Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Actualización importante: establecimientos de atención médica
Los CDC han actualizado algunas de las formas de operar los sistemas de atención médica de manera efectiva en respuesta a la vacunación contra el COVID-19. Conozca más
ACTUALIZACIÓN
Dada la nueva evidencia sobre la variante B.1.617.2 (Delta), los CDC actualizaron la guía para personas totalmente vacunadas. Los CDC recomiendan el uso universal de mascarillas en espacios cerrados por parte de todos los maestros, miembros del personal, estudiantes y visitantes de escuelas de kínder a 12.º grado, independientemente de su estado de vacunación. Los niños deberían retomar las clases presenciales a tiempo completo en otoño con la implementación de estrategias de prevención estratificadas.
ACTUALIZACIÓN
La Casa Blanca anunció que todos los viajeros internacionales que ingresan a los Estados Unidos deberán estar vacunados y este requisito comenzará a regir a partir del 8 de noviembre de 2021. Para poder ingresar a los Estados Unidos, se aceptarán las vacunas aprobadas o autorizadas por la FDA y las vacunas incluidas en la lista de uso de emergencia de la OMS. Hay más información disponible aquí.
ACTUALIZACIÓN
Los requisitos de viaje para ingresar a los Estados Unidos se modificarán a partir del 8 de noviembre del 2021. Hay más información disponible aquí.

Recomendaciones interinas de salud pública para las personas completamente vacunadas

Recomendaciones interinas de salud pública para las personas completamente vacunadas
Actualizado el 19 de nov. del 2021

Resumen de los cambios recientes

  • Con base en la evidencia cada vez más amplia, los CDC recomiendan que las personas con el esquema de vacunación completo se hagan una prueba de detección 5 a 7 días después de tener contacto cercano con una persona con COVID-19 confirmado o presunto.
  • Se agregó un anexo que describe qué significa cuando una persona está totalmente vacunada y cómo interpretar los registros de vacunación.

Principios orientadores

Las siguientes recomendaciones alcanzan a entornos que no son de atención médica. Para obtener información relacionada para los entornos de atención médica, visite Recomendaciones actualizadas sobre el control y la prevención de infecciones en entornos de atención médica en respuesta a la vacunación contra el COVID-19.

Las personas completamente vacunadas pueden:

  • Participar en muchas de las actividades que hacían antes de la pandemia.
  • Reanudar los viajes nacionales sin hacerse pruebas de detección antes o después de viajar, y sin necesidad de cumplir la cuarentena después del viaje.
  • Abstenerse de realizarse una prueba de detección antes de salir de los Estados Unidos para iniciar un viaje internacional (a menos que el lugar de destino así lo requiera) y abstenerse de ponerse en autocuarentena al retornar a los Estados Unidos.
  • Abstenerse de las pruebas de evaluación de rutina, si es posible.

Sepa si es elegible para recibir la dosis de refuerzo o, si tiene una inmunodepresión moderada a grave, una dosis adicional del esquema principal de vacunación una vez que esté totalmente vacunado.

Las vacunas contra el COVID-19 son seguras y efectivas para prevenir infecciones, hospitalizaciones y muertes. La mayoría de las personas que se enferman de COVID-19 no están vacunadas. Sin embargo, dado que las vacunas no son 100 % efectivas para prevenir la infección, algunas de las personas que están totalmente vacunadas se infectarán por COVID-19 de todos modos. A las infecciones que se dan en personas totalmente vacunadas se las denomina "infecciones en vacunados". Las personas que se infectan una vez vacunadas pueden contagiar, pero hay menos probabilidad de que deban ser hospitalizadas o mueran a causa de la infección que para las personas no vacunadas.

Para reducir el riesgo de infectarse por el SARS-CoV-2 (el virus que causa el COVID-19), incluida la variante delta y posiblemente contagiar a otras personas, los CDC recomiendan las siguientes medidas entre las personas totalmente vacunadas:

  • Usar una mascarilla en lugares públicos cerrados si están en un área con transmisión sustancial o alta.
    • Las personas con la vacuna completa pueden optar por usar mascarilla más allá del nivel de transmisión en la comunidad, especialmente si tienen compromiso inmunitario o si un miembro de su hogar tiene compromiso inmunitario o mayor riesgo de enfermarse gravemente, o si alguien en su hogar no está vacunado.
  • Hacerse una prueba de detección si tienen síntomas del COVID-19 .
  • Hacerse una prueba de detección 5 a 7 días después del contacto cercano con una persona con COVID-19 confirmado o presunto.
  • Usar una mascarilla en espacios públicos cerrados por 14 días después de la exposición o hasta tener un resultado negativo en la prueba de detección.
  • Se aíslen si han recibido un resultado positivo en la prueba de detección del COVID-19 en los 10 días previos o presentan síntomas de COVID-19.
  • Cumplan las leyes, reglas y regulaciones federales, estatales, locales, tribales o territoriales vigentes.
ícono de virus
Acerca de las variantes
Los virus cambian constantemente, incluido el virus que causa el COVID-19. Estos cambios se producen con el paso del tiempo y pueden dar lugar a la aparición de variantes que podrían tener nuevas características. Las vacunas siguen reduciendo el riesgo de las personas de infectarse por el virus que causa el COVID-19. Las vacunas son altamente efectivas contra las enfermedades graves.

Las personas inmunodeprimidas deben ser informadas acerca de que existe la posibilidad de que su respuesta inmunitaria a las vacunas contra el COVID-19 sea más baja y deban seguir tomando las medidas preventivas actuales (lo que incluye usar mascarilla, mantener una distancia de 6 pies de las personas con las que no conviven, y evitar multitudes y espacios cerrados con poca ventilación) independientemente de su estado de vacunación para protegerse del COVID-19 hasta que su proveedor de atención médica les indique lo contrario.

Visión general

Las vacunas contra el COVID-19 aprobadas o autorizadas en la actualidad protegen a las personas de infectarse y enfermarse gravemente, y reducen de manera significativa la probabilidad de hospitalización y muerte. [i] Las personas totalmente vacunadas tienen menos probabilidades de infectarse y, si se infectan, de presentar síntomas del COVID-19, en relación con las personas no vacunadas. Incluso cuando las personas totalmente vacunadas presentan síntomas, estos tienden a ser más leves que en las personas no vacunadas. Esto significa que tienen muchas menos probabilidades de morir o ser hospitalizadas que quienes no están vacunados. Sin embargo, las personas vacunadas que se infectan pueden contagiar y propagar el virus a otras personas.

En general, las personas se consideran totalmente vacunadas (Anexo) contra el COVID-19

  • 2 semanas después de su segunda dosis si es un esquema de 2 dosis, como las vacunas de Pfizer-BioNTech o Moderna, o
  • 2 semanas después de recibir una vacuna de dosis única, como la vacuna Janssen de Johnson & Johnson

En la actualidad, no hay un límite de tiempo posterior a la vacunación en el que dejan de considerarse totalmente vacunadas. Se considera que las personas no están totalmente vacunadas si no completaron el esquema de vacunación, si no se pueden vacunar o si no son elegibles para las vacunas, incluidos los niños menores de 5 años.

Los datos sugieren que la respuesta inmunitaria a la vacunación contra el COVID-19 podría reducirse en algunas personas inmunodeprimidas, incluidas, entre otras, las que reciben sesiones de quimioterapia para el tratamiento contra el cáncer, las que tienen cánceres hematológicos como la leucemia linfocítica crónica, las que reciben células madre o trasplantes de órganos, las que se someten a hemodiálisis y las que utilizan ciertos medicamentos que podrían atenuar la respuesta inmunitaria a la vacunación (p. ej., micofenolato, rituximab, azatioprina, anticuerpos monoclonales anti CD20, inhibidores de la tirosina quinasa de Bruton).

Se debe informar a las personas inmunodeprimidas acerca de la posibilidad de que la respuesta inmunitaria a las vacunas contra el COVID-19 sea más baja y la necesitad de seguir adoptando las medidas de prevención actuales (como usar una mascarilla, mantener una distancia de 6 pies de las personas con las que no convive, y evitar multitudes y espacios cerrados con poca ventilación) para protegerse del COVID-19 hasta que su proveedor de atención médica les indique lo contrario. Los CDC también recomiendan que las personas con inmunodepresión moderada a grave reciban una dosis adicional de la vacuna de ARNm contra el COVID-19 después de haber recibido un esquema inicial de 2 dosis. Debería alentarse a los contactos cercanos de las personas inmunodeprimidas a que también se vacunen contra el COVID-19 para ayudar a proteger a estas personas.

Esta guía ofrece recomendaciones para personas totalmente vacunadas, e incluye:

  • Cómo las personas totalmente vacunadas pueden reanudar muchas actividades de manera segura a la vez que protegen a los demás.
  • Qué deberían tener en cuenta las personas totalmente vacunadas al realizar viajes nacionales e internacionales.
  • Qué deben hacer las personas totalmente vacunadas en relación con el aislamiento, la cuarentena y las pruebas de detección.

Los CDC continuarán evaluando y actualizando las recomendaciones de salud pública para las personas totalmente vacunadas a medida que dispongamos de más información, incluidos datos sobre la variante delta y otras variantes nuevas. Hay más información sobre la evidencia y las consideraciones relacionadas con estas recomendaciones disponible en el Informe científico.

Recomendaciones para entornos cerrados

Las personas totalmente vacunadas tienen menor riesgo de infectarse por SARS-CoV-2, enfermarse gravemente y morir. Sin embargo, dado que las vacunas no son 100 % efectivas para prevenir la infección, algunas de las personas que están totalmente vacunadas igual pueden contraer el COVID-19. Las personas totalmente vacunadas que se infectan pueden contagiar a otras personas. Por consiguiente, las personas totalmente vacunadas pueden reducir más su riesgo de infectarse por el SARS-CoV-2 y transmitirlo a otras personas si usan una mascarilla en lugares públicos cerrados en áreas con transmisión sustancial o alta en la comunidad. Usar una mascarilla en público es particularmente importante para las personas que tienen su sistema inmunitario deprimido, debido a su riesgo de infección. Las personas con la vacuna completa pueden optar por usar mascarilla más allá del nivel de transmisión en la comunidad, especialmente si están inmunodeprimidos o si un miembro de su hogar está inmunodeprimido o corre mayor riesgo de enfermarse gravemente, o si hay alguien en el hogar que no está totalmente vacunado. Las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente incluyen a los adultos mayores y a quienes tienen ciertas afecciones, como diabetes, sobrepeso u obesidad y afecciones cardiacas. Las personas totalmente vacunadas también deben seguir usando mascarilla cuando así lo requieran las leyes, reglas y regulaciones federales, estatales, locales, tribales o territoriales, incluida la guía local para empresas y lugares de trabajo, y en centros correccionales y refugios para personas sin hogar. La recomendación de medidas preventivas sigue vigente para personas no vacunadas en espacios públicos cerrados.

Los CDC recomiendan el uso universal de mascarillas en lugares cerrados para todos los maestros, personal, estudiantes y visitantes de escuelas, más allá de que estén vacunados o no. Los niños deberían retomar las clases presenciales a tiempo completo este otoño con la implementación de las estrategias de prevención correspondientes.

Recomendaciones para entornos al aire libre

Los datos actuales sugieren que el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2 en lugares al aire libre es bajo. En general, las personas totalmente vacunadas no necesitan usar mascarilla al aire libre. Las personas totalmente vacunadas pueden optar por usar una mascarilla en lugares al aire libre muy concurridos si ellas o alguien de su hogar están inmunodeprimidas o tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente, o si no están totalmente vacunadas.

Viajes

Los viajeros totalmente vacunados tienen menor probabilidad de contraer y propagar el SARS-CoV-2 y ahora pueden viajar con un bajo nivel de riesgo para ellos mismos dentro de los Estados Unidos. Los viajeros internacionales deben prestar especial atención a la situación en sus lugares de destino internacionales antes de viajar debido a la propagación de nuevas variantes y porque la carga de COVID-19 varía a nivel global.

El uso de una mascarilla que cubra su boca y su nariz es obligatorio en aviones, autobuses, trenes y otros medios de transporte público que viajan hacia, dentro de o fuera de los Estados Unidos y en centros de transporte cerrados como aeropuertos y estaciones de los Estados Unidos. No es obligatorio que los viajeros usen mascarilla en zonas abiertas del medio de transporte (como áreas de cubierta al aire libre en un ferry o el segundo piso de un autobús sin techo).

Viajes nacionales (dentro de los Estados Unidos o a territorios estadounidenses)

  • Los viajeros totalmente vacunados no tiene que realizarse una prueba viral de detección del SARS-CoV-2 antes o después de un viaje nacional, a menos que las autoridades de salud locales, estatales o territoriales requieran someterse a una prueba de detección.
  • Los viajeros totalmente vacunados no tienen que ponerse en autocuarentena luego de un viaje nacional.
  • Para obtener más información, consulte Viajes dentro del país durante la pandemia del COVID-19.

Viajes internacionales

  • Los viajeros totalmente vacunados no tienen que realizarse una prueba de detección antes de salir de los Estados Unidos a menos que su lugar de destino así lo requiera.
  • Los viajeros totalmente vacunados que lleguen en avión a los Estados Unidos desde el exterior, incluidos los ciudadanos estadounidenses, aún deben presentar un resultado negativo en la prueba viral de detección del SARS-CoV-2 o la documentación de recuperación del COVID-19 correspondiente antes de abordar un vuelo hacia los Estados Unidos.
  • Aún se recomienda que los viajeros internacionales que llegan a los Estados Unidos se realicen una prueba viral de detección del SARS-CoV-2 3-5 días después del viaje independientemente de su estado de vacunación.
  • Los viajeros totalmente vacunados no tiene que ponerse en autocuarentena en los Estados Unidos luego de realizar un viaje internacional.
  • Las personas que no viven en los Estados Unidos y tienen planeado viajar a los Estados Unidos deberían consultar Viajes internacionales para obtener más información.

Recomendaciones de aislamiento, cuarentena y pruebas de detección

Las siguientes recomendaciones alcanzan a entornos que no son de atención médica. Puede encontrar una guía para residentes y personal de establecimientos de atención médica en el documento actualizado para el sector de atención médica Recomendaciones de prevención y control de infecciones en respuesta a la vacunación contra el COVID-19.

Personas totalmente vacunadas con síntomas de COVID-19

Aunque el riesgo de que una persona totalmente vacunada se enferme gravemente y muera a causa del COVID-19 es bajo, cualquier persona totalmente vacunada que presente síntomas que concuerden con los de COVID-19 se debe aislar de otras personas, someterse a una evaluación clínica de detección del COVID-19 y, si se lo indican, hacerse una prueba de detección del SARS-CoV-2. La persona totalmente vacunada sintomática debe informar a su proveedor de atención médica que se vacunó al momento de asistir a su cita.

Personas totalmente vacunadas sin síntomas compatibles con el COVID-19 después de una exposición a una persona con COVID-19 confirmado o presunto

Las personas totalmente vacunadas que tuvieron contacto cercano con una persona con COVID-19 se deben hacer una prueba de detección 5 a 7 días después de la fecha de la exposición y usar una mascarilla en lugares públicos cerrados por 14 días o hasta recibir un resultado negativo para la prueba de detección. [ii] Deben aislarse si reciben un resultado positivo en la prueba de detección. Las personas totalmente vacunadas que conviven con alguien inmunodeprimido, con mayor riesgo de enfermarse gravemente o no vacunado (incluidos niños de <5 años de edad) también podrían considerar usar mascarilla en casa por 14 días después de una exposición conocida o hasta recibir un resultado negativo en la prueba de detección. La mayoría de las personas totalmente vacunadas sin síntomas que concuerden con los del COVID-19 no necesitan hacer cuarentena ni se debe restringir su presencia en el lugar de trabajo después de una exposición a una persona con COVID-19 confirmado o presunto si siguen las recomendaciones de realización de pruebas de detección y uso de mascarillas mencionadas más arriba. [iii]

Las personas totalmente vacunadas deben monitorear la aparición de síntomas de COVID-19 por 14 días a partir de la exposición.

Personas totalmente vacunadas sin síntomas compatibles con el COVID-19 y sin exposición conocida a una persona con COVID-19 confirmado o presunto

Se recomienda que las personas totalmente vacunadas que no tienen síntomas que concuerden con los del COVID-19 y sin exposición conocida no se sometan a pruebas de evaluación de rutina, si esto es posible.

ícono de mano con cruz médica

Para atención médica y salud pública

Recursos clínicos y profesionales para el COVID-19

Anexo

Por lo general, se considera que las personas tienen la vacuna completa:

  • 2 semanas después de su segunda dosis si es un esquema de 2 dosis, como las vacunas de Pfizer-BioNTech o Moderna, o
  • 2 semanas después de recibir una vacuna de dosis única, como la vacuna Janssen de Johnson & Johnson

Esta guía es válida para las vacunas contra el COVID-19 que:

  • Están aprobadas o autorizadas para uso de emergencia por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (las vacunas contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson [J&J]/Janssen)
  • Están autorizadas para uso de emergencia por la Organización Mundial de la Salud (como Novavax y AstraZeneca/Oxford)

Además, esta guía se puede utilizar en el caso de participantes de ensayos clínicos de:

  • Centros de los Estados Unidos que recibieron todas las dosis recomendadas de una vacuna contra el COVID-19 que no tiene aprobación ni autorización para uso de emergencia de la FDA pero sí tiene autorización de uso de emergencia de la OMS, o que hayan completado el esquema de una vacuna experimental contra el COVID-19 activa (no placebo) cuya eficacia haya sido confirmada de manera independiente (por ejemplo, a través de una junta de monitoreo de datos y seguridad).
  • Ensayos de las vacunas contra el COVID-19 AstraZeneca y Novavax en los Estados Unidos. Las personas en los Estados Unidos que participan de ensayos clínicos para vacunas contra el COVID-19 se pueden considerar totalmente vacunadas 2 semanas después de haber completado el esquema de vacunación, si está confirmado que recibieron la vacuna "activa" y no el placebo.

Más información disponible en Consideraciones clínicas interinas para el uso de las vacunas contra el COVID-19 | CDC.

Interpretación de los registros de vacunación: los CDC no recomiendan la combinación de vacunas (esquemas principales heterólogos). Sin embargo, el uso de estas estrategias (que incluye combinar productos de ARNm, adenovirus y de ARNm + adenovirus) es cada vez más frecuente en muchos países fuera de los Estados Unidos. Por consiguiente, a los fines de la interpretación de los registros de vacunación, las personas se consideran totalmente vacunadas ≥2 semanas después de haber recibido la última dosis, si recibieron cualquier dosis de una vacuna aprobada/autorizada por la FDA o un esquema de una dosis aprobado para uso de emergencia por la OMS (como la Janssen), o cualquier combinación de dos dosis de una vacuna aprobada/autorizada por la FDA o aprobada para uso de emergencia por la OMS de una vacuna contra el COVID-19 con esquema de dos dosis.  El intervalo recomendado entre la primera y la segunda dosis de las vacunas aprobadas/autorizadas por la FDA y con autorización de uso de emergencia de la OMS varía según el tipo de vacuna. Sin embargo, a los fines de la interpretación de los registros de vacunación, la segunda dosis de un esquema heterólogo de dos dosis se debe recibir no antes de los 17 días (21 días con un período de gracia de 4 días) después de la primera dosis.

La guía de interpretación de los registros de vacunación de los párrafos anteriores no impacta las recomendaciones de los CDC con respecto al esquema principal de vacunación y no debería utilizarse como guía de práctica clínica. [iv]

Actualizaciones anteriores

Hasta el 27 de julio del 2021

  • Se agregó la recomendación de que las personas totalmente vacunadas usen mascarilla en entornos públicos cerrados en áreas de transmisión sustancial o alta.

Hasta el 16 de julio del 2021

  • Consideraciones de vacunación actualizadas para personas inmunodeprimidas

Hasta el 12 de julio del 2021

  • Infografía actualizada sobre optar por actividades más seguras con nuevas consideraciones, por ejemplo, actividades para reuniones al aire libre con personas totalmente vacunadas y personas que no están vacunadas.

[i] Informe científico: vacunas y vacunación contra el COVID-19 (cdc.gov)

[ii] Kissler SM, Fauver JR, Mack C, et.al. Viral dynamics of SARS-CoV-2 variants in vaccinated and unvaccinated individuals. MedRxiv 2021.02.16.21251535; doi: https://doi.org/10.11/2021.02.16.21251535ícono de sitio externo

[iii] Se pueden considerar excepciones en los casos de restricciones laborales para proveedores de atención médica totalmente vacunados después de exposiciones de alto riesgo. Puede encontrar información en las Recomendaciones actualizadas sobre el control y la prevención de infecciones en entornos de atención médica en respuesta a la vacunación contra el COVID-19.

[iv] La administración de vacunas sin seguir las aprobaciones o autorizaciones reglamentadas por las autoridades correspondientes puede implicar la pérdida de protección contra responsabilidad, infracciones al acuerdo de proveedores del Programa de vacunación contra el COVID-19 de los CDC y falta de acceso a programas de compensación de conformidad con la legislación de los Estados Unidos.