Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Escuelas de kínder a 12.º grado y programas de cuidados infantiles

Escuelas de kínder a 12.º grado y programas de cuidados infantiles

Preguntas frecuentes para administradores, maestros y padres

¿Qué información busca?
×

Se agregó más información acerca de la administración de espirómetros en entornos escolares.

Administradores

Planificación y respuesta al COVID-19

Los administradores siempre deben adherir a las prácticas saludables con respecto a su personal y estudiantes, además de prepararse para un posible caso de COVID-19, más allá del nivel actual de transmisión en la comunidad.

A medida que elaboran y actualizan sus planes de preparación, les recomendamos que coordinen con los funcionarios de salud locales para determinar el plan y las medidas más adecuadas para su escuela o programa. Deberán analizar juntos la situación de su comunidad local, si existe transmisión en su comunidad y, de ser así, el nivel de transmisión (ninguna/mínima, mínima a moderada, sustancial).

Los CDC han elaborado una guía general, así como guías en función de los niveles de transmisión en su región, para ayudar a los programas de cuidados infantiles, escuelas y sus socios a saber qué deben hacer para ayudar a prevenir el COVID-19 y reaccionar rápidamente cuando se identifica un caso.  La guía incluye información acerca de lo siguiente:

  • Cómo prepararse si no hay propagación de COVID-19 en su comunidad.
  • Cómo prepararse si la propagación en su comunidad es entre mínima y moderada.
  • Cómo prepararse si la propagación en su comunidad es sustancial.
  • Qué hacer si en su escuela ingresó una persona con COVID-19.

Consulte la guía interina de los CDC para conocer más detalles.

Aliente a los estudiantes y al personal a que tomen medidas preventivas cotidianas para prevenir la propagación de enfermedades respiratorias. Estas medidas incluyen quedarse en casa si están enfermos, cubrirse correctamente al toser y estornudar, limpiar y desinfectar las superficies de contacto frecuente y lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón. Si no tiene agua y jabón, use un desinfectante de manos a base de alcohol que contenga al menos un 60 % de alcohol. Lávese siempre las manos con agua y jabón si están visiblemente sucias. Recuerde supervisar a los niños pequeños cuando usan desinfectante para manos, para evitar que traguen alcohol.

Lo más importante que puede hacer es prepararse. Las escuelas deben prepararse ante la posibilidad de la aparición del COVID-19 en sus comunidades. Las siguientes son algunas estrategias:

  • Revisar, actualizar e implementar planes de operaciones de emergencia.
  • Desarrollar sistemas para compartir información con socios.
  • Enseñar y reforzar conceptos sobre prácticas de higiene y salud.
  • Intensificar los esfuerzos de limpieza y desinfección.
  • Monitorear el ausentismo y crear un plan en caso de que aumente.
  • Evaluar la necesidad de reuniones y eventos grupales. Seguir la guía actual sobre reuniones y eventos que no son estrictamente necesarios.
  • Solicitar a los estudiantes y al personal enfermos que se queden en casa. Crear procedimientos para estudiantes y personal enfermos en la escuela.
  • Crear y probar planes de comunicación para usar con la comunidad educativa.
  • Revisar la guía de los CDC para empresas y empleadores.

Revise y actualice su plan de operaciones de emergencia junto con su departamento de salud localícono de sitio externoícono de sitio externo. Concéntrese en los componentes o anexos del plan que abordan brotes de enfermedades infecciosas.

  • Garantice que el plan incluya estrategias para reducir la propagación de diversas enfermedades infecciosas (por ejemplo, la influenza estacional). Esto incluye estrategias de distanciamiento social y suspensión de clases, que pueden implementarse para detener o desacelerar la propagación de una enfermedad infecciosa. El plan también debe incluir estrategias para la continuidad de la educación, los programas de comidas y otros servicios relacionados, en caso de que se suspendan las clases.
  • Recuerde que el plan debe poner el énfasis en medidas preventivas diarias para los estudiantes y el personal. Por ejemplo, haga énfasis en medidas como quedarse en casa si están enfermos, cubrirse correctamente al toser o estornudar, limpiar las superficies que se tocan con frecuencia y lavarse las manos con frecuencia.

Coordine con sus funcionarios de salud pública locales para determinar una serie de estrategias en función de la situación de su comunidad. Siga usando las estrategias de preparación implementadas cuando no había transmisión en la comunidad, y considere adoptar las siguientes estrategias de distanciamiento social:

  • Cancele las excursiones, los consejos escolares y otras reuniones numerosas.
  • Cancele o modifique las clases en las que hay probabilidad de que los estudiantes estén en contacto estrecho.
  • Aumente el espacio de separación entre escritorios y pupitres a al menos 6 pies.
  • Escalone los horarios de llegada y/o salida.
  • Reduzca la congestión en la oficina de salud.
  • Limite la presencia de visitas no esenciales.
  • Limite la visita de estudiantes de otras escuelas para programas especiales (por ejemplo, de música, robótica, clubes académicos)
  • Enseñe al personal, estudiantes y a sus familias a mantener una distancia de resguardo (6 pies) entre sí en la escuela.

Si los funcionarios de salud pública locales determinaron que existe transmisión sustancial de COVID-19 en su comunidad, harán llegar una guía a los administradores con el mejor curso de acción para programas de cuidados infantiles o escuelas. Se espera que estas estrategias alcancen a diversos programas, escuelas o distritos escolares dentro de la comunidad.

Es posible que deba considerar la suspensión extendida de clases (por ejemplo, por un periodo superior a las 2 semanas). Esta estrategia de suspensión de plazo más largo y probablemente de mayor alcance tiene el objetivo de desacelerar las tasas de transmisión de COVID-19 en la comunidad. Durante los periodos de suspensión de clases extendidos, también deberá cancelar las actividades extracurriculares grupales, los programas escolares después del horario de clases y los eventos grandes (como consejos escolares, noches de eventos, excursiones y eventos deportivos). Recuerde implementar estrategias para garantizar la continuidad educativa (por ejemplo, la educación a distancia), además de los programas de comidas y otros servicios esenciales para los estudiantes.

Comparta recursos con la comunidad educativa que ayuden a entender qué es el brote de COVID-19 y sugieran medidas para protegerse:

Si observa un incremento sustancial de la cantidad de ausencias entre los estudiantes y personal de su escuela por enfermedad, informe esto a sus funcionarios de salud locales.

Debe crear procedimientos para garantizar que los estudiantes y el personal de la escuela que se enfermen en la escuela o lleguen enfermos sean enviados de regreso a sus casas lo antes posible. Mantenga a cualquier persona enferma separada de los estudiantes y el personal que están bien hasta que se pueda enviar a casa a la persona enferma.

Informe de inmediato a los funcionarios de salud locales. Estos funcionarios ayudarán a los administradores a determinar un curso de acción para sus programas de cuidados infantiles o escuelas.

Es probable que deba suspender las clases para sus estudiantes y la asistencia a la institución de la mayor parte del personal durante 2 a 5 días. Esta suspensión inicial por un plazo corto da tiempo a los funcionarios de salud locales para que puedan obtener más información sobre la situación del COVID-19 y cómo impacta a la escuela y para que el personal de mantenimiento limpie y desinfecte los establecimientos afectados. Colabore con los funcionarios de salud locales para determinar los pasos siguientes, incluso si es necesario extender la suspensión de clases para detener o desacelerar la propagación del COVID-19.

En primer lugar, los niños con síntomas del COVID-19 no deberían asistir a la escuela. Los síntomas del asma y el COVID-19 pueden coexistir, como la tos y la dificultad para respirar. Por lo tanto, los estudiantes con ataques de asma agudos no deberían concurrir a la escuela sin la aprobación de un proveedor de atención médica; si un estudiante tiene un ataque de asma en la escuela, podría ser necesario usar un broncodilatador antes de trasladarlo a su casa o antes de que llegue la ambulancia. La Política modelo para distritos escolares: suministro de broncodilatadoresícono de pdfícono de sitio externo de la American Lung Association recomienda el uso de inhaladores con cámaras de inhalación/boquillas desechables y nebulizadores con máscaras y tubos desechables. Los inhaladores y nebulizadores deben utilizarse y limpiarse según las instrucciones del fabricante.

Durante esta pandemia del COVID-19, se prefiere el uso de tratamientos para el asma con inhaladores que utilizan cámaras de inhalación (con o sin máscara,  según el tratamiento personalizado de cada estudiante) en vez del nebulizador, cuando sea posible. Con base en datos limitados, el uso de inhaladores para el asma (con o sin cámara o máscara) no es considerado un procedimiento que genere aerosoles.

Debido a la disponibilidad limitada de datos, se desconoce si los aerosoles que generan los tratamientos con nebulizadores son potencialmente infecciosos.1 Durante esta pandemia del COVID-19, los tratamientos con nebulizadores en las escuelas deberían reservarse para los niños que no pueden utilizar o no tienen acceso a un inhalador (con o sin cámara o máscara).

El uso de espirómetros, incluso en un entorno escolar, requiere de una exhalación forzada. Según los datos limitados disponibles1, la exhalación forzada no se considera un procedimiento que genera aerosoles asociado a un mayor riesgo de transmisión del virus que causa el COVID-19. Sin embargo, en algunas personas asmáticas, el uso de espirómetros puede provocar tos.

Las escuelas deberían conseguir el equipo de protección personal (EPP) adecuado para la persona encargada de administrar los tratamientos con nebulizador y espirómetros para los estudiantes con asma. El EPP que se debe utilizar para realizarles los tratamientos con nebulizadores o espirómetros a los estudiantes asmáticos incluye guantes, una mascarilla de uso médico o quirúrgica y protección para los ojos. El personal de la escuela debería estar capacitado para saber cuándo usar el EPP, qué tipo de EPP se necesita, dónde se almacena el EPP, cómo usar, colocarse y quitarse correctamente el EPP y cómo desechar correctamente el EPP ya utilizado. Los CDC tienen información sobre el uso de EPP. El personal también debería estar capacitado para realizar tratamientos con nebulizadores y espirómetros.

Durante esta pandemia del COVID-19, si es necesario administrar el tratamiento con nebulizador o un espirómetro a un estudiante en la escuela, debería limitarse la cantidad de personas dentro de la habitación para que solo estén presentes el estudiante y el personal que realizará el tratamiento. Si corresponde según la edad y el nivel de madurez del estudiante, el miembro del personal podría salir de la habitación y regresar cuando el tratamiento con el nebulizador haya finalizado. Una vez que haya finalizado el tratamiento con nebulizador o uso de espirómetro, deberían realizarse las tareas de limpieza y desinfección de rutina en la habitación. Los CDC tienen información sobre cómo limpiar y desinfectar, y cómo prevenir los ataques de asma generados por las tareas de limpieza y desinfección.  

Las personas con asma de moderada a grave pueden tener un mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Los CDC tienen más información sobre el COVID-19 para las escuelas y los proveedores de atención médica (incluido el personal escolar de enfermería).

 

1 Referencia relacionada con procedimientos que generan aerosol:
Tran K, Cimon K, Severn M, Pessoa-Silva CL, Conly J (2012) Aerosol Generating Procedures and Risk of Transmission of Acute Respiratory Infections to Healthcare Workers: A Systematic Review. PLoS ONE 7(4); https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3338532/#!po=72.22ícono de sitio externo.

Los CDC no tienen datos sobre prácticas para prevenir la transmisión del virus que causa el COVID-19 u otros virus respiratorios cuando varias personas comparten un mismo inhalador para el asma.

Los estudiantes deberían estar autorizados a usar su propio inhalador cada vez que lo necesiten, en la medida que la ley estatal y las políticas de la escuela lo permitan. Cuando los estudiantes necesiten usar los suministros de inhaladores de la escuela, se los debe utilizar y limpiar según las instrucciones del fabricante. La Política modelo para distritos escolares: suministro de broncodilatadoresícono de pdfícono de sitio externo de la American Lung Association recomienda el uso de inhaladores con cámaras de inhalación/boquillas desechables.

Otras estrategias para minimizar la contaminación cruzada incluyen usar cámaras de inhalación con válvulas unidireccionales e impedir que el estudiante toque el inhalador (p. ej., el estudiante puede tocar la cámara de inhalación, pero solo el personal de la escuela que está realizando el tratamiento puede tocar el inhalador). Datos limitados de entornos de atención médicaícono de pdfícono de sitio externo sugieren que limpiar todas las superficies de un inhalador con una toallita que contenga al menos un 70 % de alcohol después de usar el inhalador, y luego dejarlas secar al aire podría prevenir la contaminación cruzada bacteriana. Los CDC no tienen datos que respalden si esta práctica ayuda a prevenir infecciones virales o infecciones en el entorno escolar.

Los CDC no tienen datos sobre contaminación viral de cámaras de inhalación. Un estudio que evaluó la persistencia del SARS-CoV-2ícono de sitio externo (el virus que causa el COVID-19) en superficies de plástico, acero inoxidable y cartón demostró que el virus es capaz de permanecer viable hasta por 72 horas. La Política modelo para distritos escolares: suministro de broncodilatadoresícono de pdfícono de sitio externo de la American Lung Association recomienda el uso de inhaladores con cámaras de inhalación o boquillas desechables.

El personal de la escuela que les administra el medicamento para el asma a los estudiantes debería practicar una buena higiene de manos, lo que incluye lavarse las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos antes y después de realizar la administración correspondiente. Si no hay agua y jabón disponibles y las manos no están visiblemente sucias, el personal puede usar un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol.

Las personas con asma moderada a grave pueden tener un mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Los CDC tienen más información sobre el COVID-19 para las escuelas y los proveedores de atención médica (incluido el personal escolar de enfermería).

Los CDC tienen más información acerca del asma (no relacionada con el COVID-19) para los profesionales de la salud y las escuelas aquí: https://www.cdc.gov/asthma/info.html

No. En virtud de la Ley Mc-Kinney-Ventoícono de sitio externo, los estudiantes sin hogar deben tener acceso igualitario a la educación pública y gratuita adecuada que reciben los otros estudiantes. De conformidad con la Ley, los requisitos de residencia no deben ser una barrera para la inscripción, asistencia o avance educativo de los niños y jóvenes sin hogar.

Suspensiones

Debe tomar cualquier decisión de suspensión de clases o cancelación de eventos escolares en coordinación con sus funcionarios de salud locales. No se espera que las escuelas tomen decisiones de suspensión de clases por sí mismas.

Es posible que deba suspender las clases de manera temporal por 2 a 5 días, si un estudiante o empleado asistió a la escuela antes de que le confirmaran un diagnóstico de COVID-19. Esta suspensión inicial por un plazo corto da tiempo a los funcionarios de salud locales para que puedan obtener más información sobre la situación del COVID-19 y cómo impacta a la escuela y para que el personal de mantenimiento limpie y desinfecte los establecimientos afectados. Colabore con los funcionarios de salud locales para determinar los pasos siguientes, incluso si es necesario extender la suspensión de clases para detener o desacelerar la propagación del COVID-19.

Si hay transmisión sustancial en la comunidad local,  es posible que los funcionarios de salud pública locales sugieran la extensión de la suspensión de clasesícono de pdfícono de pdf (por ejemplo, suspensión por un periodo superior a las dos semanas). Esta estrategia de suspensión de plazo más largo y probablemente de mayor alcance tiene el objetivo de desacelerar las tasas de transmisión de COVID-19 en la comunidad.

Sí, puede implementar planes de enseñanza a distancia, como opciones digitales o remotas, según sea posible y apropiado. Determine, junto con funcionarios del distrito escolar u otros socios de agencias estatales y locales relevantes:

  • Si es necesaria una exención de los requisitos estatales de cantidad mínima de horas de instrucción o días de escuela presenciales como condición para el financiamiento.
  • Cómo convertir las clases presenciales en clases por Internet, y cómo capacitar a los maestros para hacerlo.
  • Cómo evaluar los problemas técnicos si cuenta con herramientas tecnológicas y personal de TI limitados.
  • Cómo alentar una supervisión correcta por parte de adultos mientras los niños usan las herramientas de educación a distancia.
  • Cómo abordar la posible falta de acceso a computadoras o Internet en casa de los estudiantes.

En caso de suspensión de clases, también se deben cancelar las actividades extracurriculares grupales y eventos grandes como actuaciones, excursiones y eventos deportivos. Esto puede requerir una coordinación estrecha con otros socios y organizaciones (como asociaciones atléticas de escuelas secundarias, asociaciones de música). Además, desaconseje que los estudiantes y el personal se reúnan y socialicen en otros lugares, como casas de amigos, sus restaurantes favoritos o un centro comercial.

Garantice la continuidad de los programas de comidas para sus estudiantes. Evalúe formas de distribuir comida entre los estudiantes que la reciben gratis o con precios reducidos. Consulte el Servicio de Alimentación y Nutrición del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos para conocer más información: https://www.fns.usda.gov/disaster/USDAfoodsPandemicSchools.ícono de sitio externo Si hay propagación de COVID-19 en su comunidad, diseñe estrategias para evitar la distribución en entornos en los que podrían reunirse grupos de personas. Evalúe opciones como almuerzos preparados para llevar o entrega de comidas a domicilio.

Evalúe alternativas para prestar servicios sociales y de salud esenciales a los estudiantes. Siga prestando los servicios necesarios para niños con necesidades especiales de atención médica, o coordine con el  programa estatal de Title V Children and Youth with Special Health Care Needs (CYSCHCN, programa para niños y jóvenes con necesidades especiales de atención médica).

En este momento los CDC están trabajando en la elaboración de guías adicionales para ayudar a las escuelas a determinar cuándo y cómo reabrir de manera ordenada. Si necesita asistencia inmediata con esto, pida orientación a sus funcionarios de salud locales. Manténgase en contacto con su departamento de salud local y estatal, así como con el Departamento de Educación.

Viajes recientes

Consulte la información de los CDC para viajeros actualizada, que incluye las preguntas frecuentes para viajeros, y consulte a los funcionarios de salud locales y estatales. Es posible que los funcionarios de salud basen sus recomendaciones en la Guía interina de los CDC para la evaluación de riesgos y el manejo de salud pública de personas con posible exposición a la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) en entornos de la comunidad o asociados a viajes. Las personas que regresen de áreas con propagación de COVID-19 en la comunidad deben seguir la guía que recibieron de los funcionarios de salud.

Docentes

Los docentes y estudiantes están en contacto estrecho durante buena parte del día, y las escuelas pueden convertirse en un lugar en el que pueden diseminarse rápidamente enfermedades respiratorias como COVID-19. Para protegerse y proteger a sus estudiantes ponga en práctica y  promueva los hábitos saludables  durante el año escolar. También debe tener previsto quedarse en su casa si tiene síntomas de COVID-19 como fiebre, tos o dificultad para respirar. Aliente a los padres a que mantengan a sus hijos en casa si están enfermos. Considere estrategias de distanciamiento social, como modificar las clases en las que es probable que haya estudiantes en contacto muy estrecho, aumentar el espacio de separación entre escritorios y pupitres, y autorizar a comer en el aula.

A medida que aumentan las conversaciones sobre el COVID-19 entre el público, es posible que los niños se sientan preocupados por la posibilidad de que ellos, sus familias y amigos contraigan COVID-19. Los maestros tienen un papel importante a la hora de ayudar a darle sentido a lo que escuchan, de manera honesta, precisa y que permita minimizar su ansiedad o temor. Los CDC elaboraron guías para ayudar a los adultos a conversar con los niños acerca del COVID-19  y acerca de las formas en que pueden evitar contagiarse y transmitir la enfermedad.

Padres

Se recomienda a las escuelas que garanticen la existencia de los suministros necesarios para propiciar prácticas de higiene saludables y que limpien y desinfecten de manera rutinaria los objetos y superficies de contacto frecuente.

También están trabajando estrechamente con funcionarios de salud locales para revisar y actualizar sus planes de operaciones de emergencia y determinar si se deben suspender las clases y cuándo.

Esté atento a información de su distrito escolar. Puede recibir información por teléfono, correo electrónico o en un sitio web, según el plan de comunicación de la escuela. Posiblemente los medios locales ofrezcan información actualizada, ya que suelen monitorear este tipo de información.

La información acerca del  COVID-19 en niños  es algo limitada, pero la información que sí hay disponible sugiere que los niños con diagnóstico confirmado de COVID-19 por lo general tienen síntomas leves. Se cree que la propagación de persona a persona que involucra niños, así como también entre adultos, ocurre principalmente a través de las gotitas respiratorias que se producen cuando una persona infectada tose, estornuda o habla.  Estudios recientes indican que las personas que están infectadas pero no tienen síntomas probablemente también juegan un rol en la propagación del COVID-19.

Sin embargo, existen informes de un pequeño porcentaje de niños que tuvieron un cuadro más grave. Si bien suelen tener menor riesgo de enfermarse gravemente, los niños con síntomas similares a los del COVID-19 deberían evitar el contacto con los adultos mayores y las personas de cualquier edad que corren mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.

A medida que aumentan las conversaciones sobre el COVID-19 entre el público, es posible que los niños se sientan preocupados por la posibilidad de que ellos, sus familias y amigos contraigan COVID-19. Los padres tienen un papel importante a la hora a de ayudar a dar sentido a lo que los niños escuchan, de una manera honesta, precisa y que minimice su ansiedad y sus temors. Los CDC crearon guías para ayudar a los adultos a conversar con los niños acerca del COVID-19 y sobre las formas en que pueden evitar contagiarse y transmitir la enfermedad.

Última actualización: 3 de jun. del 2020