Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Kit de recursos parentales acerca del COVID-19 - Adultez temprana

Kit de recursos parentales acerca del COVID-19 - Adultez temprana

El bienestar social, emocional y mental de los adultos jóvenes durante el COVID-19

Actualizado el 28 de dic. del 2020

La enfermedad del coronavirus (COVID-19) puede afectar a los adultos jóvenes tanto de forma directa como indirecta. Más allá de enfermarse, el bienestar social, emocional y mental de muchos adultos jóvenes se ha visto afectado por la pandemia.​​​​​​​ Los traumas que se enfrentan en esta etapa del desarrollo pueden tener consecuencias a largo plazo durante su vida. El Kit de recursos parentales acerca del COVID-19: garantizar el bienestar social, emocional y mental de los niños y jóvenes de los CDC puede ayudar a padres, cuidadores y otros adultos con niños y jóvenes a su cargo a reconocer las dificultades sociales, emocionales y mentales de los niños y jóvenes, y ayudar a garantizar su bienestar.

Retos

Cambios en las rutinas

Camarera trabajando en un restaurante y usando una mascarilla

Además de las medidas cotidianas para prevenir el COVID-19, el distanciamiento físico o social es una de las mejores herramientas que tenemos para evitar estar expuestos al virus y para desacelerar su propagación. No obstante, tener que distanciarse físicamente de los seres queridos —como amigos, familiares, compañeros de trabajo o su comunidad religiosa-puede ser difícil. También puede ocasionar cambios en sus planes: por ejemplo, tener que realizar entrevistas laborales, citas o recorridos por el campus de forma virtual. Los adultos jóvenes también pueden tener dificultades para adaptarse a las nuevas rutinas sociales, desde optar por no asistir a encuentros presenciales hasta usar mascarillas de manera constante en público.  Es importante ayudar a los adultos jóvenes a asumir la responsabilidad personal de protegerse y proteger a sus seres queridos.

Retos laborales o educativos

Alumno estudiando

Muchas instituciones de educación superior optaron temporalmente por dictar los cursos solo de manera virtual para ayudar a detener la propagación del COVID-19. Esto significó el cierre temporal de los campus universitarios, lo que ocasionó la suspensión de muchas oportunidades laborales y educativas, y de los servicios de alojamiento en el campus. Muchos adultos jóvenes también perdieron sus pasantías o prácticas, trabajos o salarios debido al cierre de empresas.​​​​​​​ Tener que arreglárselas con la mudanza a un nuevo lugar, pasar largas horas en línea completando trabajos prácticos y buscar empleo sin el apoyo presencial de sus pares puede ser abrumador para muchos adultos jóvenes. Es importante que los adultos jóvenes sean conscientes de que estas circunstancias extraordinarias pueden afectar su bienestar social y emocional, la continuidad de su aprendizaje, sus finanzas y su desarrollo profesional. Los estudiantes universitarios y de institutos de formación profesional pueden acudir a los equipos de los servicios de desarrollo profesional, aprendizaje y asesoramiento de sus instituciones para recibir apoyo. También pueden acudir a organizaciones que prestan servicios a estudiantes universitarios, como la National Association for Equal Opportunity in Higher Education, Excelencia in Education y la Hispanic Association of Colleges and Universities.

Interrupción de la continuidad de la atención médica

Telemedicina para pacientes de edad avanzada

Es posible que los adultos jóvenes hayan evitado buscar atención médica debido a las órdenes de quedarse en casa y continúen haciéndolo porque temen contraer el COVID-19. Esto incluye omitir exámenes y pruebas regulares —como los que se realizan durante el chequeo físico anual- que pueden ayudar a detectar problemas de forma temprana. Además, el cierre de los campus de las instituciones de educación superior ha afectado la capacidad de muchos adultos jóvenes de recibir los servicios típicos de atención médica en el campus. Durante el COVID-19 y en todo momento, es importante buscar de inmediato la atención médica necesaria. Varias modalidades de telesalud permiten que los proveedores de atención médica de salud física y mental se conecten con los pacientes y brinden atención de manera remota. Algunos adultos jóvenes podrían ser elegibles para recibir atención de bajo costo en clínicas de salud del condado y centros de salud habilitados por el Gobierno Federal.

Omisión de eventos importantes de la vida

Vista desde atrás de un graduado universitario

Practicar el distanciamiento físico puede hacerle sentir como si la vida estuviera en pausa. La realidad es que el reloj sigue corriendo. Cumpleaños, pasantías, graduaciones, vivir en el campus, planes de vacaciones, nacimientos y funerales son solo algunos de los muchos eventos significativos de la vida que los adultos jóvenes podrían haberse perdido durante el COVID-19. El distanciamiento físico y los límites impuestos a los encuentros han afectado su capacidad de juntarse con amigos y familiares en persona para celebrar o atravesar el dolor de las maneras típicas. El duelo es una respuesta normal ante la pérdida de alguien o algo importante para usted. Es importante ayudar a los adultos jóvenes a comprender que realizar encuentros durante el COVID-19 podría ser peligroso para quienes quieran participar. Aliéntelos a conectarse y apoyarse mutuamente a distancia.

Pérdida de seguridad

Alumna usando una laptop

El COVID-19 ha afectado las finanzas personales de muchos adultos jóvenes, por ejemplo debido a la pérdida de empleo e ingresos salariales. La inseguridad económica está siempre vinculada a resultados de salud y logros académicos adversos. Estos resultados adversos y el cierre inesperado de universidades e institutos de formación profesional pueden afectar la capacidad de acceder de manera constante a alimentos saludables, transporte seguro y alojamiento. Los crecientes estresores económicos también pueden aumentar el riesgo de exposición a la violencia. Las órdenes de quedarse en casa durante el COVID-19 pueden haber provocado que ciertos adultos jóvenes se vean cada vez más expuestos a la violencia conyugal y sexual, y que potencialmente tengan menos posibilidades de buscar ayuda y apoyo social. Es importante cultivar una relación de confianza y mantener una comunicación abierta con los adultos jóvenes, además de estar atentos a los cambios de comportamiento que podrían ser señales de angustia.

¿Qué puede hacer?

Alternativas saludables para sobrellevar el estrés

  • Sepa qué hacer si está enfermo
  • Sepa dónde y cómo recibir tratamiento
  • Cuide su salud emocional
  • No mire tantas noticias
  • Cuide su cuerpo
  • Tómese tiempo para relajarse
  • Conéctese con otras personas
  • Conéctese con sus organizaciones comunitarias o de fe

Reconozca y aborde el temor, el estrés y los cambios de conducta

A los adultos jóvenes podría preocuparles contraer el COVID-19 o que sus seres queridos se enfermen. La preocupación o tristeza excesivas, los hábitos alimentarios o de sueño poco saludables, y la dificultad para prestar atención y concentrarse son algunos de los signos de estrés. Aliéntelos a buscar formas saludables de sobrellevar el estrés.

Ayude a los adultos jóvenes a cuidarse y cuidar a su comunidad

Cuidar a sus amigos y familiares puede ayudar a aliviar el estrés, pero debe existir un equilibrio con el autocuidado. Los adultos jóvenes pueden ayudar a fortalecer su comunidad al ayudar a otras personas a sobrellevar el estrés, como por ejemplo al brindar apoyo social y tomar las medidas cotidianas recomendadas para evitar enfermarse y para desacelerar la propagación del COVID-19. Dar el ejemplo es clave: si los adultos jóvenes se lavan las manos con frecuencia, permanecen al menos a 6 pies de distancia de las demás personas y usan sus mascarillas en lugares públicos para ayudar a protegerse y proteger a los demás, entonces es más probable que sus pares también lo hagan.

Ayude a los adultos jóvenes a mantenerse sanos

Aliente a los adultos jóvenes a seguir realizándose sus chequeos físicos de rutina, además de asistir a sus citas de salud conductual. Inspírelos a alimentarse saludablemente, beber agua - en lugar de bebidas azucaradas– para tener dientes fuertes, mantenerse físicamente activos, o aprender algo nuevo.

Ayude a los adultos jóvenes a mantenerse socialmente conectados

Durante los momentos de mayor distanciamiento social, los adultos jóvenes pueden seguir manteniendo las conexiones sociales y cuidar su salud mental. Las llamadas telefónicas o las videoconferencias pueden ayudarlos a sentirse socialmente conectados, menos solos o aislados.

Recursos

Explore los diferentes tipos de recursos disponibles para ayudar a garantizar el bienestar social, emocional y mental de los adultos jóvenes durante el COVID-19 y con posterioridad.