Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Medidas de prevención

Tómese el tiempo para vacunarse contra la influenza.

  • Los CDC recomiendan vacunarse contra la influenza cada año como la medida de prevención más importante.
  • Las vacunas contra la influenza brindan protección contra 3 o 4 virus de la influenza diferentes. Las vacunas de tres componentes contienen un virus H3N2, un virus H1N1 y un virus B. Las vacunas de cuatro componentes tienen un componente adicional del virus B. (Consulte Selección de los virus para las vacunas para conocer la composición de la vacuna de esta temporada).
  • En lo que va de la temporada 2017-2018, los virus H3N2 han sido los más comunes; lamentablemente las vacunas contra la influenza no suelen ser tan eficaces contra los virus H3N2. Pero la proporción de virus de influenza B y H1N1 es cada vez mayor y las vacunas contra la influenza son más efectivas contra estos virus.
  • Incluso con una disminución de la eficacia de la vacuna, la vacunación puede seguir previniendo algunas enfermedades por la influenza, consultas médicas y hospitalizaciones.
  • Algunos datos también sugieren que incluso si alguien se enferma después de vacunarse, la enfermedad es más leve.
  • Los CDC siguen recomendando que las personas se vacunen contra la influenza si los virus están en circulación:  cuándo vacunarse.
  • La vacunación de personas con alto riesgo es particularmente importante para disminuir el riesgo de padecer enfermedades graves por la influenza.
  • Las personas con alto riesgo de presentar complicaciones por la influenza incluyen los niños pequeños, las mujeres embarazadas, las personas con afecciones crónicas como asma, diabetes, o una enfermedad cardiaca o pulmonar y adultos de 65 años o más.
  • Asimismo, la vacunación es importante para los trabajadores de la salud y otras personas que conviven o cuidan a personas con alto riesgo para evitar contagiar la influenza a esas personas.
  • Los niños menores de 6 meses corren un alto riesgo de presentar graves complicaciones por la influenza, y son muy pequeños para ser vacunados. En cambio, las personas que cuidan a bebés sí deben vacunarse.

Tome medidas preventivas diarias para detener la diseminación de los gérmenes.

  • Trate de evitar el contacto cercano con personas enfermas.
  • Mientras esté enfermo, limite el contacto con otras personas tanto como sea posible para evitar contagiarlas.
  • Si usted está enfermo y tiene una enfermedad similar a la influenza, los CDC le recomiendan que haga reposo en su hogar por al menos 24 horas posteriores a la desaparición de la fiebre, excepto para recibir cuidados de salud o por necesidades de otro tipo. (Su fiebre debería haber cesado por unas 24 horas sin haber utilizado medicamentos para bajarla).
  • Cúbrase la nariz y la boca con un pañuelo al toser o estornudar. Arroje el pañuelo a la basura luego de utilizarlo.
  • Lávese las manos con agua y jabón frecuentemente. Si no se dispone de agua y jabón, utilice desinfectante para manos a base de alcohol.
  • Evite tocarse los ojos, la nariz o la boca. Los gérmenes se diseminan de esta manera.
  • Limpie y desinfecte las superficies y los objetos que puedan estar contaminados con gérmenes como los de la influenza.

Tome los medicamentos antivirales para la influenza si su médico se los receta.

  • Si contrae influenza, pueden utilizarse medicamentos antivirales para tratar su enfermedad.
  • Los medicamentos antivirales son diferentes de los antibióticos. Son medicamentos recetados (pastillas, líquidos o polvos de inhalación) y no son de venta libre.
  • Los medicamentos antivirales pueden hacer que la enfermedad sea más leve y dure menos. También podrían prevenir complicaciones de la influenza graves..
  • Los CDC recomiendan un tratamiento antiviral rápido para las personas que están muy enfermas de influenza o las personas que presentan síntomas y tienen mayor riesgo de sufrir complicaciones por la enfermedad de la influenza de manera grave.
  • Para las personas con factores de riesgo alto, el tratamiento con un medicamento antiviral puede marcar la diferencia entre tener una enfermedad más leve o una enfermedad muy grave que podría llevar a la hospitalización.
  • Hay estudios que demuestran que los medicamentos antivirales funcionan mejor como tratamiento cuando se los comienza a administrar dentro de los 2 días de haberse enfermado. No obstante, empezar a tomarlos más tarde aún puede ser útil, especialmente si la persona enferma padece una enfermedad de alto riesgo o está muy enferma de influenza. Siga los consejos de su médico en cuanto a la toma de los medicamentos.
  • Los síntomas similares a los de la influenza incluyen fiebre, tos, dolor de garganta, secreción o congestión nasal, dolor corporal y de cabeza, escalofríos y cansancio. Algunas personas pueden presentar vómitos y diarrea. Las personas pueden contraer el virus de la influenza y presentar síntomas respiratorios sin fiebre.

Recursos digitales

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

ARRIBA