Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Preguntas y respuestas sobre el COVID-19: para personas que consumen drogas o tienen trastornos relacionados con el uso de sustancias

Preguntas y respuestas sobre el COVID-19: para personas que consumen drogas o tienen trastornos relacionados con el uso de sustancias

Aunque se desconoce si las personas que consumen drogas o tienen un trastorno por uso de sustancias tienen riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19, las personas que usan drogas pueden tener afecciones subyacentes que hacen que corran mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19, y pueden tener inquietudes y preguntas relacionadas con su nivel de riesgo.

Nos encontramos ante una situación emergente de rápida evolución y los CDC brindarán información actualizada a medida que esté disponible.

Para personas que consumen drogas o tienen trastornos relacionados con el uso de sustancias

Aún no se sabe si la incidencia de COVID-19 es mayor en las personas que consumen drogas o tienen un trastorno por el uso de sustancias que en las personas que no usan drogas. Algunas afecciones subyacentes como la enfermedad pulmonar crónica y las afecciones cardiacas graves al parecer aumentan el riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Sabemos que el uso de drogas puede tener efectos graves en el cuerpo, tales como:

  • El uso de opioides puede causar insuficiencia respiratoria y respiración lenta que podrían provocar una disminución de oxígeno en sangre, daño cerebral o muerte.
  • El uso de estimulantes como cocaína, anfetamina y metanfetamina puede causar problemas de salud agudos como accidentes cerebrovasculares, ataques al corazón, ritmo cardiaco anormal y convulsiones, así como otras afecciones crónicas como daño pulmonar o cardiaco.
  • El consumo de drogas a través de cigarrillos o vapeo (p. ej., heroína, cocaína, crack, marihuana) puede causar enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), asma y otras afecciones pulmonares más graves.
  • Otras afecciones que afectan la respuesta inmunitaria, como el VIH o una enfermedad hepática (hepatitis viral), son más comunes entre las personas que consumen drogas, especialmente entre aquellos que se inyectan drogas.

Por tales motivos, es posible que el uso de drogas pueda agravar la enfermedad del coronavirus (COVID-19), pero es necesario contar con más evidencia.

La interrupción del tratamiento puede ser muy estresante. Pregúntele a su médico habitual si puede ofrecerle un tratamiento o remitirlo a otro programa de tratamiento con opciones de "telesalud", como consultas médicas o encuentros en línea. También puede buscar recursos que figuran en el localizador de tratamientos de la SAMHSAícono de sitio externoLos recursos de recuperación virtual están disponiblesícono de sitio externo si no es posible realizar consultas presenciales. Muchos programas para el tratamiento por consumo de opioidesícono de sitio externo y programas de servicios de jeringas siguen disponibles durante emergencias como la pandemia del COVID-19 porque son considerados servicios esenciales. Si actualmente está inscrito en un programa y le preocupa la posibilidad de quedarse sin acceso a la asistencia, plantee esta inquietud a su proveedor de atención médica actual.

El temor y la ansiedad respecto de una enfermedad puede resultar abrumador para algunas personas. Puede tomar medidas para protegerse y proteger a los demás mientras recibe la ayuda que necesita. Si necesita servicios de emergencia de inmediato, llame al 9-1-1 o diríjase al departamento de emergencia o centro de urgencias más cercano. Todos los establecimientos de atención médica toman medidas para proteger a sus pacientes y a los miembros del personal. También puede recibir ayuda inmediata a través de:

Si no necesita cuidados de emergencia pero necesita atención médica o desea iniciar un tratamiento lo antes posible, llame al establecimiento de atención médica local o a su proveedor de atención médica para analizar las opciones de tratamientos. Muchos proveedores usan telemedicina para que las personas puedan recibir los servicios sin necesidad de realizar una consulta en persona. Los siguientes recursos pueden servir de ayuda para encontrar a un especialista:

Si usa opioides y le preocupa tener una sobredosis, tener naloxona a mano podría salvarle la vida en caso de una sobredosis. Consulte a su proveedor de atención médica o a su farmacia local (la mayoría de los estados autorizan la venta de naloxona sin receta médica) para obtener un suministro de naloxona. También puede obtener naloxona a través de los programas de naloxona y los programas de servicios de jeringas en la comunidad. Asegúrese de que sus familiares y amigos sepan dónde encontrar la naloxona y cómo usarla.

Estar bajo mayor estrés puede aumentar el consumo de alcohol y sustancias. Si usted o un ser querido está consumiendo alcohol u otras sustancias o está aumentando el consumo durante la pandemia del COVID-19, aquí tiene algunas sugerencias que podrían servir de ayuda:

Es menos probable que una sobredosis sea fatal si hay otras personas presentes cuando se usan drogas. Si está acompañado, protéjase y proteja a los demás. Use cubiertas de tela para la cara, manténgase a 6 pies de distancia de las demás personas, lávese las manos con frecuencia con agua y jabón por al menos 20 segundos y evite tocarse la cara o la zona donde se administró la inyección con las manos. Lavarse las manos y el lugar donde se administró la inyección con agua y jabón antes y después de manipular drogas es importante para prevenir la infección. Use toallitas humedecidas con alcohol o desinfectantes con al menos un 60 % de alcohol si no dispone de agua y jabón.

Si no puede evitar consumir drogas cuando está soloícono de sitio externo, implemente estrategias para reducir los dañosícono de sitio externo. Las estrategias para reducir los daños pretenden reducir las consecuencias negativas asociadas al consumo de drogas y las siguientes sugerencias son importantes para mantenerse a salvo en todo momento mientras usa drogas y no solo durante la pandemia del COVID-19. Algunas estrategias útiles para reducir el daño durante la pandemia incluyen:

  • Consumir pequeñas dosis de drogas a la vez.
  • Avisarle a un familiar o amigo cuándo y dónde estará consumiendo y pedirle que llame en un determinado momento para verificar si se encuentra bien.

Si usa opioides, siga las mismas estrategias para reducir el daño que figuran más arriba. En lo posible, también debería proporcionarle naloxona al familiar o amigo que verificará si se encuentra bien. Si no tiene naloxona, consulte a su proveedor de atención médica o a su farmacia local (la mayoría de los estados autorizan la venta de naloxona sin receta médica) para poder acceder a este medicamento que salva vidas. También puede obtener naloxona a través de los programas de naloxona en la comunidad y la mayoría de los programas de servicios de jeringas.

Las precauciones que se toman para evitar el daño causado por el consumo de drogas también sirven para evitar infectarse por COVID-19. Estas precauciones también reducirán el riesgo de otras infecciones y de sobredosis. Las personas que consumen drogas:

  • Evite compartir los elementos para el consumo de drogas (p. ej., artículos que se utilizan para inyectarse, vapear, fumar e inhalar drogas). Limpie los elementos profundamenteícono de pdf si es inevitable el uso compartido. Abastézcase de suministros, si es posible. En el caso de las personas que se inyectan drogas, consulte el programa de servicios de jeringas a nivel local para saber si hay alguna opción para evitar las visitas en persona.
  • Evite usar drogas preparadas por otras personas o asegúrese de que las personas que preparan las drogas que usted consume realicen un lavado de manos adecuado.
  • Minimice el contacto cercano con otras personas cuando adquiere y consume drogas al mantener en lo posible una distancia de al menos 6 pies, usar cubiertas de tela para la cara y lavarse las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos después del contacto. Si no hay agua y jabón disponibles, puede usar un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol. Tenga en cuenta que el uso de cubiertas para la cara puede resultar peligroso si una persona está inconsciente, incapacitada o no es capaz de quitársela sin ayuda.
  • Utilice los servicios otorgados por los programas de servicios de jeringas, si están disponibles, que incluyen jeringas limpias, eliminación segura de las jeringas usadas, pruebas de detección de VIH y hepatitis B y C, además de otros servicios como cuidados y tratamientos para trastornos por el uso  de sustancias y enfermedades infecciosas.

Para profesionales médicos

Al estar bajo mayor estrés puede aumentar el consumo de alcohol y sustancias. Aquí tiene algunas sugerencias que pueden ser útiles:

  • Evalúe a todos los pacientes adultos para detectar el consumo excesivo de alcohol.
  • Aconseje a los pacientes cuyo examen de alcoholemia les dio positivo que consuman menos alcohol (y remita a las personas con un probable trastorno por consumo de alcohol para que realicen un tratamiento especializado).
  • Evalúe a todos los adultos por abuso de sustancias y remita a las personas que podrían tener un trastorno por consumo de sustancias para que realicen un tratamiento especializado.

Aún no lo sabemos. Algunas afecciones médicas como la enfermedad pulmonar crónica y las afecciones cardiacas graves al parecer aumentan el riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Si el consumo de drogas ha afectado el estado de salud del paciente en general, es probable que tenga mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.

Sabemos que:

  • El uso de opioides puede causar insuficiencia respiratoria y respiración lenta que podrían provocar una disminución de oxígeno en sangre, daño cerebral o muerte.
  • El uso de estimulantes como cocaína, anfetamina y metanfetamina puede causar problemas de salud agudos como accidentes cerebrovasculares, ataques al corazón, ritmo cardiaco anormal y convulsiones, así como otras afecciones crónicas como daño pulmonar o cardiaco.
  • El consumo de drogas a través de cigarrillos o vapeo (p. ej., heroína, cocaína, crack, marihuana) puede causar enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), asma y otras afecciones pulmonares más graves.
  • Otras afecciones que afectan la respuesta inmunitaria, como el VIH o una enfermedad hepática (hepatitis viral), son más comunes entre las personas que consumen drogas, especialmente entre aquellos que se inyectan drogas.

Por tales motivos, es posible que el uso de drogas pueda agravar la enfermedad del coronavirus (COVID-19), pero es necesario contar con más evidencia.

Sí, puede suministrarse naloxona en todas sus formas de manera segura durante la pandemia de COVID-19. Use siempre el equipo de protección personal adecuado cuando trata a un paciente con COVID-19 confirmado o presunto.

La interrupción del tratamiento para los pacientes que consumen drogas o que tienen un trastorno por el uso de sustancias puede ser muy estresante. Estas interrupciones pueden incluir la pérdida de opciones de tratamientos presenciales para trastornos por el uso de sustancias (p. ej., citas clínicas para recibir medicamentos para el trastorno por el uso de opioides y acceso a otros servicios de apoyo), lo que podría derivar en un aumento del consumo o en una recaída en el caso de las personas que habían dejado de consumir.

Considere ofrecer interacciones virtuales a través del uso de tecnología para brindar un apoyo más personalizado. Las interrupciones también pueden darse en pacientes que usan programas de servicios de jeringas, que podrían limitar el acceso a jeringas limpias, eliminación segura de las jeringas usadas, pruebas de detección de enfermedades infecciosas, acceso a la naloxona y remisión a cuidados y tratamientos para trastornos por el uso de sustancias y enfermedades infecciosas.

Los pacientes también pueden experimentar una interrupción en el acceso al suministro de drogas ilegales que consumen habitualmente lo que podría generar un síndrome de abstinencia y angustia emocional. Si adquieren drogas contaminadas, probablemente tengan mayor riesgo de sufrir una sobredosis u otras reacciones adversas.

Si los pacientes tienen síntomas de abstinencia aguda, sobredosis u otras reacciones adversas a causa del consumo de drogas, tómese el tiempo para tener una conversación acerca de este consumo sin juzgarlos, traten de encontrar juntos estrategias para tratamientos alternativos y ofrézcales estrategias para reducir el daño que se adapten a sus necesidades actuales. Por ejemplo, es posible que su paciente no esté listo para dejar de consumir drogas, pero puede beneficiarse si recibe información acerca de los programas de servicios de jeringas y recetas para obtener naloxona.

Si aún no lo ha hecho, los proveedores de atención médica con una licencia activa de la Administración de Control de Drogas (DEA) son elegibles para realizar una capacitación aprobadaícono de sitio externo y enviar una solicitud a la SAMHSA para la prescripción de buprenorfina para el tratamiento de trastornos por el uso de opioides.

Hay más información y recursos en:

Sí. Como parte de la emergencia de salud pública nacional, bajo ciertas circunstancias y para médicos especialmente calificados, las opciones de telesalud están disponibles para tratar a pacientes que usan drogas o que tienen un trastorno relacionado con el uso de sustancias. Muchos establecimientos de atención médica están utilizando los servicios de telesalud para ampliar el acceso a los servicios de salud esenciales durante la pandemia del COVID-19Nuevas excepcionesícono de pdfícono de sitio externo para el tratamiento del trastorno por uso de opioides permiten a los médicos que atienden en consultorios mediante una exención de la ley DATA 2000ícono de sitio externo iniciar un tratamiento con buprenorfina por telesaludícono de pdfícono de sitio externo sin necesidad de realizar un examen físico en persona. Además de ampliar las opciones de recetas médicas, las nuevas excepciones permiten mayor flexibilidad con respecto a la manera en que los programas para el tratamiento por consumo de opioides entregan las dosis de metadona y buprenorfina.

Última actualización: 7 de jul. del 2020