Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Lactancia y cuidado de recién nacidos

Lactancia y cuidado de recién nacidos
Actualizado el 26 de feb. del 2021
Personas embarazadas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19

Las personas embarazadas con COVID-19 tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 —lo que incluye enfermedades que derivan en ingresos a la UCI, asistencia respiratoria mecánica y muerte— en comparación con las personas no embarazadas. Además, las personas embarazadas con COVID-19 podrían tener mayor riesgo de presentar otros resultados adversos, como el nacimiento prematuro.

Obtenga más información acerca del COVID-19 y el embarazo.

Cuidar a recién nacidos cuando la madre tiene COVID-19

Aunque aún es mucho lo que se desconoce acerca de los riesgos del COVID-19 para los recién nacidos de madres con COVID-19, sí sabemos que:

  • El COVID-19 es poco frecuente en recién nacidos de madres que tuvieron COVID-19 durante el embarazo.
  • Algunos recién nacidos han dado positivo para el COVID-19 poco después de nacer. Se desconoce si estos recién nacidos contrajeron el virus antes, durante o después del nacimiento.
  • La mayoría de los recién nacidos que dieron positivo para el COVID-19 tuvieron síntomas leves o no tuvieron síntomas, y se recuperaron. No obstante, existen algunos informes de recién nacidos que se enfermaron gravemente a causa del COVID-19.
Vea los últimos datos sobre resultados en partos y recién nacidos en mujeres embarazadas con COVID-19.

Cómo cuidar a su recién nacido en el hospital si le diagnostican o da positivo para el COVID-19.

La evidencia actual sugiere que el riesgo de que un recién nacido contraiga COVID-19 de su madre es baja, especialmente si ella toma las medidas recomendadas (como usar mascarilla y lavarse las manos) para prevenir la propagación antes y durante el cuidado de su recién nacido.

Decida si usted y su recién nacido compartirán la misma habitación en el hospital

Hable con su proveedor de atención médica acerca de los riesgos y beneficios de que su recién nacido permanezca en la misma habitación con usted. Estar con su bebé recién nacido en la misma habitación tiene la ventaja de facilitar la lactancia y el vínculo entre la madre y el recién nacido. Si es posible, inicie esta conversación antes del nacimiento del bebé.

Mujer sosteniendo a un bebé recién nacido

Si está en aislamiento debido al COVID-19 y comparte habitación con su recién nacido, use mascarilla al estar a menos de 6 pies de su recién nacido.

Tome precauciones si usted y su recién nacido compartirán la misma habitación en el hospital.

Si está en aislamiento debido al COVID-19 y comparte habitación con su recién nacido, siga estas medidas para reducir el riesgo de propagar el virus a su recién nacido:

  • Lávese las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos antes de cargar o atender a su recién nacido. Si no dispone de agua y jabón, use algún desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol.
  • Usa una mascarilla cuando esté a menos de 6 pies de su recién nacido.
  • Mantenga a su recién nacido a más de 6 pies de distancia tanto como sea posible.
  • Hable con su proveedor de atención médica sobre cómo proteger a su recién nacido, como usar una barrera física (por ejemplo, colocar al recién nacido en una incubadora), durante su estadía en el hospital.

Luego de que su periodo de aislamiento finalice, debe seguir lavándose las manos antes de atender a su recién nacido, pero no necesita tomar las otras precauciones. Lo más probable es que no le transmita el virus a su recién nacido ni a ningún otro contacto cercano una vez finalizado su periodo de aislamiento.

  • Si tuvo síntomas, su periodo de aislamiento finaliza después de que:
    • Hayan pasado al menos 10 días desde la aparición de los síntomas, y
    • Haya pasado 24 horas sin fiebre sin el uso de medicamentos para bajar la fiebre, y
    • Estén mejorando otros síntomas del COVID-19.
  • Si nunca tuvo síntomas, su periodo de aislamiento finaliza después de que:
    • Hayan pasado 10 días desde la fecha en que la prueba de detección de COVID-19 dio positivo.

Cómo cuidar a su recién nacido en casa si le diagnostican o da positivo para el COVID-19.

Si está aislado por el COVID-19, tome las siguientes precauciones hasta que el periodo de aislamiento haya finalizado:

  • Quédese en casa para separarse de las demás personas fuera de su hogar.
  • Aíslese (manténgase alejado) del resto de los miembros del hogar que no están infectados, y use mascarilla en los espacios compartidos.
  • Pídale a un cuidador sano que no tenga mayor riesgo de enfermarse gravemente que se encargue de cuidar a su recién nacido.
    • Los cuidadores deben lavarse las manos por al menos 20 segundos antes de tocar a su recién nacido. Si no dispone de agua y jabón, use algún desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol.
    • Si la persona encargada de los cuidados vive en la misma casa o ha estado en contacto cercano con usted, es posible que haya estado expuesta al virus. Esta persona debería usar mascarilla cuando esté a menos de 6 pies de distancia de su recién nacido durante todo el tiempo que usted permanezca en aislamiento, y durante su propia cuarentena una vez que haya finalizado el periodo de aislamiento.
  • Si no cuenta con la ayuda de un cuidador sano, puede atender a su recién nacido si se siente bien.
    • Lávese las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos antes de tocar a su recién nacido. Si no dispone de agua y jabón, use algún desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol.
    • Use una mascarilla cuando esté a menos de 6 pies de distancia de su recién nacido y otras personas durante todo su periodo de aislamiento. La mascarilla ayuda a evitar que transmita el virus a otras personas.
  • Los demás integrantes de su hogar, y los cuidadores que tienen COVID-19, deben aislarse y evitar cuidar al recién nacido tanto como sea posible. Si deben cuidar al recién nacido, deberían seguir las recomendaciones de lavado de manos y uso de mascarilla que figuran arriba.

Cuando su periodo de aislamiento haya finalizado, debe seguir lavándose las manos antes de atender a su recién nacido, pero no necesita tomar las otras precauciones. Lo más probable es que no le transmita el virus a su recién nacido ni a ningún otro contacto cercano una vez finalizado su periodo de aislamiento.

  • Si tuvo síntomas, su periodo de aislamiento finaliza después de que:
    • Hayan pasado al menos 10 días desde la aparición de los síntomas, y
    • Haya pasado 24 horas sin fiebre sin el uso de medicamentos para bajar la fiebre, y
    • Estén mejorando otros síntomas del COVID-19
  • Si nunca tuvo síntomas, su periodo de aislamiento finaliza después de que:
    • Hayan pasado 10 días desde la fecha en que la prueba de detección del COVID-19 dio positivo

Lactancia y COVID-19

La evidencia actual sugiere que no es probable que la leche materna propague el virus al bebé.

Usted, junto con su familia y proveedores de atención médica, debe decidir si comenzará a amamantar o continuará amamantando. La leche materna brinda protección contra muchas enfermedades y es la mejor fuente de nutrición para la mayoría de los bebés.

Consejos útiles para iniciar o reiniciar el periodo de lactancia

Tal vez le resulte difícil comenzar a amamantar o seguir haciéndolo si no comparte la misma habitación con su recién nacido en el hospital. A continuación encontrará algunos consejos útiles:

  • La extracción manual o con un extractor ayuda a establecer y armar el suministro de leche en caso de que deba separarse de su recién nacido en el hospital.
  • Extráigase leche o alimente a su bebé cada 2 a 3 horas (al menos de 8 a 10 veces en 24 horas, incluso por la noche), especialmente durante los primeros días. Esto ayuda a las mamas a producir leche y previene la obstrucción de los conductos galactóforos y la aparición de infecciones mamarias.
  • Si no logra comenzar a producir leche en el hospital luego de dar a luz, o si ha interrumpido temporalmente la lactancia durante su enfermedad de COVID-19 porque no se siente bien, obtenga ayuda de un proveedor de apoyo de la lactancia. Obtenga más información acerca de cómo reiniciar el período de lactancia (también denominado relactancia).

Lávese siempre las manos con agua y jabón durante 20 segundos antes de amamantar o extraerse leche materna, incluso si no tiene COVID-19. Si no dispone de agua y jabón, use algún desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol.

Si tiene COVID-19 y decide amamantar al bebé

  • Lávese las manos antes de amamantar al bebé
  • Use mascarilla mientras amamanta y siempre que se encuentre a menos de 6 pies de su bebé.

Si tiene COVID-19 y decide extraerse la leche

  • En lo posible, use su propio extractor de leche (uno que no comparta con ninguna otra persona).
  • Use mascarilla durante la extracción.
  • Lávese las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos antes de tocar cualquier parte del extractor o el biberón, y antes de extraer leche materna.
  • Siga las recomendaciones para una correcta limpieza del extractor luego de cada uso.  Limpie todas las partes del extractor que hayan estado en contacto con la leche materna.
  • Considere hacer que un cuidador sano que no tenga COVID-19, que no tenga mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 y que esté viviendo en la misma casa alimente al bebé con la leche materna extraída. Si la persona encargada de los cuidados vive en la misma casa o ha estado en contacto cercano con usted, es posible que haya estado expuesta al virus. Todos los cuidadores que alimenten al bebé deben usar mascarilla mientras lo atienden durante todo el tiempo que usted permanezca en aislamiento y durante su propio periodo de cuarentena luego de que usted haya completado el aislamiento.

Mantener a su bebé seguro y saludable

No le coloque ningún tipo de mascarilla a su bebé

  • Los niños menores de dos años de edad no deben usar mascarillas.
  • Las mascarillas faciales podrían aumentar el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) o asfixia y estrangulamiento accidental. Los bebés son inquietos y su movimiento puede provocar que la mascarilla facial de plástico bloquee su nariz y su boca, o hacer que la correa los estrangule.
  • Los CDC no recomiendan el uso de protectores faciales como reemplazo de las mascarillas.

Limite la cantidad de visitantes que pueden ver a su nuevo bebé

El nacimiento de un nuevo bebé es un evento importante de la vida que suele reunir a las familias para celebrar y brindar contención al bebé y a la nueva mamá. No obstante, antes de permitir el ingreso de visitantes en su hogar o dejar que otras personas se acerquen al bebé, evalúe el riesgo de COVID-19 suyo, de su bebé, de las personas que viven con usted y de los visitantes (p. ej., abuelos o adultos mayores y otras personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19).

  • Permitir que otras personas que no viven con usted ingresen a su hogar puede aumentar el riesgo de propagar el COVID-19.
  • Algunas personas que no presentan síntomas pueden propagar el virus.
  • Limite los encuentros presenciales y evalúe otras opciones, como realizar celebraciones virtuales, para quienes deseen ver a su nuevo bebé. Si planea recibir visitas, pídales a los invitados que se queden en casa si están enfermos y que permanezcan a 6 pies de distancia de usted y de su bebé, usen mascarilla y se laven las manos al visitar su hogar. Para obtener más información, vea las consideraciones para organizar o asistir a pequeños encuentros.

Mantenga la distancia entre su bebé y las personas que no viven en su casa o que están enfermas

  • Evalúe los riesgos de que usted o su bebe se infecten por COVID-19 antes de decidir salir para realizar actividades que no sean visitas de atención médica o cuidado infantil.
  • Mantenga 6 pies de distancia entre su bebé y las personas que no viven en su casa.
  • Consúltele a su programa de cuidados infantiles acerca de los planes que han implementado para proteger a su bebé, a su familia y a los miembros del personal del COVID-19.

Conozca los posibles signos y síntomas de la infección por COVID-19 en los bebés

  • La mayoría de los bebés que dan positivo para el COVID-19 presentan síntomas leves o no presentan síntomas.
  • Se han notificado casos de enfermedad grave en bebés, pero son poco frecuentes. Los bebés con afecciones subyacentes y los bebés prematuros (que nacieron antes de las 37 semanas de gestación) podrían tener mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.
  • Los signos notificados entre recién nacidos con COVID-19 incluyen fiebre, letargo (sentirse demasiado cansado o inactivo), moqueo, tos, vómitos, diarrea, mala alimentación, y una mayor dificultad para respirar o respiración superficial.
  • Si su bebé presenta síntomas o cree que su bebé podría haber estado expuesto al COVID-19:
    • Póngase en contacto con el proveedor de atención médica de su bebé dentro de las 24 horas y siga las medidas para cuidar a niños con COVID-19.
    • Si su bebé presenta signos de advertencia de emergencia del COVID-19 (como dificultad para respirar), busque atención de emergencia de inmediato. Llame al 911.

Lleve a su bebé a las consultas de recién nacidos

Idealmente, las consultas de recién nacidos deben realizarse en persona para que el proveedor de atención médica de su bebé pueda:

  • Evaluar su estado general y el de su bebé.
  • Evaluar el crecimiento y alimentación de su bebé.
  • Evaluar a su bebé para detectar la presencia de ictericia (color amarillo en la piel o los ojos).
  • Asegurarse de que le hayan realizado las pruebas de detección en recién nacidos a su bebé (entre ellas, el análisis de una mancha de sangre, un examen de audición y un examen de cardiopatías congénitas críticas) y repetir cualquier otro examen de detección o evaluación de seguimiento, si es necesario.

Llame y notifique al proveedor de atención médica de su bebé antes de acudir al consultorio si usted o su bebé tienen COVID-19. 

Garantice el descanso seguro de su bebé

Durante la pandemia del COVID-19, los padres pueden sentirse más estresados y cansados de lo habitual. Asegurarse de que los padres y sus bebés disfruten de una buena calidad de sueño es muy importante. Tome medidas para reducir el riesgo de muerte súbita del lactante (SIDS, por sus siglas en inglés) y otras causas de muerte relacionadas con el sueño al hacer lo siguiente:

  • Coloque a su bebé boca arriba para dormir, ya sea a la siesta o por la noche.
  • Hágalo dormir sobre una superficie plana y firme, como un colchón en la cuna cubierto con una sábana ajustable.
  • Comparta la habitación con su hijo, pero no la cama. Su bebé no debería dormir en una cama para adultos, catre, colchón inflable, sofá o silla, ya sea que duerma solo, con usted o con cualquier otra persona.
  • Mantenga la ropa de cama suave y mullida, como mantas, almohadones, almohadillas protectoras y juguetes de peluche, lejos del sector donde duerme su hijo.
  • No le cubra la cabeza ni permita que su hijo tenga demasiado calor. La sudoración o el pecho caliente son signos que indican que su hijo tiene mucho calor.
  • No fume ni permita que nadie fume cerca de su bebé.

Garantice su propia salud social, emocional y mental

  • Llame a su proveedor de atención médica si cree que está experimentando depresión después del embarazo.
  • Aprenda formas de sobrellevar el estrés y consejos para cuidarse durante la pandemia del COVID-19.

Para obtener más información consulte la