Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Si es una persona inmunodeprimida, protéjase del COVID-19

Actualización: 14 de mayo de 2020

Muchas afecciones y tratamientos pueden debilitar el sistema inmunitario de una persona (convirtiéndola en una persona "inmunodeprimida"). Algunas de estas afecciones y tratamientos son:

  • Cáncer
  • Trasplante de médula ósea
  • Trasplante de órgano sólido
  • Células madre para el tratamiento contra el cáncer
  • Deficiencias genéticas en el sistema inmunitario
  • VIH
  • El uso de corticosteroides por vía oral o intravenosa y otros medicamentos inmunosupresores que inhiben la capacidad del organismo para combatir algunas infecciones (p. ej., micofenolato, sirolimús, ciclosporina, tacrolimús, etanercept, rituximab)

Riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19

Las personas con sistemas inmunitarios debilitados tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente por el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19. Es probable que sigan siendo infecciosas por un lapso más prolongado que otras personas infectadas por el COVID-19, pero no podemos confirmarlo hasta que tengamos más información sobre este nuevo virus.

Prevenga el COVID-19

Si es una persona inmunodeprimida, la mejor manera de prevenir el COVID-19 es evitar la exposición al virus. Para más detalles, vea el consejo de los CDC sobre qué hacer para estar preparado ante el COVID-19 y cómo protegerse y proteger a los demás.

  • Lávese las manos con frecuencia con agua y jabón por al menos 20 segundos, especialmente después de haber estado en un lugar público, o después de sonarse la nariz, toser o estornudar.
    • Si no dispone de agua y jabón, use un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol. Cubra todas las superficies de las manos y frótelas hasta que sienta que se secaron.
  • Evite salir de su casa en lo posible y ponga en práctica el distanciamiento social.
    • Si tiene que salir de su casa, evite tener contacto con otras personas, tanto como sea posible, manteniendo el distanciamiento social. Mantenga una distancia de al menos 6 pies (2 metros) entre usted y las personas que no son miembros de su hogar.
    • Evite reuniones numerosas o lugares donde se reúnen personas.
    • Use los servicios de reparto a domicilio para recibir en su casa los suministros, alimentos y medicamentos.
  • Cúbrase la boca y la nariz con una cubierta de tela para la cara cuando se encuentra cerca de otras personas para proteger al resto en caso de estar infectado y pídales a los demás que hagan lo mismo.
    • Recuerde: NO se deben usar cubiertas de tela para la cara en niños menores de 2 años de edad, ni en personas con problemas respiratorios o que estén inconscientes, incapacitadas o no sean capaces de quitárselas sin ayuda.
  • Limpie Y desinfecte diariamente las superficies que se tocan con frecuencia. Esto incluye mesas, manijas de las puertas, interruptores de luz, mesones, barandas, escritorios, teléfonos, teclados, inodoros, grifos y lavabos.

Medidas que puede tomar para proteger su salud

  • Continúe con su plan de tratamiento regular. No suspenda ningún medicamento ni tratamiento sin antes consultar con su médico.
    • Hable con su médico acerca de sus inquietudes sobre el tratamiento.
    • Cumpla con sus citas médicas programadas regularmente.
      • Consulte a su médico acerca de las medidas que están tomando para reducir el riesgo de exposición al COVID-19 en el consultorio.
      • Utilice los servicios de telesalud cada vez que sea posible si se lo recomienda su médico.
    • Asegúrese de que se ha realizado las pruebas necesarias según lo indicado por su médico.
    • Busque atención médica urgente si no se siente bien.
  • Consulte a su médico, asegurador y farmacéutico acerca de cómo obtener un suministro de emergencia de medicamentos recetados. Asegúrese de contar con suministros para al menos 30 días de medicamentos recetados y sin receta médica en caso de que deba o quiera permanecer en casa durante varias semanas. Hable con su médico o farmacéutico acerca de la posibilidad de recibir sus medicamentos por correo postal.
  • Tome medidas para cuidar su salud emocional. El temor y la ansiedad por el COVID-19 pueden ser abrumadores y provocar emociones intensas. Es natural que algunas personas se sientan preocupadas o estresadas por el COVID-19. Obtenga más información acerca del estrés y cómo sobrellevar la ansiedad, aquí. Llame a su proveedor de atención médica si siente que el estrés interfiere con sus actividades diarias por varios días seguidos.
  • Si se siente abrumado por emociones como tristeza, depresión o ansiedad o siente la necesidad de lastimarse o lastimar a otros:

Tratamiento del COVID-19

  • Por el momento, no hay un tratamiento para el COVID-19 aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). Tampoco existe una vacuna para prevenir el COVID-19. Actualmente, el tratamiento es para aliviar los síntomas y, en el caso de los pacientes gravemente enfermos hospitalizados, para apoyar el funcionamiento de los órganos vitales.

Más información para afecciones específicas y factores de riesgo

Si tiene cáncer o ha sobrevivido a la enfermedad

Si actualmente tiene cáncer o ha tenido esta enfermedad anteriormente, es probable que tenga que tomar medidas especiales para proteger su salud:

  • La quimioterapia es una herramienta importante para tratar el cáncer. Aunque algunos tipos de quimioterapia pueden debilitar el sistema inmunitario, los pacientes oncológicos y los que han sobrevivido a esta enfermedad deberían continuar con la quimioterapia, según las indicaciones del médico.
  • No cambie su tratamiento oncológico sin antes consultarlo con su médico.
  • Controle la fiebre. Tómese la temperatura cada vez que se sienta acalorado o muy fatigado, tenga escalofríos o la cara enrojecida o no se sienta bien. Llame a su médico de inmediato si tiene una temperatura de 100.4 ºF (38 ºC) o más.
  • Consulte con su médico cuándo probablemente la cantidad de glóbulos blancos sea más baja, ya que el riesgo de infección es mayor.
    • Si tiene que acudir a la sala de emergencia, dígale a la persona que lo atiende que usted es un paciente oncológico bajo tratamiento de quimioterapia. Si tiene fiebre durante el tratamiento de quimioterapia significa que se trata de una emergencia médica y debería recibir atención de inmediato.
  • Hable con su oncólogo o proveedor de atención médica primaria sobre sus preocupaciones acerca del tratamiento de quimioterapia u otros tratamientos oncológicos.
  • Aprenda más sobre tipos de cáncer, factores de riesgos y evaluación para la detección del cáncer y prevención de infecciones mientras se encuentra bajo tratamiento oncológico.

Si ha tenido un trasplante de médula ósea, un trasplante de órgano sólido o células madres para el tratamiento contra el cáncer

Si toma medicamentos que debilitan su sistema inmunitario, llamados medicamentos inmunosupresores:

  • No suspenda ni cambie sus medicamentos sin antes consultar a su médico. Suspender la medicación o cambiarla puede causar graves problemas de salud.

Si tiene deficiencias inmunitarias desde que nació

Algunas personas nacen con deficiencias en sus sistemas inmunitarios o las generan por cuestiones genéticas. Los ejemplos incluyen inmunodeficiencia común variable, deficiencia selectiva de IgA, inmunodeficiencia combinada grave, enfermedad granulomatosa crónica y deficiencias complementarias.

  • Si toma medicamentos para reforzar el sistema inmunitario, no cambie de medicamentos ni los suspenda sin consultar con su médico.

Si tiene VIH

Aún no se conoce cuál es el riesgo que tienen las personas con VIH de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Si usted tiene VIH y un bajo recuento de células CD4 o no se encuentra bajo tratamiento para el VIH, probablemente tenga mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.

Si usa corticosteroides por vía oral o intravenosa u otros medicamentos que inhiben la respuesta de su sistema inmunitario

Algunas afecciones se tratan con medicamentos que pueden debilitar el sistema inmunitario; estos medicamentos se llaman inmunosupresores. Las afecciones comunes que suelen tratarse con inmunosupresores incluyen artritis reumatoidea, lupus y la enfermedad inflamatoria intestinal.

  • No suspenda ni cambie sus medicamentos sin antes consultar a su médico. Suspender la medicación o cambiarla puede causar graves problemas de salud.
Esta página fue revisada el 14 de mayo del 2020