PÁGINA WEB ARCHIVADA: Esta página web es para fines históricos y ya no se le realizan actualizaciones. Para obtener la información más reciente, visite la página de inicio del COVID-19.

Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

SI ESTÁ COMPLETAMENTE VACUNADO
Los CDC actualizaron esta guía para las personas que tienen la vacunación completa. Vea Recomendaciones para las personas totalmente vacunadas.
ACTUALIZACIÓN IMPORTANTE PARA LAS ESCUELAS
Los CDC recomiendan que las escuelas sigan adoptando las estrategias actuales de prevención del COVID-19 para el año escolar 2020-2021. Conozca más
Actualización importante: establecimientos de atención médica
Los CDC han actualizado algunas de las formas de operar los sistemas de atención médica de manera efectiva en respuesta a la vacunación contra el COVID-19. Conozca más
ACTUALIZACIÓN
La vacunación previene enfermedades graves, hospitalizaciones y muertes. Las personas que aún no se han vacunado deberían vacunarse y seguir usando mascarillas hasta que estén totalmente vacunadas. Con la circulación de la variante Delta, la necesidad de vacunarse es más urgente. Los CDC actualizaron la guía para personas totalmente vacunadas con base en la nueva evidencia sobre la variante Delta.
ACTUALIZACIÓN
Dada la nueva evidencia sobre la variante B.1.617.2 (Delta), los CDC actualizaron la guía para personas totalmente vacunadas. Los CDC recomiendan el uso universal de mascarillas en espacios cerrados por parte de todos los maestros, miembros del personal, estudiantes y visitantes de escuelas de kínder a 12.º grado, independientemente de su estado de vacunación. Los niños deberían retomar las clases presenciales a tiempo completo en otoño con la implementación de estrategias de prevención estratificadas.

Consideraciones para jardines comunitarios y huertas escolares al aire libre

Consideraciones para jardines comunitarios y huertas escolares al aire libre
Actualizado el 18 de sep. del 2020

Estas recomendaciones están dirigidas a los administradores de jardines comunitarios y huertas escolares al aire libre. Las huertas escolares al aire libre suelen estar afiliadas a escuelas y les ofrecen a los estudiantes la oportunidad de aprender al aire libre y tener acceso a alimentos saludables. Los jardines comunitarios son parcelas de tierra cultivadas por un grupo de personas de manera colectiva con el fin de producir y compartir frutas y verduras asequibles dentro de sus comunidades.

La pandemia del COVID-19 trajo aparejados nuevos retos en los Estados Unidos. El acceso a alimentos saludables y a una buena nutrición es una parte importante de la salud y el bienestar. Los jardines comunitarios y las huertas escolares al aire libre permiten satisfacer las necesidades nutricionales en aquellos lugares donde el acceso a los alimentos saludables es limitado, brindan oportunidades para recrearse y liberar el estrés, y ofrecen un entornoícono de sitio externo seguro para el aprendizaje al aire libre, especialmente durante la pandemia del COVID-19.

Los administradores de jardines y huertas deberían considerar las siguientes recomendaciones para garantizar un ambiente de aprendizaje seguro y acceso a alimentos saludables mientras ayudan a prevenir la propagación del COVID-19.

El objetivo de estas consideraciones es complementar —no reemplazar— cualquier ley, norma y regulación de salud y seguridad estatal, local, territorial o tribal a la que deban acogerse las organizaciones. Los administradores de jardines y huertas pueden determinar, en coordinación con los funcionarios de salud estatales y locales, si se pueden implementar estas recomendaciones y cómo hacerlo, y si es necesario hacer ajustes a la medida de las necesidades y circunstancias particulares de la comunidad local. Los administradores de jardines y huertas deberían evaluar constantemente — con base en los niveles actuales de propagación en la comunidad en la que prestan servicios— cómo modificar el funcionamiento de los jardines y las huertas.

También puede ser útil para los administradores de huertas y jardines revisar las guías y consideraciones de los CDC acerca del COVID-19 para organizaciones comunitarias, lugares de trabajo, eventos y congregaciones, y proveedores de servicios de comidas, y la información de los CDC sobre personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente.

Prevenir la propagación del COVID-19

Se cree que los coronavirus, como el que causa el COVID-19, se propagan principalmente de persona a persona a través de las gotitas respiratorias que se emiten cuando una persona infectada tose, estornuda o habla. Las gotitas que contienen el virus se propagan en el aire y pueden ser inhaladas a los pulmones o caer en la boca, la nariz o los ojos de las personas cercanas.  Una persona también podría verse expuesta al virus que causa el COVID-19 al tocar una superficie u objeto, incluidos los alimentos o una herramienta de uso compartido, que están contaminados con el virus porque una persona infectada tosió o estornudó cerca de ellos, y luego tocarse la boca, la nariz o los ojos. Sin embargo, no se cree que esta sea la principal forma en que se propaga el virus.  El riesgo de transmisión a través de la comida y las herramientas que se comparten se considera muy bajo, pero hay otras posibles vías de transmisión del COVID-19, entre ellas:

  • Estar en contacto cercano (a menos de seis pies de distancia) con personas con las que no convive, especialmente con quienes no usan mascarillas. El riesgo de propagación del COVID-19 aumenta con la cantidad de personas con las que interactúa y la cantidad de tiempo de dichas interacciones.
  • Entrar en contacto con superficies que se tocan con frecuencia (p. ej., pasadores de puertas, mangueras);
  • Tocar una superficie u objeto que tiene el virus y luego tocarse la boca, la nariz o los ojos.

Las actividades al aire libre por lo general suponen menos riesgo que las actividades en espacios interiores, pero aún así existen estrategias importantes para prevenir la propagación del COVID-19 que se deberían implementar tales como:

Promover comportamientos saludables

Aliente a las personas a quedarse en casa cuando están enfermas.

  • El personal, los voluntarios y los jardineros deben quedarse en casa si dieron positivo en la prueba de detección del COVID-19 o tienen los síntomas, o si en el último tiempo tuvieron contacto cercano con una persona con síntomas o diagnóstico de COVID-19.
  • Elabore políticas que alienten a los miembros del personal y a los voluntarios enfermos a quedarse en casa sin temor a represalias, y asegúrese de que los voluntarios y miembros del personal estén al tanto de estas políticas.
  • Eduque al personal y a los voluntarios acerca de cuándo deben quedarse en casa y cuándo es seguro volver a estar con otras personas.

Aliente a las personas a mantener el distanciamiento social.

  • Mantener una distancia de al menos seis pies de otras personas mientras trabaja, incluso al aire libre, reduce la probabilidad de exposición al virus a través de las gotitas respiratorias de otras personas.
  • Muchas personas con COVID-19 tienen síntomas leves o no tienen síntomas, pero igual pueden propagar el virus a otras personas. Mantener distancia reduce su riesgo de contraer el COVID-19.
  • El distanciamiento social es más eficaz cuando además se adoptan otras estrategias de prevención, como el uso de mascarillas.

Mascarillas

  • Pídale al personal y a los voluntarios que usen mascarillas, si es posible. Las mascarillas son un método importante para reducir la propagación del virus y son esenciales en los momentos en que resulta difícil respetar el distanciamiento social. Brinde información a todo el personal y a los voluntarios sobre uso, remoción y lavado correctos de las mascarillas.
  • De ser posible, entregue mascarillas al personal, los voluntarios y jardineros, y considere pedirles que lleven mascarillas adicionales en caso de que las que usan se humedezcan o ensucien, además de una bolsa con cierre hermético u otro recipiente para guardar las mascarillas cuando no están en uso.

La higiene de las manos

  • Coloque estaciones de lavado de manos o desinfectante de manos (con al menos un 60 % de alcohol) para todos los jardineros, miembros del personal y voluntarios, si es viable. Asegúrese de que todos tengan acceso a las opciones de higiene de manos.
  • Una adecuada higiene de manos es una importante medida para controlar las infecciones. Garantice que los voluntarios y empleados se laven las manos en forma regular con agua y jabón por al menos 20 segundos. Si no hay agua y jabón disponibles, ponga a disposición un desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol. Los desinfectantes de manos podrían no ser tan eficaces cuando las manos están visiblemente sucias o engrasadas, y es probable que no eliminen los restos de productos químicos nocivos, como pesticidas y metales pesados, que quedan en las manos. En general, estos son momentos clave para limpiarse las manos: 
    • Antes, durante y después de preparar las comidas
    • Antes de comer
    • Después de utilizar el baño
    • Después de sonarse la nariz, toser o estornudar
    • Después de estar en contacto con superficies que se tocan con frecuencia
    • Antes de colocarse, tocar o quitarse la mascarilla
    • Después de tocar dinero
    • Después de sacar la basura
    • Después de hacer trabajos de jardinería

Carteles y comunicaciones claras

  • Asegúrese de que todos los jardineros, miembros del personal, voluntarios y el público en general conozcan las reglas y los horarios del lugar. Coloque carteles con los horarios de atención y las precauciones de seguridad en cada entrada de la huerta o jardín y cerca de las áreas de uso compartido, y publique esta misma información en su sitio web y plataformas de redes sociales. Considere elaborar un plan de comunicación que incluya otros métodos además de los medios de comunicación electrónicos o comunicados en persona.
  • Coloque carteles en lugares bien visibles (como en las entradas del edificio, en los baños) que promuevan las medidas de protección cotidianas y describan cómo detener la propagación ícono de pdf[468 KB, 1 página] de gérmenes al lavarse correctamente las manos y usar las mascarillas de forma correctaícono de imagen.
  • Evalúe crear carteles y mensajes en formatos alternativos (p. ej., con letra grande, en Braille, lengua de señas estadounidense) para las personas con problemas de la vista o ciegas, o para las personas sordas o con dificultades auditivas, o en otros idiomas utilizados por los miembros.

Mantener los ambientes saludables

Las modificaciones para promover el distanciamiento social deben incluir:

  • Limitar la cantidad de jardineros, miembros del personal y voluntarios que se encuentran en el jardín para promover el distanciamiento social. Se deben considerar opciones virtuales de las actividades educativas y otras actividades de asistencia social para reducir las aglomeraciones y hacer extensivas las oportunidades de jardinería a quienes no pueden concurrir en persona al jardín o la huerta.
  • Recomendar a todos los jardineros, miembros del personal y voluntarios que mantengan una distancia de al menos 6 pies del resto de las personas, incluso en los espacios que comúnmente se comparten (p. ej., estaciones de lavado de manos).
  • Proporcionar toallitas desinfectantes para que los jardineros, el personal y los voluntarios puedan limpiar las herramientas entre usos.
  • Implementar la circulación en un solo sentido en las hileras de huertas y jardines y otras áreas para promover el distanciamiento social, si es posible.
  • Alentar a las personas a inscribirse con antelación para las jornadas de trabajos comunitarios u otros eventos para reducir las aglomeraciones.

Operaciones seguras

  • Esté al tanto de las políticas de las agencias de regulación locales o estatales relacionadas con los servicios esenciales y encuentros grupales para determinar si el jardín o la huerta pueden estar abiertos al público y qué reglas rigen, si existieran, respecto de las restricciones actuales que limitan la cantidad de personas presentes en eventos y/o espacios compartidos.
  • Limite los visitantes, voluntarios y actividades no esenciales que involucren a grupos u organizaciones externas, especialmente aquellos que no pertenezcan al área local, y considere cuáles son las excepciones, si correspondiera, como permitir el ingreso de proveedores de servicios directos o animales de servicio que pueden asistir a personas con discapacidades.
  • Limite o suspenda los eventos o las actividades que involucran a personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19, y a aquellos que conviven o trabajan con personas con alto riesgo, siempre y cuando sea posible. Si se siguen ofreciendo estos eventos o actividades, considere crear un cronograma que incluya horarios especiales para las poblaciones de riesgo o vulnerables.
  • Evite que las personas ingieran o compartan comidas o bebidas en la huerta o jardín.
  • Si es posible, cancele o postergue todas las actividades como degustaciones y demostraciones culinarias.
  • Considere capacitar regularmente al personal, los voluntarios y los jardineros para que sepan cómo se propaga el COVID-19, por qué son útiles las estrategias de prevención, y qué estrategias de prevención específicas se implementan y promueven en la huerta.
  • Considere realizarles evaluaciones regulares al personal, los voluntarios y los jardineros para detectar síntomas, y tener un plan por si una persona llega enferma o se enferma allí. Para ver guías en relación con la evaluación del personal, consulte la Guía interina de los CDC para empresas y empleadores en su respuesta a la enfermedad del coronavirus 2019 y la sección "Prevenga la transmisión entre sus empleados" del kit de herramientas de los CDC para reanudar las operaciones comerciales ícono de pdf[1 MB, 22 páginas].
  • Asegúrese de que todos los sistemas de agua sean seguros y aptos para usar, especialmente si se reabren las instalaciones tras un cierre prolongado.
  • Limite el uso de hojas para el registro de entrada y salida tradicional que requieren de la firma de las personas y promueven el uso compartido de implementos de escritura. Si es viable, use métodos alternativos como llamadas telefónicas o plataformas en línea para coordinar los horarios de asistencia del personal, los voluntarios y los jardineros. Si se comparten los implementos de escritura, asegúrese de que se limpien y desinfecten con frecuencia. Asegúrese de que todos tengan las mismas oportunidades para inscribirse en los horarios de asistencia al jardín o la huerta.

Limpieza y desinfección

Cuándo limpiar

Limpiar con productos que contienen jabón o detergente reduce la presencia de gérmenes sobre las superficies y objetos al eliminar los contaminantes y podría debilitar o dañar algunas de las partículas del virus, lo que reduce el riesgo de infección a través de las superficies.

Limpiar las superficies de alto contacto y los objetos de uso compartido una vez al día por lo general es suficiente para eliminar los virus que puedan tener las superficies, excepto que haya habido una persona con COVID-19 confirmado o presunto presente en su establecimiento. Desinfectar (con desinfectantes de la Lista N de la Agencia de Protección Ambiental de los EE. UU. (EPA)ícono de sitio externo) elimina cualquier microbio que pueda quedar en las superficies, lo que reduce incluso más el riesgo de propagación de infecciones.  Para obtener más información sobre cómo limpiar su establecimiento regularmente y cómo limpiar su establecimiento cuando alguien está enfermo, vea Cómo limpiar y desinfectar su establecimiento

Más información