Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Embarazo, lactancia y cuidado de recién nacidos

Embarazo, lactancia y cuidado de recién nacidos
Banner de personas; mujer embarazada destacada

COVID-19 y el embarazo

Según la información disponible hasta el momento, las personas embarazadas podrían correr mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 que las personas que no están embarazadas. Además, las personas embarazadas con COVID-19 podrían tener mayor riesgo de registrar otros resultados adversos, como el nacimiento prematuro.

Tome medidas para protegerse del COVID-19

No existe ningún modo de eliminar por completo el riesgo de infección, por lo que es importante conocer los riesgos y saber qué hacer para estar lo más seguro posible. En general, cuantas más sean las personas con las que interactúe, cuanto más cerca interactúen y cuanto más dure la interacción, mayor será el riesgo de infectarse y propagar el COVID-19.

embarazada

A continuación le presentamos algunas medidas preventivas que pueden tomar usted y las personas con quien vive:

  • Limite el contacto cercano con otras personas tanto como sea posible.
  • Al salir o interactuar con otras personas que no pertenecen a su hogar:
    • Use una mascarilla, especialmente cuando sea difícil mantener otras medidas de distanciamiento social recomendadas. Tenga en cuenta que usar una mascarilla no reemplaza otras medidas de prevención cotidianas, como lavarse las manos con frecuencia y evitar el contacto cercano con otras personas.
    • En lo posible, evite a las personas que no usan mascarillas o pídales a quienes lo rodean que usen mascarillas.
    • Manténgase al menos a 6 pies de distancia de las personas que no pertenecen a su hogar.
    • Lávese las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos. Si no dispone de agua y jabón, use algún desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol.
  • Evite realizar actividades en las que sea difícil tomar medidas de protección y en las que no pueda mantenerse el distanciamiento social.

Siga recibiendo atención médica

No falte a sus citas de atención médica durante y después del embarazo.

  • Visite a su proveedor de atención médica para cumplir con todas las citas recomendadas. Si necesita ayuda para encontrar uno, comuníquese con su hospital o clínica más cercano, centro de salud comunitarioícono de sitio externoo departamento de salud.
  • Hable con su proveedor de atención médica acerca de:
    • Cómo mantenerse saludable, cuidarse y cuidar a su bebé.
    • Cualquier pregunta que tenga sobre cuál es el mejor lugar para dar a luz a su bebé. Siempre es más seguro tener un parto bajo la atención de profesionales de atención médica capacitados.

Si le preocupa asistir a sus citas debido al COVID-19, pregúntele a su proveedor de atención médica qué medidas están tomando para separar a los pacientes sanos de aquellos que podrían estar enfermos.

  • Algunos proveedores de atención médica podrían decidir cancelar o posponer algunos chequeos.
  • Otros podrían optar por atender la consulta a través de servicios de telemedicina, que consisten en citas telefónicas o por video.
  • Estas decisiones deben basarse en la situación particular de su comunidad y en sus riesgos individuales de salud.

Colóquese las vacunas recomendadas y cuente con un suministro para 30 días de sus medicamentos

Recibir las vacunas recomendadas durante el embarazo puede ayudar a protegerla a usted y a su bebé.

  • Vacúnese contra la influenza (gripe).
    • Tanto la influenza como el COVID-19 son enfermedades respiratorias que pueden transmitirse de persona a persona. Pueden afectar la respiración y tener síntomas similares, pero son provocadas por virus diferentes (lea más acerca de las similitudes y diferencias entre la influenza y el COVID-19). Se desconoce cómo podrían interactuar estos dos virus durante la próxima temporada de influenza.
    • No hay ninguna vacuna disponible para protegerse del virus que causa el COVID-19.
    • Debería protegerse de la influenza al recibir la vacuna correspondiente. Las demás personas que viven en su hogar también deberían vacunarse para protegerse y protegerla a usted.
  • Aplíquese la vacuna contra la tos ferina (Tdap) durante el embarazo para proteger a su bebé de la tos ferina, que también puede manifestarse con síntomas similares a los del COVID-19.

Pídale a su médico y farmacia que le brinden un suministro de al menos 30 días de los medicamentos que necesita.

Llame a su proveedor de atención médica si tiene alguna inquietud sobre su salud.

Estas inquietudes pueden incluir:

No demore la solicitud de atención de emergencia por el COVID-19.

Llame al 911 o diríjase a su departamento de emergencia local.

Si asistirá al departamento de emergencia, llame y dígales que está embarazada y que tiene una emergencia. Deberían tener un plan para protegerla de contraer COVID-19.

Si otra persona será quien conduzca, llame durante el camino. Si es usted quien deberá conducir hasta el departamento de emergencia, llame antes de comenzar a conducir.​

Cuidar a recién nacidos cuando la madre tiene COVID-19

Es mucho lo que se desconoce aún acerca de los riesgos del COVID-19 para los recién nacidos de madres con COVID-19. Sí sabemos que:

  • Las infecciones causadas por el COVID-19 en recién nacidos de madres con COVID-19 son poco comunes.
  • Algunos recién nacidos han dado positivo para el virus que causa el COVID-19 poco tiempo después de nacer. Se desconoce si estos recién nacidos contrajeron el virus antes, durante o después del nacimiento debido al contacto cercano con una persona infectada.
  • La mayoría de los recién nacidos que dieron positivo para el virus que causa el COVID-19 manifestaron síntomas leves o ningún síntoma en absoluto, y lograron recuperarse. No obstante, existen algunos informes de recién nacidos que se enfermaron gravemente a causa del COVID-19.
  • Se han notificado nacimientos prematuros (gestaciones de menos de 37 semanas completas) y otros problemas con el embarazo y el parto entre mujeres que dieron positivo para el COVID-19 durante el embarazo. Se desconoce si estos problemas estuvieron relacionados con el virus que causa el COVID-19.

Decida si usted y su recién nacido compartirán la misma habitación en el hospital

Los CDC reconocen que el entorno ideal para la atención de un recién nacido sano y nacido a término durante la hospitalización luego del parto es dentro de la misma habitación de la mamá (habitación compartida). Las evidencias actuales sugieren que el riesgo de que un recién nacido contraiga COVID-19 de su madre es baja, especialmente si ella toma las medidas recomendadas antes y durante la atención del recién nacido, como usar una mascarilla y practicar la higiene de manos.

Si le diagnostican o da positivo para el virus que causa el COVID-19, debería hablar con su proveedor de atención médica acerca de los riesgos y beneficios de que su recién nacido permanezca en la misma habitación con usted. Si es posible, esta conversación debería iniciarse durante la atención prenatal. Tener a su recién nacido con usted en la misma habitación ofrece el beneficio de facilitar la lactancia y fomentar el vínculo de la mamá con su hijo. Los posibles riesgos pueden incluir contagiar el virus al recién nacido, aunque la evidencia actual sugiere que el riesgo de que un recién nacido contraiga COVID-19 de su madre es baja si se toman las precauciones recomendadas. Luego de tener esta conversación, tome una decisión informada acerca de si su recién nacido permanecerá en la misma habitación con usted durante su estadía en el hospital.

Tome precauciones si su recién nacido permanecerá en la misma habitación que usted, si está en aislamiento por COVID-19.

Si está en aislamiento por COVID-19 y comparte la habitación con su recién nacido, tome las siguientes precauciones para reducir el riesgo de transmitir el virus a su recién nacido:

mujer con un bebé en brazos

  • Lávese las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos antes de cargar o atender a su recién nacido. Si no dispone de agua y jabón, use algún desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol.
  • Usa una mascarilla cuando esté a menos de 6 pies de su recién nacido.
  • Mantenga a su recién nacido a más de 6 pies de distancia tanto como sea posible.
  • Hable con su proveedor de atención médica acerca del uso de una barrera física (por ejemplo, colocar al recién nacido en una incubadora) durante su estadía en el hospital.

Si su periodo de aislamiento ha finalizado, debe seguir lavándose las manos antes de atender a su recién nacido, pero no necesita tomar las otras precauciones. Lo más probable es que no le transmita el virus a su recién nacido ni a ningún otro contacto cercano una vez finalizado su período de aislamiento.

  • Si tuvo síntomas, su periodo de aislamiento finaliza después de que:
    • Hayan pasado 10 días desde la aparición de los síntomas y
    • Haya pasado 24 horas sin fiebre sin el uso de medicamentos para bajar la fiebre y
    • Estén mejorando otros síntomas del COVID-19
  • Si nunca tuvo síntomas, su periodo de aislamiento finaliza después de que:
    • Hayan pasado 10 días desde la fecha de su prueba de detección de COVID-19 positiva

Tome precauciones en casa si está en aislamiento por COVID-19.

Si continúa en aislamiento por COVID-19 y ha regresado a su casa, tome las siguientes precauciones hasta que finalice su periodo de aislamiento:

  • Quédese en casa para separarse de las demás personas fuera de su hogar.
  • Considere aislarse de los integrantes de su hogar que no estén infectados.
  • Pídale a un cuidador sano que no tenga mayor riesgo de enfermarse gravemente que se encargue de cuidar a su recién nacido.
    • Los cuidadores deben lavarse las manos por al menos 20 segundos antes de tocar a su recién nacido. Si no dispone de agua y jabón, use algún desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol.
    • Si la persona encargada de los cuidados vive en la misma casa o ha estado en contacto cercano con usted, debe usar una mascarilla cuando esté a menos de 6 pies de distancia de su recién nacido durante todo el tiempo que usted permanezca en aislamiento y por dos semanas luego de que usted haya completado el aislamiento.
  • Si no cuenta con la ayuda de un cuidador sano, puede atender a su recién nacido si se siente bien.
    • Lávese las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos antes de tocar a su recién nacido. Si no dispone de agua y jabón, use algún desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol.
    • Use una mascarilla cuando esté a menos de 6 pies de distancia de su recién nacido y otras personas durante todo su periodo de aislamiento. La mascarilla ayuda a evitar que transmita el virus a otras personas.

Las otras personas de su hogar y cuidadores que tienen COVID-19 deben aislarse y evitar atender al recién nacido tanto como sea posible. Si deben atender al recién nacido, deberían practicar la higiene de manos y usar una mascarilla.

No le coloque ningún tipo de mascarilla a su bebé.

Las mascarillas faciales podrían aumentar el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) o asfixia y estrangulamiento accidental. Los bebés se mueven con frecuencia. Su movimiento puede provocar que la mascarilla facial de plástico bloquee su nariz y su boca, o hacer que la correa los estrangule.

Además, no hay datos que respalden el uso de mascarillas faciales en bebés para protegerlos del COVID-19 u otras enfermedades respiratorias.

Los CDC recomiendan que todas las personas de 2 años de edad en adelante usen una mascarilla en entornos públicos y al estar con otras personas que no viven en su casa. Los CDC no recomiendan el uso de mascarillas faciales como reemplazo de las mascarillas para el público en general, incluidas las personas embarazadas o las madres en periodo de lactancia.

Garantice el descanso seguro de su bebé.

El sueño seguro es una parte importante para preservar la salud de los bebés.

Durante la pandemia del COVID-19, los padres de bebés pueden experimentar mayores niveles de estrés y fatiga que podrían afectar su capacidad de garantizar el descanso seguro de su bebé. Ayude a reducir el riesgo de su bebé de sufrir el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) y otras causas de muerte relacionadas con el sueño al hacer lo siguiente:

  • Coloque a su bebé boca arriba para dormir, ya sea a la siesta o por la noche.
  • Hágalo dormir sobre una superficie plana y firme, como un colchón en la cuna cubierto con una sábana ajustable.
  • Comparta la habitación con su hijo, pero no la cama. Su bebé no debería dormir en una cama para adultos, catre, colchón inflable, sofá o silla, ya sea que duerma solo, con usted o con cualquier otra persona.
  • Mantenga la ropa de cama suave y mullida, como mantas, almohadones, almohadillas protectoras y juguetes de peluche, lejos del sector donde duerme su hijo.
  • No le cubra la cabeza ni permita que su hijo tenga demasiado calor. La sudoración o el pecho caliente son signos que indican que su hijo tiene mucho calor.
  • No fume ni permita que nadie fume cerca de su bebé.

Obtenga más información acerca de cómo reducir el riesgo de SMSL.

Lleve a su bebé a las consultas de recién nacidos.

Idealmente, las consultas de recién nacidos deben realizarse en persona para que el proveedor de atención médica de su bebé pueda:

  • Evaluar su estado general y el de su bebé.
  • Evaluar el crecimiento y alimentación de su bebé.
  • Evaluar a su bebé para detectar la presencia de ictericia.
  • Asegurarse de que le hayan realizado las pruebas de detección en recién nacidos a su bebé (entre ellas, el análisis de una mancha de sangre, un examen de audición y un examen de cardiopatías congénitas críticas) y repetir cualquier otro examen de detección o evaluación de seguimiento, si es necesario.

Asegúrese de llamar y notificar al proveedor de atención médica de su bebé antes de acudir al consultorio si usted o su bebé tienen COVID-19.

El COVID-19 y la lactancia

La evidencia actual sugiere que no es probable que la leche materna transmita el virus a los bebés.

Usted, junto con su familia y proveedores de atención médica, debe decidir si comenzará a amamantar o continuará amamantando. La leche materna brinda protección contra muchas enfermedades y es la mejor fuente de nutrición para la mayoría de los bebés. No sabemos con certeza si las madres con COVID-19 pueden transmitir el virus a sus bebés a través de la leche materna, pero la evidencia actual sugiere que no es probable que esto ocurra.

Consejos útiles sobre lactancia

Tal vez le resulte difícil comenzar a amamantar o seguir haciéndolo si no comparte la misma habitación con su recién nacido en el hospital. A continuación encontrará algunos consejos útiles:

  • Realizar extracciones frecuentes manuales o con un extractor de leche, preferentemente de grado hospitalario, le ayudará a establecer y generar un suministro de leche suficiente si se separa de su recién nacido.
  • Extráigase leche o alimente a su bebé cada 2 a 3 horas (al menos de 8 a 10 veces en 24 horas, incluso por la noche), especialmente durante los primeros días. Esto le indica a las mamas que produzcan leche, y previene la obstrucción de los conductos galactóforos y la aparición de infecciones mamarias.
  • Si no logra producir leche en el hospital después del nacimiento o debe detener temporalmente la lactancia mientras se recupera del COVID-19 porque no se siente bien, solicite la asistencia de un proveedor de apoyo para lactancia. Obtenga más información acerca de la relactancia.
  • Lávese siempre las manos con agua y jabón durante 20 segundos antes de amamantar o extraerse leche materna, incluso si no tiene COVID-19. Si no dispone de agua y jabón, use algún desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol.

Si tiene COVID-19 y decide amamantar al bebé

  • Lávese las manos de antemano
  • Use mascarilla para amamantar

Si tiene COVID-19 y decide extraerse la leche

  • Utilice un extractor de leche de uso exclusivo (no lo comparta).
  • Use una mascarilla durante la extracción y lávese las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos antes de tocar cualquier parte del extractor o el biberón, y antes de extraer leche materna.
  • Siga las recomendaciones para una correcta limpieza del extractor luego de cada uso, y limpie todas las partes que entraron en contacto con la leche materna.
  • Considere hacer que un cuidador sano que no tenga COVID-19, que no tenga mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 y que esté viviendo en la misma casa alimente al bebé con la leche materna extraída. Todos los cuidadores que alimenten al bebé deben usar una mascarilla mientras lo atienden durante todo el tiempo que usted permanezca en aislamiento y por dos semanas luego de que usted haya completado el aislamiento .
ícono de caja de pañuelo desechable

Proteja su salud esta temporada de influenza 

Es probable que tanto los virus que causan la influenza como el virus que causa el COVID-19 se propaguen durante este otoño e invierno. Vea aquí lo que debe saber esta temporada, incluida la información sobre cómo protegerse y proteger a su familia vacunándose contra la influenza.

Última actualización: 23 de oct. del 2020