Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Recomendaciones para la duración de la cuarentena en centros correccionales y de detención

Recomendaciones para la duración de la cuarentena en centros correccionales y de detención
Actualizado el 18 de mar. del 2021

Resumen de los cambios recientes

  • Se aclara que las personas encarceladas/detenidas totalmente vacunadas deben seguir implementando el periodo de cuarentena de 14 días y realizarse una prueba de detección del SARS-CoV-2 luego de una exposición a un caso de COVID-19 presunto o confirmado.
  • Se aclara que el personal totalmente vacunado de instituciones correccionales y de detención que sea asintomático no necesita hacer cuarentena luego de una exposición a un caso de COVID-19 presunto o confirmado.
  • Más información sobre la realización de pruebas de detección y los viajes luego de ser totalmente vacunado.

Ver actualizaciones anteriores

El 2 de diciembre del 2020, los CDC publicaron las opciones que los departamentos de salud podrían utilizar para implementar periodos más cortos de cuarentena por el COVID-19 en sus jurisdicciones. Estas opciones pretendían reducir la carga de la cuarentena a nivel personal, comunitario y operativo, entendiendo que de esta manera se logra un equilibrio entre la reducción de la carga y una pequeña posibilidad de propagación del virus.  Estas opciones se crearon de acuerdo con los modelos que estimaron el riesgo residual de transmisión basándose en una cuarentena individual en la que el individuo expuesto podía separarse físicamente y permanecer aislado de los demás durante el periodo de cuarentena y podía cumplir estrictamente con las medidas de mitigación si era liberado de la cuarentena antes de los 14 días.

Los entornos con concentración de personas, como los centros correccionales y de detención, se caracterizan por tener una serie de factores diversa y variada que incide en la exposición al COVID-19 y la transmisión del virus. En particular, las personas encarceladas/detenidas que suspenden la cuarentena antes de los 14 días posiblemente no sean capaces de cumplir con las medidas de mitigación necesarias para reducir el riesgo de transmisión posterior a la cuarentena (p. ej., uso de mascarilla, distanciamiento físico). De modo que los modelos que estimaron el riesgo residual de reducir la duración de la cuarentena no se aplican a los entornos de los centros correccionales/de detención. Si no se detecta la transmisión posterior a la cuarentena en forma temprana, se puede dar lugar a un ciclo reiterado de aislamiento de las personas infectadas por indicación médica y cumplimiento de la cuarentena por parte de los contactos cercanos, lo que supone una mayor carga operativa para el personal, y una mayor exigencia sobre los recursos y servicios de salud limitados y las restricciones de espacio. Por consiguiente, es poco probable que los beneficios de reducir la duración de la cuarentena sean mayores que los riesgos de una transmisión adicional en los centros correccionales, los cuales ya tienen que cargar con los limitados servicios de salud en el lugar, además de las escasas opciones para mantener el distanciamiento físico y social. Por tal motivo, los CDC recomiendan seguir implementando el periodo de cuarentena de 14 días en los centros correccionales y de detención para reducir al mínimo las transmisiones, los casos de enfermedad y los conglomerados secundarios, además de los gastos operativos adicionales en los que se podría incurrir con una cuarentena más corta. Esta recomendación se aplica tanto a las personas encarceladas como al personal de estos centros.

Los centros que consideren implementar una cuarentena más corta deben hacerlo tras consultar con las autoridades de salud pública federales, estatales, tribales, territoriales y locales y evaluar los riesgos. Los empleadores/la gerencia deben sopesar cuidadosamente los riesgos del aumento de la transmisión y de los conglomerados secundarios y considerar las características individuales de cada centro (p. ej., nivel de transmisión en la comunidad, capacidad para mantener el distanciamiento social, cumplimiento de las políticas sobre el uso de mascarillas, capacidad para ventilar los espacios de manera adecuada, proporción de empleados y personas encarceladas/detenidas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 y disponibilidad de recursos para la realización generalizada de las pruebas de detección y la respuesta al brote), antes de implementar una opción de cuarentena reducida. Si se implementa una cuarentena reducida para el personal, la gerencia debe exigir al personal que continúe controlándose los síntomas hasta el día 14, que se aísle de inmediato si los síntomas aparecen durante los 14 días posteriores a la exposición y que cumpla con todas las estrategias de mitigación recomendadas durante los 14 días (p. ej., uso de mascarillas, distanciamiento social, la higiene de manos, proceso de limpieza y desinfección, y ventilación adecuada).

Consulte la guía de los CDC para centros correccionales y de detención para obtener más detalles sobre cómo reducir el riesgo de transmisión posterior a la cuarentena de manera más efectiva.

Personal y personas encarceladas/detenidas en instituciones correccionales y de detención ya vacunadas

Duración de la cuarentena

Personas encarceladas/detenidas

Las personas encarceladas/detenidas que están totalmente vacunadas (es decir, ≥2 semanas después de recibir la segunda dosis de una serie de dos dosis [Pfizer-BioNTech o Moderna], o ≥2 semanas después de recibir la vacuna de dosis única [Johnson and Johnson/Janssen]) deberían continuar haciendo cuarentena por 14 días y realizarse una prueba de detección del SARS-CoV-2 luego de una exposición a alguien con COVID-19 presunto o confirmado. Esto se debe a que los entornos de viviendas compartidas, incluidas las instituciones correccionales y de detención, pueden tener un alto recambio de residentes, un riesgo más alto de transmisión y dificultades a la hora de mantener el distanciamiento físico recomendado.

Si se presenta la necesidad urgente de mitigar problemas críticos (p. ej., falta de espacio o personal para atender a personas encarceladas/detenidas que han estado expuestas al virus), la gerencia del establecimiento podría considerar exonerar del periodo de cuarentena a las personas encarceladas/detenidas totalmente vacunadas, aunque deben seguir aplicándose todas las recomendaciones de monitoreo de síntomas y realización de pruebas de detección correspondientes. Estas decisiones deberían tomarse previa consulta con las autoridades de salud pública y comprendiendo el riesgo residual de transmisión.

Personal

El personal totalmente vacunado de instituciones correccionales que no presenta síntomas no necesita hacer cuarentena luego de una exposición; no obstante, se sigue recomendando realizar pruebas de detección luego de una exposición y a través de programas de evaluación de rutina en el lugar de trabajo (si corresponde), además del monitoreo de síntomas.

Visite el sitio web sobre Recomendaciones interinas de salud pública para las personas completamente vacunadas donde encontrará más detalles al respecto.

Miembros del personal que han viajado recientemente

Los viajes aumentan la probabilidad de las personas de contagiarse y propagar el COVID-19. El personal debería seguir los requisitos y recomendaciones de los CDC durante y después de sus viajes. El personal también debería seguir las recomendaciones y los requisitos del departamento de salud estatal, tribal, local o territorial del país o de los EE. UU. en su lugar de destino. Quienes regresan a su trabajo luego de un viaje (incluidos viajes nacionales e internacionales) deben seguir las políticas de su empleador con respecto a la reanudación de las funciones laborales luego de un viaje.

Los establecimientos que evalúen implementar una cuarentena más corta para el personal que regrese de un viaje a fin de mitigar problemas críticos (p. ej., falta de espacio o personal para atender a las personas encarceladas/detenidas que han estado expuestas al virus) deben hacerlo previa consulta con las autoridades de salud pública federales, estatales, tribales, territoriales y/o locales, y comprendiendo los riesgos.

Actualizaciones anteriores

A partir del 19 de enero del 2021

Se realizó una revisión el 1/19/2021 para reflejar lo siguiente:

  • Aclaración respecto de que los centros correccionales y de detención deben seguir cumpliendo con el periodo de cuarentena de 14 días.