Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Preguntas frecuentes para bomberos que combaten incendios forestales

Preguntas frecuentes para bomberos que combaten incendios forestales

La mejor forma de prevenir el COVID-19 es evitar exponerse al SARS-CoV-2, que es el virus que causa el COVID-19. Todos los bomberos y personal de apoyo deben conocer los aspectos básicos del COVID-19, cómo se cree que se propaga la enfermedad, cuáles son los síntomas  de la enfermedad y qué medidas tomar para prevenir o minimizar la transmisión del virus que causa el COVID-19.

Durante la temporada de incendios será importante que los integrantes de cada dotación de bomberos o módulo tome medidas para operar y aislarse como unidad. Los jefes de departamentos deberán crear e implementar procedimientos y protocolos para prevenir posibles exposiciones al virus. Siempre que sea posible, las dotaciones no deberán intercambiar personal o equipos entre unidades y deberán limitar la cantidad de personal que interactúa con las personas de la comunidad (por ejemplo, para cargar combustible, recoger suministros, etc.). Esto exige planificación y el uso de tecnología para lograr completar sus tareas de manera segura y mantener el distanciamiento social, para propiciar un espacio seguro entre otras personas que no pertenecen a su unidad, tanto como sea posible. Esto puede incluir implementar procedimientos que permitan a las dotaciones de bomberos o al personal de gestión de incidentes trabajar en forma remota, aislarse de otras unidades o completar tareas o misiones en forma virtual. Si es necesario el contacto cercano con otras personas en la comunidad, se sugiere que todo el personal use mascarillas de tela como medida de control de fuentes de infección.

Los jefes de bomberos y bomberos que combaten incendios forestales deben priorizar las medidas para reducir la fatiga y mantener su salud durante la temporada de incendios. Se deben priorizar y enfatizar la importancia del descanso y una hidratación y nutrición correctas todos los días de trabajo.

Cuando el personal llega a la estación que le fue asignada, se recomienda que los supervisores les asignen espacios separados que propicien el distanciamiento social con respecto a su dotación por 14 días, de ser posible. Durante este período, el personal debe tomar precauciones especiales y limitar cualquier interacción cercana con otras personas (manteniendo al menos 6 pies de distancia) y evitar compartir cocinas, dormitorios, baños o artículos del hogar.

Si se deben utilizar viviendas compartidas y áreas de uso común en el período inicial de 14 días al reportarse al trabajo, todo el personal igual debe respetar las medidas de distanciamiento social (mantener una distancia de al menos 6 pies unos de otros), usar mascarillas de tela  y limpiar y desinfectar con frecuencia las superficies compartidas y de alto contacto. El personal también debe evaluar dormir en direcciones opuestas (cabeza a pies) y evitar el uso de literas en los dormitorios compartidos. Los jefes deben también evaluar formas de aumentar la ventilación y/o el porcentaje de aire exterior que circula en las viviendas y espacios de trabajo compartidos, si la calidad del aireícono de sitio externo se considera dentro de los niveles saludables.

Siempre que sea viable, los jefes deben implementar mecanismos para brindar apoyo a sus empleados y limitar sus interacciones durante este período. Esto puede incluir el pedido en línea de comestibles con entrega a domicilio, entrega de comidas preparadas y capacitaciones virtuales y en línea.

Una vez concluido el período inicial de 14 días, las dotaciones y módulos de bomberos que trabajan juntos y no tienen interacción regular con otras personas pueden aislarse como unidad. Durante este tiempo, el personal debe seguir cubriéndose la boca y la nariz con pañuelos desechables o el pliegue del codo al toser o estornudar, lavarse bien las manos y limpiar y desinfectar con frecuencia los espacios, vehículos y equipos compartidos, con desinfectantes registrados en la EPAícono de sitio externo que sean adecuados para la superficie y efectivos para combatir el SARS-CoV-2, siguiendo las instrucciones de la etiqueta. Si una dotación opera como unidad, no es necesario que sus integrantes usen mascarillas de tela, excepto que no se sientan bien o deban interactuar con el público (de conformidad con las guías de los CDC para viviendas con espacios reducidos). Si deben interactuar con el público en general, todo el personal debe mantener el distanciamiento social, usar mascarillas de tela, lavarse las manos y desinfectar las superficies, objetos o artículos de uso compartido con el público en general.

Si desea obtener más información, consulte la guía para viviendas compartidas u alojamiento compartido de los CDC en contexto del COVID-19.

Se debe fomentar que todo el personal monitoree su propia salud para detectar síntomas antes de ir a trabajar. Los bomberos con síntomas del COVID-19 deben notificar a sus supervisores y funcionarios de seguridad de inmediato y autoaislarse. También pueden ingresar sus síntomas en el Autoverificador de coronavirus de los CDC para saber si es necesario que busquen atención médica.

Las agencias encargadas de combatir incendios forestales deben garantizar que las políticas de licencia por enfermedad sean flexibles y concuerden con las guías de salud pública, y que los empleados conozcan y entiendan estas políticas.

Las agencias a cargo de combatir incendios forestales deben considerar un programa de evaluación del personal de bomberos antes de ingresar al lugar de trabajo o acudir al incidente, que incluya:

  • Evaluaciones verbales (a una distancia de al menos 6 pies) para determinar si el personal de bomberos tuvo síntomas del COVID-19 en las últimas 24 horas.
  • Tomar la temperatura a los bomberos al iniciar cada turno, para detectar a cualquier persona con una temperatura de 100.4 ºF o más.
    • Garantice que las personas a cargo de las evaluaciones estén capacitadas para usar los monitores de temperatura.
    • Procure que los monitores de temperatura funcionen de manera precisa en sus condiciones de uso (por ejemplo, en temperaturas frías o calurosas).
    • Evite la exposición directa al sol al medir la temperatura.
  • Evite que los empleados ingresen al lugar de trabajo si tienen fiebre de 100.4 ºF o más o si a través de la evaluación verbal se concluye que el trabajador podría tener COVID-19.

En algunas situaciones de respuesta a emergencias puede no ser posible implementar un programa de evaluación como el que se describe arriba para todo el personal de bomberos. En estas situaciones, las agencias que combaten incendios forestales deben capacitar y recomendar a los bomberos que se autoevalúen para detectar fiebre y/o una serie desíntomas de aparición reciente que podría indicar la presencia de COVID-19. Es posible que algunos de los síntomas del COVID-19 se superpongan con síntomas de exposiciones ambientales, como la exposición al humo, y síntomas como deshidratación y fatiga que pueden aparecer debido al gran esfuerzo físico que supone el combate de incendios forestales. Se deben tomar las siguientes medidas en cualquier situación en la que un trabajador tenga fiebre o síntomas respiratorios, incluso si existe posibilidad de que los síntomas estén relacionados con la exposición ambiental o el trabajo que realizan. El personal de bomberos debe:

  • Notificar los síntomas al personal correspondiente (como a su supervisor o al coordinador/equipo de respuesta al COVID-19). Si es posible, no debe notificar los síntomas personalmente.
  • NO se presente en el incendio ni en el entorno físico de trabajo. Si está trabajando activamente en el control de un incendio, el trabajador/la trabajadora debe notificar a su supervisor y seguir la guía de autoaislamiento y atención médica según lo que se describe en el plan de acción frente a incidentes o el plan de la agencia para responder al COVID-19. Si no hay un plan establecido:
    • Contacte al personal médico correspondiente (como la unidad médica o el técnico en emergencias médicas apostados en el lugar, el médico de cabecera o un médico a través de herramientas de telesalud) para una evaluación médica inmediata y el seguimiento de su caso. Al consultar al personal médico, puede ser importante para el personal de bomberos informarle si los síntomas son inusuales, nuevos o no coinciden con sus reacciones normales al realizar un trabajo físico exigente en un entorno lleno de humo.
    • Siga las políticas de aptitud física y restricciones para trabajar en el marco del COVID-19 del incidente o la agencia a cargo, con base en los síntomas y el diagnóstico.

Garantice que el personal que realiza las evaluaciones, incluidas las mediciones de temperatura, esté debidamente protegido de exposiciones a bomberos probablemente infecciosos. Al realizar las evaluaciones, los métodos de mayor protección incorporan el distanciamiento social (mantener una distancia de al menos 6 pies de otras personas) o barreras físicas que eliminen o minimicen la exposición de la persona a cargo de la evaluación por contacto cercano con una persona con síntomas del COVID-19.

  • Implemente controles de ingeniería, como barreras físicas o divisores, o sistemas de cuerdas con postes para mantener una distancia de al menos seis pies entre los encargados de las evaluaciones y los bomberos evaluados.
  • Si es necesario que los encargados de la evaluación estén a menos de seis pies de los bomberos, deben tener el equipo de protección personal (EPP) con base en la tarea que desempeñan.
    • Como mínimo, las personas encargadas de la evaluación deben usar mascarillas de tela.
    • Otro EPP puede incluir guantes, bastas y protectores faciales.
  • Maximice la ventilación del área de evaluación o realice las evaluaciones al aire libre. Puede ver información sobre cómo aumentar la ventilación y la circulación de aire en interiores en la página web de los CDC: Información sobre COVID-19 en edificios de oficinas para empleadores.

En conformidad con las recomendaciones de los CDC, los bomberos que combaten incendios forestales y que tienen síntomas compatibles con el COVID-19, o que tienen contacto cercano con una persona con COVID-19, deben ser derivados a un proveedor de atención médica para su evaluación y posible prueba de detección. La prioridad de las pruebas de detección varía según el lugar o la jurisdicción. Comuníquese con su departamento de salud estatal, tribal, localícono de sitio externo o territorial para solicitar más información o determinar la prioridad en las pruebas de detección, o consulte a un proveedor de atención médica de su jurisdicción para saber si debería hacerse una prueba.

Si un bombero da positivo en una prueba viral de detección del COVID-19, se recomienda que siga las guías de su proveedor de atención médica y adopte las medidas de protección para evitar contagiar a otras personas.

Si un bombero da negativo en una prueba viral de detección del COVID-19, es probable que no tuviera la infección al momento de la obtención de la muestra. Sin embargo, igual existe posibilidad de que se enferme. El resultado de la prueba solo indica que no tenía COVID-19 al momento de la prueba. Es posible que el resultado sea negativo si se obtuvo la muestra en las primeras etapas de la infección del bombero, y que una prueba posterior resulte positiva. El bombero también podría verse expuesto al COVID-19 después de la prueba e infectarse en ese momento. Los bomberos deben seguir tomando medidas para protegerse y proteger a otras personas.

Los CDC y La Casa Blancaícono de pdfícono de sitio externo ofrecen más información y guías sobre cómo interpretar los resultados de las pruebas.

Todos los bomberos que combaten incendios forestales tienen un papel importante a la hora de ayudar a desacelerar la propagación del virus que causa el COVID-19. Los bombres que combaten incendios forestales y reciben un resultado negativo en la prueba de detección del COVID-19 o que no tienen exposición conocida, igual deben seguir las recomendaciones de esta página para ayudar a prevenir infecciones y evitar la propagación del virus.

Los CDC ofrecen información sobre pruebas de detección en lugares de trabajo que no pertenecen al sector de atención médica, como incidentes de incendios forestales, en su sitio web: Estrategia de pruebas de detección de SARS-CoV-2: consideraciones para lugares de trabajo que no prestan servicios de salud. Esta información puede ser útil si una agencia a cargo de combatir incendios forestales o un equipo de coordinación de respuesta a incendios forestales tiene interés en implementar pruebas para el diagnóstico de personas sintomáticas o expuestas, o para evaluar a personas asintomáticas sin exposición conocida o presunta al SARS-CoV-2 antes de llegar, durante su trabajo o al terminar su trabajo en un incendio forestal. Se pueden incorporar pruebas de detección del COVID-19 como parte de un abordaje integral para reducir la transmisión en lugares de trabajo que no son de la industria de atención médica que incluye los incendios forestales.

Las estrategias implementadas y la información obtenida por los supervisores de bomberos o por el equipo de gestión del incidente en relación con los síntomas, exposiciones y pruebas de detección en el lugar de trabajo se deben utilizar solo para evaluar la aptitud física del personal de bomberos y para determinar si será necesario imponer restricciones laborales para prevenir la propagación del SARS-CoV-2 en el lugar de trabajo, con base en las políticas vigentes. Estas estrategias se deben implementar de conformidad con las leyes y regulaciones, incluidas las leyes de protección de la privacidad y la confidencialidad de los empleados y de mantenimiento de registros médicos. Además, las estrategias deben conformarse con las normas de la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleoícono de sitio externo con respecto a políticas y procedimientos aceptables de pruebas de detección.

Al viajar entre trabajos o durante la respuesta a incendios (mediante vehículos de transporte grandes) lo más práctico suele ser adoptar medidas de distanciamiento social. Sin embargo, se pueden tomar las siguientes medidas para prevenir la transmisión del virus durante el viaje.

  • Seguir la guía de evaluaciones de este sitio y de los CDC, seguir evaluando al personal para detectar síntomas del COVID-19 y tomar la temperatura antes de viajar y durante la respuesta. Si en la evaluación se identifica a un trabajador con COVID-19 presunto, el trabajador debe regresar a su casa o autoaislarse y no viajar.
  • Usar una mascarilla de tela cuando corresponda y al interactuar con personas que no pertenecen a su unidad, como medida de control de fuentes de infección.
  • Lavarse las manosícono de pdf con agua y jabón, especialmente si las manos están visiblemente sucias. Si no hay una estación de lavado de manos disponible, se puede usar un desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol, pero se debe quitar toda la suciedad visible de las manos antes de aplicar el desinfectante de manos.

Lávese las manos:

    • Después de sonarse la nariz, toser o estornudar
    • Después de ir al baño
    • Antes de comer o llevarse algo a la boca
    • Antes y después de preparar comidas
    • Después de tocar superficies de alto contacto que podrían estar contaminadas (como manijas de puertas, teléfonos, computadoras)
    • Después de estar en contacto con animales o mascotas
    • Después de entrar en contacto con cenizas u otros materiales producto del incendio
  • Evite tocarse los ojos, la nariz o la boca.
  • Encender la ventilación del vehículo en configuración alta sin recirculación de aire y/o abrir las ventanillas para maximizar el ingreso de aire exterior, cuando la calidad de aire exteriorícono de sitio externo se considera dentro de los niveles saludables.
  • Limpie y desinfecte de manera rutinaria las superficies que se tocan con frecuencia, como:
    • En la cabina del camión (manijas de puertas, volante, cinturones de seguridad y sus hebillas, posabrazos y apoyacabezas, fundas de asientos, señalizador de giro, controles de los limpiaparabrisas, tablero, ductos de aire, radio y controles de temperatura y otros controles).
    • Otras superficies como controles y otras superficies planas que se tocan.
    • Si es necesario que un tercero ingrese al interior de su camión (como mecánicos, otros conductores, inspectores), solicite a esa persona que limpie y desinfecte el camión antes de devolvérselo.
    • Para la desinfección, utilice productos que cumplen los criterios de la EPA para combatir el SARS-CoV-2ícono de sitio externo, soluciones de blanqueador con cloro de uso doméstico diluido o soluciones con al menos un 70 % de alcohol, y que sean apropiados para la superficie. Siga las instrucciones del fabricante para el uso, y lávese las manos cuando termine.

Puede consultar más información en la guía de los CDC sobre coronavirus y viajes dentro de los Estados Unidos.

Cuando los miembros de la dotación vuelven a sus casas después de una misión, deben seguir monitoreando su salud para detectar fiebre y síntomas. Los miembros del personal que se sienten enfermos deben seguir la guía de los CDC sobre Qué hacer si está enfermo. El personal con familiares vulnerables que viven en su hogar deben analizar el distanciamiento social con respecto a esos familiares o usar una mascarilla o cubierta de tela para la cara si no es posible mantener el distanciamiento social, incluso si se sienten bien y no tiene síntomas, por 14 días.

Si el personal que combate los incendios forestales tiene contacto directo personal con una persona con COVID-19 confirmado o presunto, debe seguir estas medidas:

  • Higienizarse las manos de inmediato (es decir, lavarse las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos). Si no hay una estación de lavado de manos accesible, se debe usar un desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol, después de eliminar la suciedad visible.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.
  • Limpiar y desinfectar cualquier prenda o superficie que puedan haber tenido exposición (a gotitas producidas por tos o estornudos o exposición a fluidos corporales) lo antes posible.
    • Los artículos no porosos se pueden desinfectar con productos que estén aprobados en la EPA para combatir el virus.ícono de sitio externo
    • Los artículos porosos como ropa y otro equipo de protección personal (EPP) reutilizable se deben cambiar lo antes posible. Los artículos posiblemente contaminados se deben lavar de acuerdo a las recomendaciones del fabricante, con la configuración de temperatura de agua más alta posible.
    • Se deben usar guantes (de nitrilo o látex) al tocar artículos posiblemente contaminados o aplicar productos desinfectantes. Lávese las manos al quitarse los guantes u otro EPP.

Las pruebas virales se recomiendan para cualquier persona que haya tenido contacto cercano con una persona con COVID-19, y también se puede considerar para el personal de bomberos que pudo haber estado expuesto, por ejemplo, los que trabajan en el mismo turno o en las mismas áreas de trabajo. Encontrará más información acerca de las estrategias relacionadas con las pruebas de detección en las páginas web de los CDC Estrategia para las pruebas de detección de coronavirus (COVID-19) en lugares de trabajo de infraestructura crítica con alta densidad después de que se haya identificado un caso de COVID-19 y Estrategia de pruebas de detección de SARS-CoV-2: consideraciones para lugares de trabajo que no prestan servicios de salud.

Si hay personal y recursos disponibles, la medida de mayor protección para el personal de bomberos expuesto a una persona con COVID-19 confirmado o presunto es quedarse en casa durante 14 días a partir de la exposición, si hubo contacto cercano prolongado (una distancia de menos de 6 pies por 15 minutos o más) o si la exposición genera preocupación (por ejemplo, si la persona tosió o estornudó sobre el trabajador).

Si no hay personal y recursos disponibles, los bomberos (considerados trabajadores de infraestructuras críticas) pueden recibir autorización para seguir trabajando después de la exposición para garantizar la continuidad de las operaciones. Para seguir trabajando, el trabajador expuesto no debe tener síntomas y el empleador debe adoptar las siguientes estrategias de prevención:

  • Evaluar al trabajador para detectar síntomas del COVID-19 antes de cada turno de trabajo.
  • Monitorear de manera regular la salud del trabajador expuesto para detectar síntomas, bajo la supervisión de un proveedor de atención médica calificado.
  • Garantizar que el trabajador expuesto respete las medidas de distanciamiento social durante su turno, asignándole tareas que pueda desempeñar y a la vez mantener una distancia de al menos 6 pies con respecto a otras personas, siempre que sea posible.
  • Garantizar que el trabajador expuesto use una mascarilla de tela para proteger a otras personas.

Si un trabajador expuesto presenta síntomas del COVID-19 y sigue trabajando, el empleador debe:

  • Entregarle al trabajador una mascarilla de tela (si es que no está usando una).
  • Enviar al trabajador a la unidad de atención médica, si hay una disponible, para que lo evalúen y se determine si necesita servicios médicos. Si no hay una unidad de servicios médicos disponible, recomendarle al trabajador que consulte a un proveedor de atención médica calificado.
  • Si es seguro que se traslade, enviar al trabajador a su casa y procurar que use una mascarilla de tela. Si no es seguro que se traslade, aislar al trabajador de otros integrantes de la dotación y pedirle que use una mascarilla de tela.
  • Garantizar que el trabajador tenga los suministros necesarios, incluidos alimentos, agua y artículos de higiene, durante su autoaislamiento.
  • Recomendarle al trabajador que siga la guía de los CDC sobre qué hacer si está enfermo.
  • Limpiar y desinfectar cualquier superficie que pueda haber tocado el trabajador.
  • Seguir la guía de los CDC para determinar en qué momento el trabajador puede regresar al trabajo.

El humo de los incendios forestales es una mezcla compleja de contaminantes del aire que son perjudiciales para los seres humanos. Aún no se ha estudiado la relación entre el humo de los incendios forestales y el COVID-19, pero las investigaciones sugieren que la exposición al humo podría aumentar el riesgo y gravedad de las infecciones respiratorias similares a la del COVID-19.

  • La exposición a los contaminantes del aire presentes en el humo de los incendios forestales puede irritar los pulmones, causar inflamación, alterar la función del sistema inmunitario y aumentar la susceptibilidad a infecciones respiratorias, entre las cuales podría incluirse la del COVID-19.
  • Además de provocar que los bomberos sean potencialmente más vulnerables a contraer COVID-19, la inflamación en las vías respiratorias debido al humo de los incendios forestales también podría aumentar el riesgo de que las personas con COVID-19 manifiesten resultados más graves.
  • Algunos de los síntomas del COVID-19 y de la exposición al humo son similares. Los síntomas respiratorios como la tos, el dolor de garganta y la dificultad para respirar son síntomas tanto del COVID-19 como de la exposición al humo. Si un trabajador presenta síntomas del COVID-19, debería contactarse con un proveedor de atención médica y seguir la guía de los CDC sobre Qué hacer si está enfermo.

Los bomberos deberían considerar y seleccionar tácticas que reduzcan de manera segura su exposición al humo mientras procuran cumplir con sus tareas operativas. El COVID-19 es un riesgo adicional que debe tenerse en cuenta al evaluar todos los riesgos y peligros en el entorno de los incendios forestales. Los bomberos no pueden eliminar por completo su riesgo de exposición al humo y al virus del SARS-CoV-2, pero pueden reducir este nivel de riesgo.

Los campamentos donde viven los bomberos que combaten incendios forestales pueden incluir a miles de trabajadores que viven juntos y trabajan en forma colectiva para responder al incendio, con frecuencia en áreas remotas. En muchos sentidos, los campamentos que se arman durante los incendios son como pequeñas comunidades. Por ejemplo, estos campamentos cuentan con empleados de apoyo, algunos de los cuales pueden tener un mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 (p. ej., adultos mayores y personas con ciertas afecciones subyacentes). Además, durante el día hay mucha gente que va y viene en estos campamentos. Por consiguiente, se deben tomar precauciones adicionales. Importante: Muchas de las recomendaciones de la guía para viviendas y alojamiento compartidos en el marco del COVID-19 de los CDC también son válidas para los campamentos durante incendios.

Las siguientes son medidas de protección que se deben adoptar en el campamento del incendio para prevenir la transmisión del COVID-19:

  • Tomar la temperatura y evaluar a todas las personas que ingresan al campamento para detectar síntomas, y evaluar a diario a quienes permanecen en el campamento
  • Fomentar que todo el personal mantenga el distanciamiento social (al menos 6 pies o más) en la medida de lo posible
  • Usar mascarillas de tela como medio de control de fuentes de infección
  • Poner a disposición estaciones de lavado de manos (agua y jabón) o desinfectantes de manos con al menos un 60 % de alcohol en todo el campamento, especialmente fuera de los baños, en los sanitarios portátiles y en los comedores
  • Ofrecer botellas individuales de desinfectante de manos para todo el personal en el campamento
  • Garantizar que los baños, los sanitarios portátiles y las estaciones de lavado de manos tengan suficientes suministros de higiene (como agua, jabón, desinfectante de manos, toallas de papel)
  • Usar desinfectantes aprobados por la EPA para combatir el COVID-19ícono de sitio externo para limpiar duchas, baños, lavabos, inodoros portátiles y estaciones de lavado de manos al menos dos veces por día (por la mañana y por la noche, después del momento de mayor uso) y las superficies de contacto frecuente en el comedor, antes y después de cada comida. Procurar que las personas encargadas de la limpieza estén capacitadas en la aplicación correcta del desinfectante, y que usen guantes desechables y otro equipo de protección personal, según lo recomendado por el fabricante del producto desinfectante
  • Instruir al personal para que evite colocar los cepillos de dientes y otros artículos de higiene personal directamente sobre los lavabos, ya que podrían ser una posible vía de contaminación. Se pueden usar bolsas individuales para transportar y mantener los artículos personales alejados de los lavabos. Los artículos se deben guardar en bolsos personales, que suelen conocerse como bolsas rojas, cuando no se utilizan.
  • Garantizar que el personal del servicio gastronómico use guantes desechables al preparar y servir la comida, y que adopte las prácticas recomendadas de higiene de manos.
  • Apostar personal en los lugares de acceso a bebidas para limitar la cantidad de personas que tocan las máquinas expendedoras
  • Instruir al personal para que no comparta artículos personales (como vasos, termos, gafas de seguridad, etc.) con otras personas
  • Usar sistemas de ventilación, ventiladores o abrir las ventanas para aumentar la circulación de aire exterior en espacios cerrados dentro del campamento, incluidas las tiendas de comando, los comedores y la duchas, si la calidad de aire exteriorícono de sitio externo está dentro de los niveles saludables
  • Instalar un área de vivienda en un área del campamento (o comunidad cercana) que pueda utilizarse como espacio de aislamiento, de ser necesario, y designar a un integrante del personal a cargo de garantizar que cualquier persona aislada cuente con todos los artículos de primera necesidad. Nota: Es probable que haya personas que se enfermen con otras afecciones que no son COVID-19, pero no es un exceso de cautela tratar a todas las enfermedades como COVID-19 hasta que el personal médico determine lo contrario
  • Garantizar que el personal médico del campamento esté familiarizado con la Guía de los CDC para profesionales de atención médica, que ofrece información sobre medidas de control, incluido qué EPP se debe usar al tratar a personas con COVID-19 confirmado o presunto

Una comunicación constante y clara entre todas las agencias de respuesta a incendios forestales puede ayudar al personal de bomberos a entender las expectativas y estrategias para limitar la propagación del COVID-19 en su entorno de trabajo, para que puedan continuar con su trabajo de respuesta a la emergencia sin poner en riesgo su seguridad. Como la respuesta a cada incendio forestal es diferente, es posible que los supervisores y equipos de manejo de incidentes deban elegir las estrategias de mitigación o control de infecciones más apropiadas para sus situaciones particulares. Sin embargo, las expectativas y políticas para limitar las exposiciones y la propagación del COVID-19 deben ser consistentes en todas las respuestas.

Los supervisores y el personal de manejo de incidentes también pueden consultar el documento con guías de los CDC, Plan de comunicación sobre COVID-19 para ciertos empleadores de infraestructuras críticas que no incluyen los servicios de atención médica, para conocer cómo compartir mensajes claves de prevención del COVID-19 con los empleados. Este documento también contiene mensajes clave que se pueden usar en las comunicaciones, para ayudar a los empleados a protegerse, proteger a sus familias y a la comunidad vecina para ayudar a desacelerar la propagación del COVID-19.

Todo el personal de bomberos que combate incendios forestales tiene un papel importante a la hora de ayudar a desacelerar la propagación del virus que causa el COVID-19. Los bombres que combaten incendios forestales y reciben un resultado negativo en la prueba de detección del COVID-19 o que no tienen exposición conocida, igual deben seguir las recomendaciones de esta página para ayudar a prevenir infecciones y evitar la propagación del virus. Puede encontrar más guías específicas para bomberos en incendios forestales sobre prevención, evaluaciones y pruebas de detección en el sitio web de National Wildfire Coordinating Groupícono de sitio externo.

El personal de bomberos en incendios forestales debe usar mascarillas de tela en entornos públicos y al interactuar con personas que no forman parte de su unidad. Las mascarillas de tela se recomiendan porque son una barrera sencilla para ayudar a evitar que las gotitas respiratorias viajen por el aire y caigan sobre otras personas cuando la persona que usa la mascarilla tose, estornuda, habla o sube la voz.

Los bomberos deben usar mascarillas de tela cuando están en contacto cercano con otras personas, por ejemplo, en los viajes grupales con personas que no son parte de su unidad, en reuniones y durante encuentros para dar instrucciones.

Las mascarillas de tela son una medida preventiva fundamental y son particularmente esenciales en momentos en los que se dificulta mantener el distanciamiento social. Si no es posible usar mascarillas de tela, recuerde tomar medidas para reducir el riesgo de propagación del COVID-19, incluido el distanciamiento social (poder mantener una distancia de al menos seis pies de otras personas), completar las actividades en un lugar con mayor ventilación y circulación e intercambio de aire (por ejemplo, al aire libre y no en espacios interiores), el lavado de manos frecuente y la limpieza y desinfección de las superficies que se tocan con frecuencia.

Última actualización: 21 de sept. del 2020