Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Afecciones posteriores al COVID-19

Afecciones posteriores al COVID-19
Actualizado el 8 de abr. del 2021

Aunque la mayoría de las personas con COVID-19 mejora al cabo de unas semanas o meses de haber estado enfermas, algunas no lo hacen. Los CDC y expertos de todo el mundo están trabajando para obtener más información acerca de los efectos de salud a corto y largo plazo asociados al COVID-19, quiénes los padecen y por qué. Los CDC emplean el término afecciones posteriores al COVID-19 para describir problemas de salud que persisten por más de cuatro semanas después de haber sido infectado por el virus que causa el COVID-19 por primera vez.

Los expertos desconocen por qué y con qué frecuencia algunas personas experimentan afecciones posteriores al COVID-19. Otras enfermedades infecciosas también pueden causar síntomas a largo plazo por diversos motivos. Es probable que algunas de las afecciones posteriores al COVID-19 sean similares a las provocadas por otras enfermedades infecciosas, pero otras podrían ser más específicas del COVID-19.  Algunas afecciones posteriores al COVID-19 involucran síntomas similares a los causados por otros problemas de salud. Los científicos están investigando activamente las causas de las afecciones posteriores al COVID-19.

Tipos de afecciones posteriores al COVID-19

COVID-19 prolongado

El COVID-19 prolongado es una gama de síntomas que pueden durar semanas o meses después de haber sido infectado por el virus que causa el COVID-19 por primera vez o pueden aparecer semanas después de la infección. El COVID-19 prolongado puede presentarse en cualquier persona que haya tenido COVID-19, incluso si la enfermedad fue leve o no tuvo síntomas. Las personas con COVID-19 prolongado dicen experimentar combinaciones de los siguientes síntomas:

  • Cansancio o fatiga
  • Dificultad para pensar o concentrarse (a veces denominada "neblina mental")
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida del gusto o el olfato
  • Mareos al ponerse de pie
  • Corazón que late rápido o muy fuerte (conocido como palpitaciones)
  • Dolor de pecho
  • Dificultad para respirar o falta de aire
  • Tos
  • Dolor muscular o en las articulaciones
  • Depresión o ansiedad
  • Fiebre
  • Síntomas que empeoran luego de actividades físicas o mentales

Efectos multiorgánicos del COVID-19

Los efectos multiorgánicos pueden afectar a la mayoría, si no a todos, los sistemas del cuerpo, incluidas las funciones del corazón, los pulmones, los riñones, la piel y el cerebro.​​​​​​​ Los efectos multiorgánicos también pueden incluir afecciones que ocurren luego del COVID-19, como el síndrome inflamatorio multisistémico (MIS) y afecciones autoinmunitarias. El MIS es una afección en la que pueden inflamarse diferentes partes del cuerpo. Las afecciones autoinmunitarias ocurren cuando su sistema inmunitario ataca las células sanas de su organismo por error, y causa una inflamación dolorosa en las partes del cuerpo afectadas.​​​​​​​

Se desconoce cuánto tiempo podrían durar los efectos sobre los sistemas multiorgánicos y si los efectos podrían provocar afecciones crónicas.

Efectos de la hospitalización o tratamiento por COVID-19

Las afecciones posteriores al COVID-19 también pueden incluir los efectos a largo plazo de la hospitalización o tratamiento por COVID-19. Algunos de estos efectos a largo plazo son similares a los relacionados con la hospitalización por otras infecciones respiratorias u otras afecciones.

Los efectos de la hospitalización y el tratamiento por COVID-19 también pueden incluir el síndrome post-cuidados intensivos (PICS, por sus siglas en inglés), que hace referencia a los efectos sobre la salud que permanecen luego de una enfermedad crítica. Estos efectos pueden incluir debilidad grave y trastorno de estrés postraumático (TEPT). El TEPT implica reacciones a largo plazo a un evento muy estresante.

Tratamiento

Hay formas de manejar las afecciones posteriores al COVID-19, y muchos pacientes con estos síntomas están mejorando con el paso del tiempo. Si cree que tiene una afección posterior al COVID-19, hable con su proveedor de atención médica acerca de las opciones para manejar o tratar sus síntomas y los recursos de apoyo disponibles. Se están abriendo clínicas de atención posterior al COVID-19 en centros médicos de todos los Estados Unidos para abordar las necesidades de los pacientes.

La mejor manera de prevenir estas complicaciones a largo plazo es prevenir el COVID-19

Medidas importantes de desacelerar la propagación del COVID-19

COVID-19 y vacunación

Los CDC recomiendan que las personas se vacunen independientemente de si ya tuvieron COVID-19. Aprenda más sobre vacunación.

Aunque ciertos artículos de prensa han informado que algunas personas con COVID-19 prolongado afirmaron que sus síntomas mejoraron luego de vacunarse, es necesario realizar estudios para determinar los efectos de la vacunación en las afecciones posteriores al COVID-19.

Qué están haciendo los CDC

Los CDC continúan trabajando para identificar cuán comunes son estos efectos a largo plazo, quiénes son más propensos a padecerlos y si los síntomas finalmente desaparecen. Hay estudios en curso que durarán varios años para investigar en mayor profundidad las afecciones posteriores al COVID-19. Estos estudios nos ayudarán a comprender mejor las afecciones posteriores al COVID-19 y a entender cómo tratar a los pacientes con estos efectos a largo plazo.