Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Estrategia de pruebas de detección de SARS-CoV-2: consideraciones para lugares de trabajo que no prestan servicios de salud

Estrategia de pruebas de detección de SARS-CoV-2: consideraciones para lugares de trabajo que no prestan servicios de salud

Importante: Este documento ofrece una guía sobre el uso adecuado de pruebas y no regula las determinaciones de pago o cobertura de seguro de dichas pruebas, excepto que otra entidad o agencia federal o estatal indique expresamente lo contrario.

Estas consideraciones interinas sobre estrategias para la realización de pruebas de detección de SARS-CoV-2 en lugares de trabajo que no pertenecen al sector de servicios de salud durante la pandemia del COVID-19 se basan en la información conocida hasta el momento acerca de la transmisión y gravedad del COVID-19 a la fecha de su publicación, 22 de julio del 2020.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los EE. UU. actualizarán estas consideraciones según sea necesario a medida que cuenten con más información disponible. Consulte el sitio web de los CDC de manera periódica para ver las guías interinas actualizadas.

Propósito

El propósito de este documento es ofrecer a los empleadores estrategias posibles para la incorporación de pruebas de detección del SARS-CoV-2, que es el virus que causa el COVID-19, al plan de preparación, respuesta y control del COVID-19 en el lugar de trabajo.

Se recomienda a los empleadores que coordinen con los funcionarios de salud estatales, territoriales, tribales y locales para determinar si es conveniente implementar las siguientes estrategias de pruebas de detección y, de ser así, de qué manera hacerlo y cuáles serían las más apropiadas para sus circunstancias. El objetivo de estas consideraciones es complementar, no reemplazar, cualquier ley, norma y regulación de salud y seguridad federal, estatal, local, territorial o tribal que deban acatar los lugares de trabajo. Estas estrategias se deben implementar de conformidad con las normas y leyes, incluidas aquellas que protegen la privacidad y confidencialidad de los empleados. También se deben realizar de conformidad con las guías de la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo con respecto a las políticas y procedimientos de pruebas de detección aceptables. Los empleadores que se hagan cargo de los costos de las pruebas de detección de sus empleados deberán implementar procedimientos para la notificación rápida de los resultados y adoptar las medidas que correspondan con base en los resultados de las pruebas, lo que incluye elaborar instrucciones de autoaislamiento e informar las restricciones de acceso al lugar de trabajo.

Consideraciones para implementar una estrategia de pruebas de detección de infección por SARS-CoV-2

Las pruebas de detección de SARS-CoV-2 se pueden incorporar como parte de un enfoque integral para reducir la transmisión en lugares de trabajo que no pertenecen al sector de servicios de saludLa evaluación para detectar síntomas, las pruebas de detección y el rastreo de contactos ícono de pdf[58 páginas] son estrategias para identificar a trabajadores infectados por SARS-CoV-2, que es el virus que causa el COVID-19, para poder tomar medidas que desaceleren y detengan la propagación del virus.

Los empleados que se realizarán pruebas de detección deben recibir información clara acerca de lo siguiente:

  • el fabricante y el nombre de la prueba, el tipo de prueba, su propósito, confiabilidad y cualquier limitación asociada a la prueba, quién pagará la prueba y cómo se realizará, y
  • cómo comprender lo que significan los resultados, las medidas asociadas a resultados negativos o positivos, quién recibirá los resultados, cómo se podrían utilizar los resultados y las consecuencias de negarse a hacerse la prueba.

Es obligatorio entregar a las personas hojas informativas para el paciente sobre la autorización de uso de emergencia de las pruebasícono de sitio externo.

La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional publicó guías interinasícono de sitio externo para aplicar la norma 29 CFR Parte 1904ícono de sitio externo con respecto al registro de enfermedades ocupacionales, específicamente casos de COVID-19. De conformidad con los requisitos de mantenimiento de registros de la OSHA, el COVID-19 es una enfermedad de registro obligatorio, por lo que los empleadores son responsables de registrar casos de COVID-19 si los casos cumplen ciertos requisitos. Se recomienda especialmente a los empleadores que consulten la página web de la OSHA con frecuencia en www.osha.gov/coronavirusícono de sitio externo para ver las actualizaciones.

Pruebas de detección de infección por SARS-CoV-2

Las pruebas virales aprobadas o autorizadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) se usan para diagnosticar una infección en curso por SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19. Con las pruebas virales se analiza si el virus está presente en muestras respiratorias o de otro tipo. Los resultados de estas pruebas ayudan a los funcionarios de salud pública a identificar y aislar a las personas infectadas para reducir al mínimo la transmisión del SARS-CoV-2.

Las pruebas de anticuerpos aprobadas o autorizadas por la FDA se utilizan para detectar infecciones anteriores por SARS-CoV-2. En este momento los CDC no recomiendan el uso de pruebas de anticuerpos como único recurso para diagnosticar infecciones actuales. Según en qué momento se infectó una persona y el momento de la prueba, es posible que no detecte anticuerpos en una persona con una infección por SARS-CoV-2 en curso. Además, aún se desconoce si una prueba de anticuerpos positiva indica inmunidad contra el SARS-CoV-2; por lo tanto, las pruebas de anticuerpos no se deberían usar en este momento para determinar si una persona es inmune.

Categorías de pruebas de detección de SARS-CoV-2

Los CDC describen estrategias de pruebas virales de detección de SARS-CoV-2 para cinco categorías de personas:

Realización de pruebas de detección en personas con signos o síntomas que concuerdan con los del COVID-19

Los empleadores pueden evaluar realizar controles de salud presenciales o virtuales a diario (por ejemplo, evaluaciones para detectar síntomas y/o control de la temperatura) para identificar a empleados con signos o síntomas que concuerdan con los del COVID-19 antes del ingreso al establecimiento, de conformidad con las Preguntas frecuentes para empresas en general de los CDC. Los empleadores deben seguir las guías de la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleoícono de sitio externo en relación con la confidencialidad de los registros médicos de las evaluaciones de salud.

Se debe apartar a los empleados con síntomas del COVID-19 inmediatamente de otros empleados, clientes y visitantes, y se los debe enviar a casa o a un centro de atención médica, en función de la gravedad de sus síntomas. Los empleados deben seguir la guía de los CDC para cuidarse. Para evitar situaciones de estigma y discriminación en el lugar de trabajo, las evaluaciones de salud de los empleados deben ser lo más privadas posible. De conformidad con las recomendaciones de los CDC, los trabajadores con síntomas del COVID-19 deben ser derivados a un proveedor de atención médica para su evaluación y una posible prueba de detección. Lo preferible es esperar los resultados de la prueba de detección antes de regresar al trabajo, para mantener a posibles empleados infectados fuera del lugar de trabajo.

Se recomienda a los empleadores que implementen políticas y prácticas de licencia por enfermedad flexibles, como parte de un enfoque integral para prevenir y reducir la transmisión entre empleados. De conformidad con la Ley Familias Primero de Respuesta al Coronavirus (FFCRA, en inglés) ciertos empleadoresícono de sitio externo deben ofrecer a sus empleados licencias por enfermedad o licencias médicas o familiares extendidas pagas si los motivos están relacionados con el COVID-19. Los empleadores con menos de 500 empleados son elegibles para un crédito fiscal del 100 %ícono de sitio externo por las licencias pagas por COVID-19 hasta el 31 de diciembre del 2020, en virtud de la Ley Familias Primero de Respuesta al Coronavirus, con ciertos límites.

Un resultado positivo en la prueba viral de detección indica que un empleado tiene COVID-19 y no debe ir a trabajar, y que debe aislarse en su casa. Para la decisión de suspender el aislamiento en casa de los trabajadores con COVID-19 y autorizar el regreso al trabajo, se puede adoptar una estrategia basada en los síntomas, basada en el tiempo o basada en las pruebas de detección (vea Realización de pruebas de detección para determinar si la infección se resolvió a continuación).

Realización de pruebas de detección en personas asintomáticas con exposición reciente conocida o presunta al SARS-CoV-2 para controlar la transmisión

La investigación de casos suele iniciarse cuando un departamento de salud recibe la notificación de un resultado positivo de una prueba viral de detección de SARS-CoV-2 por parte de un laboratorio o la notificación por parte de un proveedor de atención médica de un diagnóstico confirmado o probable de COVID-19ícono de pdfícono de sitio externo.

Es posible que se recomienden pruebas virales para los contactos cercanos de personas con COVID-19 en las jurisdicciones con capacidad para realizarlas. Debido al potencial de transmisión del SARS-CoV-2 por parte de pacientes asintomáticos y presintomáticos, es importante identificar rápidamente a las personas expuestas a otras personas con COVID-19 presunto o confirmado para que cumplan la cuarentena. Las pruebas virales permiten detectar si estas personas tienen una infección en curso. Es posible que el departamento de salud se comunique con el empleador para solicitarle ayuda para identificar a los contactos cercanos del trabajador, así como a posibles contactos. Se recomienda a los empleadores que coordinen con los departamentos de salud pública que investigan casos de COVID-19 y hacen rastreo de contactos para ayudar a reducir la propagación del SARS-CoV-2 en sus lugares de trabajo y comunidades.

Como puede haber alguna demora entre el momento de exposición de una persona al virus y el momento en el que el virus es detectable a través de las pruebas, es posible que las pruebas en el momento de la exposición no detecten infecciones1. Es más probable detectar una infección entre contactos cercanos de un caso de COVID-19 al repetir las pruebas de detección en diferentes momentos, también conocidas como pruebas en serie, que al hacer la prueba en un determinado momento.

Incluso si se monitorea a los contactos cercanos a través de pruebas en serie, es crítico que dichos contactos adopten de manera estricta otras medidas de prevención, como el distanciamiento social, el uso de cubiertas de tela para la cara para el control de infecciones si en la evaluación de riesgo se determina que no necesitan usar otro equipo de protección personal como una mascarilla de respiración o de uso médico, y el lavado de manos frecuente.

También se puede evaluar la realización de pruebas de detección a posibles contactos cercanosícono de pdf de personas diagnosticadas con COVID-19 en coordinación con el departamento de salud pública local, si los recursos lo permiten. Se puede usar un enfoque basado en el riesgo para las pruebas de detección de posibles contactos de una persona con COVID-19 confirmado. Dicho enfoque debería considerar la probabilidad de la exposición, que se ve afectada por las características del lugar de trabajo y los resultados de las investigaciones de los contactos. En algunos contextos, se puede considerar ampliar las pruebas (es decir, hacer pruebas, más allá de los contactos cercanos identificados individualmente, a personas que son posibles contactos cercanos), como orientar las pruebas a trabajadores del mismo sector y que comparten turno, como parte de una estrategia de control de la transmisión del SARS-CoV-2 en el lugar de trabajo. El razonamiento detrás de esta estrategia es que la identificación de contactos puede no ser precisa. Los entornos de alto riesgo que han demostrado potencial de propagación rápida y extendida del SARS-CoV-2 incluyen:

Se recomienda a los empleadores que consulten a los departamentos de salud estatales, locales, territoriales y tribales para solicitarles información que contribuya a la decisión de realizar o no pruebas ampliadas.

Si se hacen pruebas de detección a empleados después del contacto cercano o posible contacto cercano con una persona con diagnóstico probable o confirmado de COVID-19, se debe informar a estos empleados de su posible exposición al SARS-CoV-2 en el lugar de trabajo, pero al mismo tiempo respetar la confidencialidad de la persona con COVID-19, de conformidad con lo establecido en la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidadesícono de sitio externo (ADA) y las guías de la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC) de los Estados Unidos con respecto a la Información importante acerca del COVID-19 y la ADA, la Ley de Rehabilitación y otras leyes que garantizan la igualdad de oportunidades en el empleo (EEO, en inglés)ícono de sitio externo.

Realización de pruebas de detección en personas asintomáticas sin exposición conocida o presunta al SARS-CoV-2 para la identificación temprana en entornos especiales

Las pruebas virales de trabajadores sin síntomas pueden resultar útiles para detectar en forma temprana casos de COVID-19 y detener rápidamente la transmisión, especialmente en áreas con transmisión moderada a sustancial en la comunidad. Cuando hay transmisión moderada a sustancial en las comunidades, los lugares de trabajo en los que se pueden considerar estos enfoques incluyen:

  • Lugares de trabajo donde es difícil mantener el distanciamiento físico y los trabajadores están en contacto cercano (menos de 6 pies durante 15 minutos o más) con los colegas o el público
  • Lugares de trabajo en lugares remotos donde podría demorarse el acceso a evaluaciones o tratamientos médicos
  • Lugares de trabajo donde la continuidad de las operaciones es de alta prioridad (como los sectores de infraestructura críticaícono de sitio externo)
  • Lugares de trabajo que ofrecen viviendas comunitarias a los empleados (como embarcaciones de pesca, plataformas de petróleo, viviendas para trabajadores agrícolas o campamentos de bomberos que combaten incendios forestales)

Las metodologías podrían incluir realizar pruebas de detección a todos los trabajadores antes de su ingreso al lugar de trabajo, pruebas periódicas de los trabajadores en intervalos regulares y/o pruebas orientadas a trabajadores nuevos o quienes se reincorporan después de una ausencia prolongada. Son diversos los factores que podrían resultar útiles a la hora de determinar el intervalo de las pruebas periódicas, por ejemplo:

  • La disponibilidad de las pruebas
  • La latencia entre la exposición y la aparición de un caso positivo de SARS-CoV-2 detectado a través de una prueba viral
  • La empresa pertenece a una de las categorías que se describen más arriba
  • El nivel de cambio en la tasa de infecciones de la comunidad circundante
  • Cuántos empleados obtuvieron resultados positivos en rondas de pruebas anteriores
  • Su experiencia relevante con brotes en el lugar de trabajo

Los departamentos de salud estatales, locales, territoriales y tribales pueden estar en condiciones de ofrecer asistencia sobre cualquier contexto o guía local que alcance al lugar de trabajo. Antes de realizar pruebas a una proporción grande de empleados asintomáticos sin exposición conocida ni presunta, se recomienda a los empleadores que implementen un plan que dé cuenta de qué modificaciones sufrirán sus operaciones con base en los resultados de las pruebas y cómo manejarán el riesgo más alto de resultados falsos positivos en una población con prevalencia baja.

Realización de pruebas de detección para determinar si la infección se resolvió

La decisión de suspender el aislamiento en casa y volver al trabajo en el caso de empleados con SARS-CoV-2 presunto o confirmado se debe tomar en función del contexto de las circunstancias clínicas y locales. Las pruebas de amplificación de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) han detectado la presencia de ARN del SARS-CoV-2 en algunas muestras respiratorias de personas ya recuperadas del COVID-19. Se ha demostrado la diseminación prolongada del virus sin evidencia directa de que el virus sea capaz de reproducirse o causar infección. Por consiguiente, en la mayoría de los casos, la evidencia respalda una estrategia basada en los síntomas para determinar cuándo suspender el aislamiento en casa o las medidas de precaución. En el caso de las personas con el sistema inmunitario gravemente deprimido, podría considerarse una estrategia basada en pruebas con el asesoramiento de expertos en enfermedades infecciosas. Para todos los demás, ya no se recomienda una estrategia basada en pruebas para suspender el aislamiento o las medidas de precaución antes de lo que ocurriría si se implementa una estrategia basada en los síntomas.

De conformidad con la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades, los empleadores están autorizados a solicitar un certificado de un proveedor de atención médicaícono de sitio externo para confirmar que los empleados están sanos y en condiciones de regresar al trabajo. Sin embargo, por cuestiones prácticas, los empleadores deben saber que los consultorios y centros médicos pueden estar extremadamente ocupados durante los períodos de transmisión de SARS-CoV-2 en la comunidad y quizá no estén en condiciones de entregar dicha documentación de manera oportuna. En estos casos, los empleadores pueden evaluar no exigir un certificado de un proveedor de atención médica a los empleados enfermos, para confirmar su enfermedad, acceder a una licencia por enfermedad o regresar al trabajo. La mayoría de las personas con COVID-19 tienen síntomas leves, pueden recuperarse en sus casas sin atención médica, y seguir las recomendaciones de los CDC para decidir cuándo suspender el aislamiento en el hogar y volver al trabajo.

Vigilancia de salud pública de SARS-CoV-2

Las pruebas de detección se consideran una estrategia de vigilancia cuando se realizan para detectar lugares de alta transmisión o para analizar las tendencias de la enfermedad en un lugar de trabajo. Estos objetivos concuerdan con los programas de vigilancia de medicina ocupacional de los empleadores. Los programas de vigilancia de medicina ocupacional pueden recurrir a las pruebas de detección para evaluar la carga de SARS-CoV-2 entre los empleados, evaluar los factores que aumentan el riesgo de los empleados de infectarse por el SARS-CoV-2 o evaluar la eficacia de los programas de control de infecciones en el lugar de trabajo. Las estrategias de vigilancia solo se deben implementar si es razonablemente probable que beneficien a los trabajadores.

Pie de página

  1. Índice de pruebas de ácido nucleico (un tipo de prueba viral) notificadas como falsos negativos después de la exposición: día 1: 100 %; día 4: 67 %; día 5: 38 %; día 8: 20 %; día 9: 21 %; y luego un aumento al 66 % el día 21. Ver: https://www.acpjournals.org/doi/full/10.73/M20-1495ícono de sitio externo
Última actualización: 22 de jul. del 2020