Descargo de responsabilidad: Este sitio web se actualiza con frecuencia. Parte de su contenido puede estar disponible en inglés hasta que se haya traducido todo el contenido.

Consideraciones para despensas de alimentos y sitios de distribución de comida

Consideraciones para despensas de alimentos y sitios de distribución de comida

La pandemia del COVID-19 trajo aparejado nuevos retos para la seguridad de los alimentos en los EE. UU. El acceso a opciones de alimentos saludables y a la nutrición son importantes para la salud física y mental y el bienestar en general. Se espera que la inseguridad alimentaria siga aumentando para muchas familias ya que cada vez más niños no asisten a escuelas y programas de cuidados infantiles de manera presencial (una fuente de alimentación nutritiva para muchos estudiantes), además de los cambios en la situación laboral durante la pandemia del COVID-19.

Encuentre recursos alimenticios y del sistema de alimentos durante el COVID-19 para las personas que buscan asistencia, programas de asistencia alimentaria y partes interesadas en el sistema de alimentos.

Las despensas de alimentos y los sitios de distribución de comida proporcionan de manera gratuita alimentos donados a personas con acceso limitado y desempeñan un papel importante en las comunidades. Las organizaciones comunitarias a menudo trabajan con despensas de alimentos para proporcionarles alimentos a las familias. Las despensas de alimentos pueden tener su propio edificio, establecerse en escuelas o iglesias, tener sitios móviles (p. ej., en un camión) o distribuir alimentos de diferentes maneras, como distribución con entrega en su automóvil. Los administradores de despensas de alimentos y sitios de distribución de comida deben tomar medidas de precaución especiales para ayudar al personal, a los voluntarios y a los clientes a preservar su seguridad mientras continúan priorizando el respeto y la dignidad de los clientes.

Los administradores de despensas de alimentos y sitios de distribución de comida pueden considerar estas medidas para garantizar el acceso seguro a los alimentos por parte de los clientes y prevenir la propagación del COVID-19. El objetivo de estas consideraciones es complementar —no reemplazar— cualquier ley, norma y regulación de salud y seguridad estatal, tribal, local y territorial a la que deban acogerse las organizaciones. Los administradores de despensas de alimentos y sitios de distribución de comida pueden determinar, junto con los funcionarios de salud estatales, tribales, locales y territoriales, si se pueden implementar estas recomendaciones y cómo, y si es necesario hacer ajustes a la medida de las necesidades y circunstancias particulares de la comunidad local.

Los planificadores y administradores de despensas de alimentos y sitios de distribución de comida también pueden beneficiarse y revisar las guías y consideraciones del COVID-19 de los CDC sobre organizaciones comunitarias, lugares de trabajo, eventos y congregaciones y trabajadores de tiendas de alimentos y comestibles.

Los planificadores y administradores de despensas de alimentos y sitios de distribución de comida deben revisar la información de los CDC sobre las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente, los empleadores que tienen trabajadores de alto riesgo y las personas sin hogar. Deben proporcionarse precauciones adicionales para el personal, los voluntarios y los clientes que corren mayor riesgo de enfermarse gravemente o quedarse sin hogar para protegerlos de la exposición al virus que causa el COVID-19.

Consideraciones operativas

  • Siga las políticas de las agencias de regulación estatales, tribales, locales y territoriales relacionadas con las congregaciones grupales y determine si es necesario adaptar las operaciones de distribución de alimentos para que los clientes sigan accediendo a los recursos alimenticios mientras se adaptan a las restricciones.
  • Determine el modo de distribución de los alimentos teniendo en cuenta las políticas locales y el nivel de propagación local.
    • Los administradores de despensas de alimentos deben seguir evaluando la manera de modificar el modo de distribución de los alimentos (p. ej., entregar a los clientes o usar un punto de recogida) de acuerdo con los niveles actuales de propagación en cada comunidad en la que brindan sus servicios.
    • Las opciones de distribución de alimentos que reducen al mínimo las interacciones presenciales son menos riesgosas que los modos de distribución en interiores, en un lugar específico.
  • Considere ampliar los horarios para poder escalonar los periodos en que los miembros del personal/voluntarios y los clientes se encuentran en el establecimiento.
  • Solicite al personal y a los voluntarios que se laven las manos antes y después de cada turno y frecuentemente durante los turnos y usen mascarillas, si es posible.
  • Considere realizar chequeos regulares para evaluar los síntomas del personal, los voluntarios y los clientes que ingresan al lugar.
  • Proporcione las condiciones de accesibilidad para personas con discapacidades si los cambios en cuanto a la disposición o al modo de distribución o el contexto del COVID-19 presentan nuevos retos. Por ejemplo, asegúrese de que en las despensas los alimentos estén apilados a una altura accesible desde una silla de ruedas. Asegúrese de que los carteles acerca de los nuevos protocolos estén adaptados para audiencias con niveles más bajos de alfabetización y estén disponibles en los diferentes idiomas que hablan los clientes.

Ciertos modos de distribución

Entrega

  • Según el nivel de propagación en su comunidad y la seguridad y accesibilidad de las opciones de transporte, el preempaquetado y la entrega de los alimentos a individuos y familias pueden representar el menor riesgo de propagación del COVID-19 con mayor alcance. Esta opción también es la mejor para prestar servicios a los clientes que necesitan quedarse en casa porque están enfermos, recientemente han tenido contacto con una persona enferma o corren mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.
    • Establezca un horario y lugar de entrega (como el umbral de la puerta) que no requiera contacto físico y en el que los clientes estén disponibles para entrar los alimentos y almacenarlos correctamente de inmediato.
    • Intente incluir una amplia variedad de alimentos que sea suficiente según el tamaño del grupo familiar y tenga en cuenta las necesidades nutricionales o de alimentación infantil y las preferencias culturales o religiosas.
    • Incluya alimentos para varios días y, si es posible, suficiente comida para al menos una semana a fin de reducir la cantidad de interacciones necesarias.
    • Para promover hábitos saludables y educación nutricional, considere adaptar un determinado modelo para el modo de entrega. Distribuya listas de opciones con antelación y consulte las elecciones de los clientes por teléfono antes de realizar la entrega, de modo que los clientes puedan recibir los productos alimenticios de su preferencia.

Distribución en el lugar

  • Si es posible, distribuya los alimentos al aire libre.
  • Si hay recursos disponibles, considere tener desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol y mascarillas (pueden ser desechables como una opción más asequible) en la entrada para que los clientes puedan utilizar al ingresar.
  • Considere opciones para programar los horarios en que los clientes llegan al lugar para limitar la cantidad de personas presentes en un momento dado y así evitar las multitudes.
  • Modifique la disposición, según sea necesario, para facilitar el distanciamiento social entre el personal, los voluntarios y los clientes (mantener una distancia de al menos 6 pies entre las personas).
  • Considere ofrecer la opción de entrega en el automóvil que permite que los miembros del personal o los voluntarios puedan colocar una caja de alimentos directamente en el vehículo de los clientes. 

Despensas con alimentos a elección

  • Las despensas con alimentos a elección son sitios de distribución que están dispuestos como una tienda de comestibles. Los clientes pueden ingresar y escoger sus alimentos acompañados por un voluntario. Si bien las despensas con alimentos a elección son consideradas el mejor modelo de las despensas de alimentos desde un punto de vista nutricional, se deben tomar recaudos especiales si hay propagación del COVID-19 en su comunidad y las despensas deben operar en conformidad con las políticas de salud pública.
  • Use las mismas consideraciones operativas (programar turnos escalonados, implementar protocolos para el uso de mascarillas, instalarse al aire libre, etc.) que se utilizan en los sitios de distribución.
  • Como las despensas con alimentos a elección son similares a las tiendas de comestibles en cuento al diseño, los administradores, los miembros del personal y los voluntarios deberían considerar la información de los CDC para los empleados de tiendas de alimentos y comestibles.

Limpieza y desinfección

Siga la  guía de limpieza y desinfección de los CDC para preparar y mantener un ambiente seguro para los trabajadores y los clientes.

Aliente a todos a quedarse en casa si están enfermos o recientemente han tenido contacto cercano con alguien con COVID-19

*Considere hacer modificaciones para que los clientes que necesitan quedarse en casa porque están enfermos, han tenido contacto cercano con una persona que está enferma recientemente o corren mayor riesgo puedan recibir los alimentos. Las modificaciones podrían incluir la opción de entrega de alimentos para estos clientes, si es posible/asequible, o permitir que los clientes puedan designar a otras personas que no no son miembros de su hogar para que retiren la comida y se la lleven a sus casas.

Planee qué hacer si un empleado, voluntario o cliente que llega al lugar se enferma y consulte las secciones relevantes de las consideraciones de los CDC para organizaciones comunitarias.  

Seguridad para los voluntarios y empleados

  • Capacite al personal y a los voluntarios sobre los nuevos procedimientos. Si es posible, realice capacitaciones virtuales para que todos puedan asistir sin necesidad de congregarse.
    • Coloque carteles y recordatorios visuales acerca de las medidas de prevención en las áreas de trabajo, incluidos indicadores que ayuden a mantener 6 pies de distancia.
  • Pídales al personal y a los voluntarios que se laven las manos por al menos 20 segundos con agua y jabón antes y después de los turnos y frecuentemente durante el turno. Si no hay agua y jabón disponibles, deben usar un desinfectante de manos con al menos un 60 % de alcohol.
  • Permita que los empleados y voluntarios tengan una pausa para lavarse las manos cada 2 horas y que, si quieren lavarse más seguido, puedan hacerlo.
  • Proporcione al personal y a los voluntarios guantes desechables ya que estarán intercambiando y manipulando productos de otras personas, productos sin lavar o paquetes con bordes filosos.
    • Recuerde al personal y los voluntarios que eviten tocarse la cara mientras usan guantes y que se laven las manos antes de colocarse los guantes y después de quitárselos.
  • Pídales al personal y a los voluntarios que usen mascarillas, a menos que tengan dificultades para respirar o no sean capaces de quitarse la mascarilla sin ayuda.
    • Brinde información a todo el personal y a los voluntarios sobre el uso adecuado y el lavado de las mascarillas.
    • Los empleadores deberían llevar todos los días mascarillas adicionales en caso de que las mascarillas se humedezcan o se ensucien y una bolsa de plástico con cierre hermético para guardar las mascarillas usadas.
  • Ofrezca opciones a los empleados y voluntarios para que trabajen en forma remota, si es posible, especialmente aquellos que corren mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19. Las tareas que pueden realizarse en forma remota incluyen contactar a clientes por teléfono para evaluaciones o programaciones y trabajar de manera virtual con proveedores y donantes.
  • Limite la cantidad de miembros del personal, voluntarios y clientes en horarios asignados de modo que pueda mantenerse una distancia de al menos 6 pies entre las personas.

Asistencia social para los clientes

La inseguridad alimentaria, incluso en el corto plazo, puede tener impactos graves en la salud física y mental. Durante este momento difícil, las despensas de alimentos y los sitios de distribución de comida son fundamentales. Los administradores pueden brindar opciones seguras y flexibles para ayudar a las personas con la inseguridad alimentaria mientras se prioriza la salud y la seguridad de los clientes, el personal y los voluntarios.

Última actualización: 15 de sept. del 2020