Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Cómo reducir el estigma asociado al COVID-19

Cómo reducir el estigma asociado al COVID-19

El estigma consiste en discriminar a un grupo específico de personas, un lugar o una nación. El estigma está asociado a la falta de conocimiento acerca de cómo se propaga el COVID-19, la necesidad de culpar a alguien, el temor a las enfermedades y a la muerte, y a los chismes que fomentan rumores y mitos.

Ninguna persona ni grupo de personas es más propenso a transmitir COVID-19 que otros. Las emergencias de salud pública, como esta pandemia, son momentos estresantes para las personas y las comunidades. El temor y la ansiedad con respecto a una enfermedad pueden dar lugar al estigma social, es decir creencias y actitudes negativas hacia personas, lugares o cosas. El estigma puede dar lugar a rotulaciones, estereotipaciones, discriminaciónícono de sitio externo y otras conductas negativas hacia las demás personas. Por ejemplo, pueden darse situaciones de estigmatización y discriminación cuando las personas asocian una enfermedad, como el COVID-19, con una determinada población, comunidad o nacionalidad. El estigma también ocurre después de que una persona se haya recuperado del COVID-19 o haya sido dada de alta del área de aislamiento en el hogar o cuarentena.

Algunos grupos de personas pueden ser estigmatizados durante la pandemia del COVID-19, tales como:

  • Ciertos grupos de minorías raciales y étnicas, como asiaticoamericanos, habitantes de las islas del Pacífico y negros o afroamericanos;
  • Personas con resultado positivo en la prueba de detección del COVID-19, que se han recuperado de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), o han sido dadas de alta del área de cuarentena por el COVID-19;
  • Personal de respuesta a emergencias y profesionales de atención médica;
  • Otros trabajadores en la primera línea, como empleados de tiendas de comestibles, encargados de entregas y repartos o trabajadores agrícolas y de plantas de procesamiento de alimentos;
  • Personas con discapacidades o trastornos conductuales o del desarrollo que tengan dificultades para acatar recomendaciones;
  • Personas con afecciones subyacentes que causan tos;
  • Personas que viven en entornos de concentración de personas (viviendas grupales), como las personas sin hogar.

El estigma nos perjudica a todos ya que genera más temor y resentimiento hacia las personas comunes en vez de poner el foco de atención en la enfermedad que está causando el problema. El estigma puede además hacer que las personas sean más proclives a ocultar los síntomas o enfermedades, evitar buscar atención médica de inmediato e impedir que las personas adopten conductas saludables. Esto significa que el estigma hace que sea aún más difícil poder controlar la propagación del brote.

Los grupos estigmatizados también suelen ser discriminados. Esta discriminación puede dar lugar a:

  • Rechazo o evasión por parte de otras personas;
  • Negación de atención médica, educación, vivienda o empleo;
  • Abuso verbal; o
  • Violencia física.

El estigma puede afectar de manera negativa en la salud física, mental y emocional de los grupos estigmatizados y las comunidades en las que viven. Las personas estigmatizadas pueden sufrir aislamiento, depresión, ansiedad o vergüenza pública. Es importante terminar con el estigma para hacer que todas las comunidades y los miembros de la comunidad estén más seguros y saludables. Todos podemos ayudar a detener el estigma relacionado con el COVID-19 al conocer la información y compartirla con otras personas en la comunidad.

Los líderes de la comunidad y los funcionarios de salud pública pueden ayudar a prevenir el estigma al:

  • Respetar la privacidad y confidencialidad de la información de quienes buscan atención médica y de quienes puede ser parte de alguna investigación de rastreo de contactos.
  • Comunicar pronto el riesgo, o la ausencia de riesgo, relacionado con el contacto de productos, personas y lugares.
  • Corregir el lenguaje negativo que puede causar estigma al difundir información precisa acerca de cómo se propaga el virus.
  • Pronunciarse en contra de los comportamientos negativos, como las afirmaciones negativas en los medios sociales.
  • Asegurarse de utilizar imágenes en los comunicados que reflejen diversas comunidades en vez de reforzar los estereotipos.
  • Usar los canales de medios, incluidos los medios sociales y de comunicación, para pronunciarse en contra de la estereotipación de grupos de personas que son estigmatizados por el COVID-19.
  • Agradecer a los trabajadores de la salud, el personal de respuesta a emergencias y demás personas en puestos importantes.
  • Sugerir recursos virtuales para los servicios de apoyo para la salud mental u otros servicios sociales para personas estigmatizadas o discriminadas.
Última actualización: 11 de jun. del 2020