Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Adultos mayores

Adultos mayores

Presentan mayor riesgo de necesitar hospitalización o morir si se les diagnostica COVID-19

Actualizado el 2 de abr. del 2021

Vaccine Information for Adultos mayores.

hombre mayor al aire libre usando una mascarilla de tela para la cara

El riesgo aumenta con la edad

El riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 aumenta con la edad, y los adultos mayores son quienes corren mayor riesgo.

Lo que debe saber
  • El riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 aumenta con la edad, y los adultos mayores son quienes corren mayor riesgo.
  • Ciertas afecciones también pueden aumentar el riesgo de enfermarse gravemente.
  • Las personas con mayor nivel de riesgo, y aquellas que las visitan o viven con ellas, deben tomar precauciones para protegerse de contraer el COVID-19.

Mayor riesgo de hospitalización o muerte

La edad aumenta el riesgo de enfermarse gravemente

El riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 aumenta con la edad, y los adultos mayores son quienes corren mayor riesgo.

Por ejemplo, las personas en sus 50 tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente que las personas en sus 40. Del mismo modo, las personas en sus 60 o 70, en general, tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente que las personas en sus 50. El riesgo más alto de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 lo tienen las personas de 85 años de edad o más.

Enfermarse gravemente significa que una persona con COVID-19 podría necesitar:

  • hospitalización,
  • cuidados intensivos, o
  • asistencia mecánica que las ayude a respirar, o
  • incluso podrían morir.

La edad aumenta el riesgo de hospitalización

Los adultos mayores tienen mayor riesgo de requerir hospitalización o morir si se les diagnostica COVID-19. A medida que envejece, aumenta el riesgo de ser hospitalizado a causa del COVID-19.

8 de cada 10 muertes por COVID-19 notificadas en los EE. UU. corresponden a adultos de 65 años de edad o más. Visite cdc.gov/coronavirus para conocer las medidas para reducir el riesgo de enfermarse.

En comparación con los adultos jóvenes, los adultos mayores tienen más probabilidades de necesitar hospitalización si contraen COVID-19.

Riesgo de infección, hospitalización y muerte por COVID-19, por grupo de edad

Ciertas afecciones pueden aumentar el nivel de riesgo

Otros factores también pueden aumentar su riesgo de enfermarse gravemente, como tener ciertas afecciones subyacentes. Al conocer los factores que hacen que usted corra mayor riesgo, puede decidir acerca de qué tipo de precauciones tomar en su vida diaria.

Si tiene una afección subyacente, debería seguir con su tratamiento:

  • No suspenda sus medicamentos y no modifique su plan de tratamiento sin consultar a su proveedor de atención médica.
  • Tenga un suministro para al menos 30 días de sus medicamentos recetados y de venta sin receta médica. Hable con un proveedor de atención médica, su asegurador y su farmacéutico acerca de la posibilidad de obtener un suministro adicional (es decir, para más de 30 semanas) de sus medicamentos recetados, en la medida de lo posible, para reducir la cantidad de veces que debe ir a la farmacia.
  • No demore la solicitud de atención de emergencia debido al COVID-19. Los departamentos de emergencia tienen planes de contingencia para la prevención de infecciones, diseñados para protegerlo del COVID-19 en caso de que necesite atención.
  • Llame a su proveedor de atención médica si tiene alguna inquietud acerca de sus afecciones subyacentes o si se enferma y cree que podría tener COVID-19. Si necesita ayuda de emergencia, llame al 911 de inmediato.
  • Si no tiene un proveedor de atención médica, contacte al centro de salud comunitarioícono de sitio externo o departamento de salud más cercano.

Reduzca su riesgo de enfermarse

Todos, especialmente los adultos mayores y otras personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente, deberían tomar medidas para protegerse del COVID-19.

Medidas para reducir su nivel de riesgo

Es sumamente importante para las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19, y para sus convivientes, que se protejanpara evitar contraer el COVID-19.

La mejor manera de protegerse y ayudar a reducir la propagación del virus que causa el COVID-19 es haciendo lo siguiente:

  • Use mascarilla al interactuar con otras personas.
  • Limite sus interacciones presenciales con otras personas tanto como sea posible, especialmente en espacios cerrados.
  • Mantenga distancia de otras personas (6 pies de distancia, es decir, aproximadamente la longitud de 2 brazos).
  • Lávese las manos con frecuencia. Si no dispone de agua y jabón, use un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca con las manos sin lavar.
  • Cubrirse con un pañuelo desechable al toser o estornudar, o hacerlo en la parte interna del codo y luego lavarse las manos.
  • Limpie y desinfecte las superficies y los objetos que toca con frecuencia.
  • Obtenga más información para adultos con discapacidades.
  • Cómo protegerse

Si comienza a sentirse mal y cree que podría tener COVID-19, póngase en contacto con su proveedor de atención médica dentro de las 24 horas.

Antes de salir o visitar a familiares y amigos

Considere el nivel de riesgo antes de decidir salir y asegúrese de que las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 y quienes viven con ellas tomen medidas para protegerse.

No existe ningún modo de eliminar por completo el riesgo de infectarse con el virus que causa el COVID-19.  Por eso es tan importante comprender los riesgos y saber cómo reducir su riesgo tanto como sea posible cuando deba reanudar ciertas actividades, hacer mandados y asistir a eventos y encuentros.

Considere el nivel de riesgo

En general, cuantas más sean las personas con las que interactúe, cuanto más cerca interactúen y cuanto más dure la interacción, mayor será su riesgo de infectarse y propagar el virus que causa el COVID-19.

Antes de salir, considere lo siguiente:

  • ¿Con cuántas personas tendrá que interactuar?
  • ¿Puede mantener 6 pies de distancia con respecto a otras personas?
  • ¿Estará al aire libre o en un espacio interior?
  • ¿Cuánto tiempo pasará en contacto con otras personas?
  • ¿Qué probabilidades hay de que las personas usen mascarilla?

Evalúe evitar actividades en las que se dificulta tomar medidas de protección, como actividades que impiden el distanciamiento social.

Tome medidas para protegerse

Todos debemos tomar medidas para evitar contraer y propagar el virus que causa el COVID-19 de modo que podamos protegernos, proteger a nuestras comunidades y proteger a las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente.

Si decide participar en actividades públicas:

  • Protéjase al practicar medidas de prevención cotidianas.
  • Planifique hacer las compras cuando las tiendas suelen estar menos concurridas temprano en la mañana o a última hora de la tarde. Los adultos mayores pueden ir durante el "horario para adultos mayores" para hacer sus compras.
  • Use alternativas para evitar comer afuera como las entregas a domicilio o el retiro de comida por el lugar o en la acera.
  • Tenga estos artículos a mano y úselos cuando salga: una mascarilla, pañuelos desechables y un desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol.
  • Evite a las personas que no usan mascarilla.

Use mascarilla

Médica afroamericana y paciente mayor usando mascarillas protectoras mientras hablan en la sala de espera de una clínica

Las mascarillas ayudan a evitar que las personas contraigan o propaguen el virus, especialmente aquellas que podrían ignorar que lo tienen.

  • Las mascarillas se deben colocar sobre la nariz y la boca. Las mascarillas son particularmente importantes cuando es difícil mantener una distancia de al menos 6 pies de otras personas o en espacios cerrados para ayudar a protegerse mutuamente.
  • Las mascarillas le ofrecen cierto grado de protección a usted y también protegen a quienes lo rodean en caso de que esté infectado por el virus que causa el COVID-19 sin saberlo.
  • Los CDC reconocen que el uso de mascarillas puede no ser posible en todas las situaciones o para algunas personas. A algunos adultos mayores con problemas cognitivos, sensoriales o conductuales podría resultarles difícil usar mascarilla. Existen adaptaciones y alternativas que se pueden considerar siempre que sea posible para aumentar la viabilidad del uso de mascarillas o para reducir el riesgo de propagación del COVID-19 si no es posible utilizar una. Estos adultos deben tomar precauciones adicionales al interactuar con otras personas. Además, algunos adultos mayores pueden depender de la lectura de labios o de las expresiones faciales durante la interacción social. Esto puede ser difícil cuando las demás personas usan mascarillas que cubren gran parte de su rostro.

Aliente el distanciamiento social durante la visita

dos personas caminando al aire libre junto a un lago usando mascarillas de tela para la cara

Considere realizar actividades que permitan mantener el distanciamiento social, como las caminatas con distancia social en el vecindario o el establecimiento, use la tecnología (p. ej., computadoras portátiles, dispositivos móviles) para mantenerse en contacto y participar en juegos digitales con amigos y familiares, o comience a disfrutar de un nuevo pasatiempo.

  • Disponga las mesas y sillas de manera que propicien el distanciamiento social. Las personas que conviven pueden estar juntas en grupo y no necesitan mantener una distancia de 6 pies.
  • Trate de evitar el contacto cercano con la visita. Por ejemplo, no se estrechen las manos, golpeen los codos ni se abracen. En lugar de ello, salúdense de lejos y verbalmente.
  • En lo posible, evite a las personas que no usan mascarillas o pídales a quienes lo rodean que usen mascarillas.
  • Considere llevar una lista de las personas que visitó o que lo visitaron y cuándo se visitaron. Esto será útil para el rastreo de contactos en caso de que alguno se enferme.
  • Conozca consideraciones adicionales para adultos con trastornos conductuales o del desarrollo a quienes podría resultarles difícil practicar el distanciamiento social.

Practique la higiene de manos con frecuencia

lavarse las manos y frotarlas con jabón para prevenir el coronavirus

Todos deberían lavarse las manos o usar desinfectante de manos antes de preparar, servir o consumir alimentos.

  • Todos deberían lavarse las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos al comenzar y terminar la visita y cada vez que considere que sus manos podrían haberse contaminado.
  • Si no dispone de agua y jabón, por ejemplo en encuentros y actividades al aire libre, use un desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol. Cubra toda la superficie de las manos y frótelas hasta que las sienta secas.
  • Use toallas de mano o de papel desechables para secarse las manos para evitar compartirlas. Ponga a disposición de los invitados un cesto de basura que no requiera contacto.
  • Limite el contacto con las superficies que se tocan con frecuencia o los artículos de uso compartido.

Cuándo postergar o cancelar una visita

  • Postergue o cancele una visita si usted o su visita tienen síntomas de COVID-19 o han estado expuestos a alguien con COVID-19 en los últimos 14 días.
  • Todas las personas que han tenido contacto cercano con una persona infectada por COVID-19 deberían quedarse en casa y controlar sus síntomas.
  • Evalúe los niveles actuales de infección por COVID-19 en su comunidad específica. Si la infección es generalizada, considere postergar o cancelar la visita.

Precauciones para hogares de ancianos y establecimientos para adultos mayores

Si usted, un familiar o un amigo viven en un hogar de ancianos, establecimiento de vida asistida u otro tipo de establecimiento para adultos mayores, es posible que estén preocupados por el COVID-19.

Para proteger a familiares y amigos que se encuentran en estos establecimientos, los CDC han recomendado que los establecimientos de cuidados a largo plazo:

  • Restrinjan las visitas,
  • Exijan o recomienden a los visitantes (incluidos los trabajadores de atención médica, auxiliares y miembros del personal) que usen mascarillas que les cubran la nariz y la boca, si se permiten las visitas,
  • Permitan las visitas solo durante un horario específico y limiten la cantidad de visitantes por residente (p. ej., no más de 2 visitantes por vez),
  • Programen las visitas con antelación para propiciar el distanciamiento social en todo momento,
  • Restrinjan la visita a la habitación del residente u otro lugar designado del establecimiento (p. ej., al aire libre),
  • Chequeen regularmente a los trabajadores de atención médica y a los residentes para detectar fiebre y síntomas, y
  • Limiten las actividades dentro del establecimiento para mantener a los residentes distanciados unos de otros.

Obtenga más información acerca de los riesgos entre las personas que viven en hogares de ancianos u otros establecimientos de cuidados a largo plazo y acerca de las guías de los CDC para hogares de ancianos y establecimientos de cuidados a largo plazo. Los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS)ícono de pdfícono de sitio externo también han elaborado guías para la realización de visitas bajo diferentes circunstancias.

Si está enfermo o cree que estuvo expuesto al COVID-19

Contacte a su proveedor de atención médica y solicite asistencia

Monitoree sus síntomas

Los síntomas del COVID-19 pueden variar de síntomas leves a enfermedad grave y muerte. Los síntomas pueden aparecer de 2 a 14 días después de la exposición.

En algunos casos, los adultos mayores y las personas de cualquier edad con afecciones subyacentes pueden presentar síntomas que no se suelen observar en otras personas, o la aparición de fiebre u otros síntomas puede demorar más tiempo.

La temperatura corporal febril puede ser más baja en los adultos mayores

La temperatura corporal normal de los adultos mayores (65 años de edad o más) puede ser más baja que la de los adultos más jóvenes. Por esta misma razón, las temperaturas corporales que indican fiebre pueden ser más bajas en los adultos mayores.

Si es adulto mayor y tiene fiebre u otros síntomas y desea realizarse una prueba de detección del virus que causa el COVID-19, llame primero a su proveedor de atención médica. También puede visitar el sitio web de su departamento de salud estatal o localícono de sitio externo para ver la información local más actualizada acerca de las pruebas de detección. Si no tiene un proveedor de atención médica, contacte a su centro de salud comunitarioícono de sitio externo o departamento de salud más cercano.

Si cuida a un paciente de 65 años o más, tenga en cuenta que una sola medición de temperatura de 100 ºF (37.8 ºC), varias mediciones por encima de los 99 ºF (37.2 ºC) o un aumento en la temperatura superior a los 2 ºF (1.1 ºC) con respecto a la temperatura normal (de referencia) del paciente podría ser un signo de infección

Cree un plan de atención

Los planes de atención resumen sus:

  • afecciones,
  • medicamentos,
  • proveedores de atención médica,
  • contactos de emergencia, y
  • opciones de cuidados al final de la vida (por ejemplo, directivas anticipadas).

Complete su plan de atención en colaboración con su médico y, si es necesario, con la ayuda de un familiar, cuidador o auxiliar de cuidados de salud en el hogar.

Los planes de atención puedan tener beneficios más allá de la pandemia actual. Puede actualizar su plan de atención cada año o cada vez que haya un cambio en su salud o medicamentos. Los planes de atención pueden ayudar a reducir las visitas a la sala de emergencias y las hospitalizaciones, además de mejorar el manejo médico general de las personas con afecciones crónicas, lo que da como resultado una mejor calidad de vida.

Durante la pandemia del COVID-19, tener un plan de atención es una parte importante de la preparación para emergencias.

Medidas cotidianas para mantenerse saludable

Durante la pandemia es importante mantenerse sano. Consulte a su proveedor de atención médica si tiene sus vacunas y otros servicios de prevención al día para evitar contraer otras enfermedades.

  • Es sumamente importante que quienes tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente, incluidos los adultos mayores, reciban las vacunas recomendadas contra la influenza y la enfermedad neumocócica.
  • Recuerde la importancia de mantenerse físicamente activo y tener hábitos saludables para sobrellevar el estrés.
  • Hable con su proveedor de atención médica acerca de cómo mantener los servicios de prevención como las evaluaciones del cáncer durante la pandemia.
  • Si tiene una emergencia médica, no demore en solicitar atención de emergencia.
  • Es posible que se sienta más estresado durante esta pandemia. El temor y la ansiedad pueden ser abrumadores y provocar emociones fuertes.  Obtenga información acerca del estrés y cómo sobrellevarlo.
  • Obtenga consejos sobre cómo mantenerse conectado mientras se queda en casa en inglésícono de pdfícono de sitio externo y españolícono de pdfícono de sitio externo. Existen agencias comunitarias que podrían ayudarlo. También puede llamar a diferentes líneas que brindan contención y apoyo emocional a los adultos mayores.

Cómo recibir ayuda en casa

Hay asistencia disponible si necesita ayuda con las comidas, las tareas del hogar, reparaciones domésticas, cuidado personal, servicios de salud a domicilio o transporte a sus citas médicas y a la farmacia. Para obtener ayuda en su comunidad, visite el Localizador de Cuidado para Ancianosícono de sitio externo o llame al 1-800-677-1116.