PÁGINA WEB ARCHIVADA: Esta página web es para fines históricos y ya no se le realizan actualizaciones. Para obtener la información más reciente, visite la página de inicio del COVID-19.

Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Actualización importante: establecimientos de atención médica
Los CDC han actualizado algunas de las formas de operar los sistemas de atención médica de manera efectiva en respuesta a la vacunación contra el COVID-19. Conozca más
Para tener la máxima protección contra la variante delta y evitar contagiar a los demás, vacúnese lo antes posible y use una mascarilla en público si se encuentra en espacios cerrados en un área con transmisión sustancial o alta.
ACTUALIZACIÓN
Dada la nueva evidencia sobre la variante B.1.617.2 (Delta), los CDC actualizaron la guía para personas totalmente vacunadas. Los CDC recomiendan el uso universal de mascarillas en espacios cerrados por parte de todos los maestros, miembros del personal, estudiantes y visitantes de escuelas de kínder a 12.º grado, independientemente de su estado de vacunación. Los niños deberían retomar las clases presenciales a tiempo completo en otoño con la implementación de estrategias de prevención estratificadas.

Guía para la apertura de programas de cuidados infantiles durante el COVID-19

Guía para la apertura de programas de cuidados infantiles durante el COVID-19

Guía de los CDC para la apertura de programas de cuidados infantiles durante el COVID-19

Actualizado el 10 de junio del 2021
Advertencia: desinfectantes de manos envasados como alimentos o bebidas

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (FDA) está advirtiendo a los consumidores acerca de desinfectantes de manos a base de alcohol envasados como si fueran alimentos o bebidas; algunos incluso vienen saborizados. La ingesta de estos productos podría causar lesiones graves e incluso la muerte. Advertencia de la FDAícono de sitio externoícono de sitio externo

Resumen de los cambios recientes

  • Antecedentes de la guía ampliada sobre lo que se sabe acerca del COVID-19 y la transmisión en los entornos de cuidados infantiles
  • Guía actualizada sobre el uso de mascarillas para pogramas de cuidados infantiles
  • Guía actualizada sobre los sistemas de agua y ventilación
  • Guía actualizada para niños con necesidades especiales y discapacidades
  • Guía actualizada sobre estrategias de división en cohortes y escalonamiento
  • Guía actualizada para espacios comunales, servicios de comidas, patios de recreo y espacios de juego
  • Guía actualizada sobre el reconocimiento de signos y síntomas del COVID-19 y las evaluaciones
  • Guía actualizada sobre cómo proteger a personas con mayor nivel de riesgo
  • Guía actualizada para proveedores de servicios directos (DSP, por sus siglas en inglés)

Puntos clave

  • Los proveedores de cuidado infantil, también conocidos como proveedores de educación preescolar, pueden ayudar a proteger a los niños, familias y miembros del personal y desacelerar la propagación del COVID-19 al utilizar la guía actualizada de los CDC para la apertura de programas de cuidados infantiles durante la pandemia del COVID-19.
  • Esta guía está dirigida a todos los tipos de programas de cuidados infantiles, incluidos los centros de cuidados infantiles, hogares de cuidados infantiles familiares, programas Head Start y otros programas de prekínder.
  • Esta guía describe las estrategias que los programas de cuidados infantiles pueden utilizar para mantener el funcionamiento y los entornos saludables, reducir el riesgo de propagación del COVID-19 en sus programas, prepararse para cuando alguien tenga COVID-19, y brindar apoyo para sobrellevar la situación y desarrollar resiliencia.
Nuevos recursos sobre el COVID-19 de los CDC para programas de cuidados infantiles:

Para centros de cuidados infantiles

Para hogares de cuidados infantiles familiares

Para padres, tutores y cuidadores

Introducción

Como proveedor de cuidado infantil, puede ayudar a proteger a los niños, sus familias y miembros del personal y desacelerar la propagación del COVID-19 al utilizar la guía actualizada de los CDC para la apertura de programas de cuidados infantiles durante la pandemia del COVID-19. Adapte su plan para el COVID-19 según las necesidades específicas de su programa de cuidados infantiles, y la propagación e impacto del COVID-19 en su comunidad. Siga trabajando con los funcionarios de salud pública locales, juntas/organismos de regulación de programas de cuidados infantiles, organismos de acreditación de programas de cuidados infantiles, consultores de salud, distritos escolares y otros socios de programas preescolares para monitorear la situación y revisar su plan según sea necesario.

Esta guía pretende complementar —no reemplazar— cualquier ley, norma y regulación de salud pública y seguridad federal, estatal, tribal, local o territorial que deban cumplir los programas de cuidados infantiles. Esta guía está dirigida a los diferentes tipos de programas de cuidados infantiles, entre ellos:

  • Programas de cuidados infantiles familiares, también conocidos como cuidados infantiles en casa
  • Programas Pre-K (prekínder) en escuelas privadas y públicas o instituciones religiosas
  • Programas Head Start y Early Head Start
  • Centros de cuidados infantiles privados
  • Centros de cuidados infantiles provistos por el empleador
  • Centros de cuidados infantiles temporarios o de emergencia operados por municipios para los hijos de prestadores de servicios esenciales, como personal de respuesta a emergencias, trabajadores de atención médica, trabajadores del tránsito y de otras industrias que impiden que los padres se queden en casa
  • Centros de cuidados infantiles asociados a establecimientos de atención médica para asistir a los trabajadores de la salud que necesitan cuidados para sus hijos
  • Programas de cuidados infantiles ubicados en establecimientos de alojamiento compartido como refugios para personas sin hogar o programas residenciales para mujeres y niños
  • Programas de cuidados infantiles para niños en edad escolar

Niños y el COVID-19

En comparación con los adultos, es menor la cantidad de niños que se infectó por el COVID-19 durante la pandemia; no obstante, los niños pueden infectarse por el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, pueden enfermarse a causa del COVID-19 y pueden propagar el virus a otras personas. (1,2,3,4) La mayoría de los niños infectados por el COVID-19 tiene síntomas leves y algunos ni siquiera tienen síntomas. (5) Los síntomas del COVID-19 en los niños son similares a los de otras enfermedades comunes, como los resfriados, la faringitis, la influenza o las alergias. Al igual que los adultos, los niños que tienen COVID-19 pero no presentan síntomas pueden propagar el virus a otras personas. (6) Para obtener más información, visite COVID-19 en Niños.

Los niños con afecciones subyacentes tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Aunque la cantidad de niños que han sido hospitalizados con COVID-19 es baja en comparación con los adultos, un tercio de los niños hospitalizados con COVID-19 ingresó a la unidad de cuidados intensivos. (6) Además, una pequeña cantidad de niños podría desarrollar una enfermedad poco común, pero grave, asociada al COVID-19 llamada síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C, por sus siglas en inglés). Si bien el riesgo de muerte en niños es bajo en comparación con los adultos, algunos niños en los Estados Unidos murieron a causa del COVID-19. (7)

Los informes han demostrado que los niños de los entornos de cuidados infantiles pueden infectarse por COVID-19 y contagiárselo a otras personas en el programa de cuidados infantiles, en el hogar y en la comunidad. (8,9) Es posible que algunos miembros del personal y del hogar corran mayor riesgo de enfermarse gravemente. Por ejemplo, las personas mayores con afecciones subyacentes tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Si desea obtener más información sobre quiénes corren mayor riesgo, visite Personas con mayor riesgo. Sin embargo, los programas de cuidados infantiles apoyan la salud mental, social, emocional y conductual de los niños a la vez que promueven el desarrollo del aprendizaje temprano. Los programas de cuidados infantiles también pueden ayudar a atender a los niños necesitados a través de programas de nutrición, servicios de educación especial y programas extracurriculares. Además, los programas de cuidados infantiles brindan apoyo a los padres al ofrecerles un cuidado confiable y seguro para que puedan volver a trabajar. Los beneficios de mantener abiertos los programas de cuidados infantiles deberían ponderarse teniendo en cuenta los riesgos que supone la propagación del COVID-19 en el programa de cuidados infantiles y en la comunidad.

Hay más información que ha demostrado que un enfoque integral y multifacético con respecto a las estrategias de prevención del COVID-19 podría ayudar a desacelerar la transmisión en entornos de atención temprana y educación preescolar. (10) Los programas de cuidados infantiles deben tomar decisiones sobre la reapertura y la continuidad de las actividades con base en los datos disponibles, incluidos los niveles de transmisión (propagación) del COVID-19 en la comunidad  y la capacidad de los programas de cuidados infantiles para implementar estrategias de prevención adecuadas (medidas para la reducción de riesgos) a fin de poder permanecer abiertos de forma segura y proteger a los niños, el personal y los administradores.

Tomar medidas para reducir el riesgo de propagación del COVID-19

El COVID-19 se propaga principalmente a través del contacto cercano y la inhalación de las gotitas respiratorias que liberan las personas al hablar, cantar, respirar, estornudar o toser. Aunque es menos probable, existe la posibilidad de que una persona se infecte por el COVID-19 al tocar una superficie u objeto que contenga el virus y luego se toque los ojos, la nariz o la boca. Para desacelerar la propagación del COVID-19 en su comunidad y establecimiento, su programa de cuidados infantiles debería implementar plenamente y cumplir con múltiples estrategias de prevención.

Las estrategias de prevención son las medidas implementadas por el programa de cuidados infantiles y adoptadas por las personas para reducir el riesgo de propagación del COVID-19 (por ejemplo, quedarse en casa si están enfermos, usar una mascarilla que cubra la nariz y la boca, respetar el distanciamiento físico, evitar las multitudes y los espacios cerrados con poca ventilación, lavarse las manos con frecuencia, formar cohortes, y limpiar y desinfectar de manera regular y constante, lo que se describe detalladamente más adelante en este documento). La implementación constante y adecuada de estas estrategias puede reducir el riesgo de transmisión en su programa de cuidados infantiles. Tenga en cuenta que la propagación en la comunidad interviene en el riesgo general de su programa. Por lo tanto, es importante estar actualizado sobre el estado del COVID-19 en su comunidad a través de su departamento de salud localícono de sitio externo al evaluar con regularidad las estrategias de prevención de su programa.

Vacunación contra el COVID-19

Las vacunas son una herramienta importante para ayudar a detener la pandemia del COVID-19. Los proveedores de atención temprana y educación preescolar realizan trabajos imprescindibles para el funcionamiento continuo de la sociedad y corren un potencial riesgo de exposición laboral al SARS-CoV-2. Como trabajadores esenciales de primera línea, los proveedores de cuidado infantil han sido incluidos en los grupos de prioridad a nivel nacional para recibir la vacuna. El Comité Asesor sobre Prácticas de Vacunación (ACIP, por sus siglas en inglés) de los CDC recomienda priorizar la asignación de las vacunas a los trabajadores esenciales de primera línea, incluidos los proveedores de cuidado infantil, en la fase 1b. Para abordar este importante problema de salud pública, el secretario de Salud y Servicios Humanos emitió una directiva de la secretaríaícono de pdfícono de sitio externo el 2 de marzo del 2021 que ordena a todos los proveedores de vacunas contra el COVID-19 que administran vacunas adquiridas por el gobierno de los EE. UU. que pongan las vacunas a disposición de aquellos que trabajan en escuelas de prekínder a 12.° grado y en los programas Head Start y Early Head Start. También son elegibles aquellas personas que ejercen como proveedores aprobados de cuidado infantil o que trabajan para ellos. Esto significa que, además de los sitios de vacunación contra el COVID-19 existentes a nivel estatal y local, los maestros y el personal de escuelas y programas de cuidados infantiles de todo el país pueden inscribirse para reservar una cita en más de 9 000 farmacias que participan en el Programa federal de vacunación contra el COVID-19 en farmacias minoristas vigente. Vacunarse apenas tenga la oportunidad de hacerlo es una opción importante para preservar su seguridad y la de su personal y reducir el riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Revise la información sobre la vacunación contra el COVID-19 de los CDC o hable con su proveedor de atención médica para obtener más información.

Hay nuevos recursos de los CDC disponibles para brindar información acerca de esta directiva:

Incluso después de que los miembros del personal y los proveedores de cuidado infantil sean vacunados, será necesario seguir implementando las medidas preventivas en un futuro inmediato, que incluyen el uso de mascarillas, el distanciamiento físico y otras estrategias de prevención importantes que se describen en este documento guía.

Planificar y prepararse

Dos de las medidas más importantes que hay que tomar antes de la reapertura y para continuar operando son la planificación y la preparación. Para planificar y prepararse mejor debe contemplar la posibilidad de que los niños, el personal y los miembros de las familias se enfermen a causa del COVID-19, y debe saber qué hacer con su programa de cuidados infantiles cuando esto suceda.

Una medida importante es revisar, actualizar e implementar planes de operaciones de emergencias (EOP, por sus siglas en inglés), también conocidos como Planes de preparación para emergencias y catástrofes. El programa de cuidados infantiles debe tener un plan implementado para proteger al personal, a los niños y a sus familias de la propagación del COVID-19. Su plan de respuesta al COVID-19 debería incluir las medidas que tomará cuando un niño o un miembro del personal ha estado expuesto a alguien con COVID-19, tiene síntomas del COVID-19 o da positivo en la prueba de detección del COVID-19. Debe crear su plan con base en las regulaciones de licencias estatales y en colaboración con los organismos reguladores, los departamentos de salud pública estatales y locales, y los asesores de salud sobre cuidados infantiles u otras organizaciones que apoyen su programa de cuidados infantiles.

  • Vea los recursos clave sobre preparación para emergencias (por ejemplo, Caring for our Childrenícono de sitio externo - Estándares nacionales de desempeño en salud y seguridad - Directrices para programas de atención temprana y educación preescolar, y el Manual de preparación para emergenciasícono de pdfícono de sitio externo para programas de infancia temprana) mientras revisa, actualiza e implementa sus EOP.
  • Haga que el personal, los padres/tutores y otros socios de la comunidad (por ejemplo, organizaciones de servicios juveniles y centros de salud) participen en la elaboración de los EOP.

Cuando cree su plan de operaciones de emergencia, los CDC recomiendan que:

  • Haga un seguimiento de la propagación del COVID-19 en su área. Esta información suele encontrarse en el sitio web del departamento de salud local o en la Vista por condado en la herramienta de seguimiento de datos del COVID-19 de los CDC. Esto puede resultarle útil para tomar decisiones acerca de los cambios en sus estrategias de prevención y en caso de que sea necesario cerrar su programa de cuidados infantiles.
  • Cree sistemas de comunicación entre su programa de cuidados infantiles y los padres, tutores y cuidadores. Esto podría realizarse a través de una combinación de protocolos por teléfono, correo electrónico o mensajes de texto, y/o reuniones virtuales periódicas con los padres, tutores, cuidadores y proveedores de cuidado infantil. Use estos sistemas para hacer un seguimiento del ausentismo de los niños o del personal o para responder ante un brote en el establecimiento.
  • Adopte medidas para promover conductas de prevención que ayuden a reducir la propagación del COVID-19 y comparta la información sobre estas medidas para la reducción de riesgos con padres, tutores y cuidadores.
  • Considere las necesidades de los niños con discapacidades, niños con necesidades de atención médica, niños sin hogar, niños migrantes y otras necesidades de sus familiares e hijos. Algunos ejemplos incluyen:
    • En el caso específico de un niño con discapacidades o problemas de salud, trabaje directamente con el niño, su familia y sus proveedores (de atención médica o educación especial) para determinar la mejor manera de atender sus necesidades.
    • Contáctese con socios clave que puedan vincular a las familias sin hogar con los recursos de la comunidad.
    • Brinde información y recursos al personal y las familias acerca de cómo reducir la propagación del COVID-19. Asegúrese de que los recursos seleccionados sean relevantes desde el punto de vista cultural y estén disponibles en un lenguaje simple y en los idiomas correspondientes, y en formatos accesibles para las familias a las que está dirigido su programa de cuidados infantiles.
    • En colaboración con los funcionarios locales, establezca criterios claros sobre cuándo se suspenderán las actividades presenciales en su programa de cuidados infantiles para detener o desacelerar la propagación del COVID-19, así como criterios claros sobre cuándo reanudar las operaciones.
    • Evalúe los servicios que ofrece su programa de cuidados infantiles para cubrir las necesidades básicas de los niños y las familias (como comidas y refrigerios a través de los programas de nutrición del USDAícono de sitio externo y otros servicios) e implemente medidas para atender estas necesidades si se suspenden las operaciones o si es necesario aislar al niño o ponerlo en cuarentena como resultado de un diagnóstico de COVID-19 o de la exposición al virus.

Alentar conductas que reduzcan la propagación del COVID-19

Las medidas implementadas por su programa de cuidados infantiles y adoptadas por el personal y las familias ayudarán a reducir el riesgo de propagación del COVID-19. La implementación de muchas de las siguientes estrategias de prevención a la vez puede reducir el riesgo de transmisión del COVID-19 en su programa de cuidados infantiles.

Quedarse en casa cuando corresponda

Instruya a su personal y a las familias acerca de cuándo no deberían concurrir ellos ni sus hijos al programa de cuidados infantiles:

  • El personal y los niños deben quedarse en casa si están enfermos o recientemente han tenido contacto cercano (a menos de 6 pies durante un total acumulado de quince minutos o más en un lapso de 24 horas) con una persona con COVID-19.
  • El personal y los niños deben quedarse en casa si la prueba de detección les dio positivo o si tienen síntomas del COVID-19.
  • Cree políticas que alienten a los empleados enfermos a quedarse en casa sin temor a tener consecuencias negativas. Asegúrese de que las políticas sean comunicadas a su personal con claridad.
    • Los criterios de los CDC también ayudan a establecer cuándo pueden regresar los niños y el personal:
  • Los programas de cuidados infantiles también pueden consultar la página web de los CDC sobre lugares de trabajo y empresas, la cual ofrece guías y estrategias para prevenir y reducir la transmisión e implementar medidas sanitarias en las operaciones comerciales y los entornos laborales.

Protocolo para la higiene respiratoria y el lavado de manos

Ayude a los niños a aprender estas simples medidas para evitar contagiarse y propagar el COVID-19. Use herramientas visuales, demostraciones, historias y juegos:

  • Aliente al personal y a los niños a cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo desechable al toser y estornudar. Los pañuelos desechables usados se deben botar en la basura, y deben lavarse las manos de inmediato con agua y jabón por al menos 20 segundos o usar un desinfectante de manos.
  • Enseñe e imponga la práctica del lavado de manos con agua y jabón por al menos 20 segundos y aumente el monitoreo para garantizar que todos los niños y el personal cumplan con estas normas. Después de lavarse las manos, asegúrese de secárselas bien con una toalla limpia o al aire.
  • Si no hay agua y jabón disponibles, los miembros del personal y los niños (mayores de 2 años) pueden usar un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol. Asegúrese de cubrir todas las superficies de las manos frotándolas entre sí hasta sentirlas secas. Los desinfectantes de manos deben almacenarse en altura, en un lugar apartado y fuera de la vista de los niños, y los menores de 6 años de edad solo pueden utilizarlo bajo la supervisión de un adulto. Cuando las manos están visiblemente sucias o engrasadas es probable que los desinfectantes de manos no sean tan efectivos, por lo que se recomienda lavarse las manos con agua y jabón por 20 segundos.
  • Ayude a los niños con el lavado de manos, incluidos los bebés que no pueden lavarse las manos solos. Después de ayudar a los niños a lavarse las manos o a ponerse o ajustarse la mascarilla, el personal también debe lavarse las manos.
  • Todos los niños y los miembros del personal deben lavarse las manos con agua y jabón en los siguientes momentos clave:
    • Al llegar a su establecimiento
    • Antes y después de preparar comidas o bebidas
    • Antes y después de comer o manipular comida, o de alimentar a los niños
    • Antes y después de ayudar a un niño a ponerse o ajustarse la mascarilla
    • Antes y después de administrar medicamentos o aplicar ungüentos medicinales
    • Antes y después de cambiar pañales
    • Después de ir al baño o después de ayudar a un niño a ir al baño
    • Después de tener contacto con líquidos corporales
    • Después de manipular basura

Alzar, lavar o alimentar a un niño

Es importante que consuele a los bebés y niños pequeños que lloran, se sienten tristes y/o ansiosos, y es muy frecuente que necesiten estar en brazos. En la medida de lo posible, cuando alce, lave o alimente a niños pequeños, protéjase:

  • Lávese las manos con frecuencia.
  • Lávese las manos, el cuello y cualquier parte del cuerpo que haya estado en contacto con los líquidos corporales de un niño.
  • Evite tocarse los ojos cuando alza, lava o alimenta a un niño.
  • Si los líquidos corporales se derraman sobre la ropa del niño, hay que cambiársela de inmediato, siempre que sea posible, y luego tiene que volver a lavarse las manos.
  • Lávese las manos antes y después de tocar los biberones preparados en casa o en el establecimiento.

Usar mascarillas

  • Todas las personas de 2 años de edad o más deben usar una mascarilla que les cubra la nariz y la boca cuando están rodeadas de personas con las que no conviven, excepto al comer o beber.
  • Enseñe y refuerce el uso de las mascarillas de manera correcta y en forma constante por parte de todo el personal y los niños de 2 años de edad o más.
  • El uso de mascarilla NO reemplaza al distanciamiento físico. Es importante seguir usando mascarillas además de mantener el distanciamiento físico. El uso de una mascarilla es especialmente importante en interiores y cuando se dificulta mantener el distanciamiento físico al cuidar a niños pequeños.
  • Obtenga información de los CDC acerca de cómo elegir, usar, y limpiar su mascarilla.
  • Lávese las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos o use un desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol después de tocar o quitarse la mascarilla.
  • Los CDC entienden que hay ciertas instancias específicas en las que no es posible usar mascarilla. En tales casos, considere utilizar adaptaciones y alternativas.

Protectores faciales y gafas protectoras

Los CDC no recomiendan usar protectores faciales ni gafas protectoras como reemplazo de las mascarillas. NO les coloque protectores faciales de plástico (ni mascarillas) a los bebés o recién nacidos. Para más información, visite Consideraciones para el uso de mascarillas.

Cómo guardar y lavar las mascarillas

Guarde las mascarillas de tela de manera adecuada y lávelas con regularidad para mantenerlas limpias. Tenga más de una mascarilla a mano para que pueda reemplazar fácilmente una mascarilla sucia por una limpia. Asegúrese de quitarse la mascarilla correctamente y lavarse las manos después de tocar una mascarilla usada. Cuando vuelva a utilizar su mascarilla después de un descanso, asegúrese de mantener el mismo lado hacia fuera.

Para obtener más información sobre el lavado de mascarillas, visite Cómo lavar las mascarillas.

Carteles y mensajes

  • Coloque carteles en lugares visibles (entradas y baños) que promuevan medidas de protección cotidianas y describan cómo detener la propagación de gérmenes (como el correcto lavado de manos y el uso adecuado de mascarillas).
  • Los carteles deben ser claros y fáciles de entender, y contener imágenes. Además, deben estar redactados según el nivel de alfabetización correspondiente y en los principales idiomas que hablan el personal y las familias.
  • Use varios métodos de comunicación para garantizar la accesibilidad de todos, incluidas las personas con discapacidades y quienes tienen impedimentos visuales.
  • Encuentre recursos digitales y para imprimir de los CDC disponibles en forma gratuita en la página principal de recursos de comunicación de los CDC. Los CDC también tienen videos, incluido uno con lenguaje de señas estadounidense, relacionados con el COVID-19 y otras herramientas de comunicación. Los CDC también han creado varios recursos e infografías para proveedores de cuidado infantil que están disponibles en el kit de herramientas de los CDC para programas de cuidados infantiles.

Mantener entornos saludables

Considere implementar los siguientes cambios recomendados en los espacios físicos para propiciar un entorno saludable para el programa de cuidados infantiles.

Limpiar

  • Cree un cronograma para aumentar las tareas de limpieza de rutina de superficies de contacto frecuente. Puede encontrar un ejemplo aquíícono de pdfícono de sitio externo
    • Asegúrese de utilizar de manera segura y correctaícono de sitio externo los productos de limpieza y desinfección, y de almacenarlos adecuadamente lejos del alcance de los niños. Si las superficies están sucias, límpielas con agua y jabón o detergente antes de desinfectarlas. Use alguno de los productos que figuran en la Lista N: desinfectantes efectivos contra el coronavirus (COVID-19)ícono de sitio externo y siga las instrucciones en cuanto al tiempo que un producto debe estar en contacto con una superficie para que sea efectivo.
    • De ser posible, proporcione toallitas desechables registradas en la EPA al personal para que puedan limpiar las superficies que se tocan con frecuencia, como teclados, escritorios y controles remotos, antes de usarlos. Si no hay toallitas disponibles, consulte la guía de los CDC sobre la limpieza y desinfección de su establecimiento.
    • Los niños no deben usar ni estar cerca de productos de limpieza y desinfección. El personal debe garantizar que haya una ventilación adecuada al usar estos productos para evitar que los niños o ellos mismos inhalen vapores tóxicos.
    • Se debe considerar especialmente a las personas con asma. Algunos productos de limpieza y desinfección pueden desencadenar ataques de asma. Aprenda más sobre cómo reducir las probabilidades de sufrir un ataque de asma mientras realiza las tareas de desinfección para prevenir el COVID-19.
  • Garantice la provisión de los suministros adecuados.
    • Asegúrese de contar con los suministros adecuados para promover los hábitos de higiene de manos y la limpieza de objetos y superficies. Estos incluyen agua y jabón, desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol (para el personal y los niños más grandes que pueden usar desinfectante de manos de manera segura), toallas de papel, pañuelos desechables, toallitas desinfectantes, mascarillas (si es factible) y cestos de basura que no requieran contacto con las manos/a pedal (si están disponibles).
    • Si tiene dificultades para obtener estos suministros, considere la posibilidad de ponerse en contacto con la oficina estatal de cuidados infantiles para ver si hay más recursos disponibles a través de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).ícono de sitio externo Además, puede comunicarse con su agencia local de recursos y referencias de cuidado infantil (CCR&R, por sus siglas en inglés) para obtener más información acerca de las organizaciones de servicios en su comunidad que podrían tener recursos adicionales. Puede encontrar a su agencia local de CCR&Rícono de sitio externo en Child Care Aware of Americaícono de sitio externo.
  • Limpie las superficies.
    • Cómo reducir la propagación de gérmenes en las escuelas

      Limpiar y promover la higiene de manos son medidas cotidianas que las escuelas pueden tomar para desacelerar la propagación del COVID-19 y otras enfermedades infecciosas y proteger a los estudiantes y al personal.

      Limpiar con productos que contienen jabón o detergente reduce la presencia de gérmenes en las superficies y objetos, ya que elimina los contaminantes, y también podría debilitar o dañar algunas de las partículas de virus, lo que reduce el riesgo de infección por contacto con las superficies. Limpiar las superficies de alto contacto y los objetos de uso compartido una vez al día por lo general es suficiente para eliminar los virus que puedan tener las superficies, excepto que haya habido una persona con COVID-19 confirmado o presunto presente en su escuela. Si desea obtener más información acerca de la limpieza y desinfección de escuelas, vea Cómo limpiar y desinfectar su establecimiento.

      Desinfectar (con desinfectantes de la Lista N de la Agencia de Protección Ambiental de los EE. UU. (EPA)ícono de sitio externoícono de sitio externo) elimina cualquier microbio que pueda quedar en las superficies, lo que reduce incluso más el riesgo de propagación de infecciones.

      Limpie con más frecuencia o limpie Y desinfecte las superficies y objetos si se dan determinadas condiciones

      Cuando alguien está enfermo

      Si hay una persona enferma en su escuela o si una persona con COVID-19 estuvo presente en su escuela en las últimas 24 horas, limpie y desinfecte su establecimiento. Si desea obtener más información sobre los métodos seguros de limpieza y desinfección, vea Limpieza y desinfección de su establecimiento.

      Uso seguro de desinfectantes

      Siempre lea y siga las instrucciones acerca de cómo usar y guardar los productos de limpieza y desinfección. Los niños no deben usar ni estar cerca de productos de desinfección. Ventile el espacio al usar estos productos, para evitar que los niños inhalen vapores tóxicos.

      Considere actualizar o mejorar los sistemas de ventilación, además de tomar otras medidas para ayudar a aumentar la circulación de aire puro y diluir posibles contaminantes dentro del edificio. Obtenga más información.

      Siempre siga las prácticas estándar y respete las normas mínimas de limpieza y desinfección que rigen su escuela. Si desea obtener más información acerca de la limpieza de las diferentes superficies o acceder a otras directrices de limpieza, vea Cómo limpiar y desinfectar su establecimiento.

  • Limpie y desinfecte los juguetes.
    • Caring for Our Childrenícono de sitio externo establece estándares nacionales de limpieza y desinfección de establecimientos educativos para niños.
    • Los juguetes que pueden llevarse a la boca deben ser desinfectados cada vez que se utilizan o no se deben usar juguetes que no se puedan limpiar ni desinfectar.
    • Aparte los juguetes que los niños se hayan llevado a la boca o que estén contaminados por contacto u otros líquidos corporales hasta que una persona con guantes pueda limpiarlos a mano. Límpielos con agua y detergente, enjuáguelos, desinféctelos con un producto de desinfección registrado en la EPA, vuelva a enjuagarlos y séquelos al aire. También puede lavarlos en un lavavajillas mecánico. Ponga especial cuidado en los artículos que un niño podría llevarse a la boca, como comida, platos y utensilios de juego.
    • Los juguetes de paño que se pueden lavar en lavadora pueden ser utilizados por una persona a la vez o directamente no se pueden utilizar. Estos juguetes deben lavarse antes de ser utilizados por otro niño.
    • No comparta juguetes con otros grupos de bebés o niños pequeños, excepto que los lave y desinfecte antes de pasarlos de un grupo al otro.
    • Separe los juguetes que debe limpiar. Colóquelos en una fuente con agua jabonosa o en un recipiente separado con un rótulo que diga "juguetes sucios". Mantenga la fuente y el agua fuera del alcance de los niños para prevenir el riesgo de ahogamiento. El método ideal de limpieza es el lavado con agua jabonosa. Intente tener suficientes juguetes como para rotarlos entre limpiezas.
    • No se considera que los libros infantiles, al igual que otros materiales de papel como correspondencia o sobres, supongan un riesgo alto de transmisión y no es necesario someterlos a procedimientos adicionales de limpieza y desinfección.
  • Cambio de pañales.
    • Al cambiar los pañalesícono de sitio externo de un niño, lávese las manos y lave las manos del niño antes de comenzar y, de ser posible, use guantes. Siga los procedimientos seguros para cambiar pañales.
    • En lo posible, el cambio de pañales no debería realizarlo la misma persona que prepara la comida. Si es la única persona disponible para cambiar los pañales y preparar la comida, implemente estrategias de prevención adicionales (como el lavado de manos) entre el cambio de pañales y la preparación de la comida.
    • Después de cambiar los pañales, quítese los guantes y lávese las manos (aunque haya usado guantes) y desinfecte el área de cambio de pañales con un desinfectante sin fragancia que figure en la Lista N de la EPA: desinfectantes para el coronavirus (COVID-19)ícono de sitio externo como una solución desinfectante. Si usa otros productos para desinfectar, también deben ser sin fragancia y estar registrados en la EPA. Si la superficie está sucia, se debe limpiar con agua y jabón o detergente antes de la desinfección.
    • Si se usan pañales de tela reutilizables, no se deben lavar ni enjuagar en el establecimiento. Coloque el pañal de tela sucio y su contenido (sin vaciarlo ni enjuagarlo) en una bolsa de plástico o en una cubeta para pañales con tapa y bolsa de plástico para entregárselo a los padres/tutores o al servicio de lavandería. (Descargue afiches con los procedimientos para el cambio de pañales.)
  • Vehículos de transporte.
    • Si su programa de cuidados infantiles utiliza vehículos de transporte (por ejemplo, autobuses o vans), los conductores deben poner en práctica todas las medidas y protocolos de seguridad indicados para el resto del personal (por ejemplo, higiene de manos, uso de mascarillas). Para limpiar y desinfectar los autobuses y otros vehículos de transporte, vea la guía para operadores de autobuses. Propicie la distancia entre los niños en los autobuses (por ejemplo, ubique a los niños de a uno por fila, saltee las filas) cuando sea posible. No obstante, los niños que conviven pueden sentarse juntos.

Ventilación

Considere cómo puede permitir que ingrese la mayor cantidad posible de aire fresco en su centro de cuidados infantiles u hogar de cuidados infantiles familiares. Permitir el ingreso de aire fresco del exterior a su centro u hogar ayuda a evitar que se acumulen partículas del virus en el interior.

  • Aumente la circulación de aire exterior con cautela en áreas con altos niveles de contaminación. Vea la página web de los CDC para obtener más información acerca de la calidad del aire local.
    • Si es seguro hacerlo, abra puertas y ventanas tanto como pueda para que ingrese aire fresco del exterior. Si bien lo mejor es abrirlas de par en par, incluso abrir apenas una ventana puede ayudar.
    • Si es posible, abra varias puertas y ventanas para permitir un mayor ingreso de aire fresco.
    • No abra puertas y ventanas si hacerlo no es seguro para usted o para otras personas (por ejemplo, riesgo de caídas, de desencadenar síntomas de asma o si hay altos niveles de contaminación en el aire).
    • Si no es seguro abrir puertas y ventanas, evalúe otras metodologías para reducir la cantidad de partículas del virus en el aire, como sistemas de filtración de aire y extractores.
    • Considere la posibilidad de poner en funcionamiento su sistema de HVAC con el máximo flujo de aire exterior por 2 horas antes y después de los horarios en los cuales el centro u hogar están ocupados.
    • Las consideraciones de ventilación también son importantes para los autobuses o vans. Abra las ventanas para aumentar el ingreso de aire exterior, siempre que sea seguro hacerlo.
  • Asegúrese de que los extractores de aire de los baños funcionen a plena capacidad cuando el centro u hogar están ocupados. Limpie y cambie los filtros tal como lo recomienda el fabricante.
  • Realice las tareas de inspección y mantenimiento de los sistemas de ventilación locales en áreas como baños, cocinas, áreas de preparación de comidas, etc.
  • Use ventiladores con protección para niños para potenciar la efectividad de las ventanas abiertas. Instale un ventilador junto a una ventana abierta para expulsar el aire del interior y así mejorar la circulación del aire en toda la habitación. Incluso sin una ventana abierta, los ventiladores pueden mejorar la circulación de aire y evitar que las partículas de virus se concentren en un solo lugar.
  • Asegúrese de que los sistemas de ventilación funcionen correctamente y propicien una calidad de aire aceptable en el interior de acuerdo al nivel de ocupación de cada espacio. Hay más información para los centros de cuidados infantiles y hogares de cuidados infantiles familiares en la página de Ventilación en escuelas y programas de cuidados infantiles . Esta página contiene una lista más detallada de intervenciones de ventilación que pueden ayudar a reducir la concentración de partículas de virus, como el SARS-CoV-2, en el aire. La American Society of Heating, Refrigerating, and Air-Conditioning Engineers (ASHRAE) también tiene una Guía para operaciones en edificios durante la pandemia del COVID-19 ícono de sitio externo. Puede ver más Directrices de ASHRAE para escuelas y universidadesícono de pdfícono de sitio externo para obtener más información sobre recomendaciones de ventilación para diferentes tipos de edificios y la preparación de los edificios para su ocupación.
  • Si su centro de cuidados infantiles u hogar de cuidados infantiles familiares no cuenta con un sistema de HVAC, o si quiere un sistema de filtrado adicional, considere la posibilidad de usar un purificador de aire con filtro de partículas de alta eficiencia (HEPA) portátil. Los purificadores con filtro HEPA atrapan las partículas que exhalan las personas al respirar, hablar, cantar, toser y estornudar.
    • Al elegir un purificador con filtro HEPA, opte por uno que sea del tamaño adecuado para el ambiente. Una forma de hacerlo es elegir un sistema de ventilación con filtro HEPA con un índice de generación de aire puro (CADR, por sus siglas en inglés) que equivalga o supere la superficie de la habitación en la que va a utilizarlo. Para obtener más información, vea la Guía de la EPA para purificadores de aire para el hogar.

Sistemas de agua

estación para reponer agua en las botellas

lavabos con agua corriente

Antes del regreso de los estudiantes y el personal a una escuela o edificio de un establecimiento de cuidados infantiles que estuvieron cerrados por un tiempo prolongado, busque formas de reducir posibles riesgos. Purgue las cañerías (esto incluye los grifos de lavabos, bebederos, estaciones para recargar botellas de agua, mangueras y duchas), para reemplazar toda el agua dentro de las cañerías con agua corriente. Esto puede ayudar a proteger a los ocupantes de una posible exposición al plomo, cobre y a la bacteria Legionella. También puede seguir la regla de las 3 T de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) - Training, Testing, Taking Action (Capacitar, Evaluar, Tomar medidas, en español)ícono de sitio externo - para reducir la presencia de plomo en el agua potable en escuelas y centros de cuidados infantiles. Siga las guías para revisar el edificio para detectar la presencia de moho y tomar las medidas necesarias para remediarlo.

Se deben limpiar y desinfectar los bebederos. Aliente al personal y a los familiares a que lleven su propia agua para reducir al mínimo el uso de bebederos o considere instalar métodos de activación sin contacto en los bebederos.

Modificación de las disposiciones

  • Distancie físicamente las áreas donde se sientan los niños, siempre que sea posible.
  • Gire las mesas de manera tal que queden orientadas en la misma dirección (en lugar de estar enfrentadas entre sí), o haga que los niños se sienten de un solo lado de las mesas, separados unos de otros, principalmente a la hora de comer.
  • Modifique las estaciones de aprendizaje y las actividades para que los niños mantengan el distanciamiento físico, siempre que sea posible.

Guías y barreras físicas

  • Proporcione señales físicas, como cinta en los pisos o aceras y carteles en las paredes, para garantizar que el personal y los niños permanezcan al menos a 6 pies de distancia de los niños de otros "salones de clase" o cohortes en las áreas comunes (por ejemplo, guías para crear "rutas de circulación en sentido único" en los corredores). Es necesario reconocer que a los niños más pequeños puede resultarles difícil formarse en fila y tomar distancia debido a su nivel de madurez, y posiblemente sea necesario modificar estas prácticas.
  • Instale barreras físicas, como protectores o divisores, especialmente en los entornos donde es difícil para las personas mantener el distanciamiento físico (por ejemplo, en las entradas y la recepción de los centros de cuidados infantiles). Asegúrese de limpiar y desinfectar las barreras con regularidad.
  • Los proveedores de cuidado infantil familiar pueden utilizar guías y barreras físicas en las áreas donde resulta difícil mantener el distanciamiento físico.

Espacios comunales

El uso y la cantidad de espacios comunes puede variar según el tipo de programa de cuidados infantiles.

  • Si el programa de cuidados infantiles tiene espacios comunes que son utilizados por varios grupos diferentes de niños a lo largo del día, como comedores, salas de usos múltiples y áreas de juegos, alterne su uso y limpie y desinfecte adecuadamente entre grupos. Asegúrese de que los niños y el personal se higienicen adecuadamente las manos antes y después de cada uso. Se puede considerar cerrar los espacios comunes si no es posible mantener la limpieza habitual. Para obtener más información, consulte la página sobre limpieza y desinfección correspondiente.
  • Es importante que los adultos usen mascarillas de manera correcta y constantemente, y mantengan una distancia de al menos 6 pies del resto de las personas, especialmente cuando las interacciones son prolongadas.
  • Los programas de cuidados infantiles interesados en el aprendizaje al aire libre pueden beneficiarse al revisar la guía de los CDC para el COVID-19 sobre las Consideraciones para jardines comunitarios y huertas escolares al aire libre.

Áreas de juegos y espacios al aire libre

  • Los espacios al aire libre reducen el riesgo de propagación del COVID-19, pero requieren de conductas preventivas (quedarse en casa cuando está enfermo, mantener el distanciamiento físico, evitar las multitudes, usar una mascarilla, lavarse las manos, dividir en cohortes, y llevar a cabo tareas de limpieza y desinfección).
  • Los espacios comunes al aire libre, como las áreas de juegos (estructuras de juego, juegos para trepar, columpios) y los espacios con juguetes o equipos de uso compartido (por ejemplo, pelotas, triciclos, autos de juguete) son importantes para el desarrollo saludable de los niños, pero pueden suponer un riesgo de propagación del COVID-19. Si bien los espacios al aire libre reducen el riesgo de propagación del COVID-19, el virus puede seguir propagándose cuando los niños pequeños tocan objetos contaminados y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca. Es necesario poner en práctica conductas de prevención, como usar mascarillas, lavarse las manos y dividir en cohortes.
  • Ponga a disposición los suministros de higiene, como desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol, toallitas desinfectantes, toallas de papel, pañuelos desechables y cestos de basura que no requieran contacto con las manos en áreas exteriores para el personal y los niños.
  • Teniendo en cuenta las estrategias de prevención implementadas y las necesidades de los niños y sus familias, es importante que considere cuidadosamente el uso de los parques y áreas de juego, los juguetes y el equipamiento.
    • Consulte con funcionarios de salud pública y remítase a las regulaciones locales y estatales sobre las áreas de juego.
    • Por lo general, las áreas al aire libre requieren una limpieza normal de rutina y no es necesario desinfectarlas. No rocíe las aceras y áreas de juego al aire libre con desinfectantes ya que no es una manera eficiente de usar los suministros desinfectantes y no se ha comprobado que reduzca el riesgo de propagación del COVID-19. Debe continuar con las prácticas de higiene y limpieza habituales para las áreas al aire libre.
    • El uso específico de desinfectantes puede realizarse de manera efectiva, eficiente y segura en superficies y objetos duros al aire libre que se tocan con frecuencia por varios niños y miembros del personal (por ejemplo, pasamanos, bancos); asegúrese de que los desinfectantes se hayan secado por completo antes de permitir que los niños puedan jugar.
    • Limpie rutinariamente las superficies de alto contacto hechas de plástico o metal, como las barras de agarre y barandas.
    • No es necesario limpiar ni desinfectar las superficies de madera (estructuras de juegos, bancos, mesas) ni los cubresuelos (mantillo, arena).
    • Considere la posibilidad de restringir el uso de estructuras o equipos de juego que requieran que los niños se ubiquen uno al lado del otro (por ejemplo, enfrentados en un columpio de neumáticos, gateando  todos juntos adentro de túneles o encerrados en estructuras tipo fortalezas).
    • Organice el uso de las áreas de juego o espacios con juguetes de manera escalonada permitiendo el ingreso de grupos reducidos al área de juego por vez o dividiendo los grupos en cohortes mientras se higienizan los objetos de uso compartido y las superficies de alto contacto entre grupo y grupo.
    • Si varios grupos tienen que estar en el área de juego al mismo tiempo, considere la posibilidad de utilizar vallas u otro tipo de barrera para designar áreas separadas para cada grupo.

Reforzar las strategias de prevención en espacios cerrados de uso compartido 

La cantidad de espacios compartidos y el uso de los mismos puede variar según el tipo de programa de cuidado infantil.

  • Antes de que ingresen a un espacio compartido, haga que los niños se laven las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos.
  • Durante el uso de un espacio compartido, combine varias estrategias de prevención, como el uso de mascarillas, el distanciamiento físico, la higiene de manos, y la limpieza y desinfección de los objetos de uso compartido y las superficies de alto contacto.
  • Los miembros del personal de cuidados infantiles y los niños de más de 2 años de edad deben usar mascarillas tanto en interiores como al aire libre. Sin embargo, las siguientes personas no deben usar mascarillas:
    • Niños menores de 2 años de edad
    • Personas con problemas respiratorios
    • Personas que están inconscientes, incapacitadas o que no son capaces de quitarse la mascarilla sin ayuda
  • En la medida de lo posible, limpie y desinfecte con mayor frecuencia las superficies y los objetos compartidos. Por ejemplo, limpie los objetos de uso masivo, como los juguetes más utilizados en determinados momentos, o si alguien estornuda o tose, entre cada uso.
  • Exija el lavado de manos o el uso de desinfectante de manos después de toser o estornudar.
  • Lávese las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos y séquese bien con una toalla limpia o al aire. Si las manos no están visiblemente sucias, se puede usar un desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol si no hay agua y jabón disponibles.
  • Supervise a los niños cuando utilizan desinfectante de manos para evitar la intoxicación por ingesta de desinfectante o el contacto con los ojos.
  • Después de usar un espacio compartido, haga que los niños se laven las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos.

Servicio de comidas

Si bien actualmente no hay evidencia de que la ingesta de alimentos esté asociada a la propagación del COVID-19, es posible que una persona pueda infectarse por el COVID-19 al tocar una superficie u objeto, incluidos los alimentos o los envases de los mismos, que estén contaminados con el virus y que luego se toque la boca, la nariz o posiblemente los ojos. Sin embargo, esta no es la principal forma en que se propaga el virus.

  • Use mascarilla o pídale al personal que use mascarilla y siga utilizando las estrategias de prevención, como el distanciamiento físico, la higiene de manos y la ventilación adecuada, al preparar y servir las comidas.
  • En la medida de lo posible, haga que los niños y el personal coman al aire libre o en las aulas o espacios con buena ventilación dentro del hogar de cuidados infantiles familiares mientras mantienen la distancia tanto como sea posible. Cuando no se las utiliza, las mascarillas se deben guardar en un espacio específico para cada niño y separadas de las demás (por ejemplo, en contenedores o bolsas individuales con etiquetas o cubículos personales) y deben volver a colocarse al terminar de comer.
  • Si se utilizan cafeterías o comedores de uso común, asegúrese de que los niños de diferentes "salones de clase" o cohortes permanezcan a 6 pies de distancia mientras comen y se sienten mirando en la misma dirección. Considere la posibilidad de escalonar los horarios del comedor para que puedan mantenerse los grupos reducidos. Limpie y desinfecte las mesas, sillas y sillitas altas para comer entre cada uso. Las superficies que están en contacto con alimentos deben lavarse, enjuagarse y desinfectarse (con un producto incluido en la Lista N de la EPA: desinfectantes efectivos contra el coronavirus (COVID-19)ícono de sitio externo) antes y después de las comidas.
  • Asegúrese de que los niños y el personal se laven las manos con agua y jabón por 20 segundos o usen un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol antes y después de comer, manipular alimentos, preparar o servir la comida.
  • Si es posible, evite la presencia de personal adicional o limite la cantidad de miembros del personal en las aulas durante la hora de la comida. Todos los miembros del personal deben usar una mascarilla que les cubra la boca y la nariz, y lavarse las manos por 20 segundos con agua y jabón antes de ingresar al sector donde se sirve la comida.
  • El personal debe usar guantes constantemente mientras prepara la comida.
  • Siempre y cuando sea posible, la preparación de la comida no debe realizarla la misma persona que les cambia los pañales a los niños. Si usted es la única persona disponible para cambiar los pañales y cocinar, considere la posibilidad de preparar la comida con antelación o elija alimentos que requieran una preparación mínima.
  • Evite ofrecer modalidades de autoservicio de comidas y bebidas. Mejor sirva las comidas y refrigerios en platos individuales o envasados previamente y, a su vez, garantice la seguridad de los niños con alergias a ciertos alimentos.
    • Si por lo general se sirven comidas al estilo familiar, designe a un empleado para que emplate la comida de cada niño de manera tal que no haya varios miembros del personal ni niños utilizando los mismos utensilios.
  • Use vajilla (por ejemplo, utensilios y bandejas) desechable.
    • Si no es posible o deseable el uso de artículos desechables, garantice que toda la vajilla no desechable sea manipulada con guantes por el personal,  y que se lave, enjuague y desinfecte de acuerdo con los requisitos de seguridad de los alimentos.
  • Todos deben lavarse las manos después de quitarse los guantes o luego de manipular directamente la vajilla.
  • Evite celebrar eventos presenciales que incluyan a miembros de la familia u otros adultos que no trabajan en el programa de cuidados infantiles.
  • Evite el uso de manteles de tela y otras cubiertas difíciles de limpiar.
  • Evite las actividades grupales como degustaciones, demostraciones de cocina y otras actividades para probar comidas.
  • Utilice cestos de basura que no requieran contacto con las manos o que tengan pedal, si están disponibles.
  • Cabe señalar que el USDA emitió la Norma Nacional de Exención por COVID-19 para Permitir la Flexibilidad en los Patrones de Comidaícono de sitio externo en los Programas de Nutrición Infantil, como el Programa de Alimentos para el Cuidado de Niños y Adultos (CACFP, por sus siglas en inglés).

Mantener operaciones saludables

Su programa de cuidados infantiles y su personal pueden utilizar múltiples estrategias para mantener las operaciones del programa de cuidados infantiles de manera saludable.

Protecciones para el personal que tiene mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19

  • Ofrézcale modificar las responsabilidades laborales al personal con mayor riesgo de enfermarse gravemente (que incluye a los adultos mayores y a personas de todas las edades con ciertas afecciones subyacentes o discapacidades) de manera que limiten su riesgo de exposición.
  • Aliente al personal a hablar con sus proveedores de atención médica para evaluar su riesgo y determinar si deben permanecer en casa y vacunarseícono de sitio externo cuando se lo ofrezcan.
  • De conformidad con las leyes vigentes, implemente políticas para proteger la privacidad de las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente debido a afecciones subyacentes.

Niños con discapacidades o necesidades especiales

Proporcione adaptaciones, modificaciones y asistencia a los niños con discapacidades y necesidades especiales:

  • Su programa de cuidados infantiles debe seguir siendo accesible para los niños con discapacidades.
  • A los niños pequeños con discapacidades les puede resultar difícil mantener el distanciamiento físico.
  • El uso de mascarillas puede ser difícil para los niños pequeños con ciertas discapacidades (por ejemplo, impedimentos visuales o auditivos) o para quienes tienen dificultades sensoriales, cognitivas o conductuales. En el caso de los niños que solo pueden usar mascarillas en ciertas ocasiones debido a estos problemas, priorice el uso de mascarillas en los momentos en que es difícil mantener separados a los niños y/o al personal (por ejemplo, cuando hacen carpool para ir o volver o cuando hacen fila).
  • Si interactúa con personas que dependen de la lectura de labios, considere la posibilidad de usar una mascarilla transparente o una mascarilla de tela con panel transparente.
  • Es posible que muchos niños necesiten asistencia o recordatorios visuales y verbales para cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo desechable al toser o estornudar, botar el pañuelo desechable a la basura y lavarse las manos después de hacerlo.
  • En lugares donde se utilizan animales terapéuticos o de servicio, use la guía para proteger a los animales de los desinfectantes químicos y del COVID-19 (incluso si la cantidad de perros y otras mascotas que se infectaron por COVID-19 a través de seres humanos sigue siendo baja).
  • Los procedimientos de limpieza y desinfección pueden afectar de manera negativa a los niños con problemas sensoriales o respiratorios. Evite el uso excesivo, utilice productos más segurosícono de sitio externo, y limpie y desinfecte en lo posible cuando estos niños no se encuentren en el lugar.
  • Las técnicas conductuales (como el modelado y refuerzo de las conductas deseadas a través de cronogramas con imágenes, temporizadores y ayudas visuales) pueden ayudar a todos los niños a adaptarse a los cambios en las rutinas y a las medidas preventivas, pero pueden ser particularmente beneficiosas para algunos niños con discapacidades.
  • Si es necesario implementar servicios de programas externos en el establecimiento, vea la siguiente guía para proveedores de servicios directos.
  • Las organizaciones que brindan apoyo a personas con discapacidades cuentan con información y recursos para ayudar a los programas de cuidados infantiles con estas técnicas conductuales. Además, los terapeutas conductuales o las agencias de salud mental o conductual locales pueden ofrecer consultas para inquietudes particulares.

Guía para proveedores de servicios directos (DSP)

  • Los proveedores de servicios directos (DSP) incluyen profesionales de apoyo directo, paraprofesionales, terapeutas y especialistas en intervención temprana, entre otros. Los DSP deben estar autorizados a ingresar a su establecimiento para poder brindarles servicios importantes a los niños y existen varias medidas que puede tomar para asegurarse de que prestan sus servicios de la forma más segura posible.
  • Antes de que ingresen a su establecimiento, pregúnteles a los DSP si tienen síntomas del COVID-19 , o si han estado en contacto con alguien que podría tener COVID-19. Si los DSP prestan servicios en otros programas o establecimientos, pregunte específicamente si en alguno de los otros lugares se han detectado casos positivos de COVID-19. Para saber cómo evaluar al personal (incluidos los DSP), consulte la Guía interina para empresas y empleadores en su respuesta a la enfermedad del coronavirus 2019 de los CDC y la sección Prevenir la transmisión entre los empleados del Kit de herramientas para reanudar las operaciones comerciales de los CDC ícono de pdf[1.15 MB, 22 páginas].
  • Si el espacio lo permite, limite la interacción del DSP solo con los niños que necesitan ver, y haga que usen mascarilla y mantengan el distanciamiento físico tanto como sea posible.
  • Al implementar la agrupación en cohortes es importante considerar los servicios para los niños con discapacidades de modo que puedan recibir los servicios dentro de la misma cohorte, si es posible.
  • Los CDC crearon una guía para los DSP. Los proveedores de cuidado infantil deben revisar la guía para DSP y garantizar que los DSP que deben ingresar al establecimiento de su programa de cuidados infantiles estén al tanto de esas medidas preventivas, las cuales incluyen:
    • Los DSP deben  lavarse las manos con agua y jabón al entrar y salir de cualquier establecimiento del programa de cuidados infantiles, al ajustarse, colocarse o quitarse las mascarillas, y antes de ponerse y después de quitarse los guantes desechables. Si no hay agua y jabón disponibles, deben usar un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol.
    • Los DSP deben lavar sus uniformes de trabajo o la ropa que usaron con la configuración de temperatura del agua lo más alta posible para dichas prendas, y secarlas completamente.
    • Cuando trabajan con niños pequeños o tienen contacto directo con ellos, los DSP pueden optar por usar una camisa abotonada extragrande de mangas largas para protegerse, y cambiarse cada vez que concurren a otros programas de cuidados infantiles.
  • Los programas de cuidados infantiles pueden colaborar con las familias y los proveedores de atención médica de la comunidad para ayudar a preservar la salud de los niños y las familias durante la pandemia. Los niños deben seguir acudiendo a las consultas de control regularmente para recibir las vacunas de rutina y someterse a las evaluaciones de prevención, como la detección del autismo y el envenenamiento por plomo, durante la pandemia Los adultos y los niños deben vacunarse contra la influenza antes o durante la temporada de influenza (otoño-invierno; normalmente, de noviembre a marzo). Los niños menores de 5 años de edad, especialmente los menores de 2, corren mayor riesgo que otras poblaciones de tener complicaciones graves por la influenza. En este momento, aún no se ha aprobado el uso de las vacunas contra el COVID-19 en niños menores de 16 años de edad. Sin embargo, los CDC recomiendan que todas las personas de 6 meses de edad o más se vacunen contra la influenza todos los años. Los programas de cuidados infantiles también pueden compartir información con las familias sobre el desarrollo infantil y la crianza positiva.

Identificación y conformación de grupos pequeños (División en cohortes)

Ubique a los niños y proveedores de cuidado infantil en grupos específicos que permanezcan juntos a lo largo del día.

  • De ser posible, todos los días los grupos de cuidados infantiles deben incluir a los mismos niños y estar a cargo de los mismos proveedores de cuidado infantil.
  • Limite la interacción entre distintos grupos para que se crucen lo mínimo posible o no haya interacción alguna entre diferentes cohortes o grupos.
  • La cantidad de cohortes o grupos puede variar según el tipo de programa de cuidados infantiles (centros en comparación con hogares) y su tamaño. Los programas más pequeños tienen menos cohortes que los más grandes.

Evalúe si es necesario modificar o suspender actividades grupales diarias que podrían aumentar el riesgo de transmisión del COVID-19.

  • Mantenga a cada grupo de niños en un área separada (salón de clase o área al aire libre, siempre y cuando las condiciones meteorológicas lo permitan).
  • Evite que los grupos de niños se mezclen, por ejemplo, al escalonar los horarios de juego y separar a los grupos durante actividades especiales como arte, música y educación física.
  • De ser posible, a la hora de la siesta, asegúrese de que las colchonetas (o cunas) estén lo más separadas posible. Considere ubicar a los niños (o bebés en cunas) de manera que la cabeza de uno apunte a los pies de otro para reducir aun más la posible propagación viral.

Cronograma escalonado (ingreso y salida del establecimiento)

  • Escalone los horarios de ingreso, salida y recogida de los niños por grupo o implemente otros planes para limitar el contacto entre grupos y limitar el contacto directo del personal con los padres, tutores y cuidadores.
  • Considere la posibilidad de recoger a los niños a medida que van llegando afuera del centro de cuidados infantiles u hogar de cuidados infantiles familiares. Un plan que consista en dejar y recoger a los niños en la acera debe limitar el contacto directo entre los padres/tutores y los miembros del personal, y garantizar que se mantenga una distancia de 6 pies entre los adultos. Puede trasladar a los bebés en sus asientos de seguridad para auto y luego guardarlos fuera del alcance de los niños. Si no es posible escalonar los horarios de ingreso y salida ni recoger y dejar a los niños en la acera o afuera del establecimiento, evalúe cómo limitar o disminuir el contacto directo entre los padres, tutores y cuidadores para garantizar el distanciamiento físico cuando sea posible.
  • Se deben colocar estaciones de higiene de manos en la entrada del centro de cuidados infantiles u hogar de cuidados infantiles familiares para que el personal y los niños (mayores de 2 años de edad) puedan usar el desinfectante de manos antes de ingresar. Si no hay un lavabo con agua y jabón disponible, ponga a disposición un desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol al lado de las hojas de firma de ingreso de los padres o de la puerta de entrada al hogar. Mantenga el desinfectante de manos fuera del alcance de los niños y supervise su uso por parte de los menores de 6 años de edad. De ser posible, coloque las estaciones de firma de ingreso afuera y proporcione toallitas desinfectantes para limpiar los bolígrafos entre cada uso.

Encuentros, visitantes y viajes

  • Si es posible, realice eventos, encuentros o reuniones grupales virtuales con las familias y, si se organizan eventos presenciales, promueva el distanciamiento físico de al menos 6 pies entre las personas. Evite los eventos que requieran mezclar a niños o familias de diferentes cohortes. Limite el tamaño de los grupos en la medida de lo posible.
    • Limite tanto como sea posible la presencia de visitantes y voluntarios y la realización de actividades no esenciales que involucren a grupos u organizaciones externas.
    • En hogares de cuidados infantiles familiares, considere reducir al mínimo el contacto entre los niños a cargo y el resto de los niños que no pertenecen al programa de cuidados infantiles.
      • Si hay otras personas que viven en el hogar que no forman parte del programa de cuidados infantiles, considere la posibilidad de que permanezcan en un área diferente del hogar. Si tienen que estar en áreas compartidas, haga que usen mascarilla y mantengan la mayor distancia física posible. Limite o evite el ingreso de visitas no esenciales al hogar de cuidados infantiles familiares durante los horarios de cuidado infantil.
  • Si bien debe limitar la cantidad de personas que ingresan a su establecimiento, es importante no impedir el ingreso de madres en periodo de lactancia para satisfacer las necesidades nutricionales de los bebés.
  • Obtenga más información acerca de las actividades relacionadas con los campamentos de verano

Punto de contacto designado para el COVID-19

  • Designar a alguien como responsable para responder a cuestiones relacionadas con el COVID-19. Asegúrese de que el personal y las familias sepan quién es la persona designada y cómo contactarla. En un hogar de cuidados infantiles familiares, la persona de contacto designada es el proveedor.

Viajes y transporte público

  • Aliente al personal que usa transporte público o vehículos compartidos a optar por medios de transporte que reduzcan al mínimo el contacto cercano con otras personas en la medida de lo posible (por ejemplo, andar en bicicleta, caminar, usar su propio auto, ya sea solo o con otros miembros de su hogar).
  • Aliente al personal que usa transporte público o vehículos compartidos a seguir la guía de los CDC sobre cómo protegerse al usar transporte público.
  • Si su programa de cuidados infantiles utiliza vehículos de transporte (por ejemplo, autobuses o vans), los conductores deben poner en práctica todas las medidas y protocolos de seguridad indicados para el resto del personal (por ejemplo, higiene de manos, uso de mascarillas). Para limpiar y desinfectar los autobuses y otros vehículos de transporte, vea la guía para operadores de autobuses. Propicie la distancia entre los niños en los autobuses (por ejemplo, ubique a los niños de a uno por fila, saltee las filas) cuando sea posible. No obstante, los niños que conviven pueden sentarse juntos.

Comunicación

  • Implemente sistemas para que el personal y las familias puedan notificar a su programa de cuidados infantiles si un miembro del personal, un niño o un miembro del hogar tiene síntomas de COVID-19, dio positivo en la prueba de detección del COVID-19 o ha estado expuesto a alguien con COVID-19 en los últimos 14 días.
  • Su sistema de notificación debe concordar con los requisitos estatales según el sistema regulatorio estatal y las regulaciones de intercambio de información de salud en relación al COVID-19ícono de sitio externo (por ejemplo, vea "Notifique a los funcionarios de salud y contactos cercanos" en la sección "Prepararse para cuando alguien esté enfermo" que aparece más abajo), y otras leyes y regulaciones federales y estatales de privacidad y confidencialidad vigentes.
  • Sus métodos de comunicación deben ser accesibles para todas las familias y miembros del personal, incluidas aquellas personas con discapacidades y dominio limitado del inglés (por ejemplo, use intérpretes o materiales traducidos).
  • Notifique a los miembros del personal y a las familias acerca del cierre y cualquier restricción implementada para limitar la exposición al COVID-19 (por ejemplo, horarios limitados de atención).

Políticas de licencia (descanso) y políticas de ausencia justificada

La presencia del personal que tiene mayor riesgo de exposición a pacientes con COVID-19, como quienes cuidan a familiares enfermos, aumenta el riesgo de propagación del COVID-19 en su establecimiento. Para reducir al mínimo la probabilidad de infectar a otras personas en el establecimiento, considere la posibilidad de implementar políticas y prácticas flexibles de licencia por enfermedad que permitan a su personal quedarse en casa cuando estén enfermos, hayan estado expuestos o estén cuidando a un enfermo.

  • Las políticas de licencia deben ser flexibles y no sancionar a las personas por ausentarse, y deben permitir que los empleados enfermos puedan quedarse en casa, alejados de sus compañeros de trabajo y de los niños.
  • Las políticas de licencia deben considerar a los empleados que necesitan quedarse en casa con sus hijos si hay cierres de escuelas o de programas de cuidados infantiles, o para cuidar a familiares enfermos.
  • Otras características flexibles pueden ser dar adelantos sobre licencias por enfermedad futuras y autorizar a los empleados a donarse tiempo de licencia por enfermedad mutuamente.

Plan de respaldo de dotación de personal

  • Monitoree el ausentismo de los niños y el personal para garantizar que se mantengan las proporciones adecuadas entre los proveedores y los niños, tal y como establecen las regulaciones en materia de licencias.
  • Capacite al personal en diferentes áreas y arme una lista del personal de respaldo capacitado que haya pasado el control de antecedentes.
  • Elabore planes para cubrir los puestos en salones de clase del programa de cuidados infantiles en caso de que se incremente la ausencia de personal.
  • Coordine con otros programas de cuidados infantiles locales para contactarse con suplentes y determinar con anticipación su disponibilidad si los miembros del personal habituales deben quedarse en casa si ellos o algún familiar se enferman.
  • Los proveedores de hogares de cuidados infantiles familiares deben coordinar con un proveedor suplente en caso de que el titular u otros miembros del hogar se enfermen.

Capacitación del personal

  • Capacite al personal de su programa de cuidados infantiles en todos los protocolos de seguridad para el COVID-19, y asegúrese de que entiendan y puedan implementar sus nuevas políticas o procedimientos. (Esta capacitación puede contarse o implementarse como un complemento de la capacitación obligatoria de salud y seguridad).
  • Deje que el personal exprese sus preocupaciones, identifique las áreas en las que se necesita apoyo y capacitación, y opine sobre la implementación de los nuevos protocolos para el COVID-19 en su establecimiento.
  • Realice capacitaciones virtuales o asegúrese de que se mantengan las estrategias de prevención para reducir el riesgo de propagación del COVID-19, incluido el distanciamiento físico, durante la capacitación presencial.

Reconocimiento de signos y síntomas del COVID-19

La mejor forma de prevenir la propagación del COVID-19 es evitar que el virus ingrese a su programa de cuidados infantiles. Es importante decirles a los padres, tutores o cuidadores que monitoreen diariamente a sus hijos para poder detectar signos de enfermedades infecciosas, incluido el COVID-19. Los niños con síntomas de alguna enfermedad infecciosa o con síntomas que concuerdan con los del COVID-19 no deben asistir al programa de cuidados infantiles. El tiempo que el niño debe permanecer fuera del programa de cuidados infantiles depende de si tiene COVID-19 u otra enfermedad.

Realice evaluaciones de salud diariasícono de sitio externo a todas las personas que ingresan al establecimiento de cuidados infantiles, incluidos los niños, miembros del personal, familiares y otros visitantes, para detectar a quienes tienen síntomas o un diagnóstico de COVID-19 o han estado expuestos al virus. Las personas con COVID-19 pueden presentar desde síntomas leves a enfermedades graves. Los síntomas pueden presentarse 214 días después de la exposición al COVID-19. Vea Síntomas de la enfermedad del coronavirus y COVID-19 en Niños para obtener más información.

La evaluación para detectar síntomas y una posible exposición al virus son importantes estrategias de prevención del COVID-19. No obstante, dada la amplia gama de síntomas y el hecho de que algunas personas con COVID-19, principalmente los niños, son asintomáticas, la evaluación para la detección de síntomas no identificará a todos los casos de COVID-19.

La superposición de los síntomas de COVID-19 y los síntomas de otras enfermedades comunes significa que algunas personas con síntomas de COVID-19 en realidad podrían estar transitando otra enfermedad. Esto es aun más probable en niños pequeños, quienes suelen padecer varias enfermedades virales cada año. Por ejemplo, es común que los niños pequeños contraigan hasta ocho enfermedades respiratorias o "resfriados" cada año. (11) Aunque el COVID-19 y otras enfermedades como el resfriado o la influenza presentan síntomas similares, son enfermedades diferentes. Para algunos niños, el COVID-19 puede tener complicaciones graves. Descargue esta tabla comparativa de los síntomas del COVID-19 con otras enfermedades comunes ícono de pdf[579 KB, 1 página].

Entre los ejemplos de evaluaciones diarias de salud se encuentra el autochequeo de los síntomas por parte del personal y las familias antes de llegar al establecimiento de cuidados infantiles, las preguntas de evaluación a la llegada y la realización de controles diarios de temperatura. Todos los proveedores de cuidado infantil deberían considerar la posibilidad de realizar a diario una breve evaluación de salud de rutina en forma oral antes de que los padres o cuidadores se vayan cuando dejan a los niños, y consultar acerca de:

  • Síntomas del COVID-19
  • Fiebre de 100.4 °F o más
  • Si el niño ha estado expuesto a alguien con COVID-19
  • Si al niño le realizaron una prueba de detección del COVID-19
  • Si al niño le diagnosticaron COVID-19 y todavía no tienen el alta para suspender el aislamiento

No se debe permitir el acceso al establecimiento de cuidados infantiles de personas con fiebre de 100.4 °F (38 °C) o más u otro signo de enfermedad. Aliente a los familiares a estar atentos a los signos de la enfermedad en los niños y a hacerlos quedar en casa si se enferman.

Ejemplos de métodos de evaluación

Si decide implementar el control de temperatura en el lugar, existen varios métodos que su establecimiento puede utilizar para proteger al personal del programa de cuidados infantiles mientras realiza los controles de temperatura. Los métodos de protección más efectivos consisten en mantener la distancia física (utilizando un termómetro a distancia sin contacto) y hacer que las interacciones durante los controles sean breves para reducir al mínimo la exposición debido al contacto cercano con un niño o un adulto durante la evaluación.

Método de evaluación 1: los padres o tutores toman la temperatura mientras el personal mantiene distancia física

  1. Mantenga 6 pies de distancia de las familias y use mascarillas; no es necesario el uso de equipos de protección personal (EPP).
  2. Los padres/tutores les toman la temperatura a sus hijos en casa antes de concurrir al establecimiento, o lo hacen al llegar al establecimiento con un termómetro sin contacto.
  3. Evalúe visualmente al niño para detectar signos de enfermedad, como mejillas enrojecidas, respiración rápida o dificultad para respirar (sin actividad física reciente), fatiga o irritabilidad extrema, y confirme que el niño no tenga tos ni dificultad para respirar.
  4. Los padres/tutores confirman que sus hijos no tienen fiebre, dificultad para respirar, tos ni ningún otro síntoma del COVID-19.

Método de evaluación 2: el personal toma la temperatura

  1. Ubíquese detrás de una barrera física (como una ventana o divisor de plástico o vidrio) que proteja el rostro, la boca y la nariz del miembro del personal de las gotitas respiratorias que el niño puede expulsar si estornuda, tose o habla.
  2. Evalúe visualmente al niño para detectar signos de enfermedad, como mejillas enrojecidas, respiración rápida o dificultad para respirar (sin actividad física reciente), fatiga o irritabilidad extrema, y confirme que el niño no tenga tos ni dificultad para respirar.
  3. Tome la temperatura (siga los pasos a continuación) con un termómetro a distancia sin contacto y use guantes desechables. Asegúrese siempre de que su rostro permanezca detrás de la barrera durante la evaluación. Si no tuvo contacto físico con el niño, no necesita cambiarse los guantes antes del siguiente control de temperatura y no es necesario limpiar con alcohol el termómetro a distancia sin contacto después de cada uso.

Si su programa decide implementar la evaluación de síntomas, las evaluaciones deben llevarse a cabo de manera segura y respetuosa, y conforme a las leyes y regulaciones de privacidad vigentes (por ejemplo, la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidadesícono de sitio externo y la Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico (HIPAA, por sus siglas en inglés)ícono de sitio externo.

Las guías que se detallan aquí están destinadas a los niños, pero puede seguirse un proceso similar para evaluar al personal. Conozca las consideraciones específicas relacionadas con la evaluación del personal en la Guía interina para empresas y empleadores en su respuesta a la enfermedad del coronavirus 2019 de los CDC y la sección "Prevenir la transmisión entre empleados" del Kit de herramientas para reanudar las operaciones comerciales de los CDC ícono de pdf[1.15 MB, 22 páginas].

Prepararse por si alguien se enferma de COVID-19

Su programa de cuidados infantiles debería implementar varias medidas de prevención del COVID-19 para prepararse para cuando alguien se enferme a causa del COVID-19.

Aislamiento y traslado de niños y personal que manifiestan síntomas durante el programa de cuidados infantiles

  • Los niños o el personal pueden comenzar a tener síntomas del COVID-19 en su establecimiento. Debe tomar medidas para aislar a las personas que comienzan a presentar estos síntomas del resto de los niños y miembros del personal. Tenga previsto tener una sala o un área de aislamiento, preferentemente con acceso a un baño separado, que pueda utilizar para aislar a los niños o miembros del personal enfermos. Asegúrese de que los niños aislados sigan estando bajo la supervisión de un adulto. Haga los arreglos necesarios para trasladar al niño o al personal de manera segura a su casa o a un centro de atención médica (si los síntomas son graves) si presentan síntomas del COVID-19.
  • Cierre las áreas utilizadas por la persona enferma e impida el uso de estas áreas hasta que no estén limpias y desinfectadas; esto incluye superficies u objetos compartidos del lugar, si corresponde.

Asegurarse de que el personal y las familias sepan cuándo deben quedarse en casa

Comuníquese con su personal y las familias de los niños para que sepan cuándo deben quedarse en casa. Asegúrese de que sepan que deben notificar al administrador de su programa de cuidados infantiles (por ejemplo, al punto de contacto designado para asuntos relacionados con el COVID-19) si ellos (el personal) o sus hijos (las familias) dan positivo en la prueba de detección del COVID-19 o han estado expuestos a alguien con síntomas del COVID-19 o a un caso confirmado o presunto. Para obtener información sobre cómo hacerse la prueba de detección del COVID-19 y encontrar sitios de pruebas en su comunidad, consulte a su proveedor de atención médica o contacte a su departamento de salud local. Estas comunicaciones fundamentales deben ser accesibles para las personas con discapacidades y dominio limitado del inglés.

Cumplir con los criterios del aislamiento en casa y la cuarentena

El personal o los niños enfermos no deben reanudar el programa de cuidados infantiles hasta que hayan cumplido con los criterios para suspender el aislamiento en casa de los CDC. Si han cumplido todos los criterios de los CDC para finalizar el aislamiento, entonces no es necesario realizar pruebas adicionales para poder regresar al establecimiento.

Políticas para regresar al programa de cuidados infantiles

Si el personal, los niños o los miembros de la familia tienen COVID-19 o creen que podrían tenerlo, es importante que se queden en su casa, alejados de otras personas.

En la mayoría de los casos, quienes tuvieron COVID-19 pueden estar cerca de otras personas después de que:

  • Hayan pasado 10 días desde la aparición de los síntomas y
  • Hayan pasado 24 horas sin fiebre sin el uso de medicamentos para bajar la fiebre y
  • Estén mejorando otros síntomas del COVID-19

La mayoría de las personas no necesita realizarse una prueba de detección para decidir cuándo pueden volver a estar con otras personas; sin embargo, si su proveedor de atención médica le recomienda realizarse la prueba de detección, le informará cuándo puede volver a estar con otras personas con base en los resultados de su prueba de detección.

Tenga en cuenta que estas recomendaciones no se aplican a personas con  COVID-19 grave o con el sistema inmunitario gravemente debilitado (inmunocomprometidas). Estas personas deben seguir las indicaciones de su proveedor de atención médica sobre cuándo pueden volver a estar cerca de otras personas.

Para quienes hayan tenido contacto cercano con una persona con COVID-19

Toda persona que haya tenido contacto cercano con alguien que tenga COVID-19 (infección presunta o confirmada) debe quedarse en casa durante 14 días después de su última exposición a esa persona. Contacto cercano es cualquier persona que haya estado a menos de 6 pies de alguien infectado por un total acumulado de 15 minutos o más durante un periodo de 24 horas.

Notificaciones y posible cierre del establecimiento

  • De conformidad con las leyes y regulaciones estatales y locales, su programa de cuidados infantiles debería notificar a los funcionarios de salud locales, al personal y a las familias de inmediato si se produce un caso de COVID-19, preservando la confidencialidad del paciente, según lo establecido por la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades (ADA)ícono de sitio externo u otras leyes y regulaciones vigentes.
  • Informe a quienes hayan tenido contacto cercano con un niño o empleado diagnosticados con COVID-19 que deben quedarse en casa y controlar sus síntomas, además de seguir la Guía de los CDC si presentan síntomas del COVID-19. Deberá respetar la confidencialidad según lo exigido por la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades (ADA) y otras leyes y regulaciones vigentes.
  • Es posible que su programa de cuidados infantiles deba implementar procedimientos de cierre del edificio si una persona infectada estuvo en el establecimiento durante el periodo infeccioso y tuvo contacto con otras personas. Si esto sucede, trabaje en coordinación con los funcionarios de salud pública locales para determinar los pasos a seguirUna opción es realizar un cierre inicial y cancelar los eventos y actividades a corto plazo para darles tiempo a los funcionarios de salud locales para que analicen mejor la situación del COVID-19 y ayudar a su programa de cuidados infantiles a determinar las próximas medidas que se tomarán, incluso si dicho cierre debe ser extendido para detener o desacelerar la propagación del COVID-19. En los casos en que su programa de cuidados infantiles esté dividido en cohortes (por ejemplo, permanecer en un pequeño grupo de la misma clase), su administrador puede optar por cerrar determinados lugares del edificio (por ejemplo, los salones de clase, las áreas comunes) donde otros estuvieron expuestos a la persona enferma. Si los funcionarios de salud locales no recomiendan el cierre de los edificios o salones de clase del programa de cuidados infantiles, se deben realizar tareas de limpieza y desinfección en profundidad en las áreas en las que la persona infectada pasó una cantidad de tiempo importante.
  • Los funcionarios de salud locales decidirán si es necesario cerrar los eventos o programa de cuidados infantiles, y en caso de hacerlo, determinarán cuánto durará el cierre.

Establecimientos compartidos

  • Aliente a toda organización que comparta o utilice el establecimiento de su programa de cuidados infantiles a seguir esta guía y las estrategias de prevención que usted haya implementado.

Apoyo y resiliencia

  • Mantenga la mayor transparencia posible (comuníquese abiertamente) con respecto a los cambios del programa y de las políticas. Puede solicitarle al personal que participe en las decisiones acerca de los nuevos procesos y procedimientos para ayudarles a tener una mayor sensación de control y reducir los niveles de ansiedad.
  • Promueva que el personal, las familias y los niños se alimenten de manera saludable, hagan ejercicio, duerman bien y dediquen tiempo a relajarse.
  • Analice y comparta estrategias para reducir el estrés, como las técnicas de mindfulness (conciencia plena), el apoyo social, la respiración profunda y la costumbre de pasar tiempo en la naturaleza o al aire libre.
  • Aliente al personal y a los niños más grandes a hablar con personas de su confianza acerca de sus inquietudes y cómo se sienten.
  • Comuníquese abiertamente con el personal, los niños y las familias, acerca de los servicios de apoyo a la salud mental disponibles en la comunidad, incluida la información acerca de los servicios de apoyo de salud mental disponibles en el programa. Estas comunicaciones fundamentales deben ser accesibles para las personas con discapacidades y dominio limitado del inglés.
  • Comparta datos acerca del COVID-19 de manera regular a través de fuentes de información confiables (como su departamento de salud estatal o los CDC) para contrarrestar la desinformación y reducir el temor.
  • Evalúe colocar carteles de la línea directa de ayuda nacional: llamar al 1-800-985-5990 o enviar TalkWithUs por mensaje de texto al 66746.
  • Aliente al personal a llamar a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-800-273-TALK (1-800-273-8255), 1-888-628-9454 para español, o a usar el Chat para crisis de Lifelineícono de sitio externo si se sienten abrumados y están teniendo sensaciones de tristeza, depresión o ansiedad; si sienten necesidad de lastimarse o lastimar a otros, deben llamar al 911.

Luego de revisar las sugerencias incluidas en esta página, los administradores del programa de cuidados infantiles pueden usar las secciones relevantes del Kit de herramientas de mitigación del COVID-12 para escuelas de kínder a 19.º grado de los CDC ícono de pdf[2 MB, 36 páginas] para evaluar sus sitios a fin de proteger a los niños, el personal y las comunidades.

Páginas relacionadas

Aspectos básicos sobre el COVID-19

Para proveedores de cuidado infantil y padres, tutores y cuidadores

Referencias

  1. CDC’s COVID-19 Data Tracker: https://covid.cdc.gov/covid-data-tracker/#demographics and COVID-NET US COVID-19 Hospitalization Data.
  2. Leeb RT, Price S, Sliwa S, et al. COVID-19 Trends Among School-Aged Children - United States, March 1-September 19, 2020. MMWR (Morb Mortal Wkly Rep) 2020;69:1410-1415. DOI: http://dx.doi.org/10.16/mmwr.mm6939e2ícono de sitio externo.
  3. Laws L, Chancey RJ, Rabold EM, et al. Symptoms and Transmission of SARS-CoV-2 Among Children - Utah and Wisconsin, March-May 2020. Pediatrics 2020. DOI:10.15/peds.2020-027268.
  4. L'Huillier AG, Torriani G, Pigny F, et al. Culture-Competent SARS-CoV-2 in Nasopharynx of Symptomatic Neonates, Children, and Adolescents. Emerging Infectious Diseases 2020;26(10):2494-2497. DOI:10.32/eid2610.202403.
  5. Assaker, Rita, Anne-Emmanuelle Colas, Florence Julien-Marsollier, Béatrice Bruneau, Lucile Marsac, Bruno Greff, Nathalie Tri, Charlotte Fait, Christopher Brasher, and Souhayl Dahmani. Presenting Symptoms of COVID-19 in Children: A Meta-Analysis of Published Studies. British Journal of Anaesthesia 2020 https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0007091220304086?via%3Dihubícono de sitio externo
  6. Kim L, Whitaker M, O’Halloran A, et al. Hospitalization Rates and Characteristics of Children Aged <18 Years Hospitalized with Laboratory-Confirmed COVID-19 – COVID-NET, 14 States, March 1-July 25, 2020. MMWR (Morb Mortal Wkly Rep) 2020; 69:1081-1088. DOI: http://dx.doi.org/10.16/mmwr.mm6932e3ícono de sitio externo
  7. Link-Gelles R, DellaGrotta AL, Molina C, et al. Limited Secondary Transmission of SARS-CoV-2 in Child Care Programs - Rhode Island, June 1-July 31, 2020. MMWR (Morb Mortal Wkly Rep) 2020;69:1170-1172. DOI: http://dx.doi.org/10.16/mmwr.mm6934e2ícono de sitio externo
  8. Lopez AS, Hill M, Antezano J, et al. Transmission Dynamics of COVID-19 Outbreaks Associated with Child Care Facilities - Salt Lake City, Utah, April-July 2020. MMWR (Morb Mortal Wkly Rep) 2020;69:1319-1323. DOI: http://dx.doi.org/10.16/mmwr.mm6937e3ícono de sitio externo
  9. Gilliam WS, Malik AA, Shafiq M, et al. COVID-19 transmission in US Child Care Programs. Pediatrics 2020. DOI: 10.15/peds.2020-031971
  10. Coronado F., Blough S., Bergeron D., et al. Implementing Mitigation Strategies in Early Care and Education Settings for Prevention of SARS-CoV-2 Transmission - Eight States, September-October 2020. MMWR (Morb Mortal Wkly Rep) 2020;69:1868-1872. DOI: http://dx.doi.org/10.16/mmwr.mm6949e3 ícono de sitio externo
  11. Davies, N.G., Klepac, P., Liu, Y. et al. Age-Dependent Effects in the Transmission and Control of COVID-19 Epidemics. Nat Med 2020 https://doi.org/10.1/s41591-020-0962-9ícono de sitio externo