Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Actualización importante: establecimientos de atención médica
Los CDC han actualizado algunas de las formas de operar los sistemas de atención médica de manera efectiva en respuesta a la vacunación contra el COVID-19. Conozca más
Para tener la máxima protección contra la variante delta y evitar contagiar a los demás, vacúnese lo antes posible y use una mascarilla en público si se encuentra en espacios cerrados en un área con transmisión sustancial o alta.
ACTUALIZACIÓN
Dada la nueva evidencia sobre la variante B.1.617.2 (Delta), los CDC actualizaron la guía para personas totalmente vacunadas. Los CDC recomiendan el uso universal de mascarillas en espacios cerrados por parte de todos los maestros, miembros del personal, estudiantes y visitantes de escuelas de kínder a 12.º grado, independientemente de su estado de vacunación. Los niños deberían retomar las clases presenciales a tiempo completo en otoño con la implementación de estrategias de prevención estratificadas.

Proceso de elaboración de las recomendaciones de los CDC para la vacunación contra el COVID-19

Proceso de elaboración de las recomendaciones de los CDC para la vacunación contra el COVID-19
Actualizado el 30 de ago. del 2021

Cuando la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) autoriza o aprueba una vacuna contra el COVID-19, el Comité Asesor sobre Prácticas de Vacunación (ACIP) organiza inmediatamente una audiencia pública para analizar todos los datos disponibles acerca de dicha vacuna (inscríbase para recibir actualizaciones por correo electrónico cada vez que haya nueva información de las reuniones del ACIP disponible). El ACIP es un cuerpo independiente de expertos médicos y en salud pública. Antes de hacer recomendaciones, el ACIP tiene previsto revisar toda la información de ensayos clínicos disponible, incluidas descripciones de lo siguiente:

  • Quiénes recibieron la vacuna (edad, raza, etnia, afecciones subyacentes)
  • Cómo respondieron a la vacuna los diferentes grupos
  • Qué efectos secundarios tuvieron las personas

A partir de estos datos, el ACIP votará si recomienda la vacuna. Mientras el suministro de vacunas era limitado, el ACIP también votaba recomendaciones sobre los grupos prioritarios para recibir las vacunas contra el COVID-19.

Recomendaciones de vacunación contra el COVID-19

Obtenga más información acerca de las recomendaciones del ACIP y los CDC para las vacunas contra el COVID-19.

Principios éticos

El ACIP estableció cuatro principios éticos que orientan su proceso de toma de decisiones cuando los suministros de vacunas son limitados:

  • Maximizar los beneficios y minimizar los daños: respeto y cuidado por las personas, con base en la mejor información disponible, para promover la salud pública y minimizar las muertes y los casos graves.
  • Mitigar la inequidad en el acceso a la salud: reducir las disparidades en la salud en la carga de infecciones y muertes por COVID-19 y garantizar que todas las personas tengan la oportunidad de gozar de la mejor salud posible.
  • Promover un trato justo: tratar a los grupos, poblaciones y comunidades afectadas de manera justa. Eliminar las barreras injustas, desiguales y evitables de acceso a las vacunas contra el COVID-19.
  • Fomentar la transparencia: tomar una decisión clara, comprensible y abierta a evaluaciones. Permitir y fomentar la participación del público en la creación y revisión de los procesos de toma de decisiones.

​​Obtenga más información acerca de los principios éticos del ACIP para la asignación de los suministros iniciales de la vacuna contra el COVID-19.​

Otros marcos

Los debates del ACIP también contemplaron los aportes del público y los siguientes grupos profesionales para decidir quiénes deberían ser los primeros en recibir las vacunas contra el COVID-19 en caso de que los suministros fueran limitados:

Recomendaciones para el lanzamiento de la vacunación

Cuando el suministro de vacunas contra el COVID-19 en los EE. UU. era limitado, los CDC ofrecieron recomendaciones a los gobiernos federales, estatales y locales acerca de quiénes debían ser vacunados primero. Las recomendaciones de los CDC se basaron en las recomendaciones del ACIP.

Las recomendaciones se hicieron con estos objetivos en mente:

  • Reducir las muertes y casos graves tanto como sea posible.
  • Preservar el funcionamiento de la sociedad.
  • Reducir la carga adicional que el COVID-19 suponía para personas que ya sufrían disparidades.

Aunque los CDC publicaron recomendaciones sobre quiénes debían recibir la vacuna contra el COVID-19 antes, cada estado creó su propio plan de priorización de vacunas y decidió cómo podían acceder a dichas vacunas.

El 12 de mayo del 2021 se amplió la elegibilidad para la vacuna a todas las personas de 12 años de edad o más en los Estados Unidos.