Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Consumo de sustancias y alcohol

Consumo de sustancias y alcohol

Información básica sobre el consumo excesivo de alcohol

Al estar bajo mayor estrés puede aumentar el consumo de alcohol y sustancias. Si usted o un ser querido está empezando a consumir alcohol u otras sustancias o aumentó su consumo durante la pandemia del COVID-19, aquí tiene algunas sugerencias que podrían ser útiles:

ícono de una mano con un corazón

Cuide su salud mental

Es posible que se sienta más estresado durante esta pandemia. El temor y la ansiedad pueden ser abrumadores y provocar emociones fuertes.

Reciba ayuda inmediata durante una crisis

Encuentre un proveedor de atención médica o tratamiento para trastornos de salud mental o de abuso de sustancias

Qué puede hacer

  • Considere opciones más saludables para sobrellevar el estrés como ejercitarse, meditar y ponerse en contacto con familiares y amigos.   

Medidas que los estados y comunidades pueden adoptar

Se debería apoyar la prevención basada en evidencias del consumo excesivo de alcohol. Una mayor disponibilidad y accesibilidad está vinculada al consumo excesivo de alcohol. Muchos estados y comunidades están ofreciendo opciones adicionales para el servicio de entrega y bebidas alcohólicas para llevar. El Grupo de trabajo de los servicios de prevención comunitariosícono de sitio externo recomienda limitar la disponibilidad de alcohol para reducir el consumo excesivo y sus efectos. También recomienda hacer cumplir las leyes que prohíben la venta de bebidas a menores, lo cual se dificulta con el servicio de entrega a domicilio. 

Medidas que los proveedores de atención médica pueden adoptar

  • Evalúe a todos los pacientes adultos para detectar el consumo excesivo de alcohol.
  • Aconseje a los pacientes cuyo examen de alcoholemia les dio positivo que consuman menos alcohol (y remita a las personas con un probable trastorno por consumo de alcohol para que realicen un tratamiento especializado).
  • Evalúe a todos los adultos por abuso de sustancias y remita a las personas que podrían tener un trastorno por consumo de sustancias para que realicen un tratamiento especializado.

Información básica sobre el consumo excesivo de alcohol

Consumir alcohol en exceso puede ser perjudicial para su salud. Muchas personas que beben excesivamente no son alcohólicas ni tienen dependencia al alcohol. El consumo excesivo de alcohol incluye beber de manera compulsiva, lo que se define como cinco o más tragos en una misma ocasión (dentro de un lapso de dos a tres horas) para los hombres y cuatro o más tragos (dentro de un lapso de dos a tres horas) para las mujeres. Otras formas de consumo excesivo de alcohol incluyen beber en exceso (15 o más tragos por semana para los hombres, ocho o más tragos por semana para las mujeres) y cualquier tipo de consumo por parte de mujeres embarazadas o personas menores de 21 años. El consumo excesivo de alcohol causa más de 93 000 muertes por año en los Estados Unidos.

Beber en exceso aumenta el riesgo de violencia, lesiones y accidentes automovilísticos. También puede aumentar el riesgo de problemas de salud a largo plazo como enfermedades hepáticas, cáncer, enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, hipertensión y defectos de nacimiento.

  • El consumo de alcohol:
    • Puede aumentar la ansiedad, la depresión y otros problemas de salud mental.
    • Aumenta el riesgo de problemas familiares y violencia doméstica.
    • Altera las ideas y el poder para discernir y tomar decisiones.
    • Afecta la calidad del sueño, lo que hace que sea aún más difícil poder lidiar con el estrés.
  • Si decide beber, hágalo con moderación. Las Directrices de alimentos para los estadounidenses 2015-2020ícono de sitio externo define el consumo moderado de alcohol como un trago por día como máximo para las mujeres y hasta dos tragos por día para los hombres. Las Directrices de alimentos no recomiendan bajo ningún motivo comenzar a beber.
  • Algunas personas directamente no deberían consumir alcohol en lo más mínimo, tales como:
    • Los menores de 21 años.
    • Las mujeres que están o podrían estar embarazadas.
    • Los conductores o aquellos que planean conducir y las personas que participan en actividades que requieren de destreza, coordinación y atención.
    • Las personas que toman ciertos medicamentos de venta libre o recetados.
    • Las personas con ciertas afecciones.
    • Las personas que están bajo tratamiento por problemas de alcoholismo o no pueden controlar la cantidad que consumen.
  • Asegúrese de cumplir con la recomendación de mantener el distanciamiento social si planea concurrir a bares, clubes nocturnos y otros sitios donde la gente se reúne a beber.

El consumo de alcohol y el COVID-19 

  • Consumir alcohol no lo protege contra el COVID-19.
  • El consumo de alcohol debilita la capacidad de su organismo de combatir infecciones, aumenta el riesgo de presentar complicaciones y hace que sea más difícil recuperarse de la enfermedad.
  • El consumo de alcohol puede aumentar el riesgo del síndrome de insuficiencia respiratoria aguda y neumonía, que suelen estar asociados al COVID-19.

Información básica sobre el uso de sustancias

  • El estrés durante una pandemia puede contribuir a incrementar el uso de medicamentos recetados y de venta libre y de drogas ilegales o recaer después de una recuperación.
  • Cualquier persona que use opioides o drogas ilegales puede volverse adicta.
  • Cada droga diferente puede tener efectos adversos diferentes. Por ejemplo, el consumo de opioides en dosis elevadas puede producir depresión respiratoria e incluso la muerte.

El consumo de sustancias y el COVID-19

  • La respuesta ante la pandemia del COVID-19 puede dar lugar a la interrupción del tratamiento y la disminución de proveedores de servicios utilizados por las personas con trastornos por consumo de sustancias.
  • Es posible que no haya opciones de tratamientosícono de sitio externo presenciales para trastornos por consumo de sustancias disponibles, lo que podría generar un riesgo de:
  • Los programas de servicios de jeringas (SSP) pueden cerrar o tener un horario de atención restringido, con acceso limitado a:
    • Jeringas limpias.
    • Eliminación segura de las jeringas usadas.
    • Pruebas de detección de VIH y hepatitis C.
    • Acceso a cuidados y tratamiento para trastornos por consumo de sustancias y enfermedades infecciosas.
  • El suministro de drogas ilegales podría verse interrumpido o es posible que las personas no puedan obtenerlas debido al distanciamiento social, lo que podría causar el riesgo de:
    • Retirada para personas con dependencia física.
    • Productos contaminados o personas consumiendo productos a los que no están acostumbradas, lo que podría aumentar el riesgo de sobredosis o reacciones adversas.
  • Las guías de distanciamiento social y las órdenes para quedarse en casa podrían aumentar la cantidad de personas que usan sustancias por sí solas, sin la ayuda de otras personas para suministrar naloxona, realizar reanimaciones o llamar a emergencias en caso de sobredosis.
  • Los testigos de una sobredosis pueden mostrarse reticentes a administrar naloxona o realizar RCP u otros tipos de medidas de primeros auxilios por temor a la exposición al COVID-19.
  • Es posible que las personas teman buscar atención médica en un departamento de emergencia o acudir a un profesional de atención médica por temor a infectarse.

Recursos adicionales

Última actualización: 12 de jun. del 2020