Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Kit de recursos parentales acerca del COVID-19 - Adolescencia

Kit de recursos parentales acerca del COVID-19 - Adolescencia

El bienestar social, emocional y mental de los adolescentes durante el COVID-19

Actualizado el 16 de feb. del 2021

La enfermedad del coronavirus (COVID-19) puede afectar a los adolescentes tanto de forma directa como indirecta. Más allá de enfermarse, el bienestar social, emocional o mental de muchos adolescentes se ha visto afectado por la pandemia.​​​​​​​ Los traumas que se enfrentan en esta etapa del desarrollo pueden tener consecuencias a largo plazo durante su vida. El Kit de recursos parentales acerca del COVID-19: garantizar el bienestar social, emocional y mental de los niños y jóvenes de los CDC puede ayudar a padres, cuidadores y otros adultos con niños y jóvenes a su cargo a reconocer las dificultades sociales, emocionales y mentales de los niños y jóvenes, y ayudar a garantizar su bienestar.

Retos

Cambios en las rutinas

Mujer usando una mascarilla de protección al aire libre

Además de las medidas cotidianas para prevenir el COVID-19, el distanciamiento físico o social es una de las mejores herramientas que tenemos para evitar estar expuestos al virus y para desacelerar su propagación. No obstante, tener que distanciarse físicamente de los seres queridos —como amigos, novios o novias, familiares o la comunidad religiosa - puede ser difícil.  Los adolescentes también pueden tener dificultades para adaptarse a las nuevas rutinas sociales, desde optar por no asistir a encuentros presenciales hasta usar mascarillas de manera constante en público.  Es importante que los adultos ayuden a los adolescentes a asumir la responsabilidad personal de protegerse y proteger a sus seres queridos y les brindan apoyo para que puedan conectarse con familiares y amigos en forma remota y de manera segura.

Interrupción de la continuidad del aprendizaje

un joven muchacho con auriculares y una computadora portátil

Los cierres de las escuelas a causa del COVID-19 han llevado a los adolescentes a tener que participar de las clases desde su casa. Las plataformas y comunidades en línea se han vuelto esenciales, ya que las familias recurrieron más que nunca a las soluciones digitales para apoyar el aprendizaje de los estudiantes. Desafortunadamente, la necesidad inmediata de entornos de aprendizaje virtual puso de manifiesto la inequidad en los recursos, el acceso y la conectividad en las familias y las comunidades. Los cierres de las escuelas también significaron un cambio en la forma de acceder a servicios esenciales para el desarrollo, como terapias ocupacionales, conductuales y del habla. Esto también ha obstaculizado la continuidad en el desarrollo de los adolescentes en cuanto a las habilidades atléticas y formación práctica con posibles impactos en la educación superior y el futuro profesional. Es importante entender que la enseñanza virtual podría dificultar cada vez más el aprendizaje para los estudiantes con recursos limitados o necesidades especiales. Es más, algunos niños pueden experimentar ansiedad ante la idea de retomar las clases presenciales o virtuales. Algunos incluso pueden sufrir fatiga a causa de las videoconferencias, conocida comúnmente como "fatiga de Zoomícono de sitio externo". Las familias, escuelas y comunidades pueden unirse para encontrar soluciones a fin de garantizar que las necesidades de aprendizaje de todos los niños sean cubiertas de manera adecuada.

Interrupción de la continuidad de la atención médica

Una médica examinando a la paciente

Es posible que los padres hayan evitado buscar atención médica para sus hijos adolescentes debido a las órdenes de quedarse en casa y sigan sin buscar ayuda por temor a infectarse por el COVID-19. Esto incluye los chequeos de rutina, las consultas de vacunación y el cuidado de la salud bucal. Además, los cierres de las escuelas también afectaron la capacidad de muchos adolescentes para recibir los servicios de salud mental, terapia del habla y servicios de salud ocupacional en el campus. Es importante garantizar que los adolescentes reciban atención médica de forma continua, incluida la continuidad de las terapias de salud mental, ocupacional y del habla (p. ej., a través de telesalud) y reciban las vacunas correspondientes, incluida la del COVID-19 cuando esté disponible.

Omisión de eventos importantes de la vida

Un estudiante junto a su madre en la graduación 2020 virtual

El distanciamiento físico se siente como si la vida estuviera en suspenso. La realidad es que el reloj sigue corriendo. Cumpleaños, ceremonias y fiestas de graduación, reuniones de exalumnos, planes de vacaciones, nacimientos y funerales son solo algunos de los muchos eventos significativos de la vida que los adolescentes podrían haberse perdido durante el COVID-19. El distanciamiento social, las órdenes de quedarse en casa y los límites impuestos a los encuentros han afectado la capacidad de reunirse en persona con familiares y amigos para celebrar o atravesar el dolor de las maneras típicas. El duelo es una respuesta normal ante la pérdida de alguien o algo importante para usted. Es importante que los familiares y amigos pueden ayudar a los adolescentes a encontrar formas alternativas, creativas y seguras de conectarse y apoyarse mutuamente a distancia.

Pérdida de seguridad

un joven con capucha al aire libre

La pérdida del empleo y el salario afectó el ingreso de varias familias de adolescentes durante la pandemia del COVID-19. La inseguridad económica está siempre vinculada a resultados adversos en la salud, el desarrollo y los logros académicos. Puede afectar la capacidad de los adolescentes de acceder de manera continua a alimentos saludables, transporte seguro y vivienda. Los crecientes estresores económicos pueden aumentar el riesgo de exposición a la violencia. Sumado a las órdenes de quedarse en casa durante el COVID-19, algunos adolescentes pueden haber quedado aún más expuestos al abuso y la negligencia, la violencia conyugal en el hogar y la violencia sexual. El aumento de su actividad en línea también hace que corran mayor riesgo de sufrir daños en líneaícono de pdfícono de sitio externo, como la explotación sexual en línea, el ciberacoso, las conductas riesgosas en línea y la exposición a contenido potencialmente perjudicial. Es importante que los padres y adultos que promueven la interacción social mantengan una relación de confianza y una comunicación abierta con los adolescentes, además de estar atentos a los cambios de comportamiento que podrían ser señales de angustia.

¿Qué puede hacer?

Medidas para brindar estabilidad y apoyo a los adolescentes

  • Mantenga una rutina normal
  • Hable, escuche y aliente la expresión de sentimientos 
  • Ofrézcales información precisa y honesta
  • Enséñeles pasos simples para mantenerse saludables
  • Esté atento a los cambios de conducta
  • Tranquilice a los adolescentes en cuanto a su seguridad y bienestar

Reconozca y aborde el temor y el estrés

La adolescencia es una etapa de grandes cambios. Los adolescentes pueden sentirse especialmente abrumados cuando el estrés está asociado a un evento traumático, y lo expresan con una preocupación o tristeza profunda, hábitos de alimentación o patrones de sueño no saludables, problemas de atención y dificultad para concentrarse. Los adultos pueden brindar estabilidad y apoyo para ayudarlos a sobrellevar la situación, además de facilitarles el acceso a ayuda profesional y líneas directas de emergencias , según sea necesario.

Enseñe y refuerce las medidas preventivas cotidianas

Existen medidas que podemos tomar para proteger a los demás, evitar enfermarse y desacelerar la propagación del COVID-19. Aliente a los adolescentes a ser un buen ejemplo ya que si se lavan las manos con frecuencia, mantienen una distancia de 6 pies del resto de las personas y usan sus mascarillas en lugares públicos para protegerse y proteger a los demás, es más probable que los más pequeños, e incluso sus pares, los imiten.

Ayude a los adolescentes a mantenerse saludables

Enseñe a los adolescentes acerca de la importancia del cuidado de su salud. Involúcrelos en la programación de los chequeos de rutina y consultas de vacunación. Garantice la continuidad de los cuidados de salud mental y ocupacional. Aliéntelos a comer alimentos saludables, beber agua - en vez de bebidas azucaradas – para tener dientes fuertes, hacer actividad física, o aprender algo nuevo. Esto puede ayudarlos a mantenerse sanos y concentrados.

Ayude a los adolescentes a mantenerse socialmente conectados

Aliente a los adolescentes a mantenerse en contacto con familiares y amigos por teléfono, videoconferencias, medios sociales o incluso a través de los videojuegos. Las escuelas pueden ofrecer consejos y directrices para ayudar a satisfacer sus necesidades sociales y emocionales.

Recursos

Explore los diferentes tipos de recursos disponibles para ayudar a garantizar el bienestar social, emocional y mental de los adultos jóvenes durante el COVID-19 y con posterioridad.