivir y peramivir. El 19 de diciembre del 2014, la FDA aprobó el peramivir (cuyo nombre comercial es Rapivab®), un medicamento antiviral intravenoso, para tratar la infección por los virus de la influenza sin complicaciones en adultos mayores de 18 años.

Como recordatorio y aplicable a cualquier temporada, las vacunas contra la influenza vencen antes del 30 de junio por lo que no deberían administrarse después de esa fecha. La temporada de influenza 2015-2016 comienza en septiembre de 2015. La composición de la vacuna contra la influenza estacional en el Hemisferio Norte se revisa todos los años y se actualiza según sea necesario con el objetivo de aumentar la probabilidad de que los virus de la influenza en circulación y los virus de la vacuna sean similares durante la temporada siguiente.  Los virus recomendados para la vacuna contra la influenza para la temporada 2015-2016 en los Estados Unidos incluyen dos cambios con respecto a la composición de la vacuna contra la influenza 2014-2015 en EE. UU.: el virus H3N2 y uno de los componentes del virus B. Las cepas elegidas, un virus similar al tipo A/Suiza para la vacuna contra el H3N2; una cepa similar al tipo B/Phuket para la vacuna contra la influenza B y una cepa similar al tipo A/California para la vacuna contra el H1N1,son las mismas que se seleccionaron para la temporada de influenza en el Hemisferio Sur de este año.

Para obtener más información sobre la temporada de influenza 2014-2015, visite Informe semanal de vigilancia de la influenza en los EE. UU.

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

ARRIBA