Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Guía interina para administradores de escuelas de kínder a 12.º grado y programas de cuidados infantiles en los Estados Unidos

Planifique, prepárese y responda a la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19)

Resumen de los cambios recientes

Se hicieron recomendaciones el 3/12/2020 para reflejar lo siguiente:

  • Aclaración sobre las estrategias correctas de mitigación con base en el nivel de transmisión en la comunidad de COVID-19 y la presencia de casos de COVID-19 en la escuela.
  • Las escuelas, en trabajo conjunto con los departamentos de salud locales, cumplen un papel importante a la hora de desacelerar la propagación de enfermedades y proteger a los estudiantes y al personal vulnerables, para ayudar a garantizar que tengan entornos de aprendizaje seguros y sanos.
  • La guía para programas de cuidados infantiles y escuelas está organizada en tres categorías, con base en el nivel de transmisión en la comunidad: 1) cuando no hay transmisión en la comunidad (fase de preparación), 2) cuando hay transmisión mínima a moderada en la comunidad y 3) cuando hay transmisión sustancial en la comunidad.
  • El documento también contiene una guía para las medidas que se deben tomar en caso de que haya ingresado a la escuela un caso confirmado, más allá del nivel de transmisión en la comunidad.
  • Todas las decisiones acerca de las estrategias de la escuela (es decir, la suspensión de clases, cancelación de eventos y otras medidas de distanciamiento social) se deben tomar al nivel local y en coordinación con los funcionarios de salud locales que pueden ayudar a determinar el nivel de transmisión en la comunidad. Hay información disponible acerca de los niveles de transmisión en el Marco de los CDC para mitigar los riesgosícono de pdf.

Esta guía interina se basa en lo que se conoce actualmente acerca de la transmisión y gravedad de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19).

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) actualizarán esta guía según sea necesario a medida que haya más información disponible. Visite el  sitio web de los CDC sobre el COVID-19 en forma periódica para ver la guía interina actualizada.

En este momento los funcionarios de salud están adoptando medidas para prevenir la introducción y propagación del COVID-19 en las comunidades de los Estados Unidos. Las escuelas cumplen un papel importante en este esfuerzo. Las escuelas deben tomar medidas para divulgar información acerca de la enfermedad y su posible transmisión en su comunidad educativa, en colaboración y coordinación con los departamentos de salud locales. Las escuelas deben prepararse para tomar medidas para prevenir la propagación del COVID-19 entre sus estudiantes y personal, en caso de que los funcionarios de salud locales identifiquen dicha necesidad.

Las escuelas deben compartir información y revisar sus planes en colaboración con los funcionarios de salud locales para ayudara a proteger a toda la comunidad educativa, incluidas las personas con necesidades especiales de atención médica. Los planes escolares deben estar diseñados de manera que complementen otras estrategias de mitigación en la comunidad para proteger a poblaciones de alto riesgo y al sistema de atención médica, así como minimizar las interrupciones en el proceso educativo y proteger a los estudiantes y al personal del estigma social y la discriminación. Los planes se deben incorporar a las prácticas diarias (como alentar la higiene de las manos, monitorear el ausentismo, comunicar de manera rutinaria) y deben incluir estrategias para antes, durante y después de un posible brote.

¿A quiénes está dirigida esta guía?

Esta guía interina está dirigida a administradores de programas de cuidados infantiles y escuelas de kínder a 12.º grado públicas y privadas. Los administradores son las personas a cargo de supervisar las operaciones diarias de los programas de cuidados infantiles y las escuelas de kínder a 12.º grado, y pueden incluir cargos como directores de programas de cuidados infantiles, superintendentes de distritos escolares, directores y vicedirectores de escuelas. Esta guía está dirigida a administradores tanto a nivel de escuelas/establecimientos como a nivel de distritos.

¿Por qué se publica esta guía?

Esta guía ayudará a los programas de cuidados infantiles, escuelas y sus socios a entender qué estrategias adoptar para prevenir la transmisión de COVID-19 en las comunidades e instalaciones de cuidado infantil y escuelas. También tiene como propósito ayudar a los programas de cuidados infantiles, escuelas y sus socios a reaccionar de manera rápida en caso de identificar un caso. Esta guía incluye consideraciones para ayudar a los administradores a planificar la continuidad de las actividades educativas en caso de propagación del COVID-19 en la comunidad.

¿Qué papel tienen las escuelas en la respuesta al COVID-19?

Las escuelas, en trabajo conjunto con los departamentos de salud locales, cumplen un papel importante a la hora de desacelerar la propagación de enfermedades para ayudar a garantizar que los estudiantes tengan entornos de aprendizaje seguros y saludables. Las escuelas proporcionan servicios a estudiantes, personal y visitantes de toda la comunidad. Todas estas personas pueden tener contacto estrecho dentro de la escuela, ya que suelen compartir espacios, equipos y suministros.

La información acerca del  COVID-19 en niños  es algo limitada, pero la información que sí hay disponible sugiere que los niños con diagnóstico confirmado de COVID-19 por lo general tienen síntomas leves. Se cree que la propagación de persona a persona que involucra niños, así como también entre adultos, ocurre principalmente a través de las gotitas respiratorias que se producen cuando una persona infectada tose, estornuda o habla.  Estudios recientes indican que las personas que están infectadas pero no tienen síntomas probablemente también juegan un rol en la propagación del COVID-19.

Sin embargo, existen informes de un pequeño porcentaje de niños que tuvieron un cuadro más grave. Los adultos mayores y las personas con afecciones subyacentes graves tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Si bien la mayoría de los niños corren menor riesgo de enfermedad grave, los niños con síntomas similares a los del COVID-19 deberían evitar el contacto con otras personas que podrían tener mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19..

¿Cómo deben prepararse y responder las escuelas al COVID-19?

Las escuelas deben prepararse para posibles brotes de COVID-19 en sus comunidades locales y para la posibilidad de eventos de exposición individual en sus instalaciones, más allá del nivel de transmisión en la comunidad, por ejemplo un caso asociado a un viaje reciente a un área con transmisión sostenida de COVID-19. Se puede usar el siguiente árbol de decisión para ayudar a las escuelas a determinar qué serie de estrategias de mitigación pueden ser las más apropiadas para su situación actual. 

Enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) 

Cuando un caso confirmado ingresó a la escuela, más allá de la transmisión en la comunidad

Es posible que cualquier escuela de cualquier comunidad deba implementar procedimientos de cierre de corto plazo, más allá de la propagación en la comunidad, si hubo una persona infectada en el edificio. Si esto ocurre, los CDC recomiendan los siguientes procedimientos más allá del nivel de propagación en la comunidad:

ícono de signo de verificación

Coordine con los funcionarios de salud locales. Una vez que tome conocimiento de un caso de COVID-19 en una persona que estuvo en la escuela, notifique de inmediato a los funcionarios de salud locales. Estos funcionarios ayudarán a los administradores a determinar un curso de acción para sus programas de cuidados infantiles o escuelas.

ícono de signo de verificación

Suspenda la presencia de estudiantes y la mayor parte del personal durante 2 a 5 días. Esta suspensión inicial por un plazo corto da tiempo a los funcionarios de salud locales para que puedan obtener más información sobre la situación del COVID-19 y cómo impacta a la escuela. De esta manera, los funcionarios de salud locales pueden ayudar a la escuela a determinar cuáles son los pasos siguientes más adecuados, lo que incluye evaluar si es necesario extender la duración de la suspensión de clases para detener o desacelerar una mayor propagación del COVID-19.

  • Las recomendaciones de los funcionarios de salud locales en términos del alcance (es decir, si alcanza a una sola escuela, a varias o a todo el distrito) y la duración de la suspensión de clases se evalúan caso por caso en función de la información más actualizada sobre el COVID-19 y los casos específicos en la comunidad.
  • Durante la cancelación de clases, también debe cancelar las actividades extracurriculares grupales, los programas de la escuela para después del horario de clases y los eventos grandes (como consejos escolares, eventos nocturnos, excursiones y eventos deportivos).
  • Desaconseje las reuniones y los eventos sociales en cualquier lugar entre el personal, los estudiantes y sus familias. Esto incluye acuerdos de cuidado de grupos de niños, además de reuniones en lugares como casas de amigos, sus restaurantes favoritos y el centro comercial local.
ícono de signo de verificación

Comuníquese con el personal, los padres y los estudiantes. Coordine con los funcionarios de salud locales para comunicar las decisiones de suspensión de clases y si hubo posible exposición al COVID-19.

  • Esta comunicación con la comunidad educativa debe concordar con el plan de comunicación del plan de operaciones de emergencia de la escuela.
  • Tenga previsto incluir mensajes que contrarresten posibles situaciones de estigma y discriminación.
  • En este tipo de circunstancia resulta crítico mantener la confidencialidad del estudiante o el empleado, de conformidad con la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades y la Ley de Derechos Educativos y Privacidad de la Familia.
ícono de signo de verificación

Limpie y desinfecte en profundidad.

  • Cierre las áreas utilizadas por personas con COVID-19 y espere tanto como resulte práctico para comenzar con las tareas de limpieza y desinfección, a fin de reducir al mínimo la posibilidad de exposición a gotitas respiratorias. Abra las puertas y ventanas exteriores para aumentar la circulación de aire en el área. Si es posible, espere hasta 24 horas antes de comenzar con las tareas de limpieza y desinfección.
  • El personal de limpieza debe limpiar y desinfectar todas las áreas (como oficinas, baños y áreas de uso común) utilizadas por personas enfermas, centrando el esfuerzo especialmente en las superficies de contacto frecuente.
  • Si las superficies están sucias, deberá limpiarlas con un detergente o agua y jabón antes de su desinfección.
  • Para las tareas de desinfección, la mayoría de los desinfectantes comunes de uso doméstico registrados por la EPA son suficientes.
    • Hay un listado de productos aprobados por la EPA para combatir el virus que causa el COVID-19 disponible aquíícono de sitio externo. Siga las instrucciones del fabricante para cada uno de los productos de limpieza y desinfección (p. ej., concentración, método de aplicación y tiempo de contacto, etc). 
    • Además, se pueden usar soluciones de cloro diluido para uso doméstico si son apropiadas para la superficie. Siga las instrucciones del fabricante para su aplicación y ventilación adecuada.  Verifique que el producto no se encuentre vencido.  Nunca mezcle el blanqueador con cloro con amoníaco ni con otros productos de limpieza. El blanqueador con cloro que no esté vencido será eficaz contra los coronavirus si se diluye adecuadamente.  Prepare una solución de blanqueador con cloro al mezclar:
      • 5 cucharadas (1/3 de taza) de blanqueador con cloro por galón de agua o
      • 4 cucharaditas de blanqueador con cloro por cuarto de galón de agua
  • Puede encontrar más información acerca de la limpieza y desinfección de establecimientos comunitarios como escuelas en el  sitio web de los CDC.
ícono de signo de verificación

Tome una decisión acerca de extender la suspensión de clases. Suspender de manera temporal los programas de cuidados infantiles y las clases en escuelas de kínder a 12.º grado es una estrategia para detener o desacelerar la propagación de COVID-19 en las comunidades.

  • Durante la suspensión de clases (después de la limpieza y desinfección), los programas de cuidados infantiles y las escuelas pueden permanecer abiertos para el personal (excepto que estén enfermos) mientras los estudiantes se quedan en casa. Mantener los establecimientos abiertos: a) permite a los maestros elaborar y dar clases y enviar materiales en forma remota, para mantener la continuidad del proceso educativo y b) permite que otros empleados continúen prestando servicios y colaboren con otros esfuerzos en la respuesta. La decisión sobre qué integrantes del personal, si corresponde, tendrán autorización para ingresar a la escuela se debe tomar en coordinación con los funcionarios de salud locales.
  • Los administradores de programas de cuidados infantiles y escuelas deben trabajar en estrecha colaboración y coordinación con los funcionarios de salud locales en la toma de decisiones de suspensión de clases y cancelación de eventos grandes. No se espera que las escuelas tomen decisiones de suspensión de clases o cancelación de eventos por sí mismas. Se puede extender la suspensión de clases y la cancelación de eventos si así lo recomiendan los funcionarios de salud locales. La naturaleza de estas medidas (como su alcance geográfico y duración) puede modificarse a medida que evoluciona la situación del brote a nivel local.
  • Los administradores deben solicitar orientación a los funcionarios de salud locales para determinar cuándo deben regresar los estudiantes y el personal a las escuelas y qué otras medidas es necesario adoptar para la comunidad educativa. Además, los estudiantes y el personal que están bien pero cuidan de una persona con COVID-19 o viven en la misma casa deben seguir las instrucciones de los funcionarios de salud locales para determinar cuándo pueden regresar a la escuela.
ícono de signo de verificación

Implemente estrategias para dar continuidad a la educación, junto con recursos de apoyo para los estudiantes.

  • Garantice la continuidad educativa.
    • Revise los planes de continuidad, incluidos planes de continuidad del proceso educativo. Implemente planes de enseñanza a distancia, como opciones digitales o remotas según sea posible y apropiado.
    • Determine, junto con funcionarios del distrito escolar u otros socios de agencias estatales y locales relevantes:
      • Si es necesaria una exención de los requisitos estatales de cantidad mínima de horas de instrucción o días de escuela presenciales como condición para el financiamiento
      • Cómo convertir las clases presenciales en clases por Internet, y cómo capacitar a los maestros para hacerlo
      • Cómo evaluar los problemas técnicos si cuenta con herramientas tecnológicas y personal de TI limitados
      • Cómo alentar una supervisión correcta por parte de adultos mientras los niños usan las herramientas de educación a distancia y
      • Cómo abordar la posible falta de acceso a computadoras o Internet en casa de los estudiantes.
  • Garantice la continuidad de los programas de comidas.
    • Evalúe formas de distribuir comida entre sus estudiantes.
    • Si hay propagación de COVID-19 en su comunidad, diseñe estrategias para evitar la distribución en entornos en los que podrían reunirse grupos de personas. Evalúe opciones como almuerzos preparados para llevar o entrega de comidas a domicilio.
  • Evalúe alternativas para prestar servicios sociales y de salud esenciales a los estudiantes.
    • Siga prestando los servicios necesarios para niños con necesidades especiales de atención médica, o coordine con el programa estatal de Title V Children and Youth with Special Health Care Needs (CYSCHCN, programa para niños y jóvenes con necesidades especiales de atención médica).
Cuando no hay transmisión en la comunidad (fase de preparación)

Lo más importante que puede hacer ahora es planificar y prepararse. Los administradores deben promover prácticas saludables entre sus estudiantes y personal. A medida que evoluciona el brote mundial, las escuelas deben prepararse para la posibilidad de brotes en sus comunidades. Las escuelas deben estar preparadas en caso de que aparezcan casos de COVID-19 en sus comunidades. Las siguientes son algunas estrategias:

ícono de signo de verificación

Revisar, actualizar e implementar planes de operaciones de emergencia (EOP, por sus siglas en inglés). Esto se debe hacer colaborando con los  departamentos de salud localesícono de sitio externo y otras partes importantes. Concéntrese en los componentes o anexos del plan que abordan brotes de enfermedades infecciosas.

  • Garantice que el plan incluya estrategias para reducir la propagación de diversas enfermedades infecciosas (por ejemplo, la influenza estacional). Esto incluye estrategias de distanciamiento social y suspensión de clases, que pueden implementarse para detener o desacelerar la propagación de una enfermedad infecciosa. El plan también debe incluir estrategias para la continuidad de la educación, los programas de comidas y otros servicios relacionados, en caso de que se suspendan las clases.
  • Recuerde que el plan debe poner el énfasis en medidas preventivas diarias para los estudiantes y el personal. Por ejemplo, haga énfasis en medidas como quedarse en casa si están enfermos, cubrirse correctamente al toser o estornudar, limpiar las superficies que se tocan con frecuencia y lavarse las manos con frecuencia.
ícono de signo de verificación

Desarrollar sistemas para compartir información con socios.

  • Se pueden utilizar sistemas para compartir información para los informes diarios (con información como cambios en las tasas de ausentismo) y los esfuerzos de vigilancia de enfermedades para detectar y responder a un brote.
  • Los funcionarios de salud locales deben ser socios clave en el proceso de divulgación de la información.
ícono de signo de verificación

Enseñar y promover prácticas de higiene saludables.

  • Capacite al personal en prácticas de higiene saludables, para que se las puedan enseñar a sus estudiantes.
  • Verifique que las estrategiaspara el lavado de manos incluyan lavarse con agua y jabón por al menos 20 segundos, especialmente después de ir al baño, antes de comer y después de sonarse la nariz, toser o estornudar. Si no hay agua y jabón disponibles y las manos no están visiblemente sucias, puede usar un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol.
  • Los CDC ofrecen diversos recursos gratis sobre lavado de manos que incluyen materiales de promoción de la salud, información sobre  la técnica correcta de lavado de manos, y consejos para que las familias ayuden a los niños a adoptar buenos hábitos de lavado de manos.
  • Garantice la disponibilidad de los suministros correctos (como jabón, toallas de papel, desinfectante de manos, pañuelos desechables) para propiciar las prácticas de higiene saludables.
ícono de signo de verificación

Intensificar los esfuerzos de limpieza y desinfección.

  • Limpie y desinfecte rutinariamente las superficies y objetos que se tocan con más frecuencia. Esto puede incluir la limpieza de objetos/superficies que no suelen limpiarse a diario (como manijas de puertas, interruptores de luz, llaves de lavabos en las aulas, mostradores). Utilice los limpiadores que se usan habitualmente. Use todos los productos de limpieza según las instrucciones de la etiqueta. Para las tareas de desinfección, la mayoría de los desinfectantes comunes de uso doméstico registrados por la EPA son suficientes. Hay un listado de productos aprobados por la EPA para combatir el virus que causa el COVID-19 disponible aquíícono de sitio externo. Siga las instrucciones del fabricante para cada uno de los productos de limpieza y desinfección (p. ej., concentración, método de aplicación y tiempo de contacto, etc). 
  • Ponga a disposición toallitas desechables registradas por la EPA a los maestros y al personal para que puedan limpiar las superficies de uso más frecuente (como teclados, escritorios, controles remotos) antes de utilizarlas.
  • Garantice que haya los suministros correctos para las tareas de limpieza y desinfección.
ícono de signo de verificación

Monitorear el ausentismo y crear un plan en caso de que aumente.

  • Revise los patrones de ausentismo habituales en su escuela, tanto entre estudiantes como entre empleados.
  • Alerte a los funcionarios de salud locales si se producen incrementos grandes en el ausentismo de estudiantes y personal, particularmente si las ausencias parecen ser consecuencia de enfermedades respiratorias (como un resfriado común o la influenza (gripe), que tienen síntomas similares a los del COVID-19).
  • Modifique las políticas de asistencia y licencia por enfermedad. Garantice que los estudiantes y el personal se queden en casa si están enfermos, incluso si no presentan un certificado médico. Cuando sea posible, sea flexible y autorice al personal a quedarse en casa para cuidar de familiares enfermos.
  • Desaconseje el recurso de certificados por asistencia perfecta y los premios por presentismo.
  • Identifique las funciones y puestos laborales críticos, y planifique una cobertura alternativa al capacitar a los miembros del personal en diversas áreas.
  • Determine cuál es el nivel de ausentismo que podría interrumpir la continuidad del proceso educativo.
ícono de signo de verificación

Evaluar la necesidad de reuniones y eventos grupales. Evaluar la postergación de reuniones y eventos que no son estrictamente necesarios.

  • Garantice que tiene toda la información sobre las próximas reuniones y eventos grandes en su comunidad escolar (como consejos escolares, excursiones, eventos nocturnos, eventos atléticos). Analice especialmente los eventos que podrían implicar que los estudiantes, el personal o sus familiares estén demasiado cerca de otras personas en comunidades que tienen casos identificados de COVID-19.
  • Evalúe si es posible cancelar alguno de estos eventos. Hable con los funcionarios de salud locales para determinar cuál es el mejor enfoque.
ícono de signo de verificación

Solicitar a los estudiantes y al personal enfermos que se queden en casa. Crear procedimientos para estudiantes y personal enfermos en la escuela.

  • Cree procedimientos que garanticen que los estudiantes y el personal que se enferman en la escuela o llegan a la escuela enfermos sean enviados a sus casas lo antes posible.
  • Mantenga a los estudiantes y al personal enfermos, particularmente aquellos con síntomas de enfermedad respiratoria, separados de los estudiantes y el personal que no tienen síntomas, hasta que se puedan retirar del establecimiento. Designe áreas donde pueda aislar a estas personas de los estudiantes y el personal sanos hasta que puedan irse de la escuela.
  • Recuerde que no se espera que las escuelas evalúen a los estudiantes ni al personal para identificar casos de COVID-19. Si una comunidad (o más específicamente una escuela) tiene casos de COVID-19, los funcionarios de salud locales ayudarán a identificar a dichas personas y se harán cargo de los pasos siguientes.
  • Comparta recursos con la comunidad educativa para ayudar a las familias a entender cuándo es importante que los niños se queden en casa. Esta guía de la Academia Estadounidense de Pediatría no aborda específicamente el brote de COVID-19 pero puede resultar útil para las familiasícono de sitio externo.
ícono de signo de verificación

Crear y probar planes de comunicación para usar con la comunidad educativa.

  • Incluya estrategias para compartir información con el personal, los estudiantes y sus familias.
  • Incluya información sobre las medidas adoptadas por la escuela o el establecimiento de cuidado infantil para prepararse, y cómo se compartirá la información nueva que haya disponible.
  • Evalúe su capacidad de comunicación y reitere las medidas que pueden adoptar el personal, los estudiantes y sus familias, para cuidar su salud, así como la indicación de que deben quedarse en casa si están enfermos.
ícono de signo de verificación

Revisar la guía de los CDC para empresas y empleadores.

  • Consulte esta guía  de los CDC para identificar cualquier estrategia adicional que pueda adoptar la escuela, dado su papel como empleador.

Los administradores de programas de cuidados infantiles y escuelas de kínder a 12.º grado pueden brindar apoyo a sus comunidades compartiendo recursos con los estudiantes (si son adecuados para su edad), sus familias y el personal. Coordine con los funcionarios de salud pública locales para determinar qué tipo de información es la más adecuada para compartir con la comunidad escolar. Evalúe compartir las siguientes hojas de datos y fuentes de información:

Si tiene preguntas sobre estudiantes que tienen previsto viajar, o si viajó hace poco a áreas con propagación de COVID-19 en la comunidad, consulte el documento de los CDC con Preguntas frecuentes para viajeros. Las escuelas también pueden consultar a los funcionarios de salud estatales y locales. Es posible que las escuelas deban posponer o cancelar viajes que podrían exponer a los estudiantes o al personal a una posible propagación en la comunidad de COVID-19. Los estudiantes que regresen de áreas con propagación de COVID-19 en la comunidad deben seguir la guía que recibieron de los funcionarios de salud. La información sobre viajes y COVID-19 se actualiza con frecuencia en el  sitio web de los CDC.

Cuando hay transmisión mínima a moderada en la comunidad

Si los funcionarios de salud locales informan la presencia de varios casos de COVID-19 en la comunidad, es posible que las escuelas deban adoptar otras estrategias como respuesta, con el fin de prevenir la propagación en la escuela, pero deberán continuar con las estrategias implementadas cuando no había transmisión en la comunidad. Estas estrategias adicionales incluyen:

ícono de signo de verificación

Coordinar con los funcionarios de salud locales. Este debería ser el primer paso a la hora de tomar decisiones sobre la respuesta a la presencia de COVID-19 en la comunidad. Los funcionarios de salud pueden ayudar a la escuela a determinar cuáles son las estrategias que pueden resultar más apropiadas para la situación específica en su comunidad.

ícono de signo de verificación

Implementar diversas estrategias de distanciamiento social. Elija las estrategias con base en su viabilidad en función del espacio y las necesidades particulares de su escuela. No todas las estrategias son viables en todas las escuelas. Por ejemplo, las opciones de limitar el movimiento en los pasillos pueden ser particularmente difíciles en escuelas secundarias. Muchas estrategias que son viables en escuelas primarias y secundarias pueden ser menos viables en entornos de cuidado infantil. Se alienta a los administradores a ser creativos a la hora de analizar todas las oportunidades de aumentar el espacio físico de separación entre estudiantes y limitar las interacciones en entornos con grupos grandes. Las escuelas pueden analizar estrategias como:

  • Cancelar las excursiones, las formaciones y otras reuniones numerosas. Cancele actividades y eventos como excursiones, consejos estudiantiles, eventos o prácticas deportivas, actuaciones especiales, reuniones para padres de la escuela o noches solidarias.
  • Cancelar o modificar las clases en las que hay probabilidad de que los estudiantes estén en contacto estrecho. Por ejemplo, en las clases de educación física o coro, evalúe la posibilidad de que los maestros vayan a las aulas para evitar que se mezclen varias clases en gimnasios o en la sala de música.
  • Aumentar el espacio que separa los escritorios o pupitres. Reorganice los escritorios de los estudiantes con el máximo espacio de separación posible entre ellos. Gire los escritorios para que apunten en la misma dirección (en lugar de enfrentados) para reducir la transmisión a través de gotitas respiratorias que contienen el virus (por ejemplo al hablar, toser o estornudar).
  • Evitar reunir estudiantes en áreas de uso común. Por ejemplo, puede autorizar a los estudiantes a almorzar y desayunar en sus aulas en lugar de reunirse todos en la cafetería. Si no es posible suspender el uso de áreas comunes, intente limitar la reunión de estudiantes, especialmente si son de diferentes clases (por ejemplo, puede escalonar el almuerzo por clase, separar espacios de almuerzo y receso por clase, enviar a algunos estudiantes a la biblioteca para elegir libros en lugar de asistir a una clase, suspender el uso de casilleros). Restrinja el uso de los pasillos indicando que permanezcan en el aula principal o escalonando el final de cada clase. Procure evitar que varias clases vayan al baño al mismo tiempo (por ejemplo, evite que todas las clases vayan al baño justo después de almorzar o después del recreo). En entornos de cuidado infantil o escuelas, evalúe escalonar los horarios de uso del patio de juegos en lugar de que varios grupos jueguen juntos, y limite otras actividades que exigen la interacción de varias clases.
  • Escalonar los horarios de llegada y/o salida. Esta metodología puede limitar la cantidad de contacto estrecho entre estudiantes en situaciones y horarios de alto tráfico.
  • Reducir la congestión en el consultorio de salud. Por ejemplo, use el consultorio de la escuela para atender a los niños con síntomas similares a los de la influenza y designe un lugar complementario para primeros auxilios o administración de medicamentos.
  • Limitar la presencia de visitas no esenciales. Limite la presencia de voluntarios en actividades en el aula, lectores invitados, personal de la cafetería y otras actividades.
  • Limitar los programas interescolares especiales. Por ejemplo, si recibe visitas de estudiantes de diferentes escuelas para programas especiales (por ejemplo, de música, robótica, clubes académicos) evalúe adoptar recursos de educación a distancia para estos programas o duplicarlos de manera temporal en las escuelas participantes.
  • Enseñar al personal, los estudiantes y sus familias a mantener distancia entre sí en la escuela. Eduque al personal, a los estudiantes y a sus familias al mismo tiempo y explique por qué esto es importante.
ícono de signo de verificación

Evaluar formas de adaptarse a las necesidades de niños y familiares con  riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Evalúe si puede dar lugar a las solicitudes de padres que pueden tener preocupación acerca de la asistencia de sus hijos a la escuela debido a que los niños o algún familiar padecen afecciones subyacentes y, si es posible, cómo lo hará.

Puede ver más información sobre distanciamiento social, incluida información sobre su uso para otras enfermedades virales, en esta  publicación de los CDCícono de pdf.

Cuando hay transmisión sustancial en la comunidad

Cuando se produce una transmisión sustancial en la comunidad local, se debe evaluar la adopción de otras estrategias además de las implementadas cuando no hay transmisión o la transmisión es mínima o moderada. Estas estrategias incluyen:

ícono de signo de verificación

Seguir trabajando en coordinación con los funcionarios de salud locales. Si los funcionarios de salud pública locales determinaron que existe transmisión sustancial de COVID-19 en su comunidad, harán llegar una guía a los administradores con el mejor curso de acción para programas de cuidados infantiles o escuelas. Se espera que estas estrategias alcancen a diversos programas, escuelas o distritos escolares dentro de la comunidad, ya que no necesariamente están vinculadas a casos en las escuelas o establecimientos de cuidados infantiles.

ícono de signo de verificación

Evaluar extender el período de suspensión de clases. Coordine con los funcionarios de salud locales para implementar una extensión de la suspensión de clases (por ejemplo, una suspensión por un período de más de dos semanas). Esta estrategia de suspensión de plazo más largo y probablemente de mayor alcance tiene el objetivo de desacelerar las tasas de transmisión de COVID-19 en la comunidad. Durante los periodos de suspensión de clases extendidos, también deberá cancelar las actividades extracurriculares grupales, los programas escolares después del horario de clases y los eventos grandes (como consejos escolares, noches de eventos, excursiones y eventos deportivos). Recuerde implementar estrategias para garantizar la continuidad educativa (por ejemplo, la educación a distancia), además de los programas de comidas y otros servicios esenciales para los estudiantes.

Esta página fue revisada el 19 de marzo del 2020