Los 10 mejores consejos para planificar la respuesta ante la pandemia de influenza causada por el virus H7N9

Los CDC están monitoreando de cerca la situación de la influenza aviar A (H7N9) en China al tiempo que toman varias medidas de preparación. Si bien en este momento no se han detectado casos de influenza H7N9 en los Estados Unidos ni en otras partes fuera de China y no hay evidencia de un contagio sostenido entre personas, los CDC alientan a las agencias de salud pública estatales y locales a aprovechar este momento para revisar y reforzar sus planes de preparación para pandemias por si se complica la situación. Los CDC han formulado los 10 mejores consejos para planificar la respuesta ante una pandemia de influenza con el objetivo de ayudar a los funcionarios superiores de salud pública a nivel estatal, local, tribal y territorial a identificar las capacidades y actividades que más se necesitan para garantizar la preparación jurisdiccional y poder elaborar una respuesta ante una pandemia de influenza.

Estas sugerencias se plantearon con la intención de ayudar a las jurisdicciones a identificar las brechas operativas en la preparación para una pandemia de influenza y mejorar la predisposición para la preparación ante una posible respuesta. No se trata de una lista completa de todos los pasos que se necesitan seguir para lograr una respuesta continua ante una pandemia de influenza; sino que fue creada con la intención de que los funcionarios superiores de salud pública la utilicen como guía rápida para una planificación inmediata. Los CDC recomiendan a las jurisdicciones revisar sus informes posteriores a las medidas que se tomaron ante el virus H1N1 y otros datos relevantes para evaluar mejor los requisitos para los operativos.

  1. Visite con regularidad la página de información sobre la influenza aviar (H7N9) de los CDC para obtener las últimas novedades relacionadas con la rápida evolución del brote de H7N9 en China. El contenido sobre el virus H7N9 incluye documentos de orientación de los CDC como una guía provisional para el control de infecciones y recomendaciones sobre el tratamiento antiviral.
  2. Revise los planes jurisdiccionales actuales para una pandemia de influenza incluyendo la administración de la vacuna/los planes de vacunación masiva, los planes de mitigación en la comunidad, los planes para solicitar, recibir, distribuir y entregar bienes de la Reserva Nacional Estratégica (SNS, por sus siglas en inglés), los planes de seguridad de los trabajadores y los planes de comunicación de riesgos, entre otros. Identifique y ocúpese de las brechas operativas.
  3. Verifique los suministros y las reservas estatales y locales de medicamentos antivirales, dispositivos de protección respiratoria y equipos de protección personal.
  4. Asegúrese de que el virus H7N9 se detecte y caracterice rápidamente. Los CDC tienen un trabajo terminado sobre los nuevos materiales sobre pruebas de diagnóstico de laboratorio que se pueden usar específicamente para identificar casos de infecciones en seres humanos con el nuevo virus A (H7N9) de la influenza aviar.
  5. Desarrolle y utilice métodos redundantes para comunicarse y contactar a proveedores/médicos incluyendo, pero sin limitarse a, los mensajes de la Red de Alerta de Salud (HAN, siglas en inglés). Prepárese para difundir mensajes sobre la guía para hacer pruebas, las pautas de tratamiento, la definición de casos y la guía de seguridad de los trabajadores.
  6. Identifique a los expertos en la materia dentro de los programas de vacunación y de preparación para emergencias de salud pública de su jurisdicción y otros expertos en lo que respecta a la influenza como aquellos que trabajan en agencias de agricultura a fin de desarrollar estrategias para garantizar que la sanidad animal forme parte de la planificación para la preparación ante una emergencia en la salud pública.
  7. Asegúrese de que el personal clave dentro de su jurisdicción sepa cómo contactarse con el equipo de epidemiología/laboratorio de los CDC que se ocupa del virus H7N9 en el país y refuerce la necesidad de llamar a los CDC para hacer preguntas o consultar sobre algún caso. Comuníquese con los CDC las 24 horas, los 7 días de la semana a través del 770-488-7100.
  8. Pruebe los sistemas de comunicación y las plataformas y asegúrese de que estén funcionando correctamente. Si es necesario, actualícelos.
  9. Piense en la manera en que su programa de vacunación pondría en práctica un esquema de prioridad de las vacunas en caso de una pandemia.
    1. Identifique y vacune a las posibles poblaciones de prioridad como los trabajadores de los servicios de salud, el personal de infraestructura crítica, los niños pequeños y otros grupos pediátricos y de adultos (por ej., embarazadas y otros grupos de alto riesgo).
    2. Elabore una estrategia para involucrar, inscribir y comunicarse con los proveedores que actualmente no están inscritos en el programa Vacunas para los Niños. Entre los proveedores no tradicionales se pueden encontrar los proveedores médicos para adultos, los proveedores de salud ocupacional que cuidan al personal de infraestructura crítica, las farmacias y los centros de salud comunitarios.
    3. Tenga en cuenta administrar una mayor cantidad de vacunas que la que estuvo disponible durante la respuesta ante el virus H1N1 de 2009.
  10. Esté preparado en términos administrativos para una pandemia de influenza de gran envergadura. Esto incluye la capacidad de elaborar contratos y hacer que se cumplan y contratar personal/contratistas. Identifique y ocúpese de cualquier barrera legal que exista.

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir (generalmente en 24 horas). Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas sobre la influenza estacional, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.