Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Evaluar a estudiantes de kínder a 12.º grado para detectar síntomas de COVID-19: limitaciones y consideraciones

Evaluar a estudiantes de kínder a 12.º grado para detectar síntomas de COVID-19: limitaciones y consideraciones

Este documento ofrece una guía para las escuelas de kínder a 12.º grado acerca de la evaluación de síntomas de COVID-19 como parte del proceso de reapertura de las escuelas. La guía detallada aquí está dirigida a estudiantes en entornos escolares de kínder a 12.º grado únicamente. La cantidad reportada de niños con infección por SARS-CoV-2 (el virus que causa el COVID-19) que presentan síntomas, los tipos de síntomas que manifiestan y la gravedad de esos síntomas difieren con respecto a los adultos. Además, las consecuencias de excluir a los estudiantes de experiencias educativas y de desarrollo esenciales difieren de las consecuencias de excluir a las personas de otros entornos. Por lo tanto, las consideraciones descritas aquí son diferentes de las establecidas para otros entornos y poblaciones. Para acceder a la guía relacionada con la evaluación de maestros y miembros del personal, consulte la Guía interina para empresas y empleadores en su respuesta a la enfermedad del coronavirus 2019 de los CDC y la sección "Prevenir la transmisión entre empleados" del Kit de herramientas para reanudar las operaciones comerciales de los CDCícono de pdf.

Todos los días aprendemos un poco más acerca del COVID-19 y, a medida que haya más información disponible, los CDC continuarán actualizando y compartiendo información. A medida que nuestro conocimiento y entendimiento acerca del COVID-19 evolucionan, esta guía podría sufrir modificaciones. No obstante, con base en la mejor evidencia disponible hasta el momento:

  • Actualmente, los CDC no recomiendan que las escuelas realicen evaluaciones universales de síntomas (evaluar a todos los estudiantes de kínder a 12.º grado).
  • Se debe instar a los padres y cuidadores a que monitoreen a sus hijos para detectar signos de enfermedad infecciosa todos los días.
  • Los estudiantes enfermos no deberían asistir a las clases presenciales.

El COVID-19 es una enfermedad identificada recientemente causada por el virus SARS-CoV-2. Los científicos aún están descubriendo cómo se propaga, cómo impacta en los niños y qué rol podrían desempeñar los niños en su propagación. Los datos limitados acerca del  COVID-19 en niños sugieren que los niños son menos propensos a contraer COVID-19 que los adultos y que, si efectivamente contraen COVID-19, por lo general tienen una enfermedad menos grave que los adultos. Aunque es poco común, existe la posibilidad de que se produzcan muertes y enfermedades raras como el síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C).

Las personas con COVID-19 han tenido una amplia variedad de síntomas notificados, los cuales van desde síntomas leves hasta enfermedades graves. Los síntomas pueden aparecer de 2 a 14 días después de la exposición al SARS-CoV-2. Los síntomas pueden incluir:

  • Fiebre o escalofríos
  • Tos
  • Dificultad para respirar (sentir que le falta el aire)
  • Fatiga
  • Dolores musculares y corporales
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida reciente del olfato o el gusto
  • Dolor de garganta
  • Congestión o moqueo
  • Náuseas o vómitos
  • Diarrea

Esta lista no incluye todos los síntomas posibles, y los niños y jóvenes con infección por SARS-CoV-2 podrían manifestar alguno, todos o ninguno de estos síntomas. (Vea Síntomas de la enfermedad del coronavirus para obtener más información).

Debido a la amplia gama de síntomas y el hecho de que algunas personas con infección por SARS-CoV-2 (el virus que causa el COVID-19) son asintomáticas, existen limitaciones con respecto a la evaluación de síntomas por parte de las escuelas con el objetivo de identificar casos de COVID-19.

Limitaciones de la evaluación de síntomas como parte de la estrategia de reapertura de escuelas

  • La evaluación de síntomas no podrá identificar a una parte de los estudiantes con infección por SARS-CoV-2. Las evaluaciones de síntomas no sirven para identificar a personas con infección por SARS-CoV-2 que son asintomáticas o presintomáticas (es decir, que aún no han desarrollado signos o síntomas pero lo harán con posterioridad). Algunas pueden tener síntomas tan leves que ni siquiera los noten. En realidad, los niños son más propensos que los adultos a ser asintomáticos o a manifestar solo síntomas leves. [1], [2], [3] Aún se desconoce el porcentaje exacto de niños con infección por SARS-CoV-2, pero estudios recientes de gran escala han sugerido que aproximadamente el 16 % de los niños con infección por SARS-CoV-2 no presenta síntomas. [4] Esto significa que incluso si las escuelas implementan la evaluación de síntomas, algunos estudiantes con infección por SARS-CoV-2 —que posiblemente puedan transmitir el virus a otras personas— no podrán ser identificados.
  • La evaluación de síntomas identificará únicamente que una persona puede tener alguna enfermedad, no que esa enfermedad es COVID-19. Muchos de los síntomas del COVID-19 también son típicos de otras enfermedades de la niñez como el resfriado común, la influenza (gripe) o las alergias estacionales. La siguiente tabla ilustra cómo algunos de los síntomas del COVID-19 pueden confundirse con los de otras enfermedades comunes.
  • Tabla. Muchos síntomas del COVID-19 también son típicos de enfermedades comunes
    Síntomas del COVID-19 Faringitis Resfriado común Influenza Asma Alergias estacionales
    Fiebre o escalofríos X X
    Tos X X X X
    Dolor de garganta X X X X
    Dificultad para respirar (sentir que le falta el aire) X
    Fatiga X X X X
    Náusea y vómitos X X
    Diarrea X X
    Congestión y moqueo X X X
    Dolores musculares y corporales X X X
  • Nota: La tabla de arriba no incluye todos los síntomas del COVID-19
  • Disponible para descargarícono de pdf

La superposición de los síntomas del COVID-19 con los de otras enfermedades comunes significa que muchas personas con síntomas de COVID-19 en realidad podrían estar transitando otra enfermedad. Esto es aun más probable en niños pequeños, quienes suelen padecer varias enfermedades virales cada año. Por ejemplo, es común que los niños pequeños contraigan hasta ocho enfermedades respiratorias o "resfriados" cada año. [1]Aunque el COVID-19 y otras enfermedades como el resfriado o la influenza presentan síntomas similares, son procesos de enfermedad diferentes.

En algunos estudios se ha tratado de identificar qué síntomas podrían predecir mejor si una persona tiene COVID-19, aunque estos estudios se han enfocado principalmente en personas de más de 18 años. [6], [7], [8], [9] En los niños, la fiebre ha sido el síntoma notificado con más frecuencia. No obstante, la fiebre es un síntoma común de muchas otras enfermedades, y es posible que la temperatura se tome incorrectamente y se interprete el resultado como fiebre. Además, no hay ningún síntoma o grupo de síntomas que se presenten solo en niños diagnosticados con COVID-19.

Por otra parte, los estudiantes con afecciones crónicas como asma o alergias podrían manifestar síntomas como tos o congestión nasal sin tener ningún tipo de infección. Como resultado, es probable que la evaluación de síntomas excluya a ciertos estudiantes de la escuela en reiteradas ocasiones aunque no tengan COVID-19 ni ninguna enfermedad contagiosa. Esto, a su vez, podría empeorar las disparidades en los estudiantes que ya faltan a la escuela con frecuencia a causa de afecciones crónicas.

Los estudiantes que padecen enfermedades contagiosas no deberían asistir a la escuela, pero la mayoría de las enfermedades no requiere el mismo nivel ni duración de aislamiento que el COVID-19. Excluir a los estudiantes de la escuela por más tiempo del indicado en las políticas escolares actuales (p. ej., no presentar fiebre sin el uso de medicamentos antifebriles por 24 horas) con base solo en los síntomas de COVID-19 puede producir la ausencia repetida innecesaria y a largo plazo de los estudiantes.

La evaluación de los síntomas por sí sola no es una estrategia adecuada para reducir la transmisión del SARS-CoV-2 debido a las limitaciones mencionadas. Incluso si se implementa la evaluación de síntomas, aún son necesarias otras estrategias de mitigación (como promover conductas saludables, mantener entornos saludables, mantener operaciones saludables y prepararse para cuando alguien se enferme) para ayudar a proteger a los estudiantes, maestros y miembros del personal del COVID-19.

Por el momento, se desconoce el nivel exacto de efectividad de la evaluación de síntomas en las escuelas. Aunque este tipo de evaluaciones podría reducir en parte la transmisión del SARS-CoV-2 en las escuelas, aún es posible que se produzca la transmisión a través de estudiantes asintomáticos, presintomáticos o con síntomas leves. Además, debido a la probabilidad de que la evaluación de síntomas identifique personas con síntomas no relacionados al COVID-19 y, en ocasiones, no relacionados a ninguna enfermedad infecciosa, se podría producir la exclusión inadecuada de estudiantes de la escuela, lo que generaría daños involuntarios. Debido a estas limitaciones, los CDC actualmente no recomiendan realizar la evaluación universal de síntomas en las escuelas.

Consideraciones al implementar la evaluación de síntomas en entornos escolares

En el caso de las escuelas que opten por implementar la evaluación de síntomas en el lugar, los CDC ofrecen las siguientes consideraciones:

  • Considere la evidencia científica detallada arriba y pondere los riesgos y beneficios para los estudiantes, miembros del personal y la comunidad en su conjunto.
  • Analice cómo las políticas escolares con respecto a la evaluación de síntomas pueden establecer un equilibrio entre los recursos requeridos y la factibilidad de implementación, y el riesgo de transmisión en las escuelas.
  • Busque maneras de reducir la probabilidad de excluir a estudiantes que no tienen COVID-19 de experiencias esenciales críticas de desarrollo y aprendizaje.
  • Antes de compartir información de identificación personal sobre los estudiantes en relación con el COVID-19, tenga en cuenta los requisitos federales, estatales y locales, incluidas las disposiciones de la Ley de Privacidad y Derechos Educacionales de la Familia (FERPA). 

Algunos de los factores que las escuelas pueden ponderar incluyen:

Viabilidad

  • Si la escuela implementa la evaluación de síntomas, ¿hay suficiente personal capacitado adecuadamente en procedimientos de evaluación que además sepa cómo colocarse y quitarse el equipo de protección personal (EPP) de forma correcta?
  • ¿Cómo se verificarán los resultados de las evaluaciones (p. ej., tomar la temperatura incorrectamente puede hacer que un resultado de temperatura elevada se interprete como fiebre)?
  • ¿Se cuenta con la cantidad suficiente de equipo adecuado (p. ej., termómetros, EPP)?
  • ¿Cómo se garantizará la correcta limpieza del área y los equipos de evaluación?
  • ¿Se implementará algún tipo de proceso para garantizar que las personas que realizan la evaluación y los estudiantes mantengan una distancia segura durante la evaluación?
  • Si la evaluación de síntomas queda a cargo de los padres, tutores o cuidadores, ¿se deberán notificar y verificar los resultados?
  • ¿Se establecerán procesos de seguimiento si los padres, tutores o cuidadores no notifican los resultados de la evaluación?
  • ¿Qué capacitación se brindará a los maestros y otros miembros del personal escolar sobre cómo hablar con los padres acerca de la evaluación de síntomas en el hogar? ¿Qué protección se brindará al personal más susceptible al COVID-19?

Mitigación de daños

  • ¿Qué estrategias se necesitan para reducir los daños provocados a los estudiantes y sus familias cuando se excluye a los estudiantes de la escuela, como por ejemplo los estudiantes que dependen de las comidas escolares o el impacto en la capacidad de trabajar de los padres, cuando las evaluaciones identifican erróneamente sus síntomas crónicos como síntomas de COVID-19?
  • ¿Qué estrategias se implementarán con los estudiantes que tienen afecciones crónicas o necesidades especiales de atención médica para reducir al mínimo el riesgo de que la evaluación de síntomas identifique erróneamente sus síntomas crónicos como síntomas de COVID-19?
  • ¿Cómo se reducirá el estigma hacia los estudiantes con posibles síntomas de COVID-19, ya sea que tengan o no COVID-19?
  • ¿Qué impacto emocional tienen las evaluaciones diarias en los niños pequeños y cómo se puede reducir el temor a los nuevos protocolos de mitigación, como el hecho de que los adultos usen equipos de protección personal (EPP)?
  • ¿Qué oportunidades se ofrecerán a los estudiantes enfermos para compensar los trabajos de clase omitidos sin penalizaciones para reducir la ansiedad física y mental provocada por la pérdida de oportunidades académicas cuando la evaluación identifique erróneamente sus síntomas crónicos como síntomas de COVID-19?

Nivel de transmisión en la comunidad en el área donde se encuentra la escuela

  • Si el nivel de transmisión de COVID-19 en la comunidad es mínimo, es más probable que las evaluaciones de síntomas identifiquen a personas con síntomas de alguna otra enfermedad diferente del COVID-19. En estas circunstancias, es más probable que la evaluación de síntomas identifique otras cosas, no el SARS-CoV-2/COVID-19, incluidos ciertos síntomas crónicos, algunos de los cuales podrían no requerir quedarse en casa.
  • Cuando el nivel de transmisión en la comunidad es más elevado, es más probable que las personas con síntomas efectivamente tengan COVID-19. Por lo tanto, la evaluación de los síntomas podría ser más útil cuando la transmisión de COVID-19 en la comunidad es alta.

Recomendaciones de las autoridades de salud pública locales

  • Independientemente de los factores mencionados arriba, las escuelas deberían garantizar que sus políticas sigan las recomendaciones de los funcionarios de salud pública locales y concuerden con las leyes federales, estatales y locales, incluida la ley FERPA.
  • Las escuelas que opten por realizar la evaluación de síntomas deberían contactarse con sus departamentos de salud locales si tienen consultas sobre cómo practicar e implementar esta estrategia. 

Usos de la evaluación de síntomas

Las escuelas también deberían comprender qué hacen y qué no las evaluaciones de síntomas. Al implementarla, el propósito de la evaluación de síntomas es identificar a las personas que podrían tener COVID-19 y excluir a esas personas de un determinado entorno para reducir el riesgo de transmisión a otras personas. La evaluación de síntomas no evalúa si es seguro que un estudiante específico asista a la escuela o si un estudiante tiene mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. La evaluación de síntomas tampoco proporciona suficiente información para diagnosticar que una persona tiene COVID-19.

No hay un único síntoma que permita predecir fehacientemente el diagnóstico de COVID-19. Es necesario realizar una prueba viral de detección del COVID-19 para confirmar si alguien tiene una infección actual. Es posible que las escuelas ya implementen ciertos criterios para el manejo de enfermedades a la hora de determinar la admisión escolar; esta es una oportunidad para revisar esos criterios y recomendar una adhesión más estricta a sus criterios actuales para el manejo de enfermedades.

Aunque actualmente los CDC nos recomiendan realizar la evaluación universal de síntomas en las escuelas, los estudiantes no deberían asistir a la escuela si están enfermos. La evaluación de síntomas en el hogar depende de que los estudiantes y sus padres, tutores o cuidadores identifiquen inicialmente si el estudiante podría tener signos y síntomas de enfermedad, y tomar las medidas correspondientes (como quedarse en casa). El personal escolar también puede realizar un seguimiento de este proceso al monitorear a los niños con síntomas evidentes de enfermedad infecciosa que podrían manifestarse durante la jornada escolar, y ayudar al estudiante y a su familia a tomar las medidas correspondientes.

Es fundamental que las escuelas les recuerden a estudiantes, padres o cuidadores y miembros del personal la importancia de que los estudiantes se queden en casa si están enfermos hasta por lo menos 24 horas después de no presentar fiebre (100.4 grados o más de temperatura) o signos de fiebre (escalofríos, sensación de mucho calor, cara enrojecida o sudoración) sin el uso de medicamentos para reducir la fiebre (p. ej., Tylenol). Las políticas que alientan y respaldan la práctica de que los estudiantes se queden en casa si están enfermos ayudarán a prevenir la transmisión del SARS-CoV-2 (y otras enfermedades incluida la influenza) y permitirán mantener las escuelas abiertas.

La evaluación de síntomas en el hogar puede ser útil para determinar si un estudiante:

  1. actualmente tiene una enfermedad infecciosa que podría afectar su capacidad de aprendizaje, o
  2. corre riesgo de transmitir una enfermedad infecciosa a otros estudiantes o al personal escolar.

¿Qué contenido deberían incluir las escuelas en el proceso de evaluación en el hogar para padres o cuidadores?

Las escuelas que opten por alentar a los padres, tutores o cuidadores a realizar evaluaciones diarias en el hogar deberían solicitar a los padres que notifiquen sus respuestas con respecto a dos temas: síntomas y contacto cercano/posible exposición (ver a continuación). Los propios padres, tutores y cuidadores pueden notificar las respuestas a estas preguntas a través de los portales escolares de salud o las plataformas de comunicación escolar actuales en la mañana antes de que el estudiante salga de su casa para ir a la escuela. Las escuelas pueden usar la siguiente plantilla para compartirla con los padres y colaborar con los reportes diarios.

Evaluación diaria en el hogar para estudiantes

Padres: completen esta breve verificación cada mañana y notifiquen la información de su hijo [INSERTE LAS INSTRUCCIONES DE NOTIFICACIÓN DE SU ESCUELA] en la mañana antes de que su hijo salga de casa para ir a la escuela.

Evaluación diaria en el hogar para estudiantes ícono de pdf[1 página]

SECCIÓN 1: síntomas

Si su hijo tiene alguno de los siguientes síntomas, es posible que tenga una enfermedad que podrían reducir la capacidad de aprendizaje del estudiante además de ponerlo en riesgo de propagar la enfermedad a otras personas. Controle si su hijo tiene estos síntomas:

    • ícono de cuadro 100.4 grados Fahrenheit o más de temperatura al tomarla por boca
    • ícono de cuadro Dolor de garganta
    • ícono de cuadro Aparición reciente de tos incontrolable que provoca dificultad para respirar (en el caso de los estudiantes con alergia crónica/tos asmática, cambios en la tos con respecto a su nivel de referencia)
    • ícono de cuadro Diarrea, vómitos o dolor abdominal
    • ícono de cuadro Aparición reciente de dolor de cabeza intenso, en especial con fiebre

SECCIÓN 2: contacto cercano/posible exposición

    • ícono de cuadro Tuvo contacto cercano (a menos de 6 pies de distancia de una persona infectada por al menos 15 minutos) con una persona con COVID-19 confirmado
    • ícono de cuadro Viajó a una zona o vivió en un área donde el departamento de salud local, tribal, territorial o estatal notifica la existencia de una gran cantidad de casos de COVID-19 como se describe en el Marco de mitigación en la comunidad
    • ícono de cuadro Vive en áreas de alta transmisión en la comunidad (como se describe en el Marco de mitigación en la comunidad) mientras la escuela permanece abierta

Políticas para el regreso a la escuela

Si el estudiante/padre/cuidador responde AFIRMATIVAMENTE a alguna pregunta de la Sección 1, pero NEGATIVAMENTE a las preguntas de la Sección 2, el estudiante no debe asistir a la escuela de conformidad con la política escolar actual sobre el manejo de enfermedades (p. ej., hasta que hayan pasado 24 horas sin presentar síntomas sin usar medicamentos para bajar la fiebre).

Si el estudiante/padre/cuidador responde AFIRMATIVAMENTE a alguna pregunta de la Sección 1 y AFIRMATIVAMENTE a alguna pregunta de la Sección 2, el estudiante debería ser remitido a un proveedor de atención médica para que lo evalúe y posiblemente le realice una prueba de detección. Los CDC recomiendan encarecidamente que los departamentos de salud locales trabajen en conjunto con los sistemas escolares locales para crear una estrategia que permita remitir a las personas sintomáticas a un proveedor de atención médica o sitio de realización de pruebas de detección adecuados. Los funcionarios de salud estatales, tribales, territoriales y locales y/o proveedores de atención médica determinarán cuándo corresponde realizar las pruebas virales para detectar el SARS-CoV-2. Las escuelas no deberían exigir resultados de pruebas de detección como parte de sus políticas de regreso a las aulas. Se debe permitir a los estudiantes que dieron negativo en la prueba de detección, o cuyos síntomas mejoraron de conformidad con las políticas de manejo de enfermedades de la escuela, que se reincorporen a la escuela.

Los estudiantes con diagnóstico de COVID-19 o que responden AFIRMATIVAMENTE a alguna de las preguntas de la sección 1 y AFIRMATIVAMENTE a alguna de las preguntas de la sección 2 y no tienen una prueba de detección con resultado negativo deben quedarse en casa, aislarse de otras personas, monitorear su salud y seguir las instrucciones de su departamento de salud estatal o local. Se debe informar a los estudiantes y a sus familias que es posible que el departamento de salud local se comunique con la familia para las actividades de rastreo de contactos. Si las contactan, las familias deben informar a la persona a cargo del rastreo de contactos que el estudiante asistió a la escuela.

Los estudiantes con diagnóstico de COVID-19 o que responden AFIRMATIVAMENTE a alguna de las preguntas de la Sección 1 Y AFIRMATIVAMENTE a alguna de las preguntas de la Sección 2 y no tienen una prueba de detección con resultado negativo pueden regresar a la escuela si cumplen con las recomendaciones de los CDC disponibles en "Cuándo puedo estar cerca de otras personas"No se les debe exigir un certificado médico ni una prueba con resultado negativo. Las cuestiones relacionadas con el regreso a la escuela se deben decidir junto con los padres o cuidadores, el personal de la escuela y el proveedor de atención médica del estudiante.

Se debe dar a los estudiantes que no pueden regresar a la escuela la oportunidad, tan pronto como sea posible y se sientan lo suficientemente bien como para participar del trabajo en clase, de compensar cualquier trabajo escolar que se hayan perdido sin medidas disciplinarias, de manera de reducir la ansiedad mental y física por la pérdida de oportunidades académicas. 

Protocolos de aislamiento en las escuelas

Es posible que algunos estudiantes presenten síntomas de enfermedad infecciosa en la escuela. Las escuelas deben tomar medidas para aislar a los estudiantes que manifiestan estos síntomas de otros estudiantes y del personal.

  • Los estudiantes con cualquiera de los síntomas mencionados en la Sección 1 deben seguir la política actual de manejo de enfermedades de su escuela para minimizar la transmisión a otros, optimizar sus oportunidades de aprendizaje y propiciar que los síntomas cedan (al menos 24 horas sin medicamentos para bajar la fiebre o de conformidad con la política vigente de manejo de enfermedades de la escuela).
  • Los estudiantes que presenten alguno de los síntomas mencionados en la Sección 1 mientras están en la escuela deben ser ubicados en un área de aislamiento alejada del personal y de los demás estudiantes:
  • Los estudiantes que presentan alguno de los síntomas mencionados en la Sección 1 Y responden AFIRMATIVAMENTE a alguna de las preguntas de la Sección 2 mientras están en la escuela se deben aislar en un área alejada del personal y de los demás estudiantes (por ejemplo, en la enfermería) y se los debe enviar a sus casas o a un establecimiento de atención médica si los síntomas indican que necesitan una evaluación más minuciosa:
    • Si una escuela necesita llamar a una ambulancia o llevar a un estudiante al hospital, primero deben advertir al personal de atención médica que el estudiante puede haber estado expuesto a una persona con COVID-19.
    • Una vez que el estudiante está en el área de aislamiento, el personal de la escuela que trabaja en el área de aislamiento debe seguir las consideraciones de los CDC para la limpieza y desinfección de su edificio o establecimiento.
    • Importante: Al crear planes para aislar a estudiantes con síntomas, las escuelas deben considerar los resguardos que correspondan para garantizar que los estudiantes sean aislados de una manera que no suponga riesgos ni amenazas, a la vista de los adultos y por períodos muy cortos.

Referencias

[1] Davies, N.G., Klepac, P., Liu, Y. et al. Age-dependent effects in the transmission and control of COVID-19 epidemics. Nat Med (2020). https://doi.org/10.1038/s41591-020-0962-9

[2] Assaker, Rita, Anne-Emmanuelle Colas, Florence Julien-Marsollier, Béatrice Bruneau, Lucile Marsac, Bruno Greff, Nathalie Tri, Charlotte Fait, Christopher Brasher, and Souhayl Dahmani. “Presenting symptoms of COVID-19 in children: a meta-analysis of published studies.” BJA: British Journal of Anaesthesia (2020). https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0007091220304086?via%3Dihub

[3] Dong, Yuanyuan, Xi Mo, Yabin Hu, Xin Qi, Fan Jiang, Zhongyi Jiang, and Shilu Tong. “Epidemiology of COVID-19 among children in China.” Pediatrics 145, no. 6 (2020). https://pediatrics.aappublications.org/content/145/6/e20200702

[4] Assaker, Rita, et al. “Presenting symptoms of COVID-19 in children: a meta-analysis of published studies.” BJA: British Journal of Anaesthesia (2020).

[5] Goldmann DA. Epidemiology and Prevention of Pediatric Viral Respiratory Infections in Health-Care Institutions. Emerg Infect Dis. 2001;7(2):249-253. https://dx.doi.org/10.3201/eid0702.700249

[6] Roland, Lauren T., Jose G. Gurrola, Patricia A. Loftus, Steven W. Cheung, and Jolie L. Chang. “Smell and taste symptom‐based predictive model for COVID‐19 diagnosis.” In International Forum of Allergy & Rhinology. 2020.

[7] Clemency, Brian M., Renoj Varughese, Danielle K. Scheafer, Brian Ludwig, Jacob V. Welch, Robert F. McCormack, Changxing Ma, Nan Nan, Theresa Giambra, and Thomas Raab. “Symptom Criteria for COVID‐19 Testing of Heath Care Workers.” Academic Emergency Medicine 27, no. 6 (2020): 469-474.

[8] Stokes EK, Zambrano LD, Anderson KN, et al. Coronavirus Disease 2019 Case Surveillance — United States, January 22–May 30, 2020. MMWR Morb Mortal Wkly Rep 2020;69:759–765. DOI: http://dx.doi.org/10.15585/mmwr.mm6924e2external iconexternal icon.

[9] Assaker, Rita, et al. “Presenting symptoms of COVID-19 in children: a meta-analysis of published studies.” BJA: British Journal of Anaesthesia (2020).

Última actualización: 23 de jul. del 2020