Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Actualización importante: establecimientos de atención médica
Los CDC han actualizado algunas de las formas de operar los sistemas de atención médica de manera efectiva en respuesta a la vacunación contra el COVID-19. Conozca más
ACTUALIZACIÓN
Dada la nueva evidencia sobre la variante B.1.617.2 (Delta), los CDC actualizaron la guía para personas completamente vacunadas. Los CDC recomiendan el uso universal de mascarillas en espacios cerrados por parte de todos los maestros, miembros del personal, estudiantes y visitantes de escuelas de kínder a 12.º grado, independientemente de su estado de vacunación. Los niños deberían retomar las clases presenciales a tiempo completo en otoño con la implementación de estrategias de prevención estratificadas.
ACTUALIZACIÓN
La Casa Blanca anunció que todos los viajeros internacionales que ingresan a los Estados Unidos deberán estar vacunados y este requisito comenzará a regir a partir del 8 de noviembre de 2021. Para poder ingresar a los Estados Unidos, se aceptarán las vacunas aprobadas o autorizadas por la FDA y las vacunas incluidas en la lista de uso de emergencia de la OMS. Hay más información disponible aquí.
ACTUALIZACIÓN
Los requisitos de viaje para ingresar a los Estados Unidos se modificarán a partir del 8 de noviembre del 2021. Hay más información disponible aquí.

Preguntas frecuentes sobre la vacunación contra el COVID-19 en niños y adolescentes

Preguntas frecuentes sobre la vacunación contra el COVID-19 en niños y adolescentes
Actualizado el 25 de mayo del 2022
ícono de niño

A continuación encontrará las respuestas a las preguntas más frecuentes acerca de la vacunación contra el COVID-19 en niños de 5 a 11 años.

¿Tiene más preguntas? Visite Preguntas frecuentes acerca de la vacunación.

Beneficios de vacunar a su hijo

Los beneficios de la vacunación contra el COVID-19 superan los riesgos conocidos y potenciales.

Los niños que contraen COVID-19 pueden enfermarse gravemente o requerir tratamiento en un hospital y, en situaciones poco frecuentes, hasta pueden morir. Después de una infección por el COVID-19, los niños y adolescentes también pueden experimentar una amplia variedad de problemas de salud nuevos, recurrentes o en curso. Vacunar a los niños elegibles puede ayudar a evitar que se enfermen gravemente incluso si se infectan, además de ayudar a prevenir complicaciones graves a corto y largo plazo como consecuencia del COVID-19.

Vacunar a los niños también puede mantenerlos en la escuela y los centros de cuidado infantil, además de permitirles participar de forma segura en prácticas deportivas, juegos y otras actividades grupales.

Página relacionada:

Los niños y adolescentes de cualquier edad pueden enfermarse gravemente a causa del COVID-19 y en algunos casos pueden necesitar recibir un tratamiento en un hospital. En situaciones poco frecuentes, las complicaciones por el COVID-19 pueden ocasionar la muerte. No hay manera de saber con antelación cómo les afectará el COVID-19 a los niños. Aunque los niños con afecciones subyacentes y otras condiciones tienen mayores probabilidades de enfermarse gravemente a causa del COVID-19, los niños sanos sin afecciones subyacentes también pueden enfermarse gravemente.

Después de una infección por el COVID-19, los niños y adolescentes también pueden experimentar una amplia variedad de problemas de salud nuevos, recurrentes o en curso. Estas afecciones posteriores al COVID-19 pueden ser físicas o mentales, durar varias semanas y afectar la calidad de vida.

Páginas relacionadas:

La evidencia emergente indica que las personas pueden obtener mayor protección al vacunarse después de haber contraído COVID-19. Así que si un niño tuvo COVID-19, debería vacunarse de todos modos.

Página relacionada:

Seguridad de la vacunación contra el COVID-19 en niños

Sí.

Antes de recomendar la vacunación contra el COVID-19 en niños, los científicos realizaron ensayos clínicos con miles de niños para asegurarse de que la vacunación sea segura y efectiva.

​​​​​​​Decenas de millones de niños y adolescentes de 5 a 17 años han recibido la primera dosis de la vacuna contra el COVID-19, y el monitoreo de seguridad en curso muestra que la vacunación contra el COVID-19 sigue siendo segura para niños y adolescentes.

Los efectos secundarios notificados tienden a ser leves, temporales y como los experimentados luego de la vacunación de rutina. Las reacciones graves después de la vacunación contra el COVID-19 en niños son poco frecuentes. Cuando son notificadas, las reacciones graves suelen ocurrir con mayor frecuencia el día posterior a la vacunación.

Páginas relacionadas:

Los ingredientes de las vacunas contra el COVID-19 actualmente disponibles para adultos, adolescentes y niños varían según el fabricante.

Ninguna de las vacunas contienen huevos, látex ni conservantes. Las vacunas contra el COVID-19 no contienen metales como hierro, níquel, cobalto, litio ni aleaciones de tierras raras. Tampoco contienen productos manufacturados como artículos de microelectrónica, electrodos. nanotubos de carbono ni semiconductores de nanocableado.

Ninguna de las vacunas contra el COVID-19 autorizadas o aprobadas en los Estados Unidos contiene ningún virus vivo.

No. Las vacunas de ARNm, como la vacuna de Pfizer-BioNTech, no usan el virus vivo que causa el COVID-19 y no interactúan con el ADN de ningún modo. Las vacunas de ARNm le enseñan al organismo cómo combatir el virus que causa el COVID-19. Luego, al cabo de unos días después de la vacunación, el cuerpo se deshace del ARNm.

Página relacionada:

No. No existe evidencia de que alguna vacuna, incluida la vacuna contra el COVID-19, cause problemas de fertilidad en mujeres u hombres. No hay evidencia de que los ingredientes de la vacuna, incluida la de ARNm, o los anticuerpos generados por la vacunación contra el COVID-19 causen problemas para quedar embarazada ahora o en el futuro. Del mismo modo, tampoco hay evidencia que demuestre que la vacuna contra el COVID-19 afecte la pubertad.

Página relacionada:

Se han notificado casos esporádicos de miocarditis (inflamación del músculo cardiaco) y pericarditis (inflamación de la capa exterior que recubre el corazón) en niños y adolescentes después de haber recibido la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech. Estudios recientes han demostrado que el riesgo poco frecuente de miocarditis y pericarditis asociado a la vacuna de ARNm contra el COVID-19 —principalmente en varones de 12 a 39 años— puede reducirse en gran medida al prolongar un poco más el intervalo entre la primera y la segunda dosis.

Páginas relacionadas:

Las vacunas contra el COVID-19 se han sometido y continúan siendo sometidas al monitoreo de seguridad más riguroso en la historia de los EE. UU. Los CDC siguen monitoreando todas las vacunas contra el COVID-19 luego de que son autorizadas o aprobadas para su uso con sistemas de monitoreo de seguridad nuevos y ya establecidos. Los padres y cuidadores pueden registrarse e inscribir a su hijo en v-safe, una herramienta que ofrece verificaciones de salud personalizadas y confidenciales después de vacunarse contra el COVID-19. Además, los pacientes, cuidadores y proveedores de vacunas pueden notificar eventos de salud graves que ocurran luego de la vacunación al Sistema para Reportar Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS). Los CDC y la FDA revisan los datos del VAERS para identificar posibles problemas de seguridad.

Los CDC y la FDA continúan monitoreando las vacunas, informando a las personas sobre los nuevos hallazgos y utilizando datos para hacer recomendaciones sobre la vacunación contra el COVID-19.  

Página relacionada:

Los niños y adolescentes pueden recibir la vacuna contra el COVID-19 y otras vacunas, incluida la vacuna contra la influenza, en la misma visita. Si se administran varias vacunas en una misma visita, se colocará cada inyección en un lugar diferente, según las recomendaciones por edad.

Vacunación en niños

Todas las personas de 5 años de edad o más deben darse un refuerzo de la vacuna contra el COVID-19 cuando sean elegibles.

Los niños de 12 años de edad o más que tienen el sistema inmunitario debilitado también deben recibir una 2.º dosis de refuerzo cuando sean elegibles.

Use la herramienta de información de dosis de refuerzo de las vacunas contra el COVID-19 de los CDC para saber si su hijo pequeño o adolescente pueden recibir refuerzos y cuándo, para mantener sus vacunas contra el COVID-19 al día.

Página relacionada:

La dosis de la vacuna contra el COVID-19 se basa en la edad el día de la vacunación, no en el tamaño o el peso. Los niños reciben una dosis más pequeña acorde a su edad.

Páginas relacionadas:

Los padres y cuidadores pueden visitar vacunas.gov para encontrar consultorios médicos, farmacias locales, clínicas de atención médica y departamentos de salud locales donde haya vacunas contra el COVID-19 disponibles para los niños elegibles.  Este recurso gratuito ofrece información precisa y actualizada sobre los servicios de vacunación en su área. También puede enviar su código postal por mensaje de texto al 438829, o llamar al 1-800-232-0233 para encontrar ubicaciones cercanas en los EE. UU.

Página relacionada:

Haga que sus hijos pequeños y adolescentes se vacunen contra el COVID-19

No existe ningún requisito legal federal que establezca que un padre, tutor o cuidador deba prestar su consentimiento ante la administración de la vacuna contra el COVID-19 o cualquier otra vacuna.  No obstante, esto no significa que no se requiera consentimiento para ciertos grupos de edad.  Desde hace mucho tiempo han existido leyes y políticas estatales o locales, además de políticas de los proveedores de vacunas, acerca del consentimiento de los menores frente a la vacunación y también se aplicarán a la vacunación contra el COVID-19 en niños.

Para obtener información acerca del consentimiento de los cuidadores para la administración de la vacuna contra el COVID-19 en jóvenes sin hogar, visite Vacunación contra el COVID-19 para personas sin hogar: preguntas frecuentes.

Sí, las vacunas contra el COVID-19 están disponibles para todas las personas de 5 años de edad o más sin costo. Las vacunas contra el COVID-19 se seguirán administrando a todas las personas elegibles que viven en los Estados Unidos, independientemente de su seguro o estado de inmigración.  Aunque los centros de vacunación podrían solicitarle su tarjeta de seguro de salud, no es un requisito para que su hijo reciba la vacuna.

Página relacionada:

Sí, todas las personas que reciban la vacuna, incluidos los niños de 5 a 11 años, recibirán una tarjeta de vacunación contra el COVID-19 de los CDC luego de la vacunación inicial. Los padres deben tomar una foto de la tarjeta y luego guardarla en un lugar seguro.

Vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech para niños

La vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech para niños de 5 a 11 años tiene los mismos ingredientes activos que la vacuna administrada a personas de 12 años de edad o más. No obstante, contiene una dosis más baja (10 microgramos) que la vacuna utilizada en niños más grandes y adultos (30 microgramos). El fabricante analizó con rigurosidad la reducción de la dosis y descubrió que era suficiente para generar la respuesta inmunitaria necesaria para este grupo de edad. Su hijo debe recibir la vacuna fabricada para su grupo de edad.

Página relacionada:

Los amortiguadores ayudan a mantener el pH de la vacuna y permiten que la vacuna se mantenga estable a temperaturas refrigeradas. La vacuna de Pfizer-BioNTech para niños de 5 a 11 años usa un amortiguador diferente que la vacuna para personas de 12 años de edad o más. Un amortiguador diferente permite que la vacuna permanezca a temperaturas refrigeradas por periodos más prolongados que la vacuna para niños más grandes, adolescentes y adultos. La vacuna contra el COVID-19 para niños contiene trometamina (Tris), un amortiguador usado frecuentemente en otros medicamentos y vacunas (incluida la vacuna contra el COVID-19 de Moderna). La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha determinado que la trometamina no representa ningún problema de seguridad ni efectividad en niños o adultos.

Página relacionada: