Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Consideraciones interinas sobre la realización de pruebas de detección para administradores de escuelas de kínder a 12.º grado y funcionarios de salud pública

Consideraciones interinas sobre la realización de pruebas de detección para administradores de escuelas de kínder a 12.º grado y funcionarios de salud pública

Estas consideraciones interinas se basan en la información conocida acerca del COVID-19 a la fecha de su publicación, 11 de octubre del 2020. Estas consideraciones hacen referencia a la realización de pruebas de detección en entornos escolares y están dirigidas a administradores de escuelas de kínder a 12.º grado que trabajan en colaboración con sus funcionarios de salud pública estatales, tribales, locales y territoriales (STLT, por sus siglas en inglés). Si bien estas consideraciones se elaboraron pensando en las escuelas públicas, incluidas las escuelas subvencionadas, también pueden ser de utilidad para las escuelas privadas.

El objetivo de estas consideraciones es complementar —no reemplazar— cualquier ley, norma, regulación o política de salud y seguridad federal, estatal, tribal, territorial o local a la que deban acogerse las escuelas. La decisión de implementar la realización de pruebas de detección en las escuelas debería basarse en lo que resulte factible, práctico y aceptable. Si se utiliza la prueba de antígeno, debería adaptarse a las necesidades de cada comunidad.

Este documento de consideraciones no impone la determinación sobre decisiones de pagos o cobertura de seguros de dichas pruebas, excepto que se indique (o prescriba) lo contrario por otra entidad o agencia estatal o federal. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU. (CDC) no tienen autoridad regulatoria sobre la realización de pruebas; por lo tanto, la información de este documento pretende ayudar a los funcionarios de salud pública y a las autoridades escolares de kínder a 12.º grado a tomar decisiones más que a establecer requisitos regulatorios.

Los CDC actualizarán estas consideraciones según sea necesario a medida que cuenten con más información disponible. Consulte sitio web de los CDC en forma periódica para ver la guía interina actualizada.

Resumen de cambios

Revisiones realizadas el 21 de octubre del 2020

  • Se agregaron enlaces a la definición actualizada de contacto cercano.
  • Se actualizó el lenguaje de acuerdo con la definición actualizada.

Ante la creciente disponibilidad de pruebas de detección, estas consideraciones tienen como objetivo ofrecer una guía sobre el uso adecuado de las pruebas de detección del SARS-CoV-2 (el virus que causa el COVID-19) en escuelas de kínder a 12.º grado con fines de vigilancia, diagnóstico, evaluación o respuesta ante un brote. Las escuelas pueden ayudar a proteger a los estudiantes y sus familias, maestros, miembros del personal y la comunidad en general, y a desacelerar la propagación del COVID-19. La realización de pruebas de diagnóstico del COVID-19 es uno de los componentes de una estrategia integral y debería usarse en combinación con otras medidas, como promover conductas que reduzcan la propagación (p. ej., uso de mascarillas, distancia social, higiene de manos); mantener entornos saludables (p. ej., limpieza y desinfección, ventilación); mantener operaciones saludables (p. ej., modificación de horarios, clases virtuales, tamaño de las clases); y prepararse para cuando alguien se enferme. En caso de que se produzca un brote, las escuelas deberían notificar de inmediato a los funcionarios de salud pública STLT. Los funcionarios STLT trabajarán estrechamente con los administradores de escuelas para aumentar la realización de pruebas de detección, identificar contactos e iniciar el rastreo de contactos, y determinar quiénes necesitarán cumplir el periodo de cuarentena y respetar el aislamiento.

Las escuelas deberían trabajar con los funcionarios de salud pública STLT para decidir cuándo y cómo realizar las pruebas de detección. Las escuelas de kínder a 12.º grado administradas por el gobierno federal (p. ej., Department of Defense Education Activity (DoDEA), que opera las escuelas de kínder a 12.º grado para los Dependientes del DoD) deberían colaborar con los funcionarios de salud federales. Además de cumplir con la leyes estatales y locales, los administradores de escuelas deberían seguir la guía de la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleoícono de sitio externo al ofrecer pruebas de detección a docentes, miembros del personal y estudiantes que sean empleados de escuelas de kínder a 12.º grado. Las escuelas también deberían seguir la guía del Departamento de Educación de los EE. UU. sobre la Ley de Derechos de la Familia sobre la Educación y Privacidad (FERPA) y la Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico (HIPAA, por sus siglas en inglés)ícono de sitio externo , además de La Ley FERPA y el COVID-19ícono de sitio externo y su aplicabilidad en los estudiantes, el rastreo de contratos y la realización de pruebas de detección en relación al COVID-19.

Tipos de pruebas de detección para identificar el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19

La Tabla 1 resume los principales tipos y características de las pruebas de detección utilizadas para diagnosticar la infección actual por SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19. Encontrará más información en las páginas sobre pruebas de detección del SARS-CoV-2 de los CDCEn todo este documento, "pruebas" se refiere a pruebas virales para detectar una posible infección. Las pruebas de detección utilizadas para comprobar una infección previa por SARS-CoV-2 (es decir, pruebas de anticuerpos) no se incluyen en este documento. Los CDC actualmente no recomiendan el uso de pruebas de anticuerpos como único recurso para diagnosticar una infección actual. Si desea obtener más información, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ofrece preguntas frecuentes sobre la realización de pruebas de detección del COVID-19ícono de sitio externo.

Tabla 1: Tipos de pruebas de detección del COVID-19 disponibles actualmente para diagnosticar una infección actual
  Pruebas virales
Pruebas moleculares Pruebas de antígeno
¿Cómo se toma una muestra? Hisopado nasal o de garganta (la mayoría de las pruebas de detección); prueba de saliva o esputo (algunas pruebas) Hisopado nasal o de garganta
¿Qué prueba? Diagnostican infecciones actuales por SARS-CoV-2 al detectar material genético viral (pruebas de amplificación de ácido nucleico [NAAT]), incluida la reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa en tiempo real (RT-PCR). Diagnostican infecciones actuales por SARS-CoV-2 al detectar proteínas virales.
¿Cómo se utilizan los resultados? Ayudan a los funcionarios de salud pública a identificar y recomendar el aislamiento para personas con infección activa a fin de reducir al mínimo la transmisión del COVID-19. Ayudan a los funcionarios de salud pública a identificar y recomendar el aislamiento para personas con infección activa a fin de reducir al mínimo la transmisión del COVID-19.
¿Quién realiza la prueba? El hisopado nasal o de garganta puede ser autorrecolectado en compañía de un profesional de salud o puede ser recolectado por un profesional de salud. Las pruebas deben realizarse por personal capacitado en un laboratorio o centro de atención certificado según las Enmiendas para Mejoras en Laboratorio Clínico (CLIA, por sus siglas en inglés) que funcione de conformidad con el certificado de exención. La prueba debe ser realizada por personal capacitado asociado a un laboratorio o centro de atención con certificación CLIA que cuente con un certificado de exención.
Otra información Se las considera el estándar a seguir para la detección del COVID-19 y suelen realizarse en laboratorios especializados. Solo unas pocas pruebas moleculares se han autorizado y cuentan con datos que respalden su uso en personas asintomáticas.

Algunas pruebas moleculares pueden realizarse en un punto de atención o cerca de allí.

Es más probable que no detecten una infección actual que las pruebas moleculares como la RT-PCR.

Actualmente, no hay suficientes datos para saber si el uso de pruebas de antígeno es eficaz para personas con COVID-19 que no presentan síntomas.

Se realizan en un punto de atención o cerca de allí.

 

¿Cuánto se tarda en obtener los resultados? De 1 a 3 días Aproximadamente 15 minutos

*Tabla adaptada de la Tabla de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU.ícono de sitio externo  

La realización de pruebas de detección en las escuelas NUNCA debe llevarse a cabo sin el consentimiento de un padre o tutor legal (en el caso de estudiantes menores de edad) o de la propia persona (en el caso de adultos). También se puede considerar la aprobación en el caso de los estudiantes menores de edad.

Cuándo deberían realizarse las pruebas de detección

Las escuelas pueden desempeñar un importante rol al ayudar a los funcionarios de salud pública a identificar a maestros, miembros del personal o estudiantes que tienen síntomas de COVID-19 o que han tenido recientemente  contacto cercano (a menos de 6 pies por un total de 15 minutos o más) con alguien con COVID-19. Si la escuela está padeciendo un brote, la escuela debería notificar de inmediato a los funcionarios de salud pública y ayudar a incrementar la realización de pruebas de detección y actividades de rastreo de contactos, según sea necesario. Los administradores de escuelas que trabajan en estrecha colaboración con los funcionarios de salud pública podrían optar por realizar una prueba de detección a estudiantes, maestros o miembros del personal con fines de vigilancia, diagnóstico, evaluación o en el marco de un brote y consulta de salud pública.

  • Se puede considerar la realización de una prueba de detección en la escuela a:
    • Personas del entorno escolar que presentan signos o síntomas que concuerdan con los del COVID-19 mientras se encuentran en la escuela.
    • Escuelas que pertenecen a una comunidad donde los funcionarios de salud pública recomiendan la realización extendida de pruebas de detección de manera voluntaria, que incluyen las pruebas de una muestra de personas asintomáticas, especialmente en áreas con niveles de transmisión en la comunidad de moderados a altos.
  • Los funcionarios de salud pública pueden considerar proporcionar pruebas de detección a personas que, por ejemplo:
    • Saben con certeza o presumen que recientemente han estado expuestas a una persona con COVID-19 confirmado por laboratorio.
    • A quienes su proveedor de atención médica o departamento de salud les han solicitado o indicado que se realicen la prueba de detección.
    • Son parte de una cohorte a la cual se recomienda la realización de pruebas de detección (p. ej., en el contexto de un brote). 

¿Cuándo no se recomienda realizar una prueba de detección?

Si una escuela opta por implementar la estrategia de realización de pruebas de detección, deberá ofrecerlas de manera voluntaria.  Es poco ético e ilegal realizarle una prueba de detección a una persona que no desea someterse a ella, incluidos los estudiantes cuyos padres o tutores no desean que se les realice una prueba de detección. No se recomienda volver a hacerles la prueba a personas que han dado positivo y no presentan síntomas de COVID-19 hasta por 3 meses desde su última prueba de detección positiva. Los datos actualmente sugieren que algunas personas dan positivo reiteradamente debido a que quedan restos residuales del virus en el organismo, pero es poco probable que sean infecciosas. Los padres o tutores pueden solicitar a su proveedor de atención médica que indique la fecha y el tipo de prueba de detección de COVID-19 más reciente que se le realizó al estudiante.

¿Qué escuelas y personas se deberían priorizar durante la realización de pruebas de detección en las escuelas?

Los departamentos de salud y los distritos escolares pueden trabajar en conjunto para crear una estrategia que priorice a las escuelas de kínder a 12.º grado, en función de los recursos y objetivos, al realizar las pruebas de detección en las escuelas.

A la hora de optar por la realización de pruebas de detección en las escuelas, existen tres niveles de toma de decisión:

  • ¿En qué escuelas?
  • ¿A qué personas de esas escuelas?
  • ¿Con qué estrategias?

¿En qué escuelas?

Las escuelas que reabrieron para ofrecer alguna clase presencial (incluido el sistema híbrido, es decir, una combinación de clases presenciales y virtuales) pueden beneficiarse al crear una estrategia para la realización de pruebas de detección. Los Indicadores de ayuda dinámica para escuelas de los CDC pueden usarse para determinar qué escuelas podrían ofrecer los mejores entornos para la realización de pruebas de detección en las escuelas.

Escuelas en comunidades desproporcionadamente afectadas o que carecen de acceso a las pruebas de detección

Los funcionarios de salud pública y los administradores de escuelas pueden evaluar darle mayor prioridad a la realización de pruebas de detección en escuelas que están al servicio de poblaciones afectadas por una carga desproporcionada de casos de COVID-19 o cuadros graves de la enfermedad. Dichas medidas pueden incluir:

  • Escuelas con una proporción moderada a significativa de grupos raciales y étnicos que han registrado tasas más elevadas de casos de COVID-19 en relación con el tamaño de la población.
  • Escuelas en áreas geográficas con acceso limitado a las pruebas de detección debido a la distancia o la falta de disponibilidad de pruebas.

Escuelas en comunidades con riesgo moderado, alto y muy alto de transmisión

La decisión de implementar una estrategia de realización de pruebas de detección en las escuelas entre estudiantes, maestros y miembros del personal debería tomarse previa consulta con el departamento de salud local. Los CDC recomiendan tomar en cuenta el nivel de transmisión en la comunidad y la implementación de las estrategias de mitigación al optar por la realización de pruebas de detección en las escuelas. La realización de pruebas de detección en escuelas ubicadas en comunidades con riesgo moderado a alto pueden proporcionar el máximo equilibrio de eficacia.

Escuelas con un brote activo  

Las aulas o escuelas que experimenten un brote activo pueden cancelar temporalmente las clases presenciales. El departamento de salud local puede facilitar la realización de pruebas de detección a estudiantes, maestros y miembros del personal pertenecientes a escuelas con un brote activo. El departamento de salud también llevará a cabo el rastreo de contactos en estas situaciones. Las escuelas pueden ayudar al proporcionar información para identificar a los contactos cercanos (p. ej., listas de asistencia, planos de asientos e información de contacto de emergencia de los estudiantes).  Los departamentos de salud pueden utilizar un enfoque por escalones (Tabla 2) en el marco de un brote para determinar a qué contactos cercanos y otras personas posiblemente expuestas se les podría realizar una prueba de detección además de aislarlos o hacerles cumplir la cuarentena.

¿A qué personas?

Una vez que los funcionarios de salud pública determinan la categoría de riesgo de la escuela, los funcionarios de salud pública en colaboración con los administradores de la escuela pueden priorizar a qué miembros del personal, maestros y estudiantes se les debería ofrecer una prueba de detección en la escuela. Se debería priorizar realizarles la prueba de detección a las personas con síntomas de COVID-19 y a los contactos cercanos de pacientes con COVID-19 confirmado o presunto. También debería considerarse realizarles la prueba de detección al personal, maestros y estudiantes asintomáticos que no son contactos cercanos en las escuelas donde el riesgo de transmisión es moderado a alto. La Tabla 2 muestra cómo priorizar la realización de pruebas de detección a los contactos cercanos utilizando un enfoque escalonado. Las escuelas deberían trabajar junto a los funcionarios de salud pública al evaluar la realización de pruebas de detección y la selección de personas para la realización de pruebas de detección en las escuelas en todos los niveles de la jerarquía sugerida.

Estudiantes, maestros y miembros del personal con síntomas

Se debe priorizar la realización de pruebas de detección a las personas que presentan síntomas de COVID-19 en las escuelas. Las personas con COVID-19 pueden notificar una amplia variedad de síntomas que van desde síntomas leves a enfermedad grave. Los síntomas pueden aparecer entre 2 y 14 días después de la exposición al virus que causa el COVID-19. Se alienta a los estudiantes, maestros y miembros del personal a realizar un monitoreo personal de los síntomas. Según la guía de los CDC, los síntomas pueden incluir:

  • fiebre o escalofríos
  • tos
  • dificultad para respirar o sentir que le falta el aire
  • dolores musculares o corporales
  • dolor de cabeza
  • pérdida reciente del olfato o el gusto
  • dolor de garganta
  • congestión o moqueo
  • náuseas o vómitos o diarrea

Jerarquía para la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2

La jerarquía de selección de personas para la realización de pruebas de detección en las escuelas puede ser la siguiente:

  1. Personas con síntomas de COVID-19
  2. Personas que han tenido contacto con alguien con COVID-19 (vea la Tabla 2 para saber cómo definir e identificar a los contactos)
  3. Todos los estudiantes, docentes y miembros del personal con una posible exposición en el contexto de entornos con brote (según lo descrito en la Tabla 2)

Cómo definir e identificar a los contactos cercanos
La Tabla 2 ofrece una estrategia general para definir e identificar a los contactos cercanos  de personas con COVID-19 positivo. Describe escalones de criterios para determinar quiénes son contactos cercanos. En colaboración con los funcionarios de salud pública locales, las definiciones de los escalones deberían adaptarse para que reflejen el entorno escolar específico y concuerden con las estrategias de rastreo de contactos del departamento de salud.

Enfoque escalonado para la realización de pruebas de detección del SARS-CoV-2 a personas con posible exposición ante un brote en el ámbito escolar: es necesario continuar evaluando los síntomas y realizando pruebas de detección a personas sintomáticas además de implementar la realización de pruebas de detección adicional detallada abajo.

  • Estudiantes, maestros y miembros del personal en el Escalón 1 (Tabla 2), que tienen un contacto cercano conocido (a menos de 6 pies de distancia por un total de 15 minutos o más) con COVID-19 confirmado o presunto, deberían realizarse las pruebas de detección y comenzar la cuarentena lo antes posible para reducir el riesgo de mayor transmisión. Todas las personas en cuarentena deben seguir la guía actual, quedarse en casa y monitorear su salud por 14 días después del último contacto con una persona con COVID-19. De ser posible, manténgase alejado de los demás, especialmente de las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.
  • Estudiantes, maestros y miembros del personal en los Escalones 2 y 3 (Tabla 2): se puede considerar realizarles una prueba de detección a estas personas con base en las recomendaciones de su proveedor de atención médica y la evaluación del riesgo de exposición o tras la detección de síntomas mediante un examinador de COVID-19 de confianza, como el Autoverificador de coronavirus de los CDC. Los estudiantes, maestros y miembros del personal en los Escalones 2 y 3 también deberían ser considerados para las pruebas de detección si durante el rastreo de contactos una persona es considerada como un potencial contacto o si un individuo tiene síntomas. Al determinar la secuencia a seguir para la realización de pruebas de detección de las personas de los Escalones 2 y 3, las escuelas y funcionarios de salud pública pueden considerar priorizar a los maestros y miembros del personal por sobre los estudiantes debido al mayor riesgo de enfermarse gravemente de los adultos.
Tabla 2: Enfoque escalonado y criterios para determinar a qué contactos realizarles la prueba de detección
Escalón 1

Contactos cercanos

Riesgo más alto de transmisión*

Estudiantes, maestros y miembros del personal que estuvieron a menos de 6 pies de distancia de la persona con COVID-19 por un total de 15 minutos o más, a partir de los 2 días previos a la aparición de los síntomas del COVID-19 (o, para las personas asintomáticas, 2 días previos a la toma de muestras) hasta el momento del aislamiento.** Las escuelas deberían considerar los siguientes entornos de ejemplo al determinar quiénes son contactos cercanos:
  • Salones de clases
  • Comedores
  • Equipos deportivos y otras actividades extracurriculares
  • Cuidados infantiles después de clases y otros eventos
Escalón 2

Contactos posibles

Siguiente riesgo más alto de transmisión

Estudiantes, maestros y miembros del personal del mismo salón de clase/cohorte/burbuja que la persona con COVID-19 que siempre mantuvieron 6 pies de distancia de otras personas. Por ejemplo, esto incluye a las personas en las siguientes situaciones:
  • Estudiantes, maestros o miembros del personal en el mismo pasillo, pero que no comparten el mismo salón de clase o baño.
  • Estudiantes que tomaron el mismo autobús pero estuvieron a más de 6 pies de distancia de otros pasajeros al mismo tiempo que una persona con COVID-19.
Escalón 3

Personas posiblemente expuestas

Riesgo más bajo de transmisión

Estudiantes, maestros y miembros del personal que compartieron un espacio de uso común (p. ej., la sala de maestros, la biblioteca) y que no usaron el espacio al mismo tiempo que la persona con COVID-19; sin embargo, no es posible descartar de manera definitiva la exposición breve a personas con COVID-19 confirmado. Por ejemplo, esta situación incluye:
  • Estudiantes, maestros y miembros del personal que concurren a la escuela en forma presencial en horarios diferentes de los que asiste la persona con COVID-19 confirmado y ocupan distintos salones, pero no puede descartarse definitivamente la exposición.

¿Con qué estrategias?

Los departamentos de salud y los distritos escolares pueden trabajar en conjunto para crear una estrategia que priorice a las escuelas de kínder a 12.º grado, en función de los recursos y objetivos, al realizar las pruebas de detección en las escuelas. La implementación de estrategias de mitigación (p. ej., distanciamiento social, mascarillas, higiene de manos, más limpieza y desinfección) debería llevarse a cabo con todas las diferentes estrategias de realización de pruebas de detección.

Realización de pruebas de detección a personas con síntomas: las escuelas deben indicar a los maestros, miembros del personal y estudiantes que se queden en casa si están enfermos o han estado expuestos al COVID-19. Aliente a estas personas a hablar con su proveedor de atención médica acerca de cómo realizarse la prueba de detección del COVID-19 en un establecimiento de atención médica o salud pública.

Si un maestro, miembro del personal o estudiante se enferma en la escuela o notifica un nuevo diagnóstico de COVID-19, las escuelas deberían seguir los pasos del diagrama de flujo de diagnóstico nuevo de COVID-19 para saber cómo continuar. Esto incluye notificar al padre, madre o tutor del estudiante, e iniciar las estrategias de realización de pruebas de detección.

  • En algunas escuelas, los profesionales de atención médica escolar (p. ej., el personal de enfermería de la escuela) pueden realizar las pruebas de antígeno de COVID-19 en centros de salud escolares si, conforme a las Enmiendas para Mejoras en Laboratorio Clínico (CLIA), reciben un certificado de exenciónícono de sitio externo. Es importante que los profesionales de atención médica de la escuela tengan acceso y la capacitación necesaria para usar correctamente los equipos de protección personal (EPP).
  • No todas las escuelas o profesionales de atención médica escolar tendrán los recursos o capacitación necesarios para realizar las pruebas de detección. Los funcionarios de salud pública deberían trabajar con las escuelas para ayudar a vincular a los estudiantes y sus familias, maestros y miembros del personal con otras alternativas que les permitan realizarse la prueba de detección en su comunidad.

Las escuelas pueden ofrecer diferentes opciones para separar a los estudiantes con síntomas de COVID-19 o con diagnóstico de COVID-19 confirmado o presunto al, por ejemplo, colocar a los estudiantes en salas/áreas de aislamiento hasta coordinar el traslado a su casa o buscar servicios médicos de emergencia.

Si se confirma el diagnóstico de COVID-19, las escuelas pueden ayudar a los funcionarios de salud pública a determinar a qué contactos cercanos y otras personas posiblemente expuestas se les podría realizar una prueba de detección además de aislarlos por 10 días (si tienen COVID-19) o hacer que cumplan la cuarentena por 14 días (si son un contacto cercano sin síntomas o su prueba de detección dio negativo; vea la Tabla 2).

Nota: El Autoverificador de coronavirus de los CDC es una herramienta de evaluación clínica interactiva que ayudará a las personas de 13 años de edad o más y a los padres y cuidadores de niños de 2 a 12 años de edad a decidir cuándo solicitar pruebas de detección o atención médica si sospechan que ellos o alguien a quien conocen se han infectado por COVID-19 o han estado en contacto cercano con alguien que tiene COVID-19.

Realización de pruebas de detección a personas sin síntomas que son contactos cercanos de casos positivos de COVID-19: las escuelas pueden ayudar al proporcionar información, cuando corresponda, para identificar a los contactos cercanos (p. ej., listas de asistencia, planos de asientos e información para facilitar la comunicación con los contactos). Según la definición de los CDC, los contactos cercanos son aquellas personas que estuvieron a menos de 6 pies de distancia de alguien con COVID-19 presunto o confirmado por al menos 15 minutos, independientemente de si el contacto estaba usando una mascarilla o EPP (vea la Tabla 3).  Los factores adicionales a considerar incluyen la proximidad, la duración de la exposición (es probable que un mayor tiempo de exposición aumente el riesgo de exposición) y si la exposición fue a una persona con síntomas (p. ej., es probable que la tos aumente el riesgo de exposición).  El departamento de salud local facilitará el rastreo de contactos y la realización de pruebas de detección de los contactos cercanos en coordinación con los padres, madres o tutores y las escuelas.

Todas las personas identificadas como contactos cercanos deben ponerse en cuarentena por 14 días, incluso si los resultados de la prueba de evaluación son negativos, porque de todos modos pueden desarrollar COVID-19 hasta por 14 días después de la exposición al virus. La cuarentena ayuda a prevenir la propagación de la enfermedad, que puede producirse antes de que una persona sepa si está enferma o infectada por el virus sin tener síntomas. Los contactos cercanos que están en cuarentena y que presentan síntomas deberían volver a realizarse la prueba de detección.

Realización de pruebas de detección a personas en el contexto de un brote: los salones de clase o escuelas podrían suspender temporalmente la enseñanza presencial si experimentan un brote activo. El departamento de salud local se encargará del rastreo de contactos y la realización de pruebas de detección en las escuelas con brotes activos. Las escuelas pueden ayudar al proporcionar información para identificar a los contactos cercanos (p. ej., listas de asistencia, planos de asientos e información para facilitar la comunicación con los contactos). Las personas que son contactos cercanos de alguien con COVID-19 presunto o confirmado deben ponerse en cuarentena por 14 días desde su último contacto. Ante un brote, las escuelas pueden usar un enfoque escalonado (vea la Tabla 3) para determinar a qué contactos cercanos y otras personas posiblemente expuestas se les debería realizar la prueba de detección, además de aislarlos o hacerlos cumplir la cuarentena.  

Otras estrategias para la realización de pruebas de detección:

  • Repetir las pruebas de detección y/o ampliar las pruebas de detección de maestros, miembros del personal y estudiantes: en las escuelas donde el riesgo de transmisión es moderado a alto, los funcionarios de salud pública junto a los administradores de las escuelas pueden determinar la viabilidad de repetir las pruebas de detección aleatoriamente a maestros, miembros del personal y estudiantes asintomáticos de la escuela. En todas las estrategias de muestreo se debería priorizar la realización de pruebas de detección a los maestros y miembros del personal por sobre los estudiantes, y a los estudiantes más grandes por sobre los estudiantes más pequeños. Las personas que se han recuperado del COVID-19 en los últimos 3 meses deberían excluirse de la selección aleatoria. El rastreo de contactos debería comenzar de inmediato si alguien da positivo para el COVID-19 en la prueba de detección. Los contactos cercanos de personas con COVID-19 presunto o confirmado deberían realizarse la prueba de detección y ponerse en aislamiento por 10 días si tienen COVID-19, o en cuarentena por 14 días.
  • Realizar pruebas de ingreso o pruebas universales por única vez: se desconoce si realizarles la prueba de detección a todos los miembros del personal, maestros y estudiantes en un punto determinado en el tiempo (a lo que se denomina realización de pruebas de ingreso o pruebas universales por única vez) permite reducir la transmisión del virus en alguna medida por encima de las estrategias clave de mitigación recomendadas para las escuelas. Actualmente, los CDC no ofrecen recomendaciones específicas para la realización de pruebas de ingreso de todos los estudiantes, maestros y miembros del personal. No obstante, si se cuenta con la infraestructura necesaria, y los recursos están disponibles, las escuelas pueden ofrecer sus espacios para que los departamentos de salud realicen pruebas de detección en la comunidad a maestros, miembros del personal, estudiantes y posiblemente a miembros de sus familias.

¿Cómo deberían las escuelas notificar los resultados de las pruebas de detección escolares?

A todos los sitios de realización de pruebas de detección del COVID-19 se les exige notificar a los funcionarios de salud locales o estatales correspondientes acerca de todas las pruebas de diagnóstico y evaluación realizadas. Las escuelas que usan pruebas de antígeno deben solicitar y recibir un certificado de exención de conformidad con las Enmiendas para la Mejora de Laboratorios Clínicos (CLIA)ícono de sitio externo , y notificar los resultados de las pruebas a los departamentos de salud pública estatales o locales según lo establecido por la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por Coronavirus (CARES).

Además, los administradores de escuelas deberían notificar a los miembros del personal, maestros, familias y/o contactos de emergencia o tutores legales de inmediato acerca de cualquier caso de COVID-19 mientras preservan la confidencialidad conforme a la HIPAA,ícono de sitio externo la ley ADAícono de sitio externo, la ley FERPAícono de pdfícono de sitio externo, y otras leyes y regulaciones aplicables. Las notificaciones deberían ser accesibles para todos los estudiantes, docentes y miembros del personal, incluidos aquellos con discapacidades o dominio limitado del inglés (p. ej., mediante el uso de intérpretes o materiales traducidos).

Retos de la realización de pruebas de detección en las escuelas

Es necesario analizar con detenimiento estos retos y su abordaje como parte de los planes para la realización de pruebas de detección en las escuelas elaborados en colaboración con los funcionarios de salud pública.

  • No todos los sistemas escolares tendrán los recursos o la capacitación necesarios (incluido el certificado de exención de conformidad con las CLIA mencionado arriba) para realizar las pruebas de antígeno en las escuelas. Los funcionarios de salud pública deberían trabajar con las escuelas para ayudar a vincular a los estudiantes y sus familias, maestros y miembros del personal con otras alternativas que les permitan realizarse la prueba de detección en su comunidad.
  • La realización de pruebas de detección en las escuelas podría requerir un alto grado de coordinación e intercambio de información entre departamentos de salud, escuelas y familias.
  • También es posible que existan factores legales a tener en cuenta al realizar las pruebas de detección en las escuelas, como por ejemplo quién realizará las pruebas, cómo se financiarán y cómo se notificarán los resultados. Tales factores legales incluyen las leyes locales o estatales que definen los servicios que el personal escolar de enfermería y otros profesionales escolares de la salud están autorizados a brindar.
  • Es necesario sopesar los beneficios de realizar las pruebas de detección en las escuelas con los costos, inconvenientes y viabilidad de tales programas, tanto para las escuelas como para las familias.
  • Por lo general, las pruebas de antígeno permiten diagnosticar una infección activa por SARS-CoV-2 más rápido que las pruebas moleculares, pero las pruebas de antígeno tienen una mayor probabilidad de no detectar una infección activa incluso en personas sintomáticas y podría recomendarse la realización de una prueba molecular de confirmación. Aunque no se ha autorizado el uso de pruebas de antígeno en personas asintomáticas, la FDA y los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid han permitido el uso de estas pruebas en situaciones en las que se necesita obtener el resultado rápidamente.

Consideraciones antes de iniciar CUALQUIER estrategia de realización de pruebas de detección

Antes de implementar las pruebas de detección en las escuelas, los administradores de escuelas de kínder a 12.º grado deberían trabajar en coordinación con los funcionarios de salud pública para garantizar que este enfoque cuente con el apoyo de los estudiantes, padres, maestros y miembros del personal, y para disponer los elementos clave donde corresponda:

  • Infraestructura y recursos de uso exclusivo para respaldar la realización de pruebas de detección en las escuelas.
  • Requisitos del certificado de exención conforme a las CLIA para realizar las pruebas de detección en las escuelas.
  • Mecanismo para notificar todos los resultados de las pruebas (tanto positivos como negativos) según lo requerido por el departamento de salud pública estatal o local.
  • Planes para garantizar el acceso a las pruebas moleculares de confirmación cuando sea necesario a través del departamento de salud estatal y local dado que, en ocasiones, las pruebas de antígeno pueden dar resultados falsos positivos que representan errores y no infecciones reales.
  • Formas de obtener el consentimiento parental en el caso de los estudiantes menores de edad, y la aprobación/consentimiento de los propios estudiantes.
  • Espacio físico para realizar las pruebas de detección de manera segura y discreta.
  • Capacidad de preservar la confidencialidad de los resultados y proteger la privacidad de los estudiantes.

Si no están dadas estas condiciones, las escuelas pueden considerar la estrategia de realización de pruebas de detección por remisión al trabajar junto a los funcionarios de salud pública.

¿Cómo pueden las escuelas planificar adecuadamente la realización de pruebas de detección?

Los administradores de escuelas que estén considerando implementar las pruebas de detección deberían trabajar junto a los funcionarios de salud pública para abordar interrogantes relacionados con la viabilidad, logística y ética de la realización de pruebas de detección en las escuelas, como las mencionadas en la Tabla 3 más abajo.

Tabla 3: Preguntas a considerar para implementar estrategias de mitigación que permitan reducir la transmisión del COVID-19
Preparación
  • ¿Existe algún plan para implementar las pruebas de detección y las estrategias de mitigación en las escuelas?
  • ¿La escuela se ha contactado con los funcionarios de salud pública y ha recibido recomendaciones con respecto al plan?
  • ¿Los funcionarios de salud pública y los administradores de escuelas han identificado la necesidad de contar con una infraestructura general adecuada para llevar adelante la actividad?
  • ¿Los funcionarios de salud pública y los administradores de escuelas se han asegurado de que las escuelas obtengan un certificado de exención de conformidad con las CLIAícono de pdfícono de sitio externo?
  • ¿Quién será el responsable de crear un sistema para notificar tanto los resultados positivos como los negativos al departamento de salud pública estatal o local?
  • ¿Cómo se comunicarán los resultados de las pruebas de las escuelas a los departamentos de salud estatales?
  • ¿Qué cantidad de pruebas de detección se necesitará?
  • ¿Qué capacitación deben recibir los maestros y otros miembros del personal escolar sobre cómo hablar con los padres acerca de los resultados de las pruebas?
  • ¿Están actualizadas las listas de contactos de emergencia de la escuela?
Recolección de muestras
  • ¿Quién realizará los hisopados y las pruebas de detección?
  • ¿Hay personal suficiente que esté correctamente capacitado sobre cómo recolectar y almacenar las muestras, protegerlas y usar de forma adecuada los equipos de protección personal (EPP)?
  • ¿Dónde se realizará la recolección de muestras?
  • ¿Cuándo se realizará la recolección de muestras?
  • ¿Qué materiales y suministros adicionales, incluido el EPP, se necesitarán? ¿Qué cantidades se necesitarán?
  • ¿Dónde se almacenarán los suministros para la recolección de muestras y la realización de pruebas de detección, además de las muestras recolectadas, y cómo se controlará su temperatura?
  • ¿Cuáles serán los protocolos de limpieza y desinfección de los equipos y las áreas donde se realicen las pruebas de detección?
  • ¿Cómo se desecharán el EPP usado y los residuos con posible riesgo biológico?
Ética y viabilidad
  • ¿A quiénes se les realizará la prueba de detección y con qué frecuencia?
  • ¿Se establecerá una rotación de pruebas de detección para no realizarles la prueba a las mismas personas cada vez que la estrategia de realización de pruebas de detección seleccione aleatoriamente a maestros, miembros del personal o estudiantes?
  • Con base en sus suministros, ¿cuántas pruebas de detección pueden realizarse y durante qué periodo de tiempo?
  • ¿Cuándo y con qué frecuencia deberían obtenerse suministros adicionales para la recolección de muestras, además de suministros para la realización de pruebas de detección y reactivos?
Consentimiento y mitigación de daños
  • ¿Qué consideraciones especiales se deben tener para garantizar que los estudiantes puedan continuar participando del aprendizaje mientras están en cuarentena o aislamiento?
  • ¿Qué consideraciones especiales se deben tener con los niños que tienen necesidades de atención médica especiales o están inmunodeprimidos?
  • ¿Qué consideraciones especiales se deben tener con las personas con discapacidades?
  • ¿Qué consideraciones especiales se deben tener con las personas con dominio limitado del inglés?
  • ¿Cómo se obtendrá el consentimiento de los padres, tutores o cuidadores?
  • ¿Cómo se obtendrá el consentimiento o aprobación de los estudiantes?
  • ¿Cómo y a quién se proporcionarán los resultados de las pruebas de detección?
  • ¿Existen varios contactos de emergencia registrados y actuales de cada estudiante?
  • ¿Quién realizará el rastreo de contactos y notificará a las personas identificadas como contactos cercanos?
  • ¿Cómo se abordará la privacidad de los estudiantes y maestros para reducir al mínimo los daños potenciales?
  • ¿Cómo se abordará el estigma de los estudiantes, maestros o miembros del personal identificados como casos positivos de COVID-19 o a quienes se les ha realizado la prueba de detección del COVID-19?
  • ¿Cómo se abordará el posible estigma de quienes opten por no someterse a la prueba de detección?
  • ¿Qué impacto emocional producen en los niños las pruebas de detección?
  • ¿Cómo se puede reducir el temor o la resistencia a realizarse las pruebas de detección?
Última actualización: 21 de oct. del 2020