Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Información para el personal de enfermería escolar y el resto del personal de atención médica que trabaja en escuelas y entornos de cuidados infantiles

Información para el personal de enfermería escolar y el resto del personal de atención médica que trabaja en escuelas y entornos de cuidados infantiles
Actualizado el 5 de feb. del 2021

El personal escolar de enfermería y otro personal de atención médica (HCP, por sus siglas en inglés) desempeñan un rol importante para mantener abiertas las escuelas y los programas de cuidados infantiles de manera segura para el dictado de clases presenciales, además de respaldar otras actividades presenciales, durante la pandemia del COVID-19. El personal escolar de enfermería y el resto del personal de atención médica evalúan a los estudiantes de forma rutinaria para detectar síntomas o posibles exposiciones al virus. También ayudan a los administradores y maestros a implementar estrategias de mitigación; llevar a cabo el rastreo de contactos; mantener las clínicas escolares; implementar estrategias de realización de pruebas de detección en las escuelas; y brindar apoyo a estudiantes, familias y miembros del personal. La información y los recursos a continuación pueden servir de ayuda para desempeñar estos nuevos roles y responsabilidades durante la pandemia del COVID-19. También se incluyen recursos para el autocuidado.

El COVID-19 y los niños

Si bien durante la pandemia se notificaron menos casos de niños con COVID-19 en comparación con los adultos en los Estados Unidos, la cantidad de niños y adolescentes con COVID-19 ha ido aumentando desde el inicio de la pandemia. Los niños pueden ser infectados por el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, enfermarse a causa del COVID-19 y propagar el virus a otras personas. La mayoría de los niños presenta síntomas leves y algunos no tienen ningún síntoma. Algunos niños pueden enfermarse gravemente a causa del COVID-19, es decir, podrían requerir hospitalización, cuidados intensivos, respiradores o incluso podrían morir. Entre aquellos que sí experimentan síntomas de COVID-19, los síntomas  suelen ser similares en adultos y en niños, y pueden parecerse a los de otras enfermedades comunesícono de pdf, como el resfriado común, la faringitis, la influenza (gripe), el asma y las alergias estacionales. Para obtener más información acerca de la influenza, visite Información sobre la influenza para profesionales de la salud y Similitudes y diferencias entre la influenza y el COVID-19.

Los niños con afecciones subyacentes tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Además, algunos niños pueden desarrollar una afección poco frecuente pero grave que está asociada al COVID-19 y se llama síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C). Para obtener más información acerca del COVID-19 en niños, visite Información para proveedores de atención médica pediátrica.

Estrategias de mitigación para escuelas y entornos de cuidados infantiles

Las estrategias de mitigación deberían implementarse de manera estratificada, y varias deberían utilizarse al mismo tiempo para prevenir la propagación del virus que causa el COVID-19. Las estrategias de mitigación clave para las escuelas son:

Para obtener más información sobre cómo proteger al personal de la escuela, visite Proteger al personal de escuelas de kínder a 12.º grado del COVID-19.

Cuarentena, aislamiento, evaluación de síntomas y realización de pruebas para niños

La cuarentena y el aislamiento son prácticas de salud pública utilizadas para prevenir la exposición a personas que tienen o pueden tener una enfermedad contagiosa, como el COVID-19. La cuarentena mantiene alejadas de otras personas a quienes pudieron haber estado expuestos al virus, y el aislamiento mantiene a quienes fueron infectados por el virus lejos de las demás personas. Consulte el sitio web de su departamento de salud local para obtener información acerca de los requisitos de cuarentena en su área.

Actualmente, los CDC no recomiendan que las escuelas realicen la evaluación de síntomas a los estudiantes, pero se recomienda encarecidamente a los padres, tutores y cuidadores que monitoreen a sus hijos para detectar signos y síntomas de enfermedades infecciosas cada día. Los estudiantes enfermos no deberían asistir a las clases presenciales. Para obtener más información sobre la evaluación de síntomas, qué hacer si un estudiante tiene síntomas de COVID-19 y cuándo dicho estudiante puede retomar las clases presenciales, visite Evaluar a estudiantes de kínder a 12.º grado para detectar síntomas de COVID-19: limitaciones y consideraciones.

Los CDC recomiendan realizar una prueba de detección a las personas con signos o síntomas del COVID-19, y a todos los contactos cercanos de las personas con COVID-19. Para más información, visite Visión general sobre las pruebas de detección del SARS-CoV-2Información para proveedores de atención médica pediátrica y Consideraciones para la realización de pruebas de detección en escuelas de kínder a 12.º grado.

Además, el Autoverificador de coronavirus de los CDC es una herramienta interactiva de evaluación clínica que los miembros del personal escolar de enfermería y el resto del personal de atención médica, además de los padres, tutores y cuidadores, pueden utilizar para decidir cuándo realizar una prueba de detección o solicitar atención médica para las personas que presentan síntomas del COVID-19 o que pudieron haber estado expuestas a alguien con COVID-19.

Rastreo de contactos en escuelas

El rastreo de contactos es esencial para prevenir la propagación del virus que causa el COVID-19. El rastreo de contactos es el proceso de notificar a las personas (contactos cercanos) acerca de una posible exposición al virus que causa el COVID-19, y proporcionarles información acerca del virus, ofrecerles indicaciones sobre la cuarentena y el monitoreo de síntomas, y derivarlas para que les realicen una prueba de detección y reciban servicios clínicos o de otro tipo según sea necesario. Se puede solicitar ayuda al personal de enfermería escolar y el resto del personal de atención médica que trabaja en escuelas y entornos de cuidados infantiles para que colaboren con los administradores y funcionarios de salud pública para realizar el rastreo de contactos. Para más información, visite Investigación de casos y rastreo de contactos en escuelas de kínder a 12.º grado y consulte con los funcionarios de salud pública.

Recomendaciones para la prevención de infecciones para el personal de enfermería escolar y el resto del personal de atención médica que brinda servicios de salud

El personal escolar de enfermería y el resto del personal de atención médica en escuelas y entornos de cuidados infantiles deberían seguir las Recomendaciones de prevención y control de infecciones para el personal de atención médica al brindar atención directa.

Servicios clínicos brindados por las escuelas

Muchos servicios clínicos importantes (p. ej., vacunaciones, salud conductual, salud reproductiva) son ofrecidos en las escuelas. Puede encontrar información disponible sobre cómo brindar servicios de forma presencial (Prepare su clínica para el COVID-19) y servicios de telesalud (Usar telesalud durante la pandemia del COVID-19) en dichos enlaces. Consulte también la información sobre consideraciones específicas con respecto al COVID-19:

Se deben seguir las prácticas para el control y la prevención de infecciones descritas arriba al brindar servicios clínicos de forma presencial. Se deben limpiar y desinfectar todos los equipos antes y después de cada uso. Se deben seguir las recomendaciones para el control de infecciones ambientales después de atender a una persona con COVID-19 presunto o confirmado. También hay información general disponible sobre la limpieza, desinfección y ventilación en las escuelas, además de información sobre cómo mantener entornos saludables en las escuelas. Se deben seguir las directrices adicionales proporcionadas por los distritos escolares y las autoridades de salud locales.

Apoyo para los estudiantes y el personal

El personal escolar y otros adultos de confianza pueden cumplir un rol muy importante a la hora de ayudar a los niños a comprender lo que escuchan de una manera honesta, precisa y que reduzca su sensación de temor o ansiedad. Recursos para ayudar a niños y adultos jóvenes:

La pandemia también ha sido estresante para los adultos. Los recursos para ayudar a los adultos a manejar el estrés y promover la resiliencia incluyen:

Autocuidado para el personal de enfermería y el resto del personal de atención médica 

Cuidar de otras personas durante la pandemia del COVID-19 puede generar estrés, ansiedad, temor y otras emociones intensas. La forma en que el personal de enfermería y el resto del personal de atención médica manejan estas emociones puede afectar su bienestar, el cuidado que les brindan a otras personas mientras hacen su trabajo, y el bienestar de sus seres queridos fuera del trabajo. Hay recursos disponibles para ofrecer ayuda:

Los CDC están aprendiendo más acerca de cómo se propaga el COVID-19, y cómo afecta a las personas y a las comunidades. Visite el sitio web acerca del COVID-19 de los CDC para conocer las guías y la información más recientes.