Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Actualización importante: establecimientos de atención médica
Los CDC han actualizado algunas de las formas de operar los sistemas de atención médica de manera efectiva en respuesta a la vacunación contra el COVID-19. Conozca más
ACTUALIZACIÓN
Dada la nueva evidencia sobre la variante B.1.617.2 (Delta), los CDC actualizaron la guía para personas completamente vacunadas. Los CDC recomiendan el uso universal de mascarillas en espacios cerrados por parte de todos los maestros, miembros del personal, estudiantes y visitantes de escuelas de kínder a 12.º grado, independientemente de su estado de vacunación. Los niños deberían retomar las clases presenciales a tiempo completo en otoño con la implementación de estrategias de prevención estratificadas.
ACTUALIZACIÓN
La Casa Blanca anunció que todos los viajeros internacionales que ingresan a los Estados Unidos deberán estar vacunados y este requisito comenzará a regir a partir del 8 de noviembre de 2021. Para poder ingresar a los Estados Unidos, se aceptarán las vacunas aprobadas o autorizadas por la FDA y las vacunas incluidas en la lista de uso de emergencia de la OMS. Hay más información disponible aquí.
ACTUALIZACIÓN
Los requisitos de viaje para ingresar a los Estados Unidos se modificarán a partir del 8 de noviembre del 2021. Hay más información disponible aquí.

Preguntas frecuentes para escuelas de kínder a 12.º grado y entornos de atención y educación de la primera infancia (ECE): información para administradores, maestros, personal y padres de escuelas y programas de ECE

Preguntas frecuentes para escuelas de kínder a 12.º grado y entornos de atención y educación de la primera infancia (ECE): información para administradores, maestros, personal y padres de escuelas y programas de ECE
Actualizado el 27 de mayo del 2022

Las siguientes preguntas frecuentes para administradores, maestros, personal y padres de escuelas y programas de ECE aportan más información acerca de las recomendaciones de los CDC para estos entornos.

Qué deben saber los padres

Para los padres: Si tiene un hijo en un programa de atención y educación de la primera infancia (ECE) o en una guardería o escuela de kínder a 12.º grado, la siguiente es la información más importante acerca de la guía de los CDC sobre los niveles de COVID-19 en la comunidad. Es importante entender que la puesta en práctica de esta guía puede variar, por lo que siempre debe consultar con la escuela o programa de ECE de su hijo para conocer la información más actualizada.

  • Todas las personas de 2 años de edad o más deben usar correctamente una mascarilla o respirador bien ajustados en áreas cerradas de medios de transporte públicos (como aviones, trenes, autobuses y transbordadores) y en áreas cerradas de centros de transporte público (como aeropuertos, estaciones y puertos), especialmente en lugares con grandes aglomeraciones de personas o que tienen mala ventilación, como las pasarelas de ingreso a los aviones en el aeropuerto.
  • El programa de ECE o escuela de su hijo debe notificarlo si su hijo pudo haber estado expuesto a una persona con COVID-19. Podría ser a través de una llamada telefónica, un correo electrónico o una carta.
  • Si su hijo tiene síntomas de COVID-19 o recibe una prueba positiva de COVID-19, debe aislarse de conformidad con la guía.
  • Si su hijo estuvo expuesto a una persona con COVID-19, debe hacer cuarentena de conformidad con la guía.
  • Puede usar la calculadora de cuarentena y aislamiento de los CDC para determinar cuánto tiempo debe aislarse o hacer cuarentena una persona, o si debe tomar otras medidas para prevenir la propagación del COVID-19. Consulte al administrador de la escuela o programa de ECE de su hijo para conocer las guías específicas de esa escuela o programa, incluida información sobre cuándo puede regresar.
  • Es posible que algunas escuelas y programas de ECE ofrezcan pruebas de detección regulares para los estudiantes y el personal. Las pruebas de detección siguen siendo muy importantes para reducir el riesgo de propagación del COVID-19. Es posible que le pidan a su hijo que se haga una prueba de detección preventiva del COVID-19.
  • Cualquiera puede optar por usar una mascarilla, incluso un niño con discapacidad o con riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Si alguien en su hogar corre riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19, puede optar por pedirle a su hijo que use una mascarilla en lugares cerrados en momentos en los que el nivel de COVID-19 en la comunidad es bajo o medio. Hable con su escuela o programa de ECE acerca de las medidas que adoptan para prevenir la propagación del COVID-19 y qué necesita para que su hijo reciba el apoyo que necesita.

Mascarillas

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan usar los Niveles de COVID-19 en las comunidades como parámetro para determinar qué estrategias de prevención del COVID-19, incluido el uso de mascarillas, se necesitan para reducir las formas más graves de la enfermedad y preservar la capacidad del sistema de atención médica. Cuando el nivel de COVID-19 en la comunidad es bajo o medio, el uso de mascarillas es opcional. Cuando el nivel de COVID-19 en la comunidad es alto, los CDC recomiendan el uso universal de mascarillas en espacios cerrados de escuelas y programas de ECE, así como en otros entornos comunitarios.

En las comunidades con nivel bajo de COVID-19, algunas personas optarán por usar mascarilla con base en su riesgo y/o preferencia personal. Se las debe apoyar en la decisión que tomen. Además, cuando el nivel de COVID-19 en la comunidad es medio, las personas con alto riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 deberían consultar a su proveedor de atención médica sobre la recomendación de usar una mascarilla y tomar otras medidas de precaución.

Las escuelas y programas de ECE deben propiciar políticas y prácticas flexibles, no punitivas y favorables en torno a las opciones o ajustes razonables de cada persona y de los entornos en general. Si desea obtener más información sobre el uso de mascarillas, incluidas las excepciones y recomendaciones de uso de mascarillas para personas con discapacidades, visite Su guía para el uso de mascarillas.

El propósito de las guías de los CDC es complementar —no reemplazar— cualquier ley, norma o regulación de salud y seguridad federal, estatal, tribal, local o territorial a la que deban acogerse las escuelas y programas de ECE.

Sí, las personas que completaron al menos 5 días de aislamiento deben seguir usando correctamente una mascarilla bien ajustada cuando están con otras personas hasta que hayan transcurrido al menos 10 días desde el comienzo de sus síntomas (o, si no tuvieron síntomas, desde la fecha de su prueba de detección). Esto es así más allá de que una persona se haga o no una prueba de detección después de los 5 días de aislamiento.

Las escuelas de kínder a 12.º grado y los programas de atención y educación de la primera infancia (ECE) deben seguir la guía para escuelas según el nivel de COVID-19 en la comunidad de su área con respecto al uso de mascarillas en autobuses o vans.

Los CDC recomiendan el uso de mascarilla en todo momento en enfermerías escolares y otros entornos de atención médica, más allá de que las personas estén vacunadas o no y de los datos actuales en torno al nivel de COVID-19 en la comunidad.

Cuando el nivel de COVID-19 en la comunidad es alto, se recomienda el uso universal de mascarillas para todos los estudiantes, personal y maestros. Cuando el nivel de COVID-19 en la comunidad es medio o bajo, algunas personas pueden optar por usar mascarilla con base en su riesgo particular de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. En esas instancias, cuando es necesario quitarse la mascarilla para comer, las escuelas pueden hacer lo siguiente en la medida de lo posible para reducir el riesgo de propagación del virus que causa el COVID-19:

  • Mejorar la ventilación u organizar las comidas al aire libre
  • Reducir las grandes aglomeraciones
  • Organizar los grupos en cohortes (armar grupos pequeños de personas que se mantienen juntas a lo largo de todo el día, y al mismo tiempo reducir al mínimo el contacto entre cohortes)

Contactos cercanos y rastreo de contactos

Con base en la fase en curso de la pandemia, los datos disponibles y las medidas de prevención actuales, la guía de los CDC para escuelas y programas de ECE se centran en proponer medidas de prevención estratificadas. Esto incluye mejorar la ventilación y evitar las grandes aglomeraciones. Cuando el nivel de COVID-19 en la comunidad es alto, las escuelas también pueden incorporar la estrategia de organización por cohortes para limitar la cantidad de personas que entran en contacto entre sí y así reducir al mínimo el contacto entre diferentes grupos. La organización por cohortes supone mantener junto a un mismo grupo reducido de personas y que cada uno de esos grupos reducidos permanezcan juntos durante todo el día, al tiempo que se reduce al mínimo el contacto entre cohortes. Al crear las cohortes, las escuelas deben tener en cuenta los servicios para estudiantes con discapacidades, estudiantes de inglés como segunda lengua y otros estudiantes que pueden recibir los servicios, y garantizar la equidad, la integración y otros requisitos de las leyes federales, estatales, locales, tribales y territoriales vigentes, incluidas las leyes federales sobre discapacidad .

Las personas con inmunodepresión o que tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 pueden optar por usar una mascarilla o respirador que ofrezca mayor protección, y deben hablar con su proveedor de atención médica acerca de la necesidad de adoptar otras precauciones.

La definición de contacto cercano —es decir, una persona que estuvo a menos de 6 pies de distancia de alguien infectado por un total acumulado de 15 minutos o más a lo largo de un periodo de 24 horas— no cambió. Las recomendaciones para que los contactos cercanos cumplan la cuarentena y se hagan pruebas de detección varían según su estado de vacunación y si tuvieron o no la infección. Todos los contactos cercanos deben usar correctamente una mascarilla bien ajustada cuando están con otras personas durante los 10 días posteriores a su contacto cercano, más allá de que estén vacunados o no. Cuando no se aplica la norma de uso universal de mascarilla, como cuando el nivel de COVID-19 en la comunidad es bajo o medio, rige la definición estándar de contacto cercano. Sin embargo, no se espera que el uso de la definición estándar de contacto cercano cause una carga adicional para las escuelas por la disminución en la cantidad de casos y, por consiguiente, de los contactos cercanos.

Cuando se aplica la norma de uso universal de mascarillas, se puede aplicar la excepción para escuelas de kínder a 12.º grado de la definición de contacto cercano. En el entorno cerrado de las aulas o en el entorno estructurado al aire libre de escuelas de kínder a 12.º grado donde pueda controlarse el uso de mascarillas (es decir, dictar la clase al aire libre con la supervisión del educador), la definición de contacto cercano excluye a los estudiantes que estuvieron a una distancia de entre 3 y 6 pies de un estudiante infectado (confirmado en laboratorio o con diagnóstico clínico) si tanto el estudiante infectado como el/los estudiante(s) expuesto(s) usaron todo el tiempo mascarillas de forma correcta y constante que se ajustaban adecuadamente al rostro.

Ya no se recomienda la investigación universal de casos ni el rastreo de contactos en casos de COVID-19. En lugar del rastreo de contactos, las escuelas y programas de ECE pueden usar un sistema de notificaciones amplio para informar en tiempo y forma por teléfono, correo electrónico o carta a las familias, estudiantes, maestros, cuidadores y personal acerca de una posible exposición una vez identificado un caso. Las escuelas y programas de ECE deben trabajar en coordinación con sus departamentos de salud locales para determinar qué estrategias funcionan mejor en su caso, de conformidad con las leyes y normas vigentes, incluidas aquellas relacionadas con la protección de la privacidad. Las escuelas de kínder a 12.º grado que optan por implementar el rastreo de contactos cuando no está vigente el uso universal de mascarillas deben usar la definición estándar de contacto cercano para identificar a los contactos cercanos en aulas cerradas y entornos estructurados al aire libre ya que la situación no está alcanzada por la excepción para escuelas de kínder a 12.º grado.

Se debe seguir implementando el rastreo de contactos, de conformidad con las leyes y normas vigentes, incluidas las de protección de la privacidad, como parte de los programas Test to Stay (TTS) que permiten que quienes de otra forma deberían hacer cuarentena permanezcan en el espacio educativo para recibir clases presenciales.

Pruebas de detección

Las escuelas de kínder a 12.º grado que implementaron el programa Test to Stay (TTS) como alternativa a la cuarentena tradicional en casa para los contactos cercanos que no tienen sus vacunas contra el COVID-19 al día pueden continuar haciéndolo, si los recursos lo permiten. Hasta la fecha, el programa TTS solo fue evaluado en escuelas de kínder a 12.º grado, aunque los programas de ECE también están usando el programa TTS.

Las escuelas que usan estos programas deben seguir con el rastreo de contactos para identificar rápidamente a los participantes. Los estudiantes elegibles y que participan del programa TTS deben usar correctamente una mascarilla bien ajustada, seguir las recomendaciones de pruebas de detección de su escuela y/o del departamento de salud pública correspondiente y estar atentos a la aparición de síntomas de COVID-19 por 10 días a partir de la fecha del último contacto cercano para reducir el riesgo de propagación del COVID-19. Las escuelas deben trabajar en coordinación con sus departamentos de salud locales para determinar cuál sería la mejor estrategia para ellas, con base en su población y nivel de recursos.

Las pruebas de detección siguen siendo una capa importante de la estrategia de prevención que las escuelas pueden usar para reducir el riesgo de propagación del COVID-19. En todos los niveles de COVID-19 en la comunidad, las escuelas deben hacer pruebas de diagnóstico a las personas con síntomas de COVID-19 o a las personas que tuvieron contacto cercano con alguien que tiene COVID-19. Pueden ser pruebas realizadas en puntos de atención, para hacerse en casa o de laboratorio. Las escuelas y programas de ECE pueden considerar ofrecer kits de pruebas para hacerse en casa si una persona llega a la escuela con síntomas de COVID-19 o presenta síntomas durante el día, las cuales se pueden usar en casa o en el colegio, de conformidad con los requisitos de las CLIA .

Además, mantener la infraestructura de pruebas de detección preventivas cuando el nivel de COVID-19 en la comunidad es bajo permitirá ampliarlas cuando el nivel de COVID-19 sea medio o alto. Cuando el nivel de COVID-19 en la comunidad es bajo, las escuelas pueden considerar implementar pruebas de detección preventivas para:

  • Actividades de alto riesgo como deportes y actividades extracurriculares en lugares cerrados
  • El regreso de los recesos (por ejemplo, luego de las festividades, las vacaciones de primavera o al principio del año escolar)
  • Los docentes, miembros del personal u otras personas que prestan servicio a estudiantes vulnerables (como quienes tienen afecciones complejas)

Las escuelas y programas de ECE deben considerar las diferentes edades mínimas para el uso de pruebas de detección del COVID-19 con autorización de uso de emergencia (EUA, por sus siglas en inglés). Si desea obtener más información sobre las pruebas de COVID-19 con EUA, visite:

Importante: Los enlaces a estos sitios no constituyen un avala por parte del HHS ni de sus empleados de los patrocinadores ni de la información y productos presentados en los sitios.

Recursos sobre pruebas de COVID-19 para programas de ECE:

  • Los programas de ECE y escuelas de prekínder son elegibles para solicitar apoyo para las pruebas de detección directamente a través del programa Operation Expanded Testing.
  • En el caso de los programas de ECE que comparten espacios con escuelas de kínder a 12.º: en marzo del 2021, la Administración anunció la disponibilidad de $10 mil millones en apoyo de los programas de pruebas de detección preventivas y estrategias de mitigación para la apertura de las escuelas de kínder a 12.º grado y para garantizar que permanezcan abiertas con clases presenciales. (La Administracion Biden invertirá más de $12 mil millones para ampliar el acceso a las pruebas de detección del COVID-19). Esta financiación se otorgó a través del acuerdo cooperativo de Capacidad de Epidemiología y Laboratorios (ELC, por sus siglas en inglés) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, con guías que explican el propósito de los fondos. Los programas de ECE y prekínder que comparten espacios con escuelas de kínder a 12.º grado también pueden recibir apoyo a través de este programa.

Personas con riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19

Los padres de niños con riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19, incluidos aquellos que tienen afecciones que comprometen su sistema inmunitario y otros tipos de afecciones que aumentan su riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19, pueden optar por pedir que su hijo use mascarilla en momentos en los que los niveles de COVID-19 en la comunidad son bajos o medios. Además, las escuelas con estudiantes que corren riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 deben implementar modificaciones razonables para garantizar que todos los estudiantes, incluidos los estudiantes con discapacidades, tengan acceso a clases presenciales. Es posible que, con base en políticas federales, estatales o locales, las escuelas deban exigir el uso de mascarillas en alguna medida para garantizar que los estudiantes con afecciones que comprometen su sistema inmunitario y otras afecciones que aumentan su riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 puedan acceder a las clases presenciales. Puede obtener más información en la página sobre los derechos de las personas con discapacidades del Departamento de Educación de los EE. UU.. Los estudiantes con afecciones que comprometen su sistema inmunitario u otras afecciones o discapacidades que aumentan su riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 no deben ser ubicados en salones de clase separados de otros estudiantes para poder mantener la política de uso de mascarilla.

Es posible que además las escuelas implementen otras medidas de prevención estratificadas para proteger a las personas con riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Las estrategias de prevención pueden incluir mejorar la ventilación, reducir las aglomeraciones, realizar pruebas de detección preventivas y evitar las actividades de mayor riesgo. Los administradores de escuelas deben apoyar estas estrategias de prevención y trabajar con los niños y sus familias para conocer sus necesidades particulares y darles acceso a los servicios necesarios. Deberán ajustar las estrategias según sea necesario y estar en contacto con los cuidadores para informarles qué estrategias se implementan. Esto podría incluir adaptaciones razonables individualizadas cuando sea necesario para garantizar la igualdad de acceso a las clases presenciales de los estudiantes que corren riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Si necesitan ayuda con las vacunas y pruebas de detección del COVID-19 para personas con discapacidades, los padres y cuidadores pueden llamar a la Línea de Acceso de Información sobre Discapacidad.

Las políticas y procedimientos que abordan cuestiones relacionadas con los trabajadores con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 deben delinearse con el asesoramiento de profesionales de salud y seguridad ocupacional y recursos humanos; además, se deben contemplar los asuntos y guías relacionadas con la igualdad de oportunidades en el empleo. De conformidad con las leyes y normas vigentes, los empleadores deben propiciar un entorno laboral que brinde apoyo a los trabajadores para sobrellevar el estrés laboral, generar y mantener la resiliencia, y manejar la fatiga laboral.

Los trabajadores que corren riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 deben consultar a su proveedor de atención médica acerca de la recomendación de usar una mascarilla o respirador bien ajustado con mayor protección o adoptar otras precauciones en momentos en los que el nivel de COVID-19 en la comunidad es medio o alto. Los administradores de escuelas deben brindarles su apoyo a los trabajadores que adoptar precauciones adicionales para protegerse.

Consideraciones especiales

Los entornos de ECE deben adoptar las estrategias de prevención recomendadas que se describen en la guía sobre los niveles de COVID-19 en la comunidad. Las estrategias de prevención más importantes incluyen la vacunación de todas las personas que viven con niños pequeños y mejorar la ventilación en espacios cerrados. En momentos en los que el nivel de COVID-19 en la comunidad es medio, las personas de dos años de edad o más con riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19, o los encargados de su cuidado, deben hablar con su proveedor de atención médica acerca de la recomendación de usar una mascarilla bien ajustada y adoptar otras precauciones. Cuando el nivel de COVID-19 en la comunidad es alto, se recomienda el uso universal de mascarillas para todas las personas de dos años de edad o más en espacios cerrados.

Las tasas de la forma grave de la enfermedad en niños son bajas, y muchos tienen algo de inmunidad por haber contraído la infección. Sin embargo, la mayoría de los estudiantes que asisten a programas de ECE todavía no son elegibles para vacunarse. Además, para los niños muy pequeños podría ser dificultoso usar una mascarilla bien ajustada de manera constante y correcta, y los niños menores de dos años de edad no deben usar mascarillas. Es posible que deban considerarse otras medidas de prevención estratificadas, como mejorar la ventilación y evitar las grandes aglomeraciones, en momentos en los que el nivel de COVID-19 en la comunidad es medio o alto. Los programas de ECE pueden optar por implementar el uso universal de mascarillas en lugares cerrados para adaptarse a las necesidades de las familias a las que prestan servicio, las cuales podrían incluir a personas con riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.

Los programas de ECE deben seguir adoptando la guía sobre cuarentena y aislamiento de los CDC. En el caso de los niños que todavía no son elegibles para vacunarse contra el COVID-19, que no pueden usar una mascarilla o a quienes les puede resultar difícil usarla de manera correcta y constante, lo más seguro es extender la cuarentena hasta el final del día 10.

Sí. Al igual que las escuelas de kínder a 12.º grado y los programas de ECE, los campamentos deben adoptar las medidas de prevención recomendadas que se describen en la guía según los niveles de COVID-19 en la comunidad. Es particularmente importante que los campamentos consideren estrategias como promover la vacunación, realizar pruebas de diagnóstico y hacer pruebas de detección preventivas.

Si bien el alojamiento compartido es un entorno grupal, se lo considera un entorno grupal de menor riesgo ya que la probabilidad de sufrir resultados graves de salud, como la hospitalización y la muerte) , es más baja en niños y jóvenes. Por consiguiente, los CDC recomiendan que los establecimientos con alojamiento compartido para niños sigan las guías para la población general en cuanto a aislamiento, cuarentena y otras estrategias de prevención según los niveles de COVID-19 en la comunidad.

En circunstancias en las que la población de estudiantes o campistas podría tener mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19, las escuelas, campamentos y programas de cuidados infantiles con estadía nocturna pueden optar por seguir la guía de aislamiento y cuarentena para entornos grupales de alto riesgo, las cuales incluyen un periodo recomendado de 10 días tanto para el aislamiento como para la cuarentena. Las escuelas y campamentos deben sopesar el riesgo potencial de seguir esa guía con el impacto que estas medidas podrían tener en el bienestar de los estudiantes, como su capacidad de participar en las clases presenciales, acceder al servicio de comidas o interactuar a nivel social.

Los directores de campamentos con estadía nocturna pueden encontrar más información en la página de Preguntas frecuentes para directores de campamentos donde se pasa la noche de los CDC.

La reducción del tamaño de las clases y las clases remotas (virtuales) no son parte de las estrategias de prevención recomendadas para reducir la transmisión ya que preservar la presencialidad es una prioridad. La decisión de pasar a las clases remotas (virtuales) se debe considerar únicamente después de haber incorporado todas las demás estrategias de prevención, y será diferente según cada escuela, con base en el contexto y las necesidades locales.

Cuando el nivel de COVID-19 en la comunidad es medio o alto, las escuelas y programas de ECE pueden adoptar medidas adicionales para aumentar la circulación de aire exterior (por ejemplo, al abrir las ventanas y puertas si esto no constituye un riesgo) y mejorar la filtración del aire (por ejemplo, a través de purificadores de aire portátiles con filtros HEPA). Los CDC recomiendan usar purificadores de aire disponibles comercialmente siempre que sea posible, en especial aquellos que fueron probados por laboratorios independientes para confirmar su efectividad y caudal.