Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Actualización importante: establecimientos de atención médica
Los CDC han actualizado algunas de las formas de operar los sistemas de atención médica de manera efectiva en respuesta a la vacunación contra el COVID-19. Conozca más
ACTUALIZACIÓN
Dada la nueva evidencia sobre la variante B.1.617.2 (Delta), los CDC actualizaron la guía para personas con el esquema de vacunación completo. Los CDC recomiendan el uso universal de mascarillas en espacios cerrados por parte de todos los maestros, miembros del personal, estudiantes y visitantes de escuelas de kínder a 12.º grado, independientemente de su estado de vacunación. Los niños deberían retomar las clases presenciales a tiempo completo en otoño con la implementación de estrategias de prevención estratificadas.
ACTUALIZACIÓN
La Casa Blanca anunció que todos los viajeros internacionales que ingresan a los Estados Unidos deberán estar vacunados y este requisito comenzará a regir a partir del 8 de noviembre de 2021. Para poder ingresar a los Estados Unidos, se aceptarán las vacunas aprobadas o autorizadas por la FDA y las vacunas incluidas en la lista de uso de emergencia de la OMS. Hay más información disponible aquí.
ACTUALIZACIÓN
Los requisitos de viaje para ingresar a los Estados Unidos se modificarán a partir del 8 de noviembre del 2021. Hay más información disponible aquí.

Investigación y respuesta ante casos de COVID-19 en entornos de trabajo no relacionados con la salud

Investigación y respuesta ante casos de COVID-19 en entornos de trabajo no relacionados con la salud
Actualizado el 25 de oct. del 2021

Resumen de los cambios recientes

  • Se eliminaron o actualizaron enlaces a las páginas archivadas.
  • Se agregó información acerca de considerar el estado de vacunación de los trabajadores.

Propósito: Los lugares de trabajo pueden presentar retos únicos para la investigación del COVID-19 y la implementación de medidas de salud pública. Dado que muchos lugares de trabajo pueden ser entornos con acumulación de personas, y muchos empleos implican un alto nivel de interacción con el público, estos entornos pueden permitir que el virus se propague fácilmente entre los trabajadores. La información de esta página puede usarse para responder a casos individuales y brotes en entornos laborales que no brindan atención médica.

Otros recursos relevantes incluyen:

Estándares y guía para responder a casos entre trabajadores y pacientes en entornos de atención médica:

Guía de la OSHA para lugares de trabajo generales:

Consideraciones para departamentos de salud a la hora de priorizar las investigaciones en lugares de trabajo que no brindan atención médica:

Recursos para ciertos tipos específicos de lugares de trabajo que no brindan atención médica:

Antecedentes

Muchas personas pasan gran parte del día en el trabajo (a menudo a menos de 6 pies de distancia de una persona infectada [infección confirmada por laboratorio o diagnóstico clínico] por un total acumulado de 15 minutos o más a lo largo de un periodo de 24 horas) con otros compañeros de trabajo y el público en general. Es importante reconocer y tomar medidas para evitar la transmisión de enfermedades infecciosas, incluido el COVID-19, en el lugar de trabajo. Las estrategias de mitigación en el lugar de trabajo incluyen la promoción de la vacunación de los empleados, la exclusión de los trabajadores infectados del lugar de trabajo, la investigación de casos y el rastreo de contactos, la optimización de la ventilación, el cumplimiento de las políticas de uso de mascarillas en espacios cerrados, el distanciamiento físico, y la limpieza y desinfección. Revisar y reconocer los factores relacionados con el lugar de trabajo (p. ej., prácticas, políticas y procesos laborales) y los factores relacionados con los trabajadores (p. ej., características demográficas, determinantes sociales de salud, y dificultades idiomáticas o de alfabetización) puede ayudar a los departamentos de salud estatales y locales, como también a los empleadores, a identificar circunstancias que contribuyen a la transmisión de enfermedades dentro del lugar de trabajo y en la comunidad. Además, ciertos factores relacionados con el lugar de trabajo y los trabajadores pueden aportar información sobre cómo las disparidades de salud afectan las tasas de infección y los resultados de la enfermedad.

Empleo y recopilación de datos de la industria durante la investigación de enfermedades

Recopilar información acerca del trabajo de una persona (p. ej., empleo e industria) durante la investigación de casos y el posterior rastreo de contactos puede facilitar el reconocimiento temprano de una mayor transmisión viral y un potencial brote en el lugar de trabajo. Encontrará una guía sobre cómo recopilar estos datos en la página de temas Recopilación y uso de datos de la industria y la ocupación del Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH) y en el documento del Subcomité de Salud Ocupacional del Consejo de Epidemiólogos Estatales y Territoriales (CSTE) titulado Guía interina recomendada para la recopilación de información laboral acerca del COVID-19ícono de pdfícono de sitio externo.

Los grupos de casos de COVID-19 en el lugar de trabajo también deben notificarse a las autoridades de salud pública (PHA, por sus siglas en inglés) o a las oficinas de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA)ícono de sitio externo por parte de trabajadores, empleadores, organizaciones de trabajadores o proveedores de atención médica, además de las iniciativas oficiales de investigación y notificación de casos. Las PHA deben considerar recomendar proactivamente que todos los empleadores de su jurisdicción las notifiquen si registran ≥2 casos en trabajadores que han estado en contacto cercano con una persona con COVID-19 en un lugar de trabajo no residencial y que no brinda atención médica. En entornos especiales de trabajo o vivienda que son propensos a una rápida propagación de enfermedades, como establecimientos de cuidados a largo plazo, se recomienda la notificación pertinente, incluso si se trata de un único caso en un trabajador o residente.

La autoridad legal para la investigación de casos de enfermedades contagiosas, incluido el rastreo de contactos, recae en las PHA de los departamentos de salud estatales, locales y territoriales (SLTHD, por sus siglas en inglés). Los CDC alientan la colaboración entre los empleadores y los departamentos de salud en la investigación de exposiciones al COVID-19 en el lugar de trabajo. Sin embargo, los roles y responsabilidades deberían negociarse a nivel local, dada la autoridad y responsabilidad de los departamentos de salud pública en el control de enfermedades y dado el nivel de interés y capacidad de los empleadores.

Aunque muchas de las consideraciones y herramientas detalladas aquí se aplican mayoritariamente para responder ante casos entre trabajadores que se desempeñan en una ubicación fija, como una fábrica o edificio de oficinas, siempre es importante considerar los riesgos ocupacionales que se aplican a los grupos de trabajadores móviles, como el personal de tránsito, los conductores de vehículos de uso compartido, los conductores de reparto de comidas, los contratistas de construcción y los trabajadores (p. ej., proveedores de cuidados infantiles, personal de limpieza) que trabajan en la casa de los clientes. También es importante considerar que la transmisión de la enfermedad puede ocurrir en cualquier dirección entre los lugares de trabajo y las comunidades.

Las PHA deben mantener canales de comunicación directa con las comunidades comerciales locales y otras organizaciones que trabajan con empleadores y trabajadores para ayudar a garantizar que la información acerca del COVID-19 entre los trabajadores se comparta de forma oportuna.

Consideraciones para departamentos de salud estatales y locales sobre la investigación de grupos de casos de COVID-19 en lugares de trabajo que no brindan atención médica

 Enfoque general para investigar un grupo de casos en el lugar de trabajo

Cuando se identifican casos de COVID-19 en un lugar de trabajo, las autoridades de salud pública (PHA) deben determinar si es necesario investigar el brote. Los CDC alientan la colaboración entre los empleadores y los departamentos de salud en la investigación de exposiciones al COVID-19 en el lugar de trabajo; sin embargo, la autoridad legal para la investigación de casos de enfermedades contagiosas recae en las PHA. Mientras que las investigaciones en el lugar de trabajo deberían adoptar el mismo enfoque general que el resto de las investigaciones de brotes, puede ser útil considerar la información específica en el entorno laboral. ​​​​​​​Las investigaciones de brotes pueden incluir cuatro componentes:

  • Evaluación de la exposición, la ingeniería y las prácticas laborales, incluida la evaluación del acceso, la aceptación y el alcance de la vacunación entre los trabajadores
  • Investigación epidemiológica
  • Revisión de registros médicos
  • Revisión de políticas y registros del empleador

Estos componentes ofrecen información para identificar a quienes están en riesgo, los modos de transmisión y los factores relacionados con los trabajadores y el lugar de trabajo que contribuyen a la transmisión de la enfermedad, y pueden ayudar a fundamentar las recomendaciones para la prevención y el control de infecciones a fin de reducir la transmisión del COVID-19. Dado que cada lugar de trabajo es único, cada situación determinará qué componentes de investigación son necesarios para identificar los controles adecuados e interrumpir la transmisión. El Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH) de los CDC, las asociaciones comerciales, los sindicatos, los programas estatales de salud ocupacional y los programas académicos de salud ocupacional pueden aportar su experiencia en la materia en diversos sectores de la industria, según sea necesario.

Luego de que se hayan identificado casos de COVID-19 en un lugar de trabajo y de que se haya determinado que se justifica investigar el brote, las PHA deberían establecer un equipo de investigación multidisciplinario en colaboración con los CDC si necesitan asistencia. Este equipo puede incluir profesionales calificados con experiencia en los siguientes campos:

  • Salud pública
  • Salud y seguridad ocupacional (incluidos higienistas e ingenieros industriales)
  • Control y prevención de infecciones
  • Epidemiología
  • Medicina (medicina ocupacional, o si no hay especialistas disponibles, médicos clínicos)

El equipo también puede incluir otros profesionales, agencias o partes interesadas relevantes (p. ej., agencias agrícolas y veterinarios en el caso de brotes en establecimientos que procesan alimentos). También puede ser útil incluir nexos culturales si el lugar de trabajo tiene una alta proporción de refugiados, inmigrantes u otras poblaciones especiales dentro de la fuerza laboral. Una vez formado el equipo, la investigación debe comenzar en estrecha consulta con los funcionarios del establecimiento, incluidos los programas de salud ocupacional y los sindicatos u otras organizaciones de trabajadores, si están presentes en el lugar de trabajo.​​​​​​​ Si no hay ningún sindicato presente, es importante incluir a un representante de los trabajadores en el proceso de investigación para garantizar que todas las partes reciban la misma información.​​​​​​​ El equipo debe seguir los pasos básicos para realizar cualquier investigación de brotes, pero también debe adaptar su enfoque para incorporar principios que se apliquen al entorno de trabajo individual.​​​​​​​ Esto incluye elaborar una serie exhaustiva de preguntas con base en el conocimiento de la industria y el COVID-19.

El equipo de investigación puede conocer las características laborales asociadas al COVID-19 al revisar la información que ya se encuentra disponible a través de los informes de casos y entrevistas. Esta información luego puede complementarse con los registros de los trabajadores, como listas que incluyan información ocupacional (p. ej., permanencia laboral, cargo), encuestas o entrevistas con los trabajadores, y la revisión de las políticas y procedimientos de salud ocupacional.

Componentes de la investigación de brotes en el lugar de trabajo

Como se mencionó anteriormente, se dispone de información específica que puede tenerse en cuenta para la seguridad del entorno del lugar de trabajo. Pueden incluirse componentes como la evaluación de la exposición, la ingeniería y las prácticas laborales; la investigación epidemiológica; la revisión de registros médicos, y la revisión de políticas y registros del empleador al realizar la investigación de brotes en el lugar de trabajo. A continuación se ofrece información sobre cada componente.

Evaluación de la exposición, la ingeniería y las prácticas laborales

La evaluación de exposición debería identificar posibles vías de exposición, evaluar la presencia y uso de controles en el lugar de trabajo, y evaluar la capacidad del empleador de implementar eficazmente los controles adicionales necesarios para evitar la transmisión del COVID-19. Identificar y controlar las exposiciones a peligros ocupacionales es un método fundamental para proteger a los trabajadores. Tradicionalmente, se ha utilizado la jerarquía de controles para ayudar a determinar formas de implementar soluciones de control factibles y eficaces. Durante este componente de la investigación, es fundamental contar con la ayuda de profesionales de higiene industrial, ingeniería y control de infecciones que entiendan cómo evaluar el lugar de trabajo e implementar procedimientos eficaces con base en la jerarquía de controles.

La jerarquía de controles incluye:

  • Controles de ingeniería como:
    • Modificar las estaciones de trabajo o el flujo de trabajo para aumentar la distancia entre los trabajadores
    • Mejorar y mantener los sistemas de ventilación
    • Usar barreras físicas para separar a los trabajadores entre sí y de los clientes (cuando corresponda)
    • Proporcionar opciones accesibles para la higiene de manos (lavado de manos y/o desinfectante de manos)
  • Controles administrativos como:
    • Elaborar e implementar políticas de vacunación que expliquen los procedimientos para los trabajadores vacunados y no vacunados
    • Evaluación de síntomas antes de cada turno
    • Elaborar e implementar políticas y procedimientos de distanciamiento físico para áreas de trabajo y otras áreas donde los trabajadores podrían reunirse (p. ej., áreas de descanso/para comer, vestuarios, áreas para fumar, entradas/salidas, estacionamientos)
    • Revisar y modificar los procedimientos de limpieza y desinfección de superficies dentro de las áreas de trabajo y otras áreas, lo que incluye programar adecuadamente las tareas de limpieza y desinfección y el uso adecuado de agentes desinfectantesícono de sitio externo
    • Comunicarse con los trabajadores y capacitarlos acerca del COVID-19 y las estrategias del lugar de trabajo para prevenir infecciones, incluida información sobre cómo y por qué se implementan medidas de ingeniería, administrativas y de equipos de protección personal o control de la fuente de infección
    • Alentar a los trabajadores a usar una mascarilla en el trabajo si la evaluación de peligros ha determinado que no requieren equipos de protección personal, como mascarillas de respiración o mascarillas de uso médico para protegerse, y según el nivel de transmisión en su condado
  • Equipo de protección personal (EPP) que incluye:
    • Ofrecer acceso al EPP adecuado y capacitación sobre su uso con base en la evaluación de los peligros en el lugar de trabajo presentes en el establecimiento
    • Complementar posiblemente el EPP que suele usarse para determinadas tareas con EPP adicional para la prevención de infecciones por COVID-19

Investigación epidemiológica

La investigación epidemiológica en el lugar de trabajo es importante porque ayuda a definir mejor las características de los trabajadores que se infectaron por COVID-19; puede aportar información acerca de los factores de riesgo para la transmisión, prevalencia e incidencia de la enfermedad dentro del lugar de trabajo. La investigación epidemiológica en el lugar de trabajo puede incluir:

  • Definir la población de trabajadores en riesgo:
    • Como mínimo, los investigadores deberían considerar obtener listas de todos los trabajadores presentes en el lugar de trabajo o en el entorno laboral (p. ej., obra en construcción) durante un periodo definido (es decir, ventana de elicitación de contacto como se detalla en la definición de caso de brote).
    • En algunos lugares de trabajo, esto puede incluir a los trabajadores empleados por varias compañías (p. ej., contratistas, subcontratistas), trabajadores que son responsables de realizar diferentes tareas (p. ej., producción, transporte, servicio al cliente, preparación de comidas, limpieza), y trabajadores que quizás no sean empleados de la compañía pero que podrían haber estado físicamente presentes en la compañía durante el periodo de interés definido (p. ej., servicios de transporte y entrega).
    • Además, recopilar información acerca de variables clave como departamentos o áreas de trabajo, turnos y cargos o funciones laborales es útil para poder calcular las tasas de ataque de grupos específicos de trabajadores a fin de determinar la necesidad de medidas de control adicionales.
  • Identificar y documentar de manera sistemática todos los casos y contactos conocidos entre la población de trabajadores en riesgo. Las PHA pueden llevar a cabo esta tarea al comparar la lista de casos notificados con la lista de trabajadores en riesgo y al realizar el rastreo de contactos de casos conocidos. Encontrará más información acerca del rastreo de contactos en el sitio web de Rastreo de contactos del COVID-19 de los CDC.
  • Investigar los casos y contactos en el lugar de trabajo al utilizar un cuestionario estándar según la guía de los CDC para la investigación de casos y el rastreo de contactos. Las preguntas realizadas en el entorno del lugar de trabajo deben abordar los siguientes temas:
    • Estado de vacunación
    • Historial de síntomas de COVID-19
    • Exposiciones conocidas a otros casos confirmados o probables dentro y fuera del lugar de trabajo (p. ej., en el hogar o la comunidad)
    • Prácticas laborales generales
    • Controles en el lugar de trabajo (incluido el uso de EPP), y cualquier falla en los controles antes de que el caso resultara infectado
    • Aunque la investigación de brotes suele realizarse mediante entrevistas presenciales, durante la pandemia del COVID-19 debe hacerse todo lo posible para entrevistar a los trabajadores por teléfono o videoconferencia y no de forma presencial para proteger al personal de investigación.
  • Elaborar e implementar sistemas y procedimientos para ofrecer un monitoreo permanente de los trabajadores en riesgo, entre ellos:
    • Monitoreo del estado de vacunación
    • Monitoreo y registro mejorado de síntomas y enfermedades para documentar a todo el personal expuesto y sintomático. Esto incluye la evaluación de síntomas diaria/antes de cada turno realizada por contratistas o el personal de atención médica de los trabajadores. También se puede usar un sistema electrónico de monitoreo y notificación para permitir que los empleados notifiquen y monitoreen sus propios síntomas a través de un sitio web o aplicación móvil que además envíe alertas a un profesional de salud.
    • Monitoreo del ausentismo centrado especialmente en las ausencias debido a enfermedades similares al COVID-19 (CLI, por sus siglas en inglés).

Si un empleador opta por realizar el monitoreo mejorado de síntomas y enfermedades, debe revisar los resultados de las evaluaciones de manera rutinaria y sistemática. También debe implementar un proceso de remisión que derive a los empleados con signos o síntomas de CLI al sistema establecido por los departamentos locales de salud pública para su posterior evaluación. Es importante tener en cuenta que algunos lugares de trabajo ya podrían tener implementado un sistema para el monitoreo, evaluación y realización de pruebas de detección de los empleados. En estos lugares de trabajo, los empleadores deben tener sistemas establecidos para asegurarse de que todos los resultados de las pruebas de detección se notifiquen a las PHA correspondientes para garantizar su correcto seguimiento e investigación. En algunos casos, las PHA podrían tener derecho a acceder, monitorear y revisar todos los registros.

Revisión de registros médicos

La revisión de registros médicos de grupos de casos en lugares de trabajo puede incluir realizar la extracción de registros médicos para colaborar con el componente epidemiológico de la investigación. Las personas, organizaciones y agencias que son entidades cubiertasícono de sitio externo conforme con la Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico (HIPPA) deben acatar las reglas de la HIPPA. Sin embargo, la HIPAA permite que las entidades cubiertas divulguen información de salud protegida sin autorización con fines específicos de salud públicaícono de sitio externo. Los registros a los que pueden acceder las PHA incluyen:

  • Registros de salud de los empleados a través de proveedores internos o contratados
  • Registros de compensación legal por accidentes de trabajo de los trabajadores
  • Registros de los proveedores médicos personales de los trabajadores

Revisión de políticas y registros del empleador

 Las políticas y procedimientos médicos y de salud ocupacional relevantes que pueden revisarse incluyen:

  • Planes de respuesta al COVID-19
  • Políticas de vacunación contra el COVID-19
  • Evaluación de salud de los empleados
  • Monitoreo de salud
  • Políticas de licencias médicas y por enfermedad
  • Políticas de teletrabajo
  • Criterios para regresar al trabajo
  • Políticas de capacitación
  • Programas de protección respiratoria
  • Procedimientos operativos estándar
  • Procedimientos para el cumplimiento de las políticas

Otros registros de los empleadores que podrían ser necesarios para complementar la investigación incluyen:

  • Planos o diagramas de planta específicos del establecimiento
  • Descripciones de procesos y tareas laborales
  • Fotografías o videos
  • Registros de la OSHAícono de sitio externo
  • Listas de empleados
  • Registros de vacunación de los empleados
  • Horarios de los turnos
  • Registros de asistencia

En algunas circunstancias, las PHA también podrían solicitar acceso a los registros de interacción con los clientes (p. ej., calendario de citas o visitas al lugar) para identificar a los contactos cercanos de los casos en el lugar de trabajo que no son trabajadores.

En resumen

Luego de recopilar y analizar esta información, el equipo debería proporcionar recomendaciones específicas para cada lugar a los directivos del lugar de trabajo. Estas recomendaciones deberían compartirse con el solicitante de la investigación del grupo de casos y con los sindicatos presentes dentro del lugar de trabajo. El equipo también puede ofrecer capacitación o asesoramiento específico al empleador según sea necesario. Las recomendaciones y capacitación deberían basarse en las mejores prácticas implementadas por industrias relacionadas y proporcionadas por la OSHA, los CDC y los departamentos de salud estatales y locales en relación al COVID-19.