Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Trabajadores y empleadores de la industria del procesamiento de carne y aves de corral

Trabajadores y empleadores de la industria del procesamiento de carne y aves de corral

Guía interina de los CDC y la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA)

Los establecimientos de procesamiento de carne y aves de corral son uno de los componentes de la infraestructura crítica dentro del sector de alimentos y agriculturaícono de pdfícono de sitio externoLa guía de infraestructura crítica de los CDC sugiere que los trabajadores de infraestructuras críticas podrían estar autorizados a seguir trabajando ante una exposición potencial al COVID-19, siempre y cuando se mantengan asintomáticos, no hayan tenido un resultado positivo del COVID-19 y se implementen precauciones adicionales para protegerlos y proteger a la comunidad. Todos los establecimientos de procesamiento de carne y aves de corral que creen planes para continuar con sus operaciones en el contexto del COVID-19 que tengan lugar entre sus trabajadores o en la comunidad circundante deben (1) trabajar directamente con funcionarios de salud pública estatales y locales y profesionales de seguridad y salud ocupacional; (2) incorporar aspectos relevantes de la guía de los CDC, incluidos, entre otros, este documento y la Guía sobre infraestructura crítica de los CDC; e (3) incorporar guías de otras fuentes autorizadas u organismos reguladores según sea necesario.

Kit de herramientas de evaluación para establecimientos de procesamiento de carnes rojas y carnes de aves

Recientemente, han ocurrido múltiples brotes de COVID-19 entre trabajadores de establecimientos de procesamiento de carne y aves de corral en los Estados Unidos. Este documento ofrece una guía para los trabajadores y empleadores de la industria del procesamiento de carne y aves de corral, incluidos aquellos involucrados en operaciones de carne vacuna, cerdo y aves de corral. Esta guía complementa, pero no reemplaza, la guía general que se encuentra en estos sitios web:

El COVID-19 es una enfermedad respiratoria causada por un nuevo virus llamado SARS-CoV-2. A menudo, los síntomas incluyen fiebre, tos y dificultad para respirar, y pueden ser de muy leves a graves. Algunas personas pueden enfermarse gravemente y necesitar ser hospitalizadas, mientras que otras pueden morir a causa de la enfermedad. Nuestra comprensión acerca del nuevo virus y cómo se propaga evoluciona constantemente a medida que aprendemos más sobre el COVID-19, así que consulte el sitio web de los CDC para obtener la información más reciente al respecto. Se cree que el virus se propaga principalmente de persona en persona:

  • Entre personas que están en contacto cercano entre sí (a una distancia de hasta seis pies aproximadamente, lo que equivale a alrededor de dos metros).
  • A través de gotitas respiratorias que se producen cuando una persona infectada tose, estornuda o habla.

Estudios recientes indican que las personas que no muestran síntomas pueden propagar el virus. También podría ser posible que una persona contraiga el COVID-19 al tocar una superficie u objeto que tenga el virus y luego se toque la boca, la nariz o posiblemente los ojos. No se cree que esta sea la principal forma en que se propaga el virus, pero aún estamos aprendiendo acerca del virus. Algunos trabajadores pueden correr mayor riesgo de enfermarse gravemente, por ejemplo, los adultos mayores y las personas de cualquier edad con afecciones subyacentes. Para la redacción de las políticas y procedimientos relacionados con trabajadores con mayor riesgo de enfermarse gravemente se debe consultar a los profesionales de medicina ocupacional y recursos humanos.

Riesgo de exposición entre trabajadores de la industria del procesamiento de carne y aves de corral

Los trabajadores involucrados en el procesamiento de carne y aves de corral no están expuestos al SARS-CoV-2 a través de los productos cárnicos que manipulan. No obstante, sus entornos de trabajo —líneas de procesamiento y otras áreas de plantas de operación intensiva donde tienen contacto cercano con compañeros de trabajo y supervisores— pueden contribuir significativamente a sus potenciales exposiciones al virus. El riesgo de la transmisión ocupacional del SARS-CoV-2 depende de diversos factores. Algunos de estos factores se describen en el folleto del Departamento del Trabajo de los EE. UU. y el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. titulado Guía sobre la preparación del entorno laboral para el COVID-19​​​​​​​ícono de pdfícono de sitio externo. Los factores específicos que afectan el riesgo de los trabajadores a la exposición al SARS-CoV-2 en lugares de trabajo de procesamiento de carne y aves de corral incluyen:

  • Distancia entre los trabajadores: los trabajadores de la industria del procesamiento de carne y aves de corral a menudo trabajan muy cerca uno de otro en las líneas de procesamiento. Los trabajadores también pueden estar cerca de otros compañeros en otros momentos, como al registrar su ingreso o salida, durante los descansos y en los casilleros/vestuarios.
  • Duración del contacto: los trabajadores de la industria del procesamiento de carne y aves de corral suelen pasar periodos prolongados cerca de otros compañeros (p. ej., 10-12 horas por turno). El contacto continuo con personas posiblemente infecciosas aumenta el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2.
  • Tipo de contacto: los trabajadores de la industria del procesamiento de carne y aves de corral pueden estar expuestos al virus infeccioso a través de gotitas respiratorias en el aire, por ejemplo, cuando los trabajadores de la planta que tienen el virus tosen o estornudan. También es posible que la exposición ocurra debido al contacto con superficies u objetos contaminados como herramientas, estaciones de trabajo o mesas de salas de descanso. Los espacios compartidos como las salas de descanso, las salas de casilleros y las entradas/salidas al establecimiento pueden aumentar su riesgo de ser infectado por el virus.
  • Otros factores específicos que pueden aumentar el riesgo entre estos trabajadores incluyen:
    • La práctica común en ciertos lugares de trabajo de compartir el transporte en vans compartidas o vehículos especiales de traslado, autos compartidos y transporte público.
    • El contacto frecuente con compañeros de trabajo en entornos comunitarios en áreas donde existe transmisión en curso en la comunidad.

Elabore un plan de evaluación y control del COVID-19

Se debe identificar un coordinador calificado del lugar de trabajo que será responsable de planificar la evaluación y el control del COVID-19. Todos los trabajadores del establecimiento deben saber cómo contactarse con el coordinador identificado en caso de tener alguna inquietud acerca del COVID-19. Los planes de salud y seguridad ocupacional y de control de infecciones se deben aplicar a todas las personas que ingresan o trabajan en la planta (p. ej., todos los trabajadores, contratistas y demás personal del establecimiento). La gerencia del establecimiento debe comunicarse con los funcionarios de salud pública estatales y/o locales y con los profesionales de salud y seguridad ocupacional, y establecer una comunicación continua para asegurarse de obtener información relevante y actualizada acerca del COVID-19. Los coordinadores y la gerencia del lugar de trabajo también deben conocer y seguir todas las regulaciones federales y directrices de las agencias de salud pública correspondientes. Las evaluaciones del espacio de trabajo para identificar los riesgos y estrategias de prevención ante el COVID-19 deben realizarse de manera periódica como parte de sus prácticas exhaustivas de salud pública y salud ocupacional. Como parte de estas evaluaciones, los establecimientos deben considerar el rol adecuado para realizar las pruebas y el rastreo de contactos en el lugar de trabajo (identificar la propagación de persona a persona) de los trabajadores con COVID-19 positivo en la evaluación de riesgos del lugar de trabajo siguiendo la guía disponible de los CDC.

Controles

Las recomendaciones para la prevención de infecciones en trabajadores se basan en un enfoque conocido como jerarquía de controles. Este enfoque agrupa las medidas a tomar según su eficacia para reducir o eliminar riesgos. En la mayoría de los casos, el enfoque preferido es eliminar un peligro o procesos, instalar controles de ingeniería e implementar prácticas apropiadas de limpieza y desinfección para reducir la exposición o proteger a los trabajadores. Los controles administrativos también son una parte importante del enfoque de prevención en estos lugares de trabajo.

Controles de ingeniería

Si es posible, configure los entornos de trabajo comunales de modo que los trabajadores estén a una distancia de al menos seis pies entre sí. La información actual acerca de la propagación asintomática del SARS-CoV-2 respalda la necesidad del distanciamiento social y otras medidas de protección dentro del entorno laboral del procesamiento de carne y aves de corral. Podría ser necesario realizar cambios en las prácticas de producción para mantener las distancias adecuadas entre los trabajadores.

De ser posible, modifique la alineación de las estaciones de trabajo, incluidas las de las líneas de procesamiento, para que los trabajadores mantengan una distancia de al menos seis pies entre sí en todas las direcciones (p. ej., al estar al lado de otro o frente a otro), cuando sea posible. Idealmente, modifique la alineación de las estaciones de trabajo de modo tal que los trabajadores no estén enfrentados. Considere usar marcas y carteles para recordarles a los trabajadores que mantengan su ubicación en la estación y permanezcan alejados del resto, además de practicar el distanciamiento social durante los descansos.

Use barreras físicas, como cortinas de tiras, protectores de acrílico o materiales similares, u otros separadores o mamparas impermeables, para separar entre sí a los trabajadores que procesan carne y aves de corral, de ser posible.

Los establecimientos deben considerar consultar a un ingeniero de calefacción, ventilación y aire acondicionado para garantizar una ventilación adecuada en las áreas de trabajo y ayudar a minimizar la potencial exposición de los trabajadores al virus.

Si en el establecimiento se usan ventiladores fijos o de pedestal, tome medidas para evitar que el aire de los ventiladores fluya directamente desde un trabajador a otro. Los ventiladores personales deben quitarse del lugar de trabajo para reducir la potencial propagación de los virus transportados por el aire o en forma de aerosol. Si se retiran los ventiladores, los empleadores deben seguir pendientes de, y tomar medidas para prevenir, los riesgos generados por el calorícono de sitio externo.

Coloque estaciones de lavado de manos o desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol en diferentes ubicaciones para alentar la higiene de manos. Si es posible, elija estaciones de desinfectante de manos que puedan accionarse sin contacto. Vea el Estándar de saneamiento de la OSHA (29 CFR 1 910.14ícono de sitio externo), que exige que los empleadores proporcionen instalaciones para el lavado de manos a los trabajadores.

Si es posible, agregue estaciones adicionales de registro de entrada/salida para reducir la acumulación de personas en estas áreas. Considere implementar alternativas como métodos sin contacto u horarios escalonados para que los trabajadores registren su entrada/salida.

Quite o cambie la disposición de las sillas y mesas, o agregue mamparas a las mesas, en las salas de descanso y otras áreas que los trabajadores suelen frecuentar para aumentar la separación entre los trabajadores. Identifique áreas alternativas para distribuir la acumulación de personas, como salas de capacitación y conferencias, o use carpas exteriores para instalar espacios de descanso y almuerzo.

Controles administrativos

Los empleadores deben hacer lo siguiente para promover el distanciamiento social:

  • Donde sea posible, alentar el movimiento en una sola fila con una distancia de seis pies entre cada trabajador en todo el establecimiento.
  • Designar trabajadores para que monitoreen y faciliten el distanciamiento en las líneas de procesamiento.
  • Escalonar los horarios de descanso o brindar áreas de descanso y baños temporales para evitar la acumulación de trabajadores durante los descansos. Los trabajadores deben mantener al menos seis pies de distancia entre sí en todo momento, incluso durante los descansos.
  • Escalonar los horarios de llegada y salida de los trabajadores para evitar las congregaciones de trabajadores en las áreas de estacionamiento, salas de casilleros y relojes de control de asistencia.
  • Proporcionar ayudas visuales (p. ej., marcas en el piso o carteles) para recordarles a los trabajadores que mantengan el distanciamiento social.
  • Alentar a los trabajadores a evitar compartir vehículos para ir y volver del trabajo, si es posible.
    • Si los trabajadores necesitan compartir traslados o usar vehículos de compañías de transporte especiales, se deben implementar las siguientes prácticas de control:
      • Limite la cantidad de personas por vehículo tanto como sea posible. Esto podría significar usar más vehículos.
      • Aliente a los empleados a mantener el distanciamiento social tanto como sea posible.
      • Aliente a los empleados a practicar la higiene de manos antes de entrar al vehículo y al llegar a destino.
      • Aliente a los empleados que comparten autos o vans a usar cubiertas de tela para la cara.
      • Limpie y desinfecte las superficies que se tocan con frecuencia después de cada traslado en un vehículo compartido o de una empresa de transportes (p. ej., manijas de puertas, pasamanos y hebillas de cinturones de seguridad).
      • Aliente a los empleados a seguir el protocolo al toser y estornudar ícono de pdfcuando estén dentro de un vehículo.

Los empleadores quizás determinen que modificar las líneas de procesamiento o producción, cambiar los turnos y escalonar a los trabajadores en diferentes turnos podrían ayudar a mantener la capacidad general de procesamiento de carne y aves de corral a la vez que se implementan las medidas correspondientes para minimizar la exposición al SARS-CoV-2. Por ejemplo, una planta que normalmente funciona en un solo turno diurno podría dividir a los trabajadores en dos o tres turnos distribuidos en un período de 24 horas. En las plantas de procesamiento de carne y aves de corral, podría ser necesario reservar uno de los turnos para tareas de limpieza y desinfección.

Controle y responda al ausentismo en el lugar de trabajo. Implemente planes para continuar con las funciones comerciales esenciales si se produce un ausentismo mayor al habitual.

Revise sus políticas de licencia e incentivos:

  • Analice sus políticas de licencia por enfermedad y considere modificarlas para asegurarse de que los trabajadores enfermos no estén en el lugar de trabajo. Asegúrese de que los empleados conozcan y entiendan estas políticas.
  • Analice sus programas de incentivo y considere modificarlos, si está permitido, para que los empleados no sean penalizados por tomarse licencia por enfermedad si tienen COVID-19.
  • Otras características flexibles pueden ser dar adelantos sobre licencias por enfermedad futuras y autorizar a los empleados a donarse tiempo de licencia por enfermedad mutuamente.

Considere agrupar a los trabajadores (formar cohortes). Esto puede aumentar la eficacia de alterar los horarios normales de los turnos de la planta al garantizar que los grupos de trabajadores estén siempre asignados a los mismos turnos con los mismos compañeros de trabajo. La agrupación por cohortes puede reducir la propagación de la transmisión del SARS-CoV-2 en el lugar de trabajo al minimizar la cantidad de personas diferentes que están en contacto cercano entre sí durante el transcurso de una semana. La formación de cohortes también puede reducir la cantidad de trabajadores en cuarentena debido a la exposición al virus.

Establezca un sistema para que los empleados alerten a sus supervisores si experimentan signos o síntomas del COVID-19 o si han tenido un contacto cercano reciente con un caso de COVID-19 presunto o confirmado.

Proporcione a los trabajadores acceso a jabón, agua corriente y toallas de papel desechables para lavarse las manos.

  • Proporcione desinfectantes de manos a base de alcohol que contengan al menos un 60 % de alcohol si no hay agua y jabón disponibles.
  • Coloque desinfectantes de manos en diferentes lugares para alentar la higiene de manos. Si es posible, elija estaciones de desinfectante de manos que puedan accionarse sin contacto.
  • Analice implementar otros programas en el lugar de trabajo para promover la higiene personal, por ejemplo:
    • incorporar más pausas breves a los horarios del personal para aumentar la frecuencia con la que los empleados pueden lavarse las manos con agua y jabón o usar desinfectantes de manos con al menos un 60 % de alcohol;
    • proporcionar pañuelos desechables y cestos de basura que no requieran contacto con las manos para los trabajadores; y
    • informar a los trabajadores que los cigarrillos y el tabaco para mascar pueden aumentar el contacto entre las manos posiblemente contaminadas y su boca, y que evitar estos productos puede reducir su riesgo de infección.

Se debe enseñar a los trabajadores cómo evitar tocarse la cara, incluidos los ojos, la nariz y la boca, especialmente antes de haberse lavado las manos completamente al terminar su trabajo y/o quitarse su equipo de protección personal (EPP).

  • Donde sea posible, alentar el movimiento en una sola fila con una distancia de seis pies entre cada trabajador en todo el establecimiento.
  • Designar trabajadores para que monitoreen y faciliten el distanciamiento en las líneas de procesamiento.
  • Escalonar los horarios de descanso o brindar áreas de descanso y baños temporales para evitar la acumulación de trabajadores durante los descansos. Los trabajadores deben mantener al menos seis pies de distancia entre sí en todo momento, incluso durante los descansos.
  • Escalonar los horarios de llegada y salida de los trabajadores para evitar las congregaciones de trabajadores en las áreas de estacionamiento, salas de casilleros y relojes de control de asistencia.
  • Proporcionar ayudas visuales (p. ej., marcas en el piso o carteles) para recordarles a los trabajadores que mantengan el distanciamiento social.
  • Alentar a los trabajadores a evitar compartir vehículos para ir y volver del trabajo, si es posible.
    • Si los trabajadores necesitan compartir traslados o usar vehículos de compañías de transporte especiales, se deben implementar las siguientes prácticas de control:
      • Limite la cantidad de personas por vehículo tanto como sea posible. Esto podría significar usar más vehículos.
      • Aliente a los empleados a mantener el distanciamiento social tanto como sea posible.
      • Aliente a los empleados a practicar la higiene de manos antes de entrar al vehículo y al llegar a destino.
      • Aliente a los empleados que comparten autos o vans a usar cubiertas de tela para la cara.
      • Limpie y desinfecte las superficies que se tocan con frecuencia después de cada traslado en un vehículo compartido o de una empresa de transportes (p. ej., manijas de puertas, pasamanos y hebillas de cinturones de seguridad).
      • Aliente a los empleados a seguir el protocolo al toser y estornudar ícono de pdfcuando estén dentro de un vehículo.

Los empleadores quizás determinen que modificar las líneas de procesamiento o producción, cambiar los turnos y escalonar a los trabajadores en diferentes turnos podrían ayudar a mantener la capacidad general de procesamiento de carne y aves de corral a la vez que se implementan las medidas correspondientes para minimizar la exposición al SARS-CoV-2. Por ejemplo, una planta que normalmente funciona en un solo turno diurno podría dividir a los trabajadores en dos o tres turnos distribuidos en un período de 24 horas. En las plantas de procesamiento de carne y aves de corral, podría ser necesario reservar uno de los turnos para tareas de limpieza y desinfección.

Controle y responda al ausentismo en el lugar de trabajo. Implemente planes para continuar con las funciones comerciales esenciales si se produce un ausentismo mayor al habitual.

Revise sus políticas de licencia e incentivos:

  • Analice sus políticas de licencia por enfermedad y considere modificarlas para asegurarse de que los trabajadores enfermos no estén en el lugar de trabajo. Asegúrese de que los empleados conozcan y entiendan estas políticas.
  • Analice sus programas de incentivo y considere modificarlos, si está permitido, para que los empleados no sean penalizados por tomarse licencia por enfermedad si tienen COVID-19.
  • Otras características flexibles pueden ser dar adelantos sobre licencias por enfermedad futuras y autorizar a los empleados a donarse tiempo de licencia por enfermedad mutuamente.

Considere agrupar a los trabajadores (formar cohortes). Esto puede aumentar la eficacia de alterar los horarios normales de los turnos de la planta al garantizar que los grupos de trabajadores estén siempre asignados a los mismos turnos con los mismos compañeros de trabajo. La agrupación por cohortes puede reducir la propagación de la transmisión del SARS-CoV-2 en el lugar de trabajo al minimizar la cantidad de personas diferentes que están en contacto cercano entre sí durante el transcurso de una semana. La formación de cohortes también puede reducir la cantidad de trabajadores en cuarentena debido a la exposición al virus.

Establezca un sistema para que los empleados alerten a sus supervisores si experimentan signos o síntomas del COVID-19 o si han tenido un contacto cercano reciente con un caso de COVID-19 presunto o confirmado.

Proporcione a los trabajadores acceso a jabón, agua corriente y toallas de papel desechables para lavarse las manos.

  • Proporcione desinfectantes de manos a base de alcohol que contengan al menos un 60 % de alcohol si no hay agua y jabón disponibles.
  • Coloque desinfectantes de manos en diferentes lugares para alentar la higiene de manos. Si es posible, elija estaciones de desinfectante de manos que puedan accionarse sin contacto.
  • Analice implementar otros programas en el lugar de trabajo para promover la higiene personal, por ejemplo:
    • incorporar más pausas breves a los horarios del personal para aumentar la frecuencia con la que los empleados pueden lavarse las manos con agua y jabón o usar desinfectantes de manos con al menos un 60 % de alcohol;
    • proporcionar pañuelos desechables y cestos de basura que no requieran contacto con las manos para los trabajadores; y
    • informar a los trabajadores que los cigarrillos y el tabaco para mascar pueden aumentar el contacto entre las manos posiblemente contaminadas y su boca, y que evitar estos productos puede reducir su riesgo de infección.

Se debe enseñar a los trabajadores cómo evitar tocarse la cara, incluidos los ojos, la nariz y la boca, especialmente antes de haberse lavado las manos completamente al terminar su trabajo y/o quitarse su equipo de protección personal (EPP).

Cubiertas de tela para la cara en establecimientos de procesamiento de carne y aves de corral

Los CDC recomiendan usar cubiertas de tela para la cara como medida de protección además del distanciamiento social (es decir, permanecer al menos a 6 pies de distancia de otras personas). Las cubiertas de tela para la cara pueden ser de suma importancia cuando el distanciamiento social no es posible ni viable según las condiciones de trabajo. Una cubierta de tela para la cara puede reducir la cantidad de gotitas respiratorias grandes que una persona propaga al hablar, estornudar o toser. Las cubiertas de tela para la cara pueden evitar que las personas que no saben que tienen el virus que causa el COVID-19 lo propaguen a otros. Las cubiertas de tela para la cara fueron diseñadas para proteger a las otras personas, no a quien las usa.

Las cubiertas de tela para la cara no son EPP. No son reemplazos adecuados para el EPP como las mascarillas de respiración (como las mascarillas de respiración N95) o las mascarillas médicas (como las mascarillas quirúrgicas) en lugares de trabajo donde se recomienda o requiere el uso de mascarillas o mascarillas de respiración para proteger a quien las usa.

Aunque usar cubiertas de tela para la cara es una medida de salud pública que tiene el objetivo de reducir la propagación del COVID-19 en las comunidades, podría no ser práctico que los trabajadores usen una misma cubierta de tela para la cara durante todo su turno de trabajo (p. ej., ocho horas o más) en un establecimiento de procesamiento de carne o aves de corral si sus cubiertas de tela para la cara se humedecen, ensucian o contaminan visiblemente durante el turno de trabajo. Si en estos establecimientos se usan cubiertas de tela para la cara, los empleadores deben proporcionar cubiertas de tela limpias para la cara fácilmente disponibles (u otras opciones de mascarillas desechables) para que los trabajadores las usen cuando sus cubiertas se humedezcan, ensucien o contaminen visiblemente.

Los empleadores que determinen que se deben usar cubiertas de tela para la cara en el lugar de trabajo, lo que incluye cumplir con los requisitos estatales o locales de usarlas, deben garantizar que las cubiertas de tela para la cara:

  • cubran la nariz y la boca y se ajusten de manera firme pero cómoda contra los lados de la cara;
  • se aseguren a las orejas con algún tipo de lazo;
  • incluyan varias capas de tela;
  • permitan respirar sin restricción;
  • puedan lavarse a la mayor temperatura posible y secarse en secadora a diario después del turno, sin sufrir daños ni deformarse (se debe usar una cubierta de tela limpia para la cara cada día);
  • no se usen si se humedecen o contaminan;
  • sean reemplazadas por cubiertas limpias, proporcionadas por el empleador, según sea necesario;
  • se manipulen lo menos posible para evitar transferir materiales infecciosos a la tela; y
  • no se usen con o en lugar de la protección respiratoria cuando se necesiten mascarillas de respiración.

Instruya y capacite a sus trabajadores y supervisores acerca de cómo reducir la propagación del COVID-19.

Complemente la capacitación laboral normal y requerida de los trabajadores (p. ej., la capacitación requerida según los estándares de la OSHA) con capacitación e información adicional acerca del COVID-19, cómo reconocer los signos y síntomas de infección y formas de evitar la exposición al virus. La capacitación debe incluir información sobre cómo implementar las diferentes medidas de control y prevención de infecciones recomendadas aquí e incluidas en cualquier plan para la prevención y el control de infecciones o respuesta al COVID-19 que elaboren los empleadores. La OSHA ofrece más informaciónícono de sitio externo acerca de la capacitación en su página web sobre el COVID-19.

Toda comunicación y capacitación debe ser fácil de entender y debe (1) proporcionarse en el idioma en el que los trabajadores prefieren hablar o leer, si es posible; (2) estar redactada acorde el nivel de alfabetización de los empleados; e (3) incluir información precisa y oportuna acerca de:

  • los signos y síntomas del COVID-19, cómo se propaga, el riesgo de exposición en el lugar de trabajo y cómo los trabajadores pueden protegerse;
  • las prácticas correctas de lavado de manos y uso de estaciones de desinfectante de manos;
  • los protocolos para toser y estornudar; y
  • otras precauciones de rutina para el control de infecciones (p. ej., signos y síntomas del COVID-19, cómo colocarse o quitarse las mascarillas o cubiertas de tela para la cara, y medidas de distanciamiento social).

Los empleadores deben colocar afiches simples en todos los idiomas comunes en la población de trabajadores que los alienten a quedarse en casa si están enfermos, seguir el protocolo al toser y estornudar, y practicar una adecuada higiene de manos. Deben colocar estos afiches en la entrada del lugar de trabajo y en las áreas de descanso, salas de casilleros y otras áreas del lugar de trabajo donde sea más probable que los vean.

Los empleadores deben colocar carteles que puedan leerse a gran distancia (o usar tableros portátiles electrónicos) que informen a los visitantes y trabajadores acerca de las prácticas de distanciamiento social.

La OSHA comprende que algunos empleadores podrían tener dificultades para cumplir con ciertos estándares de la OSHA debido a la emergencia de salud en curso, incluidos aquellos estándares que requieren ciertos tipos de capacitación de los trabajadores. La OSHA ofrece criterios de observanciaícono de sitio externo en cuanto a la terminación de capacitaciones y otras disposiciones en sus diversos estándares. La OSHA les ha pedido a sus funcionarios de cumplimiento de seguridad y salud (CSHO, por sus siglas en inglés) que evalúen si el empleador ha realizado un esfuerzo de buena fe para cumplir con los estándares correspondientes de la OSHA y, en situaciones en las que el cumplimiento no haya sido posible debido a la pandemia en curso, garantizar que los empleados no hayan estado expuestos a ningún peligro a causa de tareas, procesos o equipos para los cuales no fueron preparados ni capacitados.

Limpieza y desinfección en el procesamiento de carne y aves de corral

En las operaciones que requieran un uso intensivo de herramientas, los empleados deben asegurarse de limpiar y desinfectar las herramientas con regularidad, lo que incluye hacerlo al menos con la misma frecuencia que los trabajadores cambian de estaciones de trabajo o pasan a usar una nueva serie de herramientas. Remítase a la Lista Nícono de sitio externo en el sitio web de la EPA para conocer los desinfectantes registrados en la EPA que han sido calificados según el programa de patógenos virales emergentes de la EPA para usar contra el SARS-CoV-2.

Establezca protocolos y proporcione suministros para aumentar la frecuencia de desinfección en áreas de trabajo y espacios comunes. Si es posible, desinfecte las superficies que se tocan con frecuencia en los espacios de trabajo y salas de descanso (p. ej., manijas de microondas o refrigeradores o paneles táctiles de máquinas expendedoras) al menos una vez por turno. Por ejemplo, limpie las herramientas u otros equipos al menos con la misma frecuencia que los trabajadores cambian de estaciones de trabajo. Limpie frecuentemente las barras de empuje y manijas de todas las puertas que no se abren automáticamente, además de los pasamanos de las escaleras o pasillos. Si se están utilizando barreras físicas, también se las debe limpiar con frecuencia.

Los trabajadores que realizan tareas de limpieza y desinfección podrían necesitar EPP adicional y otros controles para protegerse de los riesgos químicos de los desinfectantes. Nota: Los empleadores debenícono de sitio externo garantizar que su programa de comunicación de riesgos por escrito esté actualizado y que la capacitación de todos los empleados esté actualizada. (Vea también el memorándum de criterios de observanciaícono de sitio externo de la OSHA sobre este tema). Los empleadores podrían necesitar adaptar las guías de esta sección, la sección Trabajadores y empleadores de servicios ambientalesícono de sitio externo y la Guía interina para trabajadores y empleadores de trabajadores con mayor riesgo de exposición ocupacionalícono de sitio externo para proteger completamente a los trabajadores que realizan actividades de limpieza y desinfección en lugares de trabajo fabriles.

Evaluación1 y monitoreo de los trabajadores

Los lugares de trabajo, especialmente en áreas donde se está produciendo la transmisión del COVID-19 en la comunidad, deben considerar desarrollar e implementar una estrategia integral de evaluación y monitoreo para evitar que el COVID-19 ingrese al lugar de trabajo. Analice implementar un programa para evaluar a los trabajadores antes de entrar al lugar de trabajo, criterios para la vuelta al trabajo de las personas expuestas y recuperadas (quienes hayan tenido signos o síntomas del COVID-19 pero hayan mejorado) y criterios para la exclusión de los trabajadores enfermos. En la medida de lo posible, este tipo de programa debe coordinarse con las autoridades locales de salud pública y podría constar de las siguientes actividades:

Evaluación de los trabajadores para detectar casos de COVID-19

Evaluar a los trabajadores de la industria del procesamiento de carne y aves de corral para detectar síntomas del COVID-19 (como tomarles la temperatura) es una estrategia opcional que los empleadores pueden usar. Si se implementa para todos los trabajadores, las políticas y procedimientos para evaluar a los trabajadores deben elaborarse en conjunto con los funcionarios de salud estatales y locales y los profesionales de medicina ocupacional. Las opciones para evaluar a los trabajadores para detectar síntomas del COVID-19 incluyen:

  • Realizar la evaluación antes de entrar al establecimiento.
  • Realizar una evaluación verbal en el/los idioma(s) correspondiente(s) para determinar si los trabajadores han tenido fiebre, se han sentido afiebrados o han experimentado escalofríos, tos o dificultad para respirar en las últimas 24 horas.
  • Tomar la temperatura a los trabajadores al inicio de cada turno para identificar a todos los que tengan 100.4 ℉ de fiebre o más (o digan sentirse afiebrados). Asegúrese de que los examinadores:
    • estén capacitados para usar monitores de temperatura y que los monitores sean precisos según las condiciones de uso (como temperaturas frías); y
    • usen el EPP apropiado.
  • No permitir que los empleados entren al lugar de trabajo si tienen 100.4 ℉ de fiebre o más (o si dicen sentirse afiebrados), o si los resultados de la evaluación indican que el trabajador podría tener COVID-19.

Asegúrese de que el personal que realiza actividades de evaluación, incluidos los controles de temperatura, estén correctamente protegidos de la exposición a los trabajadores potencialmente infecciosos que entran al establecimiento:

  • Implemente controles de ingeniería, como separadores o barreras físicas, o sistemas de cuerdas y postes, para mantener al menos seis pies de distancia entre los examinadores y los trabajadores que están siendo evaluados.
  • Si los examinadores necesitan estar a menos de seis pies de distancia de los trabajadores, proporcióneles el EPP adecuado en función del contacto cercano repetido que los examinadores tengan con otros trabajadores.
    • El EPP puede incluir guantes, una bata, un protector facial y, como mínimo, una mascarilla.
    • Las mascarillas de respiración con filtro N95 (o de mayor protección) pueden ser adecuadas para los trabajadores que realizan tareas de evaluación y necesarias para los trabajadores que deben asistir a un empleado enfermo en el entorno laboral (ver a continuación) si ese empleado tiene signos o síntomas de COVID-19. Si se necesitan mascarillas de respiración, deben usarse en el contexto de un programa integral de protección respiratoria que incluya exámenes médicos, pruebas de ajuste y capacitación de conformidad con el estándar de Protección respiratoria de la OSHA (29 CFR 1 910.13ícono de sitio externo).

Manejo de los empleados enfermos

Los empleados que aparenten tener síntomas (p. ej., fiebre, tos o dificultad para respirar) al llegar al trabajo o aquellos que se enfermen durante el día deben ser apartados de inmediato del resto de las personas del lugar de trabajo y ser enviados a su casa.

Asegúrese de que el personal que deba manejar a los empleados enfermos esté adecuadamente protegido de la exposición al virus. Cuando el personal necesite estar a menos de seis pies de distancia de un colega enfermo, el EPP adecuado puede incluir guantes, una bata, un protector facial y, como mínimo, una mascarilla. Las mascarillas de respiración con filtro N95 (o de mayor protección) pueden ser adecuadas para los trabajadores que deben asistir a un empleado enfermo si ese empleado tiene signos o síntomas de COVID-19. Si se necesitan mascarillas de respiración, deben usarse en el contexto de un programa integral de protección respiratoria que incluya exámenes médicos, pruebas de ajuste y capacitación de conformidad con el estándar de Protección respiratoria de la OSHA (29 CFR 1 910.13ícono de sitio externo).

Si se confirma que un trabajador tiene COVID-19, los empleadores deben informar a todas las personas con las que haya tenido contacto (incluidos compañeros de trabajo, inspectores, calificadores, etc.) de su posible exposición al COVID-19 en el lugar de trabajo; no obstante, se debe mantener la confidencialidad según lo establecido por la Ley sobre Estadounidenses con Discapacidades (ADA, por sus siglas en inglés). El empleador debe instruir a sus trabajadores acerca de cómo proceder según las Recomendaciones de salud pública de los CDC para la exposición comunitaria.

Si un trabajador se enferma o informa sentirse enfermo, desinfecte la estación de trabajo y todas las herramientas que haya manipulado el trabajador sintomático.

Los empleadores deben trabajar junto a los funcionarios de salud estatales, locales, tribales y/o territoriales para facilitar la identificación de otras personas expuestas y potencialmente expuestas, como compañeros de trabajo de una planta.

El personal de atención médica en el lugar, como el personal de enfermería o los técnicos de los servicios médicos de emergencia del establecimiento, deben seguir las guías correspondientes de los CDC y la OSHA para el personal de atención médica y respuesta a emergencias.

Cómo abordar el regreso al trabajo

  • Los empleadores de infraestructura crítica tienen la obligación de gestionar la continuación del trabajo y el regreso al trabajo de sus trabajadores de forma tal que se proteja la salud de los trabajadores, sus compañeros y el público en general. Los empleadores deben considerar ofrecer evaluaciones y monitoreo médico continuo de estos trabajadores, y garantizar que usen los dispositivos de control de fuentes de infección correspondientes, de conformidad con las guías de los CDC y la OSHA, y que mantengan el distanciamiento social para minimizar las probabilidades de exposición entre los trabajadores.
  • Los empleadores de infraestructuras críticas deben continuar minimizando la cantidad de trabajadores presentes en el lugar de trabajo, y equilibrar la necesidad de proteger a los trabajadores con el apoyo para continuar con las operaciones críticas.
  • La reintegración de los trabajadores expuestos asintomáticos a las operaciones en el lugar de trabajo debe llevarse a cabo según la Guía de infraestructura crítica de los CDC. La guía indica que los empleadores pueden permitir que los trabajadores que han estado expuestos al COVID-19, pero que permanecen sin síntomas, sigan trabajando, siempre y cuando cumplan con las precauciones de seguridad adicionales. Consultar a un proveedor de salud ocupacional y a los funcionarios de salud estatales y locales puede ayudar a los empleadores a crear el plan más apropiado y que concuerde con la guía de los CDC.
  • La reintegración de los trabajadores con COVID-19 (COVID-19 positivo), incluidos aquellos trabajadores que hayan permanecido asintomáticos, a las operaciones en el lugar de trabajo debe llevarse a cabo según la guía interina de los CDC, "Discontinuación del aislamiento de personas con COVID-19 que no están en entornos de atención médica".

A medida que los empleadores continúan realizando los trabajos esenciales, deben implementar estrategias para priorizar aquellos puestos sin los cuales las funciones críticas se detendrían. Esta priorización debe incluir un análisis de las funciones laborales, la disponibilidad de la fuerza de trabajo en lugares específicos, y la evaluación de los peligros asociados a las tareas y el lugar de trabajo. Los empleadores pueden capacitar a los trabajadores en diversas áreas para que realicen funciones críticas en el lugar de trabajo con el objetivo de minimizar la cantidad total de trabajadores necesarios para continuar con las operaciones.

Trabajadores que han tenido signos/síntomas del COVID-19

Los trabajadores con COVID-19 que han tenido síntomas y han permanecido en su casa (aislados en su hogar) no deben volver a trabajar hasta que hayan cumplido los criterios para discontinuar el aislamiento en el hogary hayan consultado a sus proveedores de atención médica y departamentos de salud estatales y locales.

La situación cambia de manera constante, por lo que los empleadores de trabajadores de infraestructuras críticas deberán seguir evaluando los niveles de transmisión del virus en su área.

Equipos de protección personal

Los empleadores deben realizar una evaluación de riesgos para determinar si existen riesgos, o si es probable que existan riesgos, para los cuales los trabajadores necesitan EPP. Los estándares de EPP de la OSHA (29 CFR 1910 Subparte Iícono de sitio externo) exigen que los empleadores seleccionen y proporcionen el EPP adecuado para proteger a los trabajadores de los peligros identificados en la evaluación de riesgos. Los resultados de esta evaluación serán la base de los controles del lugar de trabajo (incluido el EPP) necesarios para proteger a los trabajadores.

Los empleadores deben:

Los protectores faciales pueden servir como EPP y como control de la fuente de infección:

  • Si se usan cascos, use protectores faciales diseñados para anexarse a los cascos.
  • Los protectores faciales pueden brindar protección adicional tanto de las potenciales salpicaduras de procesos como de la potencial propagación de gotitas que van por el aire de persona a persona.
    • Las gafas de seguridad pueden empañarse al usarlas en combinación con mascarillas o cubiertas de tela para la cara.
    • Solo algunos protectores faciales son reemplazos aceptables de la protección para los ojos (como las gafas de seguridad) que se usan para la protección contra impactos; los establecimientos deben consultar a un profesional de salud y seguridad ocupacional acerca del uso de protectores faciales.
  • Los protectores faciales pueden ayudar a minimizar la contaminación de las mascarillas y las cubierta de tela para la cara.
  • Si se los utiliza, los protectores faciales se deben limpiar y descontaminar después de cada turno y, cuando no están en uso, se deben guardar en una ubicación limpia en el establecimiento laboral.
  • Si se los utiliza, los protectores faciales también deben cubrir los laterales del rostro de quien los usa y extenderse por debajo de la barbilla.

Los empleadores deben enfatizar la higiene de manos antes y después de manipular todo tipo de EPP. Los empleadores de las industrias del procesamiento de carne y aves de corral deben seguir manteniéndose actualizados acerca de las guías más recientes sobre el EPP.

Como parte de sus evaluaciones de riesgos, los empleadores siempre deben analizar si es necesario utilizar EPP para proteger a sus trabajadores. Específicamente, cuando resulta difícil mantener los controles administrativos y de ingeniería y podría haber exposición a otros riesgos en el lugar de trabajo, como salpicaduras o aspersiones de líquidos en las líneas de procesamiento o de los desinfectantes usados para la limpieza del establecimiento, se debe considerar el uso de EPP.

Durante la pandemia del COVID-19, los empleadores de la industria del procesamiento de carne y aves de corral deben considerar permitir el uso voluntario de mascarillas de respiración con filtro (como las N95, si están disponibles) para sus trabajadores, incluso si las mascarillas de respiración no suelen necesitarse normalmente.

Además de los protectores faciales descritos arriba, los trabajadores de establecimientos que procesan carne y aves de corral podrían necesitar EPP como guantes, protección para el rostro y los ojos, y otros tipos de EPP al limpiar y desinfectar plantas de procesamiento de carne y aves de corral (incluidas las superficies que se tocan con frecuencia), herramientas y equipos.

Cuando se deba usar EPP, los empleadores deben considerar los peligros adicionales derivados del EPP mal colocado (p. ej., lazos de mascarillas que cuelgan o se atascan, EPP que se aflojan y requieren un ajuste frecuente o tienden a caerse) con respecto al entorno laboral (p. ej., maquinaria en la cual el EPP podría atorarse).

Derechos de los trabajadores

La Sección 11(c)ícono de sitio externo de la Ley de Seguridad y Salud Ocupacional de 1970ícono de sitio externo, 29 USC 660(c), prohíbe que los empleadores tomen represalias contra los trabajadores por expresar su preocupación acerca de las condiciones de salud y seguridad. Además, el Programa de Protección al Denunciante de Hechos de Corrupciónícono de sitio externo de la OSHA exige el cumplimiento de las disposiciones de más de 20 leyes federales específicas de la industria que protegen a los trabajadores de posibles represalias por expresar o informar su preocupación acerca de los peligros o violaciones de diversas leyes que regulan a las aerolíneas, el transporte comercial, los productos de consumo, el sector ambiental, las reformas financieras, la seguridad de los alimentos, las reformas del seguro médico, la seguridad de vehículos motorizados, el sector nuclear y de tuberías, las agencias de transporte público, los ferrocarriles, el transporte marítimo, los valores y los impuestos. La OSHA alienta a los trabajadores que sufren de tales represalias a enviar una queja a la OSHAícono de sitio externo lo antes posible para poder presentar su queja dentro de los límites de tiempo legales, algunos de los cuales pueden ser de apenas 30 días desde la fecha en que se enteraron de o experimentaron las represalias. Los empleados pueden presentar un reclamo ante la OSHA al visitar o llamar a su oficina local de la OSHA, enviar una queja por escrito por fax, correo o correo electrónico a la oficina más cercana de la OSHA, o al presentar un reclamo en línea. No se requiere ningún formulario en particular y las quejas pueden enviarse en cualquier idioma.

La OSHA ofrece recomendaciones para asistir a los empleadores en la creación de lugares de trabajo libres de represalias y guías para los empleadores sobre cómo responder correctamente a los trabajadores que podrían quejarse acerca de los peligros en el lugar de trabajo o de la posible violación de leyes federales. La OSHA insta a los empleadores a revisar su publicación Prácticas recomendadas para programas antirrepresaliasícono de pdfícono de sitio externo.

1 Los empleadores deben evaluar los inconvenientes y beneficios de registrar la temperatura de sus trabajadores o pedirles que completen cuestionarios por escrito. Este tipo de escritos se transforman en registros que deben conservarse por todo el período de contratación de los trabajadores más 30 años. Vea el estándar de la OSHA sobre el Acceso a los registros médicos y exposición del empleado (29 CFR 1 910.1ícono de sitio externo).

Guías de consulta rápida para empleados y empleadores de establecimientos de procesamiento de carnes rojas y de ave

Los CDC también crearon tres volantes de una página con recomendaciones y estrategias para prevenir la propagación del COVID-19 en establecimientos de procesamiento de carnes rojas y de ave y al trasladarse hacia y desde el trabajo en autos compartidos. Estas incluyen:

Los folletos están disponibles en diversos idiomas.

Última actualización: 9 de jul. del 2020