Prevenir la propagación de la influenza en el lugar de trabajo

10 consejos para prevenir la propagación de la influenza en el trabajo

Los empleados son un recurso crucial en cualquier empresa. Existen medidas que puede tomar ahora, y durante la temporada de influenza, para ayudar a proteger la salud de sus empleados.

  1. Aliente a todos los empleados para que se vacunen contra la influenza estacional cada otoño. Los CDC recomiendan que todas las personas de 6 meses en adelante se vacunen contra la influenza anualmente.
  2. Considere instalar una clínica de vacunación contra la influenza en su lugar de trabajo, si fuese posible. Brinde recursos a sus empleados acerca de dónde pueden vacunarse contra la influenza en su comunidad. El buscador de vacunas es una aplicación gratuita en línea que sirve para buscar vacunas en su área: https://vaccinefinder.org/Externo
  3. Elabore y revise las políticas de licencia por enfermedad que alientan a los trabajadores enfermos a permanecer en sus casas sin temor a represalias.
  1. Aconseje a todos los empleados que permanezcan en sus hogares si están enfermos hasta al menos 24 horas después de que la fiebre (100 grados Fahrenheit o 37.8 grados Celsius) haya cesado sin el uso de medicamentos para bajar la fiebre.

Nota: No todas las personas con influenza tienen fiebre. Las personas con influenza presunta o confirmada, que no tienen fiebre, deberían permanecer en sus casas y no asistir al trabajo hasta al menos 4-5 días posteriores a la aparición de los síntomas. Las personas con influenza son más contagiosas durante los primeros 3 días de la enfermedad.

  1. Se les deberá solicitar a los empleados enfermos retirarse a sus hogares. Los empleados que al parecer tienen los síntomas de la influenza al momento de llegar al trabajo o se enferman durante la jornada del día deberían ser separados del resto y enviados a sus hogares de inmediato.
  2. Desarrolle otras políticas flexibles que les permitan a los empleados trabajar desde la casa (de ser posible) y cree otras políticas de licencia que les permitan a los trabajadores quedarse en sus hogares para cuidar a familiares enfermos o a sus hijos, si cierran las escuelas.
  3. Explique a los empleados que se encuentran sanos, pero que tienen un miembro de la familia enfermo a causa de la influenza, que pueden ir a trabajar normalmente. Dichos empleados deberían monitorear su estado de salud todos los días, y en caso de enfermarse deberán permanecer en sus casas y notificar a sus supervisores.  Los empleados que tengan una determinada afección médica subyacente o las empleadas embarazadas deberían consultar de inmediato a su proveedor de atención médica para recibir asesoramiento en caso de enfermarse.
  4. Brinde los recursos necesarios y un entorno laboral que fomente las medidas preventivas para reducir la propagación de la influenza. Por ejemplo, proporcione pañuelos de papel, cestos de basura que no requieran contacto con las manos, jabón para manos y/o desinfectante de manos.
  5. Proporcione información actualizada sobre los factores de riesgo de la influenza y las medidas preventivas. Por ejemplo:
  • Aliente la implementación del protocolo para la higiene respiratoria al proporcionar:
    • información y recordatorios sobre cómo cubrirse la boca con pañuelos desechables cuando tosen y estornudan, y
    • fácil acceso a pañuelos desechables y cestos de basura.
  • Aliente la higiene de manos al proporcionar:
    • información y recordatorios sobre el lavado de manos, y
    • fácil acceso a agua corriente y jabón o geles desinfectantes para manos a base de alcohol.
  1. Brinde recursos y educación acerca de los empleados que pueden tener alto riesgo de presentar complicaciones graves por la influenza, como mujeres embarazadas o adultos con afecciones médicas crónicas como asma, enfermedades cardíacas o diabetes. La vacunación reviste especial importancia en las personas con alto riesgo de presentar complicaciones por la influenza. Las personas con alto riesgo de tener complicaciones por la influenza deberían buscar atención médica de inmediato en caso de contraer la enfermedad.

Pie de página

*Muchas autoridades establecen un límite de 100 (37.8 grados Celcius) o 100.4 F (38 grados Celsius) como indicador de fiebre, pero esta cifra de hecho puede variar según ciertos factores como el método de medición y la edad de la persona, entonces quizás sean apropiados otros valores indicadores de fiebre. Los CDC ofrecen recomendaciones de salud pública que se basan en la presencia (o ausencia) de fiebre. Lo que se quiere dejar en claro con esto es que la temperatura de una persona no debe superar este límite.

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.