Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Personas con discapacidad

El COVID-19 es una enfermedad nueva y todavía estamos aprendiendo sobre cómo se propaga, la gravedad de la enfermedad que causa, y hasta qué punto se puede propagar en los Estados Unidos.

El solo hecho de padecer una discapacidad podrían no estar relacionado a un mayor riesgo de contraer el COVID-19 o enfermarse gravemente. La mayoría de las personas con discapacidades no tiene inherentemente un riesgo mayor de contraer el virus o de enfermarse gravemente con el COVID-19.  No obstante, ciertas personas con discapacidades podrían tener un mayor riesgo de infección o enfermedad grave debido a sus afecciones subyacentes.  Todas las personas parecen tener un mayor riesgo de enfermarse gravemente de COVID-19 si tienen afecciones crónicas subyacentes graves, como enfermedades pulmonares crónicas, afecciones cardiacas graves o un sistema inmunitario debilitado. Los adultos con discapacidades son tres veces más propensos que los adultos sin discapacidades a tener enfermedades cardiacas, accidentes cerebrovasculares, diabetes o cáncer.

Debe hablar con su proveedor de atención médica si tiene alguna pregunta acerca de su salud o sobre cómo se está manejando su afección.

Grupos de discapacidad y riesgo

Si padece alguno de los tipos de discapacidad mencionados a continuación, podría tener un mayor riesgo de infectarse o tener una enfermedad no reconocida.  Debe consultar con su proveedor de atención médica sobre cuál es su nivel de riesgo de contraer enfermedades.

  • Personas con movilidad reducida o que no pueden evitar entrar en contacto con otras personas que podrían estar infectadas, como familiares y proveedores directos de apoyo
  • Personas que tienen problemas para comprender la información o practicar medidas preventivas, como el lavado de manos y el distanciamiento social
  • Personas que posiblemente no pueden comunicar los síntomas de la enfermedad

Protéjase

Si usted o una persona a quien atiende corre un mayor riesgo de enfermarse muy gravemente a causa del COVID-19, tome medidas para evitar enfermarse. Además de practicar las medidas preventivas cotidianas, las personas con discapacidades que tienen proveedores directos de apoyo pueden ayudar a protegerse de enfermedades respiratorias de las siguientes maneras:

Prepararse

Hay algunas cosas más que las personas con discapacidades pueden hacer para prepararse durante el brote de COVID-19:

  • Planifique qué hará si usted o su proveedor directo de apoyo se enferma. Cree una lista de contactos de familiares, amigos, vecinos y agencias de servicios locales que puedan brindarle apoyo en caso de enfermarse o si su proveedor directo de apoyo se enferma o no se encuentra disponible.
  • Disponga como mínimo de dos maneras para comunicarse desde su hogar y trabajo que puedan utilizarse rápidamente en caso de emergencia (p. ej., teléfono fijo, teléfono celular, mensaje de texto, correo electrónico).  Anote esta información y llévela con usted.
  • Tenga suficientes comestibles y artículos del hogar para sentirse cómodo sin salir de su casa por algunas semanas, un suministro de al menos 30 días de medicamentos recetados y sin receta médica, y cualquier otro equipo o suministro médico que podría necesitar. Algunos planes de salud permiten la reposición por 90 días de medicamentos recetados. Analice esta opción con su proveedor de atención médica. Haga fotocopia de las prescripciones ya que podrá resultarle más fácil conseguir los medicamentos en una situación de emergencia.

Acerca del COVID-19

  • La enfermedad del coronavirus es una enfermedad respiratoria que se propaga de persona a persona. Se cree que el virus se propaga principalmente entre personas que tienen contacto cercano (a una distancia de hasta aproximadamente 6 pies) y a través de las gotitas respiratorias producidas cuando una persona infectada tose o estornuda. También podría ser posible que una persona contraiga el COVID-19 al tocar una superficie u objeto que tenga el virus y luego se toque la boca, la nariz o los ojos. Para obtener más información, consulte la Hoja informativa de los CDC: Lo que necesita saber sobre la enfermedad del coronovirus 2019 (COVID-19)ícono de pdf.
  • El riesgo de infección con COVID-19 es mayor para personas que están en contacto cercano con un caso confirmado de COVID-19, como trabajadores de atención médica, proveedores directos de apoyo y miembros del hogar. Otras personas con un mayor riesgo de infección son aquellas que viven o han estado recientemente en áreas con propagación en curso del COVID-19.

Prevención y tratamiento

Actualmente, no hay ninguna vacuna para protegerse del COVID-19.  La mejor manera de evitar infecciones es tomar medidas preventivas cotidianas, como evitar el contacto cercano con personas que están enfermas y lavarse las manos con frecuencia.  No existe ningún tratamiento antiviral específico para el COVID-19. Las personas con COVID-19 pueden buscar atención médica para ayudar a aliviar los síntomas.

Esta página fue revisada el 7 de abril de 2020