Descargo de responsabilidad: Actualmente, se están realizando importantes actualizaciones al sitio en español sobre COVID-19 que podrían generar demoras en la traducción del contenido. Le pedimos disculpas por los inconvenientes.

Actualización importante: establecimientos de atención médica
Los CDC han actualizado algunas de las formas de operar los sistemas de atención médica de manera efectiva en respuesta a la vacunación contra el COVID-19. Conozca más
ACTUALIZACIÓN
Dada la nueva evidencia sobre la variante B.1.617.2 (Delta), los CDC actualizaron la guía para personas completamente vacunadas. Los CDC recomiendan el uso universal de mascarillas en espacios cerrados por parte de todos los maestros, miembros del personal, estudiantes y visitantes de escuelas de kínder a 12.º grado, independientemente de su estado de vacunación. Los niños deberían retomar las clases presenciales a tiempo completo en otoño con la implementación de estrategias de prevención estratificadas.
ACTUALIZACIÓN
La Casa Blanca anunció que todos los viajeros internacionales que ingresan a los Estados Unidos deberán estar vacunados y este requisito comenzará a regir a partir del 8 de noviembre de 2021. Para poder ingresar a los Estados Unidos, se aceptarán las vacunas aprobadas o autorizadas por la FDA y las vacunas incluidas en la lista de uso de emergencia de la OMS. Hay más información disponible aquí.
ACTUALIZACIÓN
Los requisitos de viaje para ingresar a los Estados Unidos se modificarán a partir del 8 de noviembre del 2021. Hay más información disponible aquí.

Información sobre las vacunas con subunidades de proteínas contra el COVID-19

Información sobre las vacunas con subunidades de proteínas contra el COVID-19
Actualizado el 20 de julio del 2022

Lo que necesita saber

  • Las vacunas con subunidades de proteínas contra el COVID-19 contienen partes (proteínas) del virus que causa el COVID-19; a estas proteínas se las llama "proteína S".
  • Las vacunas con subunidades de proteínas contra el COVID-19 también contienen otro ingrediente llamado coadyuvante que ayuda al sistema inmunitario a responder a ese virus en el futuro.
  • Cuando el sistema inmunitario sepa cómo responder a la proteína S, el sistema inmunitario podrá responder rápidamente a la proteína S del virus real y protegerlo contra el COVID-19.
  • Los investigadores estudian las vacunas con subunidades de proteínas desde hace mucho tiempo, y este tipo de vacunas se utiliza desde hace décadas.
  • Al igual que todas las vacunas, las vacunas con subunidades de proteínas benefician a las personas vacunadas porque las protegen contra enfermedades como el COVID-19 y reducen su riesgo de las consecuencias posiblemente graves de enfermarse.

La vacuna Novavax contra el COVID-19 es una vacuna con subunidades de proteínas contra el COVID-19 autorizada para su uso en los Estados Unidos según una autorización de uso de emergencia. Obtenga más información sobre la vacuna Novavax contra el COVID-19, lo que incluye quiénes pueden recibirla, las dosis y los ingredientes.

Cómo funcionan las vacunas con subunidades de proteínas contra el COVID-19

Las vacunas con subunidades de proteínas contienen partes (proteínas) del virus que causa el COVID-19. Estas partes del virus son la proteína S. La vacuna también contiene otro ingrediente llamado coadyuvante que ayuda al sistema inmunitario a responder a la proteína S en el futuro. Cuando el sistema inmunitario sepa cómo responder a la proteína S, el sistema inmunitario podrá responder rápidamente a la proteína S del virus real y protegerlo contra el COVID-19.

  1. Primero, las vacunas con subunidades de proteínas contra el COVID-19 se aplican en el músculo de la parte superior del brazo. Después de la vacunación, las células cercanas recogen estas proteínas.
  2. Luego, nuestro sistema inmunitario reconoce que estas proteínas no le pertenecen. Otro ingrediente de la vacuna, el coadyuvante, ayuda al sistema inmunitario a generar anticuerpos y activar otras células inmunitarias para combatir lo que considera una infección. Esto es lo que podría hacer su organismo si se infectara por COVID-19.
  3. Al final del proceso, nuestros organismos habrán aprendido cómo protegerse contra futuras infecciones por el virus que causa el COVID-19. El beneficio es que las personas obtienen la protección de una vacuna sin tener que arriesgarse a sufrir las posibles consecuencias graves de una infección por COVID-19. Muchos de los efectos secundarios de vacunarse son signos normales de que el organismo está generando protección.

Datos sobre las vacunas con subunidades de proteínas contra el COVID-19

Las vacunas con subunidades de proteínas contra el COVID-19 no pueden provocar infecciones por COVID-19 ni ninguna otra enfermedad.

  • Las vacunas contra el COVID-19 con subunidades de proteínas no contienen ningún virus vivo.
  • Las vacunas contra el COVID-19 con subunidades de proteínas no pueden provocar la infección por el virus que causa el COVID-19 ni por otros virus.

No afectan nuestro ADN ni interactúan con él.

  • Las partes de proteína no entran al núcleo de la célula donde se encuentra nuestro ADN (material genético), por lo que no pueden modificar ni influir en nuestros genes.

Las vacunas con subunidades de proteínas contra el COVID-19 han sido sometidas a rigurosas pruebas de seguridad

Las vacunas contra el COVID-19 son seguras y efectivas.

Las vacunas con subunidades de proteínas contra el COVID-19 han sido sometidas a las mismas normas rigurosas de seguridad y eficacia que todos los otros tipos de vacunas en los Estados Unidos. Las únicas vacunas contra el COVID-19 que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) pone a disposición en los Estados Unidos (a través de su aprobación o autorización de uso de emergencia) son las que se ajustan a estas normas.

Las vacunas con subunidades de proteínas se han utilizado por años

Hace más de 30 años, la vacuna contra la hepatitis B se convirtió en la primera vacuna con subunidades de proteínas en ser aprobada para su uso en personas en los Estados Unidos. Otro ejemplo de vacunas con subunidades de proteínas utilizadas actualmente en los Estados Unidos incluye a las vacunas contra la tos ferina acelular.