Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z Saltar directamente a navegación Saltar directamente a las opciones de páginas Saltar directamente al contenido del sitio

Datos clave sobre la influenza canina (influenza del perro)

Preguntas y respuestas


¿Qué es la influenza canina (influenza del perro)?

La influenza canina (también conocida como influenza del perro) es una enfermedad respiratoria contagiosa de los perros y que es ocasionada por los virus específicos de la influenza de tipo A, que se sabe que infectan a los perros. Estos se denominan "virus de la influenza canina". Nunca se han informado casos de infección en seres humanos por los virus de la influenza canina. Existen dos virus diferentes de la influenza del perro que derivan de la influenza A: uno es un virus H3N8 y el otro es un virus H3N2. Los virus de la influenza canina A(H3N2) son diferentes a los virus de la influenza estacional A(H3N2) que se diseminan anualmente entre las personas.

¿Pueden los virus de la influenza canina infectar a las personas?

En general, se considera que los virus de la influenza canina representan una amenaza baja para los humanos. A la fecha, no existe evidencia del contagio de los virus de influenza canina de los perros a las personas, y no se ha reportado ningún caso de infección en seres humanos con el virus de la influenza canina en los EE. UU. o en otras partes del mundo. En 2016, los CDC usaron la  Herramienta de evaluación del riesgo de influenza para evaluar el potencial de riesgo pandémico de los virus de influenza canina H3N2 y se demostró que era bajo.

Sin embargo, los virus de influenza están en constante cambio y es posible que los virus de influenza canina sufran modificaciones y puedan infectar a los seres humanos y diseminarse fácilmente entre las personas. Las infecciones en humanos con nuevos virus de la influenza A (nuevos, no humanos) contra los que la población humana tiene poca inmunidad resultan preocupantes debido a la posibilidad de que se desate una pandemia.  Es por esta razón que el sistema de vigilancia global de la Organización Mundial de la Salud ha detectado infecciones en humanos con nuevos virus de influenza A de origen animal (tales como los virus de influenza A aviar o porcina) pero, a la fecha, no se han identificado infecciones en humanos con los virus de la influenza A canina.

¿De dónde provienen los virus de la influenza canina y por cuánto tiempo han estado en circulación?

Los virus de influenza canina H3N8 se originaron en caballos, se contagiaron a los perros, y ahora se diseminan entre los perros. Se sabe que los virus de influenza equina H3N8 (influenza de los caballos) han existido entre los caballos durante más de 40 años. En 2004, se reportaron en los Estados Unidos casos de una enfermedad respiratoria desconocida en perros (inicialmente en galgos). Una investigación demostró que esta enfermedad respiratoria había sido causada por los virus de la influenza equina A(H3N8). Los científicos creen que este virus pasó de una especie a otra (de caballos a perros) y ahora se adaptó para provocar enfermedades en perros y diseminarse entre ellos, especialmente entre los que están alojados en perreras y refugios. Ahora se lo considera un virus H3N8 específico de los perros, o virus canino. En septiembre de 2005, los expertos identificaron a este virus como un "nuevo patógeno emergente en la población canina" en los Estados Unidos. En la actualidad se lo ha detectado en perros en gran parte de los Estados Unidos.

Los virus de influenza canina H3N2 se originaron en aves, se contagiaron a los perros, y ahora se diseminan entre perros. También se ha reportado la transmisión de los virus de influenza canina H3N2 de perros infectados a gatos. Los virus de influenza canina A H3N2 se detectaron por primera vez en perros en Corea del Sur en 2007, y también se han reportado casos de perros infectados en China, Tailandia y Canadá. Los virus de influenza canina H3N2 se detectaron por primera vez en los Estados Unidos en abril del 2015, y ahora se los puede encontrar en más de 30 estados. Hasta la fecha, los virus de influenza canina H3N2 reportados en los EE. UU. han sido prácticamente idénticos genéticamente a los virus de influenza canina H3N2 reportados previamente solo en Asia.

¿Cómo afecta el problema de la influenza canina a los perros importados a los EE. UU. desde otros países?

Actualmente, ambos virus de influenza canina (H3N8 y H3N2) son considerados endémicos en los perros en los Estados Unidos. Además, hasta el momento no hay evidencia de que la influenza canina afecte a los humanos, ni que tenga potencial pandémico. Si hubiera evidencia de que los virus de influenza canina pueden infectar a las personas con el potencial de un contagio sostenido entre humanos, los CDC accionarían su  regulación existente  para limitar la introducción de dicha cepa pandémica a los EE. UU. o su diseminación dentro del país.

Las regulaciones de los CDC exigen que los perros estén saludables para entrar a los Estados Unidos; por ende, a los perros que lucen enfermos con una enfermedad contagiosa como la influenza canina se les puede negar la entrada o se les puede practicar mayores análisis. Los CDC pueden solicitar un examen veterinario a cargo del propietario para aquellos perros que luzcan enfermos, o una necropsia (autopsia animal) en perros que hayan muerto al momento de ingresar a los Estados Unidos.

Existen diversas agencias que pueden tener autoridad regulatoria sobre el ingreso de mascotas como perros y gatos a los Estados Unidos. Los CDC trabajan en conjunto con agencias federales para proteger las fronteras de los EE. UU. contra enfermedades en humanos que puedan ser transportadas en animales y productos de origen animal. El área de Servicios Veterinarios (VS, por sus siglas en inglés) del Servicio de Inspección Sanitaria de Animales y Plantas (APHIS, por sus siglas en inglés) del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) tiene  requisitos sobre la salud animal  relacionados con el ingreso (la importación) de un perro como mascota a los Estados Unidos desde otro país.

¿Qué están haciendo los CDC con respecto a la influenza canina?

Las regulaciones actuales de los CDC sobre el virus de la influenza se aplican únicamente a los virus con potencial pandémico en las personas. Sin embargo, los CDC están tomando una serie de medidas para estar preparados ante la improbable eventualidad de que la influenza canina se convierta en una amenaza para los humanos o para otros animales no caninos. En primer lugar, los CDC continúan con las vigilancias anuales para detectar virus de influenza A estacional y nuevos, y todos los casos de infecciones en humanos con nuevos virus de influenza A han sido investigados en su totalidad. Las infecciones en humanos con un nuevo virus de influenza A de origen animal se reportan a los CDC; hasta el momento no se han reportado infecciones en humanos con virus de la influenza canina. En segundo lugar, los CDC y el área de Servicios Veterinarios del Servicio de Inspección Sanitaria de Animales y Plantas del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos cuentan con protocolos de colaboración para trabajar en conjunto ante la eventualidad de brotes de nuevos virus de influenza A. Estos mismos protocolos se seguirían en caso de un brote de influenza canina con presuntas infecciones en humanos. En tercer lugar, los CDC han llevado a cabo una evaluación de riesgos sobre el potencial pandémico de los virus de influenza canina H3N2 mediante el uso de la herramienta de evaluación del riesgo de influenza, y se determinó que el riesgo es bajo.

¿Cuáles son los síntomas de la influenza canina en los perros?

Los síntomas de esta enfermedad en perros son tos, abundante secreción nasal, fiebre, letargo, secreción ocular y disminución del apetito, aunque no todos los perros pueden mostrar signos de enfermedad. La gravedad de la enfermedad asociada a la influenza canina en perros puede variar desde la ausencia de síntomas hasta una enfermedad grave que resulta en neumonía y, a veces, la muerte.

La mayoría de los perros se recupera dentro de las 2 a 3 semanas. Sin embargo, algunos perros pueden desarrollar infecciones bacterianas secundarias que pueden provocar enfermedades más graves y neumonía. Cualquier persona que esté preocupada por la salud de su mascota, o si la mascota muestra síntomas de influenza canina, debe consultar con su veterinario.

¿Cuán grave es la influenza canina en los perros?

El porcentaje de perros infectados con esta enfermedad que muere es muy pequeña. Algunos perros presentan infecciones asintomáticas (sin síntomas de enfermedad) mientras que en otros, son graves. La enfermedad grave se caracteriza por la aparición de síntomas de neumonía.

Arriba

¿Cómo se propaga el virus de la influenza canina?

Casi todos los perros son susceptibles a la infección por los virus de la influenza canina; y la infección por el virus tiende a propagarse entre los perros alojados en perreras y refugios. Se piensa que la influenza canina se disemina principalmente entre perros a través de gotitas producidas al toser o estornudar y viajan por el aire desde un perro infectado, o mediante el contacto con superficies contaminadas. Por lo tanto, los dueños de los perros que tienen tos u otros síntomas de enfermedades respiratorias deberían evitar exponer sus perros a otros perros o gatos. Se debe lavar y desinfectar la ropa, equipos, superficies y manos después de la exposición a perros que presentan síntomas de enfermedades respiratorias.

¿Hay alguna prueba para la influenza canina?

Hay disponibles pruebas para confirmar la infección por el virus de influenza canina H3N8 y H3N2. Su veterinario puede decirle si es adecuado realizar la prueba.

¿Cómo se trata la influenza canina en los perros?

El tratamiento consiste, en gran medida, en cuidados paliativos que evitan que el perro se deshidrate y lo mantienen tranquilo mientras su cuerpo prepara la respuesta inmunitaria a la infección para facilitar su recuperación. En la forma más leve de la enfermedad, este cuidado puede incluir medicación para que su perro se sienta más tranquilo y líquidos para asegurar que su perro se mantenga bien hidratado. Su veterinario puede recetar un antibiótico de amplio espectro si se sospecha de alguna infección bacteriana secundaria.

¿Hay alguna vacuna contra la influenza canina?

En Estados Unidos están disponibles las vacunas para proteger a los perros de ambos virus de la influenza canina, H3N8 y H3N2. Su veterinario puede brindarle información adicional sobre estas vacunas y aconsejarle si usted debe considerar vacunar a su perro.

Mi perro tiene tos. ¿Qué debo hacer?

Consulte a su veterinario para determinar si es necesaria una consulta para evaluar la salud de su perro y recomendarle el curso adecuado de tratamiento.

¿Dónde puedo encontrar más información sobre los virus de influenza canina?

Puede encontrar más información acerca de la influenza canina en perros mascotas en los siguientes enlaces:

Referencias

  1. Rueda de prensa sobre la influenza canina 25 de septiembre de 2005. https://www.cdc.gov/media/transcripts/t050926.htm.
  2. Actualización sobre el brote de influenza canina (influenza del perro) detectado en el área de Chicago. 13 de abril de 2015. https://www.cdc.gov/flu/news/canine-influenza-update.htm.
  3. Virus de la influenza A (H3N8) en perros con enfermedades respiratorias, Florida. Volumen 14, número 6 - Junio de 2008. http://wwwnc.cdc.gov/eid/article/14/6/07-1270_article.
  4. Influenza canina. https://www.avma.org/KB/Resources/Reference/Pages/Canine-Influenza-Backgrounder.aspx

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

ARRIBA