Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Guía interina de prevención y control de infecciones para clínicas veterinarias que tratan animales de compañía durante la respuesta al COVID-19

Resumen de los cambios recientes

Se realizaron correcciones el 12 de junio del 2020 para reflejar lo siguiente:

  • Se realizaron actualizaciones para perfeccionar las recomendaciones para finalizar el aislamiento en el hogar y las directrices acerca del EPP con base en los resultados de las pruebas de diagnóstico RT-PCR validadas para el SARS-CoV-2.

Se realizaron revisiones el 12 de mayo del 2020 para reflejar lo siguiente:

  • Se agregó una sección sobre el uso extendido y la reutilización de EPP.

Los departamentos de salud locales y estatales pueden adaptar las guías de los CDC sobre el COVID-19 para responder a las circunstancias locales en constante cambio.

Conceptos clave
  • La siguiente guía interina es para veterinarios y empleados de clínicas veterinarias que puedan tratar o aconsejar acerca de la atención médica de los animales de compañía durante la pandemia del COVID-19.
  • Los centros veterinarios tienen características singulares que exigen consideraciones especiales con respecto al control de infecciones.
  • Por el momento no existe evidencia de que los animales de compañía tengan un papel importante en la propagación del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19. Con base en datos limitados disponibles, se considera que el riesgo de que los animales propaguen el COVID-19 es bajo. Seguimos aprendiendo acerca de este virus, y parece haber casos muy poco frecuentes en los que las personas pueden propagar el virus a los animales. Es necesario seguir investigando para comprender si hay diferentes animales que podrían verse afectados por el virus y de qué manera, además del rol que pueden tener los animales en la propagación el COVID-19.
  • Para proteger a sus empleados y preservar el equipo de protección personal (EPP) y los suministros durante la pandemia del COVID-19, las clínicas veterinarias deben priorizar las consultas y procedimientos urgentes y de emergencia hasta que se reanuden las operaciones comerciales regulares en su comunidad. El servicio en la acera y la telemedicina pueden ser opciones eficaces para atender a los pacientes mientras se practica el distanciamiento social.
  • Comunicar de manera proactiva al personal y a los dueños de mascotas la necesidad de que se queden en sus casas si están enfermos.
  • Elaborar un plan con medidas a adoptar si ingresa a su clínica el dueño de una mascota con síntomas respiratorios, o si es necesario atender a una mascota con antecedentes de exposición a una persona con COVID-19 presunto o confirmado.

A quiénes está dirigida esta guía: a veterinarios y personal de clínicas veterinarias que atienden a animales de compañía

Propósito: El objetivo de esta guía es facilitar la preparación y garantizar que se implementen prácticas en entornos de clínicas veterinarias de animales de compañía que ayuden a proteger y cuidar la salud de las personas y los animales.

Esta guía interina se basa en lo que se conoce actualmente acerca de la transmisión y gravedad de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19). La situación actual cambia rápidamente. Los CDC actualizarán esta guía en la medida que sea necesario y cuando haya más información disponible. Cada estado puede tener sus propios requisitos para estas circunstancias. Visite el sitio web de los CDC sobre el COVID-19 de manera periódica para ver información actualizada y guías interinas.

Los veterinarios deben usar su mejor criterio clínico al evaluar animales de compañía y al considerar qué EPP usar y qué precauciones tomar.

Importante: El nombre científico de este nuevo coronavirus es coronavirus de síndrome respiratorio agudo grave 2 (SARS-CoV-2). En las personas, la enfermedad causada por el virus se llama enfermedad del coronavirus 2019, o COVID-19. En el contexto de la salud de los animales, llamamos SARS-CoV-2 a la enfermedad.

¿Qué sabemos en la actualidad acerca de los animales y el COVID-19?

Se cree que el SARS-CoV-2, que es el virus que causa el COVID-19 en seres humanos,  se propaga  principalmente por las gotitas respiratorias producidas al toser, estornudar o hablar. También se ha informado que las personas podrían propagar el virus antes de tener síntomas o si no manifiestan síntomas durante la enfermedad. Todavía seguimos aprendiendo acerca de este virus zoonótico nuevo, y todo parece indicar que en algunas circunstancias poco frecuentes se puede producir la transmisión de seres humanos a animales.

Los CDC tienen conocimiento de la notificaciónícono de enlace externo de una pequeña cantidad de casos de mascotas, incluidos gatos y perros, infectadas por el SARS-CoV-2 después de haber estado en contacto con personas con COVID-19. El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) y los CDC notificaron recientemente la infección por SARS-CoV-2 en dos gatos domésticos con enfermedad respiratoria leve en Nueva York, los cuales fueron los primeros casos confirmados de infecciones por SARS-CoV-2 en animales de compañía en los Estados Unidos. Se espera que ambos gatos se recuperen. Los gatos tuvieron contacto cercano con personas con COVID-19 confirmado o presunto, lo que sugiere la propagación de humanos a gatos. Es necesario seguir investigando para comprender si hay diferentes animales que podrían verse afectados por el SARS-CoV-2.

La información disponible para caracterizar el espectro de la enfermedad asociada a la infección por SARS-CoV-2 en animales es limitada. Los signos clínicos que se cree que son compatibles con la infección por SARS-CoV-2 en animales incluyen fiebre, tos, dificultad para respirar, letargo, estornudos, descarga nasal/ocular, vómitos y diarrea.

Recomendar a los empleados de la clínica veterinaria que se queden en sus casas si están enfermos

Siga la guía de los CDC para saber qué hacer si está enfermo. Pida a sus empleados que se queden en sus casas si están enfermos.  Los empleados que aparenten tener síntomas (p. ej., fiebre, tos o dificultad para respirar) al llegar al trabajo o aquellos que se enfermen durante el día deben ser apartados de inmediato del resto de los empleados y clientes de la clínica, y ser enviados a su casa. Informe a los integrantes de su equipo si estuvieron expuestos a una persona que podría tener COVID-19, pero mantenga la confidencialidad, de conformidad con la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades. También notifique al departamento de salud local sobre la posible exposición. Los empleados enfermos no deben regresar al trabajo hasta que desaparezca la fiebre (definida como ≥100.4 °F) por al menos 72 horas sin medicamentos para bajar la fiebre, hayan mejorado los otros síntomas y hayan transcurrido al menos 10 días desde la aparición de los síntomas.

Implemente políticas de licencia por enfermedad para los empleados de la clínica veterinaria que sean flexibles, no punitivas y que concuerden con las guías de salud pública, lo cual les permitiría a los empleados quedarse en casa si tienen síntomas de infección respiratoria.

Siga la guía de los CDC para la limpieza y desinfección de las áreas que visitó el empleado enfermo. De ser posible, todos los empleados deben tener su propio espacio de trabajo/equipo y evitar compartir escritorios/herramientas de trabajo. Si es inevitable que compartan estos artículos, se deben desinfectar con frecuencia.

Se puede autorizar que continúen trabajando los trabajadores imprescindibles, como veterinarios y su personal, después de una posible exposición al COVID-19, siempre y cuando no manifiesten síntomas y tomen precauciones adicionales de protección en el lugar de trabajo. Todas las personas que ingresan a la clínica, incluidos los empleados y visitantes, deben usar una cubierta de tela para la cara que cubra la nariz y la boca para contener las secreciones respiratorias, excepto que deban realizar alguna actividad que exija algún tipo de EPP.

Posponer las consultas veterinarias y los procedimientos electivos que no sean urgentes hasta que se reanuden las operaciones comerciales regulares en su comunidad

La mayoría de las jurisdicciones reconocen a los consultorios veterinarios como esenciales y autorizan su operación durante la pandemia del COVID-19. Para proteger a sus empleados y preservar el equipo de protección personal (EPP) y los suministros durante la pandemia del COVID-19, las clínicas veterinarias deben tomar medidas para proteger tanto la salud humana como la salud animal. Los veterinarios deben aplicar cuidadosamente su criterio profesional para el manejo de casos de modo que se siga atendiendo a los animales mientras se limita la exposición de persona a persona entre el personal y los clientes, y se conserva el EPP. Esto también podría incluir priorizar las consultas urgentes de pacientes y posponer las consultas veterinarias y los procedimientos electivos que no sean urgentes hasta que se reanuden las operaciones comerciales regulares en su comunidad. En algunas jurisdicciones, las órdenes ejecutivas influirán directamente en los tipos de procedimientos que pueden realizarse.

El riesgo más alto de exposición al COVID-19 para el personal de las clínicas veterinarias es el de transmisión de persona a persona a través de las gotitas respiratorias producidas al toser, estornudar o hablar, que es la forma principal en la que se propaga el SARS-CoV-2. Se debe evaluar al personal de la clínica todos los días, al inicio del turno y antes de interactuar con el personal y los clientes, y todos deben poner en práctica el distanciamiento social. Las clínicas deben tomar precauciones para minimizar el contacto del personal de la clínica con los dueños de las mascotas. Los siguientes son algunos ejemplos de medidas que se pueden tomar para minimizar el contacto con los dueños de las mascotas y otras personas:

  • Usar el criterio profesional al determinar si un caso es urgente o no urgenteícono de sitio externo y cuándo se debería posponer un procedimiento.
  • Usar telemedicina para consultas o para ayudar a hacer triaje en los pacientes. Consulte los requisitos de su estado con respecto a la telemedicina y la relación veterinario-cliente-paciente (VCPR, en inglés).
  • Programar citas en las que los dueños dejan a sus animales de compañía o recibir a los animales de compañía en el vehículo de sus dueños (conocido también como servicio en la acera).
  • Comunicarse por teléfono o videoconferencia para mantener el distanciamiento social.
  • Recibir a los pacientes directamente en la sala de examen o hacer cumplir el distanciamiento social en el vestíbulo.
  • Hacer que los miembros del personal, en lugar de los clientes, sostengan a los animales para minimizar el contacto directo.
  • Usar sistemas de pago y facturación en línea para reducir la manipulación de tarjetas de crédito y otros posibles objetos de contagio (fómites).

Elabore un plan para el manejo de animales con exposición al COVID-19 confirmada o presunta, o con posibles signos clínicos compatibles. Los veterinarios deben contactar a su veterinario de salud pública estatalícono de pdfícono de sitio externo o al funcionario de salud animal del estadoícono de sitio externo para conocer cómo hacer pruebas de detección de infección por SARS-CoV-2 en animales.

Evaluar a animales de compañía para detectar una posible exposición a personas con COVID-19

Antes de las citas programadas o al llegar, el empleado debe preguntar si la mascota tuvo alguna exposición a una persona con COVID-19 presunto o confirmado.

Conocer qué medidas tomar si el dueño de una mascota tiene COVID-19 presunto o confirmado

Si actualmente el dueño de una mascota tiene síntomas respiratorios o es un caso confirmado o presunto de COVID-19, no debe visitar el centro veterinario. Evalúe si una consulta de telemedicina es apropiada. De ser posible, un amigo o un familiar sanos que no vivan en el hogar deben llevar al animal a la clínica veterinaria. La clínica debe tomar todas las precauciones que correspondan para minimizar el contacto con la persona que lleva el animal a la clínica. Si hay una emergencia con el animal, no se le debe negar atención.

  • Si el dueño de una mascota tiene COVID-19 confirmado o presunto y debe llevar a su mascota a la clínica, se deben tomar las siguientes medidas:
    • Comunicarse por teléfono o videoconferencia para mantener el distanciamiento social.
    • Recibir al animal en el vehículo del propietario (conocido también como atención en la acera) para evitar que el dueño deba ingresar a la clínica o al hospital.
    • Mantener las recomendaciones de distanciamiento social y uso de EPP al interactuar con los clientes.
    • Solicitar que lleven a los animales más pequeños en jaulas de plástico para facilitar la desinfección de la jaula después de su uso. También se debe sugerir al dueño que deje todos sus artículos no esenciales en casa para evitar oportunidades innecesarias de mayor exposición.
  • Se deben hacer todos los esfuerzos necesarios para evitar que las personas enfermas ingresen a la clínica, sin que esto afecte el bienestar del animal
    • Si es imprescindible que el dueño enfermo de una mascota ingrese a la clínica:
      • Haga que la persona use una cubierta de tela para la cara que cubra su nariz y su boca. Esté preparado para entregar una cubierta para la cara a la persona enferma si no tiene una.
      • Lleve al dueño de la mascota y al paciente a una sala de examen individual o sala de aislamiento.
      • Limite la cantidad de empleados de la veterinaria que ingresan a la sala, atienden al animal o interactúan con su dueño, y use EPP adecuadoícono de pdf según se describe a continuación.
      • Limpie y desinfecte la sala, las superficies, los suministros, el piso y los equipos que se encontraban a menos de 6 pies de distancia del dueño de la mascota enfermo después de que abandone el lugar.
    • Si es veterinario a domicilio y lo llaman para evaluar a un animal de compañía enfermo o lesionado en la casa de un paciente con COVID-19:
      • Ingrese a la casa solo si es estrictamente necesario. La AVMAícono de sitio externo sugiere que los veterinarios de atención a domicilio evalúen examinar a los animales de compañía en sus vehículos o afuera, o que pidan asistencia a una clínica local. Si debe ingresar a la casa y hay una persona con COVID-19, use el EPP adecuadoícono de pdf.
      • Se debe colocar el EPP antes de ingresar a la casa y quitárselo solo después de haber salido, siguiendo los procedimientos correspondientes para colocarse y quitarse dicho equipoícono de pdf.
      • Si hay una persona enferma en la casa, pídale que se confine en otra habitación si es posible. Si no es posible, pídale que se coloque una cubierta de tela para la cara y mantenga una distancia de al menos 6 pies (2 metros). Esté preparado para entregar una cubierta para la cara a la persona enferma si no tiene una. Minimice el contacto con otros miembros del hogar, incluso si parecen sanos, ya que se puede producir transmisión de persona a persona antes de la aparición de los síntomas.
      • Lávese las manos inmediatamenteícono de pdf después de quitarse el EPP, atender al animal o interactuar con una persona enferma o un contacto de su hogar. Si no dispone de agua y jabón, use un desinfectante para manos que contenga al menos un 60 % de alcohol. Cubra todas las superficies de las manos y frótelas hasta que sienta que se secaron.
    • Se puede autorizar que continúen trabajando los trabajadores imprescindibles, como veterinarios y su personal, después de una posible exposición al COVID-19, siempre y cuando no manifiesten síntomas y tomen precauciones adicionales de protección en el lugar de trabajo.

Signos clínicos en animales

Todavía existe poca definición acerca del espectro clínico de la enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2 en animales. Los animales de compañía pueden tener signos clínicos respiratorios o gastrointestinales, con base en la presentación de otros coronavirus más frecuentes en animales, además de otros coronavirus emergentes, incluida la infección por SARS-CoV-1.

Los signos clínicos más compatibles con una posible infección por SARS-CoV-2 en mamíferos pueden incluir una combinación de:

  • Fiebre
  • Tos
  • Dificultad para respirar o falta de aire
  • Letargo
  • Estornudo
  • Descarga nasal
  • Secreción ocular
  • Vómitos
  • Diarrea

Equipos de protección personal (EPP)

Dadas las limitaciones actuales de conocimiento acerca del COVID-19 y los animales de compañía, estas guías de uso de EPP fueron redactadas con un enfoque de cautela. Las recomendaciones pueden cambiar con el tiempo, a medida que haya más información disponible. Los veterinarios deben usar su criterio profesional con respecto a la posible exposición al COVID-19 y las limitaciones de recursos de EPP al determinar las precauciones adecuadas de EPP que se deben tomar.

Antecedentes del animal Mascarilla Protección para los ojos (protector facial, gafas) Guantes Prendas de protección (bata o mameluco3) Mascarilla de respiración N95 u otra alternativa adecuada4
Equipo de protección personal (EPP) recomendado con base en los antecedentes del animal de compañía
Animal de compañía sano Y sin exposición a una persona con síntomas compatibles con el COVID-191, 2 N1 N1 N1 N1 N1
Animal de compañía con una enfermedad no compatible con infección por SARS-CoV-25 Y sin exposición a personas con síntomas compatibles con el COVID-191, 2 N1 N1 N1 N1 N1
Animal de compañía sin sospechas de infección por SARS-CoV-25  PERO con exposición a una persona con síntomas compatibles con el COVID-19 Y N1 Y N1 N1
Animal de compañía con una enfermedad compatible con infección por SARS-CoV-25 Y Y Y Y N7
Procedimiento que genera aerosol en cualquier animal sin exposición a una persona con síntomas compatibles con el COVID-196 Y Y Y Y N7
Procedimiento que genera aerosol en cualquier animal con exposición a una persona con síntomas compatibles con el COVID-196 N S S S S
Cualquier procedimiento en un animal con infección actual por SARS-CoV-2 confirmada mediante detección con una prueba RT-PCR validada N S S S S
Cualquier procedimiento en el que estará presente una persona con COVID-19 presunto o confirmado N S S S S

1Se deben aplicar las precauciones estándar de EPP en cualquier entorno donde se brinde atención veterinaria y si puede producirse la exposición a fluidos, exudados, heces, saliva u otros fluidos animales.

2En este contexto, exposición al SARS-CoV-2 o COVID-19 hace referencia a las siguientes condiciones dentro de los 14 días anteriores a la consulta veterinaria:

  • Haber estado a una distancia de hasta aproximadamente 6 pies (2 metros) de una persona con COVID-19 presunto o confirmado; el contacto estrecho se puede producir si el animal vive con la persona, es su mascota, recibe caricias, besa o lame y/o comparte comida o ropa de cama con la persona.
  • Haber tenido contacto directo con secreciones infecciosas de una persona con COVID-19 presunto o confirmado (por ejemplo, que le hayan tosido, estornudado o escupido cerca, haber compartido comida o consumido un objeto contaminado con secreciones mucosas o saliva de una persona infectada).

3Por lo general, las batas reutilizables (es decir, lavables) están hechas de poliéster o telas de poliéster y algodón. Es seguro lavar batas de estas telas según los procedimientos habituales y reutilizarlas.

4Se recomienda usar protección respiratoria equivalente a una mascarilla de respiración N95 desechable con filtro y prueba de ajuste certificada por el NIOSH.

  • Si no hay una mascarilla de respiración N95 disponible, combine una mascarilla quirúrgica con un protector facial que cubra toda su cara.
  • El uso de mascarilla de respiración se debe dar en el contexto de un programa completo de protección respiratoria, de conformidad con la norma de protección respiratoria de la OSHA (29 CFR 1 910.13), que incluye evaluaciones médicas, capacitación y pruebas de ajuste.

5 Los signos clínicos que se presumen compatibles con una posible infección por SARS-CoV-2 en animales de compañía pueden incluir:

  • Fiebre
  • Tos
  • Dificultad para respirar o falta de aire
  • Letargo
  • Estornudo
  • Descarga nasal/ocular
  • Vómitos
  • Diarrea

Los veterinarios deben considerar el potencial de exposición al COVID-19 del paciente al determinar si el paciente tiene una infección por SARS-CoV-2 presunta.

6Los procedimientos que generan aerosoles, como succiones y broncoscopias, se deben evitar siempre que sea posible en cualquier animal que haya estado expuesto o que podría estar infectado con SARS-CoV-2.

7Es posible que sea preferible el uso de una mascarilla N95 según el criterio del profesional interviniente.

Garantice la correcta colocación y remoción del EPP

Puede ser aceptable más de un método de colocación. Es crítica la capacitación y práctica con los procedimientos de su clínica. Puede encontrar más información sobre cómo colocarse el EPP y cómo quitarse el EPP aquí.

Los establecimientos que opten por reutilizar o extender el uso de EPP deberán ajustar sus procedimientos para colocarse y quitarse el equipo de manera que se adapten a esas prácticas.

Uso extendido y reutilización de EPP

Conceptos más importantes: estrategias para optimizar el suministro de EPP y equipos

Prendas de protección

 Mascarilla de respiración y mascarillas

Mascarillas de respiración diseñadas para reutilizar (mascarilla de respiración elastomérica para medio rostro, EHFR)

Mascarillas de respiración no diseñadas para reutilizar (mascarilla de respiración con filtro para todo el rostro desechable, DFFR)

Mascarillas desechables

Cubiertas de tela para la cara lavables y reutilizables

Las cubiertas de tela para la cara no se consideran EPP. Están diseñadas para el control de fuentes de infección a través de las gotitas producidas por la persona que las usa. No hay garantía de la eficacia de filtrado al usar una cubierta de tela para la cara reutilizable/lavable.

Protectores faciales y gafas

Guantes

Nunca se deben reutilizar los guantes desechables de nitrilo y látex.

Consideraciones adicionales

Las mascarillas de respiración elastoméricas para medio rostro y los protectores faciales y las gafas reutilizables se deben remover y descontaminar en un área designada. Las zonas/superficies de descontaminación se deben considerar "áreas sucias" y se deben colocar carteles que indiquen el área designada.

Limpieza y desinfección

Derrames

  • Use el EPP apropiado.
  • Contenga la orina, heces, sangre, saliva o vómito con un material absorbente (como toallas de papel, aserrín y piedritas de gato).
  • Recoja el material y colóquelo en una bolsa plástica a prueba de derrames.
  • Limpie y desinfecte el área con un desinfectante de uso hospitalario registrado en la EPAícono de sitio externo siguiendo las instrucciones de la etiqueta.
  • Después de la desinfección, quítese y bote de manera segura el EPP de conformidad con los procedimientos estándar del establecimiento/clínica, y lávese las manos.
  • Mantenga a otras personas y animales alejados del área hasta haber completado la tarea de desinfección.

Eliminación de desechos

  • Ciertos desechos producidos durante la atención de animales que podrían estar infectados con SARS-CoV-2 se deben botar como desechos médicos, mientras que otros se pueden desechar en un bote sellado normal. Los desechos que se deben separar como desechos médicos incluyen heces, sangre y líquidos corporales de los animales, y los materiales desechables utilizados (incluido el EPP) que hayan entrado en contacto con los desechos, sangre o líquidos corporales del animal. El EPP con manchas visibles o agotado se puede desechar en un bote normal, en bolsas selladas separadas. Consulte los requisitos estatales y locales para la eliminación de desechos médicos según sea necesario.
  • Vea también:  Guía interina de procedimientos de desinfección

Lavado de artículos expuestos al SARS-CoV-2

Evaluar y realizar pruebas en animales de compañía para detectar la infección por SARS-CoV-2

Actualmente, no se recomienda realizar pruebas de rutina en animales de compañía para detectar el SARS-CoV-2. Las pruebas de detección de SARS-CoV-2 en animales están disponibles para mamíferos en ciertas situaciones; en la actualidad no están disponibles para anfibios, reptiles, peces ni aves. Se recomienda especialmente a los veterinarios que descarten otras causas de enfermedad más frecuentes antes de considerar una prueba de detección de SARS-CoV-2, especialmente en animales de compañía sin exposición al COVID-19.

Puede encontrar una guía adicional para determinar cuándo es recomendable realizar la prueba de detección de SARS-CoV-2 en animales de compañía aquí.

Obtenga los antecedentes de manera exhaustiva para evaluar la posible exposición o factores de riesgo en las 2 semanas anteriores a la aparición de los síntomas, por ejemplo, si el animal estuvo en contacto con una persona con diagnóstico de COVID-19, una persona con síntomas compatibles con los del COVID-19 o si tuvo exposición reciente a un entorno que se sabe de alto riesgo, como un hogar de ancianos.

Los veterinarios que hayan evaluado a un animal de compañía y hayan determinado que el caso concuerda con la guía para la realización de pruebas de detección de SARS-CoV-2 deben contactar a su veterinario de salud pública estatalícono de pdfícono de sitio externo (SPHV) o al funcionario de salud animal del estadoícono de sitio externo para conversar acerca de las opciones de pruebas.

Qué hacer si la prueba de detección del SARS-CoV-2 de un animal de compañía da positivo

Si se presume un resultado positivo de la prueba de un animal, los veterinarios deben contactar a su veterinario de salud pública estatal o a la autoridad veterinaria del estado para que les indiquen las siguientes medidas, y el laboratorio de análisis debe comunicarse con los Laboratorios Nacionales de Servicios Veterinarios de la USDA para solicitar guías para el envío de muestras para pruebas de confirmación. La USDA debe notificar las infecciones por SARS-CoV-2 confirmadas en animales a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).ícono de sitio externo

Por el momento no existe evidencia de que los animales tengan un papel importante en la propagación del virus que causa el COVID-19. Con base en datos limitados disponibles, se considera que el riesgo de que los animales propaguen el COVID-19 es bajo. Seguimos aprendiendo acerca de este virus, y parece haber casos muy poco frecuentes en los que las personas pueden propagar el virus a los animales. Es necesario seguir investigando para comprender si hay diferentes animales que podrían verse afectados por el virus y de qué manera, además del rol que pueden tener los animales en la propagación el COVID-19.

Opciones para animales de compañía cuya prueba de detección del SARS-CoV-2 da positivo

Los veterinarios deben evaluar si es posible el cuidado en casa de mascotas infectadas con SARS-CoV-2. Las  consideraciones para el aislamiento en el hogar dependen de:

  • Si la mascota está suficientemente estable como para cuidarla en casa.
  • Si el dueño de la mascota está en condiciones de cuidarla en casa.
  • Si existe una habitación separada donde la mascota puede seguir recuperándose sin compartir espacio estrecho con otras mascotas o personas, incluidas personas de alto riesgo.
  • Si el dueño de la mascota u otros miembros del hogar tienen acceso al EPP correspondiente recomendado (como mínimo guantes, una mascarilla o cubierta de tela para la cara) y pueden tomar las precauciones recomendadas como parte del cuidado en casa (por ejemplo, higiene de manos).
  • Si el dueño de la mascota u otra persona que será el cuidador principal en la casa no tiene afecciones que aumenten su riesgo de presentar complicaciones a causa de la infección por COVID-19.
  • Con base en lo que sabemos hasta el momento, las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 son los adultos mayores y las personas de cualquier edad con ciertas afecciones subyacentes.

Recomendaciones de aislamiento en el hogar

Si es posible aislar a un mascota en su casa, índiquele al dueño de la mascota que haga lo siguiente:

  • Limite la interacción con la mascota aislada tanto como sea posible, pero asegúrese de atender adecuadamente al animal.
  • Si es posible, la mascota debe tener una caja para sus deposiciones o un baño separado del de otros animales.
  • Los perros que viven en lugares con áreas privadas donde pueden hacer sus necesidades (como un patio) no deben salir a pasear. Si los paseos son inevitables, se deben limitar a paseos cortos para sus necesidades y se deben limitar a las cercanías de la casa del perro. Se debe evitar la interacción con otras personas o animales.
  • Los gatos deben permanecer adentro, en un área designada alejada de las personas y otros animales. No deje que los gatos con SARS-CoV-2 positivo deambulen al aire libre.
  • Use guantes al recoger las heces (caca). Bote los guantes y coloque el material de desecho o los desechos de la caja de deposiciones en una bolsa sellada antes de botarla en un cesto de basura con una bolsa de plástico para residuos. Lávese siempre las manos con agua y jabón inmediatamente después de limpiar los desechos de su mascota.
  • Por el momento no hay evidencia de que los animales de compañía tengan un rol importante en la propagación del virus que causa el COVID-19, pero existen otras enfermedades zoonóticas que los animales pueden transmitir a las personas, así que siempre es recomendable practicar hábitos saludables al estar con mascotas y otros animales, lo que incluye lavarse las manos antes y después de interactuar con ellos. Si un animal de compañía está bajo aislamiento en el hogar por infección por SARS-CoV-2 presunta o confirmada:
    • El animal aislado debe tener ropa de cama, tazones o recipientes, golosinas y juguetes separados de los que utilizan otras personas o animales del hogar.
    • Desinfecte los tazones, juguetes y otros artículos del animal con un desinfectante registrado en la EPAícono de sitio externo y enjuáguelos en profundidad con agua limpia después.
    • Es seguro lavar y reutilizar artículos como toallas, mantas y otra ropa de cama. La ropa sucia que estuvo en contacto con el animal enfermo se puede lavar con otra ropa.
  • Evite llevar a la mascota a establecimientos de atención médica para personas, escuelas, parques para perros, parques, peluquerías y guarderías para mascotas, tiendas de mascotas, residencias o lugares similares hasta que el animal haya recibido el alta y pueda reanudar las actividades normales.
  • Si no es posible evitar el contacto directo con el animal enfermo, no es demasiada cautela seguir las precauciones recomendadas para personas que cuidan a otras personas infectadas en el hogar.

Recomendaciones de aislamiento en la clínica veterinaria:

Las clínicas u hospitales veterinarios que cuiden a animales de compañía con resultados positivos en la prueba de detección deben tener:

  • Una sala donde se pueda aislar a los animales de compañía con SARS-CoV-2 positivo del resto de la población de pacientes.
    • Un camino planificado para trasladar al animal desde el vehículo de transporte hasta el espacio de aislamiento.
    • Cuando sea posible, se debe mantener en este espacio de aislamiento solo a los animales bajo evaluación o tratamiento por SARS-CoV-2.
    • Un espacio para que el personal veterinario se coloque y se quite el EPP antes de ingresar a la sala e inmediatamente después de salir. Desinfectante de manos con alcohol o un lavabo con agua y jabón (se prefiere esta opción) fácilmente accesibles, que se deben utilizar antes de colocarse e inmediatamente después de quitarse el EPP.
  • Disponibilidad de una cantidad adecuada del EPP correspondiente para la duración prevista de la hospitalización. Evalúe el uso de EPP reutilizable si está disponible.
    • Los veterinarios y el personal de clínicas veterinarias deben seguir las guías de utilización de EPP correspondientes al atender a animales de compañía enfermos con pruebas de detección positivas.
  • Planes para limitar la cantidad de personal de la clínica veterinaria que entra en contacto con el animal, y un registro de todo el personal que ha tenido contacto con el animal para el monitoreo de salud ocupacional.
  • Capacidad para limpiar y desinfectar el área con desinfectantes registrados en la EPAícono de sitio externo.
  • Procedimientos que limiten o prohíban las visitas y el tráfico adicional en la clínica u hospital en las áreas donde se alojan y tratan animales domésticos enfermos con resultados positivos en las pruebas de detección.

Repita las pruebas de detección

Cuando se considere apropiado, se deben repetir las pruebas de detección de SARS-CoV-2 u otras pruebas (como serología) en las mascotas, en coordinación con el veterinario de salud pública y/o el funcionario de salud animal del estado.

Cuándo puede reanudar sus actividades normales la mascota

Si el animal de compañía da positivo para el SARS-CoV-2, el monitoreo, el aislamiento y las restricciones de movimiento se pueden levantar si:

  • El animal no ha mostrado signos clínicos que concuerden con la infección por SARS-CoV-2 por al menos 72 horas sin control médico;
    Y se cumple una de las siguientes condiciones:
  • Han pasado al menos 14 días desde el último resultado positivo de la prueba realizada por un laboratorio que utiliza pruebas de diagnóstico RT-PCR validadas para el SARS-CoV-2;
    ​O
  • Todos los tipos de muestras recolectadas durante el periodo de seguimiento son negativas según pruebas de diagnóstico RT-PCR validadas para el SARS-CoV-2.

Empleados con mayor riesgo de enfermarse gravemente o de presentar complicaciones graves

Con base en la información disponible actualmente y la experiencia clínica, los adultos mayores y las personas de cualquier edad con ciertas afecciones subyacentes graves podrían tener mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Según la información disponible hasta el momento, las personas embarazadas podrían correr mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 que las personas que no están embarazadas. Además, una persona embarazada con COVID-19 puede correr mayor riesgo de presentar complicaciones, como un parto antes de término. Es recomendable que los establecimientos evalúen medidas para limitar la exposición de las personas embarazadas y con mayor riesgo de enfermarse gravemente que integran el personal de la veterinaria, tanto a los dueños de mascotas con COVID-19 presunto o confirmado como a los animales enfermos con antecedentes de exposición a un caso de COVID-19 en humanos.

Qué decirles a los dueños de mascotas durante el brote del COVID-19

Es importante informar a los dueños de mascotas lo que se sabe acerca de los animales de compañía y el SARS-CoV-2, para ayudarlos a protegerse y cuidar su salud cuando están con sus mascotas.  Los siguientes son mensajes clave que puede compartir con los dueños de mascotas:

  • Por el momento no existe evidencia de que los animales tengan un papel importante en la propagación del virus que causa el COVID-19. Con base en datos limitados disponibles, se considera que el riesgo de que los animales propaguen el COVID-19 es bajo. Es necesario seguir investigando para comprender si hay diferentes animales que podrían verse afectados por el virus y de qué manera, además del rol que pueden tener los animales en la propagación el COVID-19.
  • Todavía seguimos aprendiendo acerca de este virus, y parece haber algunas situaciones en las que las personas pueden transmitir el virus a los animales.
  • Si tiene COVID-19 (presunto o confirmado por una prueba), debe restringir el contacto con sus mascotas y otros animales, tal como lo hace con personas.
    • Siempre que sea posible, pídale a otro integrante de su núcleo familiar que cuide a sus mascotas si usted está enfermo.
    • Evite el contacto con su mascota. Esto incluye acariciarla, abrazarla, besarla y que la mascota lo lama, compartir comida o dormir en la misma cama.
    • Si está enfermo y tiene que cuidar a su mascota o estar rodeado de animales, lávese las manos antes y después de interactuar con ellos y use una cubierta de tela para la cara.
  • Hasta que sepamos más acerca de cómo afecta a los animales este virus, trate a las mascotas como trataría a otros familiares, para evitar que se infecten.
    • Aunque sabemos que ciertas bacterias y hongos pueden ser transportados por el pelo y el pelaje, no hay evidencia de que los virus, incluido el virus que causa el COVID-19, se puedan propagar a las personas desde la piel, el pelaje o el pelo de las mascotas. No limpie ni bañe a su mascota con desinfectantes químicos, alcohol, agua oxigenada ni ningún otro producto que no esté aprobado para usar en animales.
    • No deje que las mascotas interactúen con personas que no viven en su hogar.
    • Pasee a los perros con correa y a una distancia de al menos 6 pies de otras personas.
    • Evite los lugares públicos donde se reúnen grandes cantidades de personas.
    • No les coloque cubiertas para la cara a las mascotas. Cubrirle la cara a su mascota podría hacerle daño.
    • Mantenga a los gatos en espacios interiores cuando sea posible, y no los deje deambular libremente al aire libre.
  • Como todos los animales pueden ser portadores de microbios capaces de enfermar a las personas, siempre se recomienda practicar hábitos saludables al estar con mascotas y otros animales.
    • Lávese las manos luego de estar con animales y manipular su comida, desechos o suministros.
    • Practique buenos hábitos de higiene con su mascota y limpie sus desechos adecuadamente.
    • Visite el sitio web de los CDC Mascotas sanas, personas sanas para ver más información de cuidado y salud para personas y animales.
  • Por el momento no se recomienda la realización de pruebas de rutina en animales para detectar el coronavirus.
Esta página fue revisada el 29 de junio del 2020