Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes
¿Qué información busca?
Ingrese una palabra o frase a continuación para localizar preguntas y respuestas que coincidan.
×

Temas básicos

Un nuevo coronavirus es un coronavirus que no había sido identificado previamente. El virus que causa la enfermedad del coronavirus 2019, COVID-19, no es igual a los  coronavirus que circulan comúnmente entre los seres humanos  y que causan enfermedades leves, como el resfriado común.

El 11 de febrero del 2020, la Organización Mundial de la Salud anunció  el nombre oficial de la enfermedad que está causando el brote del nuevo coronavirus 2019 y que se identificó por primera vez en Wuhan, China. El nuevo nombre de la enfermedad es enfermedad del coronavirus 2019, y su forma abreviada es COVID-19. En el COVID-19, "CO" corresponde a "corona", "VI" a "virus" y "D" a "disease" (enfermedad).  Antes, la forma de referirse a esta enfermedad era "nuevo coronavirus 2019" o "2019-nCoV".

Existe muchos tipos de coronavirus humanos, incluidos algunos que comúnmente causan enfermedades leves en las vías respiratorias superiores. El COVID-19 es una nueva enfermedad, causada por un nuevo coronavirus que no se había visto anteriormente en seres humanos.

Propagación

Se cree que el virus que causa el COVID-19 se propaga principalmente de persona a persona a través de las gotitas respiratorias producidas cuando una persona infectada tose, estornuda o habla. Estas gotitas pueden terminar en la boca o en la nariz de quienes se encuentran cerca o posiblemente ser inhaladas y llegar a los pulmones. La propagación se vuelve más probable cuando las personas están en contacto cercano entre sí (a una distancia de hasta aproximadamente 6 pies).

El COVID-19 parece estar propagándose fácilmente y de manera continua en la comunidad ("propagación comunitaria") en muchas áreas geográficas afectadas. La propagación en la comunidad significa que las personas han sido infectadas por el virus en un área, incluidas algunas personas que no saben con certeza cómo ni dónde se infectaron.

En general se cree que los coronavirus se propagan de persona a persona a través de las gotitas respiratorias. En la actualidad no existe evidencia que respalde la transmisión de COVID-19 asociada a los alimentos. Antes de preparar o comer sus alimentos, siempre es importante lavarse las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos, para garantizar la seguridad de los alimentos en general. Durante el día, use un pañuelo desechable para cubrirse al toser o estornudar, y lávese las manos después de sonar su nariz, toser o estornudar, o después de ir al baño.

Todavía no se sabe si el clima y la temperatura inciden en la propagación del COVID-19. Algunos otros virus, como los que causan el resfriado común o la influenza (gripe), se propagan más en los meses de clima frío, pero eso no significa que sea imposible enfermarse a causa de estos virus durante otros meses.  Hay mucho más que aprender acerca de la transmisibilidad, gravedad y otras características asociadas al COVID-19, y las investigaciones están en curso.

La propagación en la comunidad significa que las personas han sido infectadas por el virus en un área, incluidas algunas personas que no saben con certeza cómo ni dónde se infectaron. Cada departamento de salud determina la propagación en la comunidad de manera diferenciada con base en las condiciones locales. Para obtener información acerca de la propagación en la comunidad en su área, visite el sitio web de su departamento de salud.​

Por el momento, los CDC no tienen datos que sugieran que este nuevo coronavirus u otros coronavirus similares puedan propagarse a través de mosquitos o garrapatas. La principal forma de propagación del COVID-19 es de persona a persona. Vea Cómo se propaga el coronavirus para obtener más información.

Prevención

Visite la página Cómo protegerse y proteger a los demás para obtener más información acerca de cómo protegerse de las enfermedades respiratorias, como el COVID-19.

Use mascarillas en entornos públicos al estar con otras personas que no son miembros de su hogar, especialmente cuando resulte difícil mantener otras medidas de distanciamiento social, como en tiendas de comestibles, farmacias y estaciones de servicio. El uso de mascarillas puede desacelerar la propagación del virus y ayudar a evitar que quienes puedan tener el virus sin saberlo se lo transmitan a otras personas.

El COVID-19 puede ser propagado por personas que no tienen síntomas y que desconocen que tienen la infección. Por eso es importante que todos pongamos en práctica el distanciamiento social (mantener una distancia de al menos 6 pies de las demás personas) y usemos mascarillas en entornos públicos. Las mascarillas brindan una capa adicional de protección para ayudar a evitar que las gotitas respiratorias se desplacen por el aire e infecten a otras personas.

Las mascarillas recomendadas no son mascarillas quirúrgicas ni mascarillas de respiración N-95. Esos son suministros críticos que se deben continuar reservando para los trabajadores de la salud y otros miembros del personal médico de respuesta a emergencias, como lo recomienda la guía actual de los CDC.

Encontrará más información acerca de las mascarillas en nuestro sitio sobre mascarillas.

  • Es importante seguir cuidándose y cuidando de su salud y bienestar.
  • Siga tomando sus medicamentos, y no modifique su plan de tratamiento sin consultar a su proveedor de atención médica.
  • Siga controlando su enfermedad tal como se lo indicó su proveedor de atención médica.
  • Tenga un suministro para al menos 2 semanas de sus medicamentos recetados y de venta sin receta médica.
  • Consulte a su proveedor de atención médica si tiene sus vacunas al día.
  • Llame a su proveedor de atención médica
    • si le preocupa algo relacionado con su afección o si se enferma.
    • para buscar otras maneras de conectarse con su proveedor de atención médica para el manejo de enfermedades crónicas u otras afecciones.
  • No demore la solicitud de atención de emergencia para su problema de salud o cualquier afección que requiera atención de inmediato.
    • Si necesita ayuda de emergencia, llame al 911.
    • Los departamentos de emergencias tienen planes de prevención para protegerlo y evitar que se infecte por el COVID-19 en caso de que necesite recibir atención médica por su afección.
  • Continúe practicando las medidas preventivas diarias. Lávese las manos con frecuencia, evite el contacto cercano, use una mascarilla, cúbrase al toser y estornudar, y limpie y desinfecte a menudo las superficies que se tocan con frecuencia.

Para obtener más información, consulte Grupos con mayor riesgo de enfermarse gravemente.

Todavía queda mucho por saber acerca del COVID-19 y cómo se propaga. Se cree que los coronavirus se propagan con mayor frecuencia a través de las gotitas respiratorias. Si bien el virus puede sobrevivir por un periodo corto en algunas superficies, es poco probable que se propague a través de correspondencia nacional o internacional, productos o empaques. No obstante, podría ser posible que una persona contraiga el COVID-19 al tocar una superficie u objeto que tenga el virus y luego se toque la boca, la nariz o posiblemente los ojos, pero se cree que esta no es la principal forma de propagación del virus.

Obtenga más información sobre cómo manipular con seguridad las entregas y correspondencia.

La donación de sangre en los entornos de atención médica en los Estados Unidos es una parte esencial del cuidado de los pacientes, que salva vidas. Constantemente se necesitan donaciones de sangre, y los bancos de sangre están abiertos y necesitan donaciones con urgencia. Los CDC alientan a las personas que están bien de salud a que sigan donando sangre siempre que puedan hacerlo, incluso si están poniendo en práctica las medidas de distanciamiento social debido al COVID-19. Los CDC apoyan a los bancos de sangre brindándoles recomendaciones para preservar la seguridad del personal y los donantes. Algunos ejemplos de estas recomendaciones son mantener una distancia de 6 pies entre las sillas de los donantes, implementar completamente las prácticas de higiene ambiental  y alentar a los donantes a programar con antelación las citas para las donaciones.

  • Por el momento no hay evidencia que sugiera que los usuarios de lentes de contacto corren mayor riesgo de contraer COVID-19 que las personas que usan anteojos.
  • Las personas que usan lentes de contacto deben continuar con sus hábitos seguros de uso de lentes de contacto y de cuidado e higiene para ayudar a prevenir la transmisión de cualquier infección relacionada con el uso de lentes de contacto, como lavarse las manos siempre con agua y jabón antes de manipular los lentes.
  • Las personas sanas pueden seguir usando y cuidando sus lentes de contacto según las indicaciones de su oftalmólogo.

Vea más información acerca de cómo se propaga el coronavirus y cómo protegerse.

Visite el  sitio web de los CDC sobre lentes de contacto  para obtener más información sobre el uso y cuidado saludables de lentes de contacto.

  • Los sistemas a base de peróxido de hidrógeno  que se usan para la limpieza, desinfección y para guardar los lentes de contacto deberían ser eficaces contra el virus que causa el COVID-19.
    • En el caso de otros métodos de desinfección, como soluciones multipropósito o limpiadores ultrasónicos, por el momento no hay evidencia científica suficiente para determinar su eficacia contra el virus.
  • Siempre use solución para desinfectar sus lentes de contacto y el estuche a fin de matar los gérmenes que puedan tener.
  • Manipule sus lentes sobre una superficie que se pueda limpiar y desinfectar.

Vea más información acerca de cómo se propaga el coronavirus y cómo protegerse.

Visite el  sitio web de los CDC sobre lentes de contacto  para obtener más información sobre el uso y cuidado saludables de lentes de contacto.

El lavado de manos es una de las mejores maneras de protegerse y proteger a su familia de las enfermedades.  Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón por al menos 20 segundos, especialmente después de sonarse la nariz, toser o estornudar; después de ir al baño; y antes de comer o preparar los alimentos. Si no tiene agua y jabón, use un desinfectante de manos a base de alcohol que contenga al menos un 60 % de alcohol.

Limpie y desinfecte las superficies que se tocan con frecuencia, como mesas, manijas de puertas, interruptores de luz, mesones, tiradores, escritorios, teléfonos, teclados, inodoros, grifos o llaves, lavamanos y lavaplatos.​​​​​​​  Si las superficies están sucias, límpielas con detergente o agua y jabón antes de desinfectarlas. Para desinfectar, la mayoría de los desinfectantes comunes para el hogar, registrados en la EPA, funcionarán. Vea las recomendaciones de los CDC para la limpieza y desinfección del hogar.

Si usted o alguien que conoce está enfermo o tuvo contacto con alguien que tiene COVID-19

La mayoría de las personas que contraigan el COVID-19 podrán recuperarse en su hogar. Los CDC ofrecen indicaciones para quienes se estén recuperando en casa y para sus cuidadores, entre ellas:

  • Quédese en casa si está enfermo, excepto para buscar atención médica.
  • Use una habitación y un baño separados para los miembros del hogar que estén enfermos (si es posible).​​​​​​​
  • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón por al menos 20 segundos, especialmente después de sonarse la nariz, toser o estornudar; después de ir al baño; y antes de comer o preparar los alimentos.
  • Si no tiene agua y jabón, use un desinfectante de manos a base de alcohol que contenga al menos un 60 % de alcohol. Lávese siempre las manos con agua y jabón si están visiblemente sucias.
  • Proporcione a su familiar enfermo mascarillas desechables limpias para usar en el hogar, si están disponibles, para ayudar a prevenir la propagación del COVID-19 a otras personas.
  • Limpie la habitación y el baño de la persona enferma, según lo requiera, para evitar el contacto innecesario con el enfermo.

No obstante, algunas personas pueden necesitar atención médica de emergencia. Esté atento a los síntomas y sepa cuándo buscar atención médica de emergencia.

Cuándo buscar atención médica de emergencia

Esté atento a los signos de advertencia de emergencia* del COVID-19. Si alguien presenta alguno de estos signos, busque atención médica de emergencia de inmediato

  • Dificultad para respirar
  • Dolor o presión persistente en el pecho
  • Confusión
  • Incapacidad de despertarse o permanecer despierto
  • Coloración azulada en los labios o el rostro 

*Esta lista no incluye todos los síntomas posibles. Llame a su proveedor de servicios médicos por cualquier otro síntoma grave o que le preocupe.

Llame al 911 o llame antes a su centro de emergencias local:  notifique al operador que necesita atención para alguien que tiene o podría tener COVID-19.

  • Esté atento a los síntomas. Esté atento a la aparición de fiebre, tos, dificultad para respirar u otros síntomas del COVID-19.
  • Tómese la temperatura y siga la guía de los CDC si tiene síntomas.

Niños

Con base en la evidencia disponible, los niños no parecen correr mayor riesgo de contraer el COVID-19 que los adultos. Si bien algunos niños y bebés han contraído el COVID-19, la mayoría de los casos conocidos a la fecha son en adultos. No obstante, poco niños han desarrollado el síndrome inflamatorio multisistémico (MIS-C). Por el momento, la información disponible acerca de este síndrome es limitada. Los CDC están trabajando conjuntamente con los departamentos de salud estatales y locales para obtener más información acerca del MIS-C.

Puede alentar a su hijo a que ayude a detener la propagación del COVID-19 si le enseña a hacer las mismas cosas que debemos hacer todos para mantenernos sanos.

  • Evite el contacto cercano con personas que estén enfermas.
  • Quédese en casa si está enfermo, excepto para buscar atención médica.
  • Cúbrase la nariz y la boca con un pañuelo desechable cuando tosa o estornude y luego bótelo a la basura.
  • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón por al menos 20 segundos.
  • Si no tiene agua y jabón, use un desinfectante de manos a base de alcohol que contenga al menos un 60 % de alcohol.
  • Limpie y desinfecte las superficies y objetos que se tocan con frecuencia, como mesas, mesones, interruptores de luz, manijas de las puertas y manijas de gabinetes.

Puede encontrar más información sobre cómo prevenir el COVID-19 en los siguientes enlaces:  Cómo protegerse y proteger a los demás. Hay más información disponible relacionada con la propagación del COVID-19 en  Cómo se propaga el COVID-19 .

Hay más información sobre Mantener sanos a los niños durante el brote de COVID-19 disponible en línea.

No. Los síntomas del COVID-19 son similares en niños y adultos. La enfermedad del COVID-19 puede manifestarse de diferentes maneras en diferentes personas. Para muchas personas, estar enfermo con COVID-19 sería muy similar a tener influenza (gripe). Otras personas pueden tener fiebre o tos, o les puede costar respirar profundo. La mayoría de las personas que han tenido COVID-19 no se han enfermado gravemente. Solo un pequeño grupo de personas que contrajeron la enfermedad han tenido problemas más graves.

Los CDC y sus socios están investigando casos de síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C) asociado al COVID-19. Aprenda más sobre COVID-19 y el síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C).

Los CDC recomiendan que todas las personas de 2 años de edad o más usen una mascarilla que les cubra la nariz y la boca en entornos públicos cuando se encuentran con otras personas que no son miembros de su hogar, especialmente cuando resulta difícil mantener otras medidas de distanciamiento social. NO se deben colocar mascarillas a bebés o niños menores de 2 años de edad debido al riesgo de asfixia. Los niños menores de 2 años de edad figuran como excepción, al igual que cualquier persona con dificultad para respirar o que está inconsciente, incapacitada o imposibilitada por algún motivo de quitarse la mascarilla sin ayuda.

Los brotes pueden ser estresantes tanto para los adultos como para los niños. Al hablar con sus hijos, intente mantener la calma y recuérdeles que se encuentran a salvo. Hable con sus hijos acerca del COVID-19 y ayúdelos a lidiar con el estrés.

El síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C) es una afección en la que diferentes partes del cuerpo pueden inflamarse, incluido el corazón, los pulmones, los riñones, el cerebro, la piel, los ojos u órganos gastrointestinales. Aún no sabemos qué causa el MIS-C. No obstante, sí sabemos que muchos niños con MIS-C tuvieron el virus que causa el COVID-19, o han estado cerca de alguien con COVID-19. El MIS-C puede ser grave, incluso mortal, pero la mayoría de los niños a quienes se les diagnosticó esta afección han mejorado con atención médica.

Contacte al médico, enfermero o clínica de su hijo de inmediato si su hijo presenta síntomas de MIS-C. Busque atención médica de emergencia de inmediato si su hijo manifiesta alguno de estos signos de advertencia de emergencia de MIS-C u otros signos preocupantes.

La clave para desacelerar la propagación del COVID-19 es poner en práctica el distanciamiento social. Mientras estén suspendidas las clases en las escuelas, los niños no deben juntarse en persona con niños de otras familias. Si los niños juegan fuera de sus casas, es esencial que se mantengan a una distancia de 6 pies de cualquier persona que no viva con ellos. Algunos niños con ciertas afecciones subyacentes corren mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.

Asegúrese de que los niños tomen medidas preventivas cotidianas, como lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón. Recuerde: si los niños se reúnen fuera de la escuela en grupo, pueden ponernos a todos en riesgo.

Para obtener más información, consulte Ayude a detener la propagación del COVID-19 en niños.

  • Manténgase en contacto con la escuela de su hijo.
    • Muchas escuelas están ofreciendo lecciones en línea (aprendizaje virtual). Revise las asignaciones de la escuela, y ayude a su hijo a establecer un ritmo razonable para completar las tareas. Tal vez necesite ayudar a su hijo a encender los dispositivos, leer las instrucciones y escribir las respuestas.
  • Cree un horario y una rutina para el aprendizaje en casa, pero no pierda la flexibilidad.
  • Considere las necesidades y ajustes requeridos para la edad de su hijo. 
    • La transición a estar en casa será diferente para los niños de edad prescolar, de kínder a 5.º grado, estudiantes de escuela secundaria media y estudiantes de escuela secundaria superior. Hable con su hijo sobre sus expectativas y cómo se están adaptando a estar en casa en vez de la escuela.
  • Busque maneras de hacer que el aprendizaje sea divertido.

Para obtener más información, consulte Ayude a los niños a aprender en casa.

Consulte con su escuela para saber si continuarán con los servicios de comidas durante la suspensión de clases. Muchas escuelas están manteniendo abiertos sus establecimientos para permitir que las familias recojan comidas o están entregando comidas para llevar en una ubicación central.

  • Vigile a su hijo para detectar cualquier signo de enfermedad.
  • Esté atento a la aparición de indicios de estrés en su hijo.
  • Enseñe y refuerce las medidas preventivas cotidianas.
  • Ayude a su hijo a mantenerse activo.
  • Ayude a su hijo a mantenerse conectado socialmente.

Para obtener más información, consulte Mantenga sanos a los niños durante el brote de COVID-19.

Los adultos mayores y las personas con afecciones subyacentes graves corren un mayor riesgo si se enferman con el COVID-19.

  • Si otros integrantes de su hogar tienen un  mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19, considere tomar precauciones adicionales para separar a su hijo de esas personas.
  • Si no puede quedarse en casa con sus hijos durante la suspensión de clases en la escuela y alguien con un mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 será quien los cuides (adulto mayor o una persona con alguna afección subyacente grave), limite el contacto de sus hijos con otras personas.
  • Considere posponer las visitas o viajes para ver a los abuelos o familiares de edad avanzada. Conéctese de manera virtual, o escriba cartas y envíelas por correo.

No se sabe si todos los niños con afecciones subyacentes tienen un mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.

Si bien la mayoría de los casos de COVID-19 en niños no son graves, sigue habiendo casos graves que requieren hospitalización. Según algunos datos sobre niños, la mayoría de los casos que necesitaron ser hospitalizados a causa del COVID-19 tenía al menos una afección subyacente. Las afecciones subyacentes más comunes entre niños con COVID-19 incluyen enfermedad pulmonar crónica (como asma), enfermedades cardíacas y afecciones que debilitan el sistema inmunitario. Esta información sugiere que los niños con estas afecciones subyacentes probablemente tengan mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.

Se necesitan más datos para determinar qué afecciones subyacentes o complejas pueden hacer que los niños corran mayor riesgo. Los CDC están monitoreado información nueva a medida que va surgiendo y proporcionarán actualizaciones, según sea necesario.

Conozca más acerca del cuidado de niños con necesidades de atención médica especiales durante un desastre y personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.

Además de seguir las recomendaciones para evitar enfermarse y hacer mandados esenciales, las familias deberían tomar las medidas adicionales recomendadas para las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 y las medidas indicadas para aquellas personas con posible exposición al virus o COVID-19 confirmado.

  • Determine posibles cuidadores alternativos, en caso de que usted o las otras personas que habitualmente se encargan de los cuidados se enfermen y no puedan cuidar de su hijo. En lo posible, estos cuidadores alternativos no deberían ser personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.  
  • Trate de tener a mano medicamentos y suministros médicos para al menos un mes. Algunos planes de salud permiten la reposición por 90 días de medicamentos recetados. Analice esta opción con el proveedor de atención médica de su hijo.
  • Revise los planes de cuidados para su hijo, como un plan de medidas para el asma, y asegúrese de que las personas encargadas de los cuidados de su hijo y los cuidadores alternativos estén familiarizados con estos planes.
  • Si no cuenta con planes de cuidados o un cuaderno de emergencias, trate de crear uno. Por lo general se incluye información relevante acerca de la afección de su hijo, cómo manejar dicha afección, cómo contactar a los médicos de su hijo, alergias, información sobre los medicamentos (marcas, dosis e indicaciones de administración), preferencias (comidas y demás) o necesidades especiales, rutinas y actividades diarias, amigos y detalles acerca de las rutinas que son necesarias para brindar apoyo a fin de preservar la salud emocional y conductual.
  • Sepa si los proveedores de atención médica de su hijo, incluidos los médicos y terapeutas, utilizan medios alternativos para ser contactado o nuevas maneras de concertar citas. Si ofrecen consultas de telemedicina, averigüe cómo se hacen los arreglos y si necesita más información.
  • Si su hijo recibe servicios de cuidado de apoyo en el hogar que no pueden suspenderse, planifique qué hará en caso de que se enfermen esos proveedores de atención médica directa o si se enferman miembros de su hogar.
  • Analice con las agencias de cuidados de apoyo y los proveedores opciones para minimizar los riesgos de exposición al virus que causa el COVID-19.
    • Si su hijo u otros miembros de su hogar están infectados por el COVID-19 y pueden recuperarse en casa, informe a los proveedores de atención médica directa y considere posponer o reprogramar los servicios hasta que hayan cumplido los criterios para suspender el aislamiento en el hogar.  
    • Pregúnteles a sus proveedores de servicios si tienen algún síntoma del COVID-19, o si han estado en contacto con alguien infectado por el COVID-19.
    • Dígale al proveedor de servicios que:
      • Use una mascarilla si estará cerca (menos de 6 pies) de usted o de miembros de su hogar. Su mascarilla lo protege a usted en caso de que él esté infectado pero no tenga síntomas.
      • Pídale que se lave las manos con agua y jabón o, si no hay disponible, que use un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol cuando ingresa a su casa, antes y después de ayudar a su hijo (al vestirlo, bañarlo/ducharlo, trasladarlo, llevarlo el baño/cambiarle los pañales, alimentarlo), al manipular pañuelos desechables y al cambiar las sábanas o lavar la ropa. Obtenga más información acerca del correcto lavado de manos.
    • Los proveedores de servicios y las familias deberían:
      • Limpiar y desinfectar los objetos y superficies que se tocan con frecuencia (mesones, mesas, manijas de las puertas, grifería del baño, inodoros, teléfonos, teclados, tabletas, mesas de noche), y equipos como sillas de ruedas, scooters, andadores, bastones, tanques y tubos de oxígeno, tableros de comunicación y otros dispositivos de asistencia. Remítase a las recomendaciones de los CDC sobre Cómo limpiar y desinfectar su casa.

Hacer que los niños entiendan y sigan las instrucciones, como mantener el distanciamiento social y usar mascarillas, puede ser todo un reto si su hijo tiene discapacidades intelectuales, problemas sensoriales u otras necesidades de atención médica especiales.

  • Mantener a los niños en casa puede reducir el estrés generado por las recomendaciones de distanciamiento social y el uso de mascarillas. Recurra a la ayuda de otras personas para que realicen los mandados esenciales.
  • Las técnicas conductuales pueden utilizarse para abordar los retos del comportamiento y establecer nuevas rutinas. Incluyen historias sociales, modelado de vídeo, calendarios con figuras y ayudas visuales. Intente recompensar a su hijo con pequeños detalles como realizando su actividad favorita o dándole un gusto que no esté relacionado con la comida para ayudarlo a cambiar su rutina y seguir las recomendaciones.
  • Muchas de las organizaciones a las cuales recurre para obtener información y recibir apoyo respecto de la compleja afección crónica que tiene su hijo pueden contar con información en sus sitios web para ayudar a las familias a abordar problemas relacionados con el COVID-19.
  • Los terapeutas y/o maestros de su hijo también pueden tener recursos para ayudarlo a incorporar con éxito nuevas rutinas en la vida de su hijo.
  • Durante las clases en el hogar, continúe con los servicios de educación especial, adaptaciones o servicios recibidos en la escuela a través del plan 504 o el plan educativo individualizado (IEP, por sus siglas en inglés) de su hijo tanto como sea posible. Muchas escuelas continúan con sus intervenciones, como la terapia del habla, las clases en grupos reducidos, el horario extendido y más. Obtenga más información acerca de cómo ayudar a los niños con las clases a distancia.

Hay más información disponible sobre cuidados para niños y sobre las afecciones específicas del desarrollo.  

Ayudar a niños con necesidades de atención médica especiales puede suponer una mayor presión y estrés para la familia, especialmente en situaciones de emergencia. Probablemente encuentre la manera de manejar el estrés y los retos específicos de su situación familiar. Es importante seguir utilizando los métodos para sobrellevar la situación de su familia, como recurrir a otros familiares, amigos, grupos de apoyo y organizaciones que anteriormente sirvieron de ayuda.

Vea información sobre cómo ayudar a los niños a enfrentar situaciones y sobrellevar el estrés (por ejemplo, al visitar parques, senderos o espacios abiertos) y fortalecer su familia.

Si usted o un ser querido se siente abrumado y está teniendo sensaciones de tristeza, depresión o ansiedad, o siente necesidad de lastimarse o lastimar a otros:

Si su hijo con necesidades de atención médica especiales se enferma con síntomas del COVID-19, contacte al proveedor de atención médica de su hijo. Si su hijo tiene signos de advertencia de emergencia, como dificultad para respirar, dolor o presión en el pecho, confusión o dificultad para despertarse o color azulado en los los labios o la cara, llame al 911. Si cree que su hijo podría tener COVID-19, informe a la operadora para que el personal de respuesta a emergencias pueda prepararse adecuadamente para protegerse y proteger a los demás.

Notifique al proveedor de atención médica de su hijo si algún miembro de su hogar tiene COVID-19, para que pueda brindarle algún consejo específico para el cuidado de su hijo.

Vea más información si alguien en su casa tiene COVID-19 confirmado o COVID-19 presunto.

  • Llame al proveedor de atención médica de su hijo ante cualquier inquietud en relación con la afección médica de su hijo. Si necesita ayuda de emergencia, llame al 911.
  • Los departamentos de emergencias tienen planes de prevención para protegerlo a usted y a su hijo y evitar que se infecten por el COVID-19 en caso de que su hijo necesite recibir atención médica por afecciones que no están relacionadas con el COVID-19. No demore en solicitar atención de emergencia para la afección subyacente o afección compleja de su hijo por temor a exponerse al COVID-19 al visitar un entorno de atención médica.

Si el proveedor de atención médica de su hijo le indica que vaya al hospital por cualquier problema de salud, incluido el COVID-19:

  • Pídale al proveedor de atención médica que notifique su llegada al hospital y que comparta información importante sobre cómo atender a su hijo.
  • Las políticas de visitas pueden cambiar debido al COVID-19. Si la política del hospital donde se encuentra su hijo no permite que un adulto acompañe a un menor, pídale al proveedor de atención médica de su hijo una declaración donde explique que es necesaria la presencia de un familiar adulto para cuidar a su hijo.
  • Lleve sus planes de cuidados o cuaderno de emergencias además de un bolígrafo y papel para escribir las preguntas que tenga durante su estadía en el hospital.

Preparación para un brote

Cree un plan de acción familiar para ayudar a proteger su salud y la de sus seres queridos si se produce un brote de COVID-19 en su comunidad:

  • Hable con las personas que deban estar incluidas en su plan, y analice qué hacer si ocurre un brote de COVID-19 en su comunidad.
  • Planifique formas de cuidar a las personas que podrían tener mayor riesgo de presentar complicaciones graves.
    • Asegúrese de que tengan medicamentos y suministros suficientes para 2 semanas en caso de que necesite permanecer en su hogar durante periodos prolongados.
  • Relaciónese con sus vecinos y averigüe si su vecindario tiene algún sitio web o página de redes sociales para mantenerse conectado.
  • Cree una lista de organizaciones locales a las que usted y su familia puedan contactar en caso de necesitar acceder a información, servicios de atención médica, asistencia y recursos.
  • Cree una lista de contactos de emergencia de familiares, amigos, vecinos, conductores de viajes compartidos, proveedores de atención médica, maestros, empleadores, el departamento local de salud pública y otros recursos de la comunidad.​​​​​​​

Diseñe planes para afrontar posibles cambios en su lugar de trabajo. Hable con su empleador acerca de su plan de operaciones de emergencia, incluidas las políticas de licencias por enfermedad y las opciones de teletrabajo. Sepa cómo las empresas y los empleadores pueden planificar y responder ante el COVID-19.

Los CDC no recomiendan la fabricación y el uso de desinfectante de manos casero debido a las preocupaciones sobre el uso correcto de los ingredientesícono de sitio externo y la necesidad de trabajar en condiciones estériles para fabricar el producto. Las industrias locales que deseen producir desinfectante de manos para contrarrestar la escasez comercial pueden consultar la guía de la Organización Mundial de la Salud.ícono de pdfícono de sitio externo Las organizaciones deben volver a utilizar productos producidos comercialmente y aprobados por la FDA cuando tales suministros vuelvan a estar disponibles.

  • Para ser eficaces y matar ciertos tipos de gérmenes, los desinfectantes de manos deben tener una concentración de al menos un 60 % de alcohol y usarse cuando las manos no estén visiblemente sucias ni engrasadas.
  • No confíe en las recetas "caseras" o "hágalo usted mismo" que se basan meramente en el uso de aceites esenciales o están formuladas sin los compuestos correctos.
  • No use desinfectante de manos para desinfectar superficies y objetos de contacto frecuente. Consulte la información de los CDC sobre cómo limpiar y desinfectar su hogar.

Síntomas y signos de advertencia de emergencia

Las personas con COVID-19 han presentado una amplia variedad de síntomas, desde síntomas leves hasta enfermedad grave. Los síntomas pueden aparecer 2 a 14 días después de la exposición al virus. Si tiene fiebre, tos u otros síntomas, podría tener COVID-19.

Esté atento a los signos de advertencia de emergencia* del COVID-19. Si alguien presenta alguno de estos signos, busque atención médica de emergencia de inmediato

  • Dificultad para respirar
  • Dolor o presión persistente en el pecho
  • Confusión
  • Incapacidad de despertarse o permanecer despierto
  • Coloración azulada en los labios o el rostro 

*Esta lista no incluye todos los síntomas posibles. Llame a su proveedor de servicios médicos por cualquier otro síntoma grave o que le preocupe.

Llame al 911 o llame antes a su centro de emergencias local: notifique al operador que necesita atención para alguien que tiene o podría tener COVID-19.

Sí. Es posible dar positivo para la influenza (además de otras infecciones respiratorias) y para el virus que causa el COVID-19 al mismo tiempo.

Pruebas

Depende. No es necesario que todas las personas se realicen la prueba de detección del COVID-19.

Si usted tiene síntomas del COVID-19 y quiere que le hagan la prueba, primero llame a su proveedor de atención médica. Muchas personas tendrán una enfermedad leve y pueden recuperarse en casa sin recibir atención médica y posiblemente no necesiten realizarse la prueba.

Los CDC tienen guías acerca de quiénes deben hacerse las pruebas de detección, pero las decisiones acerca de su realización las toman los departamentos de salud estatales y locales y los proveedores de atención médica.

También puede visitar el sitio web de su departamento de salud local o estatal para ver la información local más actualizada acerca de las pruebas.

Las decisiones acerca de la realización de pruebas las toman los departamentos de salud estatales y localesícono de sitio externo o los proveedores de atención médica. Si tiene síntomas de COVID-19 y no se realiza la prueba de detección, es importante que se quede en casa. Qué hacer si está enfermo.

Las pruebas para detectar COVID-19 difieren según el lugar. Si tiene síntomas de COVID-19 o quiere que le hagan la prueba, primero llame a su proveedor de atención médica. También puede visitar el sitio web de su departamento de salud estatal o localícono de sitio externo para ver la información local más actualizada acerca de las pruebas de detección. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (FDA) ha autorizado las pruebas virales que permiten que pueda tomarse una muestra a través de un hisopado nasalícono de sitio externo o una muestra de salivaícono de sitio externo en su casa. No obstante, es necesario que envíe su muestra a un laboratorio para que la analicen.

Si el resultado de su prueba de detección de COVID-19 es positivo, conozca las medidas de protección que debe tomar si está enfermo o debe cuidar a alguien.

Si su prueba dio negativo para el COVID-19, probablemente no estaba infectado cuando se le tomó la muestra. No obstante, eso no significa que no se enfermará. El resultado de la prueba solo significa que no tenía COVID-19 al momento de realizarse la prueba. Puede obtener un resultado negativo en la prueba si la muestra fue tomada cuando estaba en la primera etapa de la infección y el resultado podría ser positivo más adelante. También es posible que haya estado expuesto al COVID-19 después de haberse realizado la prueba y se haya infectado. Esto significa que igual podría propagar el virus. Si presenta síntomas más adelante, es posible que necesite realizarse otra prueba para determinar si está infectado por el virus que causa el COVID-19.

Para obtener más información acerca de las pruebas virales, visite la sección prueba de detección de infección actual.

Las pruebas para detectar anticuerpos de COVID-19 están disponibles a través de proveedores de atención médica y laboratorios. Consulte a su proveedor de atención médica para ver si ofrece pruebas de anticuerpos y si es necesario que se haga una.

Un resultado positivo implica que puede tener anticuerpos a raíz de una infección por el virus que causa el COVID-19. Sin embargo, existe la posibilidad de que un resultado positivo signifique que tiene anticuerpos de una infección por un virus de la misma familia (llamada coronavirus), como el que causa el resfriado común.

Es posible que tener anticuerpos contra el virus que causa el COVID-19 lo proteja de volver a ser infectado por el virus. Si esto ocurre, no sabemos qué nivel de protección pueden aportar los anticuerpos ni cuánto puede durar.

Debe seguir tomando medidas para protegerse y proteger a los demás ya que podría ser infectado por el virus nuevamente.

Si su prueba da negativo, es probable que jamás haya tenido COVID-19. Hable con su proveedor de atención médica acerca del resultado de su prueba y el tipo de prueba que se hizo para saber qué significa el resultado.

Más allá de que su resultado sea positivo o negativo, esto no confirma si puede propagar el virus que causa el COVID-19. Hasta que sepamos más al respecto, siga tomando medidas para protegerse y proteger a los demás.

Si desea obtener más información acerca de las pruebas de anticuerpos, vea la sección prueba de detección de infecciones anteriores.

Sí, es posible. Puede obtener un resultado negativo en la prueba si la muestra fue tomada cuando estaba en la primera etapa de su infección y el resultado podría ser positivo más adelante. También es posible que haya estado expuesto al COVID-19 después de haberse realizado la prueba y se haya infectado. Incluso si le da negativo, debe tomar medidas para protegerse y proteger a los demás. Ver Prueba de detección de infección actual para obtener más información.

Personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente

El COVID-19 es una enfermedad nueva y se cuenta con información limitada acerca de los factores de riesgo de enfermarse gravemente. Con base en la información disponible actualmente y la experiencia clínica,los adultos mayores y las personas de cualquier edad que tienen afecciones subyacentes tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.

Si tiene mayor riesgo de enfermarse gravemente  a causa del COVID-19:

  • Limite todo lo posible las interacciones con otras personas.
  • Tome precauciones para prevenir el COVID-19 cuando interactúa con los demás.
  • Si decide participar en actividades públicas, siga protegiéndose con las medidas preventivas cotidianas.
  • Tenga estos artículos a mano y úselos cuando salga: una mascarilla, pañuelos desechables y un desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol, si es posible.
  • En lo posible, evite a las personas que no usan mascarillas o pídales a quienes lo rodean que usen mascarillas.
  • Postergue o cancele una visita si usted o su visita tienen síntomas de COVID-19 o han estado expuestos a alguien con COVID-19 en los últimos 14 días.
  • Todas las personas que han tenido contacto cercano con una persona infectada por COVID-19 deberían quedarse en casa y controlar sus síntomas.
  • No suspenda sus medicamentos y no modifique su plan de tratamiento sin consultar a su proveedor de atención médica.
  • Tenga un suministro para al menos 30 días de sus medicamentos recetados y de venta sin receta médica.
  • No demore la solicitud de atención de emergencia para su afección subyacente por el COVID-19. Los departamentos de emergencia tienen planes de contingencia para la prevención de infecciones, diseñados para protegerlo del COVID-19 en caso de que necesite atención.

La mayoría de las personas con discapacidades no tiene inherentemente un riesgo mayor de contraer el virus o de enfermarse gravemente con el COVID-19.  Algunas personas con limitaciones físicas u otras discapacidades podrían tener un mayor riesgo de infección debido a su afección subyacente.

  • Las personas con ciertas discapacidades podrían experimentar tasas más altas de afecciones crónicas que incrementen su riesgo de enfermarse gravemente y de tener peores resultados a causa del COVID-19. Los adultos con discapacidades tienen el triple de probabilidades de sufrir enfermedades cardiacas, accidentes cerebrovasculares, diabetes o cáncer que los adultos sin discapacidades.

Debe hablar con su proveedor de atención médica si tiene alguna pregunta acerca de su salud o sobre cómo se está manejando su afección.

Rastreo de contactos

Los departamentos de salud locales y estatales han utilizado por décadas el rastreo de contactos para desacelerar o detener la propagación de enfermedades infecciosas.

El rastreo de contactos desacelera la propagación del COVID-19 porque:

  • Permite saber a las personas que pudieron haber estado expuestas al COVID-19 y que deben monitorear su salud para detectar signos y síntomas del COVID-19
  • Ayuda a las personas que pueden haber estado expuestas al COVID-19 a realizarse la prueba de detección
  • Permite pedir a las personas que se autoaíslen si tienen COVID-19 o que cumplan una cuarentena si son contacto cercano de una persona con COVID-19

Durante el rastreo de contactos, el personal del departamento de salud no le solicitará:

  • Dinero
  • Número del seguro social
  • Información de cuentas bancarias
  • Información salarial
  • Números de tarjetas de crédito

Las conversaciones con el personal del departamento de salud son confidenciales. Esto significa que su informe médico y sus datos personales se mantendrán protegidos y la información solo se compartirá con aquellos que necesitan conocerla, como su proveedor de atención médica.

Si le han diagnosticado COVID-19, no se le informará su nombre a las personas con las que tuvo contacto. El departamento de salud solo notificará a las personas con las que tuvo contacto cercano (a menos de 6 pies por más de 15 minutos) que podrían haber estado expuestas al COVID-19. Cada estado y jurisdicción usa su propio método para recopilar y proteger la información de salud. Para obtener más información, comuníquese con su departamento de salud estatal o local.

También podría interesarle: Si participo del rastreo de contactos del COVID-19 usando una herramienta digital, ¿mi información de salud personal estará protegida?

En el caso del COVID-19, un contacto cercano es cualquier persona que haya estado a menos de 6 pies de distancia de una persona infectada por al menos 15 minutos. Una persona infectada puede propagar el COVID-19 desde 48 horas (o 2 días) antes de que la persona haya manifestado algún síntoma o dado positivo en la prueba de detección del COVID-19.

Sí, se lo sigue considerando contacto cercano incluso si usó una mascarilla mientras estuvo cerca de alguien con COVID-19. Las mascarillas sirven para proteger a las demás personas en caso de que usted esté infectado, no para protegerlo a usted de infectarse.

Si ha estado con una persona enferma con COVID-19, los CDC recomiendan que se realice la prueba de detección del COVID-19. Hágase la prueba de detección del COVID-19 apenas sepa que ha estado con una persona diagnosticada con COVID-19. El departamento de salud podría brindarle recursos para realizarse la prueba de detección en su área.

  • Mientras espera los resultados de su prueba de detección del COVID-19, quédese en casa alejado de las demás personas (cuarentena voluntaria) y monitoree su salud para detectar síntomas del COVID-19 para proteger a sus amigos, familiares y otras personas de la posibilidad de contraer el COVID-19.
  • Si su prueba de detección es positiva, debe seguir quedándose en casa y en aislamiento voluntario, alejado de otras personas, y monitoreando su salud. Si tienes síntomas de COVID-19 y empeoran o se agravan, debería solicitar atención médica de emergencia. Los síntomas graves incluyen dificultad para respirar, dolor o sensación de presión en el pecho que no ceden, confusión, dificultad para despertarse o permanecer despierto, o color azulado en los labios o la cara. Es posible que alguien del departamento de salud lo llame para:
    • Saber cómo se encuentra,
    • Consultarle con quiénes ha estado, y
    • Preguntarle en qué lugares estuvo mientras podría haber podido propagar el COVID-19 a otras personas.
  • Si su prueba de detección es negativano tiene síntomas debe seguir quedándose en casa y cumplir una cuarentena voluntaria alejado de otras personas por 14 días a partir de su última exposición al COVID-19, y seguir todas las recomendaciones del departamento de salud. Esto es importante porque los síntomas pueden aparecer hasta 14 días después de haber estado expuesto y estar infectado. Recibir un resultado negativo antes de que finalice su período de cuarentena no elimina la posibilidad de que esté infectado. Además, no necesita volver a realizarse la prueba de detección a menos que presente síntomas, o si requiere realizarse una prueba de detección para volver a trabajar.
  • Si su prueba de detección es negativa y tiene síntomas, debería continuar en autocuarentena alejado de otras personas y seguir las recomendaciones del departamento de salud. Es posible que deba hacerse otra prueba y consultar a un médico nuevamente si sus síntomas no mejoran.

Si le diagnostican COVID-19, es posible que alguien del departamento de salud lo llame para saber cómo se encuentra, consultarle con quiénes ha estado y preguntarle en qué lugares estuvo mientras podría haber podido propagar el COVID-19 a otras personas. Se le pedirá que se quede en casa y cumpla con el aislamiento voluntario, alejado de otras personas.

  • No se informará su nombre a las personas con las que tuvo contacto.
  • El personal del departamento de salud no le solicitará:
    • Dinero
    • Número del seguro social
    • Información de cuentas bancarias
    • Información salarial, o
    • Números de tarjetas de crédito
  • Autoaislamiento significa quedarse en casa, en una habitación específica alejado de las demás personas y de las mascotas, y si es posible, usar un baño separado.
  • El autoaislamiento ayuda a desacelerar la propagación del COVID-19 y puede ayudar a proteger la salud de su familia, amigos, vecinos y otras personas con las que podría entrar en contacto.
  • Si necesita apoyo o asistencia mientras está en autoaislamiento, su departamento de salud u organizaciones comunitarias podrían brindarle asistencia.

Esté atento o monitoree sus síntomas del COVID-19. Si los síntomas empeoran o se agravan, debe buscar atención médica.

Si estuvo en contacto con una persona con diagnóstico de COVID-19, es posible que lo contacte un representante del departamento de salud para informarle que pudo haber estado expuesto al COVID-19.

Quédese en casa y alejado de otras personas por 14 días (cuarentena voluntaria) a partir del último contacto con esa persona. El personal del departamento de salud le ayudará a identificar las fechas de su autocuarentena. El personal del departamento de salud también puede proporcionarle recursos para acceder a pruebas de detección del COVID-19 en su área.

  • La autocuarentena significa quedarse en casa alejado de otras personas y monitorear su salud.
  • Si necesita estar con otras personas o animales dentro o fuera de su casa, use una mascarilla. Esto ayudará a proteger a las personas que lo rodean.
  • Si necesita apoyo o asistencia durante su periodo de autocuarentena, quizá su departamento de salud u organizaciones comunitarias puedan brindarle asistencia.

Monitoree su salud para detectar síntomas del COVID-19. Recuerde que los síntomas pueden aparecer 2 a 14 días después de su exposición al COVID-19. Informe al departamento de salud si presenta algún síntoma. Si se enferma, informe a las personas con las que tuvo contacto reciente para que puedan monitorear su propia salud. Si sus síntomas empeoran o se agravan, busque atención médica. Los síntomas graves incluyen dificultad para respirar, dolor u opresión en el pecho que no ceden, confusión de aparición reciente, incapacidad para despertarse o mantenerse despierto o coloración azulada en los labios o la cara.

El personal del departamento de salud no le solicitará:

  • Dinero
  • Número del seguro social
  • Información de cuentas bancarias
  • Información salarial, o
  • Números de tarjetas de crédito

Sí. De todos modos debe cumplir la cuarentena durante 14 días a partir de su última exposición. Los síntomas de COVID-19 pueden aparecer hasta 14 días después de la exposición al virus. Recibir un resultado negativo antes de que finalice su período de cuarentena de 14 días no elimina la posibilidad de que esté infectado. Al cumplir la autocuarentena por 14 días, reduce la probabilidad de exponer a otras personas al COVID-19.

Las personas con COVID-19 pueden propagar el virus incluso si no tienen ningún síntoma. Si estuvo en contacto con una persona con COVID-19, es fundamental que se quede en casa y alejado de otras personas por 14 días a partir del último día de contacto con esa persona. Staying home and away from others at all times helps your health department in the fight against COVID-19 and helps protect you, your family, and your community.

Si estuvo en contacto con una persona identificada como contacto cercano de una persona con COVID-19, monitoree su salud atentamente para detectar síntomas del COVID-19. No es necesario que cumpla el periodo de autocuarentena, excepto que manifieste síntomas, o si la persona identificada como contacto cercano resulta tener COVID-19.

No, no habrá una aplicación de rastreo de contactos de alcance nacional. Hay muchas opciones disponibles en este momento, y la decisión de cuál es la herramienta más indicada depende de cada estado y de cada persona, según sus necesidades.

Sí, si acepta participar del rastreo de contactos por COVID-19 con el departamento de salud, su información está protegida.
Las conversaciones con el personal del departamento de salud son confidenciales. Esto significa que su informe médico y sus datos personales se mantendrán protegidos y la información solo se compartirá con aquellos que necesitan conocerla, como su proveedor de atención médica. No se informará su nombre a las personas con las que tuvo contacto. Si le han diagnosticado COVID-19, el departamento de salud solo notificará a las personas con las que tuvo contacto cercano (menos de 6 pies de distancia por más de 15 minutos) que podrían haber estado expuestas al COVID-19.

Los departamentos de salud pueden usar herramientas para el manejo de casos para aumentar la eficacia del proceso de rastreo de contactos. Si elige proporcionar información a través de alguna de estas herramientas, el departamento de salud protegerá y almacenará su información. Estas herramientas también pueden ayudar a los departamentos de salud a recibir y analizar rápidamente información acerca del COVID-19. Las herramientas para el manejo de casos están regidas por las mismas leyes y regulaciones que rigen el uso de toda la información de salud confidencial (p. ej., HIPPA). Debe brindar su consentimiento para que el departamento de salud recopile información a través de una herramienta para el manejo de casos. Al igual que el rastreo de contactos tradicional, las herramientas digitales no recopilarán información monetaria, números de seguro social, información de cuentas bancarias, información salarial ni números de tarjetas de crédito.

Las herramientas de notificación de exposición pueden incluir aplicaciones para que descargue en su teléfono celular personal. Si elige descargar una aplicación de notificación de exposición para el COVID-19, su información está protegida. Las aplicaciones de notificación de exposición se desarrollan en colaboración con los departamentos de salud y cuentan con su respaldo. Estas aplicaciones se someten a pruebas rigurosas para determinar si son confiables, seguras y protegen la privacidad de las personas. Cualquier información que haya ingresado en la aplicación se guarda únicamente en su teléfono personal hasta que usted dé su consentimiento para compartir la información con su departamento de salud local. Su información se guarda solo en su propio teléfono y no se envía al departamento de salud ni a ningún tercero. Puede eliminar la aplicación y su información en cualquier momento. Si da su consentimiento para compartir su información con el departamento de salud local, su información estará protegida.

No, no tiene la obligación de descargar una aplicación para brindar información de rastreo de contactos por COVID-19. Por lo general, los departamentos de salud usan herramientas para el manejo de casos para que el proceso de rastreo de contactos sea más eficiente. Este tipo de herramientas no se descarga en teléfonos celulares personales.

Si opta por brindar información a su departamento de salud local o estatal para el rastreo de contactos por COVID-19, no necesita descargar una aplicación en su teléfono celular. El personal del departamento de salud puede llamarlo para:

  • Saber cómo se encuentra,
  • Consultarle con quiénes ha estado, y
  • Preguntarle en qué lugares estuvo mientras podría haber podido propagar el COVID-19 a otras personas.

Depende de usted decidir si desea descargar una aplicación de notificación de exposición por el COVID-19.

Funerales

Por el momento no existe un riesgo conocido asociado al hecho de estar en la misma sala en la que se está velando el cuerpo de alguien que falleció a causa del COVID-19 o en su funeral.

Vea Cómo protegerse y proteger a los demás para saber cómo protegerse de las enfermedades respiratorias, como el COVID-19, si decide asistir a un funeral o velatorio.

El COVID-19 es una enfermedad nueva y aún estamos aprendiendo cómo se propaga. Se cree que el virus que causa el COVID-19 se propaga principalmente de persona a persona, a través de las gotitas respiratorias producidas cuando una persona infectada tose, estornuda o habla. Estas gotitas pueden terminar en la boca o en la nariz de quienes se encuentran cerca o posiblemente ser inhaladas y llegar a los pulmones. Este tipo de propagación no ocurre después de que la persona haya muerto.

Podría ser posible que una persona contraiga el COVID-19 al tocar una superficie u objeto que tenga el virus y luego se toque la boca, la nariz o posiblemente los ojos. Aunque no se cree que esta sea la principal forma en que se propaga el virus.

Las personas deberían considerar no tocar el cuerpo de alguien que murió a causa del COVID-19. Las personas mayores y las personas de todas las edades con afecciones subyacentes graves tienen un mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Es posible que existan menos probabilidades de que el virus se propague a través de ciertos tipos de contacto, como sostener la mano del difunto o darle un abrazo después de que el cuerpo haya sido preparado para el velatorio. En lo posible, deberían evitarse otros tipos de actividades como besar, lavar y amortajar al difunto antes de que el cuerpo haya sido preparado, durante la preparación y posteriormente. Si lavar el cuerpo o amortajar al difunto es una práctica cultural o religiosa importante, se recomienda a las familias que consulten con sus líderes religiosos o culturales de la comunidad y con el personal de la casa funeraria sobre cómo reducir su exposición lo más que se pueda. Como mínimo, las personas que realizan estas actividades deberían usar guantes desechables. Si existe la posibilidad de que se produzcan salpicaduras de líquidos corporales, es necesario usar un equipo de protección personal (EPP) adicional (como bata, protector facial o gafas de protección y mascarilla de respiración N-95 desechables).

Si lo desea, puede recuperar las pertenencias de un ser querido que ha muerto a causa del COVID-19 fuera de su casa (por ejemplo, en un entorno hospitalario). Según las normas y regulaciones locales, los miembros de la familia pueden recuperar estas pertenencias en la casa funeraria o en el establecimiento de atención médica.

Debe usar guantes y practicar una buena higiene de manos al manipular las pertenencias de sus seres queridos. En función del tipo de pertenencia, como artículos electrónicos, también debe seguir las directrices de limpieza y desinfección específicas para artículos del hogar al manipular estos artículos.

Cuando un ciudadano estadounidense muere fuera de los Estados Unidos, el familiar más cercano o el representante legal de la persona fallecida debería informar al respecto a los funcionarios consulares de los EE. UU. en el Departamento de Estado. El personal consular está disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana para brindar asistencia a los ciudadanos estadounidenses en caso de una emergencia en el extranjero. Si el miembro de la familia, pareja de hecho o representante legal se encuentra en un país diferente al de la persona fallecida, deberá llamar a la Oficina de Servicios para Ciudadanos en el Exterior del Departamento de Estado en Washington, DC, de lunes a viernes de 8 a. m. a 5 p. m., hora del este, al 888-407-4747 (número gratuito) o 202-501-4444. En caso de necesitar asistencia de emergencia fuera del horario laboral o  durante los fines de semana y feriados, comuníquese con el Departamento de Estado a través del 202-647-4000 y solicite hablar con el funcionario de guardia de Servicios para Ciudadanos en el Exterior. Además, la Embajada de los EE. UU.ícono de sitio externoícono de sitio externoícono de sitio externo en el país o cerca del país donde murió el ciudadano estadounidense puede brindarle asistencia.

Los CDC no exigen que se realice una autopsia antes de que los restos de una persona que falleció en el extranjero sean trasladados a los Estados Unidos. Según las circunstancias del fallecimiento, algunos países pueden exigir que se realice una autopsia. Entre otros, la familia puede pedir ayuda al consulado o la embajada local, al proveedor del seguro de viajes, al operador turístico,  a organizaciones de fe y humanitarias, y al empleador del difunto. Probablemente será necesario realizar la identificación oficial del cuerpo y presentar los documentos oficiales emitidos por la oficina consular.

Los requisitos de los CDC para la importación de restos humanos dependen de si el cuerpo ha sido embalsamado o cremado, o de si la persona murió a causa de una  enfermedad contagiosa que requiere cuarentena.

En este momento en los Estados Unidos, el COVID-19 es una enfermedad contagiosa que requiere cuarentena y los restos humanos deben cumplir con los estándares de importación incluidos en el Título 42 del Código de Regulaciones Federales, Parte 71.55, y el ingreso a los Estados Unidos se puede aprobar y autorizar solo si se cumplen con las siguientes condiciones:

  • Los restos son cremados; O
  • Los restos son debidamente embalsamados y colocados en un recipiente hermético; O
  • Los restos humanos van acompañados de un permiso emitido por el director de los CDC. Durante el traslado, los restos humanos deben ir acompañados en todo momento del permiso de los CDC (si corresponde).
    • Los permisos para la repatriación de los restos de una persona cuya causa de muerte, ya sea confirmada o presunta, es una enfermedad contagiosa que requería cuarentena pueden obtenerse a través de la División de Migración Global y Cuarentena de los CDC, llamando al Centro de Operaciones de Emergencia de los CDC al 770-488-7100 o enviando un mensaje electrónico a dgmqpolicyoffice@cdc.gov.

Consulte las  directrices de los CDC  para obtener más información.

Limpieza y desinfección

La limpieza con agua y jabón elimina los gérmenes, las impurezas y la suciedad de las superficies. Reduce el riesgo de propagar la infección. La desinfección mata los gérmenes de las superficies. Al matar los gérmenes en la superficie luego de la limpieza, se puede disminuir aún más el riesgo de propagar la infección.

No se sabe con certeza si al usar la aspiradora hay riesgo de transmisión o propagación del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19. Para poder reducir la necesidad de limpieza, desinfección y uso de aspiradora, considere quitar todas las alfombras, si fuese posible. Por el momento, no se han notificado casos de COVID-19 asociados al uso de la aspiradora. Si fuese necesario utilizar la aspiradora en una escuela, empresa o centro comunitario donde estuvo una persona con COVID-19 confirmado o presunto, primero siga las recomendaciones de los CDC para la limpieza y desinfección de establecimientos comunitarios vigentes, que incluyen esperar un lapso de 24 horas antes de ingresar o el tiempo que resulte práctico.

Después de realizar la limpieza y desinfección, las siguientes recomendaciones pueden ayudar a reducir el riesgo que corren los trabajadores y otras personas mientras usan la aspiradora:

  • Use una aspiradora con filtro de aire de alta eficiencia para partículas (HEPA), si está disponible.
  • No use la aspiradora dentro de una habitación o un espacio donde hay personas. Espere hasta que la habitación o el lugar estén vacío para utilizar la aspiradora; por ejemplo, aspire de noche en los espacios comunes o durante el día en las habitaciones privadas.
  • Use guantes desechables para limpiar y desinfectar. En el caso de las superficies blandas (porosas) como pisos alfombrados o con alfombras, limpie la superficie con agua y jabón o use limpiadores apropiados que sean aptos para el uso sobre esas superficies, según la etiqueta. Después de limpiar, desinfecte con un producto registrado en la EPA que figure en la Lista N: Desinfectantes para usar contra el SARS-CoV-2ícono de sitio externo. Los materiales blandos y porosos, como es el caso de las alfombras, por lo general no son tan fáciles de desinfectar como las superficies duras y no porosas. La EPA sugiere una cantidad limitada de productos aprobados para desinfectar materiales blandos y porosos en la Lista N. Siga las instrucciones de seguridad (como usar guantes y garantizar una adecuada ventilación), el nivel de concentración, el método de aplicación y el tiempo de contacto del fabricante del desinfectante. Si la aspiradora no es apta para superficies húmedas, deje secar el tiempo suficiente.
  • Apague temporalmente el sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado, ya sea de ventana o pared, para evitar la contaminación de la unidad.
  • NO desactive los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado centrales. Estos sistemas suelen tener una mejor capacidad de filtrado y permiten el ingreso de aire exterior.

La limpieza de rutina incluye las prácticas de limpieza cotidianas que las empresas y comunidades implementan normalmente para mantener un entorno saludable. Las superficies que se tocan con frecuencia por varias personas, como manijas de puertas, baños y pasamanos, deberían limpiarse con agua y jabón u otro detergente al menos una vez por día cuando el establecimiento está en uso. Podría ser necesario limpiar y desinfectar con mayor frecuencia según el nivel de uso. Por ejemplo, ciertas superficies y objetos en espacios públicos, como carritos de compras y teclados en puntos de venta, deben limpiarse y desinfectarse antes de cada uso. La limpieza elimina la suciedad y las impurezas, incluidos los gérmenes, de las superficies. La limpieza por sí sola no mata los gérmenes, pero reduce la cantidad de gérmenes presentes en una superficie.

Limpiar no mata los gérmenes, pero al removerlos, es posible disminuir su cantidad y el riesgo de infección por propagación. Si una superficie fue contaminada con el virus por una persona con COVID-19 confirmado o presunto, la superficie debería limpiarse y desinfectarse. La desinfección mata los gérmenes en las superficies.

El personal habitual de limpieza puede limpiar y desinfectar los espacios comunitarios. El personal de limpieza debería ser capacitado sobre el uso apropiado de productos químicos de limpieza y desinfección y contar con el equipo de protección personal (EPP) requerido para usar productos químicos.

Las compañías no necesitan necesariamente cerrar después de que una persona con COVID-19 confirmado o presunto haya estado en el establecimiento de la compañía. La(s) área(s) en las que estuvo la persona enferma debería(n) cerrarse por 24 horas o el tiempo que sea necesario. Abra las puertas y ventanas exteriores todo lo posible asegurándose de no poner en riesgo la seguridad de los niños que utilizan el establecimiento (es decir, asegúrese de que los niños no puedan ingresar al área clausurada a través de puertas o ventanas) y use ventiladores para aumentar la circulación de aire en el área. Una vez que el área ha sido correctamente desinfectada, puede reabrirla para ser utilizada. Los trabajadores que no hayan tenido contacto cercano con la persona con COVID-19 confirmado o presunto pueden volver a trabajar de inmediato luego de la desinfección.

Aún no se conoce la eficacia de estos métodos de desinfección contra el virus que causa el COVID-19. La EPA solo recomienda el uso de desinfectantes de superficies identificados en la lista Nícono de sitio externo para combatir el virus que causa el COVID-19. La EPA no revisa rutinariamente la seguridad o eficacia de los dispositivos pesticidas, como las luces UV, las luces LED o los dispositivos ultrasónicos. Por lo tanto, la EPA no puede confirmar si tales productos podrían ser eficaces contra la propagación del COVID-19 y, en caso afirmativo, bajo qué condiciones podrían serlo.

Por lo general, las áreas al aire libre requieren una limpieza normal de rutina y no es necesario desinfectarlas. Rociar con desinfectantes las áreas de juegos al aire libre no es un uso eficiente de los suministros desinfectantes y no se ha comprobado que reduzca el riesgo del público de infectarse por el COVID-19. Debe mantener las prácticas actuales de limpieza e higiene para áreas al aire libre. Si resulta práctico, deberían limpiarse habitualmente las superficies de plástico o metal de contacto frecuente, como barras de agarre y pasamanos. No se recomienda limpiar ni desinfectar las superficies de madera (p. ej., estructuras de juegos, bancos, mesas) ni los cubresuelos (p. ej., mantillo, arena).

Los CDC no recomiendan los túneles de desinfección. No hay evidencia de que sean eficaces para reducir la propagación del COVID-19. Los productos químicos usados en los túneles de desinfección podrían provocar daño o irritación cutánea, ocular o respiratoria.

Los CDC no recomiendan la desinfección de aceras o calles. Rociar desinfectante en las aceras y calles no es un uso eficiente de los suministros desinfectantes y no se ha comprobado que reduzca el riesgo del público de infectarse por el COVID-19. El riesgo de propagación del virus que causa el COVID-19 a través de estas superficies es muy bajo y la desinfección no es efectiva en estas superficies.

Mascotas y animales

Por el momento no existe evidencia de que los animales tengan un papel importante en la propagación del virus que causa el COVID-19. Con base en la información limitada disponible hasta la fecha, el riesgo de que los animales transmitan el COVID-19 a las personas se considera bajo.  Se ha notificado acerca de una pequeña cantidad de casos de mascotas infectadas por el virus que causa el COVID-19, en su mayoría después de haber estado en contacto con personas con COVID-19.

Las mascotas tienen otros tipos de coronavirus que pueden enfermarlos, como los coronavirus caninos y felinos. Estos otros coronavirus no pueden infectar a las personas y no están relacionados con el brote actual de COVID-19.

No obstante, dado que estos animales pueden contagiar otras enfermedades a las personas, siempre resulta recomendable practicar hábitos saludables con las mascotas y otros animales, como lavarse las manos y mantener un buen nivel de higiene. Para obtener más información sobre la cantidad de beneficios de la tenencia de mascotas y cómo mantenerse sanos y salvos entre los animales, incluidas las mascotas, el ganado y la fauna silvestre, visite el sitio web de los CDC  Mascotas sanas, personas sanas.

No. Por el momento, no se recomienda la realización de pruebas de rutina en animales para detectar el COVID-19.

Aunque sabemos que ciertas bacterias y hongos pueden ser transportados por el pelo y el pelaje, no hay evidencia de que los virus, incluido el virus que causa el COVID-19, se puedan propagar a las personas desde la piel, el pelaje o el pelo de las mascotas.

No obstante, como a veces los animales pueden tener otros gérmenes que enferman a las personas, siempre es bueno practicar hábitos saludables al estar con mascotas y otros animales, lo que incluye lavarse las manos antes y después de interactuar con ellos.

Seguimos aprendiendo acerca de este virus, pero todo parece indicar que en algunas situaciones las personas pueden transmitirlo a los animales. Hasta que sepamos más acerca de este nuevo coronavirus, debería restringir el contacto con las mascotas y otros animales si tiene COVID-19, del mismo modo que lo haría con otras personas. Si es posible, mientras esté enfermo deje sus mascotas bajo el cuidado de otro familiar. Si tiene COVID-19, evite estar en contacto con su mascota; esto incluye:

  • Caricias
  • Arrumacos
  • Besos o lamidas
  • Compartir la comida o la cama

Si está enfermo y tiene que cuidar a su mascota o estar rodeado de animales, lávese las manos antes y después de interactuar con su mascota y use una mascarilla.

No sabemos a ciencia cierta qué animales pueden ser infectados por el virus que causa el COVID-19. Los CDC tienen conocimiento de la notificación de una pequeña cantidad de casos de mascotas, incluidos gatos y perros, infectadas por el virus que causa el COVID-19, en su mayoría después de haber estado en contacto con personas con COVID-19. Un tigre del zoológico de Nueva York también dio positivo para el virus.

Investigaciones recientes muestran que los hurones, los gatos y los hámsteres sirios dorados pueden ser infectados por el virus de manera experimental y pueden propagar la infección a otros animales de la misma especie en entornos de laboratorio. Los cerdos, gallinas y patos no se infectaron ni propagaron la infección según los resultados de estos estudios. Los datos de un estudio sugirieron que los perros no son tan propensos a infectarse con el virus como los gatos y los hurones. Estos hallazgos se basaron en una cantidad pequeña de animales y no indican si los animales pueden propagar la infección a las personas.

Por el momento no existe evidencia de que los animales tengan un papel importante en la propagación del virus que causa el COVID-19. Con base en la información limitada disponible hasta la fecha, el riesgo de que los animales transmitan el COVID-19 a las personas se considera bajo. Es necesario seguir investigando para comprender si diferentes animales pueden verse afectados por el virus que causa el COVID-19 y de qué manera, y cuál puede ser el papel de los animales en la propagación del COVID-19.

Aún estamos aprendiendo acerca de este virus y cómo se propaga, pero es probable que pueda propagarse de los humanos a los animales en ciertas situaciones. Los CDC tienen conocimiento de la notificación de una pequeña cantidad de casos de mascotas, incluidos gatos, infectadas por el virus que causa el COVID-19, en su mayoría después de haber estado en contacto con personas con COVID-19. La mayoría de estos animales tuvieron contacto con una persona con COVID-19. Un tigre del zoológico de Nueva York también dio positivo para el virus que causa el COVID-19.

Por el momento no existe evidencia de que los animales tengan un papel importante en la propagación del virus que causa el COVID-19. Con base en datos limitados disponibles, se considera que el riesgo de que los animales propaguen el COVID-19 es bajo. El virus que causa el COVID-19 se propaga principalmente de persona a persona, por lo general a través de las gotitas respiratorias cuando alguien tose, estornuda o habla.

Las personas con COVID-19 deben aislarse de otras personas y animales, incluidas las mascotas, durante su enfermedad hasta que sepamos más acerca de cómo este virus afecta a los animales. Si no tiene alternativa y debe cuidar a su mascota o estar en contacto con animales estando enfermo, use una mascarilla y lávese las manos antes y después de interactuar con sus mascotas.

Los paseos con su perro son importantes para la salud y el bienestar tanto del animal como de las personas. Pasee a sus perros con correa y mantenga una distancia de al menos 6 pies (2 metros) de otras personas. No se reúna en grupo, manténgase alejado de lugares muy concurridos y evite las grandes congregaciones. Para ayudar a mantener el distanciamiento social, no permita que otras personas acaricien a su mascota mientras pasean.

Vea "¿Puedo llevar a mi perro a un parque con canil?" para obtener información sobre este tipo de parques.

Los caniles son espacios de socialización y ejercicio para los perros, que son una parte importante de su bienestar. Como existe un pequeño riesgo de que las personas con COVID-19 puedan transmitir el virus a los animales, los CDC recomiendan que no deje que sus mascotas interactúen con personas que no sean parte de su núcleo familiar, especialmente en lugares donde hay transmisión de COVID-19 en la comunidad. Por consiguiente, lo recomendable sería evitar los parques con canil u otros lugares donde se reúne una gran cantidad de personas y perros.

Algunas áreas están autorizando la apertura de parques con caniles. Si opta por ir a un parque con canil, siga las directrices locales. Existen formas de reducir el riesgo de que usted o su perro se infecten con COVID-19 si van a un parque con canil.

  • No lleve a su perro a un parque con canil si usted está enfermo o si estuvo en contacto cercano con una persona con COVID-19 en el último tiempo.
  • No lleve a su perro a un parque con canil si su perro está enfermo. Los signos de enfermedad en los perros pueden incluir fiebre, tos, dificultad para respirar o falta de aire, letargo, estornudos, secreción nasal u ocular, vómitos o diarrea.
  • Si la prueba de detección del virus que causa el COVID-19 de su perro es positiva, hable con su veterinario para consultarle cuándo es momento de que su perro reanude sus actividades normales.
  • Procure limitar la interacción de su perro con otras personas que no pertenezcan a su núcleo familiar cuando esté en el parque.
  • En la medida de lo posible, evite tocar los artículos de uso común en el parque con canil, como los tazones de agua. Lávese las manos o use un desinfectante de manos después de tocar artículos en el parque. Evalúe comprar su propio tazón de agua portátil para garantizar que su perro tenga agua fresca.
  • Limite los artículos de su mascota que lleva al parque, como juguetes. Limpie y desinfecte cualquier objeto que haya llevado al parque y luego de vuelta a su casa (correas, juguetes, tazones de agua).
  • No limpie ni bañe a su perro con desinfectantes químicos, alcohol, peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) ni ningún otro producto que no esté aprobado para usar en animales.

Vea más información sobre las mascotas y el COVID-19 y las recomendaciones para mantener a su mascota a salvo.

Hasta que sepamos más acerca de cómo afecta este virus a los animales, los CDC recomiendan que los dueños de mascotas traten a los animales igual que a sus familiares humanos, para protegerlos de una posible infección. Esto significa limitar el contacto entre sus mascotas y otras personas que no vivan en su hogar tanto como sea posible, y evitar los lugares donde se reúnen grandes cantidades de personas.

En algunas áreas se empezó a permitir que abran las peluquerías y las residencias caninas, como las guarderías para perros. Si tiene que llevar a su mascota a la peluquería o residencia canina, siga los protocolos implementados en el establecimiento, como usar una mascarilla y mantener una distancia de al menos 6 pies entre usted y los demás, si fuese posible.

Limite la cantidad de artículos de su mascota que lleva de su casa a la peluquería o residencia canina y desinfecte cualquier objeto que regrese del establecimiento a su casa (como correas, tazones y juguetes). Utilice un desinfectante registrado en la EPAícono de sitio externo para limpiar los artículos y luego enjuáguelos con agua limpia. No limpie ni bañe a su mascota con desinfectantes químicos, alcohol, agua oxigenada ni ningún otro producto que no esté aprobado para usar en animales.

No les coloque mascarillas a las mascotas ni las lleve a la peluquería o a la residencia para mascotas si están enfermas. Los signos de la enfermedad en animales incluyen:

  • Fiebre
  • Tos
  • Dificultad para respirar o falta de aire
  • Letargo
  • Estornudo
  • Descarga nasal/ocular
  • Vómitos
  • Diarrea

Si cree que su mascota está enferma, llame a su veterinario. Es posible que algunos veterinarios ofrezcan consultas de telemedicina u otros planes para ver a las mascotas enfermas. Su veterinario podrá evaluar a su mascota y determinar las siguientes medidas para su tratamiento y atención.

Vea más información sobre las mascotas y el COVID-19 y las recomendaciones para mantener a su mascota a salvo.

Se han notificado casos en una pequeña cantidad de animales en el mundo infectados por el virus que causa el COVID-19, en su mayoría después de haber tenido contacto con una persona con COVID-19. Hable con su veterinario acerca de cualquier asunto de salud que tenga sobre sus mascotas.

Si su mascota se enferma después de tener contacto con una persona con COVID-19, no lleve a su mascota a la clínica veterinaria por su cuenta.. Llame a su veterinario y dígale que la mascota estuvo cerca de una persona con COVID-19. Es posible que algunos veterinarios ofrezcan consultas de telemedicina u otros planes para ver a las mascotas enfermas. Su veterinario podrá evaluar a su mascota y determinar las medidas de tratamiento y cuidado de su mascota.

Se están realizando pruebas a animales solo en circunstancias muy raras. En este momento no se recomiendan las pruebas de rutina en animales, y todas las pruebas realizadas en animales se llevan a cabo luego de evaluar caso por caso. Por ejemplo, si la mascota de un paciente con COVID-19 experimenta una enfermedad nueva con síntomas similares a los del COVID-19, el veterinario del animal podría consultar a funcionarios de salud pública y salud animal para determinar si es necesario realizarle una prueba.

Con base en la información limitada disponible hasta la fecha, el riesgo de que los animales transmitan el COVID-19 a las personas se considera bajo. No hay motivos para creer que los animales, incluidas las mascotas de refugios, tengan un papel importante en la propagación del virus que causa el COVID-19.

Con base en la información limitada disponible hasta la fecha, el riesgo de que los animales transmitan el COVID-19 a las personas se considera bajo. No obstante, al parecer el virus que causa el COVID-19 puede propagarse de personas a animales luego de tener contacto cercano con personas con COVID-19.

Hasta que sepamos más acerca de cómo afecta el virus a los animales, tome precauciones similares con las mascotas y otros animales de su establecimiento como lo haría con las demás personas de su establecimiento. Esto ayudará a proteger tanto a las personas como a las mascotas de su establecimiento del COVID-19.

  • No permita que las mascotas del establecimiento interactúen con personas enfermas.
  • No permita que las mascotas u otros animales deambulen libremente por el establecimiento.
  • Los residentes deben evitar que sus mascotas interactúen con las personas tanto como resulte posible.
  • Los perros deben pasearse con correa al menos a 6 pies (2 metros) de las demás personas.
  • Las personas con COVID-19 deben evitar el contacto con sus mascotas y otros animales.
  • No permita el ingreso de mascotas en las áreas comunes del establecimiento como cafeterías y áreas sociales.
  • Los gatos deben mantenerse en interiores para evitar que interactúen con otros animales o personas fuera del establecimiento.

Hable con un veterinario si una mascota de su establecimiento se enferma o si le preocupa la salud de alguna mascota del establecimiento. Si cree que una mascota del establecimiento estuvo expuesta al COVID-19 o muestra signos que concuerdan con la enfermedad, contacte a su funcionario de salud estatal para hablar sobre cómo realizar la prueba de detección a mascotas u otros animales para el virus que causa el COVID-19.

Si es posible, las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 deben evitar proporcionar cuidados a mascotas enfermas.

Para obtener más información, visite la página web Si tiene mascotas de los CDC.

Los CDC no tienen ninguna evidencia que indique que los animales o los productos animales importados representen un riesgo de propagación del COVID-19 en los Estados Unidos.  Esta es una situación que cambia rápidamente y la información se actualizará a medida que esté disponible. Los CDC, el Departamento de Agricultura de los EE. UU. (USDA) y el Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre (FWS) de los EE. UU. cumplen funciones diferentes, pero complementarias, en cuanto a la reglamentación de la importación de animales vivos y productos animales a los Estados Unidos. 

  • Los CDC regulan los animales y productos de origen animal que ponen en riesgo la salud humana,
  • el USDA regulaícono de sitio externo los animales y productos de origen animal que ponen en riesgo la agricultura, y
  • el FWS regulaícono de sitio externo la importación de especies y vida silvestre en peligro de extinción que podrían ocasionar daños a la salud y el bienestar de los seres humanos, los intereses de los sectores agrícolas, de horticultura y forestales y el bienestar y supervivencia de los recursos de vida silvestre.

Consulte los requisitos de los CDC para traer a un perro a los Estados Unidos. Los requisitos actuales de vacuna contra la rabia se aplican a perros importados de países con alto riesgo de rabia.

Los animales importados deben reunir los CDC y USDAícono de sitio externoícono de sitio externo requisitos de ingreso a los Estados Unidos. En este momento, no hay evidencias que demuestren que los animales de compañía, incluidas las mascotas y animales de servicio, puedan propagar el virus que causa el COVID-19. Al igual que con cualquier animal que se introduce en un nuevo entorno, los animales importados recientemente deberían estar bajo observación diaria para detectar signos de enfermedad. Si un animal se enferma, debería ser examinado por un veterinario. Llame a su clínica veterinaria local antes de acudir con su animal e infórmeles que trajo a su animal recientemente del extranjero.

Esta es una situación que cambia rápidamente y la información se actualizará a medida que esté disponible.

Por el momento, no hay evidencia que sugiera que el virus que causa el COVID-19 esté circulando libremente entre la vida silvestre en los Estados Unidos ni que la vida silvestre sea una fuente de infección para las personas en los Estados Unidos. El primer caso de un animal salvaje que dio positivo para el virus en los Estados Unidos fue un tigre que tenía una enfermedad respiratoria en el zoológico de la ciudad de Nueva York. Sin embargo, este tigre estaba en cautiverio en el zoológico y los funcionarios de salud pública consideran que el tigre se enfermó luego de estar expuesto a un empleado del zoológico que estaba enfermo y propagó el virus.

Si un animal salvaje se infectó por el virus, no sabemos si la infección podría propagarse luego entre la vida silvestre o si puede propagarse a otros animales, incluidas las mascotas. Se deben realizar más estudios para comprender si diferentes animales, incluida la vida silvestre, podrían resultar afectados por el COVID-19 y de qué manera. Como los animales de la vida silvestre pueden ser portadores de otras enfermedades, incluso aunque no parezcan enfermos, siempre es importante disfrutar de la vida silvestre tomando distancia.

Es necesario tomar medidas para evitar contraer enfermedades a través de la vida silvestre en los Estados Unidos:

  • Mantenga a su familia, y mascotas, a una distancia prudencial de la vida silvestre.
  • No alimente a los animales silvestres ni toque su excremento.
  • Siempre recuerde lavarse las manos y supervisar que los niños también lo hagan después de trabajar o jugar en exteriores.
  • No se acerque a los animales huérfanos. A menudo los padres están cerca y regresarán por sus crías.
  • Consulte la guía de la agencia de vida silvestre de su estado si está preparando o consumiendo carne de presa cazada legalmente.
  • No se acerque ni toque a un animal enfermo o muerto; mejor contacte a la agencia de vida silvestre de su estado.

Anteriormente se habían detectado otros coronavirus en murciélagos de Norteamérica, pero actualmente no hay evidencia que demuestre que el virus que causa el COVID-19 circule libremente en la vida silvestre de los Estados Unidos, incluidos los murciélagos. En general, los coronavirus no enferman ni matan a murciélagos, pero aún no sabemos si este nuevo coronavirus afectará a las especies de murciélagos de Norteamérica. Los murciélagos son una parte importante del ecosistema natural y sus poblaciones están disminuyendo en los Estados Unidos. Las poblaciones de murciélagos podrían verse aún más amenazadas por esta enfermedad o por el daño que podrían causarles a estos animales por una idea equivocada de que los murciélagos están propagando el COVID-19. Sin embargo, no existe evidencia que demuestre que los murciélagos en los Estados Unidos son una fuente del virus que causa el COVID-19 en las personas. Es necesario seguir investigando para saber si los murciélagos podrían resultar afectados por el COVID-19 y de qué manera.

Actualmente, no hay evidencias que demuestren que puede ser infectado por el virus que causa el COVID-19 a través de la comida, incluida la carne de presa silvestre. No obstante, los cazadores pueden infectarse por otras enfermedades al manipular o ingerir carne de caza.  Los cazadores siempre deberían practicar buenos hábitos de higiene cuando manipulan animales siguiendo estas recomendaciones de seguridad de los alimentos:

  • No faene animales que parecen estar enfermos o que los haya encontrado muertos.
  • Mantenga la carne limpia y enfríela lo antes posible apenas cace el animal.
  • Evite cortarle la columna vertebral o el tejido espinal y no coma los sesos del animal silvestre.
  • Cuando manipule y limpie la presa:
    • Use guantes de caucho/goma o desechables.
    • No ingiera alimentos y bebidas, ni fume.
  • Cuando termine de manipular y limpiar la presa:
  • Cocine bien la carne de la presa (a una temperatura interna de 165 °F o más.).
  • Consulte con la agencia estatal de vida silvestre sobre los requisitos de prueba para otras enfermedades y sobre las instrucciones específicas para la preparación, el traslado y el consumo de la carne de caza.

Debería seguir las guías jurisdiccionales, locales y/o estatales para la continuidad de las operaciones en su establecimiento. No se han notificado casos de caballos con resultados positivos para el virus que causa el COVID-19. Con base en la información limitada disponible hasta la fecha, el riesgo de que los animales transmitan el virus que causa el COVID-19 a las personas se considera bajo. El COVID-19 se propaga principalmente de persona a persona, así que deberían tomarse medidas para reducir el riesgo de las personas que visitan su establecimiento.

  • Aliente a sus empleados y otros visitantes, como clientes, dueños, herradores, veterinarios y aquellos que toman clases, a no ingresar al establecimiento si están enfermos. Los empleados no deben regresar al trabajo hasta cumplir los criterios para suspender el aislamiento  y tras haber consultado con su médico. Implemente políticas de licencia por enfermedad que sean flexibles, no punitivas y que concuerden con las guías de salud pública, lo cual les permitiría a los empleados quedarse en casa si tienen síntomas de infección respiratoria.
  • Considere realizar chequeos de salud a diario (p. ej., controlar los síntomas y/o la temperatura) a los empleados y a los visitantes antes de que ingresen al establecimiento. No se debe permitir el ingreso al establecimiento de personas con fiebre 100.40(38 0C) o más u otros signos de enfermedad. Si implementa chequeos de salud, hágalo de manera segura y respetuosa. Vea Preguntas frecuentes para empresas en general para obtener más información.
    • Los empleados o visitantes que parecieran tener síntomas a la llegada o se enferman durante la visita deberían ser apartados de inmediato del resto de los empleados y visitantes y ser enviados a sus casas.
  • Limite la cantidad de personas que ingresan al establecimiento. Considere escalonar las clases de equitación y los horarios de visita para limitar la cantidad de personas en el establecimiento y el posible contacto de persona a persona. Si es posible, también puede tomar medidas para reducir la cantidad de personas en las áreas más concurridas al limitar el ingreso a sectores abiertos a visitantes/dueños o escalonar el uso de las áreas comunes como las caballerizas y los establos donde cepillan o bañan a los caballos.
  • Aumente la distancia y limite el tiempo de duración de contacto entre el personal y los visitantes en el establecimiento. Siempre que sea posible, las personas deben mantener una distancia de al menos 6 pies de distancia del resto en el establecimiento, incluidos los instructores de equitación. Implemente prácticas de distanciamiento social y evite concurrencias numerosas dentro del establecimiento, incluso en los sectores de uso exclusivo del personal.
  • Los visitantes y empleados deberían usar mascarillas para proteger a los demás, especialmente cuando resulta difícil mantener el distanciamiento social. El uso de una mascarilla NO reemplaza la necesidad de poner en práctica el distanciamiento social.
  • Instale estaciones para la higiene de manos en la entrada y dentro del establecimiento para que los empleados y las personas que ingresan al lugar puedan limpiarse las manos antes de entrar. Los empleados deben lavarse las manos regularmente con agua y jabón por al menos 20 segundos. Puede usar un desinfectante de manos a base de alcohol que contenga al menos un 60 % de alcohol, pero si las manos están visiblemente sucias debería lavarse con agua y jabón antes de utilizar el desinfectante de manos a base de alcohol. Las estaciones de higiene de manos podrían ser, por ejemplo, una manguera y jabón en cada entrada para que puedan lavarse las manos antes de ingresar.
  • Limpie y desinfecte las superficies que se tocan con frecuencia como herramientas para el cepillado, cabestros, riendas, caballerizas y galpones de aperos, equipos de uso compartido y manijas de puertas/portones (incluidas las manijas de puertas de establos y áreas de pastoreo/potreros) de manera rutinaria. Para desinfectar, use productos que cumplan con los criterios de la EPA para usar contra elícono de sitio externo virus que causa el COVID-19 y que sean aptos para la superficie, soluciones diluidas de blanqueador con cloro de uso doméstico preparadas según las indicaciones que figuran en la etiqueta del fabricante, o soluciones que contengan al menos un 70 % de alcohol. Siga las indicaciones de uso del fabricante, especialmente sobre el tiempo que el producto debe estar en contacto con la superficie y los controles para protegerse de los riesgos químicos de los desinfectantes y productos de limpieza.
  • Siga la guía local sobre las recomendaciones para viajes y refugiarse en el lugar cuando viaja por motivos relacionados con exhibiciones, capacitaciones y cabalgatas.
  • Si concurre a otro establecimiento, limite el contacto entre las personas, caballos, caballerizas y aperos, equipos y otros suministros de diferentes establecimientos y mantenga al menos 6 pies de distancia de los caballos y los jinetes.
    • Siga la guía local y estatal de viajes. Las personas que están enfermas no deberían visitar otros establecimientos.
    • Las personas que visitan otros establecimientos deberían tomar las mismas precauciones que se toman normalmente, como mantener una distancia de al menos 6 pies del resto de las personas, usar una mascarilla para proteger a los demás y lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.
  • Si hay otros animales, como gatos de granero, en el establecimiento, tenga en cuenta que se ha notificado una pequeña cantidad de casos de mascotas infectadas por el virus que causa el COVID-19, en su mayoría después de haber estado en contacto con personas con COVID-19.

Para obtener más información, consulte Guía sobre la preparación del entorno laboral para el COVID-19​​​​​​​ícono de pdfícono de sitio externo y Directrices provisionales para empresas y empleadores, para planificar y responder a la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19).

Mitigación en la comunidad

Las actividades de mitigación en la comunidad son medidas que las personas y las comunidades pueden tomar para desacelerar la propagación de enfermedades infecciosas, como el COVID-19, y prepararse por si se producen brotes. La mitigación en la comunidad es de suma importancia antes de que haya una vacuna o medicamento disponible.

Para obtener más información, consulte Marco de mitigación en la comunidad.

Para personas

  • Lavarse las manos con frecuencia
  • Evitar el contacto cercano con personas que están enfermas y poner en práctica el distanciamiento social
  • Cubrirse la boca y la nariz con una mascarilla al estar rodeado de otras personas
  • Cubrirse al toser y estornudar
  • Limpiar y desinfectar diariamente las superficies que se tocan con frecuencia

Para comunidades

  • Promover comportamientos que prevengan la propagación
  • Mantener entornos saludables
  • Mantener un entorno saludable para las operaciones
  • Prepararse para cuando alguien esté enfermo
  • Cerrar empresas y escuelas y limitar otros servicios

Para obtener más información, consulte Marco de mitigación en la comunidad.

Las personas, comunidades, escuelas, empresas y organizaciones de atención médica tienen un rol que cumplir en las tareas de mitigación en la comunidad. Las políticas*, que incluyen restricciones a las reuniones numerosas, las restricciones impuestas a las empresas y el cierre de escuelas, son necesarias para poder implementar de forma integral las estrategias de mitigación de la comunidad.

Cada comunidad es única. Como estas medidas pueden ser muy disruptivas para la vida diaria, las estrategias de mitigación correctas variarán con base en el nivel de transmisión en la comunidad, las características de la comunidad y sus poblaciones, y la capacidad de implementar las estrategias correspondientes a nivel local. Para identificar las actividades correspondientes, deberían considerarse todos los sectores de la comunidad, incluidas las poblaciones más vulnerables a enfermarse gravemente, y aquellas personas que podrían sufrir un mayor impacto social o económico. Al seleccionar estrategias de mitigación, los estados y las comunidades deberían guiarse por la propagación de la enfermedad a nivel local, las características de la población de la comunidad (por ejemplo, grupos de edades, idiomas que se hablan, el estado de salud en general) y los recursos de salud pública y los sistemas de atención médica (como hospitales) disponibles en la comunidad. Es posible que los funcionarios de salud locales y estatales necesiten adaptar las actividades de mitigación en la comunidad y tomar medidas inmediatas para restringirlas o flexibilizarlas según la situación cambiante a nivel local.

La implementación de las prácticas de mitigación se realiza de la siguiente manera:

  • Poner énfasis en las responsabilidades individuales de implementar medidas recomendadas a nivel personal
  • Capacitar a las empresas, escuelas y organizaciones comunitarias para que puedan implementar las medidas recomendadas, especialmente de manera tal que protejan a las personas con riesgo de enfermarse gravemente
  • Enfocarse en entornos que proporcionen servicios o infraestructuras fundamentales a personas con mayor riesgo de enfermedad grave
  • Minimizar en la medida de lo posible las alteraciones en la vida diaria

*Los CDC no pueden decidir sobre las políticas de una empresa u organización. Los CDC comparten recomendaciones con base en las mejores investigaciones científicas disponibles para ayudar a las personas a tomar decisiones que mejoren su salud y seguridad. En todos los casos, siga las guías de su proveedor de atención médica y departamento de salud local. Las decisiones locales dependen de las circunstancias locales.

Para obtener más información, consulte Marco de mitigación en la comunidad.

Agua

No se ha detectado la presencia del virus que causa el COVID-19 en el agua potabilizada para consumo. Las plantas de tratamiento de agua utilizan filtros y desinfectantes para eliminar y matar gérmenes, como el virus que causa el COVID-19. La Agencia de Protección Ambiental regula las plantas de tratamiento de agua para garantizar que el agua potabilizada sea segura para su consumo.

Por el momento no existe evidencia de que el virus que causa el COVID-19 se pueda propagar entre las personas que toman agua tratada para su consumo. El COVID-19 se propaga principalmente a través del contacto cercano de persona a persona. Puede seguir usando y bebiendo el agua del grifo normalmente.

El virus que causa el COVID-19 se ha encontrado en las heces de algunos pacientes diagnosticados con COVID-19. Sin embargo, no está claro si el virus encontrado en las heces podría causar el COVID-19. No ha habido ningún informe confirmado de que el virus se haya propagado de las heces a una persona. Los científicos tampoco saben qué nivel de riesgo existe de que el virus pueda propagarse a través de las heces de una persona infectada a otra persona. No obstante, creen que este riesgo es bajo con base en los datos de brotes anteriores de enfermedades causadas por coronavirus relacionados, como el síndrome respiratorio agudo grave (SARS) y el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS).

No hay evidencia de que el virus que causa el COVID-19 pueda transmitirse a las personas a través del agua de piscinas, bañeras de hidromasaje o áreas de juegos acuáticos. Además, las tareas de mantenimiento y desinfección (con cloro y bromo) adecuadas de las piscinas deberían resultar para inactivar al virus. Sin embargo, no se debe usar solo agua con cloro como desinfectante de superficies. Los CDC recomiendan el uso de desinfectantes comunes para el hogar registrados en la EPAícono de sitio externo para desinfectar superficies. Siga las instrucciones que figuran en la etiqueta para garantizar un uso seguro y eficaz del producto.

Recientemente, se ha encontrado ácido ribonucleico (ARN) del virus que causa el COVID-19 en aguas residuales sin tratar. Aunque los datos son limitados, hay poca evidencia de que haya virus infecciosos en el agua residual, y hasta la fecha no se cuenta con información de que alguna persona se haya enfermado con COVID-19 por haber estado expuesta a aguas residuales. En este momento se cree que el riesgo de transmisión del virus que causa el COVID-19 a través de sistemas de alcantarillado correctamente diseñados y mantenidos es bajo.

Recientemente, se ha encontrado ácido ribonucleico (ARN) del virus que causa el COVID-19 en aguas residuales sin tratar. Aunque los datos son limitados, hay poca evidencia de que haya virus infecciosos en el agua residual, y hasta la fecha no se cuenta con información de que alguna persona se haya enfermado con COVID-19 por haber estado expuesta a aguas residuales.

Las prácticas estándar asociadas a las operaciones de las plantas de tratamiento de aguas residuales deberían ser suficientes para proteger del virus que causa el COVID-19 a quienes trabajan con aguas residuales. Estas prácticas estándar pueden incluir controles administrativos y de ingeniería, precauciones de higiene, prácticas específicas de seguridad laboral y equipos de protección personal (EPP) que se requieren normalmente al manipular aguas residuales sin tratar. No se recomienda usar ninguna protección adicional específica para el COVID-19 a los trabajadores involucrados en el manejo de aguas residuales, incluidos aquellos que trabajan en plantas de tratamiento de aguas residuales.

Vea la Información acerca del COVID-19 para trabajadores del sistema de saneamiento y aguas residuales para obtener más información.

En la mayoría de los casos, es seguro lavarse las manos con agua del grifo y jabón si se ha emitido una advertencia de que se debe hervir el agua. Siga las guías de sus funcionarios de salud pública locales. Si no dispone de agua y jabón, use un desinfectante de manos a base de alcohol que contenga al menos un 60 % de alcohol.

Ayude a controlar la propagación de rumores y esté atento a los mecanismos de fraude.

Notas a pie de página

1La fiebre puede ser subjetiva o confirmada

2La definición de contacto cercano es:

a) permanecer dentro de aproximadamente 6 pies (2 metros) de distancia de un caso de COVID-19 durante un periodo prolongado; el contacto cercano puede ocurrir mientras se le brindan cuidados a un caso de COVID-19, o al vivir con este, visitarlo o compartir una sala o área de espera

- o -

b) tener contacto directo con las secreciones infecciosas de un caso de COVID-19 (p. ej., si le tose encima)

Si ese tipo de contacto ocurre mientras no está usando el equipo de protección personal (EPP) recomendado (p. ej., batas, guantes, mascarillas de respiración N95 desechables certificadas por NIOSH, protección para los ojos), se cumplen los criterios para considerar a la persona bajo investigación.

Consulte las recomendaciones provisionales actualizadas de los CDC sobre el control y la prevención de infecciones asociadas a la atención médica para personas bajo investigación por el nuevo coronavirus 2019..

Los datos que fundamentan la definición de contacto cercano son limitados. Las consideraciones al evaluar el contacto cercano incluyen la duración de la exposición (p. ej., es probable que un tiempo de exposición prolongado aumente el riesgo de exposición) y los síntomas clínicos de la persona con COVID-19 (p. ej., es probable que la tos aumente el riesgo de exposición, así como la exposición a un paciente gravemente enfermo).  Se debería dar especial consideración con las personas expuestas en los entornos de atención médica.

Última actualización: 4 de ago. del 2020