Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

COVID-19 en niños y adolescentes

COVID-19 en niños y adolescentes

Información para padres y cuidadores acerca del COVID-19 en niños y adolescentes

Actualizado el 18 de dic. del 2020

Resumen de los cambios recientes

Al 18 de diciembre del 2020:

  • Se actualizó la redacción para contribuir a la claridad del contenido
  • Se actualizó la redacción para que concuerde con otras guías de los CDC acerca del COVID-19

Lo que debe saber

Los niños y adolescentes pueden contraer el COVID-19.

Aunque pocos niños se han enfermado con COVID-19 en comparación con los adultos, los niños pueden ser infectados por el virus que causa el COVID-19, pueden enfermarse a causa del COVID-19 y pueden propagar el virus que causa el COVID-19 a otras personas. Los niños, al igual que los adultos, que tienen COVID-19 pero no presentan síntomas ("asintomáticos") igualmente pueden propagar el virus a otras personas.

La mayoría de los niños con COVID-19 tienen síntomas leves o no han presentado síntomas en absoluto. Sin embargo, ciertos niños pueden enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Podrían necesitar hospitalización, cuidados intensivos o asistencia mecánica que los ayude a respirar (respirador). En casos poco frecuentes, incluso podrían morir.

Los CDC y sus socios están investigando una afección rara pero grave asociada al COVID-19 en niños denominada síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C). Aún se desconoce qué causa el MIS-C y quiénes tienen mayor riesgo de desarrollarlo. Obtenga más información acerca del MIS-C.

Los bebés de menos de 1 año de edad y los niños con ciertas afecciones podrían ser más propensos a enfermarse gravemente a causa del COVID-19.

Los bebés de menos de 1 año de edad podrían ser más propensos a enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Otros niños, independientemente de su edad, con las siguientes afecciones subyacentes también podrían tener mayor riesgo de enfermarse gravemente en comparación con otros niños:

  • Asma o enfermedades pulmonares crónicas
  • Diabetes
  • Afecciones genéticas, neurológicas o metabólicas
  • Enfermedad de células falciformes
  • Enfermedades cardiacas desde el nacimiento
  • Inmunodepresión (sistema inmunitario debilitado debido a ciertas afecciones o por tomar medicamentos que debilitan el sistema inmunitario)
  • Complejidades médicas (niños con varias afecciones crónicas que afectan muchas partes del cuerpo y que dependen de la tecnología y asistencia de envergadura para su vida diaria)
  • Obesidad

Esta lista no incluye todas las afecciones subyacentes que podrían aumentar el riesgo de enfermarse gravemente en los niños. A medida que haya más información disponible, los CDC continuarán actualizando y compartiendo información acerca del riesgo de enfermedad grave en niños.

Si su hijo tiene una afección subyacente, asegúrese de hablar con el proveedor de atención médica de su hijo acerca del posible riesgo que corre su hijo de enfermarse gravemente. Los síntomas del COVID-19 son similares en adultos y niños y pueden parecerse a los de otras enfermedades comunes, como el resfriado, la faringitis o las alergias. La tos y la fiebre son los síntomas más comunes del COVID-19 en los niños, pero podrían presentar cualquiera de estos signos o síntomas del COVID-19:

  • Fiebre o escalofríos
  • Tos
  • Congestión nasal o moqueo
  • Pérdida reciente del olfato o el gusto
  • Dolor de garganta
  • Dificultad para respirar (sentir que le falta el aire)
  • Diarrea
  • Náuseas o vómitos
  • Dolores estomacales
  • Cansancio
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares y corporales
  • Poco apetito o mala alimentación, especialmente en bebés de menos de 1 año de edad

Qué puede hacer

Monitoree a su hijo para detectar síntomas del COVID-19.

Preste especial atención a:

  • Fiebre (100.4 °F o más de temperatura)
  • Dolor de garganta
  • Aparición reciente de tos incontrolable que provoca dificultad para respirar (en el caso de los niños con alergia crónica/tos asmática, vea si se produjeron cambios en la tos que suele tener)
  • Diarrea, vómitos o dolores estomacales
  • Aparición reciente de dolor de cabeza intenso, en especial con fiebre
Haga un seguimiento de las personas con quienes su hijo tiene contacto cercano

Si usted o su hijo estuvieron cerca de una persona que tiene COVID-19, del departamento de salud se comunicarán con usted para iniciar el rastreo de contactos. Hable con ellos y siga sus recomendaciones.

Tome medidas para proteger a su hijo si usted tiene COVID-19 y ayude a desacelerar la propagación.

Para obtener más información acerca de cómo protegerse del virus que causa el COVID-19, visite la página Cómo protegerse y proteger a los demás .

Mantenga a su hijo en casa y llame a su proveedor de atención médica si su hijo se enferma

Si su hijo tiene síntomas y puede haber estado expuesto al virus que causa el COVID-19 o ha estado en un área donde el virus se está propagando:

  • Mantenga a su hijo en casa
  • Llame al proveedor de atención médica de su hijo para saber si su hijo debe ser evaluado o realizarse la prueba de detección del COVID-19. Si sospecha que su hijo o alguno de sus conocidos tiene COVID-19 o ha estado en contacto cercano con alguien que tiene COVID-19, visite el Autoverificador de coronavirus. Esta herramienta en línea le ayudará a decidir cuándo buscar atención médica para su hijo o solicitar que le realicen la prueba de detección.
  • Protéjase del COVID-19 mientras cuida a su hijo
  • Notifique a la escuela de su hijo que su hijo está enfermo. Además, infórmele a la escuela si su hijo se ha realizado la prueba de detección del COVID-19 y cuál fue su resultado, si está disponible.
  • Revise las políticas de la escuela (u otro establecimiento de cuidados infantiles) de su hijo acerca de cuándo pueden reintegrarse los niños que han estado enfermos
  • Vuelva a llevar a su hijo a la escuela y a otras actividades presenciales solo después de que pueda estar con otras personas de forma segura

Si su hijo está enfermo pero el proveedor de atención médica le dice que su hijo no tiene COVID-19, es posible que su hijo deba quedarse en casa de todos modos. Hable sobre esto con el proveedor de atención médica de su hijo y revise las políticas de la escuela o de los programas de cuidados infantiles de su hijo para saber cuándo puede volver a la escuela o retomar otras actividades presenciales.

Ante una emergencia médica, llame al 911 o lleve a su hijo al departamento de emergencias.

No demore en solicitar atención de emergencia para su hijo porque le preocupa la propagación del COVID-19. Los departamentos de emergencias tienen planes de prevención para protegerlo a usted y a su hijo y evitar que se infecten por el COVID-19 en caso de que su hijo necesite recibir atención médica de emergencia.

Si su hijo muestra alguno de estos signos de advertencia de emergencia, busque atención médica de emergencia de inmediato.

  • Dificultad para respirar
  • Dolor o presión en el pecho que no desaparece
  • Confusión
  • Incapacidad de despertar o mantenerse despierto cuando no está cansado
  • Coloración azulada en los labios o el rostro 

Esta lista no incluye todos los síntomas posibles.

Llame al proveedor de atención médica de su hijo por cualquier otro síntoma grave o que lo preocupe.

Información adicional

Para obtener más información acerca de cómo protegerse del virus que causa el COVID-19, visite la página Cómo protegerse y proteger a los demás .

Para obtener más información acerca de las evaluaciones para detectar casos de COVID-19 en escuelas y programas de cuidados infantiles, visite la página Evaluar a estudiantes de kínder a 12.º grado para detectar síntomas de COVID-19 .

Visite la Lista de verificación para la planificación del regreso a la escuela para padres, cuidadores y tutores para obtener información útil sobre la planificación del regreso de su hijo a la escuela.