Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

La importancia de la vacunación contra el COVID-19 para los residentes de establecimientos de cuidados a largo plazo

La importancia de la vacunación contra el COVID-19 para los residentes de establecimientos de cuidados a largo plazo
Actualizado el 11 de ene. del 2021

Con base en las recomendaciones del Comité Asesor sobre Prácticas de Vacunación (ACIP), un panel independiente de expertos en servicios médicos y de salud pública, los CDC recomiendan incluir a los residentes de establecimientos de cuidados a largo plazo entre los grupos a los que se les ofrecerá el primer suministro de las vacunas contra el COVID-19.

Vacunar a los residentes de establecimientos de cuidados a largo plazo salvará vidas

Asegurarse de que los residentes de establecimientos de cuidados a largo plazo sean vacunados contra el COVID-19 tan pronto como las vacunas estén disponibles ayudará a salvar la vida de quienes corren mayor riesgo de morir a causa del COVID-19. Según las recomendaciones del ACIP, los residentes de establecimientos de cuidados a largo plazo incluyen a los adultos que residen en establecimientos que brindan una amplia gama de servicios, incluida atención médica y personal, a personas que ya no pueden vivir de forma independiente. La naturaleza comunitaria de los establecimientos de cuidados a largo plazo y de la población involucrada (por lo general, adultos mayores que suelen tener afecciones subyacentes) hace que los residentes de estos establecimientos tengan mayor riesgo de infectarse y enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Para el 6 de noviembre del 2020, se habían reportado aproximadamente 569,000-616 000 casos de COVID-19 y 91 500 muertes entre residentes y miembros del personal de establecimientos de cuidados a largo plazo en los Estados Unidos, lo que representa el 39 % de las muertes a nivel nacional.

ícono de tablero con lista y marca de verificación
Otras consideraciones para residentes de establecimientos de cuidados a largo plazo

Afecciones subyacentes

Se cree que los beneficios de la vacunación superarán sus posibles riesgos

Todas las vacunas contra el COVID-19 se prueban en ensayos clínicos de los que participan decenas de miles de personas para asegurarse de que cumplan los estándares de calidad y que brinden protección a adultos de diferentes razas, etnias y edades, incluidos los adultos de más de 65 años de edad que participaron en los ensayos clínicos. No se registraron problemas de seguridad graves. Los efectos secundarios más comunes fueron dolor en el lugar de la inyección, y signos y síntomas como fiebre y escalofríos. Luego de revisar toda la información disponible, el ACIP y los CDC estuvieron de acuerdo en que los beneficios para la preservación de la vida de las vacunas contra el COVID-19 para los residentes de establecimientos de cuidados a largo plazo superan los riesgos de los posibles efectos secundarios.

La seguridad de las vacunas contra el COVID-19 es la máxima prioridad

Para permitir que ciertos productos médicos importantes no aprobados, incluidas vacunas, estén disponibles rápidamente durante la pandemia del  COVID-19, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) puede utilizar lo que se conoce como autorización de uso de emergencia (EUA, por sus siglas en inglés)ícono de sitio externo. Antes de que una vacuna pueda ser autorizada para su uso de conformidad con una EUA, la FDA debe determinar que los beneficios de la vacuna superan sus posibles riesgos.

Los CDC y la FDA están monitoreando de cerca la seguridad de la vacuna. Los Estados Unidos utilizan los siguientes sistemas sólidos y fuentes de datos existentes para llevar a cabo un constante monitoreo de la seguridad. También se ha incorporado una capa adicional de monitoreo de seguridad que permite a los CDC y a la FDA evaluar la seguridad de las vacunas contra el COVID-19 casi de inmediato. Aprenda más sobre el monitoreo de seguridad de las vacunas contra el COVID-19.

En el caso particular de los establecimientos de cuidados a largo plazo, los CDC trabajarán junto con las farmacias y otros socios para notificar posibles efectos secundarios (denominados reacciones adversas) al Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS)ícono de sitio externo. También se alienta al personal de los establecimientos y a las familias de los residentes a notificar cualquier reacción adversa de inmediato.

Los CDC están trabajando junto a las farmacias y otros socios para proporcionar material de comunicación para ayudar a los establecimientos de cuidados a largo plazo a informar a los residentes y a sus familias acerca de las vacunas, responder sus preguntas acerca de la seguridad de las vacunas y otras inquietudes, y prepararlos para asistir a las clínicas de vacunación. En el caso de algunas vacunas contra el COVID-19, es necesario recibir dos inyecciones para obtener el mejor nivel de protección, y las inyecciones se aplican con varias semanas de diferencia. Cada receptor o cuidador recibirá una tarjeta de registro de vacunación para garantizar que reciba la vacuna correcta al momento de aplicarse la segunda dosis.

Se explicarán los riesgos y beneficios a todas las personas a quienes se les ofrezca una vacuna contra el COVID-19

Explicarle los riesgos y beneficios de cualquier tipo de tratamiento a un paciente de manera tal que pueda comprenderlos constituye un estándar de atención. La ley federal no exige un consentimiento por escrito para la vacunación contra el COVID-19 en los Estados Unidos; sin embargo, los proveedores de la vacuna contra el COVID-19 deben consultar con su asesor legal sobre los requisitos estatales relacionados con el consentimiento. En los establecimientos de cuidados a largo plazo, se debería obtener el consentimiento o aceptación de vacunación de parte de los residentes (o de la persona designada para tomar las decisiones médicas en su nombre) y documentarlo en el registro del residente de conformidad con la práctica estándar.

Las farmacias asociadas que administran la vacuna contra el COVID-19 en establecimientos de cuidados a largo plazo como parte del Programa Federal de Asociación de Farmacias con Establecimientos de Cuidados a Largo Plazo posiblemente requieran del consentimiento verbal, por correo electrónico o por escrito de las personas antes de la vacunación. Esto queda a criterio de la farmacia. Los administradores de los establecimientos de cuidados a largo plazo pueden solicitarles a las farmacias asociadas que obtengan el consentimiento de las familias de los residentes con anticipación cuando han sido designados como apoderados de servicios médicos.

Las farmacias asociadas trabajarán directamente con los establecimientos de cuidados a largo plazo para garantizar que el personal y los residentes que reciban la vacuna también reciban una hoja informativa acerca de la EUA antes de ser vacunados. La hoja informativa acerca de la EUA explica los riesgos y beneficios de la vacuna contra el COVID-19 que están recibiendo y qué expectativas tener al respecto. En el registro médico de cada residente de establecimientos de cuidados a largo plazo se debe dejar asentado que se proporcionó esta información al residente. Si un residente no es capaz de tomar decisiones médicas debido a una enfermedad o disminución de sus capacidades mentales, la hoja informativa acerca de la EUA se proporcionará a la persona designada para tomar las decisiones médicas en su nombre (apoderado médico o poder notarial médico).