Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Actualización importante: establecimientos de atención médica
Los CDC han actualizado algunas de las formas de operar los sistemas de atención médica de manera efectiva en respuesta a la vacunación contra el COVID-19. Conozca más
ACTUALIZACIÓN
Dada la nueva evidencia sobre la variante B.1.617.2 (Delta), los CDC actualizaron la guía para personas totalmente vacunadas. Los CDC recomiendan el uso universal de mascarillas en espacios cerrados por parte de todos los maestros, miembros del personal, estudiantes y visitantes de escuelas de kínder a 12.º grado, independientemente de su estado de vacunación. Los niños deberían retomar las clases presenciales a tiempo completo en otoño con la implementación de estrategias de prevención estratificadas.
ACTUALIZACIÓN
La Casa Blanca anunció que todos los viajeros internacionales que ingresan a los Estados Unidos deberán estar vacunados y este requisito comenzará a regir a partir del 8 de noviembre de 2021. Para poder ingresar a los Estados Unidos, se aceptarán las vacunas aprobadas o autorizadas por la FDA y las vacunas incluidas en la lista de uso de emergencia de la OMS. Hay más información disponible aquí.
ACTUALIZACIÓN
Los requisitos de viaje para ingresar a los Estados Unidos se modificarán a partir del 8 de noviembre del 2021. Hay más información disponible aquí.

Preguntas frecuentes sobre la vacunación contra el COVID-19 en niños

Preguntas frecuentes sobre la vacunación contra el COVID-19 en niños
Actualizado el 22 de nov. del 2021
ícono de niño

A continuación encontrará las respuestas a las preguntas más frecuentes acerca de la vacunación contra el COVID-19 en niños de 5 a 11 años.

¿Tiene más preguntas? Visite Mitos y datos sobre las vacunas contra el COVID-19 para niños y Preguntas frecuentes sobre la vacunación.

Beneficios de vacunar a su hijo

Hay aproximadamente 28 millones de niños de 5 a 11 años de edad en los Estados Unidos, y se han registrado casi 2 millones de casos de COVID-19 dentro de este grupo de edad durante la pandemia. Los niños que contraen COVID-19 pueden enfermarse gravemente, necesitar hospitalización e incluso morir. Además, los niños más pequeños en edad escolar que se infectan pueden propagar el COVID-19 a las personas de su hogar y entornos escolares. Con el regreso a la escuela de muchos niños y su participación en actividades extracurriculares, la vacunación contra el COVID-19 es fundamental para prevenir infecciones y enfermedades graves, además de desacelerar la propagación del COVID-19.

Página relacionada:

Los niños de 5 a 11 años corren riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. A partir de octubre del 2021, los niños de 5 a 11 años de edad han experimentado más de 8 300 hospitalizaciones relacionadas con el COVID-19 y alrededor de 100 muertes por COVID-19. De hecho, el COVID-19 es una de las 10 principales causas de muerte en niños de 5 a 11 años. Además, los niños pueden experimentar afecciones a corto y largo plazo luego de una infección.

Los niños que contraen COVID-19 también pueden presentar complicaciones graves como síndrome inflamatorio multisistémico (MIS-C)-una afección que provoca la inflamación de diferentes partes del cuerpo, como el corazón, los pulmones, los riñones, el cerebro, la piel, los ojos o los órganos del sistema gastrointestinal. Desde abril del 2020 hasta octubre del 2021, se notificaron más de 2 300 casos de MIS-C en niños de 5 a 11 años. Los niños con afecciones subyacentes tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 en comparación con los niños sanos.

Página relacionada:

Seguridad de la vacunación contra el COVID-19 en niños

Sí. Las vacunas son seguras para niños en este grupo de edad. Se realizaron ensayos clínicos con miles de niños y no se identificó ningún problema de seguridad grave.

Antes de recomendar el uso de la vacuna contra el COVID-19 en niños, los científicos realizaron ensayos clínicos. La FDA concedió la autorización de emergencia a la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech para su uso en niños de 5 a 15 años de edad y la aprobación plena para su uso en personas de 16 años de edad o más. Obtenga más información acerca del proceso de desarrollo, autorización y aprobación de las vacunas contra el COVID-19.

Con base en los datos del ensayo clínico, los niños pueden presentar algunos efectos secundarios luego de vacunarse contra el COVID-19, los cuales son similares a los registrados en adultos y a los efectos secundarios que muchos niños experimentan luego de la vacunación de rutina. Estos efectos secundarios son signos normales de que el organismo está generando protección y pueden afectar la capacidad de su hijo de realizar sus actividades diarias, pero deberían desaparecer en pocos días. Algunos niños no tendrán ningún efecto secundario. Los efectos secundarios graves son poco frecuentes pero pueden ocurrir.

Los beneficios de la vacunación contra el COVID-19 superan los riesgos conocidos y potenciales.

Páginas relacionadas:

Las vacunas contra el COVID-19 actualmente disponibles para adultos, adolescentes y niños contienen ingredientes activos además de ingredientes inactivos, y varían según el fabricante. Si desea obtener más información acerca de los ingredientes de las vacunas contra el COVID-19 autorizadas, vea:

Ninguna de las vacunas contienen huevos, látex ni conservantes. Las vacunas contra el COVID-19 no contienen metales como hierro, níquel, cobalto, litio ni aleaciones de tierras raras. Tampoco contienen productos manufacturados como artículos de microelectrónica, electrodos. nanotubos de carbono ni semiconductores de nanocableado.

No. No existe evidencia de que alguna vacuna, incluida la vacuna contra el COVID-19, cause problemas de fertilidad en mujeres u hombres. No hay evidencia de que los ingredientes de la vacuna o los anticuerpos generados por la vacunación contra el COVID-19 causen problemas para quedar embarazada. Del mismo modo, tampoco hay evidencia que demuestre que la vacuna contra el COVID-19 afecte la pubertad.

Las organizaciones médicas profesionales que prestan servicios a personas en edad reproductiva, incluidos adolescentes, enfatizan que no existe evidencia de que la vacunación contra el COVID-19 reduzca la fertilidad. Estas organizaciones también recomiendan la vacunación contra el COVID-19 tanto a hombres como mujeres que deseen tener un bebé en el futuro.

Página relacionada:

Los beneficios de la vacunación contra el COVID-19 superan los riesgos conocidos y potenciales. Se han notificado algunos casos poco frecuentes de miocarditis (inflamación del músculo cardiaco) y pericarditis (inflamación de la membrana que rodea al corazón) en adolescentes y adultos jóvenes, con más frecuencia después de la segunda dosis, tanto de la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech como con la de Moderna. Estas reacciones son poco frecuentes; en un estudio, el riesgo de miocarditis luego de la segunda dosis de Pfizer-BioNTech en la semana siguiente a la vacunación fue de aproximadamente 54 casos por cada millón de dosis administradas a varones de 12 a 17 años. En general, los adolescentes de 12 a 17 años tienen mayor riesgo de miocarditis que los niños de 5 a 11 años. Por lo tanto, no estamos seguros de si los casos de miocarditis que ocurrieron luego de la vacunación contra el COVID-19 en adolescentes predecirán los casos que podrían ocurrir en niños luego de la vacunación contra el COVID-19.

Las vacunas contra el COVID-19 se han sometido y continuarán siendo sometidas al monitoreo de seguridad más riguroso en la historia de los EE. UU. Los CDC y la FDA están utilizando sistemas de monitoreo de seguridad tanto nuevos como ya establecidos. Los padres y cuidadores pueden registrarse e inscribir a su hijo en v-safe, una aplicación para smartphones gratuita y fácil de usar. V-safe les permiten notificar cómo se siente su hijo en los días y semanas posteriores a la vacunación. Además, los pacientes, cuidadores y proveedores de vacunas pueden notificar eventos de salud graves que ocurran luego de la vacunación al Sistema para Reportar Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS). Los CDC y la FDA revisan los datos del VAERS para identificar posibles problemas de seguridad.

Página relacionada:

Los niños pueden recibir la vacuna contra el COVID-19 y otras vacunas, incluida la vacuna contra la influenza, en la misma consulta. Los estudios han demostrado que los efectos secundarios después de vacunarse suelen ser los mismos cuando las vacunas contra el COVID-19 se administran solas o junto con la vacuna contra la influenza.

Página relacionada:

Vacunación en niños

A diferencia de muchos medicamentos, las dosis de la vacuna se basan en la edad de la persona que la recibe al momento de la vacunación y no en su tamaño o peso. Si un niño pasa de tener 11 a 12 años de edad entre la primera y la segunda dosis, la segunda dosis debería corresponder a la vacuna de Pfizer-BioNTech para personas de 12 años de edad o más. Sin embargo, si el niño recibe la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech para niños de 5 a 11 años como segunda dosis, no necesita repetir la dosis.

Los padres y cuidadores pueden visitar vacunas.gov para encontrar consultorios médicos, farmacias locales, clínicas de atención médica y departamentos de salud locales donde haya vacunas contra el COVID-19 disponibles para niños de 5 a 11 años.  Este recurso gratuito ofrece información precisa y actualizada sobre los servicios de vacunación en su área. También puede enviar su código postal por mensaje de texto al 438829, o llamar al 1-800-232-0233 para encontrar ubicaciones cercanas en los EE. UU. Muchos sistemas escolares están ofreciendo clínicas de vacunación en la escuela. Comuníquese con la escuela de su hijo para consultar si ofrecerá este servicio.

No existe ningún requisito legal federal que establezca que un padre, tutor o cuidador deba prestar su consentimiento ante la administración de la vacuna contra el COVID-19 o cualquier otra vacuna.  No obstante, esto no significa que no se requiera consentimiento para ciertos grupos de edad.  Desde hace mucho tiempo han existido leyes y políticas estatales o locales, además de políticas de los proveedores de vacunas, acerca del consentimiento de los menores frente a la vacunación y también se aplicarán a la vacunación contra el COVID-19 en niños.

Para obtener información acerca del consentimiento de los cuidadores para la administración de la vacuna contra el COVID-19 en jóvenes sin hogar, visite Vacunación contra el COVID-19 para personas sin hogar: preguntas frecuentes.

Sí. Las vacunas contra el COVID-19 están disponibles para todas las personas sin costo, incluida la vacuna de Pfizer-BioNTech para niños de 5 a 11 años. Las vacunas contra el COVID-19 se seguirán administrando a todas las personas elegibles que viven en los Estados Unidos, independientemente de su seguro o estado de inmigración.  Aunque los centros de vacunación podrían solicitarle su tarjeta de seguro de salud, no es un requisito para que su hijo reciba la vacuna.

Sí. Todas las personas que hayan recibido la vacuna, incluidos los niños de 5 a 11 años, recibirán una tarjeta de vacunación de los CDC luego de la vacunación inicial. Los padres deben tomar una foto de la tarjeta y luego guardarla en un lugar seguro.

Vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech para niños

Los niños de 5 a 11 años reciben una dosis acorde a su edad de la vacuna de Pfizer-BioNTech.

La vacuna de Pfizer-BioNTech para niños de 5 a 11 años tiene los mismos ingredientes activos que la vacuna administrada a adultos y adolescentes. Sin embargo, la vacuna para niños viene en un vial diferente con una tapa de color diferente. La vacuna de Pfizer-BioNTech que se administra a adultos y adolescentes no puede usarse en niños de 5 a 11 años.

Al igual que los adultos y adolescentes, los niños reciben la segunda dosis tres semanas después de la primera dosis.

Los amortiguadores ayudan a mantener el pH de la vacuna y permiten que la vacuna se mantenga estable a temperaturas refrigeradas. La vacuna de Pfizer-BioNTech para niños de 5 a 11 años usa un amortiguador diferente que la vacuna para personas de 12 años de edad o más. Se utilizó un amortiguador diferente para permitir que la vacuna para niños permanezca a temperaturas refrigeradas por periodos más prolongados que las vacunas para adultos. La vacuna contra el COVID-19 para niños contiene trometamina (Tris), un amortiguador usado frecuentemente en otros medicamentos y vacunas (incluida la vacuna contra el COVID-19 de Moderna). La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha determinado que la trometamina no representa ningún problema de seguridad ni efectividad en niños o adultos.

Páginas relacionadas:

ícono de mano con cruz médica