Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Proceso de elaboración de las recomendaciones de los CDC para la vacunación contra el COVID-19

Proceso de elaboración de las recomendaciones de los CDC para la vacunación contra el COVID-19

Los CDC están elaborando recomendaciones de vacunación contra la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) para los Estados Unidos, con base en los aportes del Comité Asesor sobre Prácticas de Vacunación (ACIP, por sus siglas en inglés). El ACIP es un comité asesor de alcance federal conformado por expertos médicos y en salud pública, que elabora recomendaciones sobre el uso de vacunas en el público estadounidense. El ACIP mantiene reuniones regulares abiertas al público, que además pueden hacer sus comentarios.

ícono de boleta de votación        Recursos del ACIP: agendas y minutos de reuniones, reuniones en vivo y diapositivas de presentaciones

Desde el inicio de la pandemia, el ACIP ha mantenido reuniones especiales para revisar los datos sobre el COVID-19 y las vacunas para prevenirlo que están en desarrollo. Antes de hacer recomendaciones, el ACIP tiene previsto revisar toda la información de ensayos clínicos disponible, incluidas descripciones de lo siguiente:

  • Quiénes están recibiendo cada vacuna experimental (edad, raza, grupo étnico, afecciones subyacentes)
  • Cómo responden a la vacuna los diferentes grupos
  • Efectos secundarios observados

Si la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) autoriza o aprueba una vacuna contra el COVID-19, el ACIP mantendrá una reunión de inmediato para revisar todos los datos disponibles acerca de dicha vacuna. A partir de estos datos, el ACIP votará si recomienda o no la vacuna y, de hacerlo, quiénes deberían recibirla. Las recomendaciones del ACIP incluirán guías sobre quiénes deberán recibir las vacunas contra el COVID-19 si los suministros son limitados. Las recomendaciones deberán ser aprobadas por el director de los CDC antes de convertirse en política oficial de los CDC.

Objetivos de la vacunación si los suministros son limitados

El ACIP fijó los siguientes objetivos para decidir a quiénes se recomendará la vacunación contra el COVID-19 si los suministros son limitados:

  • Reducir las muertes y casos graves tanto como sea posible
  • Preservar el funcionamiento de la sociedad
  • Reducir la carga extra que la enfermedad supone para personas que ya sufren desigualdades
  • Aumentar las probabilidades de que todos tengan salud y bienestar

Principios éticos

El ACIP establecerá principios éticos que orienten su proceso de toma de decisiones a la hora de recomendar quiénes deben recibir las vacunas contra el COVID-19 si los suministros fueran limitados. Las primeras conversaciones giraron en torno a los siguientes cinco principios:

  • Maximizar los beneficios y minimizar los daños: respeto y cuidado por las personas, con base en la mejor información disponible para promover la salud pública y minimizar las muertes y los casos graves.
  • Equidad: reducir las desigualdades de acceso a la salud y garantizar que todos tengan una oportunidad justa y equitativa de tener la mejor salud posible.
  • Justicia: tratar a los grupos, poblaciones y comunidades afectadas de manera justa. Eliminar las barreras injustas y de inequidad evitables para el acceso a la salud y el bienestar.
  • Igualdad de oportunidades: dar a todas las personas en grupos de prioridad la misma posibilidad de acceder a la vacuna contra el COVID-19.
  • Transparencia: tomar una decisión clara, comprensible y abierta a evaluaciones. Permitir y fomentar la participación del público en la creación y revisión de los procesos de toma de decisiones.

Grupos considerados para las primeras etapas de vacunación si los suministros son limitados

El ACIP está considerando cuatro grupos para recomendar que se prioricen en la vacuna contra el COVID-19 si los suministros son limitados:

  • Personal de atención médica
  • Trabajadores esenciales y de industrias críticas
  • Personas con riesgo alto de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 por sus afecciones subyacentes
  • Personas mayores de 65 años

El personal de atención médica sigue estando en la primera línea de defensa en el combate contra esta pandemia mortal. Al prestar servicios de atención médica crítica a las personas infectadas por el virus que causa el COVID-19, muchos empleados de la salud tienen riesgo alto de estar expuestos y contraer el COVID-19. Además existe el riesgo de que los empleados de la salud que contraen COVID-19 propaguen el virus a los pacientes que hacen consultas por afecciones que aumentan su riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. El acceso temprano a la vacuna es crucial para garantizar la salud y seguridad de este grupo de trabajadores esenciales conformado por aproximadamente 20 millones de personas, para protegerlos no solo a ellos, sino también a sus pacientes y la salud en general de nuestro país. Aquí puede conocer quiénes están contemplados en el grupo "personal de atención médica.”

Los trabajadores esenciales y de industrias críticas se consideran parte de la infraestructura crítica de los Estados Unidos, tal como lo define la Agencia de Seguridad de Infraestructuras y Seguridad Informáticaícono de sitio externo. Según los datos actuales, muchos de estos trabajadores corren mayor riesgo de contraer COVID-19. El acceso temprano a la vacuna es crucial no solo para protegerlos, sino también para mantener los servicios esenciales que prestan a las comunidades estadounidenses.

Las personas con ciertas afecciones subyacentes corren mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19, más allá de su edad. Enfermarse gravemente significa que una persona con COVID-19 puede necesitar hospitalización, cuidados críticos o asistencia respiratoria mecánica, o que incluso podría morir. El acceso temprano a la vacuna es crucial para garantizar la salud y seguridad de esta población, que se ve enormemente afectada por el COVID-19.

Entre los adultos, el riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 aumenta con la edad, y los adultos mayores son los que corren mayor riesgo. El acceso temprano a la vacuna es crucial para ayudar a proteger a esta población que se ve enormemente afectada por el COVID-19.

Otros marcos

Las conversaciones del ACIP para priorizar quiénes deben recibir la vacuna contra el COVID-19 si los suministros son limitados se basan en información aportada por el público y los siguientes grupos profesionales:

Última actualización: 13 de oct. del 2020