Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Actualización importante: establecimientos de atención médica
Los CDC han actualizado algunas de las formas de operar los sistemas de atención médica de manera efectiva en respuesta a la vacunación contra el COVID-19. Conozca más
ACTUALIZACIÓN
Dada la nueva evidencia sobre la variante B.1.617.2 (Delta), los CDC actualizaron la guía para personas completamente vacunadas. Los CDC recomiendan el uso universal de mascarillas en espacios cerrados por parte de todos los maestros, miembros del personal, estudiantes y visitantes de escuelas de kínder a 12.º grado, independientemente de su estado de vacunación. Los niños deberían retomar las clases presenciales a tiempo completo en otoño con la implementación de estrategias de prevención estratificadas.
ACTUALIZACIÓN
La Casa Blanca anunció que todos los viajeros internacionales que ingresan a los Estados Unidos deberán estar vacunados y este requisito comenzará a regir a partir del 8 de noviembre de 2021. Para poder ingresar a los Estados Unidos, se aceptarán las vacunas aprobadas o autorizadas por la FDA y las vacunas incluidas en la lista de uso de emergencia de la OMS. Hay más información disponible aquí.
ACTUALIZACIÓN
Los requisitos de viaje para ingresar a los Estados Unidos se modificarán a partir del 8 de noviembre del 2021. Hay más información disponible aquí.

Por qué los niños y adolescentes deberían vacunarse contra el COVID-19

Por qué los niños y adolescentes deberían vacunarse contra el COVID-19
Actualizado el 6 de abr. del 2022
Lo que necesita saber
  • Los niños y adolescentes de cualquier edad pueden enfermarse gravemente a causa del COVID-19 y en algunos casos pueden necesitar recibir un tratamiento en un hospital.
  • Haga que los niños de 5 años de edad o más se vacunen contra el COVID-19 y ayude a protegerlos y evitar que se enfermen gravemente, sean hospitalizados o mueran.

Ayude a proteger a su hijo

La vacunación contra el COVID-19 es una herramienta importante para ayudar a proteger a las personas del COVID-19 y sus complicaciones.

Hacer que los niños y adolescentes elegibles se vacunen contra el COVID-19 puede ayudar a:

  • Evitar que se enfermen gravemente si se infectan por COVID-19
  • Hacer que concurran a la escuela o guardería
  • Permitir que participen de manera segura en deportes, juegos y otras actividades grupales

Haga que los niños y adolescentes elegibles se vacunen contra el COVID-19 y ayúdelos a estar protegidos.

Después de la vacunación, continúe tomando todas las medidas preventivas recomendadas actualmente por los CDC con base en los últimos datos sobre el nivel de COVID-19 en la comunidad. Obtenga más información acerca de cómo proteger a su familia del COVID-19. 

El impacto del COVID-19 en niños y adolescentes

 Como ocurre con los adultos, los niños y adolescentes pueden:

  • Enfermarse gravemente a causa del COVID-19
  • Tener problemas de salud a corto y largo plazo
  • Propagar el COVID-19 a otras personas, incluso en la casa y la escuela

No hay manera de saber con antelación cómo les afectará el COVID-19 a los niños y adolescentes. No obstante, aquellos que tienen afecciones subyacentes y otras condiciones o tienen un sistema inmunitario debilitado son más propensos a enfermarse gravemente a causa del COVID-19.  Algunos ejemplos de las afecciones que pueden hacer que los niños sean más propensos a enfermarse gravemente a causa del COVID-19 incluyen:

  • Asma o enfermedades pulmonares crónicas
  • Diabetes
  • Obesidad
  • Enfermedad de células falciformes

Aquellos que no tienen afecciones subyacentes y otras condiciones también pueden enfermarse gravemente. De hecho, casi la mitad de los niños menores de 18 años hospitalizados con COVID-19 no tiene afecciones subyacentes.

Lea los datos acerca de los factores de riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 en niñosícono de sitio externo publicados en Pediatrics, las hospitalizaciones relacionadas con el COVID-19 en la niñez que se publicaron en el Informe Semanal de Morbilidad y Mortalidad (MMWR) y los resúmenes semanales sobre los datos de hospitalizaciones por COVID-19 en COVID-NET.

La vacunación ayuda a prevenir el síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C) asociado al COVID-19

Los niños y adolescentes que se infectan por COVID-19 pueden presentar complicaciones graves como el síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C). El MIS-C es una afección que provoca la inflamación de diferentes partes del cuerpo, como el corazón, los pulmones, los riñones, el cerebro, la piel, los ojos o los órganos del sistema gastrointestinal.

Desde el inicio de la pandemia, se notificaron miles de casos del MIS-C. Los niños de 5 a 11 años de edad suelen ser los más afectados por el MIS-C ya que casi la mitad de los casos notificados ocurre en niños de este grupo de edad. Además, los niños hispanos o latinos y los niños negros no hispanos se ven desproporcionadamente afectados por el MIS-C.

La vacunación contra el COVID-19 redujo en un 91 % la probabilidad del MIS-C en niños de 12 a 18 años. Los datos de julio hasta diciembre del 2021 muestran que el 95 % de los niños de 12 a 18 años hospitalizados con el MIS-C no estaba vacunado. Los CDC están recopilando datos sobre la efectividad de la vacunación contra el COVID-19 para prevenir el MIS-C en niños más pequeños. A medida que más niños menores de 12 años se vacunen, los CDC podrán analizar y compartir estos datos.

Los niños y adolescentes pueden tener problemas de salud en curso después del COVID-19

Después de una infección por el COVID-19, los niños y adolescentes también pueden experimentar una amplia variedad de problemas de salud nuevos, recurrentes o en curso. Incluyen complicaciones en la salud física y mental que pueden ocurrir después de cuatro semanas o más posteriores a la infección inicial. Estas complicaciones pueden surgir después de un caso leve o grave de COVID-19, o después del MIS-C.

Los síntomas que los niños y adolescentes pueden presentar después del COVID-19 son similares a los observados en los adultos e incluyen:

  • Fatiga
  • Tos
  • Dolor muscular y en las articulaciones
  • Dolor de cabeza
  • Problemas para conciliar el sueño y dormir
  • Dificultad para concentrarse

Los síntomas posteriores al COVID-19 pueden afectar la calidad de vida, como:

  • Limitaciones en la actividad física
  • Sensación de angustia por los síntomas
  • Dificultades con la salud mental
  • Ausentismo escolar o en guarderías
  • Falta de participación en deportes, juegos y otras actividades