Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Consideraciones para comunidades de jubilados y establecimientos de vida independiente

Consideraciones para comunidades de jubilados y establecimientos de vida independiente

Los CDC ofrecen las siguientes consideraciones para que los administradores de comunidades de jubilados y establecimientos de vida independiente encuentren estrategias para ayudar a proteger a los residentes, trabajadores, visitantes y comunidades a desacelerar la propagación del COVID-19. Estas consideraciones están dirigidas a administradores de comunidades de jubilados y establecimientos de vida independiente que no son establecimientos de atención médica. Obtenga más información en las guías para establecimientos de cuidados a largo plazo (LTCF) que prestan servicios médicos (como hogares de ancianos, establecimientos de enfermería especializada, establecimientos de vida asistida, programas de hospital de día para adultos mayores).

Las comunidades para jubilados o los establecimientos de vida independiente son comunidades residenciales o de vivienda que, por lo general, tienen restricciones de edad (p. ej., son para personas de 55 años o más). Sus residentes están parcial o totalmente jubilados y, en la mayoría de los casos, pueden cuidarse solos sin la ayuda regular de personal de enfermería ni asistencia médica de rutina. Pueden contar con instalaciones comunales, actividades comunitarias, comidas, transporte y opciones de socialización. Los diferentes tipos de vivienda independiente con servicios de asistencia para adultos mayores incluyen:

  • Viviendas públicas para adultos mayores de ingresos bajos a moderados
  • Hogares de vida asistida que no brindan servicios médicos
  • Comunidades de jubilados de atención continua, que incluyen una variedad de opciones de alojamiento, entre ellas las viviendas independientes

Los administradores pueden determinar, en coordinación con los funcionarios de salud estatales y locales, si se pueden implementar estas recomendaciones y cómo, y si es necesario hacer ajustes a la medida de las necesidades y circunstancias particulares de la comunidad local. La implementación debe estar guiada por lo que es posible, práctico, aceptable y necesario en cada comunidad. El objetivo de estas consideraciones es complementar —no reemplazar— cualquier ley, norma o regulación de salud y seguridad estatal, local, territorial o tribal a la que deban acogerse las comunidades de jubilados y los establecimientos de vida independiente.

Principios orientadores a tener en cuenta

Muchas personas que viven en comunidades de jubilados y establecimientos de vida independiente tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente  a causa del COVID-19 porque:

  • El riesgo aumenta con la edad, y/o
  • Pueden tener afecciones subyacentes como enfermedades cardíacas, diabetes o enfermedades pulmonares.

También pueden correr mayor riesgo de infectarse y propagar el virus debido a las características de las comunidades de jubilados y establecimientos de vida independiente, como las actividades sociales frecuentes, los comedores y otros espacios de uso común, las actividades comunitarios y los transportes compartidos. Cuanto mayor sea la cantidad de personas con las que interactúe un residente o trabajador, y más prolongada sea la interacción, mayor será el riesgo de propagación del COVID-19.

El riesgo de propagación del COVID-19 se incrementa en comunidades de jubilados y establecimientos de vida independiente según el siguiente esquema:

Riesgo más bajo en estos entornos: los residentes no visitan las viviendas de sus vecinos y las mayoría de los espacios de uso común (como la cafetería o salón de actividades) permanecen cerrados. Los trabajadores y residentes mantienen una distancia de al menos 6 pies en todo momento, se hacen controles de salud diarios y usan mascarillas de manera correcta. No se permite el ingreso de voluntarios y visitantes no esenciales.

Más riesgo en estos entornos: los residentes no visitan las viviendas de sus vecinos. Cada residente puede usar los espacios de uso común (como el comedor) si están bien ventilados o participar de actividades al aire libre en grupos pequeños, pero todos mantienen una distancia de 6 pies en todo momento. Los trabajadores, residentes, voluntarios y visitantes mantienen una distancia de al menos 6 pies, se hacen controles de salud diarios y usan mascarillas de manera correcta. Se permite el ingreso de voluntarios y visitantes no esenciales, pero con limitaciones.

Riesgo más alto para estos entornos: los residentes pasan una cantidad importante de tiempo en el interior y juntos, probablemente se visitan mutuamente y también comparten los espacios de uso común. Es posible que no mantengan la distancia de 6 pies de manera constante, ni que usen mascarillas. Además pasan tiempo de manera frecuente en eventos comunitarios más grandes (por ejemplo, viajando juntos para asistir a eventos públicos). No se restringe el ingreso de voluntarios y visitantes no esenciales.

El COVID-19 se propaga principalmente a través de las gotitas respiratorias que liberan las personas al toser, estornudar o hablar. Una persona también puede infectarse por COVID-19 si toca una superficie u objeto que tiene el virus y luego se toca la nariz, la boca o posiblemente los ojos. Las personas sin síntomas pueden propagar el COVID-19. Por consiguiente, las prácticas de prevención personales (como el lavado de manos frecuente, el distanciamiento social y quedarse en casa si están enfermos,) así como realizar las tareas de limpieza y desinfección ambiental y usar mascarillas son principios importantes que se abordan en este documento. Afortunadamente hay una serie de medidas que los administradores pueden tomar para ayudar a reducir el riesgo de exposición al COVID-19 y de su propagación en sus comunidades y establecimientos.

Planifique y prepárese

Revisar, actualizar e implementar planes de operaciones de emergencia (EOP, por sus siglas en inglés).

Lo más importante que los administradores de comunidades de jubilados y establecimientos de vida independiente pueden hacer ahora es planificar y prepararse. Independientemente del nivel de transmisión en la comunidad, cada comunidad de jubilados y establecimiento de vida independiente debería implementar un plan para proteger a los residentes, trabajadores, voluntarios y visitas de la propagación del COVID-19. Esto debería llevarse a cabo en colaboración con los departamentos de salud pública locales, las agencias reguladoras locales o estatales, y otros socios relevantes. Céntrese en los componentes, o anexos, de los planes que abordan los brotes de enfermedades infecciosas.

Consulte los recursos clave al revisar, actualizar e implementar el EOP.

Las estrategias de planificación incluyen:

  • Informar a los residentes, trabajadores, voluntarios y visitantes acerca del COVID-19. Elabore sistemas para compartir información que estén adaptados a las necesidades de su comunidad. Por ejemplo, los administradores pueden brindar apoyo a los residentes sin acceso o con acceso limitado a Internet al entregar materiales impresos a sus residentes. Los materiales para imprimir dirigidos a entornos comunitarios están disponibles en el sitio web de los CDC.
  • Promover conductas saludables que reduzcan la propagación, mantener entornos y operaciones saludables, y saber qué hacer en caso de que alguien se enferme.
  • Tomar medidas para evitar o desacelerar la propagación del COVID-19, lo que incluye limitar la cantidad de visitantes no esenciales a aquellos trabajadores, voluntarios y visitantes que son esenciales para preservar la salud, incluida la salud mental, el bienestar y la seguridad de los residentes.
  • Considere identificar a los residentes con necesidades médicas particulares (incluidas necesidades de salud conductual) y aliéntelos a elaborar un plan por si ellos o sus cuidadores principales se enferman.

Fomentar comportamientos que reduzcan la propagación

Las comunidades de jubilados y establecimientos de vida independiente pueden adoptar diversas estrategias para fomentar comportamientos que reduzcan la propagación del COVID-19.

  • Quedarse en casa y autoaislarse cuando corresponda
    • Explique a los residentes, trabajadores, voluntarios y trabajadores cuándo deben quedarse en casa o aislarse voluntariamente en su vivienda.
      • Fomente activamente que quienes están enfermos se queden en sus casas o espacios de vivienda.
      • Los residentes, trabajadores, voluntarios y visitantes deben quedarse en sus casas si tienen COVID-19 presunto o confirmado.
      • Las personas que en los últimos días tuvieron contacto cercano con una persona infectada por COVID-19 también deberían quedarse en casa y monitorear su salud.
      • Cree políticas flexibles y no punitivas que fomenten que las personas enfermas se queden en sus casas sin miedo a represalias, y garantice que los trabajadores estén al tanto de estas políticas. Si es posible, ofrezca alternativas de teletrabajo.
      • Capacite a los trabajadores del establecimiento (incluido el personal auxiliar, como los que prestan servicios de nutrición, recreativos y ambientales), al personal de consultoras (como mucamos, cuidadores, barberos) y a los voluntarios que prestan servicios en el establecimiento. Es importante incluir a las consultoras en todas las iniciativas, ya que por lo general prestan servicio en diversos establecimientos y el personal que aportan puede verse expuesto al COVID-19 o ser una fuente de transmisión. Se debe recomendar a los trabajadores o voluntarios que visitan diversos lugares que informen a los establecimientos si estuvieron expuestos a otros establecimientos con casos reconocidos de COVID-19.
      • Puede basar la decisión de cuándo pueden regresar al trabajo los empleados en los criterios de los CDC:
      • Si se enfermaron a causa del COVID-19
      • Si han tenido contacto cercano reciente con una persona con COVID-19
  • Protocolo para la higiene de manos y la higiene respiratoria
    • Recomiende y refuerce el lavado de manos con agua y jabón por al menos 20 segundos.
      • Si no hay agua y jabón disponibles, se puede usar un desinfectante de manos con al menos un 60 % de etanol o un 70 % de isopropanol.
    • Imponga el lavado de manos entre cada interacción con los residentes según corresponda.
    • Fomente que las personas se cubran al toser y estornudar, ya sea con un pañuelo desechable o con la parte interna del codo. Los pañuelos desechables usados se deben botar en la basura, y deben lavarse las manos de inmediato con agua y jabón por al menos 20 segundos.
  • Mascarillas 
    • Recomiende y refuerce el uso de mascarillas entre residentes, trabajadores, voluntarios y visitantes. Se deben usar mascarillas siempre que sea posible y son particularmente esenciales en momentos en los que se dificulta mantener el distanciamiento social, por ejemplo, durante las actividades de aseo personal (como cortarse el cabello). Se debe recordar a las personas con frecuencia que no deben tocar su mascarilla y que deben lavarse las manos Se debe informar a todos los residentes, trabajadores, voluntarios y visitantes acerca del uso, remoción y lavado correctos de las mascarillas.
      • Importante: Las siguientes personas no deben usar mascarillas:
      • Bebés y niños menores de 2 años
      • Personas que tengan dificultades para respirar o estén inconscientes
      • Personas incapacitadas o que por cualquier otro motivo no puedan quitarse la cubierta sin ayuda
      • Las mascarillas se deben usar correctamente y se deben lavar antes de reutilizarlas.
      • Es posible que los residentes en las primeras etapas de demencia o con otros trastornos cognitivos que viven en comunidades de jubilados o establecimientos de vida independiente con un cuidador (por ejemplo, su cónyuge) necesiten asistencia en el uso de la mascarilla, o incluso es posible que no estén en condiciones de usarla correctamente.
      • El objetivo de las mascarillas es proteger a otras personas en caso de que la persona que la usa esté infectada y no lo sepa porque no tiene síntomas.
      • Las mascarillas no son equipo de protección personal (EPP) y los trabajadores NO deben usarla en lugar de una mascarilla de respiración o de una mascarilla quirúrgica en ámbitos donde se requieren medidas de control de fuentes de infección.
      • Las personas con síntomas de trastornos mentales como ansiedad, fobias o ataques de pánico pueden sentir dificultad para respirar si usan mascarilla. En estos casos de debe evitar su uso. Se deben tomar todas las medidas necesarias para eliminar estos tipos de consecuencias adversas y al mismo tiempo ayudar a todas las personas a adoptar las estrategias de prevención del COVID-19 recomendadas por los CDC, como usar mascarilla si es posible y es seguro hacerlo.
      • El uso de mascarilla no reemplaza el distanciamiento social.
  • Distanciamiento social
  • Aliente el distanciamiento social al pedirles a los trabajadores, residentes, voluntarios y visitantes que mantengan una distancia de al menos 6 pies (2 metros) entre sí en áreas de uso común y residencias particulares.
  • Suministros adecuados en las áreas de uso común
    • Propicie hábitos de higiene saludable poniendo a disposición suministros como jabón, desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol, toallas de papel, pañuelos desechables, toallitas desinfectantes, mascarillas (en la medida de lo posible) y cestos de basura sin contacto/accionados con pedal.
  • Carteles y mensajes
    • Coloque carteles in highly visible locations (e.g., building entrances, restrooms, dining areas) that promuevan las medidas de protección cotidianasícono de pdf and describe how to detenga la propagación de la influenzaícono de pdf of germs (such as distanciamiento social, by lavarse las manos correctamente y usar las mascarillas de forma correctaícono de imagen).
    • Difunda regularmente anuncios a través de los sistemas de altavoces en áreas de uso común.
    • Incluya mensajes (por ejemplo, videos) acerca de comportamientos que previenen la propagación del COVID-19 en sus comunicaciones con residentes, trabajadores, voluntarios y visitantes (por ejemplo, en sitios web, emails, boletines informativos del establecimiento y en las cuentas de medios sociales).
      • Encuentre recursos gratuitos digitales y para imprimir en la página principal de recursos de comunicación de los CDC.
      • Identifique y aborde posibles barreras idiomáticas, culturales y ambientales asociadas a la comunicación de la información sobre el COVID-19. Evalúe crear materiales de comunicación en formatos alternativos (como letra grande, Braille, lenguaje de señas estadounidense) para las personas con problemas de la vista o ciegas o las personas sordas o con dificultades auditivas.
      • Evalúe crear materiales de comunicación que sean comprensibles para personas con niveles de alfabetización de 8.º grado y con lenguaje llano y fácil de entender.
      • Es posible que las comunicaciones deban adaptarse o encuadrarse dentro del contexto para que sean culturalmente apropiadas para su público y fáciles de entender. Además el sitio de los CDC ofrece recursos en muchos idiomas.

Mantener ambientes saludables en espacios de uso común

Hay varias estrategias que las comunidades de jubilados y los establecimientos de vida independiente pueden considerar para propiciar entornos saludables.

  • Limpieza y desinfección
    • Limpie y desinfecte las superficies que se tocan con frecuencia (como manijas de puertas, interruptores de acceso a puertas para personas con discapacidad, llaves de grifos, bebedores, barras de agarre, barandas, compartimientos de baños, mesas en los comedores) dentro del establecimiento al menos a diario o entre usos, tanto como sea posible. Se debe limitar el uso compartido de objetos (como computadoras, controles remotos, impresoras) siempre que sea posible, o se debe limpiar y desinfectar cada objeto entre usos.
    • Elabore un cronograma para aumentar las tareas de limpieza y desinfección de rutina.
    • Asegúrese de utilizar de manera segura y correcta y almacenar adecuadamente los limpiadores y desinfectantesícono de sitio externo, lo que incluye almacenar los productos de forma segura. Use productos que cumplan con los criterios de desinfección de la EPAícono de sitio externo según las instrucciones del fabricante en la etiqueta del producto.
    • Fomente que los residentes, trabajadores, voluntarios y visitantes mantengan limpios sus artículos (como teléfonos celulares y otros artículos electrónicos) y sus espacios de trabajo y vivienda personales. Aliente a los residentes, trabajadores, voluntarios y visitantes a usar toallitas desinfectantes para limpiar los objetos y superficies antes de usarlas.
  • Ventilación
    • Asegúrese de que los sistemas de ventilación funcionen correctamente y aumente la circulación de aire del exterior tanto como sea posible, por ejemplo al abrir puertas y ventanas. No abra las puertas y ventanas si hacerlo representa un riesgo de salud o seguridad (p. ej., riesgo de caer, riesgo de desencadenar síntomas de asma) para los residentes, trabajadores, voluntarios y visitantes del establecimiento.
  • Sistemas de agua
    • Para minimizar el riesgo de la enfermedad del legionario y otras enfermedades asociadas con el agua, tome medidas para garantizar que todos los sistemas de agua, dispositivos de uso de agua y artefactos (como máquinas de hielo, bebederos, fuentes decorativas) se puedan usar de manera segura después de un cierre prolongado o de un esquema de operaciones reducido. Al igual que todas las superficies de alto contacto, los bebederos se deben limpiar y desinfectar, pero recomiende a los residentes, trabajadores, voluntarios y visitantes que traigan su propia agua para minimizar el uso compartido de bebederos.
  • Modificación de las disposiciones
    • Modifique los horarios para reducir los encuentros grupales y el contacto cercano, como escalonar los horarios de las comidas y actividades y formar grupos reducidos que participen en los mismos horarios, sin mezclarse con otros grupos.
    • Disponga los asientos en las mesas de manera que haya un espacio de 6 pies de separación durante las comidas y otros eventos compartidos.
    • Reduzca el tránsito en espacios muy estrechos como salas de correspondencia, ascensores y escaleras. Considere limitar la cantidad de personas dentro del ascensor y designar el uso en una dirección de las escaleras, si es posible.
    • Garantice que se pueda mantener el distanciamiento social en salas compartidas como las salas de televisión, de juegos o de ejercicios, o las salas de oración de uso compartido.
    • Siempre que sea posible, cree distancia entre los residentes cuando viajan en vehículos compartidos (por ejemplo, salteando filas).
  • Guías y barreras físicas
    • Instale barreras físicas, como protectores o divisores, especialmente en áreas donde es difícil para las personas mantener una distancia de al menos 6 pies (p. ej., en las áreas de recepción).
    • Coloque señales físicas, como cinta en los pisos o aceras y carteles en las paredes, para garantizar que las personas permanezcan al menos a 6 pies de distancia.
  • Espacios de uso común
    • Cierre los espacios de uso compartido en interiores, como comedores, salas de juego, salas de computación, gimnasios y salas de estar si es necesario para garantizar la seguridad de los residentes. De lo contrario, escalone el uso y restrinja la cantidad de personas autorizadas al mismo tiempo, para garantizar que todos puedan mantener una distancia de al menos 6 pies y que limpien y desinfecten los espacios entre usos. Siempre que sea posible, priorice las actividades al aire libre.
    • Limite la presencia en áreas compartidas de voluntarios y visitantes que no sean estrictamente necesarios, siempre que sea posible.
    • Agregue barreras físicas, como mamparas de plástico flexibles, entre los lavabos de los baños y entre las camas, en especial cuando no se los pueda colocar con una separación de al menos 6 pies.
    • Limpie y desinfecte los baños de manera regular (por ejemplo, por la mañana y la noche, después de los momentos de mayor uso), con desinfectantes registrados en la EPAícono de sitio externo siguiendo las instrucciones del fabricante que figuran en la etiqueta.
    • Consideraciones para salas específicas de uso común en su establecimiento:

Cocinas y comedores compartidos

  • Restrinja la cantidad de personas autorizadas dentro de la cocina y el comedor en el mismo momento para que todos puedan mantener al menos 6 pies de distancia entre sí.
  • Las personas que están enfermas, los miembros de su hogar y las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 deberían recibir comidas preparadas en sus residencias siempre que sea posible.
  • No comparta platos, vasos, cubiertos, tazas o utensilios de cocina. Los utensilios y la vajilla no desechables deben manipularse con guantes y lavarse con agua caliente y jabón para vajilla o en un lavavajillas.Lávese las manos después de manipular los utensilios usados.
  • Use guantes para retirar las bolsas de basura y para manipular y desechar los residuos. Una vez que se quite los guantes, lávese las manos.

Cuartos de lavandería

  • Mantenga el acceso a la lavandería, y garantice los suministros necesarios. Restrinja la cantidad de personas que ingresan por vez a las lavanderías para garantizar que todos puedan mantener una distancia de al menos 6 pies.
  • Proporcione guantes desechables, jabón para lavarse las manos, limpiadores de uso doméstico y desinfectantes comunes para el hogar registrados en la EPAícono de sitio externopara que los residentes y trabajadores limpien y desinfecten los botones, perillas y manijas de las lavadoras, los cestos para la ropa y los artículos de uso común de las lavanderías.
  • Publique directricesde lavandería como instrucciones para el lavado y la manipulación de ropa sucia.

Áreas recreativas como salas de actividades y gimnasios

  • Considere cerrar las salas de actividades o restringir la cantidad de personas que ingresan por vez para garantizar que todos puedan mantener una distancia de al menos 6 pies.
  • Siempre que sea posible, organice las actividades al aire libre. Evalúe cerrar los gimnasios; de lo contrario, escalone su uso, mejore la circulación de aire abriendo ventanas cuando sea posible y limpie y desinfecte cada vez que se usa.
  • No se recomiendan las actividades y deportes (como baloncesto, ajedrez) que requieren el contacto cercano entre los jugadores.

Piscinas y bañeras de hidromasajes

  • Considere inhabilitar las piscinas y bañeras de hidromasajes o limitar el ingreso solo para actividades esenciales, como hidroterapia. Evalúe actividades de prevención adicionales para piscinas públicas, bañeras de hidromasaje y juegos acuáticos durante el COVID-19, si permanecen abiertos.
  • Si bien un uso, mantenimiento y desinfección (con cloro o bromo) adecuados debería matar el virus que causa el COVID-19 en piscinas y bañeras de hidromasaje, es posible que se aglomeren muchas personas y se dificulte el distanciamiento social. Además podría resultar difícil mantener las superficies limpias y desinfectadas.
  • Se deben analizar las consideraciones para espacios de uso compartido (como mantener la distancia social y limpiar y desinfectar las superficies) para las piscinas, bañeras de hidromasaje y salas de casilleros, si permanecen abiertas.

Baños compartidos

  • Los baños compartidos deberían limpiarse regularmente con desinfectantes registrados en la EPAícono de sitio externo, al menos dos veces al día (p. ej., por la mañana y por la tarde o después de un período de uso intensivo), y según sea necesario durante el horario de uso.
  • Asegúrese de que los baños estén provistos en todo momento de jabón y toallas de papel. También podría haber desinfectante de manos disponible.
  • Asegúrese de vaciar regularmente los cestos de basura.
  • Ofrezca información sobre cómo lavarse las manos correctamente. Coloque cartelesícono de pdf en los baños.
  • Espacios individuales
    • Limite el ingreso de los trabajadores a las habitaciones o viviendas de los residentes, excepto que sea necesario. Use medios de comunicación y consultas o registros virtuales (por teléfono o videoconferencia), según corresponda.
    • Exija el lavado de manos de los trabajadores entre visitas a las viviendas de los residentes.
      • Si no hay agua y jabón disponibles, se puede usar desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol.
    • Evalúe limitar la presencia de voluntarios y visitantes no esenciales (por ejemplo, un visitante por residente, por día).
  • Servicio de comidas
    • Reduzca al mínimo la cantidad de personas autorizadas en la cocina, en las áreas de preparación de comidas o en el comedor, para propiciar el distanciamiento social de 6 pies.
    • Ofrezca opciones de comida para llevar. Si se suele usar una cafetería o comedor grupal, de ser posible, sirva las comidas en platos individuales (en lugar de ofrecer una mesa de buffet o estaciones de autoservicio). Si es posible, ofrezca el servicio de entrega de comidas.
    • Use vajilla desechable (p. ej., utensilios, platos). Si no es factible o no es conveniente usar utensilios desechables, asegúrese de que se manipule toda la vajilla y los utensilios no desechables con guantes y se use lavavajillas o agua caliente y detergente para lavarlos. Las personas deben lavarse las manosdespués de quitarse los guantes o luego de manipular directamente la vajilla usada.
    • Si en algún evento se ofrece comida, prepare cajas o bolsas preempaquetadas para cada asistente en lugar de mesas de buffet o comidas de tipo familiar. Evite compartir comida y utensilios, y tenga en cuenta la seguridad de las personas con alergias a ciertos alimentos.ícono de pdf
  • Objetos que se comparten
    • Desaconseje que las personas compartan artículos difíciles de limpiar o desinfectar (como piezas de rompecabezas o de juegos de mesa).
    • Garantice la disponibilidad de suministros adecuados para reducir el uso compartido de materiales de alto contacto en la medida de los posible, o limite el uso de suministros y equipos a un grupo de residentes por vez y limpie y desinfecte los objetos entre cada uso.
    • Evite compartir dispositivos electrónicos, libros, bolígrafos y otros dispositivos o materiales.

Mantener operaciones saludables

Hay varias estrategias que las comunidades de jubilados y los establecimientos de vida independiente pueden considerar para mantener operaciones que protejan la salud.

  • Medidas de protección para residentes, trabajadores, voluntarios y visitantes con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19
    • Ofrezca opciones a las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente  (como adultos mayores y personas de cualquier edad con ciertas afecciones subyacentes) que limiten su exposición al riesgo (por ejemplo, alternativas de teletrabajo, la modificación de sus responsabilidades laborales, la participación en eventos comunitarios en forma virtual).
    • De conformidad con las leyes correspondientes, implemente políticas para proteger la privacidad de las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente en relación con sus afecciones subyacentes.
  • Conciencia de regulación
    • Esté al tanto de las políticas de los entes reguladores locales o estatales en relación con reuniones o salidas grupales para determinar si se pueden organizar eventos o actividades.
  • Congregaciones
    • Identifique servicios y actividades (como programas de comidas, servicios religiosos y programas de ejercicios y gimnasios) que quizá deban limitarse, adaptarse o suspenderse de manera temporal. Evalúe soluciones alternativas (como servicios virtuales) que contribuyan a la continuidad de los programas, pero cuidando la seguridad de los participantes.
    • Si es posible, realice eventos, encuentros o reuniones grupales virtuales, y promueva el distanciamiento social de al menos 6 pies entre las personas si se realizan eventos. Limite el tamaño de los grupos en la medida de lo posible.
    • Limite la asistencia a reuniones a trabajadores, voluntarios y visitantes que son esenciales para preservar la salud, incluida la salud mental, el bienestar y la seguridad de los residentes. Limite la asistencia de personas que no viven en el área local (como la comunidad, localidad, ciudad o condado).
  • Teletrabajo o reuniones virtuales
    • Fomente el teletrabajo para tantos trabajadores como sea posible, especialmente los empleados con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.
    • Reemplace las reuniones presenciales con videoconferencias o teleconferencias siempre que sea posible.
    • Si es posible, preste servicios de apoyo en forma virtual.
  • Viajes y transporte público
    • Evalúe opciones para limitar los viajes no esenciales de conformidad con las normas y guías estatales y locales.
    • Recomiende a las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19, como adultos mayores, personas con discapacidades y personas de cualquier edad con afecciones subyacentes graves, que limiten los viajes.
    • Si ofrece servicios de transporte, considere reunir a los residentes en grupos pequeños para limitar que se mezclen y para crear distancia entre los pasajeros en autobuses/vans y otros vehículos (por ejemplo, salteando filas) siempre que sea posible.
    • Si se utilizan vehículos de transporte (como autobuses/vans), los conductores deben tomar todas las medidas de seguridad y adoptar todos los protocolos indicados para otros trabajadores (como la higiene de manos y el uso de mascarillas). Para limpiar y desinfectar los autobuses y otros vehículos de transporte, vea la guía para operadores de autobuses.
    • Recomiende a los residentes, trabajadores, voluntarios y visitantes que usan el transporte público que evalúen otras vías de transporte que minimicen el contacto cercano con otras personas (por ejemplo, trasladarse a pie, en bicicleta, en su propio auto solos o con los miembros de su hogar o miembros de servicios para la tercera edad del establecimiento únicamente) siempre que sea posible. Recomiende a los residentes, trabajadores, voluntarios y visitantes que usan el transporte público que sigan la guía de los CDC sobre cómo protegerse al usar transporte público.
  • Punto de contacto designado para el COVID-19
    • Designe a un miembro del personal que se encargue de responder a cuestiones relacionadas con el COVID-19. Todos los residentes, trabajadores, voluntarios y visitantes deben saber quién es esta persona y cómo contactarla (vea "carteles y mensajes").
  • Sistemas de comunicación
    • Implemente sistemas para:
    • Que los residentes, empleados, voluntarios y visitantes informen al establecimiento si tienen síntomas del COVID-19, obtuvieron un resultado positivo en la prueba de detección del COVID-19 o han estado expuestos a alguien con COVID-19 en los últimos 14 días, de acuerdo con las regulaciones de intercambio de información de salud para el COVID-19 ícono de sitio externo(p. ej., vea "Notifique a los funcionarios de salud y contactos cercanos" en la sección Prepararse para cuando alguien esté enfermo que aparece más abajo).
    • Notificar a los residentes y sus familias, así como al público, acerca de cualquier restricción vigente para limitar la exposición al virus que causa el COVID-19 (por ejemplo, limitar la cantidad de visitas).
    • Informar a los residentes y sus familias acerca del COVID-19, las medidas que el establecimiento está adoptando para protegerlos y/o proteger a sus seres queridos, incluida la restricción de visitas, y las medidas que pueden tomar ellos mismos en el establecimiento, resaltando la importancia de quedarse en casa si están enfermos, mantener el distanciamiento social, lavarse las manos, seguir el protocolo de higiene respiratoria y al toser, y usar mascarilla.
  • Políticas de licencia (descanso) y ausencia justificada
    • Implemente políticas y prácticas de licencia por enfermedad flexibles y no punitivas que permitan a los trabajadores permanecer en sus casas o aislarse voluntariamente si están enfermos o a cargo del cuidado de una persona enferma.
      • Analice y modifique las políticas de ausencias justificadas y licencia, teletrabajo y compensación de los empleados.
      • Las políticas de licencia deben ser flexibles y no punitivas, es decir, no deben sancionar a los empleados por ausentarse, y deben autorizar a los empleados enfermos a quedarse en sus casas y alejados de otras personas. Las políticas de licencia y ausencias justificadas también deben contemplar a los empleados que deben quedarse en sus casas con sus hijos si se cierran las escuelas y los programas de cuidado de niños, o para cuidar a familiares enfermos.
    • Cree políticas para reanudar las actividades y regresar a los establecimientos después de haber estado enfermos de COVID-19. Puede basar la redacción de estas políticas en los criterios para suspender el aislamiento y la cuarentena en casa  de los CDC.
  • Plan de respaldo de dotación de personal
    • Monitoree el ausentismo de los empleados y voluntarios, capacite a sus empleados en otras tareas y tenga una nómina de personal de respaldo capacitado.
  • Capacitación de los trabajadores
    • Capacite a los empleados y voluntarios sobre las medidas preventivas diarias y todos los protocolos de seguridad.
    • Realice capacitaciones virtuales o asegúrese de que se cumpla el distanciamiento social durante la capacitación.
  • Reconocimiento de signos y síntomas
    • Los síntomas del COVID-19 pueden variar de síntomas leves a enfermedad grave y muerte. Los síntomas pueden aparecer de 2 a 14 días después de la exposición. Esté atento a la aparición de fiebre, tos, dificultad para respirar u otros síntomas (escalofríos, dolor de cabeza, dolor muscular, dolor de garganta, pérdida reciente del olfato o el gusto, náuseas, vómitos o diarrea). No todas las personas van a tener los mismos síntomas.
      • En algunos casos, la fiebre u otros síntomas pueden demorar más en aparecer en adultos mayores y personas de cualquier edad con afecciones subyacentes.
      • La temperatura corporal normal de los adultos mayores puede ser más baja que la de los adultos más jóvenes (más cerca de los 97 °F que de los 98.6 °F). Las temperaturas corporales que indican fiebre pueden ser más bajas en los adultos mayores.
    • Si es posible, realice controles de salud diarios o pida a los residentes, empleados, voluntarios y visitantes que controlen su propia salud (por ejemplo, a través de la toma de temperatura y/o evaluación de síntomas).
    • Los controles de salud se deben hacer de manera segura y respetuosa, y de conformidad con las leyes y normas de protección de la privacidad vigentes. Los administradores de los establecimientos pueden usar los ejemplos de métodos de evaluación que proponen los CDC en la sección Preguntas frecuentes para empresas en general.
    • Se debe informar a los trabajadores y voluntarios que, si manifiestan fiebre o síntomas de infección respiratoria en el trabajo, deben colocarse una mascarilla inmediatamente (si corresponde) si todavía no lo hicieron, informar a su su supervisor y retirarse del trabajo.
  • Establecimientos compartidos 
    • Aliente a cualquier otra organización que comparta el uso de las instalaciones a seguir estas mismas consideraciones, y limite o suspenda de manera temporal el uso compartido, si esto es posible.
  • Admisión de residentes nuevos
    • Primero, consulte y siga la guía y las directivas de los funcionarios locales y estatales. Si su situación no está restringida por sus guías y directivas, entonces considere la siguiente guía:
      • Entregue a todos los residentes nuevos o posibles una mascarilla limpia al admitirlos y manténgalos aislados de otras personas.
      • Puede ser necesario realizar una evaluación médica, según los síntomas.
      • Si su establecimiento está completo o sus instalaciones no son adecuadas para propiciar el distanciamiento social, o si no tiene los recursos (como personal, suministros de prevención) necesarios para admitir residentes nuevos, comuníquese con las organizaciones comunitarias o de fe locales para que lo ayuden a cubrir las necesidades de las personas, por ejemplo:
      • Un lugar seguro para alojarse
      • Capacidad para satisfacer las necesidades básicas, como alimentos, productos de higiene personal y medicamentos
      • Acceso a cualquier servicio de salud conductual o atención médica necesario
      • Acceso a un teléfono o dispositivo con acceso a Internet para buscar recursos y servicios de apoyo virtuales
  • Brindar apoyo a los residentes
    • Recomiende a los residentes que tengan una lista actualizada de sus afecciones y medicamentos, y que revisen en forma periódica su suministro de medicamentos, tanto recetados como de venta sin receta médica, para garantizar que tengan suficiente.
    • Si es posible, haga que los residentes entiendan que pueden contactar a su proveedor de atención médica para obtener suministros adicionales de los medicamentos que necesitan a fin de tener suficiente cantidad por un período prolongado o que consideren la opción del servicio de pedido de medicamentos por correo.
    • Asegúrese de que los residentes conozcan los síntomas graves de sus afecciones subyacentes y los síntomas del COVID-19 que requieren atención médica de emergencia y de que sepan a quién pedir ayuda o cuándo llamar al 911.
    • Sugiera a los residentes que viven solos que busquen un amigo en la comunidad que se comunique con ellos para garantizar que todas sus necesidades básicas estén cubiertas, incluidos alimentos y artículos básicos para el hogar.
  • Apoyo y resiliencia 
    • Apoye los esfuerzos de los residentes por mantenerse en contacto con sus familiares y seres queridos, por ejemplo, por estas vías:
    • Videoconferencias, correos electrónicos, mensajes de texto y llamadas telefónicas frecuentes.
    • Mensajes de video grabados para difundir por correo electrónico o mensajes de texto, en caso de que no sea posible realizar una videoconferencia en vivo.
    • Tarjetas y cartas con mensajes de apoyo y actualizaciones sobre familiares.
  • Aliente a los empleados y residentes a tomarse un tiempo sin mirar, leer ni escuchar noticias o reportajes, incluidas redes sociales, si se sienten abrumados o angustiados.
  • Promueva que los empleados y residentes coman sano, se ejerciten, duerman bien y encuentren un tiempo para relajarse.
  • Aliente a los empleados y residentes a hablar con personas de su confianza acerca de sus inquietudes y sentimientos.
  • Contemple que los empleados pueden sufrir niveles elevados de estrés durante este tiempo. Ofrezca recursos para sobrellevar el estrés y aliente a los empleados a buscar ayuda a través de sus proveedores de atención médica si el estrés les impide completar sus actividades cotidianas durante varios días seguidos.
  • Evalúe colocar carteles con la línea nacional de asistencia: 1-800-985-5990, o enviar TalkWithUs al 66746.

Prepararse para cuando alguien esté enfermo

Las comunidades de jubilados y establecimientos de vida independiente pueden considerar diferentes estrategias para prepararse en caso de que se enferme una persona.

  • Informe los criterios de aislamiento en casa a las personas enfermas
    • Los empleados que se enferman no pueden regresar a los establecimientos ni suspender su aislamiento hasta que reúnan los criterios de los CDC para suspender el aislamiento en el hogar.
    • Pida a los residentes enfermos que llamen por teléfono a sus proveedores de atención médica para consultarles si es necesario un examen médico.
    • Los residentes no tienen obligación de notificar a los administradores si tienen COVID-19 confirmado. Si recibe información de que una persona en su establecimiento tiene COVID-19, debe coordinar con el departamento de salud localícono de sitio externo para notificar a todas las personas del edificio que pudieron haber tenido exposición (contacto cercano con la persona enferma) sin descuidar la confidencialidad de la persona enferma, de conformidad con la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADAícono de sitio externo) y, si corresponde, la Ley de Portabilidad y Responsabilidad de Seguros Médicos (HIPAA).ícono de sitio externo
    • Facilite a la persona enferma información sobre cómo cuidarse y cuándo buscar atención médica.
    • Aliente a los residentes con síntomas del COVID-19 y a los miembros de su hogar y contactos cercanos a aislarse voluntariamente, es decir, limitar su uso de espacios compartidos tanto como sea posible.
      • De ser posible, designe un baño separado para los residentes enfermos con síntomas del COVID-19.
      • Considere reducir la frecuencia de limpieza en dormitorios y baños de uso exclusivo para personas con síntomas del COVID-19 según sea necesario (p. ej., elementos y superficies sucias) para evitar el contacto innecesario con personas enfermas o elementos contaminados.
      • Siga la guía sobre cuándo suspender el aislamiento.
    • Minimice la cantidad de empleados que interactúan personalmente con los residentes que tienen COVID-19 presunto o confirmado.
    • Recomiende a los cuidadores que visitan a personas con síntomas del COVID-19 que adopten las precauciones recomendadas para prevenir la propagación.
    • Los trabajadores con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 no deben tener contacto cercano con los residentes que tienen COVID-19 presunto o confirmado.
  • Aísle y traslade a las personas enfermas
    • La implementación temprana de medidas de aislamiento y protección rigurosas después de la identificación de casos de COVID-19 puede resultar eficaz para minimizar la propagación del virus. Separe de inmediato a los residentes, empleados, voluntarios o visitantes con síntomas de COVID-19 (como fiebre, tos o dificultad para respirar). Las personas que están enfermas deben retirarse a sus casas o a un establecimiento de atención médica, en función de la gravedad de sus síntomas, y seguir la guía de los CDC para cuidarse y cuidar a otras personas enfermas. Los establecimientos pueden seguir la guía de los CDC para viviendas o alojamientos compartidos para los residentes de las viviendas del establecimiento.
    • Coordine con los administradores del establecimiento y los proveedores de atención médica para designar una sala, área o piso/edificio de aislamiento (en función de la estructura del establecimiento o la comunidad) para apartar a cualquier persona con síntomas del COVID-19 o que tenga una prueba de detección con resultado positivo pero no tenga síntomas. Los proveedores de atención médica del establecimiento deben adoptar las Precauciones estándar y basadas en la transmisión al atender a personas enfermas. Vea: Información importante para el personal de atención médica que atiende a pacientes con infección confirmada o presunta por COVID-19.
    • Identifique un listado de establecimientos de atención médica y sitios de atención alternativa donde los residentes con COVID-19 puedan recibir la atención adecuada, si fuese necesario.
    • Establezca procedimientos para transportar de forma segura a las personas enfermas hasta su casa o establecimiento de atención médica. Si va a llamar a una ambulancia o llevar a una persona al hospital, hágales saber que la persona puede tener COVID-19.
    • Asegúrese de que los empleados, voluntarios y visitantes sepan que no deben acudir al establecimiento si están enfermos, y que deben notificar a los administradores del establecimiento (por ejemplo, al punto de contacto por COVID-19 designado) si tienen síntomas de COVID-19, obtuvieron un resultado positivo en la prueba de detección del COVID-19 o estuvieron expuestos a una persona con síntomas del COVID-19 o a un caso presunto o confirmado.
  • Limpieza y desinfección
    • Cierre las áreas utilizadas por la persona enferma e impida el uso de estas áreas hasta que no estén limpias y desinfectadas
    • Espere al menos 24 horas antes de limpiar y desinfectar. Si no puede dejar pasar 24 horas, espere tanto como sea posible. Garantice el uso y almacenamiento seguros y correctos de los productos de limpiezaícono de sitio externo y desinfección.
Última actualización: 31 de jul. del 2020