Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Actualización importante: establecimientos de atención médica
Los CDC han actualizado algunas de las formas de operar los sistemas de atención médica de manera efectiva en respuesta a la vacunación contra el COVID-19. Conozca más
Para tener la máxima protección contra la variante delta y evitar contagiar a los demás, vacúnese lo antes posible y use una mascarilla en público si se encuentra en espacios cerrados en un área con transmisión sustancial o alta.
ACTUALIZACIÓN
Dada la nueva evidencia sobre la variante B.1.617.2 (Delta), los CDC actualizaron la guía para personas totalmente vacunadas. Los CDC recomiendan el uso universal de mascarillas en espacios cerrados por parte de todos los maestros, miembros del personal, estudiantes y visitantes de escuelas de kínder a 12.º grado, independientemente de su estado de vacunación. Los niños deberían retomar las clases presenciales a tiempo completo en otoño con la implementación de estrategias de prevención estratificadas.
ACTUALIZACIÓN
La Casa Blanca anunció que todos los viajeros internacionales que ingresan a los Estados Unidos deberán estar vacunados y este requisito comenzará a regir a partir del 8 de noviembre de 2021. Para poder ingresar a los Estados Unidos, se aceptarán las vacunas aprobadas o autorizadas por la FDA y las vacunas incluidas en la lista de uso de emergencia de la OMS. Hay más información disponible aquí.
ACTUALIZACIÓN
Los requisitos de viaje para ingresar a los Estados Unidos se modificarán a partir del 8 de noviembre del 2021. Hay más información disponible aquí.

Mitos y datos sobre las vacunas contra el COVID-19 para niños

Mitos y datos sobre las vacunas contra el COVID-19 para niños
Actualizado el 22 de nov. del 2021

Es fundamental contar con información precisa sobre las vacunas ya que puede ayudar a detener los mitos y rumores más comunes al respecto. Saber qué fuentes de información son confiables puede resultar difícil. Aprenda más sobre  cómo encontrar información confiable sobre las vacunas.

ícono de niño

A continuación se mencionan los mitos y datos sobre la vacunación contra el COVID-19 en niños de 5 a 11 años.

¿Tiene más preguntas? Consulte las preguntas frecuentes acerca de la vacunación en niños y Mitos y datos sobre las vacunas contra el COVID-19.

MITO: La vacuna contra el COVID-19 para niños no es segura.

DATO: La vacuna contra el COVID-19 para niños de 5 a 11 años ha sido sometidas a evaluaciones exhaustivas por la FDA y los CDC. Las vacunas contra el COVID-19 se han sometido y continuarán siendo sometidas al monitoreo de seguridad más intensivo en la historia de los EE. UU.

La vacuna contra el COVID-19 para niños es segura y efectiva. Pasó una rigurosa revisión y ahora ha sido autorizada por la FDA y recomendada por los CDC para niños de 5 a 11 años, tras realizar pruebas exhaustivas de seguridad en miles de niños. Las vacunas contra el COVID-19 para niños de 5 a 11 años de edad fueron desarrolladas y evaluadas del mismo modo que las vacunas contra el COVID-19 para adultos. En los ensayos clínicos, los efectos secundarios de la vacuna fueron leves y similares a los observados en las vacunas para adultos y otras vacunas recomendadas para niños. El efecto secundario más común fue el dolor en el brazo. Estos efectos secundarios pueden afectar la capacidad de su hijo de realizar sus actividades diarias, pero deberían desaparecer en pocos días. Algunas personas no experimentan ningún efecto secundario y las reacciones alérgicas graves son poco frecuentes.

Obtenga más información acerca del proceso de desarrollo, autorización y aprobación de las vacunas contra el COVID-19.

MITO: Es más seguro que mi hijo genere inmunidad al infectarse por el COVID-19 que a través de la vacunación.

DATO: Vacunar contra el COVID-19 a los niños de 5 años de edad o más es la mejor manera de protegerlos y evitar que se infecten por COVID-19.

Nadie debería intentar exponerse al COVID-19 ni exponer a otra persona a propósito. El riesgo de infección por COVID-19 de los niños es similar al de los adultos. Cuando los niños se infectan por COVID-19, pueden estar enfermos durante varios días, tendrán que faltar a la escuela y se perderán la oportunidad de aprender y jugar con los demás. Los niños que no están vacunados y se infectan por COVID-19 también pueden correr el riesgo de tener afecciones posteriores al COVID-19 por un tiempo prolongado, ser hospitalizados, tener síndrome inflamatorio multisistémico (MIS-C) o morir. La vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech tiene una eficacia superior al 90 % en la prevención de casos de COVID-19 en niños de 5 a 11 años. Vacunar a los niños de 5 años de edad o más puede ayudar a protegerlos y prevenir que se infecten por COVID-19, además de evitar que falten a la escuela y se pierdan las actividades grupales, ayudando de esta manera a detener la propagación del COVID-19 en su comunidad.

Los niños pueden tener efectos secundarios después de ser vacunados, similares a los que pueden experimentar después de recibir las vacunas de rutina. Estos efectos secundarios son signos normales de que su organismo está generando protección. Los efectos secundarios deberían desaparecer en unos días. En raras ocasiones, la vacunación contra el COVID-19 puede provocar efectos secundarios más graves, como una reacción alérgica grave o miocarditis y pericarditis (inflamación del músculo cardiaco). Obtenga más información sobre los posibles efectos secundarios.

MITO: Las vacunas contra el COVID-19 causan problemas de fertilidad y otros problemas reproductivos.

DATO: No hay evidencia que demuestre que alguna de las vacunas contra el COVID-19 cause problemas de fertilidad en mujeres u hombres.

No existe evidencia de que alguna vacuna, incluida la vacuna contra el COVID-19, cause problemas de fertilidad en mujeres u hombres. No hay evidencia de que los ingredientes de la vacuna o los anticuerpos generados por la vacunación contra el COVID-19 causen problemas para quedar embarazada en el futuro. Del mismo modo, tampoco hay evidencia que demuestre que la vacuna contra el COVID-19 afecte la pubertad.

Las organizaciones médicas profesionales que prestan servicios a personas en edad reproductiva, incluidos adolescentes, enfatizan que no existe evidencia de que la vacunación contra el COVID-19 reduzca la fertilidad. Estas organizaciones también recomiendan la vacunación contra el COVID-19 para hombres y mujeres que podrían estar considerando tener un bebé en el futuro.

Obtenga más información sobre la vacunación contra el COVID-19 y la fertilidad.

MITO: Como los niños no sufren daños graves por el COVID-19, no merece la pena correr el riesgo de vacunarlos.

DATO: Los beneficios de la vacunación contra el COVID-19 para niños de 5 a 11 años superan los riesgos conocidos y potenciales.

La vacunación contra el COVID-19 puede proteger a su hijo de 5 años de edad o más y evitar que se infecte por COVID-19. También puede evitar que su hijo se enferme gravemente, sea hospitalizado o tenga complicaciones a largo plazo a causa de una infección por COVID-19.

En los ensayos clínicos de la vacuna contra el COVID-19 que se realizaron con miles de niños, no se identificaron problemas graves de seguridad posteriores a la vacunación, y los efectos secundarios han sido leves y no fueron duraderos. Algunos niños no tendrán ningún efecto secundario y los efectos secundarios graves son poco frecuentes.

A diferencia de los efectos secundarios leves que algunos pueden experimentar después de la vacunación, los niños que se infectan por COVID-19 corren riesgo de enfermarse gravemente. A partir de octubre del 2021, los niños de 5 a 11 años de edad han experimentado más de 8 300 hospitalizaciones relacionadas con el COVID-19 y alrededor de 100 muertes por COVID-19. De hecho, el COVID-19 es una de las 10 principales causas de muerte en niños de 5 a 11 años. Además, los niños pueden experimentar afecciones a corto y largo plazo luego de una infección. Los niños que se infectan por COVID-19 también pueden tener afecciones posteriores al COVID-19 que pueden durar varias semanas o más y también pueden presentar complicaciones graves como el síndrome inflamatorio multisistémico (MIS-C)-una afección que provoca la inflamación de diferentes partes del cuerpo. Desde abril del 2020 hasta octubre del 2021, se notificaron más de 2,300 casos de MIS-C en niños de 5 a 11 años.

Obtenga más información sobre los beneficios de vacunarse.