Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Estrategia para las pruebas de detección de coronavirus (COVID-19) en lugares de trabajo de infraestructura crítica con alta densidad después de que se haya identificado un caso de COVID-19

Estrategia para las pruebas de detección de coronavirus (COVID-19) en lugares de trabajo de infraestructura crítica con alta densidad después de que se haya identificado un caso de COVID-19
Resumen de cambios

Revisiones realizadas el 21 de octubre del 2020

  • Se agregaron enlaces a la definición actualizada de contacto cercano.
  • Se actualizó el lenguaje de acuerdo con la definición actualizada.

Los trabajadores en sectores de infraestructura crítica pueden seguir trabajando si se mantienen asintomáticos después de una posible exposición a un caso confirmado de enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19), siempre y cuando se hayan implementado las recomendaciones y los controles de prevención de la infección por parte de los trabajadores. Los brotes de la enfermedad entre los trabajadores en establecimientos productores de alimentos y comunidades aledañas han generado ciertas dudas en cuanto a la necesidad de hacer pruebas de detección de COVID-19 para complementar la guía actual. Este documento presenta diferentes opciones de estrategias para la realización de pruebas a compañeros de trabajo expuestos cuando las organizaciones de salud pública y los empleadores determinan que es necesario realizar pruebas a fin de ayudar a apoyar las medidas actuales para el control de la enfermedad. Dichas estrategias pueden servir para identificar a las personas infecciosas con el objetivo de reducir la transmisión del SARS-CoV-2 en el lugar de trabajo. Estas estrategias son para mejorar, no para reemplazar la guía actual.

El SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, se propaga principalmente de persona a persona a través de gotitas respiratorias. Los trabajadores en entornos con alta densidad en los que permanecen trabajando por largos periodos (p. ej., de 8 a 12 horas por turno) y tienen contacto cercano prolongado (a menos de 6 pies de distancia por 15 minutos o más) con sus compañeros de trabajo probablemente tengan mayor riesgo de exposición al SARS-CoV-2. La definición de contacto cercano figura en las actuales Recomendaciones de salud pública para la exposición comunitaria. Otros factores característicos que podrían aumentar el riesgo de transmisión entre estos trabajadores incluyen: el uso compartido del transporte en vans o vehículos especiales de traslado, autos compartidos y transporte público; el contacto frecuente con compañeros de trabajo en entornos comunitarios en áreas donde existe transmisión en curso en la comunidad; y la convivencia en viviendas compartidas u alojamiento compartido como residencias. Los trabajadores incluyen, entre otros, a todos los empleados, contratistas y demás personas que realizan trabajos en el establecimiento o lugar de trabajo. Experiencias previas de brotes de COVID-19 en diversos entornos sugieren que cuando se identifican a los trabajadores con síntomas del COVID-19, suele haber trabajadores asintomáticos o presintomáticos con SARS-CoV-2 en el lugar de trabajo. Las pruebas son importantes para identificar a estas personas ya que probablemente no sepan que están infectadas. La transmisión del SARS-CoV-2 de personas asintomáticas o presintomáticas puede dar lugar a un aumento de casos y potenciales brotes de COVID-19. La implementación de evaluaciones de síntomas del COVID-19, las pruebas de detección y el rastreo de contactosícono de pdf pueden utilizarse para detectar con anticipación a los trabajadores infectados y excluirlos del lugar de trabajo, y así poder prevenir la transmisión de la enfermedad y brotes posteriores.[13]

Los empleadores en infraestructuras críticas tienen la obligación de gestionar la continuidad laboral de forma tal que se proteja la salud de los trabajadores y del público en general. Las medidas de protección adecuadas en el lugar de trabajo, como los controles administrativos y de ingeniería, para las personas que estén en el lugar de trabajo deben mantenerse. Algunos ejemplos de estos controles pueden encontrarse en la guía actual para trabajadores y empleadores de la industria del procesamiento de carnes rojas y carnes de aves y para trabajadores y empleadores de la industria de fabricación y en otra guía para sectores de infraestructura críticaícono de pdfícono de sitio externo. Evaluar1 a los trabajadores y al resto de las personas antes de que ingresen al lugar de trabajo para detectar síntomas del COVID-19 y controlar la temperatura es un componente fundamental para prevenir la transmisión y proteger a los trabajadores. Los lugares de trabajo deberían revisar y seguir la guía actual. Los trabajadores que presenten síntomas al llegar al trabajo o aquellos que se enfermen durante la jornada laboral deben ser apartados de inmediato del resto. Deben ser enviados a sus casas o a un establecimiento de atención médica, según corresponda, y remitidos para una evaluación más profunda y la realización de pruebas tras consultar con los departamentos de salud estatales, territoriales o locales o con los proveedores de salud ocupacional.

Una vez que se haya identificado un caso de COVID-19, deberían considerarse las estrategias para las pruebas de detección de los compañeros de trabajo expuestos para ayudar a prevenir la propagación de la enfermedad, identificar el alcance y la magnitud de la infección por SARS-CoV-2 e informar las medidas adicionales que podrían necesitarse para el control y la prevención.

Deberían utilizarse las pruebas virales (ácido nucleico o antígeno) para diagnosticar una infección grave.

Hay dos tipos de pruebas de detección del COVID-19 disponibles: (1) las pruebas virales para detectar infecciones actuales, y (2) las pruebas de anticuerpos para identificar infecciones previas. Los CDC ofrecen una visión general de categorías de personas para las pruebas de detección del SARS-CoV-2 con pruebas virales (es decir, pruebas de ácido nucleico o antígeno). Las pruebas virales pueden utilizarse para notificar medidas necesarias para mantener al SARS-CoV-2 lejos del lugar de trabajo, detectar rápidamente casos de COVID-19 y detener la transmisión. Las prácticas de realización de pruebas deberían buscar tiempos de respuesta y entrega rápida para facilitar la implementación de medidas efectivas. Las pruebas virales detectan una infección en el momento en que se toma la muestra; las primeras etapas de la infección en el momento en que se tomó la muestra o la exposición (p. ej., en el lugar de trabajo o comunidad) después de la toma de muestras pueden impedir que se detecte la infección. Las pruebas de detección en diferentes momentos, también conocidas como pruebas en serie, probablemente sean más efectivas para detectar una infección grave entre los trabajadores con exposiciones reiteradas que las pruebas que se realizan en un determinado momento.

En este momento, los resultados de las pruebas de anticuerpos no deberían utilizarse para diagnosticar a una persona con una infección activa del SARS-CoV-2. Consulte el sitio web de los CDC para obtener más información sobre las pruebas de detección del COVID-19 y recolección de muestras.

Consideraciones para el uso de una estrategia para la realización de pruebas de detección de la infección por COVID-19:

  1. Una estrategia para la realización de pruebas debería implementarse únicamente si los resultados darán lugar a medidas específicas.
    • Cuando se identifica un caso de COVID-19 confirmado, es necesario entrevistar a los compañeros de trabajo potencialmente expuestos y realizarles las pruebas de detección lo antes posible para reducir el riesgo de mayor transmisión en el lugar de trabajo.
  2. Se recomienda implementar un enfoque integral para reducir la transmisión. Los resultados positivos de las pruebas indican la necesidad de exclusión del lugar de trabajo y aislamiento en el hogar.
    • Cuando los trabajadores viven en espacios reducidos, como personas que comparten un apartamento pequeño o aquellos que viven en la misma casa con familias numerosas o extendidas con riesgo en curso de exposiciones de contacto cercano al COVID-19, debería considerarse la opción de una vivienda alternativa.
    • Las decisiones acerca de si los trabajadores con COVID-19 deben ser ubicados en viviendas alternativas deberían tomarse conjuntamente con las autoridades de salud pública locales o estatales. La suspensión del aislamiento para las personas con COVID-19 y las exclusiones laborales deberían seguir una estrategia basada en los síntomas o una estrategia basada en pruebas, tras consultar a un proveedor de atención médica.
  3. Podría implementarse un enfoque basado en riesgos para la realización de pruebas de los compañeros de trabajo de una persona con COVID-19 confirmado. Dicho enfoque debería considerar la probabilidad de la exposición, que se ve afectada por las características del lugar de trabajo y los resultados de las investigaciones de los contactos (ver la figuraícono de pdf). El hecho de examinar el establecimiento y los registros de operaciones laborales, realizar recorridos por el lugar y entrevistar a los empleados podría ayudar a categorizar a los compañeros de trabajo en tres niveles de prioridades para la realización de pruebas. La asignación de prioridades no debería demorarse para que puedan realizarse rápidamente las pruebas de detección a los compañeros de trabajo. Asimismo, si la evaluación en curso de los trabajadores sintomáticos o el rastreo de contactos identifica a más trabajadores con resultados positivos, debería utilizarse el siguiente algoritmo con sus contactosícono de pdf.
    • El Escalón 1 es el grupo de compañeros de trabajo expuesto con mayor prioridad para realizarse las pruebas. Debido a que las personas con COVID-19 pueden ser infecciosas antes de la aparición de los síntomas [2,4], el rastreo de contactos y las pruebas de referencia deberían incluir a los compañeros de trabajo que han estado expuestos a un trabajador con COVID-19 confirmado, a partir de los 2 días previos a la aparición de los síntomas del COVID-19 (o, para los trabajadores asintomáticos, 2 días previos a la recolección de muestras) hasta el momento del aislamiento. La exposición incluye:
      1. Personas identificadas como contactos cercanos mediante la investigación de casos y el rastreo de contactosícono de pdf al evaluar la proximidad y la duración del tiempo de contacto de los compañeros de trabajo con la persona que tiene COVID-19. Si se decide hacerles las pruebas a todos los compañeros de trabajo de la misma área y del mismo turno, el rastreo de contactos puede enfocarse en otros posibles contactos cercanos, por ejemplo, aquellos que mencionaron específicamente haber almorzado junto con la persona en cuestión, los compañeros de trabajo que hacen carpool o los que viven en la misma casa.
      2. Los compañeros de trabajo que comparten el mismo turno de trabajo o turnos superpuestos en la misma área, por ejemplo, en la misma línea y misma habitación, que uno o más de los trabajadores con COVID-19 según la evaluación de riesgo del empleador en el lugar de trabajo, como la disposición del lugar o el tamaño de la habitación, el diseño y la implementación de los controles de ingeniería, el acatamiento de los controles administrativos2 y la circulación de los trabajadores dentro del área.
    • El Escalón 2 es el siguiente nivel de mayor prioridad para la realización de pruebas. El Escalón 2 incluye a los trabajadores en el mismo turno, pero en un área diferente de operación o del establecimiento, que pudieron haber estado expuestos a un trabajador con COVID-19 confirmado. La realización de pruebas puede extenderse a los trabajadores en el Escalón 2 según los resultados del rastreo de contactos o con base en la evaluación de riesgo del empleador en el lugar de trabajo. Si se identifican casos adicionales de COVID-19, se indicará una reevaluación del escalón y las pruebas. Algunos establecimientos y lugares de trabajo pueden implementar simultáneamente la realización de pruebas del Escalón 1 y el Escalón 2. Esto incluiría la realización de pruebas para todos los trabajadores expuestos que comparten el mismo turno con el trabajador con COVID-19 confirmado, independientemente del área del establecimiento.
    • El Escalón 3 incluye a los trabajadores que no están incluidos en los Escalones 1 y 2. El escalón 3 incluye a los trabajadores que comparten un espacio en común (p. ej., baños, áreas de descanso) y, por lo tanto, no puede descartarse definitivamente la exposición al trabajador o a los trabajadores con COVID-19 confirmado. El Escalón 3 también incluye a los trabajadores que generalmente trabajan en un turno diferente al del trabajador con COVID-19 confirmado, pero la exposición no puede descartarse según la posible superposición en el horario laboral de los turnos seguidos. La realización de pruebas puede extenderse a los trabajadores en el Escalón 3 según el rastreo de contactos o la preocupación del empleador acerca del riesgo generalizado de COVID-19 en el lugar de trabajo. Algunos establecimientos y lugares de trabajo pueden optar por realizar pruebas de detección a los trabajadores en el Escalón 3 desde un principio. Por ejemplo, los altos índices de transmisión de COVID-19 en la comunidad circundante pueden llevar a los empleadores a optar por una realización de pruebas más amplia. Tenga en cuenta que si los resultados de las pruebas del Escalón 1 o el Escalón 2 indican infección entre los trabajadores en varias áreas del establecimiento, incluidos algunos casos entre los empleados que trabajaban en varios turnos, entonces las pruebas deberían ampliarse en consecuencia.
  4. La implementación de las estrategias para la realización de pruebas puede complementar las medidas para reducir la transmisión en el lugar de trabajo, siempre y cuando se implementen otras medidas de protección para proteger la salud de los trabajadores mientras el lugar de trabajo sigue operando. Si los empleadores optan por realizar las pruebas a todo el establecimiento, probablemente se pueda identificar a varios trabajadores asintomáticos infectados por el SARS-CoV-2. Los empleadores deberían tener un plan para satisfacer las necesidades del personal mientras estas personas no están trabajando, según la planificación de respuesta al COVID-19 del sector de infraestructura crítica. Cabe señalar que la guía de los CDC para infraestructuras críticas incluye excepciones para las prácticas actuales de cuarentena domiciliaria tras una exposición al COVID-19. La guía actual indica que los empleadores pueden permitir que los trabajadores que han estado expuestos al COVID-19, pero que no tienen síntomas, sigan trabajando, siempre y cuando cumplan con las precauciones de seguridad adicionales, como controlar la temperatura de los empleados y hacer un chequeo de los síntomas del COVID-19 antes de cada turno de trabajo ("evaluación previa") y pedirles a los empleados que lleven un control personal de los síntomas durante su turno de trabajo y que usen una cubierta de tela para la cara mientras están en el lugar de trabajo. Una estrategia para la realización de pruebas debería mejorar las medidas de prevención actuales incrementando la capacidad para detectar una infección entre los trabajadores asintomáticos y presintomáticos. Para todas estas estrategias, es preferible esperar los resultados de las pruebas antes de retomar la actividad para mantener a los trabajadores infectados lejos del lugar de trabajo.
    • Los trabajadores del Escalón 1, que tienen contacto cercano con un compañero de trabajo con COVID-19 confirmado o están expuestos, deberían realizarse la prueba de detección e iniciar el periodo de cuarentena lo antes posible para reducir el riesgo de que el virus se siga transmitiendo en el lugar de trabajo. Los trabajadores deberían seguir la guía actual sobre el autochequeo a través del monitoreo de sus síntomas y el control de la temperatura dos veces por día. Podrían considerarse las estrategias con diferentes niveles de riesgo de transmisión en el lugar de trabajo para los trabajadores de infraestructuras críticas que han estado expuestos, pero no presentan síntomas, en el Escalón 1 para que regresen a trabajar con las protecciones apropiadas. Las estrategias que involucran las pruebas en serie (p. ej., pruebas de referencia y Día 3 vs. pruebas solo de referencia) tienen mayores probabilidades de identificar a los trabajadores infectados que las pruebas en un determinado momento específico. Al seleccionar una estrategia, los empleadores deberían considerar qué estrategia logra un equilibrio adecuado para mantener el funcionamiento de las operaciones y preservar la seguridad de los trabajadores. La estrategia 3 solo debería considerarse durante una etapa crítica de escasez de personal.
      • Estrategia 1: La estrategia es para que los trabajadores expuestos en el Escalón 1 sigan las recomendaciones actuales sobre la exclusión del trabajo. Estos trabajadores son excluidos del lugar de trabajo y deben respetar la cuarentena por 14 días, según el periodo de incubación, incluso si obtienen resultados negativos en las pruebas de referencia. Esta estrategia excluye a los trabajadores que están expuestos y pueden infectarse, reduciendo la posibilidad de que otros se infecten en el lugar de trabajo.
      • Estrategia 2: La estrategia es una opción basada en pruebas para regresar a trabajar antes de los 14 días posteriores a una exposición para los trabajadores en el Escalón 1. Incluye las pruebas de referencia y las pruebas en serie (es decir, repetición de pruebas) cada 3 días hasta que no se detecten más casos nuevos en el Escalón 1. Los trabajadores en el Escalón 1 que siguen asintomáticos y obtienen resultados negativos en las pruebas de referencia y del Día 3 pueden regresar a trabajar y deberían seguir sometiéndose a pruebas cada 3 días después de retomar el trabajo hasta que no haya más casos nuevos en el grupo o cohorte del trabajador. Con esta estrategia algunos trabajadores que están infectados y regresan a trabajar podrían propagar el virus después del Día 3. En estos trabajadores podría no detectarse la infección sin una prueba en serie, que daría lugar a una posible transmisión en el lugar de trabajo. Los trabajadores con resultado positivo o que presenten síntomas durante la cuarentena o después de regresar de trabajar deberían ser excluidos del lugar de trabajo, como se mencionó anteriormente.
      • Estrategia 3: Durante la escasez de personal crítico, otra estrategia para facilitar el regreso anticipado al trabajo consiste en permitir que los trabajadores asintomáticos en el Escalón 1 retomen la actividad laboral después de obtener el resultado de la prueba de referencia. Conforme con esta estrategia, se recomienda que el regreso al trabajo se realice tras un resultado negativo en la prueba de detección; no obstante, puede efectuarse mientras se esperan los resultados, siempre y cuando se implementen otras medidas de protección. En este caso, el grupo o cohorte de este trabajador debería ser sometido a pruebas cada 3 días después de regresar a trabajar hasta que no se detecten más casos nuevos. Los trabajadores con resultado positivo o que presentan síntomas deberían ser excluidos del lugar de trabajo, tal como se mencionó anteriormente.
    • Trabajadores en el Escalón 2 y en el Escalón 3: La evaluación y el chequeo de síntomas debería continuar para los trabajadores en los Escalones 2 y 3. Deberían considerarse las pruebas de referencia para estos trabajadores según la evaluación del riesgo de exposición del empleador en el lugar de trabajo o tras la detección de síntomas. Pueden seguir trabajando siempre y cuando se mantengan asintomáticos y, en caso de realizarse las pruebas, los resultados sean negativos.
  5. Las organizaciones que realizan las pruebas pueden variar según cada jurisdicción y pueden incluirse al departamento de salud pública, una clínica de salud de empleados, un proveedor de atención médica proporcionado por el empleador o establecimientos de atención médica locales.
    • La evaluación de síntomas, la realización de pruebas y el rastreo de contactos deben llevarse a cabo de manera tal que se preserve la privacidad y confidencialidad de los involucrados, en la medida de lo posible, y en conformidad con las leyes y regulaciones vigentes. Para evitar situaciones de estigma y discriminación en el lugar de trabajo, las evaluaciones de salud de los empleados deben ser lo más privadas posible. Siga las guías de la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleoícono de sitio externo en relación con la confidencialidad de los registros médicos de las evaluaciones de salud.
      Los chequeos de síntomas a la llegada en el lugar de trabajo deberían diseñarse de manera tal que el proceso se realice de manera confidencial, evitando que se conozca o se divulgue la información personal del trabajador. Como el estándar de la OSHA sobre el Acceso a los registros médicos y exposición del empleado (29 CFR § 1 910.1ícono de sitio externo) exige que los empleadores cubiertos conserven los registros médicos durante la duración del empleo más 30 años, considere las cargas y los beneficios de documentar los resultados individuales de los chequeos a la llegada. Los proveedores de atención médica que son entidades cubiertasícono de sitio externo conforme con la Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico (HIPPA) deben acatar las reglas de la HIPPA. Debido a la "amenaza directaícono de sitio externo" que representa el COVID-19 para los compañeros de trabajo, los proveedores de atención médica que realizan las pruebas de detección de COVID-19 a los trabajadores, tal como se describe en esta guía, deben notificarles a los empleadores sobre la aptitud física de los trabajadores evaluados, las restricciones del lugar de trabajo (p. ej., restricciones para ingresar al sitio de trabajo, limitaciones para el teletrabajo, etc.) y la necesidad de iniciar el rastreo de contactos de otros trabajadores que hayan estado en contacto cercano, incluso si esto podría hacer que los empleadores presuman que los empleados podrían tener COVID-19. No obstante, los proveedores no deberían compartir los resultados de las pruebas ni el diagnóstico de los empleados con los empleadores sin la autorización de los empleados, a pesar de que en los chequeos a la llegada, los empleadores pueden preguntarles a todos los empleados que ingresarán al lugar de trabajo si tienen COVID-19ícono de sitio externo, o síntomas asociados al COVID-19, o preguntarles si se realizaron las pruebas de detección del SARS-CoV-2.
    • Los proveedores deberían notificar y explicar los resultados de las pruebas a los trabajadores e informar sobre los casos al departamento de salud estatal, territorial, tribal o local de manera oportuna. Una vez que los empleadores estén al tanto de los casos, el estándar de Registros e Informes de Lesiones y Enfermedades Ocupacionales (29 CFR parte 1904ícono de sitio externo) puede exigir que ciertos empleadores lleven un registro de lesiones y enfermedades graves relacionadas con el trabajoícono de sitio externo incluidos los casos de COVID-19 relacionados con el trabajoícono de sitio externo.
    • El rastreo de contactos, ya sea realizado por un departamento de salud o un proveedor de atención médica contratado por el empleador, debería llevarse a cabo de manera tal que se preserve la confidencialidad y privacidad del empleado con COVID-19, o con resultado positivo en la prueba de detección del SARS-CoV-2, siempre y cuando sea posible.
  6. Es importante garantizar que las políticas de licencia por enfermedad sean flexibles y concuerden con las guías de salud pública y que los empleados conozcan y comprendan estas políticas. Implemente políticas flexibles que permitan a los empleados quedarse en casa para cuidar de familiares enfermos o cuidar a sus hijos si se suspenden las clases y cierran los programas de cuidados infantiles. Otras características flexibles pueden ser dar adelantos sobre licencias por enfermedad futuras y autorizar a los empleados a donarse tiempo de licencia por enfermedad mutuamente. Los empleadores que no tienen políticas de licencia por enfermedad para algunos o la totalidad de sus empleados deberían evaluar crear políticas de "licencia por enfermedad de emergencia" no punitivas.

Notas a pie de página

1Los empleadores deben evaluar los inconvenientes y beneficios de registrar la temperatura de sus trabajadores o pedirles que completen cuestionarios por escrito.  Este tipo de escritos se transforman en registros que deben conservarse por todo el período de contratación de los trabajadores más 30 años. Vea el estándar de la OSHA sobre el Acceso a los registros médicos y exposición del empleado (29 CFR § 1 910.1).

Referencias

  1. Treibel, T.A., et al., COVID-19: PCR screening of asymptomatic health-care workers at London hospital. The Lancet, 2020. 395(10237): p. 1608-1610.
  2. Dora, A.V., et al., Universal and Serial Laboratory Testing for SARS-CoV-2 at a Long-Term Care Skilled Nursing Facility for Veterans – Los Angeles, California, 2020. MMWR Morb Mortal Wkly Rep, 2020. 69(21): p. 651-655.
  3. Moriarty, L.F., et al., Public Health Responses to COVID-19 Outbreaks on Cruise Ships – Worldwide, February-March 2020. MMWR Morb Mortal Wkly Rep, 2020. 69(12): p. 347-352.
  4. He, X., et al., Temporal dynamics in viral shedding and transmissibility of COVID-19. Nat Med, 2020.

Nota:  Este documento tiene la intención de ofrecer una guía sobre el uso adecuado de pruebas y no impone la determinación sobre decisiones de pagos o cobertura de seguros de dichas pruebas, excepto que se indique (o prescriba) lo contrario por otra entidad o agencia estatal o federal.

Última actualización: 21 de oct. del 2020