Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Personas sin hogar

Personas sin hogar

Las personas sin hogar corren el riesgo de enfermar de COVID-19.

Los servicios sociales para personas sin hogar a menudo se brindan en entornos con alta concentración de personas, lo que podría facilitar la propagación de la infección. Como muchas personas sin hogar son adultos mayores o tienen afecciones subyacentes, probablemente también corran mayor riesgo de enfermarse gravemente.

Los departamentos de salud y establecimientos de atención médica deben saber que las personas sin hogar constituyen un grupo particularmente vulnerable. De ser posible, identificar ámbitos sin grandes aglomeraciones de personas donde puedan quedarse las personas de mayor riesgo puede ayudar a protegerlos del COVID-19.

Cómo pueden protegerse las personas sin hogar 

Muchas de las recomendaciones para prevenir el COVID-19 pueden ser difíciles de cumplir para las personas sin hogar. Aunque tal vez no sea posible evitar ciertos lugares concurridos (como los refugios), las personas sin hogar deberían:

  • Tratar de evitar otros espacios públicos de gran concurrencia.
  • De ser posible, optar por las comidas para llevar.
  • Mantener una distancia de 6 pies (aproximadamente la longitud de dos brazos) de otras personas. 
  • Lavarse las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos con la mayor frecuencia posible, y cubrirse al toser y estornudar.

Si las personas sin hogar tienen síntomas 

Cualquier persona sin hogar con síntomas que concuerden con los de COVID-19  (fiebre, tos o dificultad para respirar) debe avisar a sus proveedores de servicios (como los encargados de sus casos, personal del refugio y otros proveedores de cuidados). El personal ayudará a estas personas a comprender cómo autoaislarse e identificar opciones de atención médica según sea necesario.

Cómo realizarse la prueba de detección del COVID-19

Si reúnen los criterios para hacerse la prueba, las personas sin hogar tendrán acceso a la prueba para detectar el COVID-19 a través de un proveedor de atención médica.

Los establecimientos de atención médica y salud pública locales deben determinar el mejor lugar para la realización de esta prueba en coordinación con clínicas de atención médica para personas sin hogar y clínicas de medicina callejera.

Cualquier persona enferma con COVID-19 debe permanecer aislada

Las personas con COVID-19 presunto o confirmado deben permanecer en un lugar donde puedan aislarse de otras personas para evitar propagar la infección. Los departamentos de salud locales, las autoridades de vivienda, los sistemas de servicios para personas sin hogar y los establecimientos de atención médica deben elaborar un plan que identifique lugares para aislar a personas con COVID-19 confirmado o presunto hasta que cumplan con los criterios para finalizar el aislamiento.

Las unidades de aislamiento pueden ser espacios designados por las autoridades locales o refugios con la capacidad para aislar de manera efectiva a estas personas. Si no hay ninguna otra opción disponible, los proveedores de servicios a personas sin hogar deben evaluar cómo pueden ayudar a las personas a autoaislarse mientras se articulan mecanismos de asistencia adicional.

Donaciones de alimentos y ropa a los proveedores de servicios a personas sin hogar 

Los proveedores de servicios a personas sin hogar pueden aceptar donaciones de alimentos y ropa durante la propagación del COVID-19 en la comunidad, pero se deben tomar precauciones generales de control de infecciones  y solicitar a los donantes que no envíen donaciones si están enfermos.

Evaluación de síntomas en clientes de refugios para personas sin hogar

Los refugios para personas sin hogar pueden evaluar a los clientes para detectar síntomas  de enfermedad respiratoria.

Los clientes con síntomas pueden o no tener COVID-19. Procure designar un espacio apartado donde puedan permanecer de manera segura, dentro del refugio o en un lugar alternativo, en coordinación con las autoridades de salud locales.  El personal de enfermería u otro personal médico del lugar pueden colaborar con las evaluaciones clínicas.

  • Entregue una mascarilla a cualquier persona que tenga síntomas.
  • Facilite el acceso a servicios de atención médica no urgentes según sea necesario.
  • Siga los procedimientos estándar del establecimiento para determinar si un cliente necesita atención médica inmediata. Las señales de emergencia incluyen:
    • Dificultad para respirar
    • Dolor o presión persistente en el pecho
    • Confusión o dificultad para estar alerta que no haya tenido antes
    • Coloración azulada en los labios o el rostro 

Notifique al establecimiento médico y al personal designados para trasladar a los clientes que el cliente podría tener COVID-19.

Mantener abiertos los refugios y campamentos para personas sin hogar 

Los refugios para personas sin hogar cumplen una función fundamental en nuestras comunidades. Los refugios deben permanecer abiertos a menos que los proveedores de servicios a personas sin hogar, departamentos de salud y autoridades de vivienda hayan determinado en conjunto que algún refugio deba cerrar.

Hacer que las personas logren vivir en una vivienda estable debe seguir siendo una prioridad.

  • No obstante, si no hay opciones de vivienda individual disponibles, permita que las personas que viven en campamentos continúen donde están.
  • Aliente a las personas que viven en campamentos a aumentar el espacio entre ellas y proporcione recursos de higiene.
Última actualización: 10 de ago. del 2020